RSS

Archivo de la etiqueta: Imperio Alemán

Manfred von Richthofen


web

Tarjeta postal de Manfred von Richthofen

Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen (Breslavia, Imperio alemán; 2 de mayo de 1892 – Vaux-sur-Somme, Francia; 21 de abril de 1918) fue un militar y aviador alemán; más conocido como el Barón Rojo (Der rote Baron), fue un piloto que consiguió derribar ochenta aeroplanos enemigos durante la Primera Guerra Mundial antes de ser abatido en la mañana del 21 de abril de 1918 cerca del río Somme, en el norte de Francia.

Héroe de los alemanes y respetado por sus enemigos durante la Primera Guerra Mundial, permitía escapar a sus víctimas malheridas. Su unidad fue responsable del derribo de 151 aviones británicos, contra 66 de las propias, durante el mes de abril de 1917. Por ello recibió la medalla Pour le Mérite.

Sus aviones, el caza biplano Albatros D.II y luego el triplano Fokker Dr.I, le permitían una amplia capacidad de maniobras y piruetas. Sin embargo, la mayoría de sus victorias en combates aéreos las consiguió en un avión tipo Albatros.

Biografía

Infancia y juventud

Nació el 2 de mayo de 1892 en la capital de Silesia, Breslavia (hoy Wroclaw, perteneciente a Polonia). De niño se trasladó con su familia a Schweidnitz (hoy Swidnica, Polonia). Era el mayor de tres hermanos. Miembro de la familia aristocrática terrateniente Richthofen, el padre de Manfred había llegado a ocupar un alto cargo en el regimiento de Ulanos Nº 12, una unidad perteneciente a la poderosa caballería prusiana. Manfred y su hermano pequeño Lothar quisieron seguir los pasos de su padre, alistándose jóvenes en el ejército imperial. Practicó caza y equitación y cuando completó su adiestramiento como cadete, se alistó en los Ulanos (caballería alemana), siendo nombrado tres años después teniente del primer regimiento.

Primera Guerra Mundial

Durante la Primera Guerra Mundial, von Richthofen pasó de la caballería (donde ganó la condecoración de la Cruz de Hierro) a la infantería, pero en esta modalidad no prosperó, ya que las condiciones que se vivían en las trincheras eran inhumanas y “muy aburridas”, según sus palabras. Finalmente encontró su lugar bajo el Sol alistándose en la aviación, donde demostró una gran capacidad con esta arma, completamente innovadora para lo que hasta entonces había sido la guerra (la producción de aviones se incrementó desde los 300, que tenían todos los contrincantes al principio de la contienda, hasta los 150.000 al finalizar).

El Albatros biplano II, con el que el Barón Rojo consiguió la mayor parte de sus victorias.

No logró destacar en la academia de aviadores, aunque luego demostró ser muy capaz en combate. En el principio sólo se dedicó a observar y fotografiar el frente oriental, pero lo que él quería eran aventuras.

En la Luftstreitkräfte, su encuentro con otro gran aviador, Oswald Boelcke, fue decisivo para su éxito. Boelcke lo seleccionó para el escuadrón de caza Jagdsstaffel o Jasta 2. Ya su primer combate fue una victoria. Sucedió sobre el cielo de Cambrai, Francia, el 17 de septiembre de 1916. Durante estos primeros meses se destacó por su agudeza visual y su innato don para afrontar el peligro. Sus compañeros decían que su personalidad se transformaba cuando cogía los mandos de su avión.

Durante los 20 meses siguientes, destacaría como el mejor as de la aviación alemana durante toda la Primera Guerra Mundial. Llegaría a superar el número de victorias de Boelcke: 40, un récord hasta entonces. En su victoria 11 consiguió derribar el biplano del as británico Lanoe Hawker. En enero de 1917 recibió la Cruz Pour le Mérite.

Fokker DR.I. Réplica del famoso triplano utilizado por Manfred von Richthofen.

Circo volador Jasta 11

En 1917 se le confirió el comando del Jasta 11, que luego fue conocido como el “Circo volador” por los vivaces colores que presentaban sus 14 aviones, los cuales, al igual que un circo, se trasladaban por ferrocarril al lugar adonde se los requería. Se ganó el apodo de Barón Rojo porque su avión estaba pintado de rojo para que sus rivales lo reconocieran; hábil maniobra psicológica, pues sus enemigos le temían mucho y admiraban su gran destreza guerrera. Llegó a dirigir 58 misiones con total éxito, en las cuales derribó a unos 80 aviones, algo que nadie llegó a superar en ningún bando durante el resto de la guerra. En abril sumó él solo 20 derribos. Sus hombres insinuaban que su líder tenía un comportamiento suicida. Pocos meses después recibió el encargo de dirigir la primera ala de caza de la historia aérea, la JG 1, integrada por los Jasta 4, 6, 10 y 11. Esta unidad llegó a derribar 644 aviones con sólo 56 bajas. Su hermano Lothar, alcanzó 40 victorias al final de la guerra en esta unidad, Kurt Wolff, 33 victorias y Karl Allmenroder 30 derribos. Todos lograron la Cruz Pour le Mérite.

Herido casi mortalmente

El 6 de julio de 1917 recibió una bala perdida en el cráneo, que le provocó una terrible herida lesionándole el cerebro; pero él continuó volando pese a estar claramente incapacitado para soportar alturas. Se comportaba como si fuera inmune a la muerte, no tomando precauciones e incluso violando las fundamentales reglas de vuelo que había escrito en su manual. Llevó vendada la cabeza durante mucho tiempo. Poco después recibió con alegría un Fokker Dr.I, un triplano que también pintó de rojo, y que tenía gran agilidad, aunque si se mantenía en rumbo fijo durante muchos minutos, se convertía en presa fácil.

Muerte

Restos del avión de Richthofen.

Según las fuentes oficiales, fue el capitán canadiense Roy Brown el que consiguió matar al piloto alemán, aunque nuevas investigaciones apuntan a que fue el soldado de infantería australiano William John “Snowy” Evans el que disparó desde tierra la bala del .303 que acabó con su vida. La bala entró por el lado derecho del pecho y le causó heridas en los pulmones, el hígado, el corazón, la arteria aorta y la vena cava antes de salir. Según la opinión de los forenses, apenas contó con un minuto antes de perder la consciencia y solo un par de ellos en morir. Poco se sabe sobre el soldado Evans, aparte de que murió en 1925, y probablemente falleció sin imaginar que él podía ser el causante de la muerte del piloto más famoso de la historia. Roy Brown dejó escrito un libro sobre sus combates y detalló todo sobre el último vuelo del Barón.

Fue enterrado con todos los honores militares por los mismos británicos, quienes le rindieron tributo. Su ataúd —cubierto de flores como ofrenda— fue llevado a hombros por seis miembros del escuadrón 209. En el momento del entierro, soldados australianos presentaron armas y lanzaron tres salvas en su honor. En su lápida, que se encuentra en el mismo lugar donde cayó, se puede leer su epitafio:

Aquí yace un valiente, un noble adversario y un verdadero hombre de honor.

Que descanse en paz.

Tras su muerte, el mando del Jasta 11 fue asumido por Wilhelm Reinhardt, el cual murió en un accidente aéreo en julio de 1918, sucediéndole Hermann Göring, quien era uno de los ases más destacados de la aviación de caza en esos momentos, habiendo obtenido 22 victorias en la guerra.

El Barón Rojo dejó un libro, escrito en 1917, durante su convalecencia por el disparo en la cabeza. Lo tituló El avión rojo de combate, donde afirmaba que combatía en la aviación buscando una consecuencia para su vida.

Manfred von Richthofen
Capitán
Años de servicio 1911 – 1918
Apodo Barón Rojo
Lealtad Flag of the German Empire Imperio Alemán
Condecoraciones
Participó en Primera Guerra Mundial

Nacimiento 2 de mayo de 1892
Breslau, Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Fallecimiento 21 de abril de 1918 (25 años)
Vaux-sur-Somme, Bandera de Francia Francia
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 septiembre, 2017 en 1916, Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

20 de Junio de 1916 – El Pacto Económico de París


El Pacto Económico de París

El 14 de Junio de 1916, representantes de Francia, Gran Bretaña, Rusia, Italia, Japón, al que luego se sumarían de Bélgica, Serbia y Portugal, se reunieron en la Conferencia Económica de París. Durante los sucesivos días, las discusiones se basaron principalmente entres cuestiones.
1)- La necesidad económica en tiempos de guerra.
2)- Obtener la derrota del enemigo por medios económicos.
3)- La necesidad de proteger el intercambio comercial aliado después de la guerra mediante la formación de una alianza comercial en tiempos de paz.

Finalmente el 20 de Junio de 1916, se firmo el llamado Pacto Económico de París, que establecía una serie de medidas inmediatas:

– Asimilación de las leyes y regulaciones económicas y comerciales.
– Prohibición de comerciar con las potencias enemigas.
– Allanar y secuestrar negocios enemigos en el territorio de cada firmante.
– Futuras restricciones al comercio del enemigo.

Transitorias a establecer finalizada la guerra:

– Rehabilitación de los territorios despojados.
– Negar trato de nación más favorecida a los Estados enemigos durante un período de tiempo fijo.
– Preservación de los recursos de las naciones aliadas como así también facilitar su intercambio.
– Prohibición de importar productos de naciones enemigas.
– Prohibición a empresas y personas de naciones enemigas a invertir o establecerse en los países aliados.

El pacto pretende aislar a las potencias centrales, o sea el Imperio Alemán, el Austro-húngaro, el Otomano y el Reino de Bulgaria, no solo en el período de guerra, sino que prevé adoptar sanciones una vez alcanzada la paz. Para cumplimentar con lo establecido en el Pacto se creo el llamado Comité Permanent International d’Action Économique (Comité Internacional Permanente de Acción Económica) con sede en la ciudad de París.

Pese a contar con el respaldo de las naciones aliadas, el mismo generaba una importante preocupación en las naciones neutrales, principalmente los Estados Unidos, ya que la administración del Presidente Woodrow Wilson veía que la continúa fragmentación del continente europeo aseguraba la continuidad del conflicto, además que varias cuestiones tratadas afectarían a sus intereses comerciales.
Sin dudas el Pacto elaborado generará en el futuro cercano importantes cuestionamientos.

14469648_1756339857917014_611520688924607287_n

Publicación del periódico británico Daily Telegraph sobre los resultados de la Conferencia Económica de París.
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

09 de Marzo de 1916 – El Imperio Alemán le declara la guerra a Portugal


El Imperio Alemán le declara la guerra a Portugal

La amistad anglo-portuguesa se remontaba a varios siglos atrás, cimentada por sucesivos tratados de amistad y comercio a través de los años. La misma ni siquiera se vio resquebrajada, cuando la monarquía fue abolida en 1910, a causa de una revolución triunfante y se proclamo la República, mientras el depuesto Rey Manuel I se exiliaba.

Al inicio de la guerra en Agosto de 1914, el Primer Ministro Bernardino Luís Machado del Partido Democrático en común acuerdo con el Presidente Manuel de Arriaga de su mismo partido, decidió proclamar la neutralidad. Sin embargo, a causa de las incursiones alemanas en el territorio de la colonia de Angola y Cabinda en el sudoeste africano y de incentivar la revuelta de nativos, llevó el 25 de Noviembre de ese mismo año al Parlamento a emitir por unanimidad un proyecto de cooperación con las potencias de la Entente Cordiale, lo cual provoco la protesta del embajador alemán en Lisboa, Friedrich Rosen.

Esta tensa situación, se tradujo el 12 de Diciembre en la renuncia de Machado, siendo reemplazado por su compañero de partido, Víctor Azevedo de Couthiño, quien a poco más de un mes, fue sucedido por el General Joaquim Pimenta de Castro, con contó con el respaldo de sectores conservadores, moderados y del Partido Republicano. El 14 de Mayo de 1915, estalló una revuelta encabezada por miembros del Partido Democrático en que acusaban al Primer Ministro de dictador ya que tenía la intención de gobernar sin el Parlamento. Al final de una jornada luctuosa con varios muertos, el General Pimenta de Castro renuncio, siendo reemplazado por una “Junta Constitucional” de 5 miembros que al día siguiente entrego el poder a un independiente, João Pinheiro Chagas, quien ni siquiera asumió el poder, por lo que luego de un par de días de anarquía asumió formalmente el 17 de Mayo, José de Castro miembro del triunfante Partido Democrático. Diez días después, renunciaba Arriaga injustamente acusado de cómplice del intento de instauración dictatorial, siendo reemplazado por Teófilo Braga, su antecesor y primer presidente de la República.

Mientras se sucedían los continuos cambios de ministros, la situación colonial no dejaba de ser preocupante, por lo que el Gobierno decidió enviar refuerzos tanto a la colonia de Angola como a la de Mozambique en el sudeste del continente africano. Pese a que en Julio de 1915, los sudafricanos y británicos tomaron el control de la vecina colonia de Deustch Sûdwestafrika, (África Sudoccidental Alemana), las rebeliones nativas continuaron por un tiempo, hasta que fueron aplastadas en la Batalla de Mongua el 22 de Agosto.

El 05 de Octubre de 1915, vencía el mandato de transición del presidente Braga, por lo que fue reemplazado por el antiguo Primer Ministro Machado, quien luego de tres rondas de votaciones fue electo por el Parlamento. Al poco tiempo, asumió como nuevo Primer Ministro Alfonso Da Costa, del Partido Democrático quien pese a los consejos decidió formar un gobierno “monocromático”.

En el plano internacional, pese a los choques coloniales, Portugal mantenía su estatus de nación neutral, aunque sin dudas sus simpatías estaban con la Entente Cordiale. Es por ello que en base a la antigua amistad, el 17 de Febrero de 1916, el embajador británico Sir Lancelot Douglas Carnegie le entrego al Ministro de Relaciones Exteriores Augusto Vieira Soares un pedido de su gobierno para que requisaran todos los navíos alemanes anclados en puertos portugueses a cambio de apoyo militar en la guerra que se avecinaba.

Finalmente luego de tensas discusiones, el 23 de Febrero, el Gobierno del Primer Ministro Da Costa, emite un documento legal por el cual requisa dos naves de bandera alemana surtas en el Puerto de Sunchal. Al día siguiente en Lisboa son apresados 36 buques alemanes y austro-húngaros, con el correr de los días estás acciones se repetirán a lo largo de todo el territorio portugués, no solo el metropolitano, sino también en las colonias, mientras que los cruces diplomáticos eran incesantes.

La respuesta, no se hizo esperar, en la mañana temprano del 09 de Marzo de 1916, el embajador alemán Rosen le entregaba al Ministro Vieira Soares la declaración formal de guerra de su país ante los actos de atropellos. Un nuevo actor se sumaba a la contienda a favor de la Entente Cordiale. Pese a su reducido ejército y marina, la importancia de Portugal radicaba en el abastecimiento de materias primas procedentes de sus colonias africanas y asiáticas para el esfuerzo bélico.

 13100670_1698169103734090_5045780385204639535_n 13043556_1698169080400759_8409540800338910791_n

Marineros portugueses arrían la bandera del Imperio Alemán para luego izar al enseña nacional en un buque requisado en el Puerto de Lisboa.
13082534_1698169193734081_3957354212609316639_n
El periódico “A Capital” informa sobre la declaración de guerra alemana contra Portugal.
 
Deja un comentario

Publicado por en 9 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

24 de Enero de 1916 – Tratado de Amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán


Tratado de Amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán

A finales de Julio de 1915, una columna liderada por los oficiales alemanes, Oskar Ritter von Niedermayer y Werner Otto von Hentig, compuesta además por otomanos e indios anti-británicos partieron desde Bagdad en dirección al Emirato de Afganistán, con la intención de sumar a su líder, Habibullah Khan de unirse a las Potencias Centrales, bajo el pretexto de la Jihad (Guerra Santa).

Luego de recorrer grandes distancias por terrenos sumamente difíciles con un clima adverso, la columna llegó a Kabul la ciudad capital el 26 de Septiembre, donde si bien fueron hospedados en un lujoso Palacio, prácticamente estaban prisioneros. Además el Emir, un hábil líder que estaba en contacto con el Gobierno Británico en la vecina India, les otorgó una audiencia recién un mes después, donde además de darles un trato frío y hasta despectivo, se negó a sumarse a la contienda alegando que su territorio se encontraba literalmente “encerrado” al norte por territorio ruso, y al sur por la India Británica. A pesar del fiasco, lo miembros de la comitiva, aún tenían esperanzas ya que recibieron la promesa de ser recibidos nuevamente.

Sin embargo, las sucesivas reuniones y conferencias realizadas tanto en Kabul como en la residencia de Paghman tenían un similar desarrollo, ya que mientras el Emir describía la situación diaria, el Teniente von Hentig expresaba comentarios políticos e historicos. Generalmente las discusiones giraban en torno a la posición de Afganistán en las proposiciones de permitir que las tropas del poderes centrales el derecho de paso, rompiendo con Gran Bretaña, y la declaración de la independencia. Los miembros de la expedición centran sus esperanzas en que el vecino occidental Reino de Persia se sume a su bando para convencer al líder afgano.

SI bien recibía a las delegaciones juntas o separadas con la promesa de tener en cuenta sus propuestas, se negaba a comprometerse, exigiendo una prueba concreta de que las garantías turco-alemanes de ayuda militar y financiera eran viables. Para ello, el Teniente von Hentig, envió al embajador alemán en Teherán, Príncipe Heinrich von Reuss, un mensaje, que fue interceptado por la inteligencia rusa, en el cual conmino a realizar las gestiones necesarias para que tropas otomanas se dirigieran hacia Kabul. Por su parte, como muestra de buena voluntad el Teniente von Niedermayer comenzó a asesorar en cuestiones de modernización militar al Emir y a su hijo mayor Inayatullah Khan quien estaba a cargo del Ejército.

Mientras que las gestiones se empastaban. Los miembros de la expedición encontraron en la figura de Nasrullah Khan, hermano del emir y Primer Ministro, un interlocutor más amistoso, al igual que el príncipe menor Amanullah Khan. Varias reuniones secretas se desarrollaron en la residencia de este último. Sin embargo el Emir estaba al tanto, dado que los mensajes enviados por el Teniente von Hentig al Príncipe Heinrich von Reuss expresaban la posibilidad de incentivar revueltas internas para derrocarlo. Y como era una tradición que los anteriores gobernantes muriesen de razones “no naturales” por lo que ordenó que todas las reuniones fuesen con su presencia, intuía que al estar rodeado de familiares pro-alemanes y ambiciosos, su vida y la seguridad del emirato corrían riesgo.

A medida que las semanas pasaban, Habibullah se defendía de la presión para comprometerse con el esfuerzo de guerra, esperaba que el resultado fuese predecible, anunciando a la misión de su simpatía por las potencias centrales y afirmando su voluntad de dirigir un ejército a la India-siempre y cuando tropas otomanas y alemanas fuesen capaces de ofrecer apoyo.

Para ese momento, los miembros de la expedición podían deambular libremente por las calles de la ciudad, al mismo tiempo, von Niedermayer reclutó a dos docenas de prisioneros asutro-húngaros que habían huido de un campo de prisioneros ruso, para que ayudasen en la construcción de un hospital con el objetivo de ganarse la simpatía de los ciudadanos. Por su parte el enviado otomano, Kâzım Fikri Özalp Bey, confidente del Ministro de Guerra Ismail Enver Pasha, se relaciona con la comunidad turca local expresándoles los beneficios de la Jihad.

Por su parte, el emir toleró el tono cada vez más anti-británica que estaba adoptando su periódico, Siraj al Akhbar, cuyo editor, su suegro Tarzi Mahmud había aceptado al político independentista indio y miembro de la expedición de von Niedermayer, Abdul Barkatullah como periodista principal a finales de Noviembre de 1915. Además permitió la publicación de columnas pro-independentista de otro miembro de la comitiva el Rajá Mahendra Pratap, como así también propaganda a favor de las Potencias Centrales.

El 01 de Diciembre de 1915, los miembros indios, en su mayoría de fe musulmana, dela expedición proclaman un Gobierno Provisional, presidido por el Rajá Pratap, el periodista Barkatullah ocupa el cargo de Primer Ministro, Ubaidullah Sindhi como Ministro de los Asuntos Interiores, Maulavi Bashir como Ministro de Guerra, y Champakraman Pillai como Ministro de Asuntos Exteriores, que de inmediato proclama la independencia de la India.

Estos acontecimientos políticos y el progreso logrado durante el mes de Diciembre permitieron a la misión celebrar en Kabul el día de Navidad con el vino y el coñac olvidado por la misión del diplomático británico Sir Mortimer Durand cuarenta años antes, que Habibullah pone a su disposición.

Con el inicio del nuevo año, el Emir demuestra intenciones de discutir un posible tratado de amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán, que finalmente fue firmado el 24 de Enero de 1916. El mismo consistía en una serie de diez artículos. Entre sus principales cláusulas estaban:

  • El reconocimiento de la independencia de Afganistán.
  • Una declaración de amistad por parte de Alemania
  • El establecimiento de relaciones diplomáticas.

El tratado garantizaba la ayuda alemana, en caso de agresión rusa y/o británica, si Afganistán se unía a la guerra, además su ejército sería modernizado con 100.000 fusiles, 300 piezas de artillería, y otros armamentos modernos. Los alemanes iban a ser responsable del mantenimiento de los asesores e ingenieros, y de mantener una ruta de suministro por tierra a través de Persia. Finalmente una ayuda financiera equivalente a £1,000,000 sería entregada al emir.

Los Tenientes von Hentig, quien estaría a cargo de la embajada y von Niedermayer firmaron este documento que creó -como se argumentó en un telegrama a la Oficina de Asuntos Exteriores esa misma jornada, una base inicial para la preparación de una invasión afgana de la India, que se iniciaría luego del envío de 20.000 soldados otomanos y/o alemanes para proteger la frontera con Rusia, por lo que además era necesario el traslado de inmediato de equipos de comunicación y armas. Además se expresaba que en el mes de Abril la campaña podía comenzar.

Sin embargo, pese al entusiasmo de los miembros de la expedición, sin dudas el Emir era un hábil político que no tomaba ningún tipo de compromiso que afectase sus intereses.

12043054_1676809382536729_3958635529200749332_n
Miembros de la expedición. De izquierda a derecha, Kâzım Fikri Özalp Bey, Werner von Hentig, Walter Röhr, Rajá Mahendra Pratap, Kurt Wagner, Oskar von Niedermayer, Günter Voigt and Maulavi Barkatullah.
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

27 de Diciembre de 1915 – Alexander Parvus y el Imperio Alemán


Alexander Parvus y el Imperio Alemán

Desde el inicio de la guerra, y antes también, los servicios de inteligencia de las naciones beligerantes desarrollaron diversas acciones con el objetivo de desestabilizar al enemigo, de estos sin dudas uno de los efectivos era el del Imperio Alemán, que contaba con una red de espías, saboteadores e instigadores a lo largo del mundo.

Generalmente las embajadas y consulados eran la base de operaciones, donde importantes sumas de dinero eran destinadas para realizar diversas acciones, que iban desde sabotear fábricas de armamentos en Estados Unidos o ayudar a grupos revolucionarios musulmanes o hindúes contra el Imperio británico. Otro de los objetivos era desestabilizar al Imperio Ruso.

Pese a que en 1905, las autoridades zaristas habían logrado sofocar la Revolución en base a concesiones liberales y muchos de los revoltosos habían sido encarcelados, otros habían marchado al exilio, como Vladimir Illich Ulianov, más conocido por el pseudónimo de Lenin, Lev Davídovich Bronstein, conocido como León Trotsky, Julius Mártov, Iosif Stalin entre muchos otros en su mayoría miembros del llamado Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, que perseguidos por la tenaz Okhrana, la policía secreta del Zar trataban de sobrevivir en situaciones sumamente adversas.

En 1907 tuvo lugar en Londres el Vº Congreso del POSDR, en el cual surgieron dos tendencias, los bolcheviques (la mayoría) partidarios del establecimiento de la toma del poder de manera inmediata y el establecimiento de una Dictadura del Proletariado, encabezados por Lenin, y los mencheviques (la minoría) liderados por Mártov, quienes para llevar adelante la revolución socialista se debía desarrollar una fase “burguesa”. Por su parte, Trotski, quien expresaba la teoría de la Revolución Permanente intento tener una postura equidistante, siendo Israel Lazarevich Gelfand, que usaba el seudónimo de Alexander Parvus uno de sus más entusiastas partidarios.

Nacido en 1867 en el seno de una familia hebrea del poblado bielorruso de Berazino, a los pocos años de edad se mudo hacia el Puerto de Odessa, sede de una importante comunidad judía que de manera constante sufría los temibles Pogroms, muchas veces incentivados por las mismas autoridades. El joven Israel asistió al Gymnasium (Institución Educativa para sobresalientes), mientras que recibía clases de humanidades de modo particular. Su apasionamiento por la lectura y las persecuciones a quienes profesaban su religión lo llevó desde joven a expresar un espíritu de rechazo hacia el régimen zarista.

En 1886, viajo a Basilea, Suiza donde entro en contacto con libros de intelectuales revolucionarios como Alexander Herzen, si bien al año siguiente volvió, la persecución de miembros de la Okhrana lo obligo a partir al exilio, de regreso a Suiza, en el otoño de 1888 Gelfand, se matriculó en la Universidad de Basilea, donde estudió economía política, si bien la mayoría de sus profesores rechazan sus postulados marxistas sobre cuestiones económicas, su intelecto le permitió obtener un doctorado en 1891.

A pesar de sus aptitudes, optó por no seguir una carrera académica, sino más bien trató de iniciarse en la política para servir a la causa del socialismo. Ajeno al atraso institucional de la Rusia agraria, se trasladó a Alemania, donde se unió al SPD-Sozialdemokratische Partei Deutschlands (Partido Social Demócrata Alemán) y se hizo amigo de la revolucionaria de origen polaco, Rosa Luxemburgo.

En 1900, conoció a Lenin, por primera vez, en Munich, donde lo animo a publicar el periódico revolucionario Iskra (La Chispa). Por esos tiempos, intentó obtener la ciudadanía alemana aunque fracaso. Sin embargo, la contra-inteligencia había penetrado parte de la red revolucionaria socialista y al leer sus escritos en la prensa durante la guerra ruso-japonesa, que Parvus había predicho que la derrota de las fuerzas zaristas, dando lugar a disturbios y la revolución. Cuando esto resultó, su prestigio Parvus ‘entre sus camaradas alemanes socialistas y otros aumentó.

Por lo tanto, la inteligencia alemana pronto estima que en el futuro sería útil en los esfuerzos contra el Imperio Ruso.

En 1905, Gelfand, que había adoptado el nombre revolucionario de Alexander Parvus, llegó a San Petersburgo con papeles falsos austro-húngaros, era considerado entre los marxistas europeos como una autoridad en cuestiones políticas y financieras; por consiguiente, cuando escribe en Diciembre un artículo provocador titulado El Manifiesto Financiero, en el que describe a la economía rusa de estar al borde del colapso tuvo un gran eco en los medios de prensa del continente.

En combinación con esta propaganda, Parvus coordinó una agitación de los locales para fingir una corrida bancaria. Como se extendió la noticia del artículo y la consiguiente histeria, logró alterar la economía y enfurecer a primer ministro Sergei Witte, pero no causó un colapso financiero. Por esta participación, fue detenido junto a otros revolucionarios como Trotski y el futuro líder menchevique Lev Deich, por la policía, siendo condenado a tres años el exilio en Siberia, aunque escapó y emigró una vez más a Alemania.

Luego de un problema financiero con el escritor Máximo Gorki que daño su reputación, se traslado a Istambul, capital del Imperio Otomano, donde estableció una compañía de comercio de armas, que se benefició generosamente durante la guerra de los Balcanes. Además se convirtió en el asesor financiero y político de los Jóvenes Turcos, grupo de reformistas que habían tomado el poder, siendo nombrado director de su principal publicación el “Turk Yurdu”. Trabajó estrechamente con los triunviros conocidos como los Tres Pashas – Enver, Talat y Cemal – y el ministro de Finanzas Djavid Bey.

Su empresa se ocupó de los suministros de alimentos para el ejército turco y fue socio de las Compañías Krupp, Vickers Limited, y además del famoso traficante de armas Basilio Zaharov.

Al ingresar el Imperio Otomano en Noviembre de 1914 a la guerra, Parvus trabo amistad con el embajador alemán, Barón Hans von Wangenheim, quien era partidario de incentivar el reclutamiento de espías y saboteadores dentro de los estados enemigos. Por intermedio del diplomático, ofreció al OHL- Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) un plan que consistía en paralizar al Imperio Ruso mediante la huelga financiada por dinero alemán.

Finalmente bajo los auspicios del Barón Von Wangenheim llegó a Berlín de incógnito el 06 de Marzo de 1915, presentando un escrito de 20 páginas en el cual detallaba su plan a funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y a oficiales de la inteligencia militar. Recomendaba la división de Rusia mediante el patrocinio de la facción bolchevique del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, además de incentivar el separatismo étnico en diversas regiones y el apoyo a diversos escritores cuyas críticas al zarismo continuaban en tiempos de guerra. Su teoría era la derrota y división del Imperio Zarista era la manera más viable de desarrollar la Revolución Socialista.

Mientras que los funcionarios alemanes discutían sobre su plan, Parvus se dirigió en Mayo de 1915 a Berna en la neutral Suiza, donde mantuvo una serie de reuniones con Lenin y otros revolucionarios bolcheviques que sin embargo rechazaron por el momento recibir apoyo de un Gobierno extranjero. Vuelto Alemania, junto con un grupo de socialistas rusos y alemanes comenzó a planear las diferentes vías clandestinas de financiación mediante el uso de compañías legales vía Copenhagen, capital del neutral Reino de Dinamarca o directamente desde la frontera ruso-otomana.

Finalmente el 27 de Diciembre de 1915, Parvus fue convocado de manera reservada a las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde funcionarios de inteligencia le entregaron una importante suma de dinero, su plan finalmente había contado con el visto bueno de las principales autoridades militares y civiles del Gobierno Alemán. La tares de desestabilizar a Rusia había comenzado.

12552581_1668030500081284_1796942548540156138_n
Foto de los revolucionarios encarcelados en 1905, a la izquierda Alexander Parvus, en el centro León Trotsky y a la derecha Lev Deutch.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 diciembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , ,

21 de Febrero de 1915 – El bloqueo alemán a Gran Bretaña y la posición de los Estados Unidos


El bloqueo alemán a Gran Bretaña y la posición de los Estados Unidos

Desde el inicio de la guerra en Agosto de 1914, la Kriegsmarine (Marina Imperial Alemana), a diferencia de las demás armadas, contaba con una importante cantidad de U-boats o submarinos, por lo que desde un principio fueron utilizados para contrarrestar el mayor potencial de la flota de superficie de la Royal Navy.

A finales de 1914, el Primer Lord del Almirantazgo Sir Winston Churchill, decidió llevar adelante una política de bloqueo contra los puertos alemanes por lo todos los barcos mercantes, no solo beligerantes, sino también neutrales, serían detenidos y se los decomisaría la carga, esto llevó a un entredicho diplomático de cierta intensidad con los Estados Unidos, que pese a las gestiones conciliadores del Ministro de Relaciones Exteriores Sir Edward Grey, la tensión no disminuyo.

Como respuesta a esta política, el Imperio Alemán, declaro el día 04 de Febrero de 1915, que las aguas marítimas que rodeaban a las Islas Británicas serían consideradas como zona de guerra, por lo que los navíos mercantes por más que llevaran banderas de estados neutrales serían hundidos. Sin embargo Gottlieb von Jagow, a cargo de los Asuntos Exteriores de Alemania, mediante una hábil maniobra diplomática, le informó al embajador en Washington el Conde Johann von Bernstorff, que debía comunicar de manera “secreta” que los buques de esa nación serían respetados, en un intento para granjearse el favor del Presidente demócrata y ciertamente pacifista Woodrow Wilson.

Esta situación no tardó en llegar a Londres, lo cual enfervorizó los ánimos de la mayoría de los ciudadanos, debido principalmente a las crónicas de los periódicos del día 21 de Febrero de 1915, que hablaban de “Instrucciones Secretas” entre los gobiernos alemán y estadounidense, a la vez que la llamada Foreign Office, con el Ministro Sir Grey a la cabeza, comenzaba a deliberar sobre las maneras de responder a la política de bloqueo “diferenciada” que había estipulado el enemigo.

A pesar de la hábil maniobra diplomática llevada a cabo por Alemania, la tensión entre el Imperio Británico y los Estados Unidos no fue más allá de un intercambio de telegramas que evitaron un resquebrajamiento mayor de las relaciones.

 10988514_1569426009941734_3591088217348656820_n

Crónica del periódico londinense sobre las “instrucciones secretas” presentadas por el embajador alemán Conde Johann von Bernstorff al presidente estadounidense Woodrow Wilson.
10930173_1569426396608362_8905525614278220439_n
Crónica del mismo medio de comunicación sobre las reuniones en la Foreign Office para dar respuesta a la política de bloqueo llevada adelante por Alemania.
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 febrero, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

31 de Enero de 1915 – Batalla de Bolimov


web

La batalla de Bolimov tuvo lugar el 31 de enero de 1915 en el Frente Oriental en la Primera Guerra Mundial, y enfrentó al Imperio alemán y al Imperio ruso.

En el campo de batalla se enfrentaron el Noveno Ejército Alemán al mando del general August von Mackensen y el Segundo Ejército Ruso, comandado por el general Vladimir Vasílievich Smirnov.

Los alemanes intentaron utilizar gas venenoso contra los rusos. Sin embargo, el frío hizo que el producto se congelara, anulando su efectividad. Debido al fracaso del ataque con gas, los alemanes decidieron enviar a sus tropas a atacar a los rusos. Los rusos contraatacaron enviando 11 divisiones al mando del general Vasily Gurko. La artillería alemana repelió el ataque. Los rusos sufrieron 40.000 bajas en esta batalla, aún así el resultado de la batalla fue inconcluso.

En un artículo titulado “Huracán de fuego en la batalla de Bolimov” y publicado en The New York Times, el corresponsal escribía: “Fueron usados por primera vez en Polonia proyectiles con una carga explosiva de melinita junto con otro ingrediente desconocido. Uno de los efectos de la melinita es el de cegar a todo aquel que se encuentre en su cercanía, pero el hedor que exudaban los heridos hacía que los doctores salieran del hospital de tanto en tanto a tomar aire fresco para poder recuperarse del nauseabundo efecto”.

Battle of Bolimov
Part of the Eastern Front during World War I
Eastern Front, 1915.
Date January 31, 1915
Location near Bolimów, Poland
Result Inconclusive
Belligerents
 German Empire  Russian Empire
Commanders and leaders
August von Mackensen Vladimir Smirnov
Vasily Gurko, VI Corps
Units involved
German Ninth Army Russian Second Army
Strength
Unknown Unknown
Casualties and losses
20,000 casualties 40,000 casualties
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 enero, 2015 en 1915, Batallas, Frente Oriental

 

Etiquetas: , , , ,

15 de Diciembre de 1914 – The friends’ battalions – (Los Batallones de Amigos)


The friends’ battalions. (Los Batallones de Amigos)

Desde la declaración de guerra al Imperio Alemán, el Primer Ministro británico Herberth Asquith había sido designado como nuevo Secretario de Guerra al General Horatio Kitchener, típico héroe victoriano que tuvo una destacada actuación en los sucesivos conflictos coloniales.

A diferencia de la mayoría de sus colegas aliados y enemigos, Lord Kitchener auguraba un conflicto largo y devastador, por lo que comenzó una campaña de reclutamiento para engrosar las filas del Ejército Británico, que si bien estaba compuesto por veteranos competentes, su número era muy inferior con respecto a los demás contendientes.

Para afianzar está política, a las dos semanas del inicio de los conflictos, el general Sir Henry Rawlinson, tuvo la idea de formar The Friends´ Battalions, (Los Batallones de Amigos), bajo la premisa que a la hora de combatir el recluta se encontraría más a gusto teniendo a su lado un compañero de trabajo o de deporte. La resolución tuvo un éxito inmediato debido al gran entusiasmo por participar de un conflicto del cual se decía que duraría solo hasta Navidad.

Sin dudas uno de los casos más resonantes, fue el del club de fútbol Clapton Orient de Londres, ya que una vez que el capitán del equipo se enrolo, no solo lo hicieron también sus compañeros, sino todo el personal que componía la entidad, por lo que un total de 41 se integraron al 17° Regimiento Middlesex, transformándose en el célebre Batallón de los Futbolistas, aunque no sería el único ya que también se formaron de jugadores de rugby, cricket, tenis entre otros deportes.

Con el final de la Batalla de Ypres, en la cual el viejo profesional ejército británico había prácticamente desaparecido, era la hora de los reclutas de Lord Kitchner y los de las diferentes colonias, que marchaban alegremente al frente sin saber realmente lo que les esperaba.

10857774_1546535092230826_1172038928354851329_n

Crónica del periódico británico Daily Telegraph del día 15 de Diciembre de 1914, sobre el “Batallón de Futbolistas”.

10858623_1546536068897395_4132907484376327088_n

Foto con miembros del célebre batallón formado por el personal del club Clapton Orient.
 
Deja un comentario

Publicado por en 15 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , ,

16 de Noviembre de 1914 – Victoria Otomana en el Cáucaso


Victoria Otomana en el Cáucaso

Desde los primeros días de Noviembre, luego de la declaración formal de guerra, el General ruso de origen alemán báltico, Georgy Bergamann, Comandante en Jefe del 1° Cuerpo caucásico, lanzó una ofensiva sobre la llamada Armenia Otomana, por tres flancos, el derecho bajo el mando del General Vassily Istomin, que cruzó la frontera en los alrededores de la aldea de Oltu, el flanco izquierdo de los cosacos de Nikolai Baratov cruzarían la frontera al sur de Sarakamis, mientras que el centro bajo el mando del mismo Bergman, marchó hacia la ciudad de Kopri-Keni.

Para hacer frente a este dispositivo se encontraba el III° Ejército otomano bajo el mando del General Hassan Izzet Pasha, quien contaba entre su séquito a consejeros militares del nuevo aliado el Imperio Alemán, quien viendo el avance enemigo, retrocedió lo suficiente como para tener un panorama más claro sobre el avance del enemigo, que tomo varias aldeas y poblaciones como Diadin, para lo que logrado una vez el objetivo, lanzó una contraofensiva más allá de sus flancos, a la izquierda en dirección al río Choruk Su, mientras que por la derecha avanzó en dirección a Bayazid, en dirección al Monte Ararat, mientras que por el centro marchó desde el centro principal de su dispositivo en los alrededores de la ciudad de Erzerum.

Las fuerzas del General Bergmann, se encontraban en una dura situación, sobre todo en los alrededores de Köprüköy, sin embargo, la llegada de refuerzos evitó el colapso y para el 16 de Noviembre, la ofensiva había sido frenada y las fuerzas del zar comenzaban una rápida retirada de nuevo hacia el territorio nacional. De los 100.000 efectivos rusos, 40.000 fueron muertos, heridos o tomados prisioneros, mientras que los otomanos de 118.000, sufrieron 18.000 bajas.

Esta derrota hundió la moral del mando ruso en el Cáucaso, mientras que la victoria animo sobre todo al ambicioso Ministro de Guerra y virtual hombre fuerte del Gobierno General Ismail Enver Pasha, a lanzar un ataque a pesar de la proximidad del invierno, sobre territorio enemigo para capturar Sarakamis, que había sido arrebatada por Rusia luego de la Guerra de 1876-1877.

10686817_1532790133605322_6023498889289491415_n

General Hassan Izzet Pasha comandante del III° Ejército Otomano.

15477_1532790170271985_5694564507006234380_n
General Georgy Bergamann, comandante del 1° Cuerpo Caucásico.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 noviembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Batalla de Tanga (3 al 5 noviembre de 1914)


web

La batalla de Tanga, librada entre los ejércitos coloniales de Gran Bretaña y Alemania, fue el mayor enfrentamiento de la Primera Guerra Mundial que se desarrolló en suelo africano. El objetivo fallido de los británicos era la ocupación del África Oriental Alemana.

Los mandos británicos decidieron atacar la ciudad de Tanga como primer paso para la conquista de la colonia mediante un ataque anfibio. La plaza, situada en una meseta a sólo 80 km al sur de la frontera con el África Oriental Británica era el puerto alemán más importante de la zona y el final del importante ferrocarril de Usambara. El primer plan de ataque británico consistía en el bombardeo del puerto por parte de barcos de guerra, pero esta idea se abandonó tras firmarse un acuerdo de no agresión con la población, confiando en que podría rendirse a la vista de la flota sin que ésta tuviese que disparar una sola vez (véase “Diplomacia de cañonero”).

Tras unos días de inactividad llegó a la zona el HMS Fox, que anunció el fin unilateral del acuerdo. La población y las tropas presentes en la ciudad, en un principio formadas por una sola compañía de askaris, se prepararon para el combate. El comandante de las tropas alemanas en África Oriental, Paul von Lettow-Vorbeck, dirigió entonces la movilización de soldados desde las regiones circundantes a la ciudad, hasta contar con 1.100 efectivos con los que plantar cara a los británicos.

Al ver que se producían maniobras alemanas, pero sólo en tierra, el general británico Arthur Aitken asumió erróneamente que los alemanes habían minado la zona que rodeaba al puerto y decidió no bombardearlo. En su lugar, ordenó que la flota marchase 3 millas hacia el sur y desembarcase allí la fuerza de 8.000 reservistas indios con los que planeaba tomar la ciudad. La decisión no pudo ser más errónea, ya que las tropas indias no estaban entrenadas para un objetivo de este tipo y el mando británico no disponía de información sobre la zona de desembarco al no haber mandado exploradores previamente a la región. Tras pasar la noche del 3 de noviembre allí, Aitken ordenó a sus tropas que se dirigiesen hacia la ciudad a la mañana siguiente. No se pudo explorar la zona previamente y las tropas británicas tuvieron que marchar directamente a ciegas, lo que facilitó que cayeran en una emboscada de la guarnición de Tanga, iniciándose así la batalla. Al caer la tarde, tras varias horas de lucha en la selva, los soldados comenzaron a ser atacados por enjambres de abejas salvajes, razón por al cual este enfrentamiento también es conocido como “batalla de las abejas”.

A pesar de ser superado por 8 hombres a 1, Paul von Lettow-Vorbeck consiguió mantener a raya las tropas británicas y ordenó un contraataque exitoso, obligándolas a volver a los botes de los que habían desembarcado. En su desordenada huida, los soldados indios abandonaron un gran número de fusiles, ametralladoras y más de 600.000 balas que fueron capturados por las tropas alemanas. En lugar de ensañarse con el ejército en retirada, Paul von Lettow-Vorbeck salió al paso de los soldados que ya embarcaban bajo una bandera blanca y solicitó una conversación amistosa con Aitken, a la que éste accedió. Entonces intercambiaron opiniones en la playa mientras compartían una botella de brandy. El comandante alemán también ordenó a los médicos de su ejército que atendiesen a los soldados indios heridos.

Esta fácil victoria para los alemanes fue la primera que Paul von Lettow-Vorbeck consiguió en la Primera Guerra Mundial, en la que llegaría a ser imbatible y se convertiría en un héroe a su regreso a Alemania. Para los británicos, Tanga significó la pérdida del factor sorpresa y el abandono de la idea de ocupar el África Oriental Alemana por medio de una única acción rápida, como ya se había puesto en práctica con otras colonias alemanas como Togo, Camerún, Namibia y Nueva Guinea. Seguiría, pues, una larga guerra de 4 años en el este de África, en la que el minúsculo ejército colonial alemán mantuvo en jaque a unas fuerzas británicas compuestas por cientos de miles de hombres y cuya resistencia duró dos semanas más que la del propio Imperio Alemán en Europa.

Batalla de Tanga
Fecha 3-5 de noviembre de 1914
Lugar Tanga, África Oriental Alemana
Coordenadas 5°04′00″S 39°06′00″E
Resultado Victoria alemana
Beligerantes
Imperio Alemán Reino Unido
Comandantes
Paul von Lettow-Vorbeck Arthur Aitken
Fuerzas en combate
1.100 askaris 8.000 reservistas indios
Bajas
81 heridos 487 heridos
61 muertos 360 muertos
 
Deja un comentario

Publicado por en 3 noviembre, 2014 en 1914, Batallas, Frente Oriental

 

Etiquetas: , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: