RSS

Archivo de la etiqueta: Imperio Chino

25 de Marzo de 1915 – China, la Triple Entente y el expansionismo nipón


China, la Triple Entente y el expansionismo nipón

Desde mediados del siglo XIX, el Imperio Chino comenzó a declinar irremediablemente, sus débiles gobernantes eran generalmente manipulados por corruptos generales y chambelanes, además las potencias europeas comenzaron a ocupar territorio para instalar factorias comerciales, gracias a tratados injustos firmados a punta de bayoneta.

Esta situación fue generando un fuerte sentimiento anti-occidental que decanto en 1900 con la llamada “Rebelión de los Bóxers”, en la que miembros de una secta ultranacionalista llamada Sociedad de la justicia y la concordia con el apoyo de las autoridades imperiales de la Dinastía Qing atacaron las embajadas, misiones religiosas y compañías europeas y de la nueva potencia del Lejano Oriente, el Imperio del Japón y a pesar de ciertos logros, sendas fuerzas expedicionarias de esas potencias lograron acabar con la insurrección.

Con el correr de los años la situación empeoró, por lo que finalmente en octubre de 1911 estalló una Revolución que logró derrocar en Febrero de 1912 al último emperador el niño Pu-Yi y sus líderes, entre los que se encontraba el reformista y líder del partido Kuomingtang, Sun Yat-Sen, proclamaron una república y dictaron una constitución de corte parlamentaria, sin embargo Yuan Shikai, un viejo general que había apoyado a la monarquía se hizo cargo del poder, y gobernó de manera dictatorial aplastando cualquier intento de rebelión y negociando con las potencias extranjeras.
Para esa misma época las ansias de expansionismo japonés no habían cesado, por lo que una vez desatado el conflicto en agosto de 1914, vio su oportunidad y con el pretexto de cumplir con tratados firmados con su nuevo aliado el Imperio Británico le declaró la guerra a las Potencias Centrales el 23 de Agosto.

Rápidamente sus buques se desplazaron y ocuparon las pequeñas posesiones alemanas en el Pacífico, en una carrera contra los dominios británicos de Australia y Nueva Zelanda, aunque sin dudas era la posesión de Tsingtao en territorio chino la más apreciada, por lo que a principios de septiembre fuerzas terrestres niponas pusieron sitio a la guarnición, mientras que buques de la Armada bombardeaban las posesiones. Finalmente el 07 de Noviembre pese a una resistencia feroz, las fuerzas alemanas se rindieron.

Este éxito no hizo más que envalentonar a los líderes japoneses por lo que aprovechando que sus aliados occidentales se encontraban distraídos con los combates en otros frentes, el 18 de Enero de 1915, el Primer Ministro, Ōkuma Shigenobu con anuencia del Emperador Taishō, presento al presidente chino el General Yuan Shikai, las llamadas Veintiún Exigencias, en las cuales planteaba la expansión de su influencia no solo sobre el terriotorio colonial alemán recientemente tomado, sino también sobre Manchuria y Mongolia Interior, además reclamaba la propiedad conjunta de un importante complejo minero y metalúrgico en el centro del país, la prohibición a China de cualquier cesión o arrendamiento de las zonas costeras a una tercera potencia. Estas propuestas no hicieron más que aumentar el sentimiento anti-nipón en la población, como así también poner en alerta a otra reciente potencia con intereses en Asia y el Pacífico, el hasta ahora neutral Estados Unidos y pese a las gestiones diplomáticas, la desconfianza de Washington hacia Tokio aumentaba sin cesar.

A pesar de los sentimientos de los ciudadanos el General Yuan Shikai era consciente de la falta de recursos y de su debilitado ejército por lo que no tuvo más motivo que comenzar a negociar hacia marzo de 1915. Esta situación fue aprovechada por Japón que para aumentar la presión envió gran cantidad de tropas en teoría para maniobras, mientras que sus buques “custodiaban” los principales puertos. Esta situación generó malestar hasta en sus teóricos aliados, los británicos, ya que desde diplomáticos hasta corresponsales especiales de los periódicos informaban sobre los atropellos llevados a cabo por los nipones contra la integridad territorial china.

Pese a ello, el expansionismo japonés estaba en su apogeo y nada ni nadie parecía detenerle en sus ansias de convertir a su gigante aunque débil vecino en un mero protectorado.

10690204_1580084972209171_4674844907705276144_n

Las “Veintiún Exigencias” presentadas por Japón a China el 18 de Enero de 1915
11050733_1580085058875829_7664391326898455704_n
Fragmento de una crónica del 25 de Marzo de 1915 del corresponsal del periódico londinense Daily Telegraph en Beijing sobre las maniobras del ejército japonés para presionar a los chinos.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 marzo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

18 de Octubre de 1914 – Continúa la resistencia en Tsingtao


Continúa la resistencia en Tsingtao

Desde los primeros días de Septiembre de 1914, las fuerzas navales del Imperio del Japón, bajo el mando del almirante Barón Sadakichi Kato comenzaban a bloquear la Bahía de Tsingtao, donde se ubicaba el enclave de Kiachow perteneciente al Imperio Alemán al que le había declarado la guerra el 23 de Agosto.

El día 02 de Septiembre, infantes de marina y soldados de la 18° División de Infantería bajo el mando del General Barón Kamio Matsuomi, desembarcaron en la bahía de Lungkow, desde donde comenzaron avanzar, el día 13, un avance de caballería contra la retaguardia enemiga en Tsimo, llevo a que el comandante alemán Vice-Almirante Alfred Meyer-Waldeck ordenase una retirada hacia los límites de la ciudad-puerto, sin embargo las inundaciones harán que el General Masuomi, ordene reembarcar a gran parte tropas, haciéndolas arribar a tierra el 18 de Septiembre, en la Bahía Laoshan, a unos 30 km. al este de Tsingtao.

Esta situación llevó a que el gobierno del Imperio Chino presentará una formal protesta contra el gobierno japonés por lo que consideraban una violación a la neutralidad de su territorio, sin embargo dada la debilidad de sus fuerzas armadas no interfirieron en las operaciones.

Las ambiciones expansionistas niponas, que no contentaban con Tsingtao, sino también con las islas alemanes en el Pacífico Oriental, comenzaron a generar preocupación en sus teóricos aliados, principalmente los británicos, quienes por un lado se apresuraron a que contingentes de sus dominios en Australia y Nueva Zelanda ocuparan las posesiones enemigas de Nueva Guinea, mientras que a la ves decidió enviar a fines de Septiembre un contingente desde el enclave en territorio chino de Tientsin, bajo las órdenes Brigadier General Nathaniel Walter Barnardiston, compuesto por 1.000 soldados del 2° Batallón de Guardias Fronterizos de Gales del Sur, y 500 del 36° Regimiento de Sikhs proveniente de la India.

Mientras estas acciones se desarrollaban en tierra, en la Bahía se desarrollaban acciones entre las fuerzas del Almirante Kato y las pequeñas naves alemanes, entre ellas la Torpedera Jaguar, y el crucero austro-húngaro Kaiserin Elisabeth que pugnaban por romper el cerco, sin embargo dado su escaso número fracasaron, aunque sus cañones fueron utilizados para la defensa de las posiciones.

Desde inicios de Octubre de 1914, el avance nipón con ayuda británica comenzó a estrecharse, a pesar de la dura resistencia de los defensores que eran superados en número, lo cual le permitió emplazar piezas de artillería pesada que comenzaron a castigar los muros de la ciudad.

Prueba de la determinación alemana, es el hecho que el 17 de Octubre de 1914, en una arriesgada maniobra la Torpedera S90, logro hundir al crucero Takachiho, ocasionando la pérdida de 271 oficiales y marineros.

Sin embargo, a pesar que la resistencia aún se mantenía, debido en gran parte a que el mando alemán y austro-húngaro se habían comprometido ante el mismo Káiser de defender las posiciones hasta el final, dado la importancia que el daba el gobernante a este enclave, la situación era cada vez más apremiante dado la imposibilidad de poder recibir refuerzo desde la metrópoli. Por su lado para los aliados la ocupación de Tsingtao era necesaria para así arrebatar al imponente Escuadrón Naval alemán del Lejano Oriente, una importante base de abastecimiento y comunicación, más allá que esté ya se había desplazado hacia las costas de Sudamérica.

10154954_1526152064269129_7266184894084352355_n

Oficiales, soldados y marineros alemanes encargados de la defensa de Tsingtao..
10710793_1526152460935756_6706426127736373857_n
Fuerzas británicas desembarcan en las cercanías de Tsingtao para reforzar a sus aliados nipones.
 
Deja un comentario

Publicado por en 18 octubre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: