RSS

30 de Abril de 1916 – Ataque de gas en Wulverghem

30 Abr

Ataque de gas en Wulverghem

El 27 de Abril de 1916, había tenido lugar en los alrededores de la aldea de Hulluch cerca de la ciudad de Loos, un violento ataque alemán utilizando cilindros de gas clorhídrico, fosgeno y lacrimógeno, sin embargo el posterior avance de la infantería contra las posiciones del 1º Ejército Británico había sido detenido y repelido. Dos días después, una similar acción fue nuevamente rechazada. El saldo de las dos jornadas fue de 1980 bajas británicas, de ellas 338 muertos y 1500 alemanas, la mayoría debido a que el viento viró y la nube de gas lanzada se poso sobre las propias trincheras.

Estas acciones eran parte de una serie de ataques locales ordenados por el Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) con el objetivo de tratar de desviar la atención del mando aliado, principalmente del francés sobre los sucesos que estaban ocurriendo más al sur en el marco de la Batalla de Verdún.

Al norte de las posiciones del 1º Ejército Británico, bajo el mando del General Sir Henry Rawlinson, se encontraba el 2º del General Sir Herberth Plumer, que hacia mediados y finales del mes de Abril de 1916, posicionaba en una posición de vanguardia al 5º Cuerpo del Teniente General Sir Hew Fanshawe. La misma abarcaba de las carreteras de Warneton 1,5 millas (2,4 km) al sur de Messines, de 5,5 millas (8,9 km ) al sur-oeste de St. Eloi. La primera línea iba desde el valle del río Douvre, hasta la pequeña meseta de Wulverghem, luego curvaba hacia atrás sobre la cresta de Ypres al suroeste de Wytschaete, para luego seguir a lo largo de las laderas inferiores al oeste de la cordillera, en el noreste de la frontera con el otro cuerpo. Desde las trincheras alemanas ubicadas en los altos de las crestas, los observadores pasaron por alto a las posiciones británicas.

El 29 de abril, el frente de Cuerpo de V era sostenido por la 24ª División del Mayor General Sir John Capper) y la 3ª División del Mayor General Sir James Haldane), que había relevado a la 50ª División del Mayor General Sir Patrick Wilkinson), que se encontraba en la reserva a unas 6-10 millas (9,7 a 16,1 km) de distancia. Los dos sectores divisionales fueron divididos en tres áreas de brigadas, con dos batallones en cada uno. Había trincheras frontales y de apoyo, junto a dos líneas de puntos fuertes y el llamado Wulverghem Switch (Interruptor de Wulverghem), o sea una línea de reserva.

Desde la acción de Saint Elooi, el frente desde el norte de la aldea de Armentières hasta Boesinghe había estado en silencio, a excepción de esporádicos bombardeo de la artillería alemana pesada sobre las trincheras principales y de comunicación. Por su parte los británicos habían excavado una red superficial de minas defensivas y comenzadas a trabajar en un sistema más profundo, preparatorio de un ataque para recuperar Messines Ridge. El secreto era vital, pero los bombardeos alemanes bloquearon las rutas a los pozos de las minas e impidió la eliminación de despojos. Durante abril, hubo poca actividad subterránea, con sólo siete minas alemanas surgidas en la parte frontal del 2º Ejército, pero el 24 de abril, una mina de profundidad excavada por los británicos en virtud de Granja La Petite Douve fue demolida.

Pese al reciente fracaso en Hulluch el mando alemán decidió lanzar un nuevo ataque con gas por lo que los cilindros fueron trasladados al sector del XXIIIº Cuerpo de la Reserva del General de Infantería Hugo von Kathen, que frente al 5º Cuerpo Británico posicionaba al 45º División de la Reserva y a la 123º División de Línea. Además se formó un grupo mixto con regimientos de ambas unidades que constaba de 130 oficiales y soldados que debía avanzar tras el ataque y destruir las minas construidas por los británicos.

El plan debía ser puesto en marcha el 26 de abril aunque fue aplazado, finalmente las órdenes del ataque fueron difundidas a las 22:00 hs. del 29 de abril, por lo que la descarga de gas debía comenzar a las 0:40 hs. del siguiente día. A las 23:00 hs, los postes de escucha fueron retirados y cuando las palabras en clave fueron recibidas, el gas debía ser liberado de 2,000 cilindros grandes y 3.000 pequeños durante 20-25 minutos. El sonido debía ser enmascarado por el fuego de armas pequeñas.

Por su parte, luego de los sorpresivos ataques de 1915, los británicos habían diseñado diversas formas de alarma ante un ataque de gas, de manera constante oficiales especializados controlaban la dirección de los vientos, además un centinelas siempre debía estar cerca de la bocina o “gong” al recibir indicios de un ataque inminente, para dar tiempo a los soldados a ponerse las máscaras y en grupo de a diez rápidamente meterse en los refugios especiales. Cada 12 horas se realizaban simulacros para no perder agilidad.

Entre el 20-30 de abril, el mando británico recibió indicaciones de que un ataque con gas alemán era probable. Desde el 21 al 23 de abril, los cilindros de gas en la línea del frente alemán fueron atacados por el fuego de artillería, durante aproximadamente una longitud de 1 milla (1,6 km), en las proximidades de Spanbroekmolen por lo que las nubes de color amarillo-verde fueron vistos a la deriva a lo largo de la línea del frente alemán.

Cuando el viento comenzó a soplar desde el noreste el 25 de abril, se emitió la alerta de gas. El 26 de abril, dos desertores se rindieron a los británicos cerca de Spanbroekmolen y dan a conocer que los cilindros de gas habían sido recientemente instalados, listos para ser utilizado tan pronto como hubiese un viento favorable. Como medida de precaución contra las partidas de ataque alemanas, las entradas a las minas profundas se rellenaron y disfrazadas, mientras que los grupos de trabajo de la 3ª División dejaron las tareas de cableado para reducir al mínimo el número de sectores independientes que podrían no recibir una advertencia de gas. A diferencia de la 24ª División que actuaba con normalidad, a excepción de unidades de racionamiento y los corredores que podrían ser vulnerables si el fuego de artillería sofocaba el sonido de las alarmas de gas.

En la tarde del 29 de abril, otros dos alemanes desertaron del área Spanbroekmolen, hacia las posiciones de la 76ª Brigada de la 3ª División, donde expresaron que un ataque estaba previsto para esa noche o temprano por la mañana. La oficina central de la brigada (HQ) informó de la noticia a la sede de la división y de las brigadas de flanqueo, que emitió advertencias hacia las 22:00 hs. por lo que los hombres iban por delante de la línea del frente para escuchar el sonido del gas.

Una advertencia de un meteorólogo, que el viento era demasiado rápido para un ataque fue guardada de manera confidencial. La infantería británica tenía cascos anti-gas PH, pero estaban cerca de la línea del frente alemán, lo que significaría que una descarga de gas sería densa. Si era liberado después del anochecer, la visión a través de los cascos de seria pobre.

Justo después de la medianoche, el fuego de la artillería comenzó a lo largo de los frentes de las brigadas 73ª y 72ª, en el centro hacia la izquierda de la 24º División y sobre la 76ª Brigada en el flanco derecho de la 3ª División. Poco después, una descarga de gas comenzó en un frente de 2 millas (3.2 kilómetros) desde la Granja La Petite Douve hasta Spanbroekmolen. A lo largo de la mayor parte de la línea, el fuego de los rifles y ametralladoras cubrió el silbido del gas y sofocó el sonido de los gongs y sirenas de alarma.

El primer aviso para muchos soldados británicos fue el olor, ya que con la velocidad del viento y el ancho de solo 37 yardas que tenía la “tierra de nadie” en algunos lugares, hizo que el gas llegase sin previo aviso. Pese a ello los británicos se pusieron sus cascos y una “lluvia” de luces reveló la nube. Por su parte la artillería alemana comenzó un bombardeo detrás del frente británico, en posiciones de artillería, puestos de observación, trincheras de apoyo y puntos fuertes. La señal de gas alcanzó los cuarteles generales de división a las 12:47 a.m. y tres minutos más tarde, la artillería de campaña de las divisiones 24ª y 50ª, detrás de la colina 63 y la meseta de Vierstraat y el cuerpo de artillería pesada, comenzó a bombardear sus “líneas nocturnas”.

La descarga de gas duró de 15-40 minutos y fue variada en cuanto a la densidad, por ser de menor duración en las zonas donde operaban las partidas de ataque, la mayoría de los cuales no usaban máscaras de gas. Cuando los británicos los vieron se quitaron las suyas. Por su parte, la nube de gas se desplazó rápidamente y alcanzó Bailleul, 6 millas (9,7 km) de distancia, a las 1:12 am, a una velocidad de 300 yardas (270 m) por minuto.

Después de aproximadamente cinco minutos, partidas alemanas avanzaron hacia los cables de comunicación del enemigo, pero entonces fueron rechazados desde los postes de escucha avanzados. Pese a este fracaso dos partidas de 30-40 oficiales y soldados avanzaron luego de la descarga contra el frente de las brigadas 72ª y 76ª, mientras que una ingresó en una trinchera vacía en el límite, fue rechazada por el bombardeo, mientras que la otra retrocedió ante el preciso fuego de la fusilería. Finalmente hacia la 01:30 hs. la artillería británica cesó el bombardeo.

Poco después, dos grupos de ataque más grandes atacaron contra el centro de la Brigada 72ª y otro hacia el norte más allá del área del ataque con gas, contra de la unión de la 9ª y 8ª brigadas, donde los británicos estaban defendiendo pozos mineros. Una partida logró avanzar 50 yardas (46 metros) detrás del frente de ataque, y gracias a la acción de francotiradores cubiertos por altas hierbas en la tierra de nadie logró cortar el cable de comunicación del enemigo.

Sobre el frente de la 3ª División, los atacantes fueron rechazados por el fuego de flanqueo de las ametralladoras Lewis y granadas de mano, demás cuatro obuses pesados rápidamente hicieron acallaron a los morteros de trincheras pesados alemanes. Sobre la 24º División marchó una partida montada, armada con bombas, dagas y pistolas logrando ingresar en tres sectores de la trinchera de línea de combate, aunque debieron retirarse luego de un furioso contraataque.

Más tarde, el fuego preciso de fusilería y ametralladora por parte de los británicos evito que las partidas alemanas avanzaran, por lo que hacia las 04:30 hs. la calma retornaba al frente finalizando así el combate. Las bajas británicas por gas fueron de 562, de las cuales 89 fueron fatales, mientras que de las alemanas no había registro.

 13507225_1721436218074045_3537201033803072254_n
Diagrama del avance y extensión de la nube de gas lanzada por los alemanes en Wulverghem.
13516386_1721436268074040_16543205013510355_n
Suboficial británico utilizando una máscara de gas.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 abril, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: