RSS

26 de Julio de 1914 – El tradicional aliado de Serbia / Gestiones británicas / Tensión Ruso-Germana en aumento

26 Jul

Resumen:

Las fortalezas rusas en zonas fronterizas con Alemania y Austria-Hungría son puestas en estado de guerra, mientras Sazonov y Grey no logran convencer a los alemanes de que se unan a una mediación entre Viena y Belgrado.

El gobierno francés cancela todas las licencias al personal militar y ordena el regreso a Francia de la mayoría de las tropas estacionadas en Marruecos. El gabinete del ministerio de relaciones exteriores alemán cree que Francia y el Reino Unido se mantendrán ajenas a la crisis. Von Moltke expresa su desagrado por la demora en atacar Rusia.

El Rey Jorge V expresa al Príncipe Enrique de Prusia y Alemania que el Reino Unido desea permanecer neutral en caso de guerra.


El tradicional aliado de Serbia

Desde la independencia misma del Reino de Serbia, su vecino el pequeño Reino de Montenegro siempre se mostró como uno de sus más firme aliados.

Además de compartir aspectos como el racial, cultural, religioso entre tantos otros, serbios y montenegrinos habían luchado y logrado juntos la independencia del Imperio Turco-Otomano a finales del siglo XIX.

Es por ello que no debe sorprender que el 26 de Julio de 1914, Gobierno del Primer Ministro General Conde Janko Vukotic, presionado en gran medida por el anciano Rey Nicolás I, ordenó la movilización de sus (escasas) fuerzas militares en apoyo a Serbia.

Si bien en términos militares es un apoyo menor, la decisión de Montenegro demostró que a pesar de ciertas reticencias de su principal aliada Rusia, el Reino de Serbia no estaba aislado diplomáticamente.

10526187_1500344536849882_3928652382737366202_n

Rey Nicolás I de Montenegro.

10530835_1500344560183213_8968018279141447044_n

  Primer Ministro montenegrino, General Conde Janko Vukotic.

Gestiones británicas

Desde el inicio de la crisis en los Balcanes, la preocupación británica por un posible conflicto en el continente no ha parado de aumentar.
El día 26 de Julio de 1914, el Rey George V, en una amable conversación con su primo el Príncipe Heinrich de Prusia, le comenta que el Imperio Británico desea la neutralidad a la ves que aboga por la solución pacífica del la tensión austro-serbia.

Ese mismo día en horas de la mañana, el Ministro de Exteriores británico Sir Edward Grey, se reunió con el embajador alemán Príncipe Karl Max von Lichnovsky, al cual le propone como medida para superar el cada ves más grave conflicto entre Austria-Hungría y Serbia, convocar a una reunión, en la cual además de sus respectivas naciones participasen representantes franceses e italianos. Durante la misma, Alemania debía convencer a su aliada para que suspendiese las acciones militares.

El diplomático, que a diferencia de sus superiores era partidario de encauzar la crisis generada en Sarajevo hacia una negociación pacífica, apoyo la propuesta y una ves concluida la reunión con Sir Grey, telegrafió a Berlín expresando las ventajas de la propuesta por lo cual aconsejaba iniciar negociaciones lo más pronto posible.

Lo que el Príncipe Von Lichnovsky ignoraba era que las autoridades alemanas no solo rechazaban cualquier tipo de negociación, sino que por el contrario animaban a su aliada Austria-Hungría a atacar de inmediato a Serbia.

10562940_1500339413517061_4333363237202000136_n

Telegrama del embajador alemán en Londres Prínicpe Karl Max von Lichnovsky a sus superiores en Berlín.

Tensión Ruso-Germana en aumento

Desde el inicio de la Crisis de Sarajevo, tanto Rusia como Alemania habían dado garantías de apoyo a sus respectivas aliadas, lo cual no hizo más que las tensiones entre San Petersburgo y Berlín fuesen cada ves más importantes.

En la mañana del de Julio de 1914, el Ministro de Guerra ruso, General Vladimir Sukhomlinov, ordeno llamar parcialmente a las reservas del ejército, reforzar la seguridad interior y poner en estado de alerta a todas las bases militares en las fronteras, incluso la ruso-germana. Si bien el general Sukhomlinov aclaro que era solamente por cuidado a un posible ataque austro-húngaro, el Alto Mando alemán comenzó a sospechar sobre una posible movilización total del ejército zarista.

Ante estos movimientos fronterizos, el embajador alemán en San Petersburgo Conde Friedrich von Pourtalès, se reunió de manera urgente con el Ministro de Exteriores Sergey Sazonov, a quien le advirtió que las provocaciones fronterizas podían provocar como respuesta la movilización del ejército de su nación, lo cual generaría un posible conflicto.

A pesar de ciertos momentos de tensión, el Conde Von Pourtalés apoya un entendimiento pacífico entre Serbia y Austria-Hungría a lo que el Ministro ruso asegura que en el corto plazo están dadas las condiciones necesarias.

Sin dudas el diplomático alemán desconocía de raíz que su Ministerio era el principal impulsor para que Austria Hungría en base al incumplimiento del ultimátum atacase a Serbia en el más breve tiempo posible.

A pesar que la relación entre Von Pourtalés y Sazonov era realmente estrecha y de sincera amistad, es inevitable ver que con el correr de las jornadas, las relaciones Ruso-Alemana se deterioraban aceleradamente.

10557397_1500323610185308_7032191300141793885_n
Telegrama del embajador alemán en San Petersburgo Conde Friedrich von Pourtalès a sus superiores en Berlín, sobre su reunión con el Ministro Ruso Sergey Sazonov.

 

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 julio, 2014 en 1914

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: