RSS

Archivo de la etiqueta: Carta

Carta de un soldado inglés desde el frente


web

Francia, por la noche.

Cariño mio,

Ahora, si no hay problemas, vas a saber todo acerca de lo que ocurre aquí. Sé que te llevarás una gran sorpresa cuando te llegue esta carta… ¡Si alguna autoridad la ve! (…)

Quizá te gustara saber como está el ánimo de los hombres aquí. Bien la verdad es que (y como te dije antes, me fusilarán si alguien de importancia pilla esta misiva) todo el mundo está totalmente harto y a ninguno le queda nada de lo que se conoce como patriotismo. A nadie le importa un rábano si Alemania tiene Alsacia, Bélgica o Francia. Lo único que quiere todo el mundo es acabar con esto de una vez e irse a casa. Esta es honestamente la verdad, y cualquiera que haya estado en los últimos meses te dirá lo mismo.

De hecho, y esto no es una exageración, la mayor esperanza de la gran mayoría de los hombres es que los disturbios y las protestas en casa obliguen al gobierno a acabar como sea. Ahora ya sabes el estado real de la situación.

Yo también puedo añadir que he perdido prácticamente todo el patriotismo que me quedaba, solo me queda el pensar en todos los que estáis allí, todos a los que amo y que confian en mí para que contribuya al esfuerzo necesario para vuestra seguridad y libertad. Esto es lo único que mantiene y me da fuerzas para aguantarlo. En cuanto a la religión, que Dios me perdone, no es algo que ocupe ni uno entre un millón de todos los pensamientos que ocupan las mentes de los hombres aquí.

Dios te bendiga cariño y a todos los que amo y me aman, porque sin su amor y confianza, desfallecería y fracasaría. Pero no te preocupes corazón mio porque continuaré hasta el final, sea bueno o malo ( …)

Laurie

Saludos cordiales

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 5 febrero, 2018 en 1918

 

Etiquetas: , ,

28 de Enero de 1918 – Experiencias de guerra


web

Las cartas de los soldados a casa simpre me han parecido los testimonios más crudos e ilustrativos de los horrores de la guerra y de los sentimientos humanos. Espero que alguien encuentre más testimonios de soldados anónimos para completar el tema.

Imagen

La fotografía muestra algunas ruinas de la ciudad de San Quintín durante la primera guerra mundial. Durante esos años, a través de innumerables cartas, el P. Dehon intenta mantenerse en contacto con sus cohermanos que están en la guerra, sobre todo para confortarles. Uno de esos cohermanos es el P. Paul Crépin (1893-1918), antiguo alumno de Saint Jeanet de San Clémen/Fayet y quien hizo su primera profesión en 1910 en Manage/Bélgica.

Su carta, a comienzos de Enero de 1918, es un documento impresionante y emocionante. Todo parece indicar que él se encuentra en Verdun, aunque no lo dice explícitamente: Verdun &emdash; el símbolo de la guerra de las trincheras y de las posiciones, donde en la sola batalla de Julio hasta Diciembre de 1916 murieron más de 700.000 soldados.

“Reverendísimo Padre :… su carta de Enero dándome su dirección me permite darle, por mi parte, algunas noticias. Me hubiese gustado haber podido hacerlo antes, pero en el ejército no se hace siempre lo que se quiere, hemos tenido que desplazarnos varias veces para llegar a tomar posesión de un sector famoso desde donde le escribo estas pocas líneas. A decir verdad, hay que tener ganas de escribir para hacerlo.

No encontramos aquí ninguna trinchera sino únicamente agujeros de obús llenos de agua, en un célebre bosque donde no queda nada más que algún que otro miserable tronco que los obuses no han querido arrancar. A nuestro alrededor nada más que devastación: no puedo descubrir más de dos metros que no hayan sido destrozados; cadáveres ya viejos que me siento en el deber de enterrar. No lejos de nosotros….. el alemán.

Todo eso me da pie a profundas reflexiones. Usted no conocería al joven tímido de antes! La guerra me ha cambiado mucho para hacerme el hombre de la situación: cada cosa en su tiempo. Por el momento, la guerra; si sufro a veces, es por culpa de la guerra, cuando tengo suerte, es también por la guerra. Es fatigoso, al fin, se entiende, pero tengo tal aversión a los alemanes que no les podré ver en adelante ni en pintura. Tengo la ocasión para ello en este momento, pero es para vengarme. Estoy contento de pertenecer a un cuerpo que no admite la fraternidad. Y estoy orgulloso de haber sido llamado, pues yo no lo he querido, a inculcar mis sentimientos a algunas decenas de camaradas. Yo no corro más riesgos por eso. La experiencia lo confirma, y además creo que estoy protegido de una manera particular.

La guerra también me ha hecho conocer la vida y lo que la vida es, en presencia de la muerte.

Fuera de esas pocas horas de meditación, olvido todo para alegrar un poco a mis camaradas. Es un bello apostolado después de más de tres años de guerra. Usted puede estar seguro que habré hecho mi deber.

Con lástima me despido, es el servicio quien me reclama ! Pero ¿Cuándo podré volver a verle? (Arch. Dehon. inv.”0067104)

Cinco meses más tarde, en una de las últimas grandes batallas en el departamento de l’Aisne, a la edad de veinticinco años, cuatro meses antes de finalizar la guerra, Paul Crépin murió.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 enero, 2018 en 1918

 

Etiquetas: , , ,

Hallan una carta del soldado que organizó la emotiva Tregua de Navidad de 1914


ABC.es

  • La misiva ha sido vendida por 25.000 euros y en ella se aprecia el miedo que sintió el militar que tuvo que reunirse con los alemanes

Con centenario de la Primera Guerra Mundial son muchos los que están aprovechando para desempolvar sus viejas herencias familiares relacionadas con la contienda e intentar ganar algún dinero vendiéndolas. Precisamente, el último de estos objetos ha sido una carta del soldado británico Willie Loasby -el artífice de la emotiva «Tregua de Navidad» de 1914- que acaba de ser subastada en Inglaterra por 25.000 euros.

La historia de este suceso es bien conocida. Todo ocurrió el día de Navidad en el frente de batalla. Según narran las crónicas, aquel día los soldados alemanes y británicos llegaron al acuerdo de detener por un día las hostilidades y disfrutar juntos de un buen partido de fútbol. Tampoco faltaron los buenos ratos entre los dos bandos, que fumaron cigarros y compartieron todo aquello que tenían (como muestra uno de los últimos anuncios realizados por un supermercado inglés).

Pues bien, 100 años después, un británico tiene ahora en su poder una carta de Willie Loasby, el soldado que se reunió con los alemanes arriesgando su propia vida para pactar esta mítica prueba. El escrito –que el militar escribió a lápiz y envió posteriormente a su madre- ha sido vendido por 20.000 libras (unos 25.000 euros).

En la carta, de ocho páginas, el soldado explica como un día antes de Navidad comenzó a comunicarse con los alemanes con el objetivo de llevar a cabo una tregua. Cuando acordaron unos términos muy superfluos, el militar –de 25 años- tuvo que vencer su miedo y atravesar sin armas los 36 metros que había entre su trinchera y la enemiga para llegar a un acuerdo. Todo ello, sabiendo que podía recibir un balazo en cualquier momento. Esos fueron los momentos en los que más pavor pasó.

Posteriormente, Loasby explica cómo conoció a un oficial alemán que le preguntó si había franceses con ellos y bromeó afirmando que «diez franceses no hacen un inglés». Después de reírse un rato de los galos, el germano le dio a modo de presente seis cigarrillos y una tableta de chocolate antes de sugerir que podían jugar un partido de fútbol. Él dijo que sí y, posteriormente, se formaron dos equipos. «Lo que se me hace más raro es que en cada bando, y en otras partes, había gente que todavía combatía», determina la misiva.

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 diciembre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: