RSS

19 de Diciembre de 1915 – Primer ataque de Gas Fosgeno

19 Dic

Primer ataque de Gas Fosgeno

El 31 de Enero de 1915, un cuerpo de ingenieros y químicos alemanes, lanzaron contra las fuerzas rusas en la cercana aldea de Bolimóv en territorio polaco, un ataque con gas que si bien no tuvo el efecto deseado debido a las bajas temperaturas, por lo que la posterior batalla quedo sin un claro triunfador, era el inicio de la guerra química.

En la mañana del 22 de Abril de ese mismo año, en la ofensiva en el Frente Occidental del IVº Alemán del Duque Albrecth von Würtemberg, que daría inicio a la Segunda Batalla por el saliente de Ypres en territorio belga, una vez más las fuerzas alemanas lanzaron gas de cloro generando un terrible pánico en las trincheras ocupadas por soldados franceses y canadienses que en muchos casos huyeron ante los perjuicios que ocasionaba prácticamente de inmediato.

Pese al efecto que tuvo en un principio, el uso de gas no tuvo un efecto definitivo debido en parte a la rápida provisión de máscaras anti-gas, a la vez que los ejércitos aliados comenzaban también a utilizar y perfeccionar su uso. Para solucionar esta situación, los químicos de la Comisión Nernst-Duisberg, en base a los estudios del Dr. Fritz Haber investigaron la posibilidad de adicionar al gas de cloro, fosgeno, mucho más letal. El trabajo del especialista en química orgánica, Richard Willstätter para abastecer a las tropas alemanas con el equipo de protección, permitió al ejército utilizar la combinación mucho más letal de fosgeno y cloro sin riesgo para sus propias unidades.

Este nuevo gas fue utilizado en pequeñas cantidades por primera vez desde finales de mayo de 1915, cuando se llevaron a cabo ataques en el frente occidental contra las tropas francesas y en el frente oriental contra las rusas, donde unas 240 toneladas de cloro con una adición de 5 ciento de fosgeno fue utilizado una vez más en Bolimów. Nuevos ataques fueron lanzados el 12 de junio y el 6 de julio.

Hacia finales de Octubre de 1915, el OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) aceptó una propuesta del mando del IVº Ejército de lanzar un ataque con gas al este de la ciudad de Ypres, por lo que para ello le fue suministrado un cuerpo de tropas especiales compuesta por técnicos y químicos. Sin embargo el comandante del XXVIIº Cuerpo de la Reserva, General de Artillería Richard von Schubert, se opuso, dado que de tener éxito se extendería la línea del frente a un terreno pantanoso e inútil, justo antes del invierno, por lo que propuso atacar en dirección a la aldea de Wieltje al noreste de Ypres.

Con estos cambios, finalmente el Duque Albrecht decidio concentrar los tubos de gas al frente del XXVIº Cuerpo de Reserva del General de Infantería Otto von Hügel y en el flanco derecho del XXVIIº. El plan del ataque consistía en la descarga de gas en el sector del frente que iba desde la aldea de Boesinghe a las de Pilckem y Verlorenhoek, luego debían avanzar patrullas con protección, para observar el efecto del gas y así capturar prisioneros y pertrechos.

Por su parte, los mandos aliados, a diferencia de Abril de 1915, habían emitido órdenes permanentes de alerta ante ataques de este tipo, en cada uno de los cuerpos armados, oficiales especialistas supervisaban las condiciones climáticas y los estados del viento, que de ser factibles para un posible ataque, debían emitir una “Gas Alert”, que de inmediato debía ser transmitidas a las trincheras, donde un centinela hacia sonar una bocina, para que los soldados se guarecieran de inmediato. Las máscaras, cada vez más efectivas, que siempre debían estar a mano, se probaban junto a las alarmas cada doce horas.

En la noche del 04 al 05 de Diciembre, un suboficial del XXVIIº Cuerpo de Reserva Alemán que se encontraba posicionado en la línea entre las líneas ferroviarias Ypres-Roulers e Ypres-Staden, fue capturado. En el interrogatorio expresó que los cilindros de gas habían sido posicionados en el frente de las tropas y que un ataque había sido pospuesta recientemente, este dato se sumaba a otro obtenido por espías tras las líneas enemigas, que establecía, que un ataque con gas iba a ser hecho en el frente de Flandes después del 10 de diciembre, cuando el clima era favorable. También se había descubierto que la División de Reserva 26 había llegado desde el frente oriental y estaba en los alrededores de la aldea de Courtrai.

Las unidades aliadas frente al XXVIº Cuerpo de Reserva se llevó a cabo por la 6ª División del Mayor General Charles Ross, la 49ª del Mayor General Eduard Perceval, pertenecientes al 6º Cuerpo del Teniente General John Keir, cubriendo el flanco derecho de la 87ª División Territorial francesa del General Maurice Joppé.

Con esta información, se emitió una advertencia especial, junto con las precauciones de rutina y el 15 de diciembre, cuando el viento era relativamente favorable para una descarga, el “Alerta Gas” fue puesto en vigor. Fue lanzado un bombardeo de obuses de 4.5 pulgadas sobre las líneas alemanas frente al VI Cuerpo, para tratar de destruir los cilindros de gas en la zona, sin embargo el mismo fue limitado debido a la escasez crónica de municiones, dado que en cada división habían sido racionadas a 250 por semana. SI bien hubo daños en las trincheras el dispositivo de gas no fue alcanzado.

Finalmente a las 05:00 hs. de la mañana del 19 de Diciembre de 1915, una inusual bengala con un pequeño paracaídas fue lanzada desde las trincheras alemanas, y a las 05.15 hs., cohetes rojos, se levantaron a lo largo de la línea del XXVIº Cuerpo lo cual llevó a que los centinelas británicos dieran el alerta. Poco después de un silbido, un fuerte olor comenzó a expandirse.

En el flanco izquierdo, en el sector de la 49ª División que tenía a las brigadas 146ª y 147ª en la línea, la llamada “tierra de nadie” en algunos sectores era de solo 20 metros de ancho por lo que recibieron disparos desde las trincheras alemanas, antes de la descarga de gas, con el objetivo de fijarlos en las posiciones. A la derecha donde se asentaban las brigadas 18ª, 71ª y 16ª de la 6ª División, la distancia era de unas 300 yardas, por lo que el fuego de las armas ligeras se inicio en simultáneo con la descarga de gas.

Los centinelas dieron la alarma haciendo sonar las bocinas y/o gongs, y mientras que algunos batallones provistos de máscaras comenzaban a disparar otros decidieron esperar parapetados. Por su parte, la artillería abrió fuego contra las posiciones del enemigo que no intentó avanzar, a excepción de pequeñas unidades que fueron aniquiladas antes de alcanzar las trincheras británicas.

En el sector de la 71ª Brigada noroeste de la aldea de Wieltje, un bombardeo metralla alemana fue tomada en el sentido de que ningún ataque de la infantería era inminente por lo que los defensores se quedaron dentro de sus refugios. Proyectiles explosivos lacrimógenos fueron disparados contra el flanco derecho de la 49ª División y más atrás, en las carreteras que salen de Ypres y en las líneas de artillería británicas. Mientras que las aldeas de Vlamertinghe y Elverdinghe fueron bombardeados por obuses pesados de 17 pulgadas (430 mm). y 13 (330 mm.) respectivamente. Por su parte el plan defensivo británico consistió en mover a la 14ª División del Mayor General Victor Couper.

En teoría luego de la descara de gas en el frente entre Boesinghe, Pilckem y Verlorenhoek, avanzarían una veinte patrullas para tomar prisioneros y pertrechos, sin embargo solo dos, pudieron hacerlo y se vieron obligadas a retirarse por los defensores británicos. La nube de gas que se formó tenía unos 50 pies (15 metros) de alto y se esparció durante unos 30 minutos antes que se deshiciera gracias a un viento del sector nor-este.

El efecto se hizo sentir en un área extensa, dado que la nube se desplazó por un ancho mayor a 3 millas (4,8 km) del frente de ataque, a unas 8 millas (13 kilometros) por detrás de las líneas. A las 06:15 hs., desde las trincheras verdes fueron lanzados “cohetes verdes”, por lo que al instante comenzaron a caer sobre las líneas británicas proyectiles de gas, que sin embargo no fueron efectivos, dado que la mayoría de los soldados estaban advertidos, a excepción de algunas unidades de la 49ª División que fueron gaseados mientras aún dormían, aunque rápidamente lograron colocarse las máscaras.

Al finalizar el día, un estudio británico de bajas de gases contó 1.069, de los cuales 120 fueron mortales; el 75 % pertenecían a la 49ª División. El Mando Alemán no pudo explotar la utilización del novedoso ataque con gas a base de cloro y fosgeno, dado a que a diferencia de Abril, esta vez los soldados británicos estaban más preparados, aunque el efecto fue más letal.

12401024_1665976866953314_2911213537678293338_n

Mapa en donde se encuentra localizada la aldea de Wieltje al noreste de Ypres en la región belga de Flandes.
12509298_1665977736953227_3463548944507322635_n
Soldado británico con máscara utilizada para enfrentar el ataque del gas de cloro y fosgeno lanzado por los alemanes.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 19 diciembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: