RSS

Archivo de la etiqueta: Frente Occidental

16 de Abril de 1916 – La Fuerza Expedicionaria Rusa


La Fuerza Expedicionaria Rusa

Pese a ser uno un Estado autocrático en que el poder emanaba de la voluntad de Dios y el otro uno basado en los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, desde finales del siglo XIX, el Imperio Ruso y la Tercera República Francesa habían establecido una sólida alianza política, militar y económica. Este acercamiento se debía principalmente al temor que representaba para ambos el expansionismo alemán y austro-húngaro.

Los oficiales del Ejército francés estaban realmente obsesionados por el tamaño de su homólogo aliado, no por nada los consideraban la “aplanadora”, que sería vital en un futuro enfrentamiento con el Imperio Alemán y sus aliados. Pese a estos créditos, la inefabilidad de las fuerzas zaristas estaba muy distante de la realidad, quedando demostrado en la humillante derrota de la guerra de 1904-1905 contra los japoneses.

Pese a ello, con el estallido de la guerra en 1914, los estados mayores franceses y británicos esperaban que las superiores tropas rusas aplastasen por el este a los ejércitos de las Potencias Centrales, sin embargo esto no sucedió, por el contrario, a la valentía del soldado raso se contraponía en su mayoría, la figura de oficiales incompetentes que solo habían llegado al cargo gracias a sus contactos en la Corte Imperial. Pese a ello los aliados creían aún la potencialidad del Ejército Ruso.

En Diciembre de 1915, el veterano político francés Paul Doumer que se encontraba de visita oficial en Moscú, propuso al Zar Nicolás II, al gobierno y al Alto Mando el envío de 300.000 soldados al Frente Occidental a cambio de municiones, tan necesarias en esos momentos. El pedido se basaba posiblemente en la suposición muy común entre los políticos y militares de occidente sobre la “ilimitada” capacidad de reservas con que contaba el estado ruso. Pese a la oposición del General Mikhail Alexejew, Jefe de la Stavka (Estado Mayor), el Zar accedió a enviar una brigada como muestra de buena voluntad, aunque con dos condiciones, que sirvieran bajo el mando de oficiales rusos y que fuesen transportados por navíos de la Marina Francesa.

La 1ª Brigada Especial Rusa comenzó a formarse en Enero de 1916 bajo el mando del General Nikolai Alexandrovich Lokhvitsky. No consistía en regimientos ya formados, sino que se componía sobre todo varias unidades de reserva incorporados en los recién conformados Regimiento Nº 1 de Moscú y Nº 2 de Samara, mientras que el primero estaba compuesto por obreros de las fábricas de la ciudad, el segundo en su mayoría eran campesinos. Los regimientos fueron divididos en tres batallones de cuatro compañías cada uno. Cada regimiento también tenía una sección de un servicio de enlace y el batallón de reserva estaba compuesto por seis compañías. Cada unidad tenía un doble suministro de prendas de vestir y una cocina sobre ruedas. El número total era de 180 oficiales y 8762 soldados rasos.

Finalmente el 03 de Febrero de 1916, la Brigada inicio su marcha, partiendo desde Moscú a bordo de varios trenes por las vías del legendario Transiberiano, hasta llegar al puerto manchuriano de Dairen en el extremo oriente cerca de la frontera con China, donde fueron trasbordados a barcos franceses para iniciar una larga travesía a través de los mares de Asia, Indochina, India, cruzando el Canal de Suez hasta llegar al Mediterráneo, desembarcando finalmente el 16 de Abril de 1916 en el Puerto de Marsella siendo recibidos por oficiales y políticos junto a un importante número de civiles que los vitoreaban mientras marchaban entonando alegres canciones por el centro de la ciudad.

Pese a que aún necesitaban entrenamiento debido a que las formas de combates en el Frente Occidental eran muy distintas del Oriental o del Cáucaso, la llegada del contingente sirvió para inyectar moral entre las tropas aliadas que llevaban mucho tiempo luchando en combates sin resultados claros ni favorables.

  13432264_1716321218585545_3012708979359491199_n
Mapa del viaje realizado por la 1ª Brigada Especial Rusa desde Moscú hasta el Puerto de Marsella.
13450300_1716321261918874_1972284095686286718_n 
Tropas rusas esperando para desembarcar.
13450926_1716321315252202_1101107240074215781_n
Desfile de los recién arribados por las calles de la ciudad.
 
Deja un comentario

Publicado por en 16 abril, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

12 de Noviembre de 1915 – La renuncia de Winston Churchill


La renuncia de Winston Churchill

Sir Winston Churchill, vástago de una de las más poderosas familias británicas, que se remontaban hasta el célebre militar John Churchill 1º Duque de Marlborough, desde joven luego de haber realizado una prodigiosa carrera militar, decidió en los inicios del siglo XX, participar en política logrando ser elegido parlamentario por el Partido Tory o Conservador, sin embargo cuatro años después por diferencias internas decidió unirse al Partido Liberal o Whig.

En Diciembre de 1905, luego de varios periodos los Whigs, lograron mayoría, siendo designado como Primer Ministro, Henry Campbell-Bannerman, quien designo al joven Winston como Vice-Ministro para las Colonias, siendo su superior Víctor Bruce, 9º Conde Elgin.

En 1908, con la asunción de Herberth Asquith como nuevo Primer Ministro en reemplazo del enfermo Campbell-Bannerman, Churchill asumió como Presidente de la Board Of Trade (Junta de Comercio), dos años después fue designado como Ministro de Asuntos Internos donde en enero de 1911 tuvo una polémica actuación, durante el llamado “Sitio de Sydney Street” donde un grupo de anarquistas habían asaltado un edificio y se encontraban rodeados por una compañía de Scots Guards (Guardias Escoceses) y policías. Al desatarse un incendio, Churchill se negó a llamar a los bomberos, por lo que los atacantes se vieron obligados a rendirse o a perecer.

Este hecho lo obligó a renunciar, sin embargo Asquith lo designó como Primer Lord del Almirantazgo donde incentivó la modernización de la Royal Navy, debido a la carrera armamentística que se sostenía contra la Armada Imperial alemana. Además desarrolló varias reformas, como el desarrollo de la aviación naval, el reemplazó como combustible de los buques de carbón a petróleo y vastas obras de ingeniería para asegurarse su abastecimiento.

Durante la llamada “Crisis de Julio de 1914” que siguió al “Atentado de Sarajevo”, demostró a diferencia de otros miembros del gabinete que la guerra era inevitable, por lo que comenzó a tomar medidas necesarias para afrontar la situación. Finalmente el 04 de Agosto de 1914, ante la invasión de las fuerzas del Káiser Wilhelm II a la neutral Bélgica, el Imperio Británico le declaró la guerra y se alío con sus socios de la llamada “Entente Cordiale” Francia y Rusia.

Desde un principio Churchill quien formó parte del reducido “War Council” (Consejo de Guerra) desplegó todo el potencial de la Royal Navy, la Armada más poderosa del mundo en post de defender no solo la metrópoli sino el vasto imperio colonial. Los desafío eran sumamente importantes, sobretodo el acecho de los U-Boats, donde el enemigo tenía ventaja, o de los navíos corsarios que comenzaron asolar las principales rutas comerciales.

A medida que los combates se estancaban en el Frente Occidental comenzó junto con sus colaboradores a buscar alternativas para destrabar la situación, por lo que luego de varias alternativas, creyó conveniente lanzar un ataque naval en los Estrechos de los Dardanelos contra el Imperio Otomano en estado de guerra desde Noviembre de 1914, las ventajas consistían en poder ocupar Constantinopla, abrir una vía de comunicación con el Imperio Ruso y realizar una demostración de fuerza para inducir a las naciones balcánicas como Grecia, Bulgaria y Rumania de entrar en la guerra en el bando de la “Entente Cordiale”. El Almirante Lord John Fisher, recientemente designado como comandante en jefe de la Royal Navy estuvo de acuerdo, aunque creía que iba a ser necesaria una participación terreste.

El detalle del plan estuvo a cargo del Vicealmirante Sir Sackeville Hamilton Carde a cargo del Escuadrón Naval del Mediterráneo, que finalmente fue aprobado por el Consejo de Guerra el 13 de Febrero de 1915 y que contaría con el apoyo de naves de la Marina Francesa.
La operación comenzó el día 19 de Febrero, y desde un principio comenzó a tener problemas debido a las fuertes posiciones defensivas de los otomanos, fracasando finalmente hacia el 18 de Marzo. A pesar de ello, el Secretario de Guerra, Mariscal de Campo Lord Horatio Kitchener, quien no había estado de acuerdo con la operación comenzó a planificar la acción terrestre, que desembocó en la llamada Campaña de Gallipolí que pese a algunos resultados positivos, comenzó a estancarse a las pocas semanas.

Este rotundo fracaso, comenzó a ser achacado en la persona de Churchill debido a que había sido su inspirador., es por ello que una de las condiciones que presentó el lider del Partido Conservador o Tory, Sir Bonar Law para sumarse el 20 de Mayo de 1915 al Gobierno del Primer Asquith fue la renuncia de aquel al Almirantazgo siendo reemplazado por el conservador Sir Arthur Balfour.

Churchill, continúo en el Gabinete como “Chancellor of the Duchy of Lancaster” (Canciller del Ducado de Lancaster), un cargo meramente honorífico y sin poder real de decisión. Esta situación deprimió al joven político, que finalmente en base a su espíritu emprendedor y aventurero, decidió presentar la renuncia el 11 de Noviembre de 1915, mediante una carta al Primer Ministro quien al día siguiente se la aceptó, reenlistándose en el Ejército como Mayor del 2º Batallón del célebre Grenadier Guards Regiment (Regimiento de Granaderos de la Guardia) y pidiendo partir al frente esa misma jornada.

Sin dudas Churchill, hombre de acción, necesitaba expiar la culpa por la pésima decisión de la Campaña de los Dardanelos.

12108012_1652540781630256_2780355849326833469_n

Crónica del periódico londinense Daily Telegraph en donde se publica la carta de renuncia de Sir Winston Churchill al Primer Ministro Herberth Asquith.
 
Deja un comentario

Publicado por en 12 noviembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , ,

02 de Octubre de 1915 – Final de la Ofensiva de Sventiany


Final de la Ofensiva de Sventiany

En el marco de la ofensiva lanzada por el Xº Ejército Alemán, del Teniente General Hermann von Eichorn, en el norte del Frente Oriental con el objetivo de aprovechar la brecha formada entre el 10º Ejército del General Yevgeniy Radkevich y el 5º del General Pavel Plevhe, Wilna (Vilnius), la antigua capital del Gran Ducado de Lituania, había sido abandonada por los rusos el 18 de Septiembre de 1915.

Al día siguiente, las vanguardias de la caballería alemana, adelantándose al resto de las tropas, ocuparon las aldeas de Smorgon y Molodechna sobre el camino que unía Wilna con Minsk. Para el 20 de Septiembre las escaramuzas continuaron, sin embargo las fuerzas rusas frenaron la retirada, y al día siguiente lograron reconquistar Smorgon, luego de una dura lucha.

Entre el 22 y 23 de Septiembre, las unidades de los cuerpos del 10º Ejército, lanzaron una serie de furiosos contraataques que les permitieron recuperar la estratégica población de Vilieka, obligando al enemigo a retirarse a lo largo del Canal de Oginski, en los alrededores de la aldea de Pinsk. Entre el 24 y 25, los alemanes vuelven al ataque sobre el sector sur del río Dvinsk, sin embargo la férrea resistencia los hace retroceder con importantes bajas. Este fracaso llevó al día siguiente a que el Teniente General von Eichorn ordenase la retirada al sur de Pinsk para reacomodar el frente. El 27 de Septiembre, lanza un nuevo ataque en un amplio sector, que va desde Eckau sobre el Dvinsk, hasta Vilia en la orilla del Río Niemen, sin embargo una vez más se ve obligado a retirarse debido a furiosos contraataques enemigos.

La Stavka (Alto Mando Ruso), es consciente de la fragilidad del frente, si el enemigo aprovecha la brecha generada en Sventiany, peligraba todo el frente norte, por lo que decidió enviar refuerzos, además de ordenar al General Vladimir SmiRnov que movilizase a unidades del 2º Ejército desde sus posiciones hacia el norte.

Entre el 28 y 29, los combates siguen en el sudeste del río Dvinsk, mientras que las fuerzas rusas resisten y reciben refuerzos y aprovisionamientos, las alemanas se debilitan, además las condiciones climáticas hacen sumamente difícil el envió de provisiones y pertrechos desde la retaguardia.

Finalmente el 30 de Septiembre ante esta situación el General Erich von Falkenhayn, jefe del OHL – Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) decide frenar toda acción ofensiva de envergadura en todo el frente, debido en gran parte al clima como a la ofensiva francesa y británica que se esta desarrollando en el Frente Occidental.

A pesar de las órdenes, el 01 de Octubre, los alemanes lanzan un ataque limitado en dirección a Smorgon y la costa del Dvinsk, sin embargo para el 02 de Octubre de 1915, ha fracasado, dado que luego de muchos esfuerzos los ejércitos rusos han logrado cerrar la brecha creada, por lo que el Teniente General von Eichorn decide esa misma jornada emitir una orden de frenar cualquier intento de ataque, para iniciar tareas defensivas.

La ofensiva Sventiany finalizó con el fracaso de las fuerzas alemanas por intentar dividir al enemigo, por su parte, el Zar Nicolás II, recientemente a cargo de la jefatura de su ejército mostraba cierta satisfacción por lograr frenar la embestida y mantener la cohesión de su vasto frente de batalla.

12074623_1642354319315569_1116710574081197384_n

Uhlans Alemanes entrando a la aldea de Molodechna.
12109289_1642354425982225_8887766216206558960_n
Tropas rusas formadas en la plaza de armas de la población de Smorgon luego de haberla reconquistado.
 
Deja un comentario

Publicado por en 2 octubre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: ,

12 – 13 de Junio de 1915 – La carga de Rokitna


La carga de Rokitna

A diferencia del Frente Occidental, las grandes distancias del Oriental, permitían aún que la caballería cumpliese un rol sumamente importante, desde el inicio mismo de la campaña las fuerzas rusas contaban con miles de escuadrones, no solamente compuesto por los valientes cosacos, sino también por calmucos, tártaros, tadjikos, kazajos y demás pueblos del vasto Imperio, en contrapartida, la caballería austro-húngara célebre por su elegancia, aunque algo ya obsoleta, contaba entre sus filas a los Uhlans de la Legión Polaca que desde hacía siglos luchando para las diferentes naciones que se habían dividido su territorio se caracterizaba por luchar bravamente y realizar verdaderas cargas suicidas.

Hacia inicios de abril de 1915, la Segunda Brigada había sido reorganizada en tres grupos tácticos bajo los mandos de los competentes oficiales Marian Januszajtis-Zegota, Jozef Haller and Boleslaw Roja, siendo nombrado como superior a pesar de sus soldados, el Coronel de origen austriaco Ferdinand Kuttner. Hacia el 17 de Abril, la brigada fue trasladada a la provincia de Bucovina y asignada al cuerpo del General de Caballería Ignaz Edler von Korda.

Su posicionamiento en el frente se basaba en que el IIIº Regimiento de infantería se posicionaría en el frente de batalla entre las aldeas de Dobronowce (Dobronauti) and Toporowce (Toporivtsi), mientras que las baterías de artillería se concentraban en los alrededores de la villa de Balamutowka (Balamutca), por último, la IIIª escuadrilla de uhlans, se concentraba en la zona de Rarancza, mientras que la IIª aguardaba órdenes en la ciudad de Kotul-Ostrica. Para principios de Junio, las dos unidades de caballería se fusionaron en el IIº Regimiento de Legionarios de Caballería, bajo el mando del comandante Zbigniew Dunin-Wasowicz.

En la madrugada del 12 de Junio de 1915, los polacos que se encontraban en los alrededores de la aldea de Rokitna, apoyaron a unidades austro-húngaras establecidas en su flanco en un avance contra las posiciones rusas, sin embargo no pudieron alcanzar los objetivos planteados. Gracias a su éxito, en las primeras horas de la tarde del 13 de Junio de 1915, las fuerzas rusas de infantería comenzaron avanzar en dirección a la aldea. Ante esto el mando austro-húngaro, le ordeno al comandante Dunin-Wasowicz lanzar un ataque con ambas escuadrones en el flanco izquierdo, que sería apoyado por tropas de infantería que contraatacarían las trincheras enemigas.

El valiente comandante dirigió personalmente la carga a la cabeza de 70 valientes uhlans de la IIª Escuadrilla, mientras que la IIIª y muy a pesar de sus integrantes quedaba en la reserva. La mis se inicio luego de cruzar las fangosas orillas del río Rokitnianka. En solo 15 minutos al son de los clarines y de alaridos, los valientes jinetes lograron romper tres líneas de infantes enemigos y pese a este éxito, la infantería austro-húngara no pudo avanzar.

Hacia el final del día había sido una heroica carga que si bien logró poner en fuga al enemigo que dejo varios muertos, heridos y prisioneros, no pudo ser aprovechada al máximo, las bajas fueron muy altas en proporción a los que combatieron, ya que hubo 17 caídos, entre ellos el propio comandante Dunin-Wasowicz, el comandante de la IIª Escuadrilla, el Coronel Jerzy Topor-Kisielnick y su oficial adjunto Roman Prawdzic-Wlodek y 23 con heridas de diferentes grados. Una vez más los jinetes polacos demostraron un coraje sin igual en condiciones de inferioridad numérica.

11096718_1605891136295221_2645808770775032002_n

Plano en donde se muestra la carga de los uhlans polacos contra las líneas rusas en los alrededores de la aldea de Rotkina.
11063581_1605891312961870_543634655386256681_n
Representación artística sobre la carga.
 
Deja un comentario

Publicado por en 12 junio, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , ,

09-10 de Mayo de 1915 – Batalla de Aubers Ridge


Batalla de Aubers Ridge

Hacia mediados de Marzode 1915, las sucesivas ofensivas franco-británicas en el Frente Occidental habían fracasado ante la fortaleza de las defensas alemanas, por lo que una línea de batalla se había estabilizado desde el Canal de la Mancha hasta la frontera Suiza.

El comandante en jefe del Grand Quartier Général (GQG) General Joseph Joffre, que había recibido una dura reprimenda debido a sus fracasos, por parte del Presidente Raymond Poincaré y del Consejo de Ministros encabezado por el Primer Ministro René Viviani, comenzó a planificar una nueva ofensiva en la región de Artois, con la intención de ocupar las alturas de Notre Dame de Lorette y la aldea de Vimy Ridge, como anticipo a un futuro avance en dirección a Cambrai y la llanura de Douai, para ello, consulto al Comandante en Jefe de la BEF-British Expeditionary Force, el Mariscal Sir John French, sobre la posibilidad de contar con su apoyo, quien luego de ciertos titubeos puso a disposición al Primer Ejército del Teniente General Sir Douglas Haig, que se encontraba entre el Canal de La Bassée y el sur de la ciudad belga de Ypres, justo en el flanco norte del 10° Ejército Francés del General Victor d´Urbal que sería la punta de lanza de la planificada ofensiva.

El avance británico se iniciaría en dirección al poblado de Laventie, su objetivo final era ocupar la meseta de Aubers, un área ligeramente más alta de 1.2 a 1.9 millas (2-3 kilometros), en que se encontraba además de la aldea que le daba nombre, las de Frommelles y Les Maisnil, donde ya se habían sucedido duros combates de la Batalla de Neuve Chapelle.
Por su parte, las fuerzas del VII° Cuerpo del General de Infantería Eberhard von Claer perteneciente al VI° Ejército Alemán del Kronprinz Rupprecht de Baviera, habían reforzado sus posiciones defensivas, construyendo sistemas de trincheras más eficientes con varias líneas de alambradas de púa, parapetos más altos y estableciendo puntos fuerte y nidos de ametralladoras de manera estratégica. Por detrás a una distancia de 700-1000 millas (940-910 metros) había una segunda línea, llamada Stützpunkte, de puestos de ametralladoras, que debía actuar como punto de reunión de la infantería en caso que las primeras posiciones hubiesen caído.

Los emplazamientos defensivos se encontraban en las poblaciones de La Tourelle, Ferme du Bois (Apfelhof) y Ferme Cour d’procurador (Wasserburg), siendo protegidos cada uno por dos compañías de 280 hombres aproximadamente, que debían cubrir un frente de unas 1.000 yardas (910 metros), a unas 2.000 (1800 metros) yardas atrás se encontraba una compañía de apoyo, y a unas 4.000 (3.700 metros), otra de reserva. Las trincheras de comunicación permitían que en caso de ataque y de ruptura de la línea del frente, las fuerzas de apoyo llegasen con prontitud. Además, la mayor parte de la siempre eficiente artillería de campaña, compuesta de 6 a 12 baterías de cuatro cañones, como así también varias armas de grueso calibre, se encontraba concentrada en los alrededores de la aldea de Aubers a una distancia de 2.500-4.000 yardas por detrás de la línea del frente. Unas 2.000 yardas por detrás se encontraba una segunda línea de artillería asentada entre la Granja Cliqueterie, y las aldeas de Bas Vailly, Le Willy y Gravelin. Este reforzamiento de las posiciones no habían sido detectadas por la oficina de inteligencia militar, por lo que el mando británico planifico el asalto sobrestimando la situación.

A pesar del inicio de la sorpresiva ofensiva contra Ypres más al norte, por parte del IV° Ejército Alemán del Duque Albrecht von Würtemberg, el Teniente General Sir Haig, continúo preparando la operación, que comenzó el 09 de Mayo de 1915, al igual que el avance más al sur del 10° Ejército Francés, sin embargo a diferencia de aquel el bombardeo fue de solo unas horas y sumamente defectuoso, por lo que las líneas de alambradas no fueron destruidas.

El asalto se inició a las primeras horas de la mañana por parte del IV Cuerpo de General Sir Henry Rawlinson, aunque a las pocas horas fracaso, debido a que las líneas alemanas prácticamente no habían sido afectadas, y la artillería comenzaba a bombardear a los atacantes de manera efectiva, poco más tarde, las endurecidas fuerzas del Cuerpo Hindú del General James Wilcocks se lanzaron a un furioso ataque, que sin embargo fue frenado, en parte debido a que la propia artillería británica fue incapaz de orientar un bombardeo eficaz, debido en gran parte a que las municiones eran defectuosas. Para mayores dificultades las condiciones del tiempo evitaron que los aviones de tres escuadrones del llamado 1° Wing Royal Flying Corps (1° Cuerpo Real Áereo), que en los días previos al ataque realizaran tareas de reconocimiento, pudiesen ayudar desde el aire a dirigir el fuego de los cañones.

Un último ataque nocturno por parte de los célebres gurkhas del Cuerpo Hindú, finalizó de manera infructuosa en las primeras horas del 10 de Mayo, por lo que la batalla llegó a su final, cuyo resultado fue un terrible descalabro británico, ya que las bajas entre muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros había ascendido a 11.161, frente a las 940 del enemigo, sin haber logrado ninguna ganancia territorial significativa. Una vez más la falta de preparación, de información confiable y de contar con una artillería ineficiente habían asestado un duro golpe a la BEF-British Expeditionary Force.

11258871_1593613874189614_6823869892340978445_o

Plano de la batalla en donde se muestra el avance del Cuerpo Hindú del General James Wilcocks y el IV° Cuerpo del General Sir Henry Rawlinson contras las líneas alemanas.
11209614_1593614764189525_6955667093039121488_n
Representación artística sobre el valiente aunque infructuoso ataque del célebre regimiento Black Watch de escoceses.
 
Deja un comentario

Publicado por en 10 mayo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , ,

09 de mayo de 1915 – Inicio de la Segunda Batalla de Artois


Inicio de la Segunda Batalla de Artois

Después del final de la Batalla del Marne, en septiembre de 1914, la cual las fuerzas francesas y británicas habían logrado contener la ofensiva alemana, haciendo fracasar el meticuloso Plan Schlieffen, se sucedieron una serie de batallas indecisas conocidas como las de la “Carrera al Mar”, con el objetivo de ambos bandos de flanquear las posiciones del enemigo. Para finales de ese año, luego de las batallas del río Yser y de la Primera de Ypres, el frente se había estabilizado desde el Canal de la Mancha hasta la frontera suiza.

Esta situación llevó al General Joseph Joffre, comandante en jefe del Grand Quartier Général (GQG), planifico una serie de contraofensivas con el objetivo de expulsar al enemigo del suelo patrio, las mismas tuvieron lugar en varios puntos del frente, como en Artois, Champagne y Saint Mihiel, mientras que los aliados de la BEF – British Expeditionary Force, avanzaron en Neuve Chapelle, sin embargo pese al ímpetu, los ataques fracasaron debido no solo a que las fuerzas alemanas bien atrincheradas lograron resistir la embestida, sino también a problemas de logística y coordinación entre los mandos y el frente.

Estos fracasos generaron malestar y severas críticas contra la dirección estratégica que el General Joffre había desarrollado, tanto en el seno del ejército como en el gobierno, entre los meses de marzo y abril de 1915, el Presidente Raymond Poincaré organizó una serie de reuniones entre el comandante en jefe del ejército y el Consejo de Gobierno, a cargo del Primer Ministro René Viviani, donde se debatieron profundamente los informes de las operaciones ofensivas fallidas. Desde ese momento, el General Joffre dejo de tener libertad de acción a su antojo como a inicios de la guerra, por lo que de ahora en más cualquier tipo de iniciativa de relevancia debía consultarlo con sus subordinados. Pese a las pérdidas, varias lecciones habían sido aprendidas, los métodos de avance se habían modificado y nuevas armas y equipos de asedio fueron entregadas a las fuerzas en el frente. El mayor número de artillería pesada envalentonó al mando francés que una nueva ofensiva podía romper el frente alemán y lograr el tan ansiado objetivo de expulsar al invasor del suelo nacional.

Por su parte, el Jefe del OHL-Oberste Heeresleitung, General Erich von Falkenhayn estaba satisfecho con las exitosas acciones defensivas llevadas a cabo por sus ejércitos desde finales de 1914 en el Frente Occidental, hacia Febrero y Marzo del siguiente año, nuevas divisiones se habían formado, creando al XI° Ejército que sería utilizado para una ofensiva, sin embargo la complicada situación de los aliados austro-húngaros ante los rusos en el Frente Oriental, obligo a su traslado, junto a otras divisiones anteriormente formadas. Por lo que la estrategia desarrollada sería prácticamente defensiva. Se construyeron defensas por detrás de la línea del frente, con el objetivo de retrasar un avance enemigo, para darle tiempo a las reservas para lanzar un contraataque.

Desde Enero de 1915, el Grand Quartier Général (GQG), comenzó a planificar un avance en la región de Artois un frente que iba desde la capilla sobre la meseta de Notre Dame del llamado espolón de Lorette al sur del “Labyrinth” (Laberinto), una red que cubre 2 millas cuadradas (5.2 km2) de trincheras y túneles a través del camino de Arras-Lens al norte de las poblaciones de Ecurie y Roclincourt. El espolón era el límite sur de la llanura que se extendía al norte del canal Béthune-La Bassée, su largo era de 6 millas (9,7 kilómetros) con varios sectores sumamente boscosos. Hacia el oeste se encontraba la aldea de Saint Nazaire y el barranco boscoso de Mathis, mientras que al este estaban los barrancos de “Los árabes”, Vía Blanca y Souchez. El terreno donde se desarrollaría el avance era sumamente difícil, dado el sinnúmero de bosques, barrancos que facilitaban el establecimiento de posiciones defensivas.

La acción sería desarrollada por el 10° Ejército, a cargo del General Victor d´Urbal designado el 02 de Abril, que contaba con seis cuerpos de infantería, uno de caballería, además de tres divisiones de reserva. En el flanco derecho se posicionó el 10° Cuerpo, del General Henri Wiberl, mientras que en dirección norte se asentaban el 17° del General Nöel Dumas, el 20° del General Maurice Balfourier, el 33°, compuesto por tropas marroquíes, del General Philiephe Pétain, el 21° del General Paul Maistre y finalmente el 9° del General Louis Curé, que enlazaba al norte con el 1° Ejército Británico.
El plan consistía en que el 10° Ejército avanzaría por un frente de unos 15 km. (9,3 millas), mientras que la acción principal se desarrollaría en el centro, en una extensión de 10 km. (6,2 millas), por parte de los cuerpos 17°, 20° y 33°, mientras que el 21°, avanzaría junto a dos divisiones en dirección al barranco de Notre Dame de Lorette. El objetivo primordial era tomar Vimy Ridge y sostenerlo ante el previsible contraataque enemigo. Además el cuerpo de caballería y las divisiones de reserva atacarían por la llanura de Douai. El General d´Urbal había planificado un bombardeo corto de solo cuatro horas para conservar la sorpresa, sin embargo sus superiores, el General Joffre, y el General Ferdinand Foch, comandante del Groupe Provisoire du Nord (GPN) se lo impidieron y decidieron que el mismo sería de cuatro jornadas.

Por su parte, desde finales de 1914, los ingenieros alemanes del VI° Ejército del Kronprinz Rupprecht de Baviera, habían estado mejorando las líneas de defensa entre las poblaciones de Arras y Lens, además habían conservado la mayor parte de las alturas del barranco de Lorette, como la totalidad de los de Vía Blanca y Souchez, además habían sido cavadas cinco líneas defensivas en el barranco de “los árabes” a través de la carretera Arras-Béthune cerca de la aldea de Aix-Noulette. Cada 100 yardas (91 metros) de la línea había un nido de ametralladoras, además había dos puestos fortificados, uno al nordeste de la Capilla de Notre Dame de Lorette, y el otro al sur en el Molino azucarero de Malon. Otro punto fuerte de la línea era el poblado de Carency, al sur de Sain Nazaire Ablain, que se encontraba defendido por cuatro líneas de trincheras, además cada calle y casa había sido fortificado. En otro sector, al sur de la población de San Vaast Neuville, se amplió el llamado “Labyrinth” a ambos lados de la carretera Arras-Lens.

Las posiciones alemanas frente al 10° Ejército del General d´Urbal, eran ocupadas al norte por el XIV° Cuerpo del Teniente General Karl Heinrich von Hänisch y al sur por el I° Cuerpo de Reserva Bávaro del General de Infantería Caballero Karl von Fasbender que se asentaba sobre la línea que unía el barranco de Souchez con la orilla sur de los escarpados de Arras. Si bien el Alto Mando Alemán era consciente de un inminente ataque francés, creía que se desarrollaría al norte de la ciudad de Arras, por lo que se desprotegió el sector en Artois, pese al incremento del fuego de artillería, el clima nublado no permitía el reconocimiento aéreo, por lo que el movimiento de las tropas francesas paso desapercibido.
A pesar de esta ventaja, el retraso de la llegada de las piezas de artillería condujeron a un aplazamiento del ataque del 01 de Mayo al 07, por lo que el bombardeo comenzó el 03, y a pesar que el mal tiempo reducía la visibilidad, el mismo se extendió por seis días, finalmente el día 08, fue enfocado principalmente contra las primeras líneas de defensas enemigas que sufrieron graves daños, cuatro horas antes de finalizar, el fuego de los cañones fue dirigido contra las líneas de comunicación y abastecimiento.

Finalmente el bombardeo final se inició a las 06:00 hs. de la mañana del 09 de Mayo de 1915, con una duración de una hora. Para las 08:00 hs. las minas de explosivos cavadas durante semanas por mineros fueron detonadas frente a la aldea de Carency y el espolón de Lorette, seguido por un intenso bombardeo de casi dos horas. Para las 10:00 hs., comenzó el avance en el flanco sur del frente de ataque, de la infantería con un tiempo excepcional y un terreno seco. Tres líneas defensivas delante del espolón de Lorette fueron tomadas por cazadores y la infantería de línea del 21° Cuerpo del General Maistre, aunque sufriendo un importante número de bajas. Sin embargo un punto fortificado en el centro de la línea alemana no fue capturado, además una batería artillería alemana en las cercanías de Agres, comenzó a bombardear las trincheras perdidas, mientras que un nido de ametralladoras en Saint Nazaire, barría a la infantería. La lucha se extendió hasta la noche, cuando los franceses comenzaron a fortificar las posiciones logradas.

Frente a Carency, las trincheras fueron tomadas, sin embargo contrariando las órdenes, la infantería francesa continúo con el objetivo de tomar el poblado, pero el fuego de artillería de un fuerte más al este, freno el avance. En definitiva, para el final de la jornada, el 21° Cuerpo del General Maistre, había avanzado unas 220 yardas (200 metros) a través del laberinto de fortificaciones del barranco de Lorette, mientras que el del 9° del General Curé había sido mucho menor.
En el flanco norte del 33° Cuerpo del General Pétain, la 70° División atacó en dirección a los poblados de Saint Nazare y Souchez, y los puntos fuertes de “Bois 125” y la refinería de azúcar, y si bien alcanzó la periferia de los poblados, debieron retirarse ante un inesperado contraataque del enemigo. En el centro, la División Colonial Marroquí atacó velozmente con dos oleadas de “tropas de choque”, dejando atrás a varios puestos de resistencias alemanas que serían eliminadas por los llamados “limpiadores”. Las líneas de alambradas alemanas habían sido destruidas, por lo que el avance fue más fácil, por lo que estás tropas de avanzada lograron llegar y atrincherarse en Vimy Ridge, luego de cubrir unas 4.300 yardas (3.900 metros), siendo apoyadas después por la llegada de los equipos de ametralladoras.

Entre las 10:15 hs. de la mañana y la 01:30 hs. de la tarde, el General d´Urbal, para explotar el éxito ordenó el avance de las divisiones de reserva, que comenzaron a ser bombardeadas a la distancia por la artillería pesada alemana, a pesar de ello, la 77° División logró alcanzar la aldea de Givenchy-en-Gohelle, el cementerio de Souchez y Château de Carleul tomando cerca de 500 presos y treinta ametralladoras, sin embargo fueron obligados a retirarse en dirección a la carretera Souchez-Neuville. Además la infantería francesa perdió la protección de su propia artillería ya que se encontraba al límite de su rango de fuego.

En otro sector, la 39° División del 20° Cuerpo del General Balfourier, cruzó las trincheras enemigas en La Targette, donde dos puntos fuertes contenían piezas de artillería, pero fueron inutilizados por la rapidez del avance. Finalmente a las 11:15 hs. de la mañana, la posición fue ocupada, tomando unos 350 prisioneros, la misma fue consolidada sobre todo por la llegada de la artillería de campaña que comenzó a hostigar al enemigo. La presión continúo en dirección a Neuville, por parte de la 11° División al sur de Vimy Ridge, contra los defensores del llamado “Labyrinth” (Laberinto), para el final del día en el sector centro, los franceses habían logrado un punto de apoyo en las casa del extremo sur de la aldea y en el cementerio.

A pesar de estos logros, era evidente que el ataque francés no había sido homogéneo, ya que si bien en el sector principal, los avances habían sido importantes, en los flancos habían sido ineficaces, ya que en el sur, las tropas del 17° Cuerpo del General Nöel, habían sido detenidas en la llamada “tierra de nadie” por el fuego de los nidos de ametralladoras, al igual que el 10° Cuerpo del General Wiberl.

Al caer la noche, el 10° Ejército del General d´Urbal había tomado 3.000 prisioneros, diez cañones de campaña y cincuenta ametralladoras, aunque las propias bajas habían sido altas y el avance había sido solamente exitoso en el sector del 33° Cuerpo, además la escasez de proyectiles hacía difícil que un nuevo bombardeo se iniciase. Sin dudas había sido una jornada sumamente dura en el inicio de la llamada Segunda Batalla de Artois.

11255774_1593343657549969_8003629908918734359_o

Mapa de los sucesivos ataques franceses en el inicio de la Segunda Batalla de Artois.
11257838_1593344027549932_5487193733429561137_n
Soldados franceses avanzando en dirección a Notre Dame de Lorette
 
Deja un comentario

Publicado por en 9 mayo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , ,

02 de Mayo de 1915 – Inicio de la Batalla de Gorlice-Tarnóv


Inicio de la Batalla de Gorlice-Tarnóv

A diferencia del Frente Occidental, el Oriental por su gran extensivo, era sumamente móvil, al inicio de los combates, en el sector norte, la llamada “apisonadora rusa” se había adentrado en territorio prusiano, sin embargo sufrió una fuerte derrota en las sucesivas batallas de Tannenberg y la Primara de los Lagos Masurianos, mientras que en el sur, tenía más suerte ya que obligaba a retirar a los austro-húngaros en el conjunto de batallas denominadas como la de Lemberg.

Para aliviar la presión el héroe alemán, Mariscal de Campo Paul von Hindenburg, lanzó una ofensiva con el objetivo de tomar Varsovia, capital de la entonces Polonia Rusa, sin embargo fracaso, aunque a los pocos meses logro detener la contraofensiva rusa, cuando su subordinado el General de Caballería August von Mackensen logró vencer en Lvov. Por su parte sus aliados austro-húngaros lograron detener en la región de Galitzia el avance enemigo con la victoria de la batalla de Limanowa-Lapanow. Sin embargo más al sur, sufrió un fuerte descalabro al no poder defender durante finales del invierno de 1915, los pasos de Los Cárpatos de la presión del 8° Ejército Ruso del General Alexei Brussilov, quien no pudo continuar con la invasión a Hungría debido al cansancio de sus hombres, las condiciones climáticas y la llegada de refuerzos alemanes que lograron contener la situación.

Para ese entonces y en común acuerdo, aunque resistido, entre el Jefe del OHL-Oberste Heeresleitung, (Estado Mayor Alemán), General Erich von Falkenhayn y su contra-parte austro-húngaro, el Conde Conrad von Hötzendorf, el Mariscal von Hindenburg se había hecho cargo de la totalidad del frente. Sin embargo para el planeamiento de las futuras operaciones no había un criterio único, por un lado el flamante comandante del Frente Oriental, apoyado por su Jefe de Estado Mayor, General Erich Ludendorf, eran partidarios de lanzar una ofensiva envolvente de gran envergadura, que partirían desde Prusia Oriental por el norte y desde Galitzia en el sur, para cercar el mayor número de tropas rusas cuando las puntas de lanza se encontrasen en el este de Polonia. Por su parte el Conde Von Hötzendorf era partidario de una acción más convencional, en base a un plan elaborado en Enero de 1915, por el cual se lanzaría una ofensiva contra el saliente ruso entre Tarnóv y Gorlice. Por su parte, el General Von Falkenhayn, que actuaba como árbitro, estaba alarmado por el gigantesco ataque en pinzas de sus dos subordinados, dado que el número de tropas a utilizar sería demasiadas por lo que se vería obligado a desproteger el Frente Occidental que para su opinión era el principal.

Luego de ciertos intercambios de opiniones, el plan a desarrollar, fue el del Jefe del Estado Mayor Austro-Húngaro, aunque con ciertas modificaciones menores por parte de sus oficiales aliados, para llevar adelante la ofensiva se designó al XI° Ejército Alemán del General de Caballería Von Mackensen, quien tenía como Jefe de Estado Mayor al General Hans von Seeckt y al IV° Ejército Austro-Húngaro del Archiduque Joseph Ferdinand. En total sumaban 18 divisiones de infantería, 1 de caballería y cerca de 900 cañones de todo tipo. Enfrente se encontraba el 3° Ejército Ruso del General de origen búlgaro Radko Dimitriev, que contaba con 19 divisiones de infantería, 5 de caballería, aunque su artillería solo era de 680 armas, muchas de ellas deficientes, además de una cierta escasez de municiones.

El objetivo operativo de las fuerzas austro-alemanas era avanzar en cuña contra los cuerpos 9° y 10° para dividir al ejército del General Dimitriev, mientras que en el norte se intentaría romper la confluencia con el 2° Ejército del General Vladimir Smirnov, en el sur se llegaría a las márgenes del río San, para amenazar la retaguardia del 8° Ejército del General Brussilov, quien se vería obligado a abandonar sus avances en los montes Cárpatos, para así aliviar la situación de los aliados austro-húngaros en ese sector. El terreno de avance era ideal para quienes atacaban, ya que las ondulaciones del terreno les permitía detectar y avanzar hacia las posiciones del enemigo, mientras que por su parte no podían ser detectados. Además contaban con mejores líneas de ferrocarriles y carreteras.

Finalmente en la madrugada del 01° de Mayo de 1915, los combates comenzaron cuando la artillería austro-alemana lanzó un masivo bombardeo, el más grande intenso desde el inicio de la guerra, contra las posiciones rusas, que se mostraron sumamente sorprendidos, y dado la escasez de armas y municiones, no pudieron responder con la eficiencia requerida. Era el inicio de la Batalla de Gorlice Tarnóv, que sería clave para la suerte del Frente Oriental.

10426127_1591652127719122_1524914741322221913_n

Plano del inicio de las operaciones de la Batalla de Gorlice Tarnóv.
11178189_1591653631052305_2370427305206040460_n
El General Otto von Emmich a cargo de uno de los cuerpos del 11° Ejército Alemán, junto a su Estado Mayor observando el fuego de la artillería.
 
Deja un comentario

Publicado por en 2 mayo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , ,

06 de Diciembre de 1914 – Final de la Batalla de Łódź


Final de la Batalla de Łódź

Para mediados del mes de Noviebre de 1914, las fuerzas del IX° Ejército Alemán del General de Caballería August von Mackensen había lanzado una dura ofensiva contra las fuerzas del Frente Nor-Occidental Ruso del General Nikolai Ruzski, en los alrededores de la ciudad polaca de Łódź, sin embargo a pesar de los primeros descalabros, las fuerzas zaristas lograron frenar el avance y para fines de ese mismo mes, lanzaron una serie de contraataques que lograron consolidar el frente.

El día 24 de Noviembre, las fuerzas alemanas del XX° Cuerpo lograron retirarse hacia el norte, con fuertes pérdidas de los alrededores de la aldea de Brzeziny ante el peligro cierto de ser cercadas por las fuerzas el 1° Ejército del General Pavel Rennenkampf, al día siguiente la llegada de refuerzos lograron estabilizar al frente, por lo que el Jefe del Estado Mayor del Frente Oriental, General Erich Ludendorff, comprendió que contaba con fuerzas innecesarias para lograr una victoria total.

A pesar de los contratiempos, el 29 de Noviembre, la artillería pesada alemana comenzó a bombardear con intensidad a las fuerzas del castigado 2° Ejército ruso del General Sergei Scheidemann que se encontraban dentro de la ciudad de Łódź, entre el día 30 de Noviembre y 1° de Diciembre, las fuerzas de los cuerpos XVIIº del General Gunther von Pannewitz y XXº Cuerpo del General FriedrIch von Scholtz que habían recibido refuerzos del Frente Occidental, avanzaron una vez más, empujando a las fuerzas del 2° Ejército, por lo que el General Ruzski, decidió ese mismo día designar como nuevo comandante al General Wladimir Smirnov.

La situación de las fuerzas rusas comenzaba a complicarse debido a la falta de suministros y sobretodo de municiones, mientras que el enemigo se reforzaba con el correr de los días, por lo que el mando del Frente Nor-Occidental comenzó a planificar una retirada.

Finalmente, el día 06 de Diciembre de 1914, las fuerzas del recién designado General Smirnov evacuaron Łódź, retirándose junto al 1° Ejército, comandado ahora por el General Alexander Litinow y el 5° del también General Pavel Plewhe, a una nueva línea defensiva entre los ríos Bzura y Rawa. Esa misma tarde al son de antiguas marchas militares y con el característico paso de ganso, las tropas del General von Mackensen ocuparon la ciudad, poniendo fin a la batalla. Las bajas rusas fueron de 90.000 entre muertos, heridos y prisioneros, mientras que los alemanes sufrieron 35.000 pérdidas.

Si bien se puede catalogar como una victoria, el plan del General Ludendorff fracaso ya que no pudo envolver a las fuerzas enemigas ya que se retiraron con relativo orden.


10846297_1542789099272092_125995777296552401_n
Plano del final de la Batalla.
 
Tropas Alemanas entrando a la ciudad de Łódź luego de ser abandonada por el enemigo.
 
Deja un comentario

Publicado por en 6 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , ,

28 de Septiembre de 1914 – Asedio de Amberes


El asedio de Amberes se es un episodio militar del Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial, durante la ofensiva alemana en Bélgica en las primeras fases del conflicto, en la cual el Imperio alemán, junto a algunas unidades del Imperio austrohúngaro, atacó al Ejército belga, que contó con el apoyo de algunas unidades del Imperio británico.

Desarrollo

El escenario del conflicto fue la ciudad de Amberes cuyo centro urbano e instalaciones portuarias fueron defendidas por tres líneas de defensa compuestas por fuertes. Al principio, los belgas lanzaron tres ataques de infantería desde el 28 de agosto para mantener al ejército alemán lo más alejado posible de la ciudad y el puerto. Mediante una importante artillería, los alemanes llegaron a la última línea el 28 de septiembre y se tomaron la ciudad el 10 de octubre de 1914.

Posición de la artillería belga.

Los belgas continúan resistiendo desesperadamente en Amberes

Desde finales de Agosto de 1914, mientras las fuerzas alemanas avanzaban por el norte de Francia, el último reducto nacional de Amberes, en el cual se habían retirado el Gobierno de Bélgica, junto a la familia real, mientras el valiente Rey Albert mandaba personalmente a sus fuerzas, se encontraba asediada por las fuerzas del III° Cuerpo de la Reserva comandado por el General de Infantería Hans von Beseler, que pertenecía al I° Ejército del General Mayor Alexander von Kluck.

En los primeros días de septiembre, varios cuerpos de soldados de campaña belgas se unieron a la guarnición, que ayudaron a mejorar las defensas de los diferentes fortines, al mismo tiempo que los alemanes se consolidaban en una línea este-oeste, al norte de Bruselas.

Mientras que los servicios de inteligencias belgas establecían como muy probable un avance del enemigo por el río Scheldt, los servicios alemanes mediante informes de espías habían determinado, que era inminente una incursión desde la ciudad en sentido oeste y norte, para tratar de unirse con los aliados en territorio francés, además de un probable desembarco de refuerzos británicos.

El 04 de Septiembre, von Beseler, lanzó un ataque con tres divisiones, por ambas orillas del río Scheldt, logrando tomar el fuerte de Termonde y destruyendo los puentes hacia el norte, a pesar de este avance, el comandante belga de la guarnición, General Victor Deguise, planeo un avance con dirección al centro-este, para así obligar al mando alemán a desviar fuerzas para así proteger las líneas de abastecimientos en el centro de la Bélgica ocupada.

El plan se basaba en que dos divisiones de infantería protegerían la ciudad-fortaleza, mientras que tres divisiones de caballería lanzarían un ataque contra el flanco oriental alemán, las operaciones se iniciaron en la mañana del 5 de septiembre, cuando mediante rápidos movimientos las fuerzas belgas lograron tomar varios cruces de puentes sobre los pequeños ríos Demer y Dyle, el día 7 ocuparon Arschot, y el día 10 avanzaron hasta las cercanías de Lovaina, sin embargo ese mismo día, llegaron desde Alsacia la 30° División del XV° Cuerpo del General de Infantería Berthold von Deimling, y desde Lorena el IX° Cuerpo de la Reserva del General Max von Boehm, que pasaron al contraataque desde Bruselas obligando a las fuerzas belgas regresar a Amberes.

La concentración de tropas alemanas en el frente sur-este, había dejado una brecha desde el río Dender hasta la frontera con el neutral Reino de Holanda, y se extendía unos 13 kilómetros en la confluencia con el Scheldt, en los alrededores de Termonde, permitiendo así a los defensores mantener contactos con aliados franceses y británicos, a pesar de esta ventaja, con la caída de la fortaleza de Maubege, los alemanes comenzaron a trasladar la artillería pesada, que le habían permitido tomar con anterioridad las ciudades fortificadas de Liège y Namur, esto más el estancamiento que se daba en el frente luego de la Batalla del Marne, llevó a que el Estado Mayor Francés, encabezado por el General Joseph Joffre, le pidió al mando belga otro intento de romper las posiciones en Amberes.

A pesar de las menguadas fuerzas, los belgas avanzaron hacia el oeste en dirección a la aldea de Aalst, y a pesar de lograr ciertos avances, fueron rechazados por un duro contraataque.

Finalmente el 28 de Septiembre, las recién llegadas piezas de artillerías pesadas comenzaron bombardear intensamente a Amberes y sus alrededores, esta situación llevo a que al día siguiente el fuerte Sint-Katelijne-Waver fuera abandonado, y la cercana fortaleza de Walem comenzó a sufrir daños considerables, ese mismo día el Alto Mando belga decidió comenzar a evacuar las posiciones exteriores a Amberes hacia Ostende, trasladando pertrechos, heridos, prisioneros de guerra y hasta maquinaría industrial, gracias a que dos vías férreas aún no habían sido dañadas, que fueron utilizadas por formaciones de trenes al abrigo de la oscuridad de la noche.

Ese mismo día, el Primer Ministro Conde Charles de Broqueville le informo al mando británico, que su gobierno, y 65.000 soldados comenzarían a retirarse hacia Ostende, mientras que 80.000 hombres se quedarían para defender las fortificaciones en la misma Amberes, al día siguiente de Broqueville pidió formalmente ayuda a los gobiernos británico y francés.

A pesar de las dificultades, los belgas se mantenían firme en la defensa gracias a sus formidables fortificaciones, sin embargo el tiempo comenzaba a correr en su contra, ya que mientras los alemanes no paraban de enviar refuerzos, una ayuda aliada parecía prácticamente imposible.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 septiembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Georg von der Marwitz


web

Johannes Georg von der Marwitz, nacido el 7 de julio de 1856 y fallecido el 27 de octubre de 1929, fue un militar prusiano y alemán, que alcanzó el grado de general de Caballería. Destacó por su papel durante la Primera Guerra Mundial, durante la cual estuvo al mando de varios ejércitos alemanes en ambos frentes, tanto en el Frente Occidental como en el Frente Oriental. Igualmente, ocupó el cargo de ayudante del káiser Guillermo II.

Inicios de su carrera

Marwitz nació en la localidad de Stolp, en la provincia de Pomerania del Reino de Prusia (hoy Słupsk, voivodato de Pomerania, Polonia).

En 1875 ingresó en el Ejército alemán, cuando éste todavía era el Ejército prusiano. Entre 1883 y 1886 estudió en la Academia Militar. Hasta 1900 estuvo al mando de un regimiento de caballería, pasando en dicha fecha a ser el jefe del Estado Mayor del XVIII Cuerpo de Ejército. Antes del inicio de la Primera Guerra Mundial ya era General-inspector del Cuerpo de Caballería.

Primera Guerra Mundial

Frente Occidental

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Marwitz fue asignado al Frente Occidental en 1914, mandando el 12 de agosto las tropas alemanas en la batalla de Haelen contra tropas del Ejército belga al mando de Leon De Witte.

Frente Oriental

Tras esta primera batalla, Marwitz fue trasladado al Frente Oriental para tomar el mando del recién formado XXXVIII Cuerpo de Ejército de Reserva, al que condujo durante la Segunda Batalla de los Lagos Masurianos a principios del invierno de 1915. Tras ello fue transferido al sur, luchado con lel Ejército austrohúngaro contra los rusos, recibiendo la condecoración Pour le Mérite el 7 de marzo de 1915.

Frente Occidental

Tras recuperarse de una enfermedad en la que cayó en 1915, Marwitz sirvió de nuevo en el Frente Occidental, en esta ocasión como comandante del VI Cuerpo de Ejército.

Frente Oriental

Regresó otra vez más al Frente Oriental durante la Ofensiva Brusílov del Ejército ruso en junio de 1916.

Ayudante del kaiser

El 6 de octubre de 1916 se convirtió en ayudante del Káiser Guillermo II de Alemania, un cargo del que cesó en diciembre de 1916.

Frente Occidental

En diciembre de 1916 tomó el mando del 2º Ejército en el Frente Occidental. En noviembre de 1917 resistió los ataques de la Fuerza Expedicionaria Británica en la batalla de Cambrai, batalla en la que tuvo lugar el primer empleo masivo de tanques en una batalla. En septiembre de 1918 tomó el mando del 5º Ejército, cargo que siguió ocupando hasta el final de la guerra.

Posguerra

Después de la guerra y la derrota de Alemania, Marwitz se retiró de la vida pública. Falleció en Wundichow el 27 de octubre de 1929 a la edad de 73 años.

Johannes Georg von der Marwitz
Lealtad Ejército alemán
Condecoraciones Pour le Mérite
Mandos XXXVIII Cuerpo de Ejército de Reserva
VI Cuerpo de Ejército
2º Ejército
5º Ejército,
Participó en Primera Guerra Mundial
Batalla de Haelen
Segunda Batalla de los Lagos Masurianos
Batalla de Cambrai

Nacimiento 7 de julio de 1856
Stolp (Reino de Prusia)
Fallecimiento 27 de octubre de 1929
Wundichow, Alemania
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 septiembre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: