RSS

Archivos diarios: 14 octubre, 2015

14 de Octubre de 1915 – El Reino de Bulgaria entra formalmente a la guerra


El Reino de Bulgaria entra formalmente a la guerra

Entre los días 03 y 04 de Octubre de 1915, los embajadores del Imperio Ruso, Conde Alexander Savinsky, de Francia André de Panafieu y del Imperio Británico, Sir Henry Bax-Ironside le entregaron al Primer Ministro búlgaro Vasil Radoslavov, quien también estaba a cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores, una serie de ultimátums por los cuales exigían en un plazo no mayor a 24 horas la desmovilización del ejército decretada el pasado 22 de Septiembre, la expulsión de los asesores militares alemanes y austro-húngaros y el cese de toda cooperación con las naciones de las Potencias Centrales.

Al no recibir respuesta inmediata, el 05 de Octubre los diplomáticos pidieron sus respectivos pasaportes y abandonaron Sofía. Mientras que las tropas búlgaras comenzaron a movilizarse hacia el frente bajo la supervisión de oficiales del Ejército Alemán. Esa misma jornada, en el vecino Reino de Grecia, el Primer Ministro Pro-Entente Elefterios Venizelos renuncio debido a la presión del Rey Constantino quien designo en su reemplazo al conservador y partidario de la neutralidad Alexándros Zaimis.

En la mañana del 06 de Octubre, comenzó la invasión por parte de las fuerzas alemanas y austro-húngaras del Mariscal de Campo August von Mackensen, al territorio serbio, que pese a la tenaz defensa de sus fuerzas armadas, no pudieron evitar al día siguiente que 400.000 tropas enemigas cruzaran los ríos Danubio, Sava y Drina. Ese mismo día, el gobierno búlgaro le envía un ultimátum al serbio exigiendo la entrega del territorio de Macedonia para así mantener la neutralidad.

Entre el 08 y 09 de Octubre, las fuerzas austro-húngaras tomaron a sangre y fuego, Belgrado, siendo un duro golpe a la moral, no solo del ejército, sino de todos los serbios. Esto animó aún más al primer Ministro Radoslavov, que con acuerdo del Zar Ferdinand I, reformulo su gabinete, integrándolo con funcionarios de su entera confianza. Sin embargo, esta situación generó un importante descontento en una importante porción de los ciudadanos, que sentían una gran simpatía hacia Rusia, a la que consideraban que los habían ayudado a librarse del yugo otomano a fines y mediados del Siglo XIX, por lo que el 10 de Octubre realizaron importantes manifestaciones por las calles de Sofía protestando por la tendencia germanófila que estaba tomando el gobierno, siendo reprimidos por la policía.

EL 11 de Octubre, fuerzas búlgaras, sin mediar aún ningún tipo de declaración de guerra, invaden el territorio serbio y toman la población de Byelogradchik, sin embargo al día siguiente, son expulsados al sur de la aldea fronteriza de Zayechar. A pesar de este pequeño éxito, en el plano diplomático el Gobierno del Primer Ministro Nikola Pašić recibió esa jornada un duro golpe, cuando por intermedio de un telegrama, el Primer Ministro Zaimis le informaba que su nación se rehusaba apoyarla ante el agravamiento del conflicto.

Ante la dura situación, la única esperanza estaba en el desembarco de fuerzas aliadas en el puerto de Salónica, arribando el 13 de Octubre, su comandante en jefe, el General francés Maurice Sarrail, aunque el número total de efectivos aún era ínfimo. Para esa misma jornada, mientras que el gobierno británico del Primer Ministro Herberth Asquith decide romper relaciones diplomáticas con Sofía, el rumano, encabezado por el Primer Ministro Ion Brătianu mediante un telegrama también rehúsa involucrarse en el conflicto.

Finalmente el 14 de Octubre de 1915, mediante un patriótico manifiesto el Zar Ferdinand I, le declara formalmente la guerra a Serbia, con el apoyo del Gobierno del Primer Ministro Radoslavov. De esta manera las Potencias Centrales sumaban a un aliado que contaba con un fuerte ejército y ocupaba una posición estratégica vital, por su parte, fue una dura derrota diplomática de los aliados. Esa misma noche en su diario personal, el Primer Ministro Asquith concluyó que “uno de los capítulos más importantes de la historia de la diplomacia había finalizado” culpando por ello a Rusia, y sobretodo a Serbia por su postura intransigente de no negociar de manera abierta ninguna concesión territorial.

10151411_1645792788971722_3294588452899436548_n

Manifiesto del Zar búlgaro Ferdinand I, declarando la guerra al Reino de Serbia.
 
1610997_1645793578971643_5626448536727260632_n
Imagen en la cual se representa a Serbia luchando contra Alemania y Austria-Hungría, siendo apuñalada por detrás por Bulgaria ante la mirada de Grecia.
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 octubre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , ,

14-15 de Octubre de 1915 – Inicio de la Ofensiva de Morava


Inicio de la Ofensiva de Morava

El 14 de Octubre de 1915, finalmente, mediante un manifiesto redactado por el Zar Ferdinand I, el Reino de Bulgaria le declaraba formalmente la guerra al vecino Reino de Serbia, poniendo fin a varios meses de incertidumbre y febriles intercambios diplomáticos.

La organización del ejército búlgaro, desde la movilización decretada el 22 de Septiembre por el gobierno del Primer Ministro Vasil Radoslavov, se basaba principalmente en tres ejércitos, compuestos por diez divisiones de infantería, cuarenta regimientos de infantería, regimientos de artillería diecinueve, once regimientos de caballería, cinco batallones de ingenieros, un batallón de tren, un batallón telégrafo y un batallón técnico, en total eran más de 575.000 hombres, más 232.000 reservistas que eran llamados a cumplir el servicio militar.

Desde hacia varios meses, oficiales de incógnito liderados por el Coronel Petar Ganchev se reunían en la sede del OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán), donde su jefe, el General Erich von Falkenhayn planificaba junto a su colega del Ejército Austro-Húngaro el Conde Conrad von Hötzendorf, una ofensiva con el objetivo de conquistar Serbia para así abrir una vía de comunicación terrestre entre las Potencias Centrales y el Imperio Otomano, por lo que el territorio búlgaro se convertía en estratégico.

Mientras estas acciones se desarrollaban, a principios de Octubre de 1915, el Zar Ferdinand I, decidió reorganizar el mando de sus tropas, designando como comandante en jefe, al Ministro de Guerra el pro-alemán Mayor General Nikola Zhekov, quien fue reemplazado en el cargo ministerial, por el Mayor General Kalin Naydenov, mientras que a su vez, asumió como Jefe del Estado Mayor, el General Konstantin Zhostov.
La ofensiva contra Serbia, estaría bajo el mando unificado del Mariscal de Campo alemán August von Mackensen, quien había logrado sendas victorias en el Frente Oriental contra los rusos. El plan establecía un gigantesco ataque en pinza que permitiría la destrucción del ejército enemigo como la conquista total del territorio. Por el norte el IIIº Ejército Austro-Húngaro y el XIº Alemán cruzarían la frontera y marcharían hacia el sur, mientras que por el este dos ejércitos búlgaros cortarían la retirada e intentarían evitar la unión entre las fuerzas serbias y las anglo-francesas que estaban desembarcando en el puerto griego de Salónica. Por su parte, el Voivoda (equivalente a Mariscal de Campo) Radomir Putnik, comandante en jefe de las fuerzas serbias ordenó el despliegue del 2º Ejército del General Stepa Stepanović hacia la frontera oriental previendo la posibilidad de un ataque, contando con 90.000 soldados, 94 ametralladoras y 248 cañones.

En base a este plan, el Iº Ejército Búlgaro bajo el mando del Teniente General Kliment Boyadzhiev, compuesto por las divisiones, Iª, VIª, VIIIª y IXª, en total cerca de 117.000 infantes, 108 ametralladoras y 422 cañones de campaña, en su mayoría de fabricación alemana y austro-húngara, ocupaba el flanco norte, teniendo como objetivo las fortificaciones de Pirot y la ciudad de Nis, donde se encontraba establecido el gobierno del Primer Ministro Nikola Pašić junto con los cuerpos diplomáticos aliados y neutrales.

Finalmente el 06 de Octubre de 1915, se inicio el ataque en el norte, cuando las fuerzas austro-húngaras y alemanas cruzaron la frontera y empezaron avanzar pese a la resistencia de las fuerzas serbias que no pudieron evitar la caída de Belgrado tres días después. El 10 de Octubre, las fuerzas alemanas del General Max von Gallwitz, comandante del XIº Ejército ocupaban la estratégica ciudadela de Smederevo. Al día siguiente, partidas de caballería de reconocimiento búlgaras atacaron las ciudades fronterizas de Byelogradchik y Zayechar, aunque debieron retirarse.

Finalmente, en la mañana del 14 de Octubre de 1915, luego de haber declarado la guerra formalmente, el Iº Ejército Búlgaro comenzó atacar a lo largo de toda la frontera, el avance fue sumamente lento, debido principalmente a las condiciones climáticas y a la resistencia de las fuerzas serbias. En el flanco norte, la VIª División del General Asen Papadopov marcho en dirección a la ciudad de Negotin, en el centro las divisiones VIIIª del General Todor Mitov y IXª del Mayor General Stefan Nerezov avanzó hacia Nis, mientras que por el sur, la Iª del General Yanko Dragonov tenía como objetivo la fortaleza de Pirot.

Para el 15 de Octubre, el avance había sido mínimo, sin embargo, mientras que las tropas búlgaras estaban bien pertrechadas, las serbias comenzaban a flaquear debido a la falta de provisiones y municiones sobretodo para la artillería. Sin dudas la situación era compleja para el Voivoda Putnik dado que debía distribuir sus escasa fuerzas en varios frentes sin tener la certeza que sus aliados acudiesen en su ayuda.

 1794659_1646242492260085_650536199675542101_n
Mapa en donde se muestra los objetivos del Iº Ejército Búlgaro en la marco de la ofensiva del Morava.
12193820_1646242778926723_1309065636326985496_n
El Teniente General Kliment Boyadzhiev (en el medio de barba) comandante en jefe del Iº Ejército, junto a su Estado Mayor.
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 octubre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: