RSS

Archivos Mensuales: noviembre 2018

Pangermanismo posterior a la Primera Guerra Mundial


web

Tras la derrota en dicha guerra la influencia de las élites alemanas sobre Europa central y oriental se redujo notablemente. En el Tratado de Versalles el territorio de Alemania fue sustancialmente reducido y el Imperio austrohúngaro fue dividido en diversos estados entre las diversas etnias que lo componían. El nuevo y reducido estado austriaco adoptó el nombre de Austria Alemana (Deutschösterreich), pese a que seguián existiendo en su seno numerosas minorías étnicas de habla no alemana. Una división étnica exacta del antiguo imperio austrohúngaro hubiera resultado imposible. Con un territorio reducido y sin una salida al mar este estado votó por abrumadora mayoría la unificación con Alemania. Tanto esta denominación como la unificación con Alemania fueron tajantemente prohibidas por las potencias vencedoras de la Primera Guerra Mundial. Los alemanes del Volga que quedaron en zonas dominadas por la Unión Soviética fueron internados en gulags o desplazados durante la Gran Guerra Patriótica.

La Vuelta al Imperio (Heim ins Reich) fue un objetivo político perseguido por los nazis que intentaban convencer a los alemanes que vivían fuera de Alemania (por ejemplo en los Sudetes) de que deberían luchar para anexionar dichas regiones a la Gran Alemania.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 noviembre, 2018 en Claves

 

Etiquetas: , , ,

Armisticio del 11 de noviembre de 1918


web

El Armisticio del 11 de noviembre de 1918, también conocido como Armisticio de Compiègne, fue un tratado firmado el 11 de noviembre de 1918 entre los Aliados y el Imperio alemán, en un vagón de un tren en el bosque de Compiègne, con el fin de terminar las hostilidades en el Frente Occidental en la Primera Guerra Mundial.

Pintura que representa a la firma del armisticio en el vagón. De izquierda a derecha están el Almirante alemán Ernst Vanselow, el Conde alemán Alfred von Oberndorff del Ministerio de Relaciones Exteriores, el General alemán von Winterfeldt Detlof (con casco), el Oficial Naval británico Capitán Jack Marriott, y de pie delante de la mesa, Matthias Erzberger, jefe de la delegación alemana. Detrás de la mesa están los dos oficiales de la marina británica, el Contraalmirante George Hope, Primer Lord del Mar almirante sir Rosslyn Wemyss, y los representantes de Francia, el Mariscal Ferdinand Foch (de pie), y el General Maxime Weygand.

Para la entente, los participantes eran completamente militares:

  • El Mariscal de Francia Ferdinand Foch, comandante supremo de los Aliados.
  • El General Maxime Weygand, jefe de Estado Mayor de Foch (posteriormente Comandante en Jefe en 1940).
  • Primer Lord del Mar Almirante Rosslyn Wemyss, representante británico.
  • Contralmirante George Hope, oficial de la marina británica.
  • El Capitán Jack Marriott, oficial de la marina británica.

Por el Imperio alemán:

  • Matthias Erzberger, un político civil.
  • El Conde Alfred von Oberndorff, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores.
  • El Mayor General Detlof von Winterfeldt, del Ejército
  • El Capitán Ernst Vanselow, de la Marina.

El General Weygand no se menciona en la copia francesa del documento armisticio.

Términos

Los siguiente términos que figuran son los principales:1

  • Terminación de las hostilidades militares dentro de las seis horas de la firma.
  • El retiro inmediato de todas las tropas alemanas de Francia, Bélgica, Luxemburgo y Alsacia-Lorena.
  • Posterior eliminación de todas las tropas alemanas del territorio en el lado oeste del Rin, más de 30 km a la redonda del lado derecho del Rin, también de las ciudades de Maguncia, Coblenza y Colonia con el consiguiente ocupación de ellas por las tropas aliadas y estadounidenses.
  • La eliminación de todas las tropas alemanas en el Frente Oriental del territorio alemán, ya que era el 1 de agosto de 1914.
  • La renuncia del Tratado de Brest-Litovsk con Rusia y del Tratado de Bucarest con Rumania.
  • El internamiento de la flota alemana.
  • Entrega de material: 5000 cañones, 25 000 ametralladoras, 3000 morteros, 1700 aviones, 5000 locomotoras y 150 000 vagones de ferrocarril.

Portada del The New York Times en el día del Armisticio, el 11 de noviembre 1918.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 noviembre, 2018 en 1918, Claves

 

Etiquetas: , , , ,

Muchos protagonistas de la Primera Guerra Mundial creyeron que sería la última


web

  • El gran protagonista involuntario del conflicto fue el archiduque Francisco Fernando de Austria, cuyo asesinato desató el conflicto.
  • Millones de europeos acogieron con júbilo el armisticio firmado en 1918, creyendo desterrada para siempre la guerra de sus vidas.
El archiduque Francisco Fernando y su esposa Sophie minutos antes del atentado que les costó la vida

El archiduque Francisco Fernando y su esposa Sophie minutos antes del atentado que les costó la vida

Algunos de los principales protagonistas de la Primera Guerra Mundial, que llevó a Europa a la enfrentarse, pensaron que se trataría de una guerra para acabar con todas las guerras, por la enorme perdida de vidas y destrucción que acarreó en el Viejo Continente. Así lo creían, erroneamente, muchos de los que acogieron con júbilo el armisticio de las 11 horas del día 11 del mes 11 de 1918.

– Gavrilo Princip (1894-1918): estudiante nacionalista serbio de Bosnia-Herzegovina, entonces bajo dominio austrohúngaro, mató a tiros el 28 de junio de 1914 en Sarajevo al heredero del trono del Imperio Austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando, y a su esposa Sofía.

Este atentado desencadenó el engranaje diplomático-militar que desembocó en la Primera Guerra Mundial. Muerto de tuberculosis en abril de 1918 en la cárcel, ha sido considerado como un héroe en la Yugoslavia monárquica, la de Tito, y en la Serbia actual.

– Francisco Fernando de Austria (1863-1914): heredero del emperador Francisco José, este archiduque de Austria era favorable al federalismo para reemplazar el dualismo austrohúngaro. Fue asesinado con su esposa Sofía en Sarajevo el 28 de junio de 1914 por el estudiante nacionalista serbobosnio Gavrilo Princip.

Su asesinato, debido al juego de rivalidades y alianzas entre las grandes potencias, desencadenó la Primera Guerra Mundial.

– Francisco José (1830-1916): emperador de Austria y rey de Hungría. Este Habsburgo, viudo de la célebre Sisi, es en 1914 el decano de los soberanos europeos. Tras llegar al trono de Austria luego de la revolución de 1848, reinó como monarca absoluto antes de verse obligado a realizar una política más liberal.

Al declarar la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914, un mes después del asesinato de su sobrino y heredero Francisco Fernando en Sarajevo, activó la crisis militar que precipitaría el conflicto mundial.Murió durante la guerra, en noviembre de 1916.

– Guillermo II (1859-1941): último rey de Prusia y emperador de Alemania. Nieto por parte de madre de la reina Victoria, subió al trono en 1888 y echó a Bismarck. Apoyándose en el campo conservador, el káiser puso en marcha una política expansionista y colonialista.

Aunque era primo de Nicolás II, rompió la alianza tradicional con Rusia para acercarse a Austria y a Italia. Tras fomentar la intransigencia austriaca, y bajo presión de su estado mayor, transformó la crisis austroserbia en conflicto mundial al declarar la guerra a Rusia el primero de agosto, después a Francia el 3 e invadir Bélgica el mismo día. Se vio obligado a abdicar el 9 de noviembre de 1918 y a exiliarse en Holanda.

– Nicolás II (1868-1918): último zar de Rusia. Sucesor de Alejandro III,subió al trono en 1894 y confirmó la alianza franco-rusa.  En 1904-1905 metió a su país en la desastrosa guerra ruso-japonesa que provocó la primera revolución rusa. Su decisión de decretar una movilización general contra Austria el 30 de julio de 1914 llevó a Alemania a entrar en guerra. Nicolás II se vio obligado a abdicar en la “revolución de febrero” en 1917, y fue asesinado junto a su esposa e hijos por los bolcheviques el 17 de julio de 1918.

 Raymond Poincaré (1860-1934): presidente del Consejo francés en 1912 y 1913, y de la República hasta 1920. Desde hacía tiempo abogaba por una política de firmeza ante Alemania. Aunque se mantuvo al margen de la crisis del verano de 1914, sus adversarios le colgaron el apodo de “Poincaré la guerra”. Defensor del laicismo (valor de izquierda) y el patriotismo (de derecha), este político frío y a menudo presentado como falto de imaginación instó a partir de agosto de 1914 a “la unión sagrada” de todos los franceses. La fórmula tendría un enorme éxito y a partir de 1920 disfrutó de gran prestigio.

– Herbert Asquith (1852-1928): primer ministro británico de 1908 a 1916, este liberal de convicciones pacifistas intentó mediar sin éxito cuando la crisis empeoraba a finales de julio, lo que hizo pensar a Berlín que Londres se quedaría al margen del conflicto. Sin embargo, estaba convencido de que había que impedir que Alemania –que desafiaba la supremacía naval de Gran Bretaña– dominara la Europa continental. La invasión de Bélgica, un país neutral, por las tropas alemanas despejó las últimas dudas de Londres, que se puso del lado de los aliados y declaró la guerra a Alemania el 4 de agosto.

– Alberto I (1875-1934): rey de los belgas. En el trono desde 1909, tomó parte activa, junto a los aliados, en la Primera Guerra Mundial tanto en el plano militar como en el diplomático, lo que le valió el apodo de “rey caballero”. Apasionado por el alpinismo, murió en 1934 en un accidente de escalada.

 Pedro I de Serbia (1844-1921): este serbio francófilo y liberal se alistó en la Legión Extranjera en 1870, con el nombre de Pierre Kara.Fue entronizado en 1903, pero en junio de 1914, debido a su estado de salud, designa a su hijo Alejandro como príncipe regente, dejándole la responsabilidad de las operaciones militares durante la guerra.

– Enver Pacha (1881-1922): uno de los jefes de la revolución de los Jóvenes Turcos, se convirtió en miembro de la familia imperial y arrastró al Imperio Otomano al campo de las potencias centrales. Ministro de la guerra y jefe de Estado Mayor, en abril de 1915 dio luz verde a la deportación en masa de armenios otomanos, que dejaría un millón de muertos. Poco después de la victoria de los aliados dimitió y huyó a Alemania. Fue condenado a muerte en ausencia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11 noviembre, 2018 en 1918

 
 
A %d blogueros les gusta esto: