RSS

11 de Mayo de 1915 – Batalla de Gorlice-Tarnóv – Continúa el avance alemán y austro-húngaro

11 May

Batalla de Gorlice-Tarnóv. Continúa el avance alemán y austro-húngaro

En la madrugada del 02 de Mayo de 1915, una concentración nunca antes vista de artillería, abrió fuego sobre las posiciones del 3° Ejército Ruso del General de origen búlgaro Radko Dimitriev en la región de Gorlice-Tarnóv en Polonia, era el inicio de la ofensiva por parte del XI° Ejército Alemán del General de Caballería August von Mackensen, acompañado por el IV° Ejército Austro-Húngaro del Archiduque Joseph Ferdinand. La disposición, era de cada 130 metros un cañón pesado, y cada 70, uno de campaña.

La sorpresa fue total, ya que luego de 10 horas interrumpidas de bombardeo 40.000 soldados de infantería comenzaron avanzar al son de un clarín y acompañados por secciones de ametralladoras, logrando en pocos minutos cruzar la “tierra de nadie” de unos 3 km. de ancho, sometiendo con disparos y luego bayonetas a los aturdidos soldados rusos que solo atinaban a rendirse o huir. El primer objetivo en caer fue la estratégica población de Gorlice, donde los rusos tenían importantes depósitos de petróleo y municiones, que además de sufrir la destrucción del fuego de la artillería, varios aviones traídos vía ferrocarril desde Ostende en Bélgica, realizaron vuelos de reconocimiento y bombardeo.

Para el día 03 de Mayo, las fuerzas del XI° Ejército Alemán y IV° Austro-Húngaro, habían avanzado hacia el este unos 14 km, tomando unos 17.000 prisioneros, logrando capturar la aldea de Ciezkowica y cruzar el río Biala. Para dos jornadas después, el frente ruso se desplomó en un sector de 35 km., la ausencia de posiciones defensivas adecuadas en la retaguardia hizo que los desventurados soldados de los diferentes cuerpos del 3° Ejército fuesen presa fácil del fuego de artillería y de la aviación, que dominaba el cielo sin ningún tipo de oposición. Prueba de ello, es que el 9° Cuerpo del General de Infantería Dmitri Tscherbatschew había perdido en dos días de combate 10.000 soldados mientras que el 10° había sufrido 30.000 bajas, ambas unidades habían iniciado la guerra con 40.000 hombres.

Ante esta situación, la Stawka, el alto mando ruso, preocupado por cuestiones de índole políticas decidió seguir adelante con la preparación de una nueva ofensiva en los Cárpatos, por lo que solo reforzó al desesperado General Dimitriew solo con una división de infantería y caballería. Si bien un contraataque del 3° Cuerpo del Cáucaso, logró sostener la situación hasta el 06 de Mayo, fue solo un breve respiro, ya que esa misma jornada, mientras que los austro-húngaros tomaban el poblado de Tarnóv, fallaba el plan de retirada, planificado por el estado mayor del 3° Ejército, hacia el río Wisloka, dado que el X° Cuerpo Alemán del General Otto von Emmich, aprovechando el descalabro de los cuerpos rusos 9° y 10°, logró atacar la retaguardia de todo el frente, cercando y obligando a rendir a una división completa.

En la madrugada del 07 de Mayo, con el objetivo de tratar de estabilizar la situación, el General Dimitriew lanzó un contraataque por parte de los cuerpos 3° el Cáucaso y 24°, que eran los únicos que aún mostraban cierta cohesión, y si bien lograron algunos éxitos en las primeras horas, terminó siendo un desastre, por lo que la esperanza de acciones de este tipo se esfumo. Para la jornada siguiente, los alemanes en su sector volvieron avanzar, aprovechando a penosa situación en retirada de los cuerpos 9° y 10°. Desde el inicio de la batalla, las bajas rusas habían ascendido para esa fecha a 210.000, de los cuales 140.000 eran prisioneros, además habían perdido 160 cañones y 400 ametralladoras.
Al borde del colapso nervioso, el día 09 de Mayo, el General Dimitriew informo que su ejército “había perdido toda su sangre”, su inmediato superior, el comandante del Frente Sudoccidental, General Nikolai Ivanov, hacía ya varios días que pedía a la Stawka la retirada, que fue concedida finalmente para la jornada siguiente, por lo que el día 11 de Mayo de 1915, el 3° Ejército comenzó a retirarse en dirección a la orilla oriental del río San, aplicando como sus antepasados hicieron hacía 100 atrás, la política de “tierra arrasada”, evacuando a la población, las aldeas fueron incendiadas, los animales muertos y los caminos destruidos.

Sin dudas, las fuerzas alemanas y austro-húngaras habían logrado asestar un duro golpe a los rusos abriendo una peligroso brecha que amenazaba con hundir a todo el Frente Oriental.

11150504_1593857797498555_7017523507863931528_n

Mapa sobre el avance del XI° Ejército Alemán y el IV° Austro-Húngaro contra el 3° Ejército Ruso.
11187349_1593859260831742_8323442622232044605_o
Oficiales alemanes recorren las ruinas de la ciudad de Gorlice.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 11 mayo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: