RSS

Archivo de la etiqueta: SMS Dresden

14 de Marzo de 1915 – Batalla Naval de las Islas Juan Fernández


Batalla Naval de las Islas Juan Fernández

El crucero ligero SMS Dresden, gracias a su velocidad había sido el único navío en escapar de la Batalla de las Islas Malvinas el 08 de Diciembre de 1914, donde la flotilla del Vicealmirante Sir Frederick Doveton Sturdee había destrozado al Escuadrón del Asia Oriental Alemana del Almirante Conde Maximilian von Spee.

El contralmirante Emil Fritz Lüdecke, decidió navegar en dirección al océano Pacífico acompañado de varios buques auxiliares con intención de atacar navíos mercantes aliados, y si bien el daño producido no fue grande, el mando de la Royal Navy decidió poner fin a la amenaza, sin embargo les era difícil encontrar una sola embarcación en un territorio naval tan extenso.

Para el día 08 de Marzo de 1915, el contralmirante Lüdecke, en vista a que estaba con problemas de abastecimiento, decidió ocultar su navío en la Bahía de Cumberland en la isla chilena de Más a Tierra en el archipiélago de Juan Fernández, donde se comunicó vía mensajes inalámbricos con varios buques auxiliares, siendo interceptados por el oficial de señales Charles Stewart el 09 de Marzo, por lo que el mando naval coordino un ataque por parte de una escuadrilla compuesta por los cruceros pesados HMS Kent y HMS Glasgow y el auxiliar HMS Orama, bajo el mando del Contralmirante John Luce.

Luego de varias jornadas de navegación, la escuadrilla se encontró con el navío enemigo en la mañana del 14 de Marzo de 1915, siendo el HMS Glasgow quien comenzó el cañoneo, incendiando a gran parte del puente del SMS Dresden, que además de su menor poder de fuego, se encontraba varado y con las carboneras vacías por lo que no tenía posibilidades de navegar. Ante esta situación, el Contralmirante Lüdecke dio órdenes de abandonar la nave por lo que la tripulación en los botes salvavidas se trasladaron al territorio neutral de la isla. Por su parte los navíos británicos continuaron disparando hasta que explotó. Luego de esto, el contralmirante Luce, dio órdenes de apresar a la tripulación enemiga aunque sin mucho éxito. El saldo de la batalla naval fue de 4 tripulantes muertos, 15 heridos y 315 alemanes fueron internados, mientras que los británicos no tuvieron ninguna.

El hundimiento del SMS Dresden marco el final del otrora poderoso Escuadrón Naval de Asia Oriental, que era el orgullo del mismísimo Káiser Guillermo II, por su parte, la Royal Navy lograba el dominio completo de la región meridional de los océanos Pacífico y Atlántico, por lo que las vías de comercio naval de los aliados estaban fuera de peligro.

 10919035_1576591509225184_6785314525206753811_n
Isla Más a Tierra o de Robinson Crusoe en el archipiélago chileno de Juan Fernández donde se desarrollo la batalla naval.
10711109_1576591529225182_6624743697674126335_n
Foto del SMS Dresden pocos minutos antes de ser hundido por el cañoneo de la escuadrilla británica.
Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 14 marzo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

8 de diciembre de 1914 – Batalla de las Malvinas


La batalla de las islas Malvinas fue un combate naval librado el 8 de diciembre de 1914, a principios de la Primera Guerra Mundial, entre la escuadra alemana victoriosa en la anterior batalla de Coronel, frente a las costas de Chile, y una escuadra británica fondeada en Puerto Stanley, en las islas Malvinas. El combate terminó con victoria británica y, destruida la flota alemana y muerto su mejor comandante, el conde Maximilian von Spee, el resultado decantó la campaña de ultramar del lado de los Aliados.

El SMS Scharnhorst, buque insignia de von Spee

Situación previa

Al estallar la Primera Guerra Mundial, la escuadra alemana contaba con poco más que una docena de buques de guerra en ultramar. Entre ellos, la Escuadra de Cruceros de Asia Oriental al mando del vicealmirante Maximilian von Spee fue la que resultó más peligrosa para los Aliados. La escuadra tenía base en Qingdao, territorio bajo dominio alemán en China, y Spee decidió, después de reunir su flota en las islas Marianas y enviar al SMS Emden al Océano Índico, operar en la costa americana del Pacífico donde además podía abastecerse de carbón.

La escuadra de Spee estaba compuesta por los cruceros acorazados SMS Scharnhorst y SMS Gneisenau y los cruceros ligeros SMS Leipzig, SMS Nürnberg y SMS Dresden. Con la moral de la tripulación muy alta tras la aplastante victoria sobre la escuadra británica en la batalla de Coronel, la flota alemana dobló el Cabo de Hornos. La intención de Spee era destruir Puerto Stanley, la capital de las islas Malvinas y principal base británica en el Atlántico Sur. Sin embargo, Spee había perdido demasiado tiempo reabasteciendo la flota en Valparaíso y Coronel, lo que dio tiempo suficiente a los británicos para reaccionar y enviar refuerzos al Atlántico Sur.

El 11 de noviembre de 1914, el almirante John Fischer ordenó al vicealmirante Frederick Doveton Sturdee que partiera a bordo del crucero de batalla HMS Invincible haciendo escuadra con el HMS Inflexible y el HMS Kent. Diez días después fondearon en Stanley, donde se les unieron el HMS Bristol, el Carnavon y el HMS Cornwall, además del viejo HMS Canopus, todo ello mientras los alemanes permanecían en Valparaíso. El 25 de noviembre, Spee rodeó el Cabo de Hornos y se dirigió confiado a Puerto Stanley, ignorando la presencia de los poderosos acorazados británicos. Por su parte, los británicos también desconocían el paradero de los alemanes y pensaban zarpar hacia Chile el 9 de diciembre con el fin de encontrarlos.

Situación de Port Stanley en las Islas Malvinas.

La batalla

La madrugada del 3 de diciembre de 1914, la escuadra alemana avanzó confiada hacia las islas Malvinas. El plan de Spee consistía en desembarcar una avanzadilla de infantería en la costa para apoderarse de la estación telegráfica de la isla y luego bombardear el puerto y hundir los navíos allí anclados. Las primeras acciones correspondieron al Nürnberg y al Gneisenau.

Al acercarse a Stanley los alemanes divisaron el faro de la entrada del puerto junto con una inesperada sorpresa: la presencia de más columnas de humo de las esperadas. Un nuevo vistazo al acercarse a la costa permitió a los alemanes apreciar que, efectivamente, había navíos de guerra dentro de la bahía, por lo que el Gneisenau suspendió en ese momento la operación de desembarco prevista y ordenó al Nürnberg con su comandante, capitán del mar Karl von Schönberg, atacar al buque situado más lejos del puerto. Los británicos, que ya habían descubierto la avanzada alemana, dispusieron el Kent para el combate, el único navío de cuantos disponían que en ese momento tenía las calderas encendidas y estaba en condiciones de entablar batalla. Pero cuando el Kent ya rebasaba la salida del puerto, los navíos alemanes, con los cañones listos para entrar en combate, recibieron la insólita orden de Spee que les ordenaba «rehusar el combate».

El Gneisenau y el Nürnberg dieron entonces la vuelta y se reunieron con el grueso de la escuadra alemana, perdiendo quizá una gran oportunidad de obtener el triunfo. Tras divisar los mástiles del Inflexible y el Invincible, los alemanes se retiraron a toda máquina hacia el este. Los marinos británicos, ya recuperados de la sorpresa inicial, tardaron aún dos horas en ponerse en condiciones de marcha.

La batalla, o más bien persecución, tuvo entonces dos frentes: los navíos alemanes Scharnhorst y Gneisenau se enfrentaron al Invincible, Inflexible y al Carnavon, mientras que el resto fueron perseguidos por el Kent y el Glasgow. La distancia inicial de 20 mi fue rápidamente acortada.

El Leipzig, de velocidad menor, fue pronto alcanzado y a 6000 yardas se abrió fuego sobre él. Esto hizo que el Dresden pasase a segundo plano y pudiese huir gracias a sus turbinas Parsons, que le otorgaban mayor velocidad. Spee ordenó entonces a los cruceros ligeros separarse y huir, siendo el Dresden el que en ese momento se encontraba más alejado. Por su parte, Spee dispuso que los cruceros acorazados cambiaran el rumbo hacia el sur, siempre perseguidos por los acorazados británicos.

Hundimiento de los acorazados alemanes

Siete horas después, la persecución todavía continuaba. A 12 km de Puerto Stanley, el Scharnhorst recibió una salva del Invincible sobre un lateral, sin que eso le hiciese demasiado daño. Sin embargo, a las 15 horas, el Scharnhorst recibió nuevamente una nueva andanada que destruyó la cubierta y creó vías de agua, por lo que comenzó a hundirse lentamente. Una hora después, en un último esfuerzo, el Scharnhorst intentó acortar distancias, acercándose escorado y semihundido hacia el Invincible con la intención de responder al fuego, pero la proa se metió bajo el agua y el barco acabó hundiéndose de morro con las hélices todavía girando. El almirante Maximilian von Spee y los 795 hombres de la tripulación quedaron atrapados en el buque y se hundieron con él.

Mientras tanto, el Gneisenau, navegando más adelante y con el teniente Heinrich von Spee (hijo del almirante) a bordo, asistió impotente al fin del buque insignia alemán. El crucero alemán viró y se enfrentó al Carnavon y al Inflexible, a los que luego se les unió el Invincible. El comandante del Gneisenau, Otto Maerker, ordenó disparar sobre el Inflexible con los proyectiles de 210 mm y sobre el Carnavon con los de 150 mm. El Inflexible fue alcanzado tres veces sin mayores consecuencias. Éste respondió disparando al Gneisenau, destruyendo su maquinaria propulsora. Entonces el capitán alemán ordenó abrir las válvulas y dejar que el buque se hundiera.

A las 17 horas, una hora después del hundimiento del Scharnhorst, el Gneisenau zozobró y se fue a pique. Solo se pudieron rescatar 180 hombres de los 800 que componían la tripulación. Entre los desaparecidos se encontraba el teniente Heinrich von Spee.

Masacre del Leipzig

Mientras tanto, los cruceros ligeros alemanes continuaron su huida, tal como les ordenó el almirante Von Spee. El Dresden, gracias a sus turbinas, consiguió una gran ventaja y logró alejarse. Sin embargo, el Glasgow y el Cornwall se abalanzaron sobre el Leipzig, más lento, y lo cañonearon ferozmente hasta incendiarlo. Aún en estas condiciones, el Leipzig logró disparar una vez al Glasgow y ocasionarle una baja en su tripulación, y acertó al Cornwall tres veces sin ocasionarle daños mayores.

El Leipzig siguió disparando hasta que se le acabaron las municiones, mientras su casco era perforado por los proyectiles y la tripulación sufría múltiples bajas.

El comandante Haun, a cargo del Leipzig, ordenó el abandono del buque y la apertura de las válvulas. Los marinos supervivientes se alinearon entonces en la destrozada cubierta, apenas 150 de los 380 hombres que componían la tripulación. Aun así los británicos no dejaron de disparar causando una gran masacre en los marinos de cubierta.

El Glasgow y el Cornwall se acercaron esperando ver la bandera de rendición del destrozado crucero alemán, pero al no divisar nada más que el pabellón en alto reanudaron el fuego e hicieron una carnicería entre los marinos alineados en el alcázar de proa, mientras el barco no terminaba de hundirse. Por fin, sin esperar el símbolo de rendición, los británicos lanzaron sus botes al agua y rescataron a tan solo 18 tripulantes. El Leipzig se hundió tras el rescate del último superviviente.

Hundimiento del Nürnberg y final de la batalla

Por su parte, el Kent persiguió al pequeño Nürnberg, que con gran esfuerzo logró alcanzar los 25 nudos, dos más que el Kent. Sin embargo, no lograron mantenerlos, las calderas sobreexigidas debieron parar y se redujo la velocidad. El capitán de navío, Schönberg, ordenó embestir al Kent. Este lo dejó acercarse, y cuando distaban 700 m, cañoneó a mansalva al Nürnberg, que terminó por detenerse, alzar la popa e irse a pique. De una dotación de 322 hombres, solo se salvaron 7. Otto von Spee, el otro hijo del almirante a bordo del Nürnberg, tampoco sobrevivió.

Tras esto, de la fuerza original alemana solo quedaba a flote el Dresden, que llevaba una considerable ventaja y velocidad y solo pudo contemplar desde lejos la agonía del Nürnberg. Consiguió finalmente escapar, pero fue hundido unos meses más tarde, cuando dos cruceros británicos lo localizaron en aguas chilenas en marzo de 1915.

Controversia

Todavía es muy discutida en la actualidad la decisión de Spee de huir en vez de atacar a la flota en el puerto mismo. La escuadra británica de Puerto Stanley estaba ese día en una situación peligrosa, sin posibilidad de moverse rápidamente y los buques tardaron más de dos horas en conseguir presión y salir a alta mar. Los británicos estaban totalmente indefensos a primeras horas de la mañana, pues solo el Canopus y el Kent tenían los fuegos encendidos como parte de la guardia. Sturdee sabía esto e hizo salir al Kent a todo vapor y hacer humear las chimeneas de los buques detenidos, para dar la impresión que todos los buques se hacían a la mar.

Si la escuadra de Spee hubiera cañoneado Stanley con los buques británicos inmóviles sin poder moverse en el puerto, los alemanes podrían haber causado a los británicos una severa derrota, como el almirante japonés Togo con los rusos en Port Arthur 10 años atrás.

También es discutida la demora de Spee en los puertos de Chile tras su triunfo en Coronel y tardar varios días en zarpar hacia las islas Malvinas, pues le dio capacidad de respuesta al almirantazgo británico, que pudo enviar a ese punto una poderosa escuadra de forma silenciosa.

Películas

  • The Battle of Coronel and Falkland Islands (Reino Unido, 1927. Director: Walter Summers)
Batalla de las Malvinas
Primera Guerra Mundial

Fecha 8 de diciembre de 1914
Lugar Islas Malvinas, (Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido)
Coordenadas 52°29′58″S 56°09′59″O (mapa)
Resultado Victoria decisiva británica
Beligerantes
Flag of the German Empire.svg Imperio Alemán Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Comandantes
Bandera de Imperio alemán Maximilian von Spee  † Bandera del Reino Unido Frederick Doveton Sturdee
Fuerzas en combate
2 cruceros acorazados
3 cruceros ligeros
2 cruceros de batalla
3 cruceros acorazados
2 cruceros ligeros
1 acorazado pre-dreadnought
Bajas
1.871 muertos
215 prisioneros
4 naves hundidas
10 muertos
19 heridos
 
Deja un comentario

Publicado por en 8 diciembre, 2014 en 1914, Batallas, Frente Oriental

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Wilhelm Canaris


web

Wilhelm Franz Canaris (Aplerbeck, Dortmund; 1 de enero de 1887 – Campo de concentración de Flossenbürg, 9 de abril de 1945) fue un oficial de la Marina Imperial y la Kriegsmarine que participó en la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Llegó a ser almirante y jefe de inteligencia de la Marina Imperial y el ejército alemán durante el nacionalsocialismo en Alemania. Fue jefe de la Abwehr y uno de los cabecillas en varias conspiraciones contra Hitler, principalmente en la Operación Valquiria, del 20 de julio de 1944, por el que fue condenado a la horca.

Trayectoria militar en la Primera Guerra Mundial

En la Marina Imperial

Pese a que su familia era de tradición industrial, dentro de su educación Canaris tomó clases de español e inglés y a los 18 años y con la oposición de su padre ingresó en la Marina Imperial Alemana. Sirvió como teniente a bordo del crucero gemelo del SMS Emden, el SMS Dresden, desde su misma botadura. Gestionó el traslado de alemanes avecindados en el puerto de Veracruz en México, en plena guerra civil.

Canaris sirvió de intérprete en varias ocasiones ante las autoridades mexicanas, ya que era el único tripulante que dominaba el español a la perfección.

Isla de Pascua

El inicio de la Primera Guerra Mundial lo sorprende en pleno Atlántico. El Dresden se dirige a Tsingtao y espera órdenes del Almirantazgo. Se reúne con la flota del almirante Maximilian von Spee en la Isla de Pascua.

A bordo del Dresden sirve como teniente, oficial de informaciones y ayudante del comandante Fritz Lüdecke. Sus compañeros le apodan Kieka o ‘mirón’ por su don de observación y profundización de las cosas.

Batalla de Coronel

Después de la Batalla de Coronel en las costas chilenas el 1 de noviembre de 1914, donde la escuadra de Von Spee vence a una escuadra inglesa, la flota se dirige al puerto de Valparaíso. Allí Canaris sirve de intérprete a von Spee ante las autoridades chilenas. Luego la flota alemana se dirige a las Islas Malvinas, donde es derrotada el 8 de diciembre de 1914 en la Batalla de las islas Malvinas.

El Dresden es el único buque superviviente, el cual se refugia durante meses en los canales australes de la Patagonia chilena, especialmente en la ría de Quintupeu, viviendo la tripulación de los recursos naturales y eludiendo a sus perseguidores ingleses. Más tarde, cuando pretendía ser abastecido en la islas Más Adentro, hoy Robinson Crusoe, del Archipiélago Juan Fernández en el mar territorial de Chile, es sorprendido por fuerzas inglesas y hundido por la tripulación mientras estaba bajo fuego enemigo, fondeado en la Bahía Cumberland de esa isla.

Internamiento en Chile

La tripulación sobreviviente del Dresden, Canaris entre ellos, es internada en Chile, en la isla Quiriquina —frente al puerto de Talcahuano— y, pese a que formalmente eran prisioneros, el relajamiento de las medidas de seguridad impuestas por la Armada chilena permitió a varios de los oficiales alemanes viajar a Concepción en más de una oportunidad.

El «chileno» Reed Rosas

El 6 de agosto de 1915, provisto de un pasaporte chileno auténtico que fue conseguido por agentes de la embajada alemana en Buenos Aires, a nombre de Reed Rosas, un modesto vendedor anglochileno, Canaris emprendió un viaje de 500 kilómetros en tren hacia Osorno, llegando a esta ciudad el 6 de agosto y alojándose en la mansión Geyso. El desplazamiento lo hizo valiéndose de su excelente dominio del español.

Finalmente, Canaris se fuga de Chile desde Osorno junto con otros compañeros de armas. Von Geyso lo envía al fundo de la familia alemana Eggers, en Puyehue, a fin de preparar el cruce de la cordillera de los Andes, lo que hizo solo y a caballo.

Al otro lado, en una de las puntas del Lago Nahuel Huapi, era esperado por otro integrante de la familia Eggers, que lo cruzó en bote hasta San Carlos de Bariloche, ubicándolo por algunos días en la estancia de Luis von Bulow. Allí fue recibido por el cónsul alemán Karl Wiederhold, quien le proporcionó ayuda.

Canaris finalmente consigue embarcarse hacia Alemania en un carguero holandés que lo llevó a Rotterdam, desde donde retornó a Alemania, donde fue bien recibido y rápidamente ascendido a capitán.

Más tarde fue asignado como comandante de un submarino en el Mediterráneo, acreditándosele 18 hundimientos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 noviembre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , ,

SMS Dresden (1908)


web

El SMS Dresden fue un crucero ligero (Kleiner Kreuzer en alemán) de la Kaiserliche Marine alemana, botado en 1906, de 118 m de eslora y tres chimeneas, armado con 10 cañones de 105 mm, y el primer crucero alemán equipado con turbinas tipo Parsons y cuatro hélices navales tetrapalas, que le permitían alcanzar 28 nudos, cuatro más que su gemelo, el SMS Emden, con el cual constituía clase.

Tuvo una destacada participación en la evacuación de alemanes radicados en el puerto de Veracruz en México a principios de 1914, llevando entre sus oficiales al teniente de navío Wilhelm Canaris, y durante esos días de asedio al deportado dictador Victoriano Huerta. Pancho Villa hizo un ofrecimiento al gobierno alemán para comprar este crucero y otros más. Después de concluido el traslado, fue relevado por el crucero Nürnberg y partió a Alemania.

Asumió el mando el capitán de navío Fritz Lüdecke.

El SMS Dresden, de la Marina Imperial Alemana

Primera Guerra Mundial

Estando en plena travesía, recibió la noticia del inicio de hostilidades e instrucciones de navegar hacia la colonia alemana de Tsingtao, China, y en plena mar se preparó el navío para entrar en combate.

Finalmente llegó a Tsingtao, aún en poder de los alemanes y se avitualló. Allí recibió órdenes de proseguir la navegación en pos de la flota del almirante Maximilian von Spee. Durante el viaje, el buque fue alistado para el combate, desechando todo material inflamable y accesorios inútiles.

En Chile

Se unió a la flota de von Spee en la isla de Pascua viniendo desde Tsingtao (China). Desde ahí zarpó con la flota hacia la costa sudamericana, específicamente al cabo de Hornos.

Participó en la batalla de Coronel (Chile) el 1 de noviembre de 1914, donde la flota alemana resultó victoriosa.

Durante una parada de abastecimiento en Valparaíso, su gemelo el SMS Emden fue inutilizado en las islas Cocos (12°11′10.24″S 96°49′47.07″E) el 9 de noviembre por el HMS Sydney.

En la batalla de las islas Malvinas el 8 de diciembre del mismo año, donde la armada inglesa al mando del vicealmirante Sir Frederick Sturdee hundió a casi todos los navíos de Von Spee, el SMS Dresden fue el único navío sobreviviente gracias a sus turbinas, que le dieron mayor velocidad (27 nudos) durante el forzado escape.

Se esconde en la Patagonia chilena

Los británicos no deseaban que el SMS Dresden se les escabullera y dieron una batida de caza por toda la región austral sin encontrarlo.

El SMS Dresden navegó por los canales patagónicos en busca de refugio. Una vez agotado el carbón, se mantuvo escondido en estrechos canales patagónicos chilenos no demarcados geográficamente (isla Santa Inés e isla Santa Magdalena), por espacio de varios meses y cambió de posición en muchas ocasiones, dentro de la misma zona. El lugar más espectacular fue el fiordo de Quintupeu (42°5′41.17″S 72°33′16.40″O), en cuya boca apenas cabía el SMS Dresden. Llancahué (42°10′17.30″S 72°24′06.37″O), Porcelana (42°29′3.36″S 72°26′11.69″O), Cahuelmó y Quintupeu que son unos bellos parajes del sur de Chile, donde se pueden apreciar vertientes naturales de agua termal agrupados en pozones al aire libre. En el fiordo de Quintupeu se divisan los cerros de la frontera y un farallón rocoso con una cascada directa al mar.

La tripulación sobrevivió gracias a la caza, pesca y fuentes de aguas naturales, así como a la ayuda de alemanes residentes en Chile, tales como Hary Rothenburg y Albert Pagels radicados en Punta Arenas (Chile).

A fines de febrero de 1915 y estando ya en condiciones de navegar, aunque con bajas reservas de carbón, buscó encontrarse con un barco alemán abastecedor en alta mar y luego emprender la llamada ruta de los veleros hacia Oceanía.

Albert Pagels y el fiordo de Quintupeu

El Dresden antes de hundirse en Juan Fernández.

 Quintupeu es un bellísimo fiordo, solitario, con una estrecha entrada de no más de un cable de ancho, con un saco de tres millas y un ancho de media milla, rodeado de acantilados de unos 600 m de altura, cubiertos de profusa vegetación, útil para abastecer las calderas del buque con una cascada de purísima agua. El 6 de febrero de 1915, al atardecer, llega hasta aquí el averiado SMS Dresden, con las máquinas quejándose y rechinando. Al pasar los enormes acantilados de la estrecha entrada, ven un velero con bandera alemana que resultó ser uno de los barcos de la flota de Carlos Oelkers de Calbuco que venía capitaneado por Enrique Oelkers, acompañado del eficiente colaborador Albert Pagels, quien les había informado de la emergencia del buque y traía víveres, carbón y mecánicos para llevarse las piezas dañadas a Calbuco y Puerto Montt.

Esa misma noche empezó la gloriosa estancia del Dresden en este maravilloso fiordo. El aire tibio de verano, la banda tocando en cubierta, cerveza, cecinas de las buenas, auténticas, fabricadas por los alemanes residentes y salchichas en fondos con agua hirviendo, ¡no podía haber nada más estupendo después de tantas privaciones! A la mañana siguiente, muy temprano, se empieza con el desarme de las piezas dañadas. Todo el personal tenía algo que hacer, había que apurarse, pues era de suponer que no podrían quedarse mucho tiempo, ya que ello contravenía la Convención de La Haya. Se sacaron dos pesadísimas tapas de las calderas semifundidas por las tremendas temperaturas a que habían sido sometidas, así como ejes y partes de los comandos del timón. Todo fue trasladado al velero de la flota de Oelkers que partiría rumbo a Calbuco y Puerto Montt. El personal, agotado, se retiró temprano. Al otro día se continuó con la labor de desarme de las últimas piezas dañadas con las que saldrían al día siguiente a las 5 de la mañana el capitán Wiebliz, Pagels y dos marineros en la lancha de vapor del buque, rumbo a la isla Guar para ser entregados al mediodía en el solitario estero de Chipué a la Elfeide, la goleta de Pagels comandada por su colaborador Schindling, y llevarlos a reparar a Puerto Montt, estratagema meticulosamente elaborada con anterioridad para no delatar la posición del Dresden.

Antes de partir con Pagels, Schindling entregó al capitán Wiebliz una bolsa con correspondencia para el buque, recopilada por muy diferentes y extraños medios. Enfilados a 182º magnéticos, rumbo que mantendrán por 10 millas para luego virar a babor, a la cuadra de la isla Queultín y tomar el nuevo rumbo de 124º hacia la isla Llancahué. Era un día soleado con mar plana y suave viento del NW. El pequeño motor a vapor de la lancha resoplaba acompasadamente, manteniendo una velocidad, con ayuda del viento, de 7 nudos que les auguraba una pronta llegada en unas 7 horas. Faltando más de una hora para efectuar el cambio de rumbo en la isla Queltin, el capitán Wiebliz, a instancias de los tripulantes, accedió a abrir el saco de la correspondencia. Sobre todas las cartas se destacaba inmediatamente una caja dirigida a uno de los marineros tripulantes, Otto Hunger, el corneta del buque, quien con gran apresuramiento y ansiedad la abrió: era un grueso chaleco con cuello de piel que le había tejido su madre, pues él en una carta se había quejado del frío de los canales magallánicos. Con gran alborozo se lo pone a pesar de que no correspondía a la temperatura veraniega. Al cambiar el rumbo hacia el oeste, favorecida por el viento de empopada, la pequeña embarcación aumentó su andar a casi 8 nudos, lo que les permitió llegar al buque con el sol aún alto.

Sobre la cubierta encontraron un misterioso cajón. El aserrín y restos de tablas que lo rodeaban denotaban su reciente construcción. Al preguntar a que correspondía, nadie supo contestar. Cuando el capitán Wiebliz fue a informar sobre su misión al Comandante Lüdecke, le preguntó por el misterioso cajón. El comandante le informó que se trataba del molde que se usaría para concretar la caja que contenía el tesoro mexicano, el que intentaba fondear en Quintupeo, ya que no había sido posible depositarlo en un banco en Alemania. “Nuestro destino es demasiado incierto como para continuar con esta responsabilidad”, justificó el comandante. En la mañana, el misterioso cajón había desaparecido, no quedaba ni rastro de su existencia. Al fondo del buque, en una bodega de la sentina, el teniente Canaris, Karl Hartwig el torpedero y Gregor Bitter el carpintero, en estricto secreto, envuelven la caja del tesoro con linoleum y la sellan con brea, para luego introducirla en el mentado cajón y concretarlo con la mezcla que el carpintero ya tenía preparada. Terminada esta última operación, Bittler introdujo en la mezcla dos ganchos de fierro para posteriormente, y una vez fraguado, izar el pesado bloque con la grúa de torpedos.

Valparaíso

El SMS Dresden se hizo a la mar y a la altura del puerto de Corral sorprendió y hundió a la barca inglesa Cornwall Castle, recogiendo a sus tripulantes, que fueron transferidos más tarde en Valparaíso a un barco de aprovisionamiento alemán.

En principio, su objetivo era tomar la ruta de los veleros, una vez abastecido de un barco amigo, pero en lugar del abastecedor se encontró con su última presa. El velero inglés venía sin carbón suficiente, por lo que las estimaciones de combustible para realizar semejante travesía le ponían en peligro de quedar a la deriva en medio del Pacífico.

El 1 de marzo, estando a la deriva, en la amanecida de una neblinosa mañana, los alemanes divisaron la silueta de un crucero inglés, que a su vez los divisó navegando a baja velocidad. Lüdecke contaba con pasar por un crucero chileno, ya que había sido repintado en un color más oscuro, semejante a los de la Armada de Chile. Pero los ingleses reconocieron al SMS Dresden e informaron por TSH a sus pares, siguiéndole bajo el horizonte.

Archipiélago Juan Fernández

Con sus reservas de carbón alarmantemente bajas, el crucero buscó abastecimiento el 2 de marzo en puerto chileno, en la bahía Cumberland en la isla de Más Adentro, actual Archipiélago Juan Fernández. La idea de Lüdecke era abastecer el navío para emprender definitivamente la navegación hacia Oceanía para encontrarse con su gemelo SMS Emden.

Hundimiento

La gobernación chilena sólo ofreció 72 horas de reparación con sus propios medios o internación. Estando en estos trámites, una fuerza inglesa compuesta por los cruceros HMS Kent, HMS Orama y HMS Glasgow lo sorprendió fondeado, el 14 de marzo de 1915. Lüdecke, imposibilitado de escapar o hacer frente, e intentando ganar tiempo para preparar la nave para su hundimiento, hizo subir bandera de parlamento, y envió al oficial Canaris al HMS Glasgow a parlamentar, pero los ingleses lo ignoraron y comenzaron a disparar. El Dresden hizo algunos disparos, pero una batería de popa fue alcanzada muriendo siete tripulantes. El capitán Lüdecke ordenó desembarcar la tripulación y preparar el hundimiento de su nave: Algunos miembros de la tripulación hicieron explotar la santabárbara de proa y abrieron las válvulas de fondo, para luego lanzarse a nado para alcanzar la orilla mientras el crucero imperial comenzaba a hundirse a las 11:35.

Los heridos más graves fueron atendidos por los mismos ingleses y trasladados a Valparaíso en el transporte Orama. Más tarde el crucero chileno Esmeralda se presentó y trasladó a los restantes marinos a Concepción.

La tripulación fue internada en la isla Quiriquina (Talcahuano, Chile) por el resto de la guerra. Tan sólo tres integrantes se fugaron, entre ellos el teniente de navío Wilhelm Canaris, futuro jefe de la Abwehr en el período nazi. El resto decidió unirse a la comunidad alemana residente en Chile.

Wilhelm Canaris

Wilhelm Canaris

 Es llamativo porque Wilhelm Canaris tuvo una larga relación con Chile, según lo documenta Richard Basset en El enigma del almirante Canaris. Historia del jefe de los espías de Hitler. Navegó por estas costas. Hizo ejercicios navales en Tierra del Fuego y Chiloé. A bordo del Dresden, jugó al escondite en el Pacífico Sur, durante varios meses, con la flota imperial inglesa en 1916. El Dresden fue el único navío alemán que sobrevivió a la catastrófica derrota teutona en las Malvinas, a fines del año anterior. Y cuando finalmente fue atrapado frente a las costas de Juan Fernández, una última y habilidosa jugada del subteniente Canaris, oficial de inteligencia a bordo, permitió que la tripulación desembarcara y hundiera su barco, impidiendo así a los ingleses darse el gusto de cañonearlo a discreción. En premio a su desempeño fue el primer oficial autorizado a huir del archipiélago chileno, donde se suponía que toda la tripulación del Dresden debía permanecer internada hasta el fin de la guerra. La tripulación sobreviviente del Dresden, Canaris entre ellos, fue internada en Chile, en la isla Quiriquina -frente a Talcahuano- y pese a que formalmente eran prisioneros, el relajamiento de las medidas de seguridad impuestas por la Armada permitió a varios de los oficiales viajar a Concepción en más de una oportunidad. Demás está decir que la fuga de Canaris (y, luego, de casi toda la tripulación) contó con el decidido apoyo de los anfitriones.

En agosto de 1915 se fugó junto a otros compañeros de armas desde Chile, desde Osorno. Allí estaba alojado en la mansión Von Geyso, desde donde lo enviaron al fundo Eggers, en Puyehue, a fin de preparar el cruce de la cordillera, lo que hizo solo y a caballo. Al otro lado, en una de las puntas del Nahuelhuapi, era esperado por otro integrante de la familia Eggers, que lo cruzó en bote hasta San Carlos de Bariloche, ubicándolo por algunos días en la estancia de Luis von Bülow. Allí fue recibido por el cónsul alemán Karl Wiederhold, quien le proporcionó ayuda.

Premunido de un pasaporte chileno -auténtico, que fue conseguido por agentes de la embajada alemana en Buenos Aires- a nombre de Reed Rosas, un modesto vendedor anglochileno, Canaris emprendió un viaje de 500 km hacia Osorno, en tren, llegando a esta ciudad el 6 de agosto valiéndose de su excelente dominio del español, y marchó hacia Argentina, donde finalmente consigue embarcarse hacia Alemania en un carguero holandés que lo llevó a Rótterdam, desde donde retornó a Alemania, donde fue rápidamente ascendido a capitán.

Además, fue reclutado por la inteligencia exterior alemana, dadas sus evidentes dotes de actor y su conocimiento del idioma de Cervantes, siendo enviado a trabajar a la embajada alemana en Madrid, donde estuvo un año ejerciendo funciones de espía, para lo cual utilizaba como cobertura su falsa de identidad del chileno Reed Rosas, agregando -cuando se lo preguntaban- que él venía de una pequeña ciudad del sur de Chile llamada Osorno.

Hoy

El Dresden es hoy una atracción para buzos profesionales debido a la claridad del agua en ciertas épocas del año, y se conserva aún en relativo buen estado, en el fondo del puerto de la isla a unos 70 m de profundidad y a 516 m del embarcadero. Muchas piezas de vajilla han sido extraídas por buzos lugareños.

En febrero de 2006 fue rescatada la campana de bronce de 155 kg del crucero por un grupo de arqueólogos. Se exhibió durante un año en el Museo Naval y Marítimo de Valparaíso en Chile antes de ser prestada a Alemania por las autoridades chilenas, por un período de cinco años, en muestra de las buenas relaciones institucionales. Actualmente se encuentra en el Museo Militar de la ciudad de Dresde.

Actualmente hay una pieza hecha de material fundido del Dresden en la Séptima Compañía de Bomberos de Concepción, Bomba Alemana ubicada en Veteranos del 79 S/N

El tesoro del Dresden

“La situación política en México en 1910 era caótica, los gobernantes eran derrocados continuamente, ante lo cual Alemania envió al crucero SMS Dresden para cautelar los intereses y la seguridad de la colonia alemana residente. En Tampico la situación era dramática e insostenible, imperaba el desorden y ante el inminente peligro de saqueo, los colonos alemanes entregaron al comandante sus joyas, dinero, oro y objetos de valor, iniciativa a la que se unieron otras familias de extranjeros, así como personajes mexicanos adinerados. Todo debía ser puesto a resguardo en un banco al regreso del Dresden a Alemania. El tesoro quedó en una caja bajo la custodia del comandante de la nave.

La nave navegaba rumbo a Alemania cuando estalló la Primera Guerra Mundial, agosto de 1914. El comandante recibió la orden de efectuar la guerra de corso en el Atlántico y, posteriormente, dirigirse a Isla de Pascua para integrarse a la escuadra del almirante Maximilian von Spee. En noviembre, el escuadrón de cruceros alemanes derrotó a una escuadra inglesa a 41 millas del puerto de Coronel en Chile, y esta misma fuerza, al incursionar en el Atlántico, fue completamente derrotada por otra escuadra inglesa en las islas Malvinas, salvándose solamente el Dresden. El SMS Dresden sufrió múltiples averías en el combate de Las Malvinas. Se ocultó en los canales patagónicos del sur de Chile donde fue ayudado y aprovisionado por el ciudadano alemán Hary Rothemburg, que residía en Punta Arenas. Aconsejado por Rothenburg, la nave puso rumbo al estero de Quintupeu, cerca de Puerto Montt. Allí la nave terminó su reparación y continuó su navegación hacia el norte, debiendo fondear en la isla Robinson Crusoe, pues ya no tenía carbón para sus calderas. Finalmente fue localizado por varios buques de guerra ingleses y hundido en la bahía Cumberland.

Uno de los testigos presenciales afirmó:

“Entre los miembros de la colonia alemana de Puerto Montt se comenta que varios de sus antepasados, que estuvieron a bordo del crucero mientras estuvo fondeado en Quintupeu, contaban que el último día, antes del zarpe, desde el buque arrojaron un cajón grande al mar y que éste podría haber contenido el tesoro de Tampico. Durante muchos años pescadores y buzos recorrieron el fiordo, pero no encontraron nada

Albert Pagels
SMS Dresden
Banderas
Bandera de Imperio alemán
Historial
Astillero Blohm und Voss , Hamburgo
Clase Emden
Tipo Crucero ligero
Iniciado octubre de 1906
Botado 5 de octubre de 1907
Asignado 14 de noviembre de 1908
Baja 14 de marzo de 1915
Destino Hundido en el Archipiélago Juan Fernández
Características generales
Desplazamiento 3364 t normal
4268 t a plena carga
Eslora 118,3 m
Manga 5,55 m
Calado 13,4 m
Armamento • 10 cañones de 105 mm de tiro rápido
• 8 cañones de 52 mm
• 2 tubos lanzatorpedos de 450 mm
Propulsión • 12 calderas a carbón
• 2 turbinas a vapor tipo Parsons
• 4 hélices de Ø1,95 m
Potencia 15 100 cv
Velocidad 25-28 nudos
Autonomía 3760 millas náuticas a 12 nudos
Tripulación 361
 
2 comentarios

Publicado por en 30 octubre, 2014 en Armada Imperial alemana., Armamento

 

Etiquetas: , , , ,

SMS Emden


web

El SMS Emden fue un crucero ligero (Kleiner Kreuzer en alemán) alemán de la Kaiserliche Marine durante la Primera Guerra Mundial. Destacado en la colonia alemana de Kiau Chau en Tsingtao, no formaba parte de la escuadra del almirante Graf von Spee, dedicándose a efectuar una notable guerra de corso en el Océano Índico, entorpeciendo las rutas de navegación y hundiendo más de 16 barcos enemigos. Constituía clase con el SMS Dresden y se diferenciaba de su gemelo por tener motores convencionales de pistón, en vez de turbinas.

Especificaciones técnicas

De 3000 t de desplazamiento, armado con 10 cañones de 105 mm, más diversas ametralladoras.

De 118 m de eslora, de gráciles líneas, con una dotación de 361 hombres, tenía un potente aparato de TSH (telegrafía sin hilos). Su comandante era Karl von Müller, de 40 años de edad.

Historial de servicio

En China

En 1910, la nave es destinada a la base sita en el protectorado alemán de Tsingtao, donde participó en la contención de la revuelta de los Sokehs en Pohnpei.

Primera Guerra Mundial

El 20 de junio de 1914, la escuadra de cruceros alemana zarpó hacia el Pacífico aunque el Emdem permanece en Tsingtao. El 29 de junio se recibe la noticia del asesinato del Archiduque Fernando de Austria. Su comandante, el capitán de fragata von Müller, puso al buque en estado de alerta. El 31 de julio, fue advertido desde Berlín de que la guerra era inminente, de modo que la noche de ese día deja el fondeadero y se adentra en el Mar Amarillo. El 4 de agosto, el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda declara el estado de guerra y, ese mismo día, el Emden captura su primera presa, el vapor correo ruso Ryazan, que escolta hasta Tsingtao. Más tarde partió acompañado de un crucero auxiliar y el buque carbonero Markomannia hacia la isla de Pagán.

Estando anclada la flota alemana del Pacífico al mando del vicealmirante conde Maximilian von Spee en la Isla de Pagán (Nueva Guinea Alemana) en las Islas Marianas, fue sorprendida por el estallido de la Primera Guerra Mundial y se aprestó a dirigirse a Alemania para participar en la guerra naval. El comandante del SMS Emden, Karl von Müller, en conferencia con el almirante Graf von Spee en el SMS Scharnhorst, pidió y consiguió autorización para atacar las rutas marítimas británicas en el Océano Índico como corsario.

Corsario en el Océano Índico

El almirante Graf von Spee sopesó las cualidades de von Müller con la aparentemente débil embarcación que iba a dirigir y finalmente le concedió lo solicitado. Además, su gemelo el SMS Dresden ya se dirigía para reunirse con la flota.

Madrás

En los primeros días de septiembre, el SMS Emden hizo la mitad de sus presas y el 22 de ese mismo mes atacó las instalaciones de la Burmah Oil Company en el puerto de Madrás, bombardeándolas y causando algunas bajas civiles. Con esta acción consiguió paralizar el comercio británico.

Isla de Diego García

A fines de septiembre se dirigió a la Isla de Diego García, colonia británica, y allí fueron recibidos – para su sorpresa – con gran estima por parte de los británicos, que no sabían del estado de guerra existente, siendo agasajados, festejados y avituallados por la desinformada colonia sin sospechar que ahora eran enemigos.

El 16 de octubre de 1914, acabo el Benmohr (Reino Unido) buque de carga hundido en el Océano Índico a 65 millas náuticas (120 km) al noroeste de Minicoy, India , tambien conel Clan Grant (Reino Unido) buque de carga bombardeado y hundido en el Océano Índico a 150 millas náuticas (280 km) al oeste de Minicoy y con la draga Ponrabbel (Reino Unido) bombardeado y hundido en el Océano Índico a 20 millas náuticas (37 km) al noroeste de Minicoy.

El 28 de octubre, tras haber hundido 4 naves mercantes, atacó por sorpresa el puerto británico de Penang, disfrazado como crucero británico, y hundió el crucero ruso Zemciug y el cañonero francés Mousquet.

Los éxitos del SMS Emden causaron gran respeto y admiración por quienes eran sus enemigos, dada la caballerosidad demostrada por von Müller hacia sus prisioneros y por su imaginativa audacia y valentía.

Isla Cocos

Siguió operando por el Océano Índico y el 9 de noviembre, después de hundir más mercantes, se dirigió a las Islas Cocos (Australia) 12°11′10.24″S 96°49′47.07″E, donde existía una estación de radio, central de unión de los cables submarinos de Australia. Mientras enviaba un destacamento para destruir la estación de radio de la isla, ésta alcanzó a radiar un mensaje de alerta, el cual fue interceptado por el crucero australiano HMAS Sydney.

Batalla final

Los telegrafistas del SMS Emden calcularon mal la posición del crucero enemigo y cuando estaban finalizando las maniobras de inutilización de las instalaciones enemigas, se les vino encima sorpresivamente el Sydney, mucho mejor armado que el SMS Emden. Von Müller cortó amarras y aceptó el desigual combate.

El destacamento en tierra se fugó hacia el otro lado de la isla, se apoderó de unas embarcaciones y huyó al mando del primer oficial del Emden, Helmuth von Mücke, quien quería llevar a sus hombres a Alemania. Este grupo de hombres navegó hasta las Indias Orientales Neerlandesas (la actual Indonesia) y se pusieron en contacto con el cónsul alemán, quien les proporcionó un barco de vapor, con el que los marineros del Emden navegaron hasta el Mar Rojo. Una vez llegaron al Mar Rojo, los alemanes vieron barcos británicos, por lo que decidieron desembarcar y continuar a pie hasta encontrar la vía de tren que comunicaba Constantinopla con Arabia. Los marineros, una vez desembarcaron, fueron recibidos por las autoridades turcas (no olvidemos que el Imperio Otomano era aliado del Imperio Alemán en la Primera Guerra Mundial) y llevados a Sanaá. Allí los turcos impidieron su salida, pero los alemanes finalmente salieron y se encaminaron al norte, en busca de la vía ferroviaria, que por fin lograron encontrar. Era mayo de 1915.

Inicialmente el SMS Emden, con 178 hombres remanentes, consiguió impactos iniciales en el Sídney. Éste se alejó del alcance artillero y procedió luego a machacarlo a cañonazos. Después de 30 minutos, el SMS Emden era un derelicto en llamas con 134 muertos y el resto herido de gravedad, entre ellos von Müller.

El SMS Emden encalló a propósito en unos bajíos de la Isla Norte 11°50′12.20″S 96°49′41.25″E para evitar el hundimiento con los heridos. Después fueron hechos prisioneros y a von Müller se le permitió conservar su espada en honor a su valentía. La tripulación y su comandante fueron recluidos en la Isla de Malta, que era colonia británica, y luego el capitán de fragata Karl von Müller fue trasladado al Reino Unido a un campo de oficiales alemanes prisioneros. Al final de la guerra fue repatriado. En su país se le concedió la Medalla al Mérito. Murió de malaria, la cual había contraído 23 años atrás, en 1923.

Los marineros fueron llevados hasta Constantinopla y recibidos espléndidamente, pero la mayor parte de ellos fueron repartidos entre diversos buques de guerra. El primer oficial del Emden, von Mücke (1889-1957) llegó a Alemania, siendo recibido como un héroe. Tras la guerra fue un ferviente pacifista, que criticó duramente a los nazis y especialmente a Hitler, por lo que estuvo internado en un campo de concentración entre 1937 y 1939. Von Mücke murió en 1957.

SMS Emden
Banderas
Bandera de Imperio alemán
Historial
Astillero Kaiserliche Werft Danzig(Imperio Alemán) (actual Gdansk (Polonia)
Clase SMS Emden
Tipo Crucero ligero tipo explorador
Iniciado 6 de abril de 1906
Botado 26 de mayo de 1908
Asignado 10 de julio de 1909
Destino Hundido (encallado) 9-11-1914 Isla de Cocos
Características generales
Desplazamiento • 3364 t normal
• 4268 t apc
Eslora 118,3 m
Manga 13,5 m
Calado 5,10 m
Armamento • 10 cañones de 105 mm de tiro rápido
• 8 cañones de 58 mm
• 2 tubos lanzatorpedos de 450 mm
Propulsión • 12 calderas de carbón convencionales
• 2 hélices tetrapalas
Velocidad 24 nudos
Autonomía 3760 mn a 12 nudos
Tripulación 394
 
2 comentarios

Publicado por en 16 octubre, 2014 en 1914, Marina Imperial alemana

 

Etiquetas: , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: