RSS

24 de Enero de 1916 – Tratado de Amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán

24 Ene

Tratado de Amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán

A finales de Julio de 1915, una columna liderada por los oficiales alemanes, Oskar Ritter von Niedermayer y Werner Otto von Hentig, compuesta además por otomanos e indios anti-británicos partieron desde Bagdad en dirección al Emirato de Afganistán, con la intención de sumar a su líder, Habibullah Khan de unirse a las Potencias Centrales, bajo el pretexto de la Jihad (Guerra Santa).

Luego de recorrer grandes distancias por terrenos sumamente difíciles con un clima adverso, la columna llegó a Kabul la ciudad capital el 26 de Septiembre, donde si bien fueron hospedados en un lujoso Palacio, prácticamente estaban prisioneros. Además el Emir, un hábil líder que estaba en contacto con el Gobierno Británico en la vecina India, les otorgó una audiencia recién un mes después, donde además de darles un trato frío y hasta despectivo, se negó a sumarse a la contienda alegando que su territorio se encontraba literalmente “encerrado” al norte por territorio ruso, y al sur por la India Británica. A pesar del fiasco, lo miembros de la comitiva, aún tenían esperanzas ya que recibieron la promesa de ser recibidos nuevamente.

Sin embargo, las sucesivas reuniones y conferencias realizadas tanto en Kabul como en la residencia de Paghman tenían un similar desarrollo, ya que mientras el Emir describía la situación diaria, el Teniente von Hentig expresaba comentarios políticos e historicos. Generalmente las discusiones giraban en torno a la posición de Afganistán en las proposiciones de permitir que las tropas del poderes centrales el derecho de paso, rompiendo con Gran Bretaña, y la declaración de la independencia. Los miembros de la expedición centran sus esperanzas en que el vecino occidental Reino de Persia se sume a su bando para convencer al líder afgano.

SI bien recibía a las delegaciones juntas o separadas con la promesa de tener en cuenta sus propuestas, se negaba a comprometerse, exigiendo una prueba concreta de que las garantías turco-alemanes de ayuda militar y financiera eran viables. Para ello, el Teniente von Hentig, envió al embajador alemán en Teherán, Príncipe Heinrich von Reuss, un mensaje, que fue interceptado por la inteligencia rusa, en el cual conmino a realizar las gestiones necesarias para que tropas otomanas se dirigieran hacia Kabul. Por su parte, como muestra de buena voluntad el Teniente von Niedermayer comenzó a asesorar en cuestiones de modernización militar al Emir y a su hijo mayor Inayatullah Khan quien estaba a cargo del Ejército.

Mientras que las gestiones se empastaban. Los miembros de la expedición encontraron en la figura de Nasrullah Khan, hermano del emir y Primer Ministro, un interlocutor más amistoso, al igual que el príncipe menor Amanullah Khan. Varias reuniones secretas se desarrollaron en la residencia de este último. Sin embargo el Emir estaba al tanto, dado que los mensajes enviados por el Teniente von Hentig al Príncipe Heinrich von Reuss expresaban la posibilidad de incentivar revueltas internas para derrocarlo. Y como era una tradición que los anteriores gobernantes muriesen de razones “no naturales” por lo que ordenó que todas las reuniones fuesen con su presencia, intuía que al estar rodeado de familiares pro-alemanes y ambiciosos, su vida y la seguridad del emirato corrían riesgo.

A medida que las semanas pasaban, Habibullah se defendía de la presión para comprometerse con el esfuerzo de guerra, esperaba que el resultado fuese predecible, anunciando a la misión de su simpatía por las potencias centrales y afirmando su voluntad de dirigir un ejército a la India-siempre y cuando tropas otomanas y alemanas fuesen capaces de ofrecer apoyo.

Para ese momento, los miembros de la expedición podían deambular libremente por las calles de la ciudad, al mismo tiempo, von Niedermayer reclutó a dos docenas de prisioneros asutro-húngaros que habían huido de un campo de prisioneros ruso, para que ayudasen en la construcción de un hospital con el objetivo de ganarse la simpatía de los ciudadanos. Por su parte el enviado otomano, Kâzım Fikri Özalp Bey, confidente del Ministro de Guerra Ismail Enver Pasha, se relaciona con la comunidad turca local expresándoles los beneficios de la Jihad.

Por su parte, el emir toleró el tono cada vez más anti-británica que estaba adoptando su periódico, Siraj al Akhbar, cuyo editor, su suegro Tarzi Mahmud había aceptado al político independentista indio y miembro de la expedición de von Niedermayer, Abdul Barkatullah como periodista principal a finales de Noviembre de 1915. Además permitió la publicación de columnas pro-independentista de otro miembro de la comitiva el Rajá Mahendra Pratap, como así también propaganda a favor de las Potencias Centrales.

El 01 de Diciembre de 1915, los miembros indios, en su mayoría de fe musulmana, dela expedición proclaman un Gobierno Provisional, presidido por el Rajá Pratap, el periodista Barkatullah ocupa el cargo de Primer Ministro, Ubaidullah Sindhi como Ministro de los Asuntos Interiores, Maulavi Bashir como Ministro de Guerra, y Champakraman Pillai como Ministro de Asuntos Exteriores, que de inmediato proclama la independencia de la India.

Estos acontecimientos políticos y el progreso logrado durante el mes de Diciembre permitieron a la misión celebrar en Kabul el día de Navidad con el vino y el coñac olvidado por la misión del diplomático británico Sir Mortimer Durand cuarenta años antes, que Habibullah pone a su disposición.

Con el inicio del nuevo año, el Emir demuestra intenciones de discutir un posible tratado de amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán, que finalmente fue firmado el 24 de Enero de 1916. El mismo consistía en una serie de diez artículos. Entre sus principales cláusulas estaban:

  • El reconocimiento de la independencia de Afganistán.
  • Una declaración de amistad por parte de Alemania
  • El establecimiento de relaciones diplomáticas.

El tratado garantizaba la ayuda alemana, en caso de agresión rusa y/o británica, si Afganistán se unía a la guerra, además su ejército sería modernizado con 100.000 fusiles, 300 piezas de artillería, y otros armamentos modernos. Los alemanes iban a ser responsable del mantenimiento de los asesores e ingenieros, y de mantener una ruta de suministro por tierra a través de Persia. Finalmente una ayuda financiera equivalente a £1,000,000 sería entregada al emir.

Los Tenientes von Hentig, quien estaría a cargo de la embajada y von Niedermayer firmaron este documento que creó -como se argumentó en un telegrama a la Oficina de Asuntos Exteriores esa misma jornada, una base inicial para la preparación de una invasión afgana de la India, que se iniciaría luego del envío de 20.000 soldados otomanos y/o alemanes para proteger la frontera con Rusia, por lo que además era necesario el traslado de inmediato de equipos de comunicación y armas. Además se expresaba que en el mes de Abril la campaña podía comenzar.

Sin embargo, pese al entusiasmo de los miembros de la expedición, sin dudas el Emir era un hábil político que no tomaba ningún tipo de compromiso que afectase sus intereses.

12043054_1676809382536729_3958635529200749332_n
Miembros de la expedición. De izquierda a derecha, Kâzım Fikri Özalp Bey, Werner von Hentig, Walter Röhr, Rajá Mahendra Pratap, Kurt Wagner, Oskar von Niedermayer, Günter Voigt and Maulavi Barkatullah.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: