RSS

Archivo de la etiqueta: aleman

Max Immelmann


web Max Immelmann (Dresde, 21 de septiembre de 1880 – † derribado sobre Annay-sous-Lens, Francia, 18 de junio de 1916) fue un piloto alemán de la Primera Guerra Mundial, hijo del propietario de una fabrica, Franz Immelmann, y de Gertrude Sidonie. Con 25 años ingresó en el Cuerpo de Cadetes de Dresde, donde se preparó para una exitosa carrera militar, y después de abandonar la escuela se unió al Regimiento de ff.cc. Eisenbahnregiment Berlin en 1911. Entre 1913 y 1914 estudió ingeniería mecánica en Dresde. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, se alistó en la Luftstreitkräfte y fue enviado para entrenarse en noviembre de 1914, entrando en el Cuerpo Aeronáutico (Luftstreitkräfte, después llamada Luftwaffe). Inicialmente se estacionó en el norte de Francia como piloto de reconocimiento asignado al “Feldfliegerabteilung 10”. El 3 de junio de 1915 fue derribado por un piloto francés, pero logró aterrizar detrás de las líneas alemanas. Se le condecoró por esto con la Cruz de Hierro de Segunda Clase. Posteriormente, en 1915, se convirtió en piloto de combate, ganándose el sobrenombre de “El Águila de Lille” (Der Adler von Lille). Immelmann dio nombre a una maniobra acrobática, combinando medio rizo con medio tonel desde lo alto. En el ápice del plano vertical, el avión era invertido y giraba 180º a la posición vertical. No está del todo demostrado que Immelmann pudiese hacer tal maniobra debido a las limitaciones de su avión, un Fokker monoplano. Es más probable que realizase una escalada con un reverso abrupto en lo alto, algo parecido a lo que hoy se llama Chandelle.

Max Immelmann en un Fokker E.I

 Fue el primer piloto galardonado con Pour le Mérite, el mayor honor militar alemán, que le fue entregado por Guillermo II de Alemania en enero de 1916. La medalla se comenzó a llamar la Blue Max en su honor. Oswald Boelcke recibió la medalla en la misma ceremonia.

En abril de 1916, es teniente del Cuerpo Aeronáutico y recibe el nuevo Fokker Eindecker E.III, que pese a ser de última generación presentaba diversos problemas de sincronización y mecanismo. Immelman murió en combate sobre Sallaumines, al norte de Francia, el 18 de junio de 1916. Algunas fuentes, entre ellas el Servicio del Aire Alemán de la época, afirmaron que la pérdida fue debida a la artillería antiaérea amiga. Otros, incluyendo su hermano, creen que el mecanismo de interrupción (diseñado para sincronizar el disparo a través de las aspas del avión con el giro de las mismas) falló catastróficamente. De acuerdo con la versión oficial británica, sin embargo, fue derribado por el piloto de un F. E. 2b, G. R. McCubbin, junto con el observador J. H. Waller, del escuadrón 25 de la Royal Flying Corps. Se le acreditan 15 victorias. Y posterior influencia en la aviación alemana.

Max Immelmann

2002-21019.jpg

Max Immelmann

Oberleutnant
Años de servicio 1914-1916
Apodo Der Adler von Lille (El Aguila de Lille)
Lealtad Flag of the German Empire.svg II Imperio Alemán
Servicio/rama Cross-Pattee-Heraldry.svg Luftstreitkräfte
Unidad FA 62
Condecoraciones
  • Prusia: Pour le Mérite Cruz de Hierro de Primera Clase Cruz de Hierro de Segunda Clase Cruz de Caballero con Espads de la Real Orden de la Casa de Hohenzollern
  • Sajonia: Orden Militar de San Enrique, Cruz de Comandante Orden Militar de San Enrique, Cruz de Caballero Orden Alberto, Caballero de 2ª Clase con Espadas Medalla de plata Friedrich August
  • Baviera: Orden al Merito Militar 4ª Clase con Espadas
  • Anhalt: Cruz Friedrich
  • Hamburgo: Cruz Hanseática
  • Imperio Alemán: Insignia de Piloto Militar
Participó en I Guerra Mundial

Nacimiento 21 de diciembre de 1880 Dresde, Alemania
Fallecimiento 18 de junio de 1916 Annay-sous-Lens Francia
Ocupación Militar
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 junio, 2015 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , ,

11 de Mayo de 1915 – Batalla de Gorlice-Tarnóv – Continúa el avance alemán y austro-húngaro


Batalla de Gorlice-Tarnóv. Continúa el avance alemán y austro-húngaro

En la madrugada del 02 de Mayo de 1915, una concentración nunca antes vista de artillería, abrió fuego sobre las posiciones del 3° Ejército Ruso del General de origen búlgaro Radko Dimitriev en la región de Gorlice-Tarnóv en Polonia, era el inicio de la ofensiva por parte del XI° Ejército Alemán del General de Caballería August von Mackensen, acompañado por el IV° Ejército Austro-Húngaro del Archiduque Joseph Ferdinand. La disposición, era de cada 130 metros un cañón pesado, y cada 70, uno de campaña.

La sorpresa fue total, ya que luego de 10 horas interrumpidas de bombardeo 40.000 soldados de infantería comenzaron avanzar al son de un clarín y acompañados por secciones de ametralladoras, logrando en pocos minutos cruzar la “tierra de nadie” de unos 3 km. de ancho, sometiendo con disparos y luego bayonetas a los aturdidos soldados rusos que solo atinaban a rendirse o huir. El primer objetivo en caer fue la estratégica población de Gorlice, donde los rusos tenían importantes depósitos de petróleo y municiones, que además de sufrir la destrucción del fuego de la artillería, varios aviones traídos vía ferrocarril desde Ostende en Bélgica, realizaron vuelos de reconocimiento y bombardeo.

Para el día 03 de Mayo, las fuerzas del XI° Ejército Alemán y IV° Austro-Húngaro, habían avanzado hacia el este unos 14 km, tomando unos 17.000 prisioneros, logrando capturar la aldea de Ciezkowica y cruzar el río Biala. Para dos jornadas después, el frente ruso se desplomó en un sector de 35 km., la ausencia de posiciones defensivas adecuadas en la retaguardia hizo que los desventurados soldados de los diferentes cuerpos del 3° Ejército fuesen presa fácil del fuego de artillería y de la aviación, que dominaba el cielo sin ningún tipo de oposición. Prueba de ello, es que el 9° Cuerpo del General de Infantería Dmitri Tscherbatschew había perdido en dos días de combate 10.000 soldados mientras que el 10° había sufrido 30.000 bajas, ambas unidades habían iniciado la guerra con 40.000 hombres.

Ante esta situación, la Stawka, el alto mando ruso, preocupado por cuestiones de índole políticas decidió seguir adelante con la preparación de una nueva ofensiva en los Cárpatos, por lo que solo reforzó al desesperado General Dimitriew solo con una división de infantería y caballería. Si bien un contraataque del 3° Cuerpo del Cáucaso, logró sostener la situación hasta el 06 de Mayo, fue solo un breve respiro, ya que esa misma jornada, mientras que los austro-húngaros tomaban el poblado de Tarnóv, fallaba el plan de retirada, planificado por el estado mayor del 3° Ejército, hacia el río Wisloka, dado que el X° Cuerpo Alemán del General Otto von Emmich, aprovechando el descalabro de los cuerpos rusos 9° y 10°, logró atacar la retaguardia de todo el frente, cercando y obligando a rendir a una división completa.

En la madrugada del 07 de Mayo, con el objetivo de tratar de estabilizar la situación, el General Dimitriew lanzó un contraataque por parte de los cuerpos 3° el Cáucaso y 24°, que eran los únicos que aún mostraban cierta cohesión, y si bien lograron algunos éxitos en las primeras horas, terminó siendo un desastre, por lo que la esperanza de acciones de este tipo se esfumo. Para la jornada siguiente, los alemanes en su sector volvieron avanzar, aprovechando a penosa situación en retirada de los cuerpos 9° y 10°. Desde el inicio de la batalla, las bajas rusas habían ascendido para esa fecha a 210.000, de los cuales 140.000 eran prisioneros, además habían perdido 160 cañones y 400 ametralladoras.
Al borde del colapso nervioso, el día 09 de Mayo, el General Dimitriew informo que su ejército “había perdido toda su sangre”, su inmediato superior, el comandante del Frente Sudoccidental, General Nikolai Ivanov, hacía ya varios días que pedía a la Stawka la retirada, que fue concedida finalmente para la jornada siguiente, por lo que el día 11 de Mayo de 1915, el 3° Ejército comenzó a retirarse en dirección a la orilla oriental del río San, aplicando como sus antepasados hicieron hacía 100 atrás, la política de “tierra arrasada”, evacuando a la población, las aldeas fueron incendiadas, los animales muertos y los caminos destruidos.

Sin dudas, las fuerzas alemanas y austro-húngaras habían logrado asestar un duro golpe a los rusos abriendo una peligroso brecha que amenazaba con hundir a todo el Frente Oriental.

11150504_1593857797498555_7017523507863931528_n

Mapa sobre el avance del XI° Ejército Alemán y el IV° Austro-Húngaro contra el 3° Ejército Ruso.
11187349_1593859260831742_8323442622232044605_o
Oficiales alemanes recorren las ruinas de la ciudad de Gorlice.
 
Deja un comentario

Publicado por en 11 mayo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Cartucho 7,92 × 57 mm


web

Recientemente hablamos sobre el fusil empleado por el ejercito Aleman en la Primera Guerra Mundial, ahora os contamos como eran los cartuchos de dicho fusil.

7,92×57 mm es un cartucho de fusil diseñado por la Gewehr-Prüfungskommission (comisión de pruebas de fusiles) alemana para el fusil Gewehr 88 y luego utilizado en los fusiles de cerrojo Mauser, como el Gewehr 98 y el K98k. Este cartucho fue originalmente adoptado por Alemania en 1888 bajo la designación M/88 7.92x57mm I (la “I” es por “infanterie”). Alemania adoptó una nueva versión del cartucho M/88 en 1905 que se denominó 7.92×57 mm IS (se agrega la “S” por “spitzer”; puntiaguda, para diferenciarla de las anteriores balas redondeadas). El cartucho de 1905 fue el standard de la infantería alemana en ambas Guerras Mundiales y hoy se conoce en Europa como 7.92x57mm IS (designación militar alemana) o 8x57mm IS (designación civil) y en Estados Unidos como 8x57mm JS o 8 mm Mauser (su uso generalizado en los fusiles militares Mauser llevó a asociar la munición con el arma, aunque la firma Mauser no tuvo relación alguna con el desarrollo de este cartucho).

Historia

Dibujo de cartucho 7,92×57 mm IS con medidas en milímetros.

El cartucho 7,92×57 mm IS, diseñado por el gobierno, es un desarrollo del M/88 7.92×57 mm I, que usaba una bala redondeada, y fue pensado para ser cargado desde la parte superior del arma con un peine de 5 unidades para el fusil Gewehr 88. La bala del IS es más ligera, puntiaguda y mide 8,2 mm de diámetro en lugar de los 8,08 de la I. El nuevo proyectil tiene mayor coeficiente balístico y una trayectoria más plana, lo que lo hace menos dependiente de una correcta estimación de la distancia de parte del usuario.

Es empleado por las siguientes armas:

  • Fusil Gewehr 98 Flag of the German Empire.svg
  • Ametralladora MG 08 Flag of the German Empire.svg
  • Ametralladora MG15 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Ametralladora MG17 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Ametralladora MG 30 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Ametralladora MG34 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Fusil K98k Bandera de la Alemania Nazi.
  • Fusil semiautomático Gewehr 43 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Fusil automático FG42 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Ametralladora MG42 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Ametralladora MG81 Bandera de la Alemania Nazi.
  • Ametralladora ZB vz. 26 Bandera de República Checa.
  • Ametralladora Besa (versión británica de la ametralladora ZB-53 checoslovaca) Flag of the United Kingdom.svg / Bandera de República Checa.
  • Ametralladora EPK Bandera de Grecia.
  • Ametralladora Ckm wz.30 (versión polaca de la Browning M1917 estadounidense) Bandera de Polonia. / Flag of the United States.svg
  • Fusil automático Browning wz. 1928 (versión polaca del BAR) Bandera de Polonia. / Flag of the United States.svg
  • Fusil Zastava M76 (versión yugoslava del SVD soviético) Flag of SFR Yugoslavia.svg / Bandera de la Unión Soviética.
  • Ametralladora M53 Sarac (versión yugoslava de la MG42 alemana Flag of SFR Yugoslavia.svg / Bandera de la Alemania Nazi.
  • diversos fusiles de uso civil
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 octubre, 2014 en Armamento, Fusiles

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

AEG G.II


web

El AEG G.II era un bombardero biplano alemán utilizado durante la Primera Guerra Mundial y desarrollado a partir del modelo AEG G.I.

Tenia un motor más potente que su predecesor el AEG G.I , este bombardero siendo capaz de cargar hasta 200 kg de bombas. su gran desventaja era su inestabilidad , esto era solucionado con la pericia de los mecánicos .

Especificaciones (AEG G.II)

Características generales

  • Tripulación: 3
  • Longitud: 9,1 m (29,9 ft)
  • Envergadura: 16,2 m (53,1 ft)
  • Altura: 3,5 m (11,5 ft)
  • Superficie alar: 59 m2 (635,1 ft2)
  • Peso vacío: 1 450 kg (3 195,8 lb)
  • Peso máximo al despegue: 2 740 kg (6 039 lb)
  • Planta motriz: 2× Benz Bz.III.
    • Potencia: 112 kW (154 HP; 152 CV) cada uno.

Rendimiento

  • Velocidad máxima operativa (Vno): 140 km/h (87 MPH; 76 kt)
  • Alcance: 700 km (378 nmi; 435 mi)
  • Techo de servicio: 3 000 m (9 843 ft)
  • Régimen de ascenso: 1,5 m/s (295 ft/min)

Armamento

  • Ametralladoras: 2/3× Ametralladoras Parabellum MG 14 de 7,92 mm, una montada sobre anillo en la cabina delantera, y otra sobre riel en la cabina trasera
  • Bombas: 200 kg. de bombas convencionales
AEG G.II.jpg


Tipo Bombardero
Fabricante Allgemeine Elektrizitäts Gesellschaft (AEG)
Introducido Julio de 1915
Usuario Bandera de Alemania Imperio Alemán: Luftstreitkräfte
N.º construidos alrededor de 15
Desarrollo del AEG G.I
 
Deja un comentario

Publicado por en 10 octubre, 2014 en Armada Imperial alemana., Armamento

 

Etiquetas: , , , , , , ,

26 de Agosto al 30 de Agosto de 1914 – Batalla de Tannenberg


Batalla de Tannenberg

Prisioneros y cañones rusos capturados en la Batalla de Tannenberg.

La Batalla de Tannenberg de 1914 enfrentó a los Imperios Ruso (I y II Ejércitos) y Alemán (VIII Ejército) al comienzo de la Primera Guerra Mundial. Este enfrentamiento resultó ser uno de los más decisivos enfrentamientos de toda la Guerra, y tuvo lugar del 26 al 30 de agosto de 1914.

La batalla tuvo como consecuencia la casi total aniquilación del II Ejército, y una serie de batallas inmediatamente posteriores destruyeron la mayor parte del I Ejército también, lo cual dejó a los rusos tambaleantes hasta la primavera de 1915. Este enfrentamiento es notable por la rápida movilización de tropas alemanas por tren, lo cual permitió a un solo ejército presentar un único frente de batalla contra un ejército ruso mayor.

Antecedentes

El plan de batalla Aliado anterior a la guerra consistía en que Francia y el Reino Unido demorasen a los alemanes en el Frente Occidental mientras enormes ejércitos rusos eran organizados y transportados hasta el frente. Las cifras eran sobrecogedoras: en quizás un mes, más o menos, los rusos podrían reunir aproximadamente diez ejércitos, más tropas que las que los alemanes poseían en ambos frentes combinados. Sin embargo, al tiempo de la Batalla de Tannemberg, la razón real entre tropas rusas y alemanas era 1,9 a 1,6.

El principal problema del mencionado plan era la falta de un sistema adecuado de vías en Rusia. Además, los trenes rusos operaban con un ancho de vías distinto al de los alemanes, lo cual significaba que, a menos que los rusos de alguna forma adquiriesen vagones alemanes, sus tropas sólo podrían ser transportadas en tren hasta la frontera rusa. La amenazante presencia de tropas austrohúngaras al sur, como también, inicialmente, la de tropas japonesas al este limitaron el desempeño ruso al comienzo. Aun así, los rusos veían a los alemanes como su principal amenaza, y habían trazado un plan para hacerse con Prusia Oriental rápidamente.

Los alemanes, por su parte, también consideraban que el Imperio ruso era su principal amenaza. Todo el Plan Schlieffen se basaba en la idea de derrotar a Francia y Gran Bretaña lo más rápido posible, para entonces transportar sus tropas por tren hacia el este, al Frente Oriental. Esto permitió a los alemanes guarnecer Prusia más bien ligeramente, con un sólo ejército, el VIII, mientras que el IX permanecía en Alemania Central con el fin de reforzar cualquiera de los dos frentes, según la necesidad del momento. De acuerdo con esto, no se podía hacer mucho más que acciones retardadoras en este frente mientras se decidía la suerte en el Frente Occidental. Con el propósito de retrasar a las tropas rusas el mayor tiempo posible, toda el área alrededor de Königsberg, cerca de la frontera con Rusia, fue fuertemente fortificada con trabajos de campo.

Poco antes del estallido de la guerra, la situación se desarrolló en gran medida como se había planificado. El VIII Ejército alemán estaba estacionado al sureste de Königsberg, mientras que los dos ejércitos rusos disponibles estaban al este y al sur, estando el anterior en lo que se conocía como “La saliente polaca”. Los planes de guerra rusos requerían un avance inmediato del I Ejército al mando del general Paul von Rennenkampf dentro de Prusia Oriental, con Königsberg como su meta a corto plazo. El II Ejército, bajo el general Alexander Samsonov, al sur, se movía hacia el oeste alrededor de los Lagos de Masuria, para entonces virar al norte a una zona con numerosas elevaciones para romper las líneas alemanas, quienes para ese punto estarían forzadas a defender el área alrededor de Königsberg. Si el plan se llevaba a cabo de forma exitosa, los alemanes se hubieran visto rodeados.

Preludio

Cuando estalló la guerra, la batalla se desarrolló principalmente de acuerdo con el plan ruso. Los alemanes habían movilizado más o menos la mitad de las unidades del VIII Ejército, reforzados por unidades pequeñas de la guarnición de Königsberg, a posiciones al este de Königsberg, cerca de la frontera. La Batalla de Stalluponen, un enfrentamiento a pequeña escala con el I cuerpo alemán, al mando de Hermann von François, fue inicialmente exitosa. El comandante alemán, el general Maximilian von Prittwitz ordenó de todas formas la retirada hacia Gumbinnen. Un contraataque planeado para el 20 de agosto tenía ciertas posibilidades de tener éxito, pero von François, aparentemente envalentonado por su éxito en Stallupönen, atacó demasiado temprano, desechando así el factor sorpresa. El revés en la Batalla de Gumbinnen obligó a los alemanes a batirse en retirada, en tren en muchos casos, a emplazamientos al sur de Königsberg.

Preocupado por la derrota en Gumbinnen y el continuo avance de Samsonov y sus hombres del II Ejército desde el sur, von Prittwitz ordenó a sus tropas replegarse hasta el Río Vístula, abandonando por lo tanto Prusia Oriental. Tan pronto semejantes noticias llegaron a sus oídos, Helmuth Johan von Moltke jefe del Estado Mayor del ejército alemán, trasladó a Prittwitz y a su asistente Waldersee a Berlín, mientras que ocupó su puesto el general Paul von Hindenburg, quien fuera convocado desde su retiro. Erich Ludendorff sería su jefe del Estado Mayor.

Para los comandantes en Berlín, la situación no era tan ominosa como parecía. Las relaciones entre los comandantes rusos, Samsonov y Rennenkampf, eran tirantes desde que Samsonov se quejó públicamente del comportamiento de Rennenkampf en la batalla de Mukden en 1905. Si bien los rumores de que ambos comandantes se hubieran peleado en una estación de tren hasta llegarse a dar puñetazos fueron posteriormente desmentidos,1 Rennenkampf sin duda no se sentiría particularmente inclinado a ayudar a su par a menos que una situación de extrema urgencia lo requiriese. Además, el II ejército bajo Samsonov estaba teniendo serios problemas para avanzar debido a inconvenientes con los suministros. Y además de eso, Rennenkampf había ordenado retrasar el avance de su I Ejército luego Gumbinnen, con la intención de reagruparse, temiendo que los alemanes atacaran de nuevo. Esto le era totalmente desconocido a Samsonov.

Así y todo, la enorme magnitud de las fuerzas desplegadas en territorio alemán todavía significaba que los rusos aventajaban al enemigo. En la manera en que estaban desplegados, los hombres del VIII Ejército alemán ni siquiera podían cubrir todo el frente de marcha de Samsonov, dejando su ala derecha abierta para avanzar sin oposición alguna. A menos que tropas del área de Königsberg —I y XVII cuerpos, además del I cuerpo de la reserva— pudieran movilizarse para hacer frente a esta amenaza, las líneas alemanas corrían serio peligro de ser rotas.

Planificación

El coronel Max Hoffmann, jefe de operaciones asistente de Prittwitz, estaba bien al tanto de la animosidad entre los comandantes rusos a los que se enfrentaba, y cómo pudiera este hecho influir en sus planes. Suponiendo que las dos columnas rusas continuarían su avance independientemente, Hoffmann propuso la movilización de todas las tropas, a excepción de aquéllas que ya estuviesen en la línea defensiva oriental de Königsberg, hacia el suroeste, moviendo el I Cuerpo por tren al lado izquierdo de la línea de Samsonov, una distancia de más de 160 km. El I Cuerpo y el XVII Cuerpo de la Reserva, por entonces al sur del I Cuerpo, debían prepararse para una movilización más al sur todavía para enfrentar al VI Cuerpo de Samsonov, en su flanco derecho. La 1ª División de Caballería alemana permanecería justo al sur del límite oriental de las defensas de Königsberg, a manera de pantalla de humo, para confundir y retrasar el avance del I Ejército de Rennenkampf. De esta manera, la única porción de las defensas de Königsberg verdaderamente cubierta por la infantería sería la porción oriental, mientras que los ataques desde el sur no encontrarían resistencia alguna.

En teoría, el plan era extremadamente arriesgado. Si el I Ejército virase hacia el suroeste en vez de seguir avanzando directamente hacia el oeste, aparecería en el extremo flanco izquierdo del VIII alemán, y entonces podrían o contraatacar al VIII o bien atacar Königsberg, que se encontraba indefensa por el lado sur debido a los movimientos de tropas. Sin embargo, Hoffmann estaba convencido de la plausibilidad de su plan por dos razones: primero porque era consciente de la animosidad entre los dos generales rusos, y segundo debido al pésimo hábito ruso de transmitir sus mensajes sin cifrar. Aparentemente los rusos habían superado su zona de líneas telegráficas seguras y andaban escasos de telegrafistas entrenados y equipo criptográfico. Esto forzó a los rusos a transmitir sus mensajes abiertamente, los cuales eran fácilmente interceptados y traducidos por los alemanes.2 Otros autores, sin embargo, han sugerido que la razón por la que los rusos lo hicieron de esta manera fue porque los comandantes temían que sus propios hombres no pudieran descifrar sus órdenes más que porque confiaran en que los alemanes no podrían descifrarlos.

La batalla

Al amanecer del 26 de agosto, el I Ejército ruso avanzó hacia el Oeste, a Königsberg, encontrando poco resistencia inicial, pues las tropas alemanas habían sido desplazadas al Sur, frente al ala derecha del II Ejército ruso. Fue allí donde comenzó la batalla propiamente dicha, cerca de Seeburg y Bischofstein, con resultado victorioso para los alemanes, que forzaron a retroceder a los rusos hacia la frontera. Entretanto, el ala izquierda rusa era bloqueada en su avance a Tannenberg por otro cuerpo de ejército alemán.

El día 27, François atacó el ala izquierda rusa. Gracias al apoyo de su potente artillería, al anochecer los rusos estaban huyendo. Para estabilizar su línea, Samsonov ordenó parar el avance a Tannenberg de las fuerzas de Rennenkampf y mandó que éste girara al sudoeste para contraatacar en Tannenberg, en donde se había juntado el grueso del Segundo Ejército.

Al atardecer del 28 de agosto, Samsonov, ante la precaria situación de sus fuerzas, hubo de ordenar una retirada al sudeste para tratar de reorganizarse. Pero era demasiado tarde: entretanto François ya había avanzado más al este para formar una línea al sur de los rusos, que les cortaba la retirada, formando así un bolsillo que rodeó a los rusos al este de Tannenberg, que fue bombardeado constantemente por la artillería durante el 29 de agosto.

Los intentos del I Ejército ruso para ayudar llegaron tarde: la caballería alemana les retrasó lo bastante para impedirlo, haciendo que sus líneas quedasen demasiado alargadas. Para cuando acabó el 30 de agosto, el II Ejército de Samsonov había quedado aniquilado, con 92000 soldados prisioneros, 78000 heridos o muertos y sólo 10000 supervivientes. Los alemanes sufrieron menos de 20000 bajas y capturaron más de 500 cañones. Entre los muertos estaba el propio Samsonov, que se había disparado un tiro en la cabeza el 29 de agosto de 1914.

Consecuencias

La batalla de Tannenberg fue seguida pocos días después por la batalla de los Lagos Masurianos, que supuso la expulsión de los rusos de territorio alemán. No obstante, estas dos batallas no supusieron un cambio drástico en el rumbo de la guerra, pues simultáneamente los rusos habían obtenido una gran victoria frente a Austria-Hungría en Lvov, la cual forzó a los alemanes a correr en su ayuda.

Por otra parte, el gran éxito obtenido disparó el prestigio tanto de Hindenburg como de Ludendorff y preparó el camino para la ascensión de este último a la cima del poder efectivo, convirtiendo así el gobierno alemán en una auténtica dictadura militar.

  10325204_1511634499054219_6881634225305495712_n
Plano de la última fase de la Batalla de Tannenberg.
10402576_1511634525720883_1345273902675543262_n
General Alexander Samsonov, comandante del 2° Ejército Ruso, que ante la derrota se suicidara.
1907422_1511634539054215_7528536681944668300_n
Dibujo representativo del Mando Alemán durante la batalla, en primer plano, el Mariscal Paul von Hindenburg comandante del VIII° Ejército, el General Erich Ludendorff Jefe del Estado Mayor con planos en las manos y el General Max von Hofmann Jefe de Operaciones e ideólogo del plan estratégico, usando un telescopio para seguir el movimiento de las tropas.
Batalla de Tannenberg
Frente Oriental en la Primera Guerra Mundial
Fecha 26 – 30 de agosto de 1914
Lugar Cerca de Tannenberg, Prusia Oriental
Coordenadas 53°29′45″N 20°08′04″E (mapa)
Resultado Victoria decisiva alemana
Beligerantes
Flag of the German Empire.svg Imperio Alemán Bandera de Rusia. Imperio ruso
Comandantes
Paul von Hindenburg

Erich Ludendorff

Max Hoffmann

Hermann von François

Alexander Samsonov †
Paul von Rennenkampf
Fuerzas en combate
VIII Ejército Alemán:
166.000 hombres
I Ejército Ruso:
210.000 hombres
II Ejército Ruso:
206.000 hombres.
Bajas
12.000 muertos y heridos. Más de 170.000 bajas.
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 agosto, 2014 en 1914, Batallas, Frente Oriental

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Pangermanismo


web

El Imperio Alemán (Prusia destacada en Azul).

El pangermanismo (del griego pān-, todo, y Germania) es un movimiento ideológico y político partidario de la unificación de todos los pueblos de origen germano como Alemania y Austria.

Sus orígenes se encuentran en el concepto de predestinación de Alemania como rectora del mundo. Apoyado por la política económica proteccionista de Friedrich List, se impregnó con Joseph Arthur Gobineau de un matiz racista, que fue heredado por el nazismo de Adolf Hitler.

Los orígenes

Regiones del Imperio Aleman 1871-1918.

Los orígenes del pangermanismo se sitúan en los albores del siglo XIX, durante el desarrollo de las guerras napoleónicas. Las guerras supusieron, en los pueblos ocupados por el imperio francés, el nacimiento del nacionalismo como ideología política. El nacionalismo amenazó durante dicho siglo la estabilidad de los regímenes aristocráticos del Antiguo Régimen. Muchos grupos étnicos de Europa Central y Oriental habían permanecido divididos durante siglos en diferentes realidades políticas, dominados por las viejas monarquías de los Romanov y los Habsburgo. Los germanos, durante la mayor parte de su historia, habían permanecido desunidos y derrotados desde tiempos de Lutero, cuando el Sacro Imperio Romano Germánico se escindió en una multitud de pequeños Estados. Los nuevos nacionalistas pangermanos, mayoritariamente jóvenes reformadores como Johann Tillmann, procedente de Prusia Oriental, reclamaban la unidad de todos los pueblos germanohablantes en un solo Estado.

Zonas con presencia de población de lengua alemana en Europa central y oriental en 1910.

Prusia, Austria y el nacionalismo

Aproximadamente en 1860 el Reino de Prusia y el Imperio Austriaco eran las dos naciones más poderosas dominadas por las élites de habla alemana. Ambos pretendían expandir su influencia cultural y territorial. El Imperio Austriaco, así como el Imperio Germánico eran estados multiétnicos, pero la etnia alemana no era, especialmente en el segundo caso ni mucho menos mayoritaria entre las poblaciones de ambos. La creación del Imperio Austrohúngaro no fue sino el resultado de la pujanza en su seno de otras etnias como los checos, eslovacos y magiares.

Prusia fue bajo el mandato de Otto von Bismarck la catalizadora del nacionalismo moderno germano. El Imperio Alemán fue creado en 1871 después de la proclamación de Guillermo I como cabeza de la unión de pueblos germanos, mientras eran ignorados millones de personas de otras etnias que deseaban la autodeterminación y la construcción de sus propias realidades nacionales. Los alemanes que vivían fuera del nuevo Imperio prefirieron trasladarse al nuevo estado, conformando una realidad étnicamente homogénea, pero este deseo chocó con la oposición de gentes de otras etnias. Regiones como Austria y Bohemia fueron testigos de controversias al respecto de la aplicación práctica de los postulados nacionalistas durante décadas.

Incluso algunos austriacos empezaron a sentirse incómodos en su propio Imperio. Identificándose a sí mismos como descendientes de los bávaros que habían conquistado y se habían expandido en la región, muchos austriacos occidentales apoyaban la separación del imperio Austriaco y la unión al nuevo Imperio Alemán.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 agosto, 2014 en Claves

 

Etiquetas: , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: