RSS

04 de Junio de 1916 – El inicio de la “Ofensiva de Brusilov”

04 Jun

El inicio de la “Ofensiva de Brusilov”

Bajo los términos del Acuerdo de Chantilly de Diciembre de 1915, Rusia, Francia, Gran Bretaña e Italia se habían comprometido a lanzar ataques simultáneos contra las Potencias Centrales hacia el verano de 1916. Por su parte, el Imperio Ruso se vio obligado a enviar tropas para luchar en Francia y Salónica (en contra de sus propios deseos) además de prepararse para atacar en el Frente Oriental, con la esperanza de obtener municiones de Gran Bretaña y Francia.

A mediados de Marzo de 1916, a petición francesa, con la esperanza de que los alemanes transferirían más unidades hacia el Este después de su ataque a Verdún., los rusos lanzaron un ataque desorganizado en el Lago Naroch en las cercanías de la ciudad de Vilna, convirtiéndose a finales de mes en un completo fracaso, durante el cual los alemanes sufrieron sólo una quinta parte de las bajas rusas.

Pese al desánimo reinante, el hábil General de Aleksei Brusilov, nombrado recientemente como Comandante del Frente Sudoccidental, presentó un plan ante la Stavka, el alto mando ruso, proponiendo una ofensiva masiva en su sector contra las fuerzas austro-húngaras en Galicia. El plan destinado para aliviar presión de los ejércitos franceses y británicos en Francia y el ejército italiano a lo largo del frente de Isonzo y, si es posible, para obligar a Austria-Hungría a abandonar la guerra. Ya que a medida que sus ejércitos se mantuviesen ocupados en Italia, el ejército ruso disfrutaría de una ventaja numérica significativa en el frente de Galicia.

Por su parte, el general Alexei Evert, comandante del Grupo Occidental que había fracasado en el Lago Naroch, se mostraba ahora a favor de una estrategia defensiva y se oponía a la ofensiva. El zar Nicolás II había tomado personalmente el mando del ejército en septiembre de 1915. Pese a que Evert era un firme partidario del Zar y los Romanov, pero el zar aprobaba el plan de Brusilov. Los objetivos iban a ser las ciudades de Kovel y Lviv, que se habían perdido el año anterior. Sin bien la Stavka había aprobado el plan, se le negó su solicitud para que los frentes vecinos lanzasen ofensivas simultáneas de apoyo.

La creciente presión de los aliados occidentales hizo que los rusos darse prisa en sus preparativos. El General Brusílov acumuló cuatro ejércitos, el 7º del General de Artillería Dmitri Schtscherbatschow, el 8º del General de Caballería Alexei Kaledin, el 9º del General de Infantería Platon Letschizki y el 11º del General de Caballería Wladimir Sacharow, sumando así un total de 40 divisiones de infantería y 15 divisiones de caballería. Quien recibiría el golpe principal sería el debilitado IVº Ejército Austro-Húngaro del Archiduque Joseph Ferdinand que junto al IIº Ejército del General de Caballería Barón Eduard von Böhm-Ermolli concentraban 39 divisiones de infantería y 10 divisiones de caballería, austro-húngaras como así también una división de infantería alemana, formadas en una fila de tres líneas de defensa. Brusilov, sabiendo que no recibiría refuerzos significativos, movió sus reservas hasta la línea del frente. Las usó para cavar trincheras alrededor de 300 por 90 metros (328 km x 98 yardas) a lo largo de la línea del frente. Estos proporcionan refugio para las tropas y obstaculizaron la observación del enemigo. Los rusos se deslizarían en secreto a menos de 91 metros (100 yardas) de las líneas y en algunos puntos a distancias de hasta 69 metros (75 yardas). Brusilov estaba preparando un asalto sorpresa a lo largo de 480 kilómetros (300 millas).

La Stavka instó en acortar considerablemente su frente de ataque para permitir una concentración mucho más pesada de las tropas rusas. Sin embargo Brusilov insistió en su plan y el Stavka finalmente cedió.

Finalmente, en la mañana del 04 de Junio de 1916, la ofensiva comenzó, en el sector norte del Frente Sudoccidental, atacó el 8º Ejército, con los cuerpos 46º, 30º, 40º, 8º y 32º, contra el IVº Ejército Austro-Húngaro entre la cabeza de puente sobre el río Styr en Czartorysk hasta Sapanow, con el objetivo de tomar las estratégicas poblaciones de Kovel y Lutsk. En total el General Kaledin contaba con 200.000 soldados y 704 cañones, frente a los 150.000 y 600 del Archiduque Joseph Ferdinand. De acuerdo con los términos de los oficiales rusos más conservadores, esta ligera ventaja numérica no era suficiente para que un ataque tuviese éxito.

El bombardeo comenzó desde la madrugada, y al finalizar, la infantería comenzó avanzar contra las posiciones enemigas, el campo de ataque principal planificado se encontraba entre las poblaciones de Dubiszcze y Koryto, por lo que el General de ascendencia cosaca concentró a 100 batallones y 320 piezas de artillería. Allí el 39º Cuerpo ruso. Chocó duramente en los alrededores de la aldea de Olyka, con la IIº División al mando del Mayor General Edmund von Sellner, más al sur el 8º Cuerpo, atacó a la 70ª División Honved (húngaros) perteneciente al grupo de batalla del General Alexandre Szurmay y con la 7ª División en los alrededores del poblado de Mlynow. Al norte de la cuña del avance se encontraba la 37º División Honved que debió hacer frente al avance principal del 39º Cuerpo Ruso.

En su flanco sur, se encontraba el 11º Ejército del General Sacharow, el oficial con el cual el General Brussilov tenía mayor confianza, en el primer día de batalla debía mantenerse estático frente a los ejércitos austro-húngaros Iº del Barón Paul Puhallo von Brlog y IIº del también Barón von Böhm-Ermolli, para luego avanzar, una vez que el 8º Ejército lograse quebrar la resistencia.

Mientras en el norte desde un principio el avance era promisorio, en el centro del dispositivo del Frente Sudoccidental el avance al oeste de Tarnopol comenzó el mismo día y estuvo a cargo del 7º Ejército Ruso, que con los cuerpos 18º y 22º, se abalanzaron contra el llamado Südarmee (Ejército del Sur) Alemán, del Conde bávaro Felix von Bothmer. Sin embargo el General Tscherbatschew pertenecía a la escuela conservadora de generales rusos. Había tomado en respuesta a la derrota de las tácticas del ejército francés como propia, que no correspondían a las ideas propugnadas por su superior el General Brusilov, por lo que ordenó un bombardeo de 48 horas, por lo que daría al enemigo, tiempo suficiente para reforzar sus posiciones.

En el extremo sur del frente, esa misma jornada, el 9º Ejército lanzó su ataque contra el VIIº Ejército Austro-Húngaro del General de Caballería Karl von Pflanzer-Baltin, si bien en número de tropas el General Letschizki tenía una leve ventaja, su inferioridad era sumamente notable en artillería pesada, arma clave para los oficiales tradicionales rusos. Pese a ello, el empuje del 2º Cuerpo en Jaslowez, comenzaba a complicar los esfuerzos de la 15º División del Mayor Franz Weiss-Tihany von Mainprugg.

Si bien, gracias a la superioridad de aparatos de transmisión, la inteligencia militar austro-húngara había logrado descifrar mensajes sobre una inminente ofensiva enemiga, el ataque del General Brusilov, sorprendió a la mayoría de los oficiales en el frente, por lo que hacia el final del día, la situación era sumamente complicada, sobretodo en el sector del IVº Ejército.

14142081_1744648892419444_4252222697714040529_n

Mapa del plan ofensivo ruso elaborado en el mes de Mayo por el General Alexsei Brusilov.
14212186_1744648985752768_392578876429016396_n
La infantería rusa se lanza al ataque contra las posiciones austro-húngaras en las cercanías del Río Styr.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: