RSS

29 de Enero de 1916 – Incidentes en Lausana

29 Ene

Incidentes en Lausana

Desde su creación en 1291, exceptuando el periodo de 1798-1803, en el que se convirtió en una república satélite de Francia, la Confederación Helvética, compuesta por cantones en su mayoría de habla germana, como así también francesa, italiana y el dialecto reto-románico, mantuvo su independencia y su postura de paz, no participando en ningún tipo de conflicto que se sucedieron a lo largo de los años en el continente europeo. Esta posición le permitió sobretodo desde mediados del siglo XIX, un importante despliegue turístico y principalmente financiero.

Durante la llamada “Crisis de Julio” de 1914, el Bundesrat (Consejo Federal), compuesto por siete ciudadanos que a la vez designaban a un Presidente, en este caso el germano-parlante Arthur Hoffman, y a un vicepresidente el italo-parlante Giuseppe Motta, seguía con suma atención el desenvolvimiento de los acontecimientos dado que su territorio montañoso se encontraba rodeado por una potencia integrante de la Entente Cordiale (La Tercera República Francesa) y por los tres miembros de las Potencias Centrales, los Imperios Alemán y Austro-Húngaro y el Reino de Italia, aunque esté último tenía cuentas pendientes con sus socios.

El 31 de Julio de 1914, por unanimidad el Bundesrat ordeno el llamado de las fuerzas armadas, y el 03 de Agosto, cuando la mayoría de las potencias europeas ya se habían declarado la guerra, decretó la movilización general y el llamado de las milicias. Ese mismo día en base a su particular sistema, el General Ulrich Wille, fue elegido en una votación para estar a cargo del Ejército, designando como su adjunto al General Friedrich Brügger.

El nuevo comandante había sido uno de los principales impulsores de la llamada “prusianización” del Ejército Suizo, cultor de una férrea disciplina, curso varios estudios en diferentes academias militares del Imperio Alemán, y en 1912, tuvo el honor de ser uno de los pocos extranjeros en dirigir a un cuerpo armado en las grandes maniobras militares organizadas por el Ejército del Káiser. Es por ello que en base a estos antecedentes, sin dudas su simpatía estaba con las Potencias Centrales, sin embargo fue un férreo defensor de la tradicional política de neutralidad.

Con el correr de os días, fueron movilizados 250.000 soldados junto a 77.000 caballos, a la vez que el entusiasta pionero de la aviación, Oskar Bider junto con otros pilotos se reunieron en Berna conformando la Fuerza Áerea siendo él designado como su primer comandante
Mientras que el OHL- Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) nunca tuvo interés sobre el territorio suizo, el Grand Quartier Général (Alto Mando Francés) había desarrollado una serie de posibles planes para invadir el territorio suizo en una maniobra envolvente para avanzar contra la retaguardia alemana, sin embargo fueron desechados al estancarse el frente que se convirtió en una sucesión de trincheras desde el Canal de la Mancha hasta la frontera con Suiza.

El ingreso a la guerra por parte del Reino de Italia en el bando de la Entente Cordiale no hizo más que generar problemas de tirantez entre las diversas nacionalidades que conformaban a la población suiza.

En la mañana del 29 de Enero de 1916, una multitud de la ciudad francófona de Lausanne capital del cantón de Vaud, compuesta en su mayoría por jóvenes estudiantes y obreros, atacó el consulado alemán, que había desplegado una gran bandera en conmemoración al cumpleaños del Káiser Guillermo II, que fue arriada y pisoteada siendo izada en su lugar la enseña nacional, además el escudo de armas fue apedreado.

De inmediato la policía intervino en el disturbio, expulsando a los manifestantes y protegiendo el edificio, por su parte el Bundesrat se reunió de urgencia para discutir sobre la delicada situación acaecida, se decidió que el encargado del Departamento de Asuntos Exteriores, quien a la ves era el presidente, el Dr. Hoffmann enviase una nota de disculpas a su contraparte alemana, Gotlieb von Jagow, a través de su embajador Alfred de Claparede en la que hacia expresa mención en que el Gobierno de la Confederación Helvética desaprobaba de manera terminante los disturbios sucedidos, a la vez que prometió abrir una seria investigación para determinar a los responsables. AL mismo tiempo convocó al embajador alemán Barón Gisbert von Romberg para expresar las disculpas de manera personal.

Esa misma tarde, las autoridades del cantón de Vaud encabezadas por su presidente rotativo Alphonse Dubuis, y del municipio de Lausanne encabezada por su Mayor Paul Maillefer se reunieron en el Hotel Ville con el cónsul alemán para solidarizarse, demostrando de esta manera la intención de evitar cualquier tipo de tensión entre el gobierno suizo y el alemán.

12794402_1678566095694391_8834096113598549757_n

Crónica del periódico británico Daily Telegraph sobre el ataque al consulado alemán en Lausana, Suiza.
12806065_1678566205694380_4808924662476972294_n
  Dibujo de un diario francés sobre el hecho acontecido.
12805943_1678566239027710_3462950586755471907_n
Foto en que muestra a un ciudadano arriando la bandera del Imperio Alemán frente al consulado.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: