RSS

27 de Diciembre de 1915 – Alexander Parvus y el Imperio Alemán

27 Dic

Alexander Parvus y el Imperio Alemán

Desde el inicio de la guerra, y antes también, los servicios de inteligencia de las naciones beligerantes desarrollaron diversas acciones con el objetivo de desestabilizar al enemigo, de estos sin dudas uno de los efectivos era el del Imperio Alemán, que contaba con una red de espías, saboteadores e instigadores a lo largo del mundo.

Generalmente las embajadas y consulados eran la base de operaciones, donde importantes sumas de dinero eran destinadas para realizar diversas acciones, que iban desde sabotear fábricas de armamentos en Estados Unidos o ayudar a grupos revolucionarios musulmanes o hindúes contra el Imperio británico. Otro de los objetivos era desestabilizar al Imperio Ruso.

Pese a que en 1905, las autoridades zaristas habían logrado sofocar la Revolución en base a concesiones liberales y muchos de los revoltosos habían sido encarcelados, otros habían marchado al exilio, como Vladimir Illich Ulianov, más conocido por el pseudónimo de Lenin, Lev Davídovich Bronstein, conocido como León Trotsky, Julius Mártov, Iosif Stalin entre muchos otros en su mayoría miembros del llamado Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, que perseguidos por la tenaz Okhrana, la policía secreta del Zar trataban de sobrevivir en situaciones sumamente adversas.

En 1907 tuvo lugar en Londres el Vº Congreso del POSDR, en el cual surgieron dos tendencias, los bolcheviques (la mayoría) partidarios del establecimiento de la toma del poder de manera inmediata y el establecimiento de una Dictadura del Proletariado, encabezados por Lenin, y los mencheviques (la minoría) liderados por Mártov, quienes para llevar adelante la revolución socialista se debía desarrollar una fase “burguesa”. Por su parte, Trotski, quien expresaba la teoría de la Revolución Permanente intento tener una postura equidistante, siendo Israel Lazarevich Gelfand, que usaba el seudónimo de Alexander Parvus uno de sus más entusiastas partidarios.

Nacido en 1867 en el seno de una familia hebrea del poblado bielorruso de Berazino, a los pocos años de edad se mudo hacia el Puerto de Odessa, sede de una importante comunidad judía que de manera constante sufría los temibles Pogroms, muchas veces incentivados por las mismas autoridades. El joven Israel asistió al Gymnasium (Institución Educativa para sobresalientes), mientras que recibía clases de humanidades de modo particular. Su apasionamiento por la lectura y las persecuciones a quienes profesaban su religión lo llevó desde joven a expresar un espíritu de rechazo hacia el régimen zarista.

En 1886, viajo a Basilea, Suiza donde entro en contacto con libros de intelectuales revolucionarios como Alexander Herzen, si bien al año siguiente volvió, la persecución de miembros de la Okhrana lo obligo a partir al exilio, de regreso a Suiza, en el otoño de 1888 Gelfand, se matriculó en la Universidad de Basilea, donde estudió economía política, si bien la mayoría de sus profesores rechazan sus postulados marxistas sobre cuestiones económicas, su intelecto le permitió obtener un doctorado en 1891.

A pesar de sus aptitudes, optó por no seguir una carrera académica, sino más bien trató de iniciarse en la política para servir a la causa del socialismo. Ajeno al atraso institucional de la Rusia agraria, se trasladó a Alemania, donde se unió al SPD-Sozialdemokratische Partei Deutschlands (Partido Social Demócrata Alemán) y se hizo amigo de la revolucionaria de origen polaco, Rosa Luxemburgo.

En 1900, conoció a Lenin, por primera vez, en Munich, donde lo animo a publicar el periódico revolucionario Iskra (La Chispa). Por esos tiempos, intentó obtener la ciudadanía alemana aunque fracaso. Sin embargo, la contra-inteligencia había penetrado parte de la red revolucionaria socialista y al leer sus escritos en la prensa durante la guerra ruso-japonesa, que Parvus había predicho que la derrota de las fuerzas zaristas, dando lugar a disturbios y la revolución. Cuando esto resultó, su prestigio Parvus ‘entre sus camaradas alemanes socialistas y otros aumentó.

Por lo tanto, la inteligencia alemana pronto estima que en el futuro sería útil en los esfuerzos contra el Imperio Ruso.

En 1905, Gelfand, que había adoptado el nombre revolucionario de Alexander Parvus, llegó a San Petersburgo con papeles falsos austro-húngaros, era considerado entre los marxistas europeos como una autoridad en cuestiones políticas y financieras; por consiguiente, cuando escribe en Diciembre un artículo provocador titulado El Manifiesto Financiero, en el que describe a la economía rusa de estar al borde del colapso tuvo un gran eco en los medios de prensa del continente.

En combinación con esta propaganda, Parvus coordinó una agitación de los locales para fingir una corrida bancaria. Como se extendió la noticia del artículo y la consiguiente histeria, logró alterar la economía y enfurecer a primer ministro Sergei Witte, pero no causó un colapso financiero. Por esta participación, fue detenido junto a otros revolucionarios como Trotski y el futuro líder menchevique Lev Deich, por la policía, siendo condenado a tres años el exilio en Siberia, aunque escapó y emigró una vez más a Alemania.

Luego de un problema financiero con el escritor Máximo Gorki que daño su reputación, se traslado a Istambul, capital del Imperio Otomano, donde estableció una compañía de comercio de armas, que se benefició generosamente durante la guerra de los Balcanes. Además se convirtió en el asesor financiero y político de los Jóvenes Turcos, grupo de reformistas que habían tomado el poder, siendo nombrado director de su principal publicación el “Turk Yurdu”. Trabajó estrechamente con los triunviros conocidos como los Tres Pashas – Enver, Talat y Cemal – y el ministro de Finanzas Djavid Bey.

Su empresa se ocupó de los suministros de alimentos para el ejército turco y fue socio de las Compañías Krupp, Vickers Limited, y además del famoso traficante de armas Basilio Zaharov.

Al ingresar el Imperio Otomano en Noviembre de 1914 a la guerra, Parvus trabo amistad con el embajador alemán, Barón Hans von Wangenheim, quien era partidario de incentivar el reclutamiento de espías y saboteadores dentro de los estados enemigos. Por intermedio del diplomático, ofreció al OHL- Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) un plan que consistía en paralizar al Imperio Ruso mediante la huelga financiada por dinero alemán.

Finalmente bajo los auspicios del Barón Von Wangenheim llegó a Berlín de incógnito el 06 de Marzo de 1915, presentando un escrito de 20 páginas en el cual detallaba su plan a funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y a oficiales de la inteligencia militar. Recomendaba la división de Rusia mediante el patrocinio de la facción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, además de incentivar el separatismo étnico en diversas regiones y el apoyo a diversos escritores cuyas críticas al zarismo continuaban en tiempos de guerra. Su teoría era la derrota y división del Imperio Zarista era la manera más viable de desarrollar la Revolución Socialista.

Mientras que los funcionarios alemanes discutían sobre su plan, Parvus se dirigió en Mayo de 1915 a Berna en la neutral Suiza, donde mantuvo una serie de reuniones con Lenin y otros revolucionarios bolcheviques que sin embargo rechazaron por el momento recibir apoyo de un Gobierno extranjero. Vuelto Alemania, junto con un grupo de socialistas rusos y alemanes comenzó a planear las diferentes vías clandestinas de financiación mediante el uso de compañías legales vía Copenhagen, capital del neutral Reino de Dinamarca o directamente desde la frontera ruso-otomana.

Finalmente el 27 de Diciembre de 1915, Parvus fue convocado de manera reservada a las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde funcionarios de inteligencia le entregaron una importante suma de dinero, su plan finalmente había contado con el visto bueno de las principales autoridades militares y civiles del Gobierno Alemán. La tares de desestabilizar a Rusia había comenzado.

12552581_1668030500081284_1796942548540156138_n
Foto de los revolucionarios encarcelados en 1905, a la izquierda Alexander Parvus, en el centro León Trotsky y a la derecha Lev Deutch.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 diciembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: