RSS

Los Gurkhas, los mercenarios del Imperio Británico

24 Nov

web

Desde inicios del siglo XIX, los ghurkas, originarios de Nepal, al norte de la India, comenzaron a tener conflictos con la East India Trading Company (Compañía de las Indias Orientales) allí establecida y a pesar de ser derrotados, el gran respeto y admiración que se ganaron sirvió para ser utilizados como mercenarios de las fuerzas británicas ayudando a aplastar las sucesivas rebeliones hindúes, con una crueldad y eficiencia admirable, además de su probada resistencia a cualquier condición climática o del terreno.

Sin embargo no solamente participaron en el sub-continente, sino que fueron parte de campañas alrededor del mundo, como Birmania, Afganistán, Malasia, durante la Rebelión de los Boxers en China, y la expedición al Tibet del militar y explorador Francis Younghusband en 1903.

Como no podía ser de otra manera, a los pocos meses de iniciada la conflagración, el mando del Ejército Británico empezó a movilizar a los ghurkas, a los diversos frentes, teniendo una participación exitosa, sobretodo en Francia, donde lucharon de una manera valiente que le generaba respeto entre los aliados y un temor reverencial por parte de los soldados alemanes, sobre todo por su ferocidad a la hora de entablar combates cuerpo a cuerpo en donde utilizaban con mucha destreza su arma más emblemática el khukuri, una especie de cuchillo curvo letal, al igual que la difusión de historias, ciertas o no, como que no tomaban prisioneros, peleaban hasta la muerte y cortaban cabezas, orejas o narices como trofeos

Entre la Rebelión de los Cipayos y la Primera Guerra Mundial, los regimientos Gurkhas sirvieron en Birmania, Afganistán, en los territorios del noreste y noroeste de la India, en Malta, durante la Guerra Ruso-Turca (1877-1878), en Chipre, Malasia, China (durante la Rebelión de los Boxers de 1900) y en Tíbet durante la expedición de Francis Younghusband en 1903.

Cien mil gurkhas participaron en la Primera Guerra Mundial. En Loos, Francia, el Octavo de Gurkhas combatió hasta el último hombre. También participaron en acciones en Givenchy, Neuve-Chapelle e Ypres; en Irak, Persia, el canal de Suez, Palestina (para enfrentar el avance turco), Galípoli y Salónica. Uno de sus destacamentos estuvo bajo el mando de Lawrence de Arabia.

Luego de la Primera Guerra, los gurkhas participaron en la Tercera Guerra Afgana (1919) y en numerosas campañas en la frontera noroeste, especialmente en Waziristán.

A partir de 1920, los gurkhas podían recibir un despacho del Rey de la India, lo que los convertía en oficiales británicos.

Sin dudas, los ghurkas eran las tropas mercenarias coloniales más importantes y temidas con las que contaba el Imperio Británico.


Crónica del periódico británico Daily Telegraph, sobre el temor de los enemigos alemanes ante los gurkhas.

Representación artística en la que soldados gurkhas rechazan en su propia trinchera de manera feroz un ataque alemán.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 noviembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: