RSS

08 de Febrero de 1916 – Vladimir Lenin y la guerra imperialista

08 Feb

Vladimir Lenin y la guerra imperialista

Luego del famoso Manifiesto de Zimmerwald, redactado el 11 de Septiembre de 1915 en el marco de una reunión de dirigentes socialistas de varias naciones contrarios a la guerra, se había creado la Oficina Internacional Socialista, que sin embargo hacia finales de ese año se había escindido en dos grupos, uno liderado por el Secretario General Camille Huysmans, de origen belga, que junto a otros europeos occidentales querían tender puentes con la Segunda Socialista, que había perdido cierto prestigio al no oponerse de manera firme a la guerra estallada en 1914.

Por su parte, un grupo compuesto principalmente por expatriados rusos, liderados por Vladimir Lenin, rechazaban cualquier intento de acercamiento y bregaban por la creación de una nueva entidad para nuclear a los movimientos socialistas revolucionarios del mundo.
El 08 de Febrero de 1916, se realizó en la neutral Berna, capital de Suiza, una reunión de esta facción, en donde Lenin expreso que la postura belicista adoptada por la Segunda Internacional Socialista no hacia más que beneficiar a los capitalistas. Recrimina a quienes apoyan una “guerra de defensa” cuando en realidad las potencias están luchando entre sí con el afán de conquistar territorios a la vez que protegen las ganancias de los capitalistas.

A demás denuncia, que cinco representantes que habían sido electos en la Duma rusa y que había presentado propuestas en contra de la guerra habían sido arrestados bajo el cargo de traición a la nación. Estas aseveraciones de Lenin, demuestra que las instituciones que podrían haber moderado los excesos del régimen zarista fueron incapaces. Nicolás II, prácticamente había “destripado” al órgano legislativo en aras de defender el esfuerzo bélico.

Además desde su partida para ponerse al mando del ejército, las principales decisiones eran tomadas por funcionarios obsecuentes e incapaces que arrastraban al caos a la nación dejando un importante vacío de poder. Sin embargo, de manera sorpresiva Lenin toma como ejemplo a los socialistas pacifistas estadounidenses que han proclamado como candidato presidencial para las próximas elecciones a su líder Eugene Debs, cercano a las posturas moderadas de la socialdemocracia alemana, citando textualmente un discurso emitido en Septiembre de 1915.

““I am not a capitalist soldier; I am a proletarian revolutionist. I do not belong to the regular army of rite plutocracy, but to the irregular army of the people. I refuse to obey any command to fight for the ruling class…. I am opposed to every war but one; I am for that war with heart and soul, and that is the world-wide war of the social revolution. In that war I am prepared to fight in any way the ruling class may make it necessary….”

(“No soy un soldado capitalista; Soy un revolucionario proletario. No pertenezco al ejército regular de la plutocracia, sino al ejército irregular de las personas. Me niego a obedecer cualquier orden para luchar por la clase dominante …. Me opongo a todas las guerras, pero, estoy a favor de la guerra con el corazón y el alma, y que es la guerra mundial de la revolución social. Con aquella guerra estoy preparado para luchar de cualquier modo que la clase dirigente puede hacerlo necesario. “….)

Para finalizar expresará que los millones de víctimas que caerán en la guerra, no será en vano. Los millones de personas que pasan hambre, que están sacrificando sus vidas en las trincheras, están reuniendo fuerza, están reflexionando sobre la verdadera causa de la guerra, están cada vez más decididos y están adquiriendo una comprensión revolucionaria más clara. El creciente descontento de las masas, con cada vez mayor efervescencia, huelgas, manifestaciones, protestas contra la guerra, todo esto se lleva a cabo en todos los países del mundo. Y esta es la garantía de que la guerra europea será seguida por la revolución proletaria contra el capitalismo.

A diferencia de sus camaradas que en sus países han apoyado la guerra con una visión pseudo-nacionalista, Lenin se opone, aunque gracias a ella será posible en el futuro que las masas se unan y derroten al capitalismo en todos los países, consumando la Revolución Proletaria Mundial que tanto añora al igual que sus partidarios.

10456445_1682385171979150_5033186898990129417_n

Vladimir Lenin en su estudio de la ciudad de Berna, en la neutral Suiza donde estaba exiliado desde hacia varios años.
7061_1682386131979054_8380639279689818087_n
Lenin (a la derecha) jugando al ajedrez, su juego favorito, junto al científico Alexander Bogdanov y en el centro el escritor Máximo Gorki en los días del exilio.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: