RSS

Archivo de la etiqueta: Reino Unido

El mimbre en la Primera Guerra Mundial


ABC.es

La fabricación tradicional de cestas aplicada el campo de batalla

La fabricación tradicional de cestas aplicada el campo de batalla

Reino Unido, octubre de 1915. Las industrias de la Guerra. Mujeres inglesas fabricando envases de mimbre para el trasporte de proyectiles de artillería.

Como recordará el habitual lector de esta sección, ya hemos hablado en alguna ocasión sobre el compromiso de ayudar, en la medida de lo posible, que tuvieron los ciudadanos en las dos grandes guerras del siglo XX. Ya hemos visto que no solo eran necesarios jóvenes capaces de luchar en el frente. Cualquier aportación, por pequeña que fuera, era bien recibida. En esta fotografía que traemos hoy aquí, y que ya publicamos en la portada de ABC del día 8 de octubre de 1915, vemos a un grupo de mujeres, expertas en el manejo del mimbre, construyendo cestas para el transporte de proyectiles. Aunque parezca mentira, algo tan ajeno a una guerra, como es la fabricación de canastas artesanas, era tremendamente útil para los artilleros en el frente.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 octubre, 2015 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , ,

Jorge V del Reino Unido


web

Jorge V del Reino Unido (George Frederick Ernest Albert, 3 de junio de 1865 – 20 de enero de 1936) fue rey del Reino Unido y los dominios de la Mancomunidad Británica y emperador de la India del 6 de mayo de 1910 hasta su muerte en 1936.

Jorge era nieto de la reina Victoria y el príncipe Alberto y primo del zar Nicolás II de Rusia (de gran parecido físico con este último) y del káiser Guillermo II de Alemania. De 1877 a 1891, sirvió en la Royal Navy. A la muerte de Victoria en 1901, el padre de Jorge se convirtió en el rey Eduardo VII y Jorge fue nombrado príncipe de Gales. A la muerte de su padre en 1910, lo sucedió como rey emperador del Imperio británico. Fue el único emperador de la India en asistir a su propia Delhi Durbar.

Como resultado de la Primera Guerra Mundial, otros imperios en Europa cayeron mientras el británico se expandía a su máxima extensión. En 1917, se convirtió en el primer monarca de la casa de Windsor, nombre con el que rebautizó a la casa de Sajonia-Coburgo-Gotha como resultado del antigermanismo imperante. Su reinado vio el surgimiento del socialismo, comunismo, fascismo, republicanismo irlandés y el movimiento de independencia de la India, que cambiaron radicalmente el panorama político. La ley del Parlamento de 1911 estableció la supremacía de la Cámara de los Comunes (cuyos miembros eran electos) sobre la Cámara de los Lores (cuyos miembros no eran electos). En 1924, designó por vez primera un primer ministro laborista y en 1931, el estatuto de Westminster reconoció los dominios del Imperio como reinos independientes dentro de la Mancomunidad Británica de Naciones. Fue azotado por la enfermedad a lo largo de su reinado y fue sucedido después de su muerte por su hijo mayor, Eduardo VIII.

Nos vamos a centra en la información relativa a la Primera Guerra Mundial, de 1914 a 1918, Gran Bretaña estuvo en guerra con Alemania. El kaiser alemán Guillermo II, que para el público británico llegó a simbolizar todos los horrores de la guerra, era primo hermano del rey. El abuelo paterno del rey fue el príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha; en consecuencia, el rey y sus hijos tenían los títulos de príncipes y princesas de Sajonia-Coburgo-Gotha y duques y duquesas de Sajonia. La reina María, a la que los británicos querían como a su madre, era hija del duque de Teck, descendiente de los duques de Württemberg de Alemania. El rey tenía cuñados y primos que eran súbditos británicos pero que llevaban títulos alemanes como duque y duquesa de Teck, príncipe y princesa de Battenberg, príncipe y princesa de Schleswig-Holstein. Cuando H. G. Wells escribió sobre la corte del Reino Unido, dijo que era:

«[una] corte extranjera y aburrida»,

Jorge respondió con las famosas palabras:

«Puedo ser aburrido, pero que me maldigan si soy extranjero».

El 17 de julio de 1917, Jorge aplacó los sentimientos nacionalistas británicos mediante la emisión de un decreto real que cambió el nombre de la casa real británica del alemán Sajonia-Coburgo-Gotha al más británico Windsor. El rey y todos sus parientes británicos renunciaron a sus títulos y tratamientos alemanes y adoptaron apellidos que sonaran británicos. Jorge compensó a sus parientes varones nombrándolos nobles británicos. Su primo, el príncipe Luis de Battenberg, quien al principio de la guerra fue obligado a dimitir como Primer Lord del Mar a causa de los sentimientos antialemanes, se convirtió en Luis Mountbatten, primer marqués de Milford Haven, mientras que los hermanos de María se convirtieron en Adolfo de Cambridge, primer marqués de Cambridge y Alejandro de Cambridge, primer conde de Athlone. Las primas de Jorge, María Luisa y Elena Victoria de Schleswig-Holstein renunciaron a sus designaciones territoriales.

En una patente publicada el 11 de diciembre de 1917, el rey restringió el tratamiento de «Su Alteza Real» y la dignidad titular de «príncipe o princesa de Gran Bretaña e Irlanda» a los hijos de los soberanos, los hijos de los hijos del soberano y el hijo mayor vivo del hijo mayor vivo de un príncipe de Gales. La patente también declaró que «el tratamiento de Alteza Real, Alteza o Alteza Serenísima y la dignidad titular de príncipe y princesa deberán cesar excepto en aquellos títulos ya concedidos e irrevocables». A los parientes de la familia real británica que lucharon del lado alemán, como el príncipe Ernesto Augusto de Hannover, tercer duque de Cumberland y Teviotdale (bisnieto de Jorge III) y el príncipe Carlos Eduardo, duque de Albany y duque de Sajonia-Coburgo-Gotha (nieto de la reina Victoria), les fueron suspendidos sus títulos nobiliarios británicos en 1919, por una Orden en Consejo bajo las disposiciones de la ley de privación de títulos de 1917. Bajo la presión de su madre, la reina Alejandra, Jorge también retiró las banderas heráldicas de la capilla de San Jorge en el castillo de Windsor, que pertenecían a sus parientes alemanes miembros de la Orden de la Jarretera.

Cuando el zar Nicolás II de Rusia, primo de Jorge, fue derrocado en la Revolución rusa de 1917, el gobierno británico le ofreció asilo a él y a su familia, pero ante el empeoramiento de las condiciones de vida del pueblo británico y el temor de que la revolución pudiera llegar al Reino Unido, el rey pensó que la presencia de la realeza rusa podría parecer inadecuada bajo tales circunstancias. A pesar de que Lord Mountbatten aseverara posteriormente que David Lloyd George, el primer ministro, se opuso al rescate de la familia imperial rusa, las cartas del secretario privado del rey, Lord Stamfordham, sugieren que fue Jorge V quien se opuso al rescate contra el consejo del gobierno. El MI1, una rama del servicio secreto británico, llevó a cabo planes para el rescate, pero debido a la posición fortalecida de los revolucionarios bolcheviques y dificultades mayores con la conducción de la guerra, el plan nunca fue puesto en práctica. El zar y su familia permanecieron en Rusia, donde fueron asesinados por los bolcheviques en 1918. Al año siguiente, María Fiódorovna —quien antes fuera Dagmar de Dinamarca—, madre de Nicolás y tía de Jorge, y otros miembros de la familia imperial rusa fueron rescatados de Crimea por buques británicos.

Dos meses después del final de la guerra, Juan, el hijo menor del rey, murió a la edad de trece años, después de una vida repleta de enfermedad. Jorge fue informado de su muerte por la reina María, quien explicaría su dolor escribiendo: «[Juan] había sido una gran preocupación para nosotros durante muchos años […] El primer golpe en el círculo familiar es difícil de llevar, pero la gente ha sido buena y empática y eso nos ha ayudado mucho».

En mayo de 1922, el rey recorrió Bélgica y el norte de Francia, visitando los cementerios de la Primera Guerra Mundial y los monumentos construidos por la Imperial War Graves Commission. El evento fue descrito por Rudyard Kipling en un poema, The King’s Pilgrimage (El peregrinaje del rey). Esta gira y una corta visita a Italia en 1923, fueron las últimas veces que Jorge decidió abandonar el Reino Unido en misión oficial, después del final de la guerra.

Problemas de salud y muerte

La Primera Guerra Mundial afectó la salud de Jorge: se hirió gravemente el 28 de octubre de 1915, cuando su caballo lo tiró al suelo durante una revisión de tropas en Francia y su excesiva afición al tabaco exacerbó sus recurrentes problemas respiratorios. Padecía de pleuresía y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. En 1925, por indicación de sus médicos, fue enviado a regañadientes a un crucero privado de recuperación por el Mediterráneo; fue su tercer viaje al extranjero desde la guerra y el último. En noviembre de 1928 cayó gravemente enfermo con septicemia y durante los próximos dos años su hijo Eduardo se hizo cargo de muchas de sus responsabilidades. En 1929, la sugerencia de un nuevo descanso en el extranjero fue rechazada por el rey «en un lenguaje bastante fuerte». En su lugar, se retiró durante tres meses a Craigweil House, en el centro turístico de Bognor, Sussex. Como resultado de su estancia, la ciudad adquirió el nombre de «Bognor Regis», que es el latín para «Bognor real». Más tarde crecería el mito de que sus últimas palabras, cuando se le dijo que pronto estaría lo suficientemente bien para volver a visitar la ciudad, fueron «¡Que le jodan a Bognor!».

Jorge nunca se recuperó completamente. En su último año se le administró oxígeno en varias ocasiones. La noche del 15 de enero de 1936, el rey llegó a su dormitorio en Sandringham House quejándose de un resfriado; nunca más saldría de la habitación con vida. Se fue poniendo cada vez más débil, hasta perder poco a poco la conciencia. El primer ministro Baldwin diría más tarde:

[…] cada vez que recuperaba la conciencia hacía algún tipo de consulta u observación agradable hacia alguien, palabras de agradecimiento por la amabilidad mostrada. Pero le dijo a su secretario cuando envió por él: «¿Cómo está el Imperio?» Una frase inusual en esa forma y el secretario, le dijo: «Todo está bien, señor, con el Imperio», el rey le sonrió y una vez más cayó en la inconsciencia.

Para el 20 de enero se encontraba cerca de la muerte. Sus médicos, encabezados por Lord Dawson de Penn, emitieron un boletín con unas palabras que se volvieron famosas: «La vida del rey se mueve pacíficamente hacia su fin». El diario privado de Dawson, descubierto después de su muerte y hecho público en 1986, revela que las últimas palabras del rey fueron un susurrante «¡Maldita seas!», dirigido a su enfermera cuando le administró un sedante la noche del 20 de enero. Dawson escribió que había acelerado la muerte de Jorge V dándole una inyección letal de cocaína y morfina. Señaló que actuó para preservar la dignidad del rey, para evitar la tensión en la familia y para que la muerte, que sucedió a las 23:55, pudiera ser anunciada en la edición matutina del periódico The Times, en lugar de «las menos apropiadas […] publicaciones vespertinas».

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 diciembre, 2014 en Personajes, Realeza

 

Etiquetas: , , , ,

21 de Noviembre de 1914 – Los británicos capturan Basra en Mesopotamia


Los británicos capturan Basra en Mesopotamia
 10712982_1535322440018758_8363324868541411017_n
Fuerzas Hindúes atacando las posiciones fortificadas otomanas en Sahill.

Desde inicios de Noviembre de 1914, la Fuerza Expedicionaria India E, bajo mando de oficiales británicos, había desembarcado en el sector del nuevo enemigo, el Imperio Otomano, del Golfo Pérsico, con intención de proteger los intereses petroleros en la región.

Con la caída de la Fortaleza de Fao y la victoria en Saihan el 15 de Noviembre, el mando británico comenzó a preparar el avance final sobre la importante ciudad de Basra, sin embargo aún debían superar una posición fortificada en los alrededores de la aldea de Sahill, donde se encontraban atrincherados 4.500 soldados otomanos. El día 19 de Noviembre, comenzó el ataque con dos brigadas anglo-hindúes, piezas de artillería y algunos escuadrones de caballería.
El avance, se vio perjudicado por una fuerte tormenta, sin embargo para alivio de los infantes, la puntería tanto de la artillería como de los fusiles otomanos era muy inexacta, y cuando finalmente la artillería logró posicionarse, destruyó la mayor parte de las trincheras enemigas, por lo que sus defensores, luego de tener casi 1000 bajas contra las 350 del enemigo, rompieron filas y huyeron despavoridos, aunque debido a las condiciones climáticas y del suelo, la caballería no pudo perseguirlos.

Al mismo tiempo cañoneras británicas remontaban el cercano río Shatt al-Arab, cuando se encontraron con un embarcación en la cual una delegación de la ciudad de Basra, comunicaba que los otomanos se habían retirado, por lo que invitaban a las fuerzas anglo-hindúes para que entrasen a la ciudad para evitar posibles saqueos, ante varios batallones, pertenecientes a los regimientos 104° Wellesley Rifles y 117° Mahrattas fueron embarcados y ocuparon la ciudad el día 21 de Noviembre de 1914.
La captura de este importante punto estratégico, permitió asegurar de manera definitiva la protección de los yacimientos y refinerías de petróleo en el Golfo Pérsico, claves para el funcionamiento del aparato militar del Imperio Británico y sus vastas posiciones.
10686641_1535324260018576_8808606461592753398_n

Prisioneros otomanos, luego de la captura de Basra.
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 noviembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Zeppelines sobre Inglaterra


web

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 noviembre, 2014 en Imagenes

 

Etiquetas: , , ,

Coldplay dedica video a caídos en la Primera Guerra Mundial


web

Coldplay ha lanzado el videoclip del tema “All your friends“, que forma parte de su último disco “Ghost Stories“.

El clip ha sido creado con motivo de la celebración del Día de los Veteranos, conmemoración realizada cada 9 de noviembre en el Reino Unido. En las imágenes se pueden ver escenas de la Primera Guerra Mundial.

El video fue filmado en marzo de este año por Paul Dugdale en los Sony Studios de Los Angeles.

Mientras que la versión final del audio fue finalizada entre abril y julio, durante la presentación de “Ghost Stories”, en los conciertos de Coldplay en Londres, Sydney, París, Nueva York y Los Angeles.

El grupo compartió en su página web el video con la leyenda: En memoria de todos los soldados de todas las naciones que lucharon en la Primera Guerra Mundial.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 noviembre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Reino Unido recuerda a los caídos en la Gran Guerra


La Vanguardia

  • Un mar de amapolas y dos minutos de silencio recuerdan a los fallecidos en la Primera Guerra Mundial

Foto: STEFAN WERMUTH

Londres. (Adrián Blanco | Efe).- El Reino Unido recordó hoy a sus caídos en un acto en el que se plantó la última de las 888.246 amapolas de cerámica, una por cada soldado británico muerto en la I Guerra Mundial, que cubren los jardines de la Torre de Londres. Durante el acto del Día del Recuerdo, en la fecha en la que finalizó la I Guerra Mundial hace 96 años, y tras la lectura de los nombres de soldados damnificados en la contienda, los asistentes guardaron dos minutos de silencio en honor de los caídos.

“Soldado F Penn, del regimiento Royal Berkshire; Cabo Harry Penn, del cuerpo King’s Royal”… Así comenzó la lectura de la lista de los caídos por parte del actor británico Tim Pigott-Smith el pasado 5 de agosto, que ha continuado cada día hasta hoy en la Torre de Londres. La instalación de amapolas de cerámica, diseñada por los artistas Paul Cummins y Tom Piper, comenzó a plantarse ese mismo día y ha crecido hasta las actuales 888.246 flores. Muchas más poppies, como se conoce a las amapolas en inglés, son las que han llevado los británicos durante el último mes en las solapas de sus chaquetas, en sus camisas, adornando sus sombreros o en cualquier parte visible de su indumentaria.

The Poppy Appeal (El llamamiento de la amapola), la campaña que todos los años lanza el Ejército británico para recaudar fondos, cuenta con alrededor de 350.000 voluntarios, que tienen el objetivo de repartir, previa donación, 45 millones de amapolas. Los fondos, que podrían ascender a 40 millones de libras (51 millones de euros), se destinan a los soldados y a sus familiares, para complementar sus pagas, afrontar discapacidades o ayudar a encontrar trabajo. Un exmilitar presente en el acto de la Torre de Londres, que no dio su nombre, señaló a Efe que el homenaje de hoy a los soldados británicos es “una forma de recordar y no olvidar a los caídos en actos de servicio por el Reino Unido”. “El recuerdo que hemos contemplado hoy no lo veremos nunca más en nuestras vidas”, subrayó este veterano en referencia al emotivo acto organizado con motivo del centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial (1914-1918).

Un grupo de curiosos coincidieron en que el homenaje fue muy emocionante ya que sirvió para recordar a las personas, en algunos casos familiares, que se sacrificaron por todos los británicos hace cien años. Un portavoz de la Torre de Londres señaló que alrededor de cinco millones de personas han pasado por los alrededores de la fortaleza para ver la instalación. A partir de mañana, unos 8.000 voluntarios la desmantelarán con el objetivo de distribuir las flores a las personas que las han adquirido por internet y utilizar el resto en una serie de exposiciones que recorrerán varias ciudades del Reino Unido durante los próximos cuatro años.

Las poppies, de intenso color rojo sangre, comenzaron a florecer en los campos del norte de Francia y Flandes en 1918, cuando la I Guerra Mundial agonizaba y miles de cuerpos de soldados yacían sin vida sobre el terreno, y se convirtieron en el símbolo de los caídos. Aunque en el Reino Unido el fin de la guerra se conmemora cada año, en 2014 ha habido más celebraciones por cumplirse los cien años del inicio de la llamada Gran Guerra, en que murieron alrededor de nueve millones de combatientes y siete millones de civiles. Actos como el de hoy están destinados a que su esfuerzo y sacrificio no caiga en el olvido.

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 noviembre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Batalla de Tanga (3 al 5 noviembre de 1914)


web

La batalla de Tanga, librada entre los ejércitos coloniales de Gran Bretaña y Alemania, fue el mayor enfrentamiento de la Primera Guerra Mundial que se desarrolló en suelo africano. El objetivo fallido de los británicos era la ocupación del África Oriental Alemana.

Los mandos británicos decidieron atacar la ciudad de Tanga como primer paso para la conquista de la colonia mediante un ataque anfibio. La plaza, situada en una meseta a sólo 80 km al sur de la frontera con el África Oriental Británica era el puerto alemán más importante de la zona y el final del importante ferrocarril de Usambara. El primer plan de ataque británico consistía en el bombardeo del puerto por parte de barcos de guerra, pero esta idea se abandonó tras firmarse un acuerdo de no agresión con la población, confiando en que podría rendirse a la vista de la flota sin que ésta tuviese que disparar una sola vez (véase “Diplomacia de cañonero”).

Tras unos días de inactividad llegó a la zona el HMS Fox, que anunció el fin unilateral del acuerdo. La población y las tropas presentes en la ciudad, en un principio formadas por una sola compañía de askaris, se prepararon para el combate. El comandante de las tropas alemanas en África Oriental, Paul von Lettow-Vorbeck, dirigió entonces la movilización de soldados desde las regiones circundantes a la ciudad, hasta contar con 1.100 efectivos con los que plantar cara a los británicos.

Al ver que se producían maniobras alemanas, pero sólo en tierra, el general británico Arthur Aitken asumió erróneamente que los alemanes habían minado la zona que rodeaba al puerto y decidió no bombardearlo. En su lugar, ordenó que la flota marchase 3 millas hacia el sur y desembarcase allí la fuerza de 8.000 reservistas indios con los que planeaba tomar la ciudad. La decisión no pudo ser más errónea, ya que las tropas indias no estaban entrenadas para un objetivo de este tipo y el mando británico no disponía de información sobre la zona de desembarco al no haber mandado exploradores previamente a la región. Tras pasar la noche del 3 de noviembre allí, Aitken ordenó a sus tropas que se dirigiesen hacia la ciudad a la mañana siguiente. No se pudo explorar la zona previamente y las tropas británicas tuvieron que marchar directamente a ciegas, lo que facilitó que cayeran en una emboscada de la guarnición de Tanga, iniciándose así la batalla. Al caer la tarde, tras varias horas de lucha en la selva, los soldados comenzaron a ser atacados por enjambres de abejas salvajes, razón por al cual este enfrentamiento también es conocido como “batalla de las abejas”.

A pesar de ser superado por 8 hombres a 1, Paul von Lettow-Vorbeck consiguió mantener a raya las tropas británicas y ordenó un contraataque exitoso, obligándolas a volver a los botes de los que habían desembarcado. En su desordenada huida, los soldados indios abandonaron un gran número de fusiles, ametralladoras y más de 600.000 balas que fueron capturados por las tropas alemanas. En lugar de ensañarse con el ejército en retirada, Paul von Lettow-Vorbeck salió al paso de los soldados que ya embarcaban bajo una bandera blanca y solicitó una conversación amistosa con Aitken, a la que éste accedió. Entonces intercambiaron opiniones en la playa mientras compartían una botella de brandy. El comandante alemán también ordenó a los médicos de su ejército que atendiesen a los soldados indios heridos.

Esta fácil victoria para los alemanes fue la primera que Paul von Lettow-Vorbeck consiguió en la Primera Guerra Mundial, en la que llegaría a ser imbatible y se convertiría en un héroe a su regreso a Alemania. Para los británicos, Tanga significó la pérdida del factor sorpresa y el abandono de la idea de ocupar el África Oriental Alemana por medio de una única acción rápida, como ya se había puesto en práctica con otras colonias alemanas como Togo, Camerún, Namibia y Nueva Guinea. Seguiría, pues, una larga guerra de 4 años en el este de África, en la que el minúsculo ejército colonial alemán mantuvo en jaque a unas fuerzas británicas compuestas por cientos de miles de hombres y cuya resistencia duró dos semanas más que la del propio Imperio Alemán en Europa.

Batalla de Tanga
Fecha 3-5 de noviembre de 1914
Lugar Tanga, África Oriental Alemana
Coordenadas 5°04′00″S 39°06′00″E
Resultado Victoria alemana
Beligerantes
Imperio Alemán Reino Unido
Comandantes
Paul von Lettow-Vorbeck Arthur Aitken
Fuerzas en combate
1.100 askaris 8.000 reservistas indios
Bajas
81 heridos 487 heridos
61 muertos 360 muertos
 
Deja un comentario

Publicado por en 3 noviembre, 2014 en 1914, Batallas, Frente Oriental

 

Etiquetas: , , , , , ,

Reino Unido liquidará parte de la deuda de la I Guerra Mundial en 2015


web

Reino Unido liquidará el próximo año parte de la deuda pendiente que se contrajo para financiar la Primera Guerra Mundial, cuando rescate bonos del Gobierno emitidos por primera vez hace casi 90 años por el entonces ministro de Finanzas Winston Churchill.

El Ministerio de Finanzas británico dijo que redimirá títulos por un valor de 218 millones de libras esterlinas (277 millones de euros) el 1 de febrero del próximo año, operación que será financiada al emitir nueva deuda. Los bonos -un tipo de bono poco usual que no tiene fecha de vencimiento- tenían unos intereses del 4 por ciento.

Esta es la primera vez que se liquida este tipo de bono desde finales de la década de 1940 -debido en parte a que hasta hace poco requerían de pagos de intereses más bajos que los similares de nueva deuda.

Emitidos en 1927, los bonos fueron usados para refinanciar los títulos gubernamentales adquiridos por el Estado británico para ayudar a financiar la Primera Guerra Mundial.

Las especulaciones han crecido en torno al futuro de los bonos perpetuos británicos de largo plazo debido a que los costes de la deuda del Gobierno están a niveles históricamente bajos, haciendo que la deuda emitida recientemente sea más barata de mantener.

El martes, Reino Unido alcanzó un rendimiento por debajo del 3 por ciento en una venta sindicada de títulos del Gobierno con vencimiento en 2068, el bono gubernamental convencional de más largo plazo de cualquier importante economía avanzada.

En contraste, los bonos tuvieron un rendimiento levemente mayor al 3 por ciento el viernes, y hasta hace algunas semanas ofrecieron un rendimiento cercano al 4 por ciento.

El Tesoro británico dijo que todavía queda pendiente una deuda de alrededor de 2.000 millones de libras esterlinas de la Primera Guerra Mundial, y que analizaría la factibilidad y el valor del dinero para repagar la deuda completa.

Parte de la deuda que será liquidada el próximo año se remonta al siglo XVII, incluyendo la que fue utilizada para financiar las Guerras Napoleónicas y de Crimea, agregó el ministerio.

 
Deja un comentario

Publicado por en 2 noviembre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Las últimas voluntades de los soldados de la Gran Guerra, en Internet


web

IWW

En un cementerio de la I Guerra Mundial en Ypres, Francia, diez soldados británicos de edades comprendidas entre los 18 y los 34 años yacen enterrados uno al lado del otro. Provenían de diferentes zonas del Reino Unido, eran miembros de diferentes regimientos y murieron en diversos lugares en momentos diferentes. Sin embargo, la consulta de los últimos deseos de estos diez soldados en el nuevo archivo online británico que contiene los testamentos de los soldados de la I Guerra Mundial muestra que la mayoría legó sus pertenencias a sus madres.

En plena moda por la organización de iniciativas vinculadas al centenario de la Gran Guerra, y coincidiendo con el centenario de la Primera Batalla de Ypres acaecida el día 19 de octubre de 1914, se han hecho públicas estas voluntades personales que hasta ahora habían formado parte de un archivo británico compuesto por 278.000 documentos de la I Guerra Mundial, digitalizados y disponibles ahora en la Red. Este archivo forma parte de una colección aún mayor que agrupa 41 millones de testamentos custodiados por la compañía Iron Mountain (líder en servicios de custodia y gestión de la información, que posee 20 millones de metros cuadrados repartidos en cerca de 1.000 instalaciones de 36 países) por encargo de la Corte y el Servicio de Tribunales de Su Majestad (HMCTS).

Tras ser estudiados junto a cartas escaneadas de soldados alemanes, franceses y holandeses que también cayeron durante el conflicto y disponibles en un nuevo archivo europeo de 1914-1918, estos documentos revelan que los sentimiento de estos jóvenes británicos no diferían en nada de los del resto de soldados de su generación: lejos de casa, atrapados en trincheras y bajo el fuego, los soldados de todos los bandos se preocupaban por sus madres, hermanas y esposas y dejaron mensajes de amor en trozos de papel, documentando sus días en sus diarios de bolsillo que dejaron en sus uniformes.

“El mes de agosto de 1914 fue el inicio de uno de los conflictos más sangrientos de la historia moderna. Cuando se terminó, aproximadamente 10 millones de soldados habían perdido la vida”, comenta Ignacio Chico, Director General de Iron Mountain España. “Muchos de ellos eran hombres corrientes que habían respondido con entusiasmo a la llamada de sus países en busca de voluntarios y estos deseos son un testamento vivo de sus ganas de servir a la patria. Dejaron pocas pertenencias aparte de este registro escrito, lo que se convierte en todo un legado de estos hombres normales que vivieron y murieron en un momento histórico. Este tesoro documental es de inmenso valor para historiadores, especialistas en genealogía y descendientes, el primero que existe de este tipo. Ha servido para añadir una rama perdida a muchas familias, las cuales supieron de su existencia, hasta el momento ignorada”.

“Ahora, gracias a la última tecnología de digitalización y almacenamiento de documentos, estos frágiles deseos, cartas y notas dejadas por los soldados caídos se conservarán para siempre, contando las historias que ellos no pudieron contar en persona al volver a sus casas”.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 octubre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

8 de Octubre de 1914 – Los contingentes canadienses


Los contingentes canadienses

El 4 de agosto de 1914, el Reino Unido entró a la Primera Guerra Mundial al declararle la guerra a Alemania. La declaración de guerra británica automáticamente involucró a Canadá en el conflicto, ya que seguía siendo considerada una colonia. No obstante, el gobierno canadiense tenía la libertad de determinar el grado de involucramiento del país en la guerra. Canadá finalmente envió cuatro divisiones a luchar en el Frente Occidental.

Canadá, el principal mandato británico en el continente americano, se vio envuelto en el conflicto el mismo día en que la metrópoli le declaro la guerra al Imperio Alemán, dado que controlaba los asuntos exteriores, en base a la Ley la Confederación Canadiense creada en 1867.

Ante esto el Parlamento local, con anuencia del Gobernador Prince Arthur, Duque de Connaught y Strathearny y el Primer Ministro Sir Robert Borden votó a principios de Septiembre, una ley para comenzar a reclutar voluntarios para ser enviados al continente europeo, el éxito inicial se debió a que la comunidad anglosajona tenía ansias de ayudar a sus compatriotas, mientras que los franco parlantes de la región del Québec veían la oportunidad de luchar en defensa de su nostálgica Madre Patria.

El primer contingente que se formo, fue de 50.000 soldados, de los cuáles 28.000 partieron en una larga y peligrosa travesía a través del Océano Atlántico hasta las islas británicas, el 03 de Octubre de 1914, mientras que el resto se embarco el día 08, a pesar del entusiasmo las tropas carecían de experiencia en combate, al igual que gran parte de sus oficiales y sub-oficiales.

Fueron los primeros en marchar a la batalla entre vítores y aclamaciones, aunque no serían los últimos.

Durante la Primera Guerra Mundial, todos los bandos se sirvieron de carteles para impulsar la campaña solidaria de la población civil durante la guerra. Este cartel de reclutamiento de Canadá estaba dirigido a los canadienses de habla francesa, con la advertencia de que «Inglaterra, baluarte de nuestras libertades, está amenazada». La llamada para volver a formar los regimientos de fusileros de Salaberry se remite a la guerra de 1812 entre Gran Bretaña y los Estados Unidos, cuando se otorgó el mando de un nuevo regimiento al mayor Charles de Salaberry, reclutado de entre los ciudadanos francocanadienses y miembro de una distinguida familia de Quebec, para defenderse contra una posible invasión estadounidense. Este cartel de Arthur H. Hider (1870-1952), un conocido ilustrador comercial y pintor canadiense dedicado a temas históricos de Canadá.

1010817_1523204274563908_8395334314886443920_n

Cartel de reclutamiento del Ejército canadiense destinado a los franco parlantes del Québec.
10429258_1523204377897231_5376477674057170388_n
Publicación del Periódico canadiense The Toronto World, sobre el “Segundo” Contingente de tropas enviadas al continente.
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 octubre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: