RSS

14 de Octubre de 1915 – El Reino de Bulgaria entra formalmente a la guerra

14 Oct

El Reino de Bulgaria entra formalmente a la guerra

Entre los días 03 y 04 de Octubre de 1915, los embajadores del Imperio Ruso, Conde Alexander Savinsky, de Francia André de Panafieu y del Imperio Británico, Sir Henry Bax-Ironside le entregaron al Primer Ministro búlgaro Vasil Radoslavov, quien también estaba a cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores, una serie de ultimátums por los cuales exigían en un plazo no mayor a 24 horas la desmovilización del ejército decretada el pasado 22 de Septiembre, la expulsión de los asesores militares alemanes y austro-húngaros y el cese de toda cooperación con las naciones de las Potencias Centrales.

Al no recibir respuesta inmediata, el 05 de Octubre los diplomáticos pidieron sus respectivos pasaportes y abandonaron Sofía. Mientras que las tropas búlgaras comenzaron a movilizarse hacia el frente bajo la supervisión de oficiales del Ejército Alemán. Esa misma jornada, en el vecino Reino de Grecia, el Primer Ministro Pro-Entente Elefterios Venizelos renuncio debido a la presión del Rey Constantino quien designo en su reemplazo al conservador y partidario de la neutralidad Alexándros Zaimis.

En la mañana del 06 de Octubre, comenzó la invasión por parte de las fuerzas alemanas y austro-húngaras del Mariscal de Campo August von Mackensen, al territorio serbio, que pese a la tenaz defensa de sus fuerzas armadas, no pudieron evitar al día siguiente que 400.000 tropas enemigas cruzaran los ríos Danubio, Sava y Drina. Ese mismo día, el gobierno búlgaro le envía un ultimátum al serbio exigiendo la entrega del territorio de Macedonia para así mantener la neutralidad.

Entre el 08 y 09 de Octubre, las fuerzas austro-húngaras tomaron a sangre y fuego, Belgrado, siendo un duro golpe a la moral, no solo del ejército, sino de todos los serbios. Esto animó aún más al primer Ministro Radoslavov, que con acuerdo del Zar Ferdinand I, reformulo su gabinete, integrándolo con funcionarios de su entera confianza. Sin embargo, esta situación generó un importante descontento en una importante porción de los ciudadanos, que sentían una gran simpatía hacia Rusia, a la que consideraban que los habían ayudado a librarse del yugo otomano a fines y mediados del Siglo XIX, por lo que el 10 de Octubre realizaron importantes manifestaciones por las calles de Sofía protestando por la tendencia germanófila que estaba tomando el gobierno, siendo reprimidos por la policía.

EL 11 de Octubre, fuerzas búlgaras, sin mediar aún ningún tipo de declaración de guerra, invaden el territorio serbio y toman la población de Byelogradchik, sin embargo al día siguiente, son expulsados al sur de la aldea fronteriza de Zayechar. A pesar de este pequeño éxito, en el plano diplomático el Gobierno del Primer Ministro Nikola Pašić recibió esa jornada un duro golpe, cuando por intermedio de un telegrama, el Primer Ministro Zaimis le informaba que su nación se rehusaba apoyarla ante el agravamiento del conflicto.

Ante la dura situación, la única esperanza estaba en el desembarco de fuerzas aliadas en el puerto de Salónica, arribando el 13 de Octubre, su comandante en jefe, el General francés Maurice Sarrail, aunque el número total de efectivos aún era ínfimo. Para esa misma jornada, mientras que el gobierno británico del Primer Ministro Herberth Asquith decide romper relaciones diplomáticas con Sofía, el rumano, encabezado por el Primer Ministro Ion Brătianu mediante un telegrama también rehúsa involucrarse en el conflicto.

Finalmente el 14 de Octubre de 1915, mediante un patriótico manifiesto el Zar Ferdinand I, le declara formalmente la guerra a Serbia, con el apoyo del Gobierno del Primer Ministro Radoslavov. De esta manera las Potencias Centrales sumaban a un aliado que contaba con un fuerte ejército y ocupaba una posición estratégica vital, por su parte, fue una dura derrota diplomática de los aliados. Esa misma noche en su diario personal, el Primer Ministro Asquith concluyó que “uno de los capítulos más importantes de la historia de la diplomacia había finalizado” culpando por ello a Rusia, y sobretodo a Serbia por su postura intransigente de no negociar de manera abierta ninguna concesión territorial.

10151411_1645792788971722_3294588452899436548_n

Manifiesto del Zar búlgaro Ferdinand I, declarando la guerra al Reino de Serbia.
 
1610997_1645793578971643_5626448536727260632_n
Imagen en la cual se representa a Serbia luchando contra Alemania y Austria-Hungría, siendo apuñalada por detrás por Bulgaria ante la mirada de Grecia.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 octubre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: