RSS

26 de Junio de 1915 – Cambios en el Ministerio de Guerra del Zar

26 Jun

Cambios en el Ministerio de Guerra del Zar

Gran parte de la culpa por los recientes desastres militares sufridos por los ejércitos del Imperio Ruso en el Frente Oriental, frente a las fuerzas combinadas alemanas y austro-húngaras se debían principalmente a la gestión del Ministro de Guerra General Vladimir Sukhomlinov.
Este aristocrático miembro de una de las familias más antiguas de Rusia, pertenecía al arma de caballería, sin dudas la niña mimada del ejército zarista, su destacada participación durante la guerra contra el Imperio Otomano en 1877-1878, le permitió escalar posiciones, convirtiéndose en uno de los renombrados profesores de las diferentes academias. Hacia finales del siglo XIX e inicios del XX, ocupo el cargo de Gobernador Militar en diferentes distritos.

Tres años después de la dura derrota frente a los japoneses de 1905, fue designado como Jefe del Estado Mayor, y en Marzo de 1909, por insistencia del Zar, el Primer Ministro, Pyotr Stolypin lo designó como Ministro de Guerra. Desde su función, fiel a la tradición de sable lanza y bayoneta, se opuso a cualquier tipo de modernización afirmando que “no había leído un manual militar de los últimos veinticinco años”. Su incompetencia, pereza y cierta deshonestidad durante gran parte de su gestión, era compensada por su amabilidad y su obsecuencia inquebrantable hacia Nicolás II, como así también su amistad con el siniestro monje Rasputín que ejercía una gran influencia sobre la familia real. Prueba de ello es que permanecía en su cargo a pesar de la sucesión de primeros ministros.

Hacia 1912, inicio muy a su pesar una serie de reformas, que llevaron al incremento de los efectivos como así también la creación de un rudimentario escuadrón de aviones. Además simplifico la burocrática estructura del cuerpo de oficiales, lo cual le granjeo el desprecio de muchos de ellos, sobretodo los nobles, que comenzaron a intrigar en su contra. Sus diferencias se acrecentaron con el correr de los años, con el comandante en jefe de las fuerzas rusas, el Gran Duque Nicolás, tío del Zar, que a diferencia suya era un acérrimo partidario de la modernización.

Luego del asesinato en Sarajevo el 28 de Junio de 1914, del heredero al trono austro-húngaro Archiduque Franz Ferdinand y su esposa la Condesa Sofía Chotek a manos de un terrorista bosnio, con el amparo de sectores militares serbios, Nicolás II estaba decidido a defender a sus hermanos de raza eslava, por lo que insistió con la movilización de sus ejércitos. Pese a ciertos reparos, el Gral. Sukhomlinov estaba de acuerdo, aunque prevenía que solo se podía enfrentar a los austro-húngaros, pero no a sus aliados alemanes mucho más preparados. Sin embargo las alianzas y los intercambios diplomáticos llevaron a principios de Agosto de 1914, a la declaración de guerra por parte de Alemania a Rusia, con el pretexto de la movilización general de su ejército. De nada valieron el intercambio de telegramas entre “Nicky” y Willie”, el combate estaba por comenzar.

Una vez más la disputa entre el Gran Duque Nicolás y el General Sukhomlinov quedaron expuestas a la hora de los planes para desarrollar, por un lado el tío del Zar era partidario de lanzar una poderosa ofensiva en Prusia Oriental para derrotar a los alemanes, tomar la capital, Berlín y así concluir la guerra, en cambio el Ministro de Guerra, creía que era necesario avanzar en Polonia y Galitzia contra los austro-húngaros, más débiles, para luego avanzar hacia Budapest y Viena, y desde allí tomar la capital alemana desde el sur.
Las discusiones fueron saldadas por Nicolás II en persona, quien decidió unificar las dos posturas, y lanzar los dos ataques, aunque el dirigido por su ilustre tío, tendría la prioridad, como recompensa el Jefe de su Estado Mayor, General Nikolai Yanushkevich era partidario del Ministro de Guerra.

Pese a los éxitos iniciales, las fuerzas rusas fueron aplastadas por los alemanes en Prusia Oriental, mientras que en Polonia, Galitizia y Los Cárpatos, lograban sendos triunfos frente a los austro-húngaros, sin embargo a pesar de su acertada estrategia, la figura del Gral. Sukhomlinov comenzó a decaer notoriamente debido a las claras deficiencias en el armamento y la logística.

La dura derrota en la batalla de Gorlice-Tarnóv, fue el final anunciado, ya que el 26 de Junio de 1915, por expresas órdenes del Zar, fue relevado del cargo, por un antiguo enemigo suyo, el General Alexei Polivanov, pasado a retiro y además se abrió un sumario sobre su actuación. Pese a sus deficientes decisiones, sin dudas se convirtió en el chivo expiatorio perfecto que protegió a muchos militares de alto mando tan o más responsables que el ya anciano ex ministro, que se veían muchas veces protegidos por sus nobles linajes.

11143479_1611046209113047_4618087395159041176_n

General Vladimir Sukhomlinov, quien fue obligado a renunciar debido a las derrotas rusas en el Frente Oriental.
11667455_1611046192446382_8754535165094052187_n
General Alexei Polivanov, nuevo Ministro de Guerra ruso.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 junio, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: