RSS

Archivos diarios: 6 septiembre, 2014

6 de Septiembre al 4 de Octubre de 1914 – Batalla de Drina


La batalla de Drina (servio: El na Drini de Bitka) fue una batalla de la Primera Guerra Mundial de combate entre los ejércitos serbios y austrohúngaros en septiembre de 1914. Los austrohúngaros emprendieron una ofensiva significativa sobre el río de Drina en la frontera serbia occidental, dando por resultado varias escaramuzas (la batalla de Mačkov Kamen y la batalla de Gučevo). A principios de octubre, se forzo la retirada, y el ejercito serbio fue reagrupado más adelante para la lucha en la batalla de Kolubara.

Preludio

File:M 41 4 les troupes serbes bataille de la Drina.jpg

Soldados serbios durante la batalla

Después de ser derrotada en la batalla del Cer en agosto de 1914, el ejército austrohúngaro se retiró en los alrededores del río de Drina dentro de Bosnia y de Syrmia. Bajo presión por parte de sus aliados, Serbia condujo una ofensiva limitada a través del río Sava en la región austrohúngara de Syrmia. Mientras tanto, la primera división de Timok del segundo ejército serbio sufrió una derrota pesada con alrededor de 6.000 muertes mientras que infligía solamente 2.000.

Con la mayor parte de sus fuerzas en Bosnia, el general Oskar Potiorek decidía que la mejor manera de parar la ofensiva serbia era poner en marcha otra invasión y recordar a sus tropas que debían defender su patria mucho más pequeña.

La ofensiva

El 7 de septiembre trajo un ataque austrohúngaro en el oeste, a través del río Drina, con el quinto ejército en Mačva y el sexto ejército más lejos al sur. El ataque inicial del quinto ejército fue rechazado por el segundo ejército serbio, con 4.000 muertes austrohúngaras, pero el sexto ejército más fuerte sorprendió al tercer ejército serbio y equilibró en territorio serbio. Después algunas unidades del segundo ejército serbio fueron enviados para alentar el tercero, pero el quinto ejército austrohúngaro también fue llevado para establecer la cabecera y atacar de nuevo. En aquel momento, el mariscal de campo Radomir Putnik retiró al primer ejército de Syrmia (contra oposición popular) y lo utilizó para llevar a cabo un contraataque feroz contra el sexto ejército que fue inicialmente bien, pero finalmente se atascó en una lucha sangrienta de cuatro días en la montaña de Jagodnja llamada Mačkov Kamen, en el cual ambos lados sufrieron pérdidas horrendas en ataques frontales y contraataques sucesivos. Dos divisiones serbias perdieron a alrededor 11.000 hombres, y las pérdidas austrohúngaras eran probablemente comparables.

El mariscal de campo Putnik pidió un reagrupamiento en las colinas circundantes y el frente se estableció en un mes y medio de la guerra de fosos, que era altamente desfavorable a los serbios, que tenian artillería pesada en gran parte obsoleta, tenía acción corta de munición, producción limitada obuses (tenían una sola fábrica que producía alrededor de 100 obuses diarios) también disponían de un calzado inapropiado para la guerra, puesto que la gran mayoría de infantería llevó los opanaks tradicionales, mientras que los austrohúngaros tenían botas de cuero. La mayor parte del material de  guerra fue suministrado por los aliados, que era escaso incluso para ellos mismos. En una situación semejante, la artillería serbia llegó a ser rápidamente silenciada, mientras que los austrohúngaros aumentaron constantemente su fuego. Las muertes diarias de los serbios alcanzaron los 100 soldados.

Durante las primeras semanas de la guerra de foso, el ejército serbio de Užice (una división consolidada) y el ejército montenegrino de Sanjak condujeron una ofensiva abortiva en Bosnia.

Batalla de Drina
Parte de la campaña Serbia (Primera Guerra Mundial)

Monument on Gucevo hill.JPG

Monumento a los caidos en el sitio de la batalla

 

Fecha Del 6 de septiembre al 4 de octubre de 1914
Ubicación Rio Drina, frontera serbia
Resultado Los serbios conducen la acción ofensiva limitada, austriacos establecen las cabezas de puente
Beligerancias
 Austria-Hungría  Serbia
 Montenegro
Comandantes y líderes
Oskar Potiorek
Liborius Ritter von Frank
Stepa Stepanović
Ć Šturm de Pavle Juriši
Fuerza
Elementos de los segundos y terceros ejércitos servios
Muertes y pérdidas
aproximadamente 17.000 muertos y heridos aproximadamente 18.500 muertos y heridos
 
Deja un comentario

Publicado por en 6 septiembre, 2014 en 1914, Batallas, Frente Occidental

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Erich von Falkenhayn


web

Erich von Falkenhayn (Graudenz, Prusia Occidental, 11 de septiembre de 1861—Potsdam, 8 de abril de 1922) fue un general alemán. Ocupó el cargo de Ministro de Guerra de Prusia y fue Jefe del Estado Mayor del ejército germano durante los dos años iniciales de la Primera Guerra Mundial.

Primeros años

Nacido en Burg Belchau, cerca de Graudenz en la provincia de Prusia, Erich Georg Anton Sebastian von Falkenhayn se convirtió en un soldado de carrera. Entre 1896 y 1903 sirvió en la China de la dinastía Qing, y vio acción durante el Levantamiento de los bóxers. Posteriormente, el ejército lo envió a Braunschweig, Metz y Magdeburgo, con rango cada vez mayor. En 1913 se convirtió en Ministro de Guerra de Prusia, cargo desde el que actuó como uno de los jugadores clave en la génesis de la Primera Guerra Mundial tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo. Como la mayoría de militares alemanes, no esperaba el desencadenamiento de una guerra mundial, pero muy pronto abrazó la idea y fue uno de los que aconsejaron al Kaiser Guillermo II declarar la guerra.

Primera Guerra Mundial

Erich von Falkenhayn en 1917.

Durante la Primera Guerra Mundial, Erich von Falkenhayn sucedió a Moltke como Jefe del Estado Mayor del Ejército alemán el 14 de septiembre de 1914, tras la primera batalla del Marne. Al contrario que Moltke, von Falkenhayn utilizaba tácticas mucho más elaboradas y cuidadas. Por esta época mantuvo discusiones con Paul von Hindenburg y Erich Ludendorff, pues ellos eran partidarios de enviar tropas al frente ruso, mientras que él creía que el objetivo principal era la frontera occidental. Los adversarios de la estrategia de Falkenhayn contaban con el apoyo del alto mando austrohúngaro. El verdadero objetivo de von Falkenhayn era el de conseguir entrar en una guerra de desgaste que agotara ambas economías, cosa que logró durante la batalla de Verdún. Lo mismo intentó en la Batalla del Somme, que finalizó con victoria de la Triple Entente. Más de medio millón de soldados alemanes murieron en el fango de Verdún.

Ataque de Rumanía y al mando del frente rumano

Von Falkenhayn en el frente rumano de Transilvania en el invierno de 1916.

El ataque de Rumanía el 27 de agosto de 1916 cogió a Falkenhayn desprevenido. Aunque había rumores desde hacía meses de la próxima entrada en la contienda de Rumanía del lado de la Triple Entente, Falkenhayn suponía que este se produciría en septiembre, tras la recogida de la cosecha. Su error al prever la fecha del ataque llevó al emperador Guillermo a dar momentáneamente la guerra por perdida. Pocos días después el káiser decidió sustituir a von Falkenhayn por Paul von Hindenburg, dando paso a los partidarios de una guerra total, dispuestos a utilizar la guerra submarina para derrotar primero a Gran Bretaña para luego concentrarse en Francia y Imperio ruso.

Von Falkenhayn fue enviado al frente transilvano, frenando rápidamente el avance rumano. Gracias a un ataque en pinza desde Bulgaria y Transilvania, consiguió derrotar a los ejércitos rumanos en Valaquia y conquistar la región, entrando en Bucarest a comienzos de diciembre de 1916.

En Oriente Próximo

Después de este éxito, von Falkenhayn fue destinado a Gaza a comandar tropas otomanas contra los ingleses a principios de 1917. Sin embargo, en octubre es derrotado por el general Allenby y pierde la ciudad santa de Jerusalén en diciembre. Después de estos fracasos, von Falkenhayn decide dimitir y lo sustituye Liman von Sanders.

Papel de Falkenhayn en la crisis de julio de 1914

El 5 y el 6 de julio, Falkenhayn y los otros militares del alto mando alemán, a saber, Moltke y Moriz von Lyncker apoyan al káiser Guillermo II y al canciller Bethmann-Hollweg para dar al embajador de Austria-Hungría y al enviado especial de Francisco José, Alexander Hoyos (portador de una carta personal del emperador Guillermo II), la tranquilidad de que Alemania sostendría sin reserva las acciones que el Imperio austrohúngaro sostuviese contra Serbia.

Bibliografía

Vermes, Gabor (1985). Istvan Tisza (en inglés). East European Monographs. p. 627. 

Erich von Falkenhayn

Erich von Falkenhayn

Erich von Falkenhayn en 1913

Ministro de Guerra de Prusia
7 de junio de 1913-21 de enero de 1915
Monarca Guillermo II de Alemania
Primer ministro Theobald von Bethmann-Hollweg
Predecesor Josias von Heeringen
Sucesor Adolf Wild von Hohenborn

Jefe del Estado Mayor alemán
14 de septiembre de 1914-19 de agosto de 1916
Monarca Guillermo II de Alemania
Primer ministro Theobald von Bethmann-Hollweg
Predecesor Helmuth Johannes Ludwig von Moltke
Sucesor Paul von Hindenburg

Datos personales
Nacimiento 11 de septiembre de 1861
Graudenz, Prusia Occidental, Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Fallecimiento 8 de abril de 1922 (60 años)
Palacio de Lindstedt, cerca de Potsdam
 
Deja un comentario

Publicado por en 6 septiembre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , ,

Helmuth von Moltke (el jóven)


web

(La aclaración se debe a que, durante el siglo XIX, otro militar con el mismo nombre alcanzó altas cotas de fama como Mariscal de Campo durante la guerra Franco-Prusiana; el joven era sobrino del viejo).

No es muy fácil destacar en la vida cuando un pariente tuyo, del que has heredado el nombre, es uno de los más grandes héroes de tu país, aunque también puede ser una ventaja. Es prácticamente imposible dirimir si el más joven alcanzó su posición por sus propios méritos o mucho tuvo que ver la influencia de su tío, yo me inclino por esto último, pues mientras el primero demostró sus capacidades estratégicas y de liderazgo, el segundo se quedó corto. Helmuth von Moltke era el Jefe del Estado Mayor Alemán al comienzo de la Primera Guerra Mundial, y lo había sido desde 1906 en sustitución de Alfred von Schleiffen, el creador del plan de ataque que lleva su nombre. Ahora bien, von Moltke llevó a cabo modificaciones en el plan de su anterior jefe, y es muy posible que dichos cambios hayan sido la causa del eventual fracaso de Alemania en la Primera Guerra Mundial.

HvM

Helmuth von Moltke

El futuro general nació el 23 de mayo de 1848 en Biendorf, Prusia, y ya participó en la guerra Franco-Prusiana como miembro del 7º Regimiento de Granaderos, siendo condecorado por bravura. En 1880, dos años después de graduarse de la Academia Militar, entró a formar parte del Estado Mayor y, en 1882, se convirtió en asistente personal de su tío. Su carrera recibió un empuje crucial cuando, a la muerte de este en 1891, el joven Moltke pasó a ser ayuda de campo del Kaiser Guillermo, entrando no sólo a su servicio, sino en su círculo de confianza casi como amigo personal del emperador. Con ese apoyo, antes de finales de siglo, von Moltke alcanzó el rango de General de División y, en 1902, Teniente General. Sin embargo, a pesar de sus ascensos, el sobrinísimo no podía presumir de una gran experiencia, y por ello, su nombramiento en 1906 como sucesor de von Schlieffen fue más que controvertido. Obviamente, creían algunos, se trataba de un caso de ascenso por linaje, más que por méritos, pero también es verdad que su cercanía al Kaiser le ganó muchos puntos. El caso es que Helmuth von Moltke sería responsable de las fuerzas armadas alemanas durante los siguientes años.

Como había mencionado anteriormente, von Moltke hizo cambios al Plan Schlieffen. Estos se basaban en su creencia personal en la capacidad del soldado alemán de vencer al enemigo con el puro convencimiento de que eran mejores. Por ello, von Moltke decidió retirar efectivos del ala derecha del ataque que creía no serían tan necesarios, tanto para reforzar sus defensas en la zona de las fronteras, donde se esperaba la ofensiva francesa, como para protegerse de un inesperado ataque ruso. Más de 180.000 hombres fueron retirados de esta manera del ataque principal, incluso antes del comienzo de la guerra. Además, una vez iniciadas las hostilidades y, viendo que las tropas rusas se habían movilizado más rápido de lo esperado por el Plan Schlieffen, transfirió dos cuerpos de caballería al frente oriental, lo que debilitó aún más el brazo derecho que, según el diseño del plan, debería concentrar la mayoría de las fuerzas.

wilhelm-ii-2

Helmuth von Moltke

La salud del general no ayudó a su rendimiento durante aquel verano de 1914, y un incidente por otra parte esperanzador le causó un disgusto tal que algunos creyeron que su corazón no resistiría. El 1 de agosto, un malentendido del embajador alemán en Londres había hecho creer al Kaiser que Inglaterra y Francia se mantendrían locales si Alemania no las atacaba, dándole mano libre contra Rusia. Lo que en realidad el Ministro de Exteriores inglés había dicho era que tanto su país como Francia se mantendrían neutrales si Alemania también lo hacía con respecto a ambas naciones, pero añadiendo a Rusia, dejando en la estacada a su aliado Austria-Hungría para enfrentarse sola al Zar. En ese momento de euforia, Guillermo ordenó a von Moltke que cancelara las órdenes de avance en el frente occidental, donde las primeras tropas alemanas debían entrar ya en Luxemburgo en las próximas horas. Temiendo que los planes minuciosamente preparados durante años se derrumbaran por una decisión política de último momento, el ya nervioso general respondió al Kaiser que los planes no podían ser alterados, añadiendo que “el despliegue de millones de hombres no puede ser alterado”. Von Moltke se mantuvo en sus casillas, pero el Kaiser también y, saltándose la autoridad de su general, envió personalmente la orden de detener a sus hombres antes de cruzar la frontera. No lo consiguió, pues las comunicaciones en aquel entonces iban de cuartel a cuartel, y la avanzadilla ya había abandonado el suyo. En todo caso, en la madrugada del día 2 se descubrió el error y los planes de ataque continuaron como estaba planeado, pero el disgusto de von Moltke fue mayúsculo y su relación con el Kaiser se deterioró en el peor de los momentos.

Como fueron las cosas, las modificaciones al Plan Schlieffen efectuadas por von Moltke tuvieron un efecto considerable sobre la marcha de la guerra. Ni los hombres ni los recursos asignados finalmente al ala derecha fueron suficientes para derrotar a los franceses en seis semanas, y las consecuencias serían desastrosas para Alemania. No todos culpan al Jefe del Estado Mayor y sus modificaciones por la derrota final, pero la mayoría de historiadores están de acuerdo en que fueron un factor importante, si no decisivo. En rodo caso, tras confirmarse el fracaso de la ofensiva, frenada por los aliados en la Primera Batalla del Marne, von Moltke fue sustituido por el General Erich von Falkenhayn en octubre de 1914 y enviado a una posición burocrática en Berlín, donde su salud continuó empeorando hasta su muerte, el 18 de junio de 1916.

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 septiembre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , ,

6 de septiembre al 12 de septiembre 1914 – Primera batalla del Marne


Primera batalla del Marne

Ha habido dos batallas que reciben el nombre de Batalla del Marne, ambas durante la Primera Guerra Mundial.

La primera batalla del Marne (conocida también como milagro del Marne) fue una batalla de la Primera Guerra Mundial combatida en el frente occidental desde el 5 al 12 de septiembre de 1914. El evento constituyó un punto de cambio en el curso de toda la guerra ya que marcó el fallo del Plan Schlieffen alemán y, por cuatro años, el fin de la guerra de movimientos.

imagen

Desarrollo

A fines de agosto de 1914, todas las fuerzas aliadas en el frente occidental, constituidas por el ejército francés reforzado por el Cuerpo de expedición británico, había sido obligadas a la retirada hacia París tras varias derrotas de la Batallas de las fronteras.

Los alemanes estaban por llegar al Marne amenazando con encerrar por el oeste al grueso de las fuerzas enemigas. Gracias a los primeros aviones, que hicieron su aparición en el campo militar como simples elementos de observación, los franceses se dieron cuenta de la amenaza. Además se detectó una transmisión de radio alemana gracias a la antena de 24 metros colocada justo en la cúspide de la Torre Eiffel. En dicha transmisión, que por error no se envió codificada, se transmitía que el ejército alemán estaba impedido por el agotamiento de sus tropas. Sir John French, comandante del cuerpo de expedición británico, inició los planes de la retirada general británica a las ciudades portuarias de La Mancha para una evacuación del continente. El gobernador militar de París, general Joseph Simon Gallieni se reunió con Lord Kitchener, Secretario británico de Guerra, y le propuso un contraataque común apenas los alemanes llegaran al Marne. Esto fue necesario ya que en esta fase de la guerra no existía aún un mando unificado entre los aliados).

Por otra parte, el general Joffre había preparado un nuevo ejército en París, el 6°, comandado por el general Maunoury: Gallieni propuso emplearlo para realizar un ataque en el flanco oeste del ejército alemán de von Kluck, a partir del Marne, para Nanteuil-le-Haudouin y Meaux, el 5 de septiembre.

El 7 de septiembre, éste 6° ejército, atacado violentamente, resistía con dificultad. El gobernador de París, reunió a todos los taxis de la ciudad para enviar con urgencia 6.000 reservistas al campo de batalla. En la memoria colectiva quedó sobre todo la imagen espectacular e increíble para la época de 670 automóviles, la mayoría taxis modelo Renault AG de color rojo, reunidos ante el Hôtel des Invalides, en el que fue uno de los primeros usos de tropas motorizadas. El aporte de los refuerzos de París ha sido descrito como fundamental en la economía de la batalla. Sin embargo, considerando el número de los combatientes y la entidad de las pérdidas cotidianas (alrededor de 50,000), parece poco lógico ver en este hecho algo más que un gran valor emocional.

Finalmente el 9 de septiembre, el 6° ejército, derrotado, se retiró tras el Marne. Von Kluck cometió el error de ir en su busca, ya que al avanzar creó una brecha de 50 kilómetros con el 2° ejército de Karl von Bülow, que se encontraba a su derecha; aprovechando esta situación el 5° ejército francés, y las dos divisiones del cuerpo expedicionario británico, penetraron atacando a los dos ejércitos alemanes en los flancos que dejaron descubiertos.

Desorganizados por la maniobra, maniatados por las anteriores avanzadas y ligeramente inferiores en número en ese punto, los alemanes fueron obligados a replegarse hacia el río Aisne el 13 de septiembre. La batalla posterior (13-28 de septiembre) hecha de ataques y contraataques recíprocos, mostró a ambos ejércitos rivales la imposibilidad de un avance frontal con ímpetu, ya que tenían frente a sí un sistema de trincheras aun cuando sólo estuviera esbozado.

El golpe de detención dado a los ejércitos alemanes, más poderosos, marcó el fin del plan Schlieffen. Sin embargo, según lo afirmado por el general Chambe, entonces joven oficial de caballería, se trató de una batalla vencida pero no de una victoria ganada. En efecto, si los ejércitos franco-británicos lograron el objetivo de detener la avanzada alemana y de rechazarla, no fueron capaces de sacar fruto de la ventaja conseguida y alejar al enemigo de su territorio, sino solo algunos kilómetros hacia el norte. Pero, de hecho, con esta derrota el ejército alemán debió abandonar su plan estratégico original, alejándose así la posibilidad de la victoria.

Un taxi de la época

 

Así comenzó la llamada “carrera hacia el mar” y la guerra de posiciones, que se prolongó por los siguientes cuatro años.

No sé quién venció en la batalla del Marne, pero sé quién la habría perdido

Joseph Joffre

10541977_1515990428618626_4471499069746636601_n

Representación artística sobre el transporte de soldados franceses al frente en los taxis parisinos.
1912505_1515991775285158_9181983145288445687_n
Soldados franceses entran en la destruida aldea de Soizy-au-Bois, luego de duros combates.
Primera Batalla del Marne
Primera Guerra Mundial
Fecha 6 de septiembre – 12 de septiembre, 1914
Lugar Río Marne, cerca de París (Francia)
Conflicto Los alemanes buscan rodear por el oeste a las fuerzas aliadas. El gobernador de París ordena que los taxis parisinos transporten al frente a las tropas de reserva francesas. Se suma el Cuerpo Expedicionario Británico. Los alemanes son detenidos, haciendo fracasar el Plan Schlieffen y comenzando así la guerra de trincheras.
Resultado Decisiva victoria estratégica Aliada
Beligerantes
Bandera de Francia. Francia
Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Flag of the German Empire.svg Segundo Reich Alemán
Comandantes
Joseph Joffre
John French
Helmuth von Moltke
Fuerzas en combate
1.071.000 hombres 1.485.000 hombres
Bajas
Alrededor de 263.000
Francia: 80.000 muertos
Alrededor de 250.00

Bibliografía

  • ISSELIN HENRY, The Battle of the Marne Elek Books, Londres, 1965 (traducción de La Bataille de la Marne Editions B. Arthaud, 1964)
  • PERRIS GEORGE HERBER, The Battle of the Marne Methuen, Londres, 1920
  • FOCH FERDINAND, Memorie, Mondadori, 1931
 
1 comentario

Publicado por en 6 septiembre, 2014 en 1914, Batallas, Frente Occidental

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: