RSS

24 de Julio de 1914 – El Ultimátum y los Medios de la época / Europa y el Ultimátum

24 Jul

Resumen

Se cumple un mes del magnicidio y es un día clave. El Primer Ministro Pasic retorna a Belgrado, mientras Austria-Hungría informa al Reino Unido, Alemania, Francia, Rusia, Italia y el Imperio Otomano de su ultimátum a Serbia. Berchtold anuncia que “cualquier aceptación condicional [del ultimátum], o una acompañada de reservas, será considerada como un rechazo”.

Bethmann-Hollweg transmite a las potencias de la Entente el apoyo alemán a su aliado. El Consejo de Ministros de Rusia resuelve apoyar a Serbia aún si esto implica ir a la guerra, y aún sin contar con garantías del apoyo británico. Por las dudas, se solicita a Austria-Hungría que amplíe el plazo de respuesta y que se abstenga de romper las hostilidades, al tiempo que aconseja a Serbia no oponer resistencia a una invasión. También se ordena que se efectúe en secreto la movilización parcial del ejército, dirigida exclusivamente a Austria-Hungría, no así a Alemania.

Esto toma por sorpresa al alto mando ruso, cuyos planes están preparados para una movilización total, esto es, contra ambas naciones. El embajador francés advierte al secretario británico Grey que el tiempo apremia, y éste propone a Alemania que ambos países, junto con Francia e Italia, intenten mediar en el conflicto y soliciten un aplazamiento del límite temporal fijado por el ultimátum.

De todos modos, el gabinete británico está tan seguro de que la crisis no obligará a una intervención militar que casi todos sus miembros abandonan Londres para disfrutar serenamente del fin de semana.


 

El Ultimátum y los Medios de la época

A continuación se presentarán como los periódicos de esa época presentaron la información.

997018_1499909803560022_8609995801118251757_n

Daily Telegraph (Londres)
10472575_1499910600226609_5784073606286800568_n
  Die Neue Zeitung (Viena).
10550971_1499910333559969_200635473665867462_n
Berlín Daily Telegraph (Periódico editado en inglés en Berlín).

Europa y el Ultimátum

En la mañana siguiente a la entrega del ultimátum, el Gobierno Austro-Húngaro hizo público su contenido a todas las potencias europeas, dejando en claro que de no satisfacer Serbia las demandas expresadas, la guerra sería inminente.

Ante esto, los contactos diplomáticos se aceleraron de manera vertiginosa.

A pesar que el mismo Ministro de Exteriores ruso, Sergey Sazonov le había expresado solo apoyo moral a Belgrado, le advirtió notablemente ofuscado, al embajador austro-húngaro, Conde Frigyes Szapáry de Szapár que la Guerra Europea era inminente y que de ningún modo Rusia dejaría Austria-Hungría se “tragase” a Serbia, además amenazo reiteradamente con la movilización del ejército, aunque en realidad esa posibilidad estaba desestimada desde la reunión a la mañana temprano en el Concejo de Ministro.

Luego de esta dura reunión el Ministro Sazonov, se reunió a almorzar con los embajadores de la República Francesa y el Imperio Británico, Monseuir Maurice Paléologue se comprometió a apoyar aunque fuese la guerra a lo que decidiese San Petersburgo, por su parte más moderado, Sir George Buchanan se manifiesta en una posición de neutralidad.

El contenido del ultimátum llego a Londres justo cuando se desarrollaba una reunión de Gabinete a horas de la tarde durante el tradicional Five O´clock Tea, al leerlo, el Ministro de Asuntos exteriores Sir Edward Grey expreso,

“The most formidable document that was ever addressed from one State to another,”

“”Es el documento más formidable que nunca se había enviado de un Estado a otro”.

Sin embargo haciendo honor a la clásica tranquilidad británica Sir Grey expresa que la situación a pesar de la gravedad se podía aplacar mediante un pedido a Austria-Hungría para que extendiese el plazo, al mismo tiempo que insistía con su propuesta de enviar una mediación en conjunto entre Gran Bretaña, Italia Francia y Alemania para dar una solución pacífica a la crisis desatada desde el Atentado de Sarajevo.
El Primer Ministro, Herbert Asquith agregó:

“We are within measurable… distance of a real Armageddon. Happily, there seems to be no reason why we should be more than spectators.”

“Estamos a poca distancia medible … de un verdadero Armagedón. Afortunadamente, no parece haber ninguna razón por la que debemos ser más que espectadores “.

Concluida la reunión la mayoría de los miembros del gabiente haciendo gala de la típica imperturbabilidad británica decidieron tomarse vacaciones de verano.

Sin dudas el Gobierno Británico aún tiene esperanzas de encontrar la paz y en caso de no lograrlo mantenerse neutral.
A esa hora en San Petersburgo, el Ministro Sazonov una ves más haciendo gala de una postura belicista aunque alejada de la realidad, informaba a un confundido embajador alemán Conde Friedrch von Pourtalès, que Rusia defendería a Serbia en caso que Austria-Hungría la atacase lo cual podría degenerar en una guerra en todo el continente.

Por otro lado, la reacción francesa no se hizo esperar, el embajador en Londres Paul Cambon se dirigió de inmediato a París para tranquilizar al recientemente designado Ministro Interino de Asuntos Exteriores Jean-Baptiste Bienvenu Martin quien estaba visiblemente asustado por la postura teóricamente belicista de Rusia que el embajador Maurice Paléologue le había telegrafiado, luego del almuerzo con Sazonov.
Ese mismo día el Ministro de Guerra Adolphe Messimy le informo al Jefe del Estado Mayor del Ejército General Joseph Joffre que una guerra a escala continental era muy probable.

A todo esto el Gobierno Imperial Alemán, encabezado por el Canciller Theobald von Bethmann Hollweg, informa mediante un telegrama enviado por el Secretario del Ministerio de Asuntos Exteriores Arthur Zimmermann a los gobiernos de las naciones de la Entente (Francia y Rusia, además de Gran Bretaña) de su apoyo al ultimátum austro-húngaro, y que una intervención podría desencadenar consecuencias incalculables.
Esa misma tarde, en una reunión de Gabinete en el Ministerio de Guerra en Berlín el duro Ministro de Asuntos Internos, Clemens von Delbrück propone que en caso de conflicto y para evitar agitaciones de las minorías nacionales o los socialistas, arrestos masivos.

Esto demuestra que a pesar que el Káiser se encuentra de vacaciones con su yate en Escandinavia y se enterará del ultimátum por diarios noruegos, el gobierno alemán comienza a prepararse ante un potencial conflicto.

Finalmente el Gobierno de Bélgica, encabezado por el Primer Ministro Charles de Broqueville informa a su Rey Alberto I que ha decidido mantener la neutralidad sean cuales sean las consecuencias,

El duro ultimátum a pocas horas de su presentación comienza a generar un tenso clima en todo el continente.

10549077_1499908870226782_6138896673060214211_o

Telegrama enviado por el Gobierno Alemán a los gobiernos ruso, francés e inglés, sobre una posible catástrofe en caso de intervenir por el ultimátum austro-húngaro.
10502119_1499908900226779_6434150761852302422_n
Telegrama del embajador británico en San Petersburgo Sir George Buchanan informando a su superior en Londres sobre la reunión con el Ministro de Exteriores Ruso Sergey Sazonov y su colega francés Maurice Paléologue.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 julio, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: