RSS

Archivo de la etiqueta: soldados

Soldados franceses en Granezza después de la victoriosa batalla del río Piave


web

THE ALLIED ARMIES ON THE ITALIAN FRONT, 1917-1918

Soldados franceses distribuyendo banderas francesas a niños italianos , 14 de julio de 1918. Fotografía posiblemente tomada en Granezza durante las celebraciones después de la victoriosa batalla del río Piave . Fotografía: Ernest Teniente Brooks .

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 14 julio, 2018 en Imagenes

 

Etiquetas: , , , , ,

Fotos a color revelan la vida de soldados


Un soldado y su caballo protegidos con máscaras en la sede del Cuerpo de Veterinarios del Ejército canadiense. (Foto: openuniversity.edu)

Un soldado y su caballo protegidos con máscaras en la sede del Cuerpo de Veterinarios del Ejército canadiense. (Foto: openuniversity.edu)

Los miembros de la primera fuerza imperial australiana en un campamento en Australia en 1916. (Foto: openuniversity.edu)

Los miembros de la primera fuerza imperial australiana en un campamento en Australia en 1916. (Foto: openuniversity.edu)

Infantería canadiense con una mascota en agosto de 1916. (Foto: openuniversity.edu)

Infantería canadiense con una mascota en agosto de 1916. (Foto: openuniversity.edu)

Una trinchera en el frente de Albania en 1918. En la imagen cortan el pelo a un soldado. (Foto: openuniversity.edu)

Una trinchera en el frente de Albania en 1918. En la imagen cortan el pelo a un soldado. (Foto: openuniversity.edu)

Un palomar móvil que permite enviar mensajes del frente a las sede militar principal. Unas 100.000 palomas fueron utilizadas como mensajeras en la Primera Guerra Mundial. (Foto: openuniversity.edu)

Un palomar móvil que permite enviar mensajes del frente a las sede militar principal. Unas 100.000 palomas fueron utilizadas como mensajeras en la Primera Guerra Mundial. (Foto: openuniversity.edu)

"Su ayuda es necesaria": Un niño y una niña pasean en un coche de juguete adornado para promocionar la Cruz Roja durante un evento para recaudar fondos caritativos en Adelaida, Australia. (Foto: openuniversity.edu)

“Su ayuda es necesaria”: Un niño y una niña pasean en un coche de juguete adornado para promocionar la Cruz Roja durante un evento para recaudar fondos caritativos en Adelaida, Australia. (Foto: openuniversity.edu)

Regreso a casa después de la guerra, Australia. (Foto: openuniversity.edu)

Regreso a casa después de la guerra, Australia. (Foto: openuniversity.edu)

Un grupo de soldados avanza desde una trinchera cruzando un muro de protección hecho de bolsas de arena. (Foto: openuniversity.edu)

Un grupo de soldados avanza desde una trinchera cruzando un muro de protección hecho de bolsas de arena. (Foto: openuniversity.edu)

Infantería india se prepara para un ataque. (Foto: openuniversity.edu)

Infantería india se prepara para un ataque. (Foto: openuniversity.edu)

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 agosto, 2015 en Imagenes

 

Etiquetas: , , , , ,

Tregua de Navidad (24 de Diciembre de 1914)


web

Se conoce como Tregua de Navidad a un breve alto el fuego no oficial que ocurrió entre el Imperio alemán y las tropas británicas estacionadas en el frente occidental de la Primera Guerra Mundial durante la Navidad de 1914. La tregua comenzó en la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre de 1914 cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, específicamente Stille Nacht (Noche de paz). Las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron entonces con villancicos en inglés.

Ambos lados continuaron el intercambio gritando saludos de Navidad los unos a los otros. Pronto ya había llamadas a visitas en la tierra de nadie, donde pequeños regalos fueron intercambiados: whisky, cigarrillos, etc.

La artillería en esa región permaneció silenciosa esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados. Se condujeron ceremonias de entierro con soldados de ambos lados del conflicto llorando las pérdidas juntas y ofreciéndose su respeto.

En un entierro en la tierra de nadie, soldados británicos y alemanes se reunieron para leer un fragmento del Salmo 23:

El Señor es mi pastor, nada me falta.

Sobre pastos verdes me hace reposar,

por aguas tranquilas me conduce.

El Señor me da nueva fuerza,

me consuela, me hace perseverar.

Me lleva por el buen camino,

por el amor de su nombre.

Aunque camine por un valle oscuro

no temeré mal alguno porque Él está conmigo.

La tregua se propagó hacia otras áreas, y hay muchas historias — algunas quizá apócrifas — de partidos de fútbol entre las fuerzas enemigas. Hay cartas que confirman que el resultado de uno de esos juegos fue 3 a 2 a favor de Alemania.

En muchos sectores la tregua solo duró esa noche, pero en algunas áreas duró hasta el año nuevo, e incluso hasta el mes de febrero.

La tregua ocurrió a pesar de la oposición de los niveles superiores de los ejércitos. Anteriormente un pedido hecho por el papa Benedicto XV de una tregua entre las partes en guerra había sido desoído.

Los comandantes británicos John French y Sir Horace Smith-Dorrien juraron que una tregua así nunca volvería a permitirse (sin embargo ambos habían dejado el mando antes de la Navidad de 1915). En los años subsiguientes se ordenaron bombardeos de artillería en la víspera de la festividad para asegurarse de que no hubiera más reblandecimientos en medio del combate. Asimismo las tropas eran rotadas por varios sectores del frente para evitar que se familiaricen demasiado con el enemigo. A pesar de esas medidas hubo encuentros amigables entre soldados, pero en una escala mucho menor que la de los encuentros del año anterior.

Durante la Pascua de 1916 ocurrió una tregua similar pero en el Frente Oriental.

Armisticio informal

Durante los dos años siguientes a la estabilización de las líneas del Frente Occidental, se produjeron otras situaciones de armisticio informal (i.e. armisticio no impuesto por el Alto Mando), en ambos bandos. Según los testimonios, los comandantes británicos recién llegados al frente se asombraban al ver tanto a los británicos como los alemanes exponiéndose sobre la línea de trinchera, dentro del alcance de las armas enemigas.

Con frecuencia, la artillería se disparaba sobre sitios concretos, en momentos determinados, para evitar bajas enemigas, en ambos bandos. En alguna ocasión, se intercambiaron disparos después de que un mortero mal situado golpease a las líneas británicas, tras lo cual un soldado alemán pidió disculpas a los británicos, parándose así el intercambio de disparos entre ambas trincheras.

Legado

En 1999, el grupo llamado Khaki Chums (oficialmente: The Association for Military Remembrance) visitó una región de Flandes y recreó la Tregua de Navidad. Vivían como habían vivido los soldados británicos de la I Guerra Mundial, sin comodidades modernas.

El 21 de noviembre de 2005, el último veterano de guerra aliado superviviente de la tregua, Alfred Anderson, murió en Newtyle, Escocia, a los 109 años.

En películas, canciones,videos y libros

La tregua se llevó a la pantalla en la película francesa de 2005 Joyeux Noel (Feliz Navidad). (La película fue nominada al Oscar en la categoría de Mejor Película en lengua extranjera en su 78ª edición.) sobre la historia del tenor alemán Walter Kirchhoff. La Tregua de Navidad fue también retratada en la película de Richard Attenborough Oh What a Lovely War.

Se han escrito libros sobre la Tregua de Navidad, incluyendo la obra de Stanley Weintraub Silent Night: The Story of the World War I Christmas Truce, en el que relata este suceso del que él mismo fue testigo.

La tregua fue también recordada en el vídeo de Paul McCartney, Pipes of Peace, de 1983.

En el episodio final de Blackadder Goes Forth, los protagonistas discuten sucesos del pasado que les llevaron a su situación actual, incluyendo la Tregua de Navidad. El Capitán Blackadder añadió cínicamente: “Ambos bandos avanzaron más lejos una visita a la trinchera enemiga durante la tregua de Navidad de lo que lo hicieron en los dos años y medio de guerra siguientes”.

En 1990, el grupo británico The Farm grabó una canción que habla de este suceso: All Together Now, la cual se ha convertido en un himno futbolístico.

En el libro La caída de los gigantes, de Ken Follett, publicado en 2010, se mencionan la Tregua de Navidad y las medidas tomadas por los oficiales para conseguir que sus soldados accedieran a volver a abrir fuego contra los del bando contrario.

En la película War Horse de Steven Spielberg,existe una escena en claro homenaje a esta tregua, el caballo protagonista,queda atrapado entre Trincheras, un soldado británico decide salir en su busca enarbolando una bandera blanca, se acerca poco a poco al caballo, en esto que otro soldado alemán decide también ir a buscarlo,produciéndose en ese momento un alto el fuego en ambos bandos ,y entre los dos soldados consiguen liberar al caballo y realizar un acto conjunto de humanidad no dejando morir al caballo entre alambres.

En el fútbol

El próximo 17 de diciembre de 2014 en Ypres, Bélgica, la UEFA conmemorará el centenario de la tregua de Navidades de 1914 en las trincheras de Flandes, en el cual tiene previsto levantar un monumento en el mismo sitio en el que se disputó el improvisado duelo futbolístico.

Michel Platini, presidente de la UEFA, invitó a los jefes de estado y de gobierno de Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Irlanda y Reino Unido argumentando que “La ceremonia de conmemoración debe rendir homenaje a los soldados que, hace un siglo, expresaron su humanidad en un partido de fútbol escribiendo un capítulo en la construcción de la unidad europea y que son un ejemplo a seguir por las jóvenes generaciones de hoy”.

Imagen

Soldados británicos y alemanes comparten cigarrillos durante la tregua

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , ,

Merkel rinde homenaje a soldados caídos en I Guerra Mundial


web

Los reyes Felipe y Matilde de Bélgica, acompañados de la canciller alemana Angela Merkel, han rendido homenaje este martes (28.10.2014) a los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial, con motivo de la conmemoración del centenario de la batalla de Ypres.

En el acto, presenciado por unas 2.000 personas, han participado personalidades extranjeras, incluido el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, y la princesa Beatriz de Holanda.

En un discurso, el rey Felipe ha subrayado que “un pueblo demuestra su grandeza cuando defiende sus valores”, en referencia a la resistencia del Ejército belga frente a las tropas del káiser Guillermo II.

Asimismo, ha destacado que durante la contienda “todos los soldados vivieron la misma miseria a ambos lados del frente”. El monarca ha pedido que se recuerde el sacrificio de los centenares de miles de mujeres y hombres que perdieron la vida en Bélgica durante aquella Gran Guerra (1914-1918).

Bélgica fue durante la Gran Guerra el único país que fue completamente ocupado o zona de combate durante cuatro años. En agosto de 1914, Bélgica negó el paso por su territorio a las tropas alemanas, lo que determinó el curso de esa contienda e hizo del país, en medio de dos potencias enfrentadas, Francia y Alemania, una trinchera permanente y un Estado ocupado. (efe)

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 octubre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Tindersticks le pone música a la Primera Guerra Mundial


web

  • El grupo de Stuart Staples sonoriza la exposición permanente del In Flanders Fields Museum sobre la Gran Guerra
Tindersticks le pone música a la Primera Guerra Mundial

reuters | Una amapola, entre los nombres de los soldados de la Commonwealth caídos en Ypres

«En los campos de Flandes crecen las amapolas, entre las cruces, hilera sobre hilera, que marcan nuestras tumbas. Somos los muertos. Hace pocos días vivíamos, cantábamos, contemplábamos la luz del amanecer, amábamos y éramos amados, y ahora yacemos en los campos de Flandes. Si perdéis la fe en nosotros, no descansaremos, aunque crezcan las amapolas en los campos de Flandes».

Dedicado a su amigo Alexis Helmer, caído en la batalla de Ypres en 1915, el célebre poema del canadiense John McCrae no solo hizo de la amapola el símbolo universal del reconocimiento a quienes perdieron su vida en las grandes guerras, sino que da nombre, In Flanders Fields, al museo que en la localidad belga de Ypres rinde tributo a las decenas de miles de soldados caídos en sus tierras y enterrados en sus sobrecogedores cementerios. A la exposición permanente de este centro historiográfico le acaba de poner música Tindersticks.

Más allá de las instalaciones de quita y pon creadas para dar música, color y actualidad a las salas de unas pinacotecas que, con más o menos acierto, recorren en zigzag el camino que lleva a las discotecas -elementos autónomos y desintegrados, postizos de ocasión y temporada-, la producción de bandas sonoras con las que ambientar las salas de los museos ha permitido en los últimos años disfrutar de experimentos curiosos.

Por no ir más lejos, el Museo del Prado editó el pasado junio «El Greco y la pintura moderna», tercer volumen de una colección con la que sugiere el fondo musical, en este caso en clave de jazz, de sus grandes y silenciosas muestras, puntual y raramente amenizadas con conciertos de corte clásico. Más estable, perceptible e integrada resultó la programación de la banda sonora que este verano, agua pasada, el dúo Air compuso para el Palais de Beaux Arts de la ciudad francesa de Lille. La obra creada por Tindersticks para el In Flanders Fields, sin embargo, no tiene fecha de caducidad: «Ypres» se queda para siempre, o de momento, entre los muros del museo belga, donde se reproduce en bucle.

En tono bajo

El grupo británico llegó a estudiar la sonoridad del edificio, construido en clave de fa, según los ingeniosos autores de «Rented Rooms», antes de ponerse a fabricar las seis piezas instrumentales que conforman su «Ypres», una de ellas realizada en 2012 como banda sonora de «The Third Battle Of Ypres», vídeo de Klaus Verscheure que puede verse en el museo belga.

El rigor, casi mortis, y la solemnidad del conjunto expuesto en el centro flamenco obligan a Tindersticks a bajar el tono de sus composiciones. La sobrecarga dramática de las salas del In Flanders Fields y la cercanía de los cementerios que lo rodean no permiten salidas de tono, ni siquiera para un conjunto que en las últimas dos décadas ha firmado, muy melancólico, numerosas y logradas bandas sonoras.

En «Ypres», los autores de «Travelling Light» se mueven despacio y se aproximan con sus instrumentos de cuerda al entorno de la quietud y el drone, sobre todo en las dos piezas cuyo metraje les permiten reducir su relato musical a un complejo ejercicio de intensidades sin ritmo, como son la ya citada «The Third Battle Of Ypres» o, más aún, «Whispering Guns Parts 1, 2 And 3», en la que una campana tañe con timidez y lejanía antes de que un redoble de tambor aporte un tono, entre lúgubre y marcial, también distante, a lo que no es más que una hermosa madeja de cuerdas destensadas.

«La Guerre Souterraine» es, en sus poco más de cinco minutos, una buena muestra del esfuerzo realizado por Tindersticks -aquí representados por Stuart Staples y el bajista Dan McKinna- para concentrarse. Incluso con los instrumentos de viento, «Gueules Cassées», más dificil todavía, el grupo recurre a la respiración asistida para que la vibración supere a la acción.

Por lenta y ahogadiza, «Ypres» podría ser la banda sonora de cualquier película de introspección y sopor, pero de momento cuelga de las paredes de un museo. La historia que cuentan los objetos acumulados en las salas del In Flanders Fields -uniformes, proyectiles, carteles, piezas ortopédicas, objetos personales- es tan cinematográfica que la música compuesta por Tindersticks, arreglada por Lucy Wilkins, violinista y asesora de confianza del grupo, no contamina una suerte de secuencia audiovisual que el espectador ha aprendido a consumir, como consecuencia de su prolongada exposición a las pantallas de cine y televisión, con música de fondo. La integración en el paisaje es absoluta.

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 octubre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Las últimas voluntades de los soldados de la Gran Guerra, en Internet


web

IWW

En un cementerio de la I Guerra Mundial en Ypres, Francia, diez soldados británicos de edades comprendidas entre los 18 y los 34 años yacen enterrados uno al lado del otro. Provenían de diferentes zonas del Reino Unido, eran miembros de diferentes regimientos y murieron en diversos lugares en momentos diferentes. Sin embargo, la consulta de los últimos deseos de estos diez soldados en el nuevo archivo online británico que contiene los testamentos de los soldados de la I Guerra Mundial muestra que la mayoría legó sus pertenencias a sus madres.

En plena moda por la organización de iniciativas vinculadas al centenario de la Gran Guerra, y coincidiendo con el centenario de la Primera Batalla de Ypres acaecida el día 19 de octubre de 1914, se han hecho públicas estas voluntades personales que hasta ahora habían formado parte de un archivo británico compuesto por 278.000 documentos de la I Guerra Mundial, digitalizados y disponibles ahora en la Red. Este archivo forma parte de una colección aún mayor que agrupa 41 millones de testamentos custodiados por la compañía Iron Mountain (líder en servicios de custodia y gestión de la información, que posee 20 millones de metros cuadrados repartidos en cerca de 1.000 instalaciones de 36 países) por encargo de la Corte y el Servicio de Tribunales de Su Majestad (HMCTS).

Tras ser estudiados junto a cartas escaneadas de soldados alemanes, franceses y holandeses que también cayeron durante el conflicto y disponibles en un nuevo archivo europeo de 1914-1918, estos documentos revelan que los sentimiento de estos jóvenes británicos no diferían en nada de los del resto de soldados de su generación: lejos de casa, atrapados en trincheras y bajo el fuego, los soldados de todos los bandos se preocupaban por sus madres, hermanas y esposas y dejaron mensajes de amor en trozos de papel, documentando sus días en sus diarios de bolsillo que dejaron en sus uniformes.

“El mes de agosto de 1914 fue el inicio de uno de los conflictos más sangrientos de la historia moderna. Cuando se terminó, aproximadamente 10 millones de soldados habían perdido la vida”, comenta Ignacio Chico, Director General de Iron Mountain España. “Muchos de ellos eran hombres corrientes que habían respondido con entusiasmo a la llamada de sus países en busca de voluntarios y estos deseos son un testamento vivo de sus ganas de servir a la patria. Dejaron pocas pertenencias aparte de este registro escrito, lo que se convierte en todo un legado de estos hombres normales que vivieron y murieron en un momento histórico. Este tesoro documental es de inmenso valor para historiadores, especialistas en genealogía y descendientes, el primero que existe de este tipo. Ha servido para añadir una rama perdida a muchas familias, las cuales supieron de su existencia, hasta el momento ignorada”.

“Ahora, gracias a la última tecnología de digitalización y almacenamiento de documentos, estos frágiles deseos, cartas y notas dejadas por los soldados caídos se conservarán para siempre, contando las historias que ellos no pudieron contar en persona al volver a sus casas”.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 octubre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

En las calles de Viena soldados austríacos se despiden de sus novias


El Mundo

1403316631_extras_albumes_0_1024

Julio 1914. Un mes después del asesinato del archiduque en Sarajevo, Austria declara la guerra a Serbia. En las calles de Viena soldados austríacos se despiden de sus novias.

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 julio, 2014 en Imagenes

 

Etiquetas: , , ,

Soldados a tiempo parcial


web

La reserva especial del ejercito británico recibió formación a tiempo parcial, teniendo que estar disponible inmediatamente para la movilización. En 1914, todos los países dependían en gran medida de sus reservistas.

Gran Bretaña disponía de apenas 700.000 soldados antes de la guerra. La principal línea de defensa británica era la marina de guerra, que había permitido a sus gobiernos adoptar una actitud distante con respecto a los asuntos europeos. Pero su Entente con Francia en 1904, destinada a disuadir a Alemania, derivó en unos planes bélicos que llevarían a los británicos a una guerra europea.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 julio, 2014 en 1914, Ejercitos

 

Etiquetas: , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: