RSS

Archivo de la etiqueta: Woodrow Wilson

EEUU en la Primera Guerra Mundial, la victoria que definió el camino de una gran potencia


web

Al carpintero Guy Ford le gustaba ver a los peces bailotear alrededor de su barco cuando partió hacia Europa para combatir en una guerra que definiría el siglo por delante.

Pronto Ford perdió su inocencia. Pero a diferencia de tantos estadounidenses jóvenes que pelearon en la Primera Guerra Mundial, vivió para ver la transformación de su país de una nación ensimismada en una potencia mundial.

Antes del 6 de abril de 1917, Estados Unidos todavía era, según el escritor Walter Lippmann, un país en el que “el dinero gastado en barcos de guerra hubiera sido mejor empleado en escuelas”.

Hace 100 años, Estados Unidos le declaró la guerra a Alemania y, tras la victoria de 1918, puso en marcha lo que pasó a ser conocido como el “Siglo Estadounidense”.


El sargento Kevin Harmon (izq.) y el soldado David Aguirre, del cuerpo de Marines de EEUU, izan la bandera frente a un monumento a los caídos en la Primera Guerra Mundial, en el cementerio de Mount Mora, en Montana, el 6 de abril. Jessica Stewart AP

Estados Unidos primero

Guy Ford, hijo único, nacido en Roncenverte, Virginia Occidental, se acercaba a los 30 años cuando comenzó la guerra en agosto de 1914, tres años antes de que Estados Unidos se incorporase al conflicto.

El presidente Woodrow Wilson fue reelegido en 1916 con el eslogan “Nos mantuvo afuera de la guerra”. Otra frase que gustó mucho: “Estados Unidos primero”.

Cuando se declaró la guerra, el ejército de Estados Unidos era más pequeño que el de Dinamarca y mucho más pequeño que el de Bélgica

Luc De Vos, profesor de historia militar de Leuven University

En Europa, ambos bandos estaban enfrascados en una guerra de trincheras, con bombardeos constantes y ataques con gases en el norte de Francia y en Bélgica. Algunos días había miles de bajas en una carnicería sin precedentes.

Una nieta de Ford, Mary Thompson, que vive en Virginia Occidental, hizo el mismo recorrido que su abuelo y vio todas las tumbas y los sitios donde hubo combates.

“No me imagino a un chico del condado de Summers, en Virginia Occidental, que viene a este país y marcha hacia las bombas”, comentó.

Ni tampoco se lo podían imaginar la mayoría de los estadounidenses.

Fueron Vitales

A pesar del furor en torno a la destrucción causada por los alemanes y sus atrocidades, no fue hasta el 2 de abril de 1917 que Wilson pidió ir a la guerra en un discurso ante el Congreso. “Hundieron barcos estadounidenses, muchos estadounidenses murieron, en formas que nos han sacudido”, expresó. Cuatro días después, el Congreso accedió y Estados Unidos entró a la guerra.

Para entonces, ya habían muerto millones de personas. El ingreso de Estados Unidos cambió todo.

“Estaba todo estancado”, comentó el profesor de historia militar Luc De Vos, de la Leuven University. Les tomó más de un año a Guy Ford y cientos de miles de estadounidenses estar listos para el combate. Cuando se declaró la guerra, “el ejército de Estados Unidos era más pequeño que el de Dinamarca y mucho más pequeño que el de Bélgica”, agregó el académico.

Ford partió el 26 de mayo de 1918. En un diario relató que el mar estaba agitado, que hacían prácticas de tiro y que “el viento arrastraba pescados que jugaban” cerca del barco.

El 4 de julio, cuando otros en Estados Unidos festejaban el Día de la Independencia, su diario dice que recorría la campiña francesa hacia el frente de combate. “Me dieron un abrigo antes de partir. Incursión aérea esa noche”.

Hacía una travesía de 850 kilómetros (530 millas) por Francia hasta la región de Verdún. La guerra entraba en su etapa final, aunque el desenlace todavía parecía incierto.

La llegada de 2.1 millones de soldados estadounidenses inclinó la balanza.

“En un momento clave del equilibrio de fuerzas, llegan dos millones de estadounidenses, jóvenes, entusiastas, y atacan por todas partes”, dijo De Vos.

Los muertos

Un siglo después, los campos de Meuse-Argonne donde combatió Ford siguen siendo pastizales y bosques donde alguna vez se escondieron soldados estadounidenses y alemanes.

En un momento clave, en el otoño de 1918, la ofensiva de Meuse-Argonne fue la operación más grande y más sangrienta emprendida por las fuerzas expedicionarias estadounidenses. Involucró a 1.2 millones de soldados y duró 47 días. Fallecieron 26,000 soldados estadounidenses, aunque Ford no figuró entre ellos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 abril, 2017 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , ,

07 de Junio de 1916 – Inicio de la Convención Republicana


Inicio de la Convención Republicana

Mientras que en gran parte del mundo la guerra hacia estragos, la atención de la mayoría de los políticos estadounidenses estaba centrada en las elecciones presidenciales a desarrollarse el 07 de Noviembre de 1916.

Mientras que el Presidente Woodrow Wilson tenía asegurada su candidatura a la reelección por demócratas, los demás partidos comenzaban a desarrollar las diferentes convenciones para elegir quien disputaría el principal cargo electivo del País.

La del Partido Republicano, principal opositor, comenzó el 07 de Junio en el magnífico Teatro “Colliseum” de la ciudad de Chicago en el norteño Estado de Illinois. Una vez abierta la convención, el principal objetivo propuesto por los jefes partidarios era sanar la división amarga que se había producido en la campaña presidencial de 1912. En ese año, el célebre expresidente Theodore Roosevelt formó su propio movimiento político, el Partido Progresista, que contenía la mayor parte de los liberales republicanos. El Presidente en funciones de esa época, William Howard Taft, ganó la nominación del Partido Republicano. Esta división había llevado al triunfo de Wilson.

Desde principios de año, varios eran los políticos que se postulaban para el cargo, sin embargo había dos principales, el Senador por el Estado de New York y exministro de la administración de Roosevelt, Elihu Root, que representaba a la facción más conservadora, además de ser un firme partidario de ingresar a la guerra en apoyo a las potencias de la Entente Cordiale, el otro postulante era el Senador por el Estado de Massachusetts, John Wingate Weeks el también Senador por el Estado de Iowa, Albert Baird Cummins quien representaba al sector más liberal.

Desde un principio los líderes del partido estaban interesados en nominar a un moderado para que fuese aceptado por todas las facciones con el objetivo de evitar una nueva ruptura. Sin dudas a los convencionales le aguardaban arduas discusiones.

14183792_1747823055435361_7528544888678464022_n

Los delegados comienzan arribar al Teatro Colliseum en la ciudad de Chicago para participar de la Convención del Partido Republicano.
 
Deja un comentario

Publicado por en 7 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

07 de Marzo de 1916 – La cuestión de los submarinos y las elecciones presidenciales


La cuestión de los submarinos y las elecciones presidenciales

Al estallar la guerra en Agosto de 1914, el Presidente demócrata Woodrow Wilson proclamo la más estricta neutralidad de los Estados Unidos, haciendo esfuerzos para tratar de llegar a un proceso de acercamiento entre los beligerantes. Su postura era duramente criticada por quienes apostaban a una intervención a favor de la Entente Cordiale, siendo el popular expresidente Theodore Roosevelt uno de los principales exponentes. Ni los comprobados hechos de sabotaje y espionaje realizados con la complicidad de la embajada alemana, ni la muerte de los pasajeros del Lusitania hundido por un U-Boat en Mayo de 1915, le hicieron cambiar de parecer.

Sin embargo en Enero de 1916, en plena carrera electoral, comenzó a expresar la necesidad de prepararse militarmente, a lo largo de una serie de conferencias en todo el país llevó su mensaje directamente al pueblo estadounidense: el cual expresaba que el Ejército y la Marina eran demasiados pequeños y estaban mal equipados para defender al país en un conflicto moderno, además estar listo para la guerra no significaba renunciar a la paz.

Alertado por el nuevo posicionamiento del Presidente, con respecto a las continuas arengas patrióticas y a su postura con respecto a la guerra submarina alemana, su antiguo Secretario de Estado, el pacifista William Bryan se reúne en Washington D.C. con un gran número de congresistas demócratas que tienen su misma postura. Teme que el rechazo de Wilson de prohibir a estadounidenses de viajar en navíos de las naciones beligerantes, como las víctimas del RMS Lusitania, precipite la entrada de los Estados Unidos a la guerra.

A pesar que en el mes de Febrero un compromiso de los legisladores con respecto a la Reserva Militar ayudo a descomprimir la situación, a principio del mes de Marzo, Wilson envió al Capitolio al Secretario de Tesoro William McAdoo y al Administrador del Correo Albert Burleson para cuestionar las actitudes de los congresales con respecto a las amenazas de los U-Boats alemanes. Al día siguiente la Cámara de Senadores tabuló una resolución en contra de la política del Presidente con un resultado de 68 a 14.

El 07 de Marzo de 1916, la Cámara de Representantes, rechazó la resolución de la Cámara Alta por 276 a 182 votos, el rechazo dentro del partido del Presidente fue solo de 2 Senadores y 33 Representantes, por lo que de ahora en más podía dedicarse de lleno a la campaña en vista a la elecciones presidenciales, utilizando un discurso que si bien aún manifestaba intenciones de paz, expresaba la necesidad de incrementar el poderío militar y naval, generando disidencia entre sus colegas contrarios a la intervención.

13087509_1697865310431136_7189921383092368380_n
El Presidente Wilson (en el centro sin sombrero) en su tren haciendo una parada en una estación ferroviaria para expresarse sobre la necesidad de la reforma militar.
 
Deja un comentario

Publicado por en 7 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

04 de Marzo de 1916 – Discusión por la Guerra Submarina Irrestricta


Discusión por la Guerra Submarina Irrestricta

El 19 de Septiembre de 1915, un comunicado del Ministro de Relaciones Exteriores del Imperio Alemán, Gotlieb von Jagow, de común acuerdo con el Canciller Theobald von Bethmann Hollweg y el Jefe del Estado Mayor de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana), Almirante Henning von Holtzendorff expresaba que se ponía final a la guerra submarina irrestricta, respetando a los navíos mercantes de naciones neutrales con el objetivo de apaciguar las presiones de los Estados Unidos desde el hundimiento del transatlántico RMS Lusitania.

Sin embargo esta política era rechazada por el Ministro de Marina y padre de la armada moderna, Gran Almirante Alfred von Tirpitz y el Jefe de la Flota de Alta Mar, el Almirante Reinhard Scheer, que había reemplazado a un moribundo Almirante Hugo von Pohl, quien el 23 de Febrero de 1916, había presentado su plan de batalla para acosar a la Home Fleet de la Royal Navy con el uso de U-Boats (submarinos), zeppelins para ataques aéreos y la presencia de navíos en las cercanías de los puertos enemigos, pese a que conto con la aprobación del Káiser Wilhelm II, al día siguiente este reafirmó la negativa a desarrollar una guerra submarina irrestricta.

Sin embargo la cuestión fue nuevamente tratada el 04 de Marzo de 1916, aunque sin presencia de autoridades navales, ya que fue el Jefe del OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando), General Erich von Falkenhayn durante la reunión con el Káiser en su cuartel en Charlesville en la Francia ocupada, quien le expreso volver a los ataques submarinos a gran escala, sin previo aviso y sin restricciones en los alrededores de las Islas Británicas contra navíos mercantes enemigos y neutrales. El alto oficial estaba convencido que en los momentos que se está librando la trascendental Batalla de Desgaste contra Verdún es necesario una acción total para tratar de ahoga el comercio británico.

Además expresa que sería la respuesta adecuada al bloqueo naval que las marinas de la Entente Cordiale están estrangulando las economías de Alemania y Austria-Hungría, que comienzan a tener problemas para el normal abastecimiento de alimentos no solo para las tropas en el frente, sino también para los civiles.

El Canciller Von Bethmann Hollweg, presente en la reunión le expresa al Káiser que es altamente probable que si se reactiva la guerra submarina irrestricta, los Estados Unidos ingresen al conflicto de parte de la Entente Cordiale. Menciona, que gracias a las gestiones del embajador en Washington, Conde Johan von Bernstorff han logrado tranquilizar al Secretario de Estado Robert Lasing y al Presidente Woodrow Wilson con la promesa de castigar a los capitanes de U-Boats que hagan caso omiso a la orden de no respetar los navíos mercantes para evitar víctimas civiles.

Sin embargo el Káiser vacila, anunciando que tomará una decisión definitiva en el mes siguiente, por lo que hace caso omiso a las presiones del General Von Falkenhayn, quien preocupado ve como los astilleros no priorizan la construcción de U-Boats. Su principal aliado en esta postura es el Almirante Scheer, quien a diferencia del Ejército, no ejerce el poder total sobre la Kaiserliche Marine porque su estructura carece de un cuadro centralizado de mando, debiendo tener en cuenta las apreciaciones del Gran Almirante Von Tirpitz y del Almirante von Holtzendorff.

Por el momento Guillermo II, aconsejados por sus hombres de confianza políticos y diplomáticos evita incentivar una guerra submarina irrestricta pese a la presión de los jefes militares y navales interesados en responder al bloqueo naval que asfixia a las Potencias Centrales.

13051679_1696593677224966_7715373309509022511_n

 

Tripulación de un U-Boat alemán.
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

19 de Septiembre – ¿Final de la guerra submarina irrestricta?


¿Final de la guerra submarina irrestricta?

Desde el inicio de la guerra en Agosto 1914, el Alto Mando de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana), era conciente de su inferioridad con respecto a la Royal Navy, por lo que comenzó a desarrollar una estrategia basada en el uso de los U-Boots (submarinos) novedosa arma capaz de equilibrar la situación.

En lo primeros meses el uso se restringió al ataque contra navíos de guerra, sin embargo la política de bloqueo establecido por el gobierno británico, llevó a que el mando naval alemán se fijara como objetivos los barcos mercantes de bandera enemiga, que sin embargo serían hundidos con previo aviso, para dar tiempo a la evacuación de los tripulantes, sin embargo con el correr de los meses está política fue abandonada, y los ataques eran irrestrictos, además los blancos comenzaron a ser navíos neutrales que se dirigiesen a puertos del enemigo, lo que generó reiteradas protestas al Gobierno Alemán.

Un hecho clave marcará el curso de los acontecimientos, cuando el U-20 del Kapitänleutnant (Teniente Capitán de Navío) Walter Schwieger, torpedeo cerca de la costa de Irlanda, el 07 de Mayo de 1915 al Trasatlántico RMS Lusitania de la compañía naviera británica Cunard Line procedente de New York, en la que perecieron 1198 pasajeros entre ellos 234 norteamericanos, en su mayoría ilustres y acaudalados personajes.

El mundo se horrorizó ante el incidente, la prensa, no solo de los países de la Entente Cordiale, condenó el hecho, mencionando una vez más a la barbarie alemana. El pacifista presidente de los Estados Unidos, el demócrata Woodrow Wilson debió soportar las airadas protestas de políticos y ciudadanos comunes que pedían un castigo ejemplar y el ingreso del país a la guerra. Sin embargo, por el momento solo llamó a consulta al embajador, el Conde Johann von Bernstorff, para pedir explicaciones.

El hábil diplomático, había recibido recomendaciones de sus superiores en Berlín, por lo sin mostrar arrepentimiento por el hecho, dado que el Gobierno Alemán estaba convencido que el trasatlántico transportaba armas y municiones para el ejército británico, logró tranquilizar al presidente y sus ministros con la presentación oficial de las condolencias por las víctimas, como así también la promesa de evitar el ataque a navíos civiles, por parte de los U-Boots. A pesar que Wilson, preocupado por mantener la neutralidad, aceptó, la población, los principales medios de prensa y gran parte de la clase política desconfiaban de las intenciones alemanas, por lo que mostraban una gran hostilidad.
Mientras la guerra submarina continuaba y pese a las promesas, el 19 de Agosto de 1915, el U-24, torpedeo sin previo aviso al vapor de pasajeros SS Arabic de la compañía británica White Star Line que viajaba con destino a New Cork, a unas 50 millas al sur del puerto irlandés de Kinsale, hundiéndose en solo 10 minutos, junto a 44 pasajeros, tres de ellos estadounidenses.

Tres días después, el encargado de prensa del Presidente Wilson, emitió una declaración en la cual expresaba que de tratarse de un ataque deliberado, el Gobierno de los Estados Unidos podría romper relaciones con el Imperio Alemán. Al mismo tiempo, el Secretario de Estado Robert Lansing, aprobó la sugerencia del Secretario Adjunto Chandler Anderson, para reunirse él con el Conde von Bernstorff. La misma se realizó de manera informal en las instalaciones del Ritz Carlton Hotel de la ciudad de New York, donde el funcionario estadounidense le expresó al diplomático, que Alemania debía abandonar la “guerra submarina irrestricta” para lograr así que Gran Bretaña quedase como la única nación en violar la neutralidad norteamericana, a lo que el embajador aceptó la propuesta reconociéndola como sumamente ventajosa.

La tirante situación diplomática, llevó al Canciller Theobald von Bethmann Hollweg y a su Ministro de Relaciones Exteriores Gotlieb von Jagow a reunirse con el embajador estadounidense James Gerard, y comunicarle las órdenes secretas emitidas por el mando naval alemán entre el 01 y 05 de Junio de 1915, en las que se instruía a los comandantes de U-Boot a no torpedear buques de pasajeros sin previo aviso. Asimismo ambos buscaron la aprobación de Wilhelm II para que ningún buque de pasajeros fuese atacado. Esto enfureció al Alto Mando Naval Alemán, el todopoderoso Almirante Alfred von Tirpitz ofreció la renuncia como Secretario de Marina, sin embargo el Káiser aprobó el plan de sus ministros y rechazó la renuncia, aunque designó como nuevo Jefe de Esttado Mayor a un viejo rival, el Almirante Henning von Hötzendorff, partidario de la propuesta del Canciller. Finalmente el 28 de Agosto, se emitieron las órdenes pertinentes para frenar todo ataque sin previo aviso por parte de los U-Boots a barcos de pasajeros.

Para dar una señal de confianza, el 19 de Septiembre de 1915, el Ministro Von Jagow, emitió una declaración con relación a los Estados Unidos, que el Imperio Alemán abandonaba de manera definitiva la política de Guerra Submarina Irrestricta. La misma contaba de dos artículos, el primero expresaba que si bien no negaban la responsabilidad en el hundimiento del SS Arabic, alegaba que el comandante del submarino lo había confundido con un buque de guerra, por su parte en el segundo expresaba claramente que a partir de ese momento los navíos de pasajeros no serían torpedeado sin previo aviso, para permitir la evacuación. Por último hacia mención a que su gobierno se comprometía a respetar las leyes del combate naval.

Además, al mismo tiempo, el Canciller Von Bethmann Hollweg envío las siguientes instrucciones al embajador Conde Bernstorff, para presentar al Gobierno Estadounidense en señal de buena voluntad.

1- Ofrecer el arbitraje de La Haya (Capital del Neutral Reino de los Países Bajos) sobre la cuestión del RMS Lusitania y el SS Arabic.
2- Los barcos de pasajeros se hundirán sólo después de ser advertidos además de salvar vidas, siempre y cuando que no huyan o se resistan.
3- Estados Unidos debía tratar de establecer la libre navegación de los mares en base a la Declaración de Londres de 1909.
Sin dudas la tensión diplomática con Washington llevó al Gobierno Alemán, temeroso de sumar un nuevo enemigo, a frenar una de las principales estrategias de guerra que estaba desarrollando.

. 12036407_1638808343003500_2054274912067877783_n

Fragmento de la crónica del periódico estadounidense Washington Post sobre la declaración del Gobierno Alemán sobre el fin de la guerra submarina irrestricta.
12047157_1638808313003503_6888585236446194551_n
En la izquierda de uniforme, el Canciller Alemán Thebald von Bethmann Hollweg, en el centro el Ministro de Relaciones Exteriores Gottlieb von Jagow y en la derecha el Ministro de Finanzas Karl Helfferich.
 
Deja un comentario

Publicado por en 19 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , ,

13 de Abril de 1915 – Gestiones de Paz del Papa Benedicto XV


Gestiones de Paz del Papa Benedicto XV

El Papa Benedicto XV, fue electo en su condición por parte del concejo cardenalicio el 03 de Septiembre de 1914, un mes después del inicio de los combates en el continente europeo. Desde esa misma jornada hizo todo a su alcance para lograr que los beligerantes depusieran las armas, un ejemplo claro es cuando hizo un llamado a una Tregua con motivo de la Navidad y si bien fue desoído por los líderes y jefes militares de los bandos, en muchos lugares del frente, por iniciativa de los soldados se produjeron hechos de confraternización.

Desde de inicios de 1915, su santidad realizó innumerables gestiones ante los monarcas, primeros ministros y presidentes para un cese al conflicto, sin embargo tuvo más suerte con el intercambio de prisioneros heridos, como así también la mejora en las condiciones de vida de los civiles bajo la ocupación enemiga, sobretodo de los belgas.

En su afán de lograr la paz, el Papa Benedicto XV, comenzó a sondear la posibilidad de un pedido de auxilio al Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson que pese a ser presbiteriano, rama del protestantismo, compartían la necesidad de acabar con el conflicto, es por ello que a mediados de abril de 1915, comenzó un intercambio de telegramas entre el Vaticano y Washington para tratar de unificar una postura para lograr el cese de los combates, la misma no tardaron en ser recogidas por los diferentes medios de comunicación que presentaron la noticia de diferentes maneras. Por ejemplo el periódico británico Daily Telegraph en dos crónicas menciono el tema.

En la primera, del 12 de Abril de 1915, expresa que el influyente ciudadano estadounidense de origen alemán, Karl Wiegand, quien se habría reunido con el Papa Benedicto XV, y habría recibido como instrucciones tratar de pedir a su gobierno y a sus conciudadanos para que “trabajasen” en pos de la paz. La otra del 13 de Abril, expresa que a pesar de no haber ningún tipo de comunicación oficial el gobierno del Káiser Guillermo II, había rechazado de manera poco cortés la propuesta de mediación del Vaticano por intermedio del gobierno de los Estados Unidos.

Si bien es cierto que en tiempos de guerra, sobretodo en sus inicios, la prensa generalmente suele apoyar sin matices la postura de su nación lo que muchas veces la llevaba a exagerar los hechos como por ejemplo el rechazo del gobierno alemán, sin dudas es cierto los intentos de alcanzar un alto al fuego por parte del Papa Benedicto XV, como así también del presidente Wilson.

 11054339_1586023078282027_7061929002710336170_n

Publicación del Daily Telegraph en donde hace mención a las tentativas de paz propuesta por el Papa Benedicto XV.
11035743_1586023281615340_8263847760484120194_n
Otra publicación del mismo medio en donde hace mención al rechazó del Gobierno Alemán a cualquier propuesta de paz.
 
Deja un comentario

Publicado por en 13 abril, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

29 de Marzo de 1915 – Estados Unidos, Argentina, el continente y la guerra


Estados Unidos, Argentina, el continente y la guerra

El inicio de la conflagración determino que las diferentes naciones del continente americano declararán la más estricta neutralidad, sin embargo con el correr de las jornadas se hacía imposible mantenerse al margen, debido sin dudas principalmente al creciente intercambio comercial con las potencias del continente europeo.

Si los Estados Unidos habían emergido como la potencia dominante en el norte del territorio americano, la República Argentina, gracias a un crecimiento económico notable pese a una importante desigualdad social, actuaba como contrapeso con respecto a las cuestiones diplomáticas y económicas. En varias ocasiones fue la diplomacia argentina la que rechazó, muchas veces en soledad, de manera enérgica las sucesivas presiones e intervenciones militares llevadas a cabo por Washington en diversos países del continente.

La situación tensa de las relaciones diplomáticas entre Argentina y Estados Unidos, cambiaron cuando estalló el conflicto en Europa, ya que el presidente Woodrow Wilson tenía la convicción de unir el continente detrás de la bandera de la no beligerancia y del respeto de las normas de la diplomacia, por lo que necesitaba acercar posición con la principal nación del sur del continente.

El 29 de Marzo de 1915, aprovechando el arribo del crucero ARA Moreno que iba a participar de maniobras junto a navíos estadounidenses, el presidente Wilson, se reunió acompañado por su Secretario de Marina Josephus Daniels, con el embajador argentino Rómulo Naón donde expresó que debido a la situación que ocurría en Europa, era necesario comenzar a diseñar una postura común del continente americano, que podía llevar a una futura unión de tipo comercial. El diplomático se comprometió a elevar la propuesta ante el vice-presidente a cargo del Poder Ejecutivo el Dr. Victorino de la Plaza que había reemplazado hacía pocos meses al fallecido presidente Roque Sáenz Peña.

Sin dudas Wilson esperaba atraer a su causa a la principal nación del sur del continente americana, sin dudas no sería una tarea sencilla.

11079648_1581363942081274_1310056779336098303_n

El embajador Rómulo Naón con el Secretario de Marina Josephus Daniels en la cubierta del acorazado ARA Moreno, poco antes de la reunión con el presidente Woodrow Wilson.
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 marzo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

21 de Marzo de 1915 – Los prisioneros de guerra y los Estados Unidos


Los prisioneros de guerra y los Estados Unidos

Desde el inicio de los combates, el Vaticano y los países neutrales comenzaron a preocuparse por las condiciones de los prisioneros de ambos bandos. Con el correr de los días, mientras las batallas se sucedían el número soldados en manos del enemigo aumentaba de manera vertiginosa.

SI bien los oficiales eran tratados con respeto, la situación era diferente con respecto a los soldados rasos que eran confinados en campos donde muchas veces no contaban con las condiciones ideales con respecto a la alimentación e higiene, lo cual generalmente llevaba a la propagación de enfermedades, muchas veces letales. A ello se sumaba el hecho que muchas veces por cuestiones raciales, el trato de los carceleros solía ser brutal, como por ejemplo prisioneros serbios en manos austro-húngaras y viceversa.

Esta situación no pasó desapercibida para la Iglesia Católica, ya que el Papa Benedicto XV, intercedió con cierto éxito ante los monarcas y líderes de los países beligerantes para llevar adelante una mejora en las condiciones de los prisioneros y en el intercambio de aquellos que estuviesen heridos.

También el presidente de los Estados Unidos, el demócrata y aún pacifista, Woodrow Wilson, llevó adelante una serie de gestiones ante los gobiernos de las potencias beligerantes para mejorar las condiciones de los prisioneros de guerra. Por intermedio del funcionario Chandler Anderson, hombre de confianza del Secretario de Estado, William Jennings Bryan logró interceder para un acuerdo entre los gobiernos de Gran Bretaña, Austria-Hungría y Alemania, presentando propuestas para un mejor tratamiento hacia los prisioneros de guerra como así también el intercambio de aquellos que estuviesen en condiciones de heridos graves. Además estipulaba la liberación de aquellos que eran civiles, sobre todo belgas en manos de los alemanes.

El día 21 de Marzo de 1915, los diferentes periódicos de gran parte del mundo dieron a conocer los pormenores de las gestiones llevadas a cabo por la diplomacia estadounidense.

10172870_1578737699010565_8092691184421464645_n

Publicación del periódico londinense Daily Telegraph sobre las propuestas del gobierno de los Estados Unidos.
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 marzo, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , ,

29 de Enero de 1915 – La guerra y la prensa estadounidense


La guerra y la prensa estadounidense

Desde el inicio de los conflictos a fines de Julio de 1914, el gobierno estadounidense del presidente demócrata Woodrow Wilson declaró la estricta neutralidad, a pesar de haber una importante comunidad alemana, la mayor parte de la población sentía simpatía por el bando aliados, sobre todo cuando llegaron noticias, ciertamente magnificadas, sobre el criminal comportamiento de los soldados alemanes en Bélgica y el norte de Francia.

El anterior presidente, el aún popular republicano Theodore Roosevelt comenzó a predicar una campaña para que los Estados Unidos participasen de la contienda para frenar la expansión del Káiser, sin embargo la dura política de control comercial entablada por el Imperio Británico, llevó a que varios buques mercantes fuesen abordados e inspeccionados por buques de la Royal Navy sufriendo muchas veces la confiscación de la carga.

Esta situación llevó a que el 26 de Diciembre de 1914, el Secretario de Estado, William Jennings Bryan, le enviase un telegrama al embajador británico, Sir Walter Hines Page, en el cual presento una formal protesta por la política de control naval que estaba llevando Londres, el día 07 de Enero de 1915, llegó la respuesta del Ministro de Relaciones Exteriores Sir Edward Grey, quien si bien presentaba formales disculpas, también manifestaba que el comercio estadounidense con las naciones europeas neutrales, había crecido exponencialmente desde el inicio de la conflagración.

A pesar de la firme postura de la administración Wilson en pro de la neutralidad, un importante factor de poder, comenzó a tomar una postura belicista, los medios de comunicación, prueba de ello, es la editorial del 29 de Enero de 1915 de uno de los principales periódicos del país The New York Times, titulada “The Kaiser´s Birthday” (El cumpleaños del Káiser), en donde ataca duramente a la figura del monarca alemán, haciéndolo directamente responsable del inicio de la guerra y de las atrocidades que ocurrían.

Sin dudas el presidente Wilson comenzaba a sufrir la presión de un sector importante de la opinión pública, para que los Estados Unidos en nombre de la libertad y la democracia interviniese en favor de las naciones aliadas para frenar la “barbarie” alemana.

10945541_1561901190694216_7530767511440183139_n

Crónica del periódico británico The Daily Telegraph en el cual hace mención a la dura editorial del matutino estadounidense The New York Times.
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 enero, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , , , , ,

27 de Noviembre de 1914 – La guerra y el presidente Woodrow Wilson


La guerra y el presidente Woodrow Wilson

Desde el inicio de los conflictos en Agosto de 1914, el Gobierno de los Estados Unidos, encabezado por el Presidente demócrata Woodrow Wilson, había proclamado la estricta neutralidad más allá que sus conciudadanos tenían una mayor simpatía por el bando aliado, sentimiento que se acrecentó notablemente al recibir noticias, muchas veces exageradas, de las atrocidades cometidas por las fuerzas del Káiser Guillermo II en Bélgica y el norte de Francia.

Un año antes, Wilson se había convertido en el 28° presidente, luego de derrotar a un Partido Republicano dividido entre el presidente saliente, William Taft y uno anterior, el belicoso Theodore Roosevelt, con un programa que propiciaba la expansión económica y comercial, y si bien era un firme pacifista se vio obligado a intervenir en el vecino México a causa de su inestabilidad producto de la Revolución iniciada ya 4 años antes, ocupando el Puerto de Veracruz.

A pesar de las presiones de la opinión pública, de los medios de prensa, de políticos con cierta impronta como el mismo Roosevelt y hasta miembros de su propio partido, Wilson se mantuvo firme, en su política de neutralidad, aunque no por ello se preocupase por la situación reinante en el continente, tratando por medio de sus diplomáticos acercar posiciones entre las potencias beligerantes, sin ser escuchado.

El día 27 de Noviembre de 1914, con motivo de la tradicional festividad Thanksgiving Day (Día de Acción de Gracias), el presidente emitió una emotiva proclama, no solo a sus connacionales, sino que realizo un llamamiento a la paz, poniendo énfasis en que se dejase de bombardear a ciudades o aldeas no fortificadas y habitadas por civiles.

Si bien el pedido del mandatario estadounidense no sería en cuenta por ninguna nación beligerante, esta proclama marca un precedente en la actitud que tendrá Wilson durante el desarrollo de la contienda.

Presidente Woodrow Wilson quien reafirmando la neutralidad estadounidense
hace un llamamiento evitar bombardeos a ciudades sin fortificaciones.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 noviembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: