RSS

30 de Julio de 2014 – La Movilización Rusa y los estados mayores de Alemania y Austria-Hungría

30 Jul

web

Francia comienza preparativos militares pero garantiza al Reino Unido que no atacará primero, mientras este país advierte privadamente a Alemania que no abandonará a Francia a su suerte. Ante esta certeza, Bethmann-Hollweg hace un intento por incitar al gobierno de Viena a aceptar la propuesta británica de mediación, pero se le advierte que se ha alcanzado un punto de no retorno, dado que ni Rusia detendrá su movilización mientras Serbia esté siendo invadida por Austria-Hungría, ni esta última detendrá la invasión mientras Rusia haya ordenado su movilización.

El presidente Poincaré fracasa en obtener del Reino Unido garantías públicas de su apoyo a Francia, como forma de desalentar un ataque alemán. A las 18 horas el Zar, presionado por sus mandos militares y su canciller Sazonov, ordena la movilización total, lo que hace  inevitable la guerra general, al dar el pretexto necesario para la movilización alemana y, en respuesta a ésta, a la francesa.

El Conde Ignatiev, agregado militar ruso en París, informa a sus superiores del “indisimulable deleite” de los mandos militares franceses ante la posibilidad de enfrentar a Alemania en una situación que creen ventajosa. El embajador belga reporta a su gobierno la misma sensación. Se firma la alianza germano-otomana.


 

La Movilización Rusa y los estados mayores de Alemania y Austria-Hungría

A contramano de los esfuerzos continuos del Canciller Theobald von Bethmann Hollweg para convencer al gobierno austro-húngaro de aceptar una mediación, el Alto Mando alemán presionaba a sus aliados para que decretarán la movilización contra Rusia.

En la mañana del 30 de Julio de 1914, Jefe del Estado Mayor del Ejército alemán, General Conde Helmuth von Moltke, telegrafió a su colega austro-húngaro Conrad von Hötzendorff, la necesidad que decretara la movilización general como preludio a una guerra con el Imperio Ruso.
Finalmente en una reunión de consejo y cansado por las presiones de von Moltke y el Ministro de Guerra General Erich von Falkenhayn, von Bethmann Hollweg prometió emitir una proclamación de “peligro de guerra inminente”, como paso previo a una movilización general.
En la misma reunión, expreso que los moivimientos del ejército ruso no eran una fuente de preocupación expresando:

“Obwohl die russische Mobilmachung erklärt worden war, können ihre Mobilisierungsmaßnahmen nicht mit denen der westeuropäischen Staaten verglichen werden … Außerdem, Russland hat nicht die Absicht, Krieg zu führen, wurde aber gezwungen, diese Maßnahmen, weil Österreich zu nehmen.”

(“A pesar de la movilización rusa ha sido declarada, sus medidas de movilización no se pueden comparar con las de los estados de Europa Occidental … Por otra parte, Rusia no tiene intención de hacer la guerra, pero se ha visto obligado a tomar estas medidas debido a Austria.”

Para el Canciller era imperioso presentar ante la sociedad alemana, que en caso de conflicto, la culpable de arrastrar a Alemania había sido la movilización rusa, esto serviría para calmar no solo a la opinión pública, sino también a los socialdemócratas que siendo unos de los partidos más importantes del Reichstag podía hacer un llamamiento a la paz en base a huelgas y sabotajes.

Sin embargo a pesar de satisfacer las demandas de los militares, von Bethmann Hollweg, continúo presionando vía el embajador Heinrich von Tschirschky und Bögendorff, con telegramas al Gobierno Austro-Húngaro para que aceptase la propuesta de mediación expresada por el Ministro de Exteriores británico Sir Edward Grey.
En uno de ellos expreso textualmente:

“Wenn … Wien … Weigert sich, wie überhaupt zu geben, wird es kaum möglich sein, die Schuld auf Russland für den Ausbruch des europäischen Flächenbrand zu platzieren. HM hat, über den Antrag des Zaren, durchgeführt, um in Wien zu intervenieren weil er es nicht ablehnen, ohne eine unwiderlegbare Erwachen Verdacht, dass wir den Krieg wollte … Wenn diese Bemühungen von Großbritanniens treffen sich mit Erfolg, während alles lehnt Wien, Wien, die beweisen, wird es auf einen Krieg im September, sind wir, in die gezogen wird, während Russland bleibt frei von Schuld. Dies versetzt uns in die Lage ganz unmöglich in den Augen unserer eigenen Leute. Daher können wir nur dringend empfehlen, Wien Greys Vorschlag zu akzeptieren, que Schutzmaßnahmen seine Position in jeder Hinsicht.

(“Si Viena … se niega … para dar paso a todo, difícilmente será posible hechar la culpa a Rusia por el estallido de la conflagración europea. Su Majestad ha, comprometido, a petición del zar a intervenir en Viena porque no podía rechazar sin despertar una sospecha irrefutable de que queríamos la guerra … Si estos esfuerzos de reunión de Gran Bretaña tiene éxito, mientras que Viena niega todo, Viena deberá demostrar que se encuentra en una guerra, en la que somos arrastrados, mientras que Rusia sigue siendo libre de culpa. Esto nos pone en una posición imposible a los ojos de nuestra gente . Por lo tanto, sólo podemos recomendar con urgencia a Viena a aceptar la propuesta de Grey, que salvaguarda su posición en todos los sentidos “).

Sin embargo cuando llego la confirmación fehaciente que Rusia había decretado la movilización, por lo tanto se cumplia en parte su objetivo de delegar culpa, von Bethmann Hollweg mediante un nuevo telegrama al embajador von Tschirschky und Bögendorff, para suspender cualquier presión sobre el Gobierno Austro-Húngaro tendiente a aceptar la mediación británica.

Sin dudas el Imperio Alemán se encaminaba a una guerra deseada por su Alto Mando militar.

10577040_1501482816736054_1944181862371970971_n

Telegrama del Jefe del Estado Mayor del Ejército Alemán General Conde Helmuth von Moltke a su contraparte austro-húngaro, General Conde Conrad von Hötzendorff.


Presiones de Alemania sobre Viena

Desde el inicio mismo de la Crisis en Sarajevo, el Gobierno Alemán no solo respaldo sin fisuras las acciones de su aliada Austria-Hungría, para que castigase militarmente a Serbia, sino que por el contrario incentivaba para que lo realizase en el menor tiempo posible.

Sin embargo todo cambio cuando el día 29 de Julio, el Canciller Theobald von Bethmann Hollweg en base a telegramas de su embajador en Londres Príncipe Karl Max von Lichnovsky supo que Gran Bretaña no se mantendría neutral en caso que estallará la guerra.

Es por ello que al día siguiente al recibir noticias procedentes desde Roma, en las cuales expresaban que el Reino de Serbia con tal de evitar cualquier tipo de conflicto estaba dispuesta a aceptar los puntos del ultimátum que había rechazado anteriormente, decidió telegrafiar al embajador en Viena Conde Heinrich von Tschirschky und Bögendorff, expresando:

“Por favor, mostrar esto a von Berchtold inmediatamente y añadir que nosotros consideramos una rendición por parte de Serbia como una base adecuada para las negociaciones, junto con la ocupación de una parte del territorio de Serbia como promesa.”

A esto, y siempre utilizando como canal al embajador von Tschischky und Bögendorff, el Ministro Conde Leopold von Bertchold principal promotor de la guerra, respondió que si bien la aceptación del ultimátum había sido satisfactoria, con las hostilidades ya iniciadas el tono de negociación de las condiciones pedidas por Austria-Hungría debían ser totalmente diferentes.

Ante esto en horas del mediodía y con la noticia presente de la movilización general rusa en marcha, von Bethmann Hollweg respondió utilizando a von Tschischky und Bögendorff como mensajero:

“La negativa de cada cambio de impresiones con San Petersburgo sería un grave error, ya que provoca Rusia, precisamente, hacia la interferencia armada, que Austria se ocupa en evitar. Estamos dispuestos, sin duda, para cumplir con nuestras obligaciones como un aliado , pero hay que se niegan a dejarnos atraer por Viena en una conflagración mundial frívolamente y haciendo caso omiso de nuestro consejo. por favor, diga esto al conde Berchtold a la vez con todo el énfasis y con gran seriedad “.

A las 3:00 hs, von Bethmann Hollweg volvió a telegrafiar expresando:

“Si Austria se niega a todas las negociaciones, estamos cara a cara con una conflagración en la que Inglaterra estará en contra de nosotros … en estas circunstancias debemos instar con urgencia y con énfasis en la consideración del Consejo de Ministros de Viena la adopción de la mediación, de acuerdo con las condiciones honorables. De lo contrario la responsabilidad de las consecuencias a seguir serían, para Austria y nosotros, pesadas como con poca frecuencia. “

Ante esto, el Conde von Bertchold respondió que consultaría con el Emperador Franz Joseph, el camino a seguir, luego de un par de horas ante la insistencia del embajador von Tschischky und Bögendorff, dos funcionarios subalternos de von Bertchold, el Conde Alexander von Hoyos y el Conde János von Forgách, que le expresaron que la respuesta le sería dado al día siguiente.
Ante este retraso, la ansiedad comienza a apoderarse de Bethmann Hollweg, quien ante las dilaciones deliberadas de su colega von Bertchold, ve escurrirse una chance clave para evitar la guerra.

10565244_1501317300085939_3496422316369322576_n

Uno de los muchos telegramas enviados por el Canciller Conde Theobald von Bethmann Hollweg al embajador en Viena, Heinrich von Tschischky und Bögendorff, sobre una propuesta de negociación para presentar al Ministro de Asuntos Exteriores austro-húngaro Conde Leopold von Bertchold.
 
10522087_1501317343419268_6435753594982256507_n
Conde János von Forgách, subalterno en el Ministerio de Exteriores austro-húngaro y al igual que su superior partidario de castigar militarmente a Serbia.

 

Movilización ¿Parcial o General del Ejército Ruso?

El Imperio Ruso, histórica protectora de los pueblos eslavos, estaba gobernada por el indeciso y manipulable Zar Nicolás II. Sin dudas en momentos de extrema tensión como los que se vivían se necesitaba de un gobernante con carácter y decisión, cualidades que sin duda el autócrata Romanov no tenía.

Muestra de ello serán los continuos cambios de posición en cuanto a la movilización del ejército ruso.

A primeras horas de la mañana el Zar decidió decretar una movilización de carácter parcial solo contra Austria-Hungría en vista a que no tenía la intención de frenar cualquier tentativa bélica contra sus aliados serbios.

Esta medida fue recibida con cierto escepticismo por los diplomáticos extranjeros, como el Agregado Militar de la embajada del Imperio Alemán, Teniente General Oskar von Chelius quien expreso:

“Ich habe den Eindruck, dass sie [die Russen] haben sich hier von einer Furcht vor der kommenden Ereignisse ohne aggressive Absichten mobilisiert und sind nun an, was sie hervorgebracht haben Angst.”

(“Tengo la impresión de que ellos [los rusos] se han movilizado aquí sin intenciones agresivas por temor de futuros eventos y ahora están asustados de lo que ellos han provocado”).

Sin embargo esta medida sorprendió tanto al Ministro de Relaciones Exteriores Sergey Sazonov, como a su colega de Guerra, General Vladimir Sukhomlinov, quienes le explicaron a Nicolás que la movilización parcial era un concepto inaplicable y por lo tanto se debía decretar una general aún con el peligro de enemistarse con Alemania.

Ante esto el zar aceptó la propuesta, que a las pocas horas ante la llegada de un telegrama de su primo el Káiser Wilhelm II con augurios de paz, decidió dar marcha atrás, sin embargo la presión ejercida por los furiosos ministros Sazonov y Gral. Sukhmlinov dio sus frutos, ya que cerca de la medianoche, Nicolás II termino por decretar la Movilización General del Ejército y la Marina Rusa.

Este importante pero muy dubitativo paso del Imperio Ruso no tardaría en tener impacto sobre las ya delicadas relaciones entre las naciones europeas.

10404504_1501307893420213_8291459015933176807_n

Telegrama del Agregado Militar alemán en la Corte Rusa, Teniente General Oskar von Cheluis al Ministerio de Ausntos Exteriores sobre la Movilización del Ejército Ruso.
10577208_1501308416753494_4504893294162683092_n 
Telegrama ruso sobre la Movilización General del 30 de Julio de 1914.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 julio, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: