RSS

29 de Noviembre de 1914 – La Guerra y el Imperio Persa

29 Nov

La Guerra y el Imperio Persa

Desde finales del siglo XVIII, la dinastía Qajar, gobernaba sobre el vasto territorio persa, que estaba rodeado por poderosos vecinos, al norte el Imperio Ruso, al oeste el Otomano y al sudeste la India Británica.

Para agravar la situación su población no eran homogénea, dado que había musulmanes chiitas y sunnitas, asirios y armenios cristianos y kurdos, que por sus diferencias, las fricciones eran constantes, haciendo del país sumamente inestable.

Desde mediados del siglo XIX, los rusos con el pretexto de proteger a las poblaciones de fe cristiana, no solo ocuparon una importante porción de territorio en el norte, sino que además ejercieron un protectorado de hecho en gran parte del centro del país, mientras que al sur los británicos con el pretexto de proteger sus intereses petroleros en el Golfo Pérsico, desplegó tropas y ejerció una ocupación de facto.

Para inicios del siglo XX, Persia prácticamente estaba dividida en dos por la influencia anglo-rusa, por lo cual sus débiles gobernantes intentaron tender puentes con el Imperio Otomano, ya que en definitiva los unía la misma creencia religiosa. Para agravar la situación en la primera década del siglo, numerosas tribus se levantaron en armas ocupando diversas ciudades, desconociendo la autoridad central, haciendo de la situación muy caótica.

Cuando estalló la guerra en Agosto de 1914, el Sultán Ahmad Shah Qajar, siguiendo los consejos del Primer Ministro, Mostowfi ol-Mamalek, declaró la neutralidad, sin embargo las perturbaciones se desarrollaron a lo largo de las fronteras, finalmente un ataque sobre la ciudad fronteriza persa de Urmia, aunque bajo ocupación rusa, aparentemente por miembros de una tribu kurda, llevó a que las autoridades zaristas además de cerrar las oficinas consulares otomanas en importantes ciudades de la región como Tabriz, Khoi y la misma Urmia, decidieron expulsar a musulmanes sunnitas y a los kurdos, al mismo tiempo distribuyeron armas y pertrechos entre los armenios y asirios cristianos ante el eventual conflicto.

La tensión finalmente hizo eclosión cuando a finales de octubre de 1914, luego de un deliberado ataque a sus bases navales en el Mar Negro, el Imperio Ruso le declaró la guerra al Imperio Otomano, quien a principios de Noviembre hizo un llamado a la Jihad (Guerra Santa), contra las fuerzas de la Triple Entente, al mismo tiempo que afirmaba su alianza con las Potencias Centrales.

El Gobierno de Istambul, intento seducir al Sultán Ahmad para que se sumase a la guerra, con la promesa de expulsar a los ocupantes extranjeros y restablecer su autoridad en todo el territorio, sin embargo el gobernante persa se rehusó debido a la debilidad de sus tropas.

A pesar de sus deseos, el Imperio Persa, por más que proclamase la neutralidad, se vería arrastrada al conflicto por las actitudes de sus ambiciosos vecinos.


10400815_1540114992872836_8983608823010918644_n
Mapa del Imperio Persa antes del inicio de la Guerra.
10801702_1540114989539503_8551256469177626130_n
Sultán Ahmad Shah Qajar joven e indeciso gobernante persa, en el centro rodeado por sus ministros .
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 noviembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: