RSS

23 de Abril de 1916 – Campaña del Sinaí. La Batalla de Katia o Qatiya

23 Abr

Campaña del Sinaí. La Batalla de Katia o Qatiya

En Enero de 1916, se había hecho cargo de las tropas británicas en el Protectorado de Egipto, el General Sir Archibald Murray, quien consciente de la imposibilidad de lanzar una ofensiva dado el escaso número de sus fuerzas que debían hacer frente a los otomanos por el este, a los Senussi por el oeste y al desafío del Sultán de Darfur en el sudoeste, por lo que decidió dividir en tres sectores a las defensas del vital Canal de Suez.

El Nº 1 en el sur, con sede en el poblado de Suez, cubría el área desde allí hasta Kabrit, el N ° 2 en el centro, con sede en Ismailia, cubrió el área de Kabrit a Ferdan, y el N ° 3 en el norte, con sede en Port Said, cubrió el área desde Ferdan hasta el Mar, además contaba con un puesto de avanzada en Kantara. En apoyo de estas defensas avanzadas, el mando británico mejorado sus líneas de comunicación con la duplicación de la única vía férrea que unía El Cairo con el Canal de Suez, además ordenado la construcción de un canal para transportar agua dulce hacia las tropas y los poblados cercanos.

Después de la conclusión de la campaña de Gallipoli, ambas partes tenían un gran número de tropas disponibles para la redistribución, y los británicos decidieron mover sus defensas del Canal de Suez hacia el este en el desierto de la Península del Sinaí. [7] El objetivo del General Sir Murray era extender el ferrocarril y la tubería de agua a Katia, para así poder establecer una base de avance permanente de 50.000 hombres.

En febrero de 1916, solicitó la autorización del Ministerio de la Guerra en Londres para ampliar esta infraestructura adicional a través del Sinaí hacia el poblado de El-Arish. Se consideraba que tal avance a lo largo de la ruta del norte, combinado con la destrucción de las fuentes de agua de la ruta central y patrullas regulares desde una base en El-Arish, aseguraría permanentemente el Canal de Suez. Un avance de Katia fue aprobado por el Ministerio de la Guerra, pero no se tomó la decisión con respecto a un avance de El-Arish.

El primer cargamento de rieles y durmientes llegó a Kantara el 10 de marzo y, cuatro semanas más tarde, 16 millas (26 km) de la pista que se extiende hacia Katia habían sido establecidos por los egipcios del Labour Corps (Cuerpo de Trabajo) y los Royals Engineers (Reales Ingenieros). Además hubo dos nuevos nombramientos, el General de Brigada Sir Edgar Askin Wiggin se hizo cargo el 06 de Abril de 1916 del distrito de Katia, mientras que tres días más tarde, el Mayor General Sir H.A. Lawrence se hacía cargo del Sector de defensa Nº 3.
Mientras tanto, varias incursiones fueron emprendidas por la Australian Light Horse (Caballería Ligera Australiana) y el Bikaner Camel Corps (Cuerpo de Camello Bikaner), acompañados por el Egyptian Camel Transport Corps (Cuerpo de Transporte de Camello Egipcio) que se encargaba llevar las provisiones, raciones y municiones. E objetivo de estas incursiones era de destruir fuentes de agua sobre la ruta central interior, que había sido usada por los otomanos durante la Primera Ofensiva de Suez a finales de enero Y principios de Febrero de 1915.
Para proporcionar protección a los trabajadores de la construcción del ferrocarril y la infraestructura, la 5th Mounted Brigade (5ª Brigada Montada) recibió la orden de trasladarse a Katia, a principios de abril, sin embargo, se detectaron signos de actividad otomana renovada en la zona por lo que se decidió enviar como refuerzo al 5th Light Horse Regiment (5º Regimiento de Caballería Ligera); que era debido a llegar el 24 de abril.

Por su parte, si bien las fuerzas otomanas estaban bajo las ordenes de Djemal Pashá uno de los líderes del gobierno, esté se encontraba en Damasco, sede de su Cuartel Administrativo, por lo que el mando efectivo dependía del Barón alemán Friedrich Kress von Kressenstein, un oficial sumamente competente, quien ante la amenaza británica decidió avanzar con los batallones Iº y IIº junto a una compañía del IIIº, perteneciente al XXXIIº Regimiento de infantería, junto a cuatro compañías de jinetes irregulares árabes, seis cañones de montaña del VIIIº Regimiento y dos del IXº, (en total una batería y media) como así también dos ambulancias de campo y una de transporte. En total la columna estaba compuesta por 95 oficiales alemanes y otomanos y 3560 soldados.

Su avance fue sobre la ruta norte, que corre en paralelo y no lejos de la costa del Mar Mediterráneo. Una serie de oasis con palmeras datileras y extensión confiable de agua para 15 millas (24 kilómetros) de Abd Bir el-en el este a Oghratina, Katia y Romani cerca del Canal de Suez. Este oasis hace que la ruta del norte desde la Frontera otomana egipcia en Rafa hasta El-Arish y Romani fuese una estrategia viable. Esto llevo a creer a los británicos que era posible que 250,000 tropas otomanas pudieran cruzar Sinaí, y 80,000 estar ubicadas de manera permanente en esta área fértil.

Quien pudiera sostener el área entre Katia y Romani estaría en condiciones de proteger el Canal, o por el contrario avanzar a corta distancia. El sector era vigilado casi a diario por una aeronave otomana, que bombardeó el campamento Katia recientemente establecido el 20 de abril, y Romani al día siguiente.

El 23 de Abril de 1916, coincidía con el festejo de St George’s Day, y el Domingo de Pascua, por lo que al amanecer, la 5th Mounted Brigade se encontraba dispersa en un área considerable. Se encontraba formada por los célebres regimientos Warwickshire Yeomanry, the Royal Gloucestershire Hussars, y Queen’s Own Worcestershire Hussars (Worcestershire Yeomanry).

El despliegue de los mismos era:

– En la aldea de Oghrantina, dos escuadrones del Worcestershire Hussars con cuatro oficiales y 60 miembros de la 2/2nd Lowland Field Company Royal Engineers.
– En Katia, se encontraba un escuadrón y una sección de ametralladoras del Gloucestershire Hussars, junto a 40 desmontados del Worcestershire Hussars, además de miembros del Royal Army Medical Corps (Real Cuerpo de Médicos del Ejército), Army Veterinary Corps (Cuerpo de Veterinarios del Ejército) y del Egyptian Camel Transport Corps (Cuerpo de Transporte de Camello Egipcio).
– En Bir el Hamish descansaban escuadrones del Warwickshire Yeomanry y uno del Worcestershire Hussars.
– En Romani cerca de la aldea de Pelusium se alistaban escuadrones del Gloucestershire Hussars junto a una sección de ametralladoras en la reserva.
– Además en el pequeño oasis de Dueidar 13 millas (21 km) al sur suroeste de Katia había 156 hombres; 120 desde del 5th Battalion, Royal Scots Fusiliers y 36 del Bikaner Camel Corps incluyendo algunos del Warwickshire Yeomanry. El 4th Battalion, Royal Scots Fusiliers de la 52nd (Lowland) Division), sostenía la colina 70, a unas 5 millas (8 km) por detrás de Dueidar.

El 22 de abril el General de Brigada Sir Wiggin y su cuartel general, con una escuadra del Worcestershire Hussars, había llegado a Bir el Hamisah procedente Katia, debido a un informe de inteligencia que una fuerza otomana estaba en Bir el Mageibra hacia el sur y, con el acuerdo de su superior el Mayor General Sir Lawrence, se preparo para lanzar un ataque sorpresa. En la madrugada del 23 de abril la columna británica encontró y destruyó un campamento grande, pero casi vacío capturando solamente seis prisioneros. Retornando a Bir el Hamisah a las 09:00, después de haber cubierto una distancia de 16 millas (26 km), al oír la noticia de ataques otomanos.

El oasis de Oghrantina solamente había sido ocupado hacia 36 horas, por un escuadrón del Worcestershire Hussars y una compañía de ingenieros, y si bien luego recibieron el apoyo de otro escuadrón, las defensas eran escasas e ineficientes. Para colmo a las 04:00 hs. de la mañana del 23 de Abril, se vieron obligadas a soportar una densa niebla procedente del mar que reducía la visibilidad al mínimo. Así mismo escuchaban ruidos de bombas de extracción en unos pozos a unas 500 yardas al sudoeste, por lo que un oficial con una pequeña escolta se dirigió para investigar, encontrándose con una fuerza de sesenta otomanos produciéndose un intenso tiroteo, sin embargo ante el incremento del poder de fuego la pequeña patrulla se retiro, al mismo tiempo, los escuadrones comenzaron a ser atacados en el flanco derecho, por lo que hacia las 05:15 hs., el campamento en el oasis estaba siendo atacado por el norte, sur y sudeste por el fuego de fusilería de una fuerza muy superior a una distancia de solo 50 yardas (46 metros).

A pesar de que el comandante del destacamento tenía órdenes de retirarse en caso de ataque, no pudo llevarse los ingenieros que no tenían cabalgaduras. Por lo que el ataque otomano fue resistido durante dos horas, sin embargo hacia las 07:45 hs. 11 oficiales y 135 soldados habían muerto o estaban heridos.. Los sobrevivientes, 4 oficiales y 42 de otros rangos, se rindieron.

Por su parte, en Katia, a las 03:30 hs. el comandante del Escuadrón A del Gloucestershire Hussars, Capitán Sir Lloyd Barker había ordenado armarse y ensillar, además de enviar una pequeña patrulla que el retornar informó que no había novedades. Sin embargo más tarde una pequeña patrulla otomana abrió fuego aunque se retiró de inmediato, lo cual alertó a la guarnición.

A las 05:30 hs., se habían escuchado los disparos procedentes del oasis de Oghrantina, aunque media hora más tarde se recibió un mensaje que informaba que el ataque enemigo había sido rechazado, sin embargo hacia las 06:30 hs. llegó un nuevo mensaje sobre que el ataque se había reanudado, mientras que otro procedente de la aldea de Romani informaba que el destacamento en el oasis de Dueidar también había sido atacado. Pese a estas noticias, a las 07:45 hs. otro ataque otomano había sido repelido.

A las 08:45 hs. una patrulla enviada hacia Oghratina diviso a unos 600 soldados otomanos marchar hacia Katia en dos líneas largas de aproximadamente 1.5 millas (2.4 kilómetros) de distancia, seguidos de más tropas en un cuerpo formado, y caballería que avanza hacia el sudoeste con la intención de rodear Katia. A las 09:45 hs. una batería de cañones de montaña cerca de la aldea Er Rabah abrió fuego sobre el este y norte de Katia, que mató o mutiló algunos caballos en pocos minutos.

En lugar de retirarse a Romani o Bir el Hamisah, el capitán Lloyd Baker, decidió quedarse en Katia y proteger a la compañía de Royals Engineers (Reales Ingenieros), esperando refuerzos. El escuadrón Gloucestershire mantuvo fuego rápido contra el creciente número de atacantes otomanos, y justo antes de las 10:00 refuerzos británicos de Romani (Gloucestershire Hussars) y de Bir el Hamisah (Worcestershire Hussars) se reunieron en Katia y se abrieron paso a través de la guarnición, que ahora estaba bajo el mando del Teniente Coronel Charles Coventry. Con el correr de las horas el fuego de artillería y fusilería otomano se incrementaba, presionando por los flancos.
A las 15:00 hs., el sector sostenido por los escuadrones del Gloucestershire Hussars finalmente cedió ante el empuje enemigo, por lo que finalmente el Teniente Coronel Sir Coventry ordenó la rendición. Sin embargo, unos ochenta lograron escapar. Finalmente el Regimiento había perdido a 4 oficiales y 16 soldados muertos, otros 15 fueron heridos y 64 fueron hechos prisioneros. Las bajas de los Worcestershire Hussars en Oghratina y Katia eran aún peor con una pérdida de 9 oficiales y 101 soldados muertos y 235 prisioneros.

Por su parte, la guarnición en el oasis de Dueidar se encargaba de defender un área de 450 millas por 150, en la cual había seis pequeños reductos. A las 04:00 un ingeniero de línea fue enviado a investigar una pérdida de comunicación con Katia; el comandante de la guarnición visitó los puestos bajo su mando y envió una patrulla al sur este, ordenando a sus tropas para que estén listas. La patrulla no pudo ver nada a causa de la niebla, pero a las 05:17 hs. un centinela diviso a un gran grupo de soldados otomanos y abrió fuego. Esto alertó a la guarnición del reducto más cercano compuesta con cincuenta hombres y una ametralladora Lewis que barrió las filas enemigas. Tan eficaz fue el fuego que los atacantes pronto se replegaron dejando una veintena de muertos y heridos, mientras que una batería de cañones de montaña fue incapaz de encontrar las posiciones británicas.

A las 07:00 has. las fuerzas otomanas intentaron flanquear la posición en el sur, pero fueron detenidos por el fuego de un pequeño reducto ocupado por un suboficial y seis hombres. Poco después, los otomanos repitieron su ataque contra el reducto sur oriental. Algunos de ellos llegaron a un radio de 20 yardas (18 m) de la alambrada defensiva, pero fueron nuevamente derrotados por el fuego constante.

Ante esta situación, el General de Brigada Sir Wiggin ordenó a las unidades del Worcestershire Yeomanry aprovisionarse con agua del pozo de Bir el Hamisah para avanzar hacia Katia, sin embargo al ver el fuerte bombardeo se retiraron para apoyar la línea del escuadrón del Gloucestershire Hussars en el flanco izquierdo. Los escuadrones restantes del Warwickshire Yeomanry, después de aprovisionarse en Bir el Hamisah, se trasladaron a las 10:30 para atacar las posiciones enemigas en Hod um Ugba, que estaban al noreste de Katia y a medio camino entre esta y Bir el Hamisah.

Sir Wiggin se marchó una hora más tarde para atacar el mismo lugar, intentando flanquear a las tropas otomanas. Hacia las 13:45 hs. había avanzado aproximadamente 1 milla (1.6 kilómetros) contra una oposición muy fuerte, pero pronto después vio una conmoción entre los camellos en Katia; las tiendas en el campo se quemaban por lo que decidió que la mejor opción era retirarse hacia Bir el Hamisah.

Refuerzos procedentes de Romani, al mando del Teniente Coronel RM Yorke, atacaron a la fuerza otomana al norte de Katia, pero fueron expulsados. Sin embargo estas cinco compañías y una sección de ametralladoras del Gloucestershire Hussars se trasladaron hacia las afueras de Romani a las 10:15 para interceptar una columna de 500 soldados que se retiraban desde sureste de Dueidar. Sin embargo al oír el cañoneo contra Katia, lograron detectar que la batería otomana se encontraba al norte de Er Rabah, por lo que decidieron avanzar, obligando a los artilleros enemigos a cesar el fuego y retirarse. Los Gloucestershire Hussars empujaron a algunos soldados otomanos de nuevo a la meseta al sur de Hod um Ugba, donde los refuerzos enemigo detuvieron su avance. Finalmente comenzaron a retirarse gradualmente realizando largas paradas para que los heridos pudiesen ser evacuados. Estas valientes acciones no pudieron ser aprovechadas por el General de Brigada Sir Wiggin quien se enteró demasiado tarde, cuando ya sus unidades se retiraban hacia Bir el Hamisah.

Las posiciones en el oasis de Dueidar se vieron reforzadas por dos compañías del 4th Battalion, Royal Scots Fusiliers procedentes de la Colina 70 sobre el ferrocarril a unas 5 millas (8,0 km) en la retaguardia. Al acercarse, un pequeño destacamento de refuerzos fue enviado al reducto sur oriental. Se encontró que la línea de fuego otomana estaba al sur del camino que a Katia a unas 200 yardas (180 m) del reducto principal. Poco después que la niebla se aclaró, un avión británico dejo caer un mensaje de que la fuerza otomana principal estaba en retirada y que sólo había alrededor 150 rifles.

AL mismo tiempo un escuadrón del 5th Light Horse Australian Regiment llegó al mediodía de Kantara, y se alejó al sur este en búsqueda de la fuerza otomana principal, mientras que la guarnición de Dueidar atacó la retaguardia, que se dispersaron y huyeron, dejando atrás a diecisiete soldados que fueron llevados prisionero. El resto llegó a Duidar a las 13:30 y continúo la búsqueda, logrando capturar a un oficial y 31 soldados, matando a 65 a cambio de 55 bajas propias.

Pese a este último éxito, el comandante de la 5th Mounted Brigade (5ª Brigada Montada) decidió retirarse hacia el Canal de Suez, y las dos escuadrillas de Romani se unieron, abandonando mucho equipo imposible de montar a caballo en dirección a Bir-El Nuss. Por lo que la batalla llegaba a su final. Sin dudas la Brigada había sido sorprendida, su comandante y sus fuerzas de la reserva habían estado fuera de la posición en un tiempo crítico después de la recibir informes de inteligencia falsas, y no podían apoyar a sus regimientos. Las tres escuadrillas y media en Oghratina y Katia fueron casi diezmadas siendo asesinados, heridos o capturados.

El éxito abrumador de las operaciones del ejército otomano demostró la determinación de las fuerzas del Barón Kress von Kressenstein gracias y su aplicación eficiente de tácticas apropiadas, en particular de temporización y la inteligencia falsa. Este éxito se basa en la capacidad de la infantería otomana para hacer la marcha agotadora a través de la península del Sinaí, y estar en forma para luego lanzar ataques con vigor y determinación bajo la dirección de competentes oficiales y suboficiales del Ejército Alemán.

13434822_1718132165071117_875614002143781948_n

Plano de la Batalla de Katia o Qatiya.
13418945_1718132315071102_578501038017375472_n
Oficial y soldados otomanos avanzando en el oasis de Oghratina.
13432164_1718132191737781_922213538547885058_n
Uno de los reductos en el oasis de Dueidar defendido heroicamente por dos batallones de Royals Scots (Reales Escoceses).
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 abril, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: