RSS

26 de Mayo de 1915 – El Pacto ABC

26 May

El Pacto ABC

Desde la consolidación del Estado Nacional a partir de 1880, la Argentina se transformó en una próspera nación, que comenzó a tener una fuerte presencia diplomática en el continente americano, actuando de cierta manera como contrapeso de los Estados Unidos. Una prueba de ello, fue el establecimiento de la llamada “Doctrina Drago”, en honor al Ministro de Relaciones Exteriores durante la Segunda Presidencia del General Julio Argentino Roca, Doctor Luis María Drago, quien en 1902, ante la negativa del Presidente Theodore Roosevelt aplicar la Doctrina Monroe, en contra de la agresión conjunta del Reino Unido, Francia, Italia y el Imperio Alemán a Venezuela en respuesta a que su presidente, el General Cipriano Castro había declarado la cesación de pagos de la deuda con esas naciones. La misma consistía en que ningún Estado extranjero podía utilizar la fuerza contra una nación americana con la finalidad de cobrar una deuda financiera.

Esta situación llevó a una etapa de entendimiento con sus dos principales vecinos, Chile, que ya había solucionado las disputas territoriales, y Brasil, con los cuales estableció una política en común en la llamada Conferencia de Niagara Falls, convocada entre el 21 de Abril y el 30 de Junio de 1914, para tratar la crisis desatada en México con el enfrentamiento de varias facciones que amenazaba con expandirse por todo el continente, sobre todo después que los Marines estadounidenses ocuparan el Puerto de Veracruz. Esta postura fue presentada como la de las “Potencias ABC”, por las iniciales de las naciones que la conformaban.

Pese a no tener éxitos en su postura, el estallido de la guerra en el continente europeo llevó una vez más al intercambio diplomático entre las naciones, en 1914, el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile Alejandro Lira, propuso crear una política común en relación a la permanencia de naves militares beligerantes en sus respectivos mares, para limitar sus provisiones de carbón a lo estrictamente necesario para sus viajes, para evitar violaciones a la neutralidad, sin embargo no recibió de sus colegas, José Luis Murature por Argentina y Luis Müller por Brasil. A principios de 1915, este último propuso que en conjunto con los Estados Unidos, realizar una iniciativa de carácter humanitario, permitiendo la partida de prisioneros y detenidos de los campos de concentración para que se establecieran en América, iniciativa que se frustró porque Chile creyó que incomodaría al país del norte, cuyas relaciones con Alemania estaban empeorando.

Por su parte, el presidente Woodrow Wilson propuso establecer un pacto de integridad territorial entre las naciones americanas, y si bien contó con el beneplácito argentino y brasileño, Chile lo rechazó dado el temor a tener que discutir con Perú y Bolivia la situación de las áreas fronterizas de Tacna y Arica, en disputa desde el final de la Guerra del Pacífico. En contrapartida, los cancilleres del ABC, se reunieron en Buenos Aires, el 25 de Mayo de 1915, con motivo de la celebración del 105° Aniversario de la Revolución de Mayo, firmando luego de varias discusiones al día siguiente, el llamado Pacto de No Agresión, Consulta y Arbitraje, más conocido como Pacto ABC, por el cual, ante el conflicto que se desarrollaba en gran parte del mundo, se proponía fomentar la cooperación exterior, la no agresión y el arbitraje. El acuerdo además tenía el objetivo de contrarrestar la influencia estadounidense en la región, como establecer un equilibrio y mecanismo de consulta entre los tres países firmantes.

A continuación el texto completo del Pacto.

Los gobiernos de las repúblicas Argentina, Estados Unidos del Brasil y Chile, en el deseo de afirmar en esta oportunidad la inteligencia cordial que la comunidad de ideales e intereses ha creado entre sus respectivos países y de consolidar las relaciones de estrecha amistad que los vinculan, conjurando la posibilidad de conflictos violentos en el porvenir; consecuentes con los designios de concordia y de paz que inspiran su política internacional y con el firme propósito de cooperar a que cada día se haga más sólida la confraternidad de las repúblicas americanas; teniendo presente que los tratados vigentes de arbitraje entre Chile y Brasil, de 18 de mayo de 1899, entre la República Argentina y Chile, de 28 de mayo de 1902, y entre la República Argentina y el Brasil, de 7 de septiembre de 1905, que consagraron el arbitraje como único medio de solucionar todas las controversias de cualquier naturaleza que surgieren entre ellos, exceptuaron de este recurso el primero de los referidos tratados, aquellas cuestiones que no pueden ser formuladas jurídicamente, y los dos últimos, las que afectan a los preceptos constitucionales de los países contratantes: han resuelto adoptar ahora una norma de procedimiento que facilite la solución amistosa de las cuestiones que quedaron excluidas del arbitraje en función de dichos pactos y para este fin han convenido en celebrar un Tratado especial nombrando al efecto los siguientes plenipotenciarios:

El presidente de la República Argentina al señor doctor José Luis Murature, ministro secretario de Estado en el Departamento de Relaciones Exteriores y Culto.

El presidente de la República de los Estados Unidos del Brasil al señor general doctor Lauro Müller, ministro secretario de Estado de Relaciones Exteriores.

El presidente de la República de Chile al señor doctor Alejandro Lira, ministro secretario de Estado en el Departamento de Relaciones Exteriores.

Los cuales, después de haberse comunicado sus plenos poderes que hallaron en buena y debida forma, han convenido lo siguiente:
Artículo 1º – Las controversias que por cualquier cuestión originada en lo futuro surgieren entre las tres partes contratantes o entre dos de ellas y que no hubieren podido ser resueltas por la vía diplomática ni sometidas a arbitraje de acuerdo con los tratados existentes o con los que ulteriormente se ajustaren, serán sometidas a la investigación e informe de una Comisión Permanente constituida en la forma que establece el artículo 3º. Las Altas Partes Contratantes se obligan a no practicar actos hostiles hasta después de haberse producido el informe de la comisión que establece el presente Tratado o transcurrido el plazo de un año a que se refiere el artículo 5º.

Artículo 2º – Es entendido que lo estipulado en el artículo precedente no restringe en nada, ni los compromisos establecidos en los tratados de arbitraje, actuales o futuros, entre las Altas Partes Contratantes, ni la obligación de cumplir los fallos arbitrales en las cuestiones que según esos tratados hayan sido o fueren resueltas por arbitraje.

Artículo 3º – Para constituir la Comisión Permanente a que se refiere el artículo 1º, cada una de las Altas Partes Contratantes designará un delegado, dentro de los tres meses después de canjeadas las ratificaciones del presente Tratado. Cada Gobierno podrá revocar el nombramiento de su propio delegado en cualquier momento antes de iniciada la investigación, debiendo, sin embargo, designar reemplazante en el mismo acto en que se produzca la revocación. La vacante que ocurriere por otras causas, será llenada por el Gobierno respectivo y no suspenderá los efectos de las disposiciones establecidas por este Tratado.

Artículo 4º – Las controversias a que se refiere el artículo 1º serán referidas, para su investigación e informe, a la comisión inmediatamente después que las negociaciones diplomáticas hayan fracasado para solucionarlas. Cualquiera de los gobiernos interesados en la controversia podrá hacer la convocatoria respectiva para cuyo efecto bastará comunicar oficialmente esta decisión a los otros dos gobiernos.

Artículo 5º – La Comisión Permanente se constituirá en la ciudad de Montevideo, dentro de los tres meses después de haber sido convocada y determinará las reglas de procedimiento a que deba ajustarse en el cumplimiento de su misión. Aun cuando por cualquier causa dicha Comisión no pudiera reunirse, una vez transcurridos los tres meses se la considerará constituida para el efecto de los plazos que establece el presente artículo. Las Altas Partes Contratantes suministrarán los antecedentes e informaciones necesarias para la investigación. La Comisión deberá presentar su informe antes de un año a contar desde la fecha de su constitución. Si no hubiera podido completarse la investigación ni redactarse el informe dentro del término fijado, podrá ampliarse por seis meses más el plazo establecido siempre que estuvieran de acuerdo a este respecto las Altas Partes Contratantes.

Artículo 6º – Sometido el informe a los respectivos gobiernos o no habiéndose éste producido dentro de los términos estipulados, las Altas Partes Contratantes recuperarán toda su libertad de acción para proceder como crean conveniente a sus intereses en el asunto de la investigación.

Artículo 7º – El presente Tratado será ratificado y las ratificaciones canjeadas en Río de Janeiro, tan pronto como sea posible. Estará en vigor hasta un año después de haber sido denunciado por cualquiera de las Altas Partes Contratantes.
En fe de lo cual los plenipotenciarios arriba nombrados, firmamos el presente instrumento en tres ejemplares, cada uno en las lenguas castellana y portuguesa, sellándolo con nuestros sellos.

Fecho en la ciudad de Buenos Aires, a los veintiséis días del mes de mayo de mil novecientos quince.

10920945_1599254790292189_8492134323937734971_n
Caricatura de la célebre revista argentina “Caras y Caretas” sobre la firma del Pacto ABC.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 mayo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: