RSS

18 de Julio de 1914 – Reuniones Diplomáticas / El poderío naval Británico

18 Jul

Resumen

El ministro de asuntos exteriores de Rusia, Serguei Sazonov, recuerda a Austria-Hungría el total respaldo ruso a la independencia serbia, lo que alienta al gobierno de Belgrado a adoptar una postura peligrosamente desafiante.


Reuniones Diplomáticas

A veinte días del asesinato en Sarajevo del Archiduque Franz Ferdinand y su esposa Sofía Chotek, los intercambios diplomáticos comienzan a aumentar en intensidad.

El 18 de Julio de 1914, fue una prueba irrevocable de ello, ya que en las diferentes capitales de Europa se desarrollaban diferente tipos de reuniones.

Por ejemplo en Viena, el Funcionario del Ministerio de Realaciones Exteriores, Conde Alexander von Hoyos, tranquilizó al representante del Imperio Alemán Príncipe Wilhelm zu Stolberg-Wernigerode que las cláusulas que se estaban redactando del Ultimátum para presentar al Gobierno de Serbia eran tan humillantes que no quedaba otro camino que el rechazo, por lo que Austria-Hungría tendría la excusa perfecta para ir a la tan ansiada guerra.

Ese mismo día, ante los posibles rumores de presiones, el Primer Ministro serbio, Nikola Pašić declaro fehacientemente que su Gobierno no aceptaría ninguna medida que comprometiese la seguridad e integridad de las fronteras nacionales.

En la misma Belgrado, el Encargado de Negocios británico Dayrell Crackanthorpe telegrafió a Londres, que en una reunión con el Embajador austro-húngaro Barón Wladimir Giesl von Gieslingen le había asegurado que Serbia finalmente aceptaría las exigencias de su Gobierno.

En esa misma jornada, en San Petersburgo, una ves más el Ministro de Asuntos Exteriores, Sergey Sazonov, advierte al embajador austro-húngaro Conde Frigyes Szapáry de Szapár, que el Imperio Ruso, no aceptaría ningún tipo de actitud de intimidación por parte de Viena hacia Belgrado, a lo cual el diplomático respondió de manera cortes que no estaba en el ánimo de su Gobierno presionar a ninguna nación vecina.
Esta no fue la única reunión del Ministro ruso, ya que en horas de la tarde recibió la visita del embajador británico Sir George Buchanan, a quien le comentó que en caso de un duro ultimátum de Austria-Hungría a Serbia, su país no podía ser indiferente, además en el telegrama enviado por el diplomático británico a sus superiores expreso que la posibilidad de una acción militar no podía ser descartada.

En Londres, en el marco de una reunión protocolar el embajador alemán príncipe Karl Max von Lichnowsky le comentó a su contra-parte rusa, el Conde Alexander Konstantinovich Benckendorff, que le preocupaba de sobremanera la forma en como se desarrollaba la crisis en los Balcanes temiendo que esto llevará a un conflicto bélico a gran escala, a lo cual el diplomático ruso además de estar de acuerdo con lo planteado, recomendaba que era imprescindible que el Gobierno alemán persuadiese a su aliada Austria-Hungría de tratar de solucionar los puntos de fricción con Serbia pacíficamente.

Por último, para finalizar un día cargado de asuntos diplomáticos, el embajador alemán en Constantinopla, Barón Hans von Wangenheim un telegrama a sus superiores en Berlín, en el cual manifestaba que en el posible caso de una conflagración era imposible contar con el Imperio Otomano como aliado dado sus problemas internos y su falta de preparación militar más allá de los progresos realizados por la misión encabezada por el General Otto Liman von Sanders.

La tensión en el continente europeo comienza a incrementarse aceleradamente con el correr de las jornadas.

10530479_1498419173709085_5195543063292842790_o

Telegrama del embajador alemán en Constantinopla, Barón Hans von Wangenheim al Ministro Gottlieb von Jagow.
 
10527869_1498419253709077_6126259630672065625_n
Telegrama del embajador británico Sir George Buchanan al Ministro Sir Edward Grey.

 

El poderío naval Británico

Desde la Batalla de Trafalgar en 1805, la Royal Navy era la dueña de los mares, sus buques de guerra navegaban por todo el mundo protegiendo los intereses comerciales del vasto Imperio Británico.

Diferente situación era la del Ejército ya que a pesar se cierta profesionalidad era muy reducido en número, además su concepción estaba basada más en las guerras coloniales con nativos díscolos que en una conflagración con contingentes de soldados europeos.
A pesar que desde la llegada al trono el Káiser Wilhelm II había iniciado un potente plan armamentista para la Marina Alemana, aún estaba lejos de igualar la de su primo Jorge V.

El 18 de Julio de 1914, el Rey, junto a la Reina, paso a revista en la Bahía de Portsmouth al grueso de la Flota Naval, fue una demostración de poder nunca antes vista.

Sin dudas el poderío de la Royal Navy era clave a la hora de las discusiones diplomáticas de todo el Continente Europeo.

 10516657_1498346930382976_3058349390838094207_n
Publicación del periódico británico Daily Telepgarph sobre la “Asamblea Naval”.
10448775_1498346957049640_7149241996524933826_n
Publicación del periódico británico Daily Telepgarph sobre los adelantos tecnológicos no solo navales sino también aéreas.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 18 julio, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: