RSS

31 de Agosto de 1914 – Tragedia de la plaza de la Universidad

31 Ago

 Tragedia de la plaza de la Universidad

Tal día como hoy se produce la primera manifestación ante el consulado español de Lieja por doña Rosa Vicens, viuda de Antonio Oliver, después de la tragedia de la plaza de la Universidad.

Están son las declaraciones de la doña Rosa:

Eran aproximadamente las diez de la noche (dice esta señora), cuando todos los habitantes españoles de la casa situada en la plaza de la Universidad, número 29, y separada del local de La Emulación por solo un edificio, nos fuimos a dormir. Un cuarto de hora después, poco más o menos, cuando acabábamos de meternos en la cama, oí, fuertes descargas de fusilería. Mi marido se levantó entonces , poniéndole un pantalón nada más y los zapatos. Todos juntos, los hombres de la familia, los dependientes, los niños y mi hermana, hemos bajado a la cueva, done hemos permanecido unos cinco minutos. La parte de atrás de nuestra casa ardía ya, cuando hemos salido de ella por miedo a morir quemados.
Los soldados tiraban por todas partes. Tan pronto como salimos a la plaza, fuimos hechos prisioneros por los alemanes, que nos condujeton, hombres, mujeres y niños, a una sala de la Universidad, que está enfrente de nuestra casa. Una media hora después los alemanes han hecho salir a todos los hombres españoles en compañía de otros belgas, figurando entre estos M. Degueldre y M. Gorbusier, que eran vecinos nuestros. Yo no sé a estas horas (31 de agosto) cuál es la suerte de mi marido, de mi cuñado y de mis tres dependientes. No puedo decir si había en esa noche estudiantes rusos en el local situado encima de nuestra tienda, pero creo que no, porque la casa estaba tranquila y silenciosas. A las cinco de la mañana me dejaron salir de la Universidad con mi hermana y los niños, en compañía de otras familias belgas que habían sido encerradas en dicho edificio media hora después que hicieron salir a nuestros hombres, o sea, a las diez y media de la noche. Estas familias estaban compuestas de hombres, mujeres y niños.

Como se ve, la esposa de Oliver ignoraba diaz días después de la catástrofe cuál había sido la suerte de su marido.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 agosto, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: