RSS

Archivo de la categoría: Batallas

25 de Febrero de 1916. Batalla de Verdún. La caída de Fort de Douaumont


Batalla de Verdún. La caída de Fort de Douaumont

En la mañana del 21 de Febrero de 1916, las posiciones en los alrededores de la histórica ciudad de Verdún, símbolo inequívoco de la nacionalidad francesa, se estremeció con el fuego de más de 1200 piezas de artillería alemana del más variado calibre, que se pudo oír en los Montes Vosgos a unos 150 km. de distancia. Era el inicio de Unternehmen Gericht (Operación Juicio), con la cual el Jefe del OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán), General Erich von Falkenhayn pretendía desgastar al ejército galo, para forzarlo a sentarse en la mesa de negociaciones.

Durante más 15 horas, con una breve interrupción hacia el mediodía, 80.000 proyectiles cayeron sobre las posiciones francesas que habían sido descuidadas por el comandante supremo, el General Joseph Joffre, hacia las 16:00 hs., unidades de infantería, precedidas por destacamentos del Sturm-Bataillon Nr. 5, del Hauptmann (Capitán) Wilhelm Rohr armados con lanzallamas y granadas comenzaron avanzar lentamente para ocupar las primeras líneas de trincheras que apenas fueron defendías.

Al día siguiente, los bombardeos continuaron, aplastando con su lluvia de aceros las defensas enemigas, el valiente Teniente Coronel Emile Driant, que desde su escaño en la Asamblea Nacional denuncio la situación cayó junto a 1120 hombres bajo su mando, los batallones de “Chasseurs” 56º y 59º, quedaron reducidos a 110 supervivientes aturdidos. En pocas horas, los frondosos bosques de Haumont, Herbebois y Caures son triturados y nivelados, asemejando un suelo lunar, desnudo lleno de cráteres. Finalizada la acción, los cuerpos VIIº del Rhin del Teniente General del Teniente General Johann von Zwehl, el el XVIIIº del Principado de Hesse del General de Infantería Dedo von Schenk,y el IIIº de Brandenburg del también General de Infantería Ewald von Lochow comenzaron avanzar lentamente. El saldo del bombardeo era hasta el momento de 2 millones de proyectiles a la sazón de 1 cada 3 segundos a los largo de dos jornadas. Hacia el final de la jornada las fuerzas alemanas habían avanzado 5 km. y tomaron Bois de Caures en los alrededores de la aldea de Flabas y el pueblo de Haumont, por lo que las fuerzas francesas se vieron obligadas a retirarse en dirección a los poblados de Samogneux, Beaumont y Ornes, aunque en la localidad de Bois de l’Herbebois lograron sostenerse y rechazar el avance. Debido al pésimo estado de las comunicaciones, recién para esa tarde el GHQ – Grand Quartier General, (Alto Mando Francés), había tomado la real conciencia del ataque.

En la mañana del 23 de Febrero, un desorganizado contraataque francés contra Bois de Caures fue rechazado, mientras que los alemanes lograron avanzar sobre Bois de l’Herbebois, flanqueando a los defensores por Bois de Wavrille. Sin embargo, fracasaron en el sector de Bois de Fosses, mientras que los defensores, muchas veces sin oficiales al mando, lograban sostenerse en Samogneux.

Luego de la sorpresa inicial, el General Joffre, envió el día 24 de Febrero, con plenos poderes de decisión al sector, a su Jefe de Estado Mayor, el General Noël Eduard de Castelnau, para reemplazar operativamente al General Fernand Langle de Cary Jefe del llamado G.A.C. – Groupe d’armées du centre (Grupo de Ejércitos del Centro), y de este modo evitar la ruptura de las líneas y una retirada desordenada de las tropas.

Con su llegada, el desorden amaina, y logra establecer un nuevo frente, además 270 piezas de artillería intentan devolver el masivo bombardeo enemigo, mientras que además son enviadas como refuerzo dos nuevas divisiones de infantería. De manera teatral, el General Castelnau emite las órdenes, en la orilla derecha del Meuse, al lado de Fort De Douaumont al norte de la ciudad de Verdún. Estas acciones llevan a que en horas de la tarde, el avance alemán fuese frenado, el Cuerpo 30º del General Paul Chrétein logra reorganizarse, mientras que el 20º del General Maurice Balfourier, que se encontraba en la reserva logra llegar al frente. En la noche de una jornada sumamente agitada, el General Castelnau, se comunica con el General Joffre y le conmina que el hombre ideal para asumir la defensa del sector, es el General Philippe Petáin hasta ese momento a cargo del 2º Ejército con sede en Noailles.

El mando francés confiaba en las defensas, principalmente en Fort Douaumont, comenzado a construir en 1885, en los altos circundantes a un poblado homónimo, como parte del plan de defensa fronterizo establecido por el General Raymond Adolphe Séré de Rivières luego de la derrota y pérdida de las provincias de Alsacia y Lorena en el marco de la guerra de 1870-1871 frente a Prusia y sus aliados. El mismo consistía en la construcción de 38 fuertes en una radio de 40 km. de Verdún, siendo el de Douaumont el más grande.

Tenía una superficie total de 30.000 metros cuadrados y se encuentra a unos 400 metros de largo, con dos niveles subterráneos protegidos por una cubierta de hormigón reforzado con acero de descanso de 12 metros de espesor sobre una capa de arena. Estas mejoras se habían completado hacia 1903. La entrada a la fortaleza estaba en la parte trasera. Dos túneles principales corrían de este a oeste, uno encima del otro, con cuarteles habitaciones y pasillos que llevan a las partes periféricas de la fortaleza ramificadas fuera de los túneles principales.
Contaba con numerosos puestos armados, el principal, era una torreta retráctil y giratoria de un obús de 155 mm, otra similar con un cañón de 75 mm, mientras que otros cuatro de igual calibre cubrían los flancos, en las llamadas “Bourges Casemates”, unidas por trincheras y torretas equipadas con ametralladoras. En la entrada al foso que rodeaba la fortaleza y en sus esquinas se ubicaron casamatas giratorias equipadas con cañones antipersonales Hotchkiss. Las obras de mejora fueron finalizadas en 1913.

A pesar de sus cualidades, al inicio de la guerra a finales de Julio de 1914y luego de experiencia de la destrucción de las menos potentes fortalezas belgas por parte de los proyectiles de 420 mm. Que disparaban los obuses “Dickie Bertha” (Gran Bertha) construidos por la firma Krupp, el Alto Mando Francés, comenzó a descreer de la utilidad de las fortalezas, dado que además creía en las operaciones netamente ofensivas.

Es por ello, que el 05 de Agosto de 1915, el General Joffre, firma el decreto por el cual se reduce no solo la guarnición de Douaumont y sino de los demás fuertes que rodean Verdún. EN su caso particular fue despojado de todo su armamento a excepción de las dos armas que eran demasiado difícil de remover: el obús de 155 mm y un cañón de 75 mm. Por el contrario, los dos bunkers “Casemates de Bourges”, uno a cada lado de la fortaleza, fueron totalmente desarmados. La guarnición quedo reducida a reservistas en su mayoría de mediana edad, bajo el mando del gobernador militar de la ciudad y no del ejército de campaña. Sin dudas era un error ya que Douaumont era el más grande y el más alto en los dos anillos concéntricos de fuertes que protegían la ciudad de Verdún, y por lo tanto la piedra angular de las defensas.

La ofensiva alemana ya llevaba varios días convirtiéndose en una seria amenaza, sin embargo el fuerte contaba solo con 56 soldados y artilleros bajo el mando de un suboficial, el Adjunto Chenot, por lo que la guarnición carecía de oficiales. En horas de la mañana del 25 de Febrero de 1916, unidades de reconocimiento del 24º Brandenburg Regiment, comenzaron acercarse a la fortaleza desde el norte, mientras que la mayor parte de la pequeña guarnición, se habían retirado a las posiciones subterráneas para escapar del incesante bombardeo por parte de una batería de obuses “Dickie Bertha” que ya había dañado la torreta del cañón de 75 mm.

Esto llevó a que las cúpulas de observación estuviesen vacías, ya que solo un pequeño equipo de artillería estaba operando el obús de 155 mm. que disparaba hacia objetivos lejanos. Además los fosos que circundaban la fortaleza carecían de protección ya que las casamatas de ametralladoras estaban desocupadas.

Cerca de 10 ingenieros de combate, dirigido por el Unteroffizier (Sargento) Félix Kunze, lograron acercarse sin oposición. La visibilidad era mala debido al mal tiempo, y los artilleros franceses apostados en el cercano pueblo de Douaumont pensaban que los alemanes eran tropas coloniales francesas que regresaban de una patrulla. El Sargento Kunze y sus hombres alcanzaron el foso de la fortaleza y encontraron que las casamatas de defensa estaban vacías. Él mismo logró ingresar dentro de uno de ellos para abrir una puerta de acceso. Sin embargo, sus hombres se negaron a ir dentro de las fortificaciones ya que temían una emboscada. Armado sólo con un rifle de cerrojo, el Sargento entró solo. Deambulo por los túneles vacíos hasta que encontró al equipo de artillería que en su mayoría dormía, los capturó y encerró en sus propias barracas..

Otro grupo del regimiento, dirigido por el Leutnant-Reserve (Teniente de Reserva) Eugen Radtke, también estaba entrando en la fortaleza a través de sus defensas no ocupadas y al encontrarse con los hombres del Sargento Kunze los reorganizó para proteger las salidas de la fortaleza, logrando capturar a unos pocos soldados franceses sorprendidos con la situación. Más tarde, más columnas de tropas alemanas bajo el Hauptman (Capitán) Hans-Joachim Haupt y Oberleutnant (Teniente Superior) Cordt von Brandis llegaron. La captura de Fort de Douaumant no requirieo el un solo disparo, la única baja, fue la raspadura en la rodilla de un soldado alemán.

La piedra angular del sistema de fuertes que debía proteger Verdun contra una invasión alemana, se había dado por vencido sin luchar. El error al que habían incurrido el General Joffre y su Estado Mayor de desproteger las defensas le había costado muy caro. Sin embargo, esa misma jornada, trato de enmendarlo, designando oficialmente como encargado de proteger la posición al General Philippe Petain comandante en jefe del 2º Ejército, que sin embargo haciendo gala de su inequívoca sangre fría, y sin apresurarse para tomar su nuevo puesto expresó:

“Verdún résistera jusqu’à un demain”
(Verdún aguantará hasta mañana)

Y prefirió pasar la noche con su amante.

 12993394_1693008150916852_2953183122922647009_n
Fotografía aérea de Fort de Douaumont.
12512343_1693008297583504_942701155424657400_n
Postal de propaganda alemana sobre la toma de la fortaleza, aunque no hubo combates como se muestra.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 febrero, 2016 en 1916, Batallas, Frente Occidental

 

Etiquetas: , ,

21 de Febrero de 1916 – Inicio de la Batalla de Verdún


Inicio de la Batalla de Verdún

Las Razones

El fracaso de las sucesivas ofensivas franco-británicas en el otoño de 1915, en la región de Champagne y Flandes, llevaron no solo a la pérdida inútil de vidas y recursos, sino también al estancamiento total del Frente Occidental, que cubría aproximadamente unos 750 km. Desde el Mar del Norte hasta la frontera con Suiza, pasando por las ciudades de Nieuport, Compiègne, Reims, Verdún y la región de Nancy.
Esta estrategia era favorable a los intereses alemanes, dado que el OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán), priorizó a lo largo de todo el año de 1915, el desarrollo de las acciones del Frente Oriental, donde a diferencia del Oeste, su importante extensión daba lugar a maniobras de basadas en el movimiento. Sus exitosas ofensivas sobre los ríos Bug y Narew, le permitieron junto a sus aliados austro-húngaros expulsar a los rusos de todo el territorio polaco.

Para finales de ese año, la atención de los mandos de las Potencias Centrales se centro en los Balcanes, donde luego de una rápida ofensiva a la que se sumo el Reino de Bulgaria, lograron capturar la totalidad del territorio del Reino de Serbia y acorralar a las fuerzas enviadas por la Entente Cordiale en los alrededores del puerto griego de Salónica. Al mismo tiempo, los austro-húngaros lograban contener las poco efectivas ofensivas italianas a lo largo del río Isonzo.

Pese a los fracasos, el General Joseph Joffre, comandante en jefe del Ejército Francés aún cree contar con la ventaja, por lo que luego de varias conferencias con los demás mandos aliados, cree imperativo que para la primavera-verano de 1916, sendas ofensivas deberán ser lanzadas en todos los frentes, siendo la principal en el Frente Occidental, en la región del Río Somme, en el norte de Francia.
En cambio su contraparte alemana, el competente y metódico General Erich von Falkenhayn, cree que el conflicto debe llegar pronto a su final, porque cree que el Imperio Británico apoyado en el efectivo bloqueo de la poderosa Royal Navy, pretende asifixiar a las Potencias Centrales de desgaste. Por lo que el objetivo debía ser castigar a lo que él consideraba como su “espada” en el continente, el ejército francés. En un informe expreso literalmente:

“Hinter dem französischen Abschnitt der Westfront gibt es in Reichweite Ziele, für deren Behauptung die französische Führung gezwungen ist, den letzten Mann einzusetzen. Tut sie es, so werden Frankreichs Kräfte verbluten, da es ein Ausweichen nicht gibt, gleichgültig, ob wir das Ziel erreichen oder nicht. Tut sie es nicht und fällt das Ziel in unsere Hand, dann wird die moralische Wirkung in Frankreich ungeheuer sein … Die Ziele, von denen hier die Rede ist, sind Belford und Verdun.”

(“Detrás de la sección francesa del Frente Occidental existe en las cercanías objetivos, para lo cual el liderazgo francés se ve obligado a utilizar hasta el último hombre. Si lo hace, ya que las fuerzas de Francia se están desangrando porque no hay evasión, no importa si los alcanzamos o no. Si no lo hace y el objetivo cae en nuestras manos, entonces el efecto moral en Francia será enorme… los objetivos de la cual se hace referencia aquí son Belford y Verdún “).

En definitiva el objetivo era atraer al ejército francés a un combate sumamente sangriento en un sector caro para su orgullo, con el objetivo de desgastarlo al máximo, obligando a sus mandos a pedir la paz.

De los dos objetivos que menciona, Verdún era el que tenía más razones favorables:

En primer lugar se trata de una posición estratégica sumamente importante, dado que configuraba una saliente en una región minera e industrial de Briey-Thionville junto al complejo ferroviario de Metz, desde donde los franceses podían lanzar un ataque amenazando las líneas de comunicaciones y suministros.

Además la ciudad se encuentra prácticamente rodeada por las fuerzas alemanas en tres lados, con una red logística de los ferrocarriles eficientes, mientras que las francesas, pueden ser suministradas a través de una mala carretera y una línea de ferrocarril de vía estrecha. La región fortificada de Verdún, una de las principales plazas del sistema defensivo de Sere Rivieres, se encuentra aislada del resto del frente francés, y más aún pese al desconocimiento del Alto Mando enemigo, el General Joffre, lo está desarmando, pese a las protestas del miembro de la Asamblea Nacional, el Coronel Emile Driant, uno de los pocos oficiales que manifestaban la debilidad del sector.
El General Von Falkenhayn ve en Verdún, la posibilidad de centrar una serie de ataques con fuerzas limitadas en número debido a las condiciones geográficas onduladas a causa del curso del río Meuse.

Sin embargo una de las principales razones, era que para los franceses, era una ciudad mística, cruzada por un gran número de acontecimientos históricos, y si bien para el alto mando no tenía un valor estratégico crucial, para los ciudadanos era un poderoso símbolo de la nacionalidad y el patriotismo.

Preludio a la batalla

– Las defensas francesas.

Sin dudas, el saliente creado alrededor de Verdún era sumamente difícil defender, debido en gran parte al cauce del río Meuse, pese a ello contaba con dos líneas defensivas de fortalezas y fortines, siendo los principales Douaumont y Vaux, sin embargo las destrucciones al principio de la guerra de los fuertes belgas de Namur y Lieja, como así también el francés de Maubegue por parte de la artillería pesada alemana, había llevado a la idea en el seno del mando francés, que este tipo de construcciones eran sumamente inútiles. Prueba de ello es que si bien desde finales de 1915, el servicio de inteligencia francés tenía pruebas fehacientes que la ofensiva alemana se centrará en Verdún, debido a la concentración de tropas y artillería en las regiones de Sedán y Metz y si bien el General Frédéric Herr, comandante de la RFV Région Fortifiée de Verdun (Región Fortificada de Verdún) informa que no cuenta con fuerzas suficientes para defender el sector, el General Joffre ordena retirar varias piezas de artillería de los fuertes para ser enviados a la región de Somme a la vez que solo deja fuerzas con escasas capacidades de combate.

Para abastecer a las posiciones, sólo queda un ferrocarril de vía estrecha (ferrocarril de Meuse) que conecta Bar-le-Duc con Verdun, dado que los alemanes al ocupar Saint-Mihiel en 1914 tienen en su poder la vía estándar que une Verdun con Nancy. Además es, es inapropiado para el transporte de equipo pesado. Junto con el tren se encuentra una carretera local. Esta falta de canales de comunicación con la retaguardia hace que sea aún más frágil este sector del frente.

Pese a que a mediados de Enero de 1916, un nuevo informe de inteligencia basado en reconocimiento aéreo y testimonios de desertores alsacianos y lorenos, como así también a las advertencias del Teniente Coronel Driant a cargo de los batallones 56º y 59º de “Chasseurs” (Cazadores) y de sus superior, el General Herr, quien expresa literalmente:

“ « chaque fois que je demande des renforts d’artillerie, le GQG répond en me retirant deux batteries ! »

(“cada vez que pido refuerzos de artillería, el GHQ (Grand Quartier General) responde mediante el retiro de dos baterías)…

Pese a estos informes, el General Joffre cree que el ataque será en otro sector, dado el poco valor estratégico de la posición, sin embargo a finales de Enero de 1916, ordena al 7º Cuerpo del recientemente designado General de Infantería Georges de Bazelaire, sostener el sector norte de la saliente en la orilla occidental del Meuse, reforzando al 30º Cuerpo del General Paul Chrétein que se ocupaba de defender el sector norte y nordeste en la orilla oriental, finalmente el 2º Cuerpo del General Denis Duchêne, ubicado al este, sobre el Meuse.

En definitiva el General Herr, contaba con 8 divisiones y 1/2 en la línea de combate, y 2 divisiones y 1/2 en la reserva inmediata. En las cercanías, se encontraban los cuerpos 1º del General Adolphe Guillaumat y el 20º del General Maurice Balfourier, pertenecientes al llamado G.A.C. – Groupe d’armées du centre (Grupo de Ejércitos del Centro) del General Fernand Langle de Cary.

En cuanto a la artillería, luego de los constantes retiro del GHQ (Grand Quartier General), había quedado reducida a 388 cañones de campaña y 244 armas pesadas.

– Unternehmen Gericht (Operación Juicio): El plan alemán.

El General Von Falkenhayn, para lograr su objetivo en Verdún, denominad, no esta obligado a desarrollar un importante movimiento de tropas, dado que cuenta con el Vº Ejército bajo el mando del Kronprinz Wilhelm, hijo mayor del Káiser Wilhelm II, y por lo tanto el heredero imperial.
En base a la superioridad artillería pesada, se utilizaría el método Trommelfeuer (Tambor de Fuego) por el cual las armas no disparan por ráfagas, sino por fuego a discreción, generando un bombardeo continúo, que permitiría destruir las defensas del terreno que hay que conquistar.

Para ello fueron alineados 1.225 cañones de todos los calibres, incluyendo 542 obuses pesados. En promedio, un obús de 210 mm cada 150 metros. Se despliegan 13 morteros Krupp “Dicke Bertha” (Gran Berta) de 420 mm, 17 obuses Skoda N3 de 305 mm, cedidos por los aliados austro-húngaros y 2 cañones navales de 380 mm. El número de proyectiles superaban los 2,5 millones. Además disponían para su traslado una excelente red ferroviaria construida a contrarreloj para la ocasión.

En cuanto a los efectivos, el General von Falkenhayn, concentra 72 batallones bien atrincherados en 28 refugios, denominados Stollen (Torta), que una vez finalizado el intenso bombardeo, deberán atacar solamente las posiciones enemigas que se encuentran en la orilla derecha del Meuse. Sin embargo esta postura, es objetada sin tener respuesta positiva por el momento, por el Jefe del Estado Mayor del Vº Ejército el General de Infantería Konstantin von Knobelsdorf, quien cree necesario avanzar sobre las dos orillas, para dar un envión moral a sus subordinados.

Para el ataque de la infantería, frente fue dividida en áreas, la “A”, estaría a cargo del VIIº Cuerpo de la Reserva del Teniente General Johann von Zwehl, la “B” por el XVIIIº del General de Infantería Dedo von Schenk, la “C”, por el IIIº Cuerpo del también General de Infantería Ewald von Lochow y finalmente la “D”, por el General Berthold von Deimling.

Luego del Trommelfeuer, a las 17:00 hs. la infantería de las áreas “A” y “C”, avanzarían con el apoyo de destacamentos de Sturmtruppen (Tropas de Asalto) equipados con granadas y los novedosos lanzallamas. Su misión era ocupar en el primer día, las líneas de trincheras de avanzadas y reconocer las segundas, para coordinar al día siguiente el bombardeo de la artillería, para así mantener de manera constante la presión sobre el enemigo.

Los objetivos iniciales eran las Alturas del río Meuse, sobre una línea desde Froide Terre a Fort Souville y Fort Tavannes, que proporcionaría una posición segura defensiva para rechazar los contraataques franceses. Pese a la planificación, el General von Falkenhayn quería ocupar algunas posiciones estratégicas para dominar con la artillería pesada el campo de batalla, mientras que el Kronprinz Wilhelm y principalmente su Jefe de Estado Mayor, el General von Knobelsdorf eran partidarios de tomar Verdún, por lo que estas diferencias confundieron a los comandantes de cuerpos y demás subordinados.

El Inicio de la Batalla.

Unternehmen Gericht (Operación Juicio) debía iniciarse el 12 de Febrero de 1916, sin embargo las condiciones climáticas adversas, llevaron al mando a retrasarla hasta el 21 de Febrero.

A las 04:00 hs. de esa jornada, un proyectil de 380 mm, explotó en el Palacio Episcopal de la ciudad de Verdún, despertando a los vecinos, sin embargo era solo el llamada “ajuste de disparo”, dado que a las 07:15 hs., se desato un verdadero infierno, por parte de más de 800 piezas de artillería de diversos calibres. A lo largo de 15 km, el mando alemán instalo 40 baterías, que bombardearían un frente de 30 km (19 millas de largo) por 5 km (3,1 millas de ancho).

La principal concentración de fuego fue contra la orilla oriental (derecha) del Río Meuse, 26 Cañones Pesados Krupp-Dickie Bertha (Gran Bertha) de 420 mm dispararon contra los fuertes y la propia ciudad de Verdún. El estruendo pudo escuchar en los Montes Vosgos a unos 160 kilómetros de distancia. Al mediodía, hubo una pausa, para que los sobrevivientes franceses comenzaran a ser relevados para poder atacarlos fuera de sus trincheras, además un avión de observación pudo sobrevolar el campo de batalla para poder recabar información sin ser molestado por aeronaves enemigas.

Cumplido el objetivo, el bombardeo se reinicio hasta las 16:00 hs., cuando las unidades de los cuerpos IIIº, VIIº y XVIIIº, u total de 60.000 solados, comenzaron avanzar por un frente de 6 kilómetros en dirección al Bosque de Caures, precedidos por destacamentos del Sturm-Bataillon Nr. 5, del Hauptmann (Capitán) Wilhelm Rohr, que se abrieron paso con lanzallamas, granadas de mano y fusiles para acabar con los sobrevivientes que pese a estar aturdidos y convalecientes trataron de resistir, aunque fue en vano, dado que los alemanes solo sufrieron 600 bajas.

Sin embargo, como estaba planificado, el avance de la infantería fue limitado, lo suficiente como para que la artillería de campaña ajustase la dirección de los disparos a la segunda líneas de trincheras enemigas. La misma durante 16 hs. de bombardeo, utilizó 80.000 proyectiles, una concentración de fuego jamás vista desde el inicio de la guerra.

Era la primera jornada de una batalla crucial para ambos bandos.

12924579_1691352424415758_8505052737111723508_n

Plano de la ciudad de Verdún y sus fuertes
12963677_1691352567749077_852389139797245569_n
Mapa con el dispositivos de ambos ejércitos
12923085_1691352581082409_6775901819102151818_n
Batería de artillería de campaña alemana durante el bombardeo del 21 de Febrero de 1916
12670685_1691352601082407_7822378277202591190_n
Centro de la ciudad de Verdún al ser alcanzado por el fuego de la artillería enemiga
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 febrero, 2016 en 1916, Batallas, Frente Occidental

 

Etiquetas: ,

21 Septiembre de 1915 – Batalla de Hartmannswillerkopf. Avances alemanes


Batalla de Hartmannswillerkopf. Avances alemanes

Hacia finales de Marzo de 1915, las fuerzas francesas, habían logrado ocupar gran parte del estratégico Monte Hartmannswillerkopf, en la región conocida como los Vosgos, en el norte de la provincia de Alsacia, sin embargo gracias a sus fortificaciones bien diseñadas, los alemanes ocupaban gran parte de la cima, privando al mando del 3º Ejército del General Maurice Sarrail un excelente puesto de observación que permitía dominar la llanura que se extendía hacia el este.

Ante estos fracasos, el Gran Quartier General (Gran Cuartel General Francés), decidió reorganizar las tropas en la región, por lo que el llamado Détachement d’armée des Vosges (Destacamento de Ejército de los Vosgos) paso denominarse el 04 Abril de 1915, como 7º Ejército, y su mando recayó en el General Louis de Maud´huy, que había tenido una destacada actuación en los combates en el sector norte del extenso Frente Occidental, quien planifico una nueva ofensiva.

El 06 de Abril, unidades de Chasseurs Alpins (Cazadores Alpinos) reforzados con unidades de infantería regular lanzaron un ataque entre la cima del Monte y las posiciones defensivas conocidas como Unteren Rehfelsen (Fortificaciones Inferiores), sin embargo fracasaron debido a la resistencia como a las duras condiciones climáticas. Además los defensores recibieron refuerzos procedentes de otros sectores del frente, un Batallón de Jägers (Cazadores) de la Guardia y otro de Schützen (Tiradores). En las sucesivas jornadas los combates se sucederán de manera frecuente y cruenta. Esta situación permitió al mando alemán preparar una contraofensiva con el objetivo de reconquistar el peñasco conocido como “Panorama”.

Finalmente el 19 de Abril, luego de un bombardeo de una hora, un regimiento de infantería se lanza al ataque contra las posiciones francesas, subiendo la pendiente, sin embargo la falta de preparación llevó al fracaso. Sin embargo, sirvió de lección para los oficiales que comenzaron a preparar de manera más eficiente una nueva embestida, sin embargo el 23 de Abril fue suspendida debido a la densa niebla, al día siguiente un ataque planificado desde la pequeña aldea de Guebwiller fue suspendido por las mismas razones.

El 25 de Abril, a las 16:00 hs. y gracias a una mejora de las condiciones climáticas, la artillería alemana abrío fuego, y dos horas más tarde, cuatro batallones se abalanzaron sobre las posiciones enemigas, acompañados de cerca, por un cuerpo de ingenieros, logrando retomar las posiciones Superiores Rehfelsen y el peñasco “Panorama”. Esto llevó a mil soldados franceses cerca de la cumbre quedasen totalmente cercados siendo tomados prisioneros. A pesar del éxito y si bien había logrado llegar al pico, se retiraron ante la imposibilidad de poder organizar una defensa eficaz debido a las condiciones climáticas y del terreno, además de ser un blanco fácil para las piezas de ambas artillerías.
La línea de batalla, luego de estas acciones, era desde la cumbre hasta las posiciones en Unteren Rehfelsen (Fortificaciones Inferiores) y Hirtzenstein, ambas en manos de los alemanes. Luego de los combates, los densos bosques de abetos habían desaparecido, el terreno quedo cubierto por troncos despedazados, por lo que gracias al bombardeo, el monte había sido transformado prácticamente en un desierto de rocas y lodo.
El frente se estabiliza, soldados de ambos bandos comienzan a cavar trincheras para tratar de pasar el verano, mientras que los combates más duros se dan más al norte, en los alrededores de Metzeral y Col du Linge, donde los franceses intentaran romper sin éxitos las líneas enemigas para avanzar en dirección a la ciudad de Colmar.

El 09 de Septiembre de 1915, a pocas jornadas de iniciar el otoño, el Regimiento 14º de Jägers (Cazadores) lanzan un ataque desde la zona de Bischofshut, apoyados por una compañía que utiliza por primera vez lanzallamas, pertenecientes al Regimiento de “Pioneros” de la Guardia, en dirección a la ladera norte del monte, a pesar de la conmoción que provoca la novedosa arma el avance es finalmente frenado.
Ante esto, el mando francés refuerza las posiciones, el 16 de Septiembre, con la llegada del 334º Regimiento de Infantería de Línea, que en la jornada del día 21, inicio de la estación de otoño, lanzó un ataque con el objetivo de tomar Hitzenstein, y si bien en un principio alcanzaron las líneas enemigas, debieron retroceder en horas de la tarde debido al previsible contraataque de los alemanes.

Ambos bandos veían con buenos ojos la llegada del otoño, para reiniciar las acciones tendientes a ocupar de manera definitiva la estratégica cima.

12074903_1639253236292344_6890052856179289791_n

Peñasco de Panorama, estratégica posición del Monte Hartmannswillerkopf.
 
12088521_1639253232959011_8639406157717660547_n
Chasseurs Alpine (Cazadores Alpinos), tomados prisioneros luego del exitoso ataque alemán.
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 septiembre, 2015 en 1915, Batallas

 

Etiquetas: , , , ,

21 de Agosto de 1915 – Campaña de Gallipoli. Batalla de Scimitar Hill


Campaña de Gallipoli. Batalla de Scimitar Hill.

A principios de Agosto de 1915, con el objetivo de romper el estancamiento al que estaban sujeto las fuerzas ANZAC – Australian and New Zealand Army Corps (Cuerpo Armado Australiano y Neocelandés) en la Bahía de Ariburnu en el marco de la Campaña de Gallipoli, el 9º Cuerpo británico desembarco unas millas más al norte en la Bahía de Suvla, sin tener en frente más resistencia que tres batallones otomanos.
Sin embargo errores de comunicación, sumado al hecho de la inexperiencia de su comandante, el Teniente General Sir Frederick Stopford, hicieron que la operación fracase, dado que el lento avance permitió que el mando otomano reforzase sus posiciones en las alturas que rodeaban la playa.

Ante estos contratiempos, el comandante en jefe de la Mediterranian Expeditionary Force (Fuerza Expedicionaria del Mediterráneo), General Sir Ian Hamilton, decidió enviar un telegrama a Londres, al Secretario de Guerra, Mariscal de Campo Lord Horatio Kitchner pidiendo autorización, para relevar al Teniente General Sir Stopford junto a otros oficiales a los que consideraba no aptos para el mando. Su propuesta no solo fue aceptada, sino que se envío desde Francia al General Julian Byng para hacerse cargo de las tropas. Ante esto, de manera provisoria, el General Sir Hamilton nombró como nuevo comandante del 9º Cuerpo al General Sir Henry de Beauvoir De Lisle, que hasta ese momento estaba al mando de la 29º División que se encontraba en el cercano Cabo Helles.

El nuevo comandante abandono todo plan de una ofensiva general dado que en el pasado habían demostrado ser inútiles. La nueva táctica a adoptar sería la de avanzar con gran número de tropas contra objetivos reducidos. Por lo que se dispuso un ataque contra una serie de colinas denominadas Scimitar Hill, W Hills y Hill 60. La importancia de las dos primeras posiciones, radicaban en el hecho que indicaban el límite sur de la Bahía de Suvla con la Meseta de Anafarta. Su conquista era clave para tratar de enlazar con las fuerzas ANZAC en Bahía Ariburnu.
Esto llevó al General De Lisle a planificar una acción ofensiva, para ello contaba además de las unidades del 9º Cuerpo con su antigua División la 29ª y con la 2ª Mounted de voluntarios que habían sido trasladadas desde el Cabo Helles, donde habían participado de duros combates, sumando en total unos 14.300 hombres. El plan se basaba en un ataque de la 11ª División contra W Hills, mientras que la 29ª lo haría en dirección a Scimitar Hill, mientras que los ya desmontados de la 2ª División actuarían como reserva, posicionándose en la playa. En frente, el recientemente nombrado comandante del sector, el Coronel Mustafa Kemal Bey, contaba con la XIIª División del Teniente Coronel Selahattin Adil Bey y seis batallones la IXº División del Teniente Coronel alemán Hans Kannengießer, pertenecientes al III Cuerpo del General Mehmet Essad Pasha, parte integrante del Vº Ejército, dirigido por el General alemán Otto Liman Von Sanders.

La acción se inicio en la madrugada del 21 de Agosto de 1915, con fuerte bombardeo preliminar, sin embargo como en casi toda la campaña, su efecto fue mínimo dado que los objetivos asignados no podían ser divisados debido a las estribaciones del terreno como así también el polvo y el humo, en cambio las baterías de artillería otomanas tenían una vista clara de toda la Bahía.

En las primeras horas de la mañana el intento de la 11ª División por capturar W Hills falló, debido al fuego de la artillería y a la fortaleza de las trincheras enemigas. Esta situación perjudico a los irlandeses del 1º Batallón de Royal Inniskilling Fusiliers, que si bien tomaron la cima de Scimitar Hill, sufrieron el fuego no solo de la meseta de Anafarta en el Este, sino también de las posiciones en W Hills al sur, por lo que finalmente fueron obligados a retirarse.

Hacia las 17:00 hs. debido al estancamiento, el General De Lisle dio órdenes de avanzar a la 2ª Mounted Division desde la pequeña loma de Lala Baba en la playa. La marcha en formación se hizo a través del suelo seco de un lago de sal, por lo que a causa del polvo y el humo, realmente desconocían su propia posición. Estos 5.000 hombres de las cinco brigadas marchaban en columnas por lo que eran un blanco perfecto para el fuego de metralla. La mayoría se detuvo para resguardarse en la llamada Green Hill, al oeste de Scimitar Hill, sin embargo el aristocrático General de Brigada Lord Thomas Longford cargó heroicamente con la 2ª Brigada outh Midland Mounted para apropiarse de la cima, sin embargo fue herido mortalmente, por lo que sus hombres perturbados comenzaron a replegarse al igual que los de las demás brigadas.

Fue la última acción, por lo que al final de la jornada, la batalla había concluido, una vez más el mando británico había fallado en ocupar los objetivos planificados. Ahora la línea se extendía entre Green Hill y Scimitar Hill. En cuanto a las bajas, fueron entre muertos y heridos unas 5.300, por su parte los otomanos sufrieron 2.600.

11947587_1628199647397703_6191335943201436993_n

Plano de la Batalla.
11880437_1628200657397602_2932150561361626234_n
Representación artística de los combates.
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2015 en 1915, Batallas

 

Etiquetas: ,

21 de Agosto de 1915 – Campaña de Gallipoli. Inicio de la Batalla por Hill 60


Campaña de Gallipoli. Inicio de la Batalla por Hill 60

Los sucesivos fracasos en el marco de la Campaña de Gallipoli, en la Bahía de Suvla por parte del 9° Cuerpo Británico, y en los avances en The Nek y Chunuk Bair en la Bahía de Ariburnu por parte de las unidades ANZAC – Australian and New Zealand Army Corps (Cuerpo Armado Australiano y Neocelandés) llevaron al comandante en jefe de la Mediterranian Expeditionary Force (Fuerza Expedicionaria del Mediterráneo), General Sir Ian Hamilton a replantear la estrategia.

En Suvla, el nuevo comandante provisorio, General Sir Henry de Beauvoir De Lisle, planifico para el 21 de Agosto una fuerte ofensiva contra Scimitar Hill y W Hills, dos posiciones ocupadas por lo otomanos claves para poder dejar atrás la playa y avanzar sobre la meseta de Anafarta. En simultáneo se planifico desde la Bahía de Ariburnu una acción conjunta que tenía por objetivo ocupar Hill 60, (Kaiajik Aghala) punto máximo de una serie de colinas que separaban a las fuerzas ANZAC de las de Bahía Suvla. El éxito de la operación permitiría la unión de ambas fuerzas.

El plan consistía en un ataque por un frente de 2 millas a través de las posiciones de Hetman Chair, Hill 70 y Oglu Tepe. La operación sería llevada a cabo por las fuerzas australianas y neozelandesas del Teniente General William Birdwood y por las hindúes del Mayor General Herbert Cox. El orden de batalla consistía en los batallones Canterbury Mounted Rifles y Otago Mounted Rifles de la New Zealand Mounted Rifles Brigade, los batallones 13° y 14° de la 4° Australian Infantry Brigade, 2 batallones Gurkhas de la 29° Brigada Hindú, el 5° Batallón del Irish Connaught Rangers, el 10° de Hampshire y el 4° South Wales Borderers, sumando en total unos 4.000 soldados. Enfrente se encontraba un número desconocido de varias unidades otomanas, que formaban parte del dispositivo defensivo del Coronel Mustafa Kemal Bey.
La distribución inicial del plan, consistía en que los neozelandeses avanzaría hacia Hill 60, siendo apoyado a su izquierda por los irlandeses del Connaught Rangers, que debían ocupar los pozos de agua de Kabak Kuyu y por los Gurkhas que harían lo mismo en Susak Kuyu, en el flanco derecho, los australianos y los ingleses del Hampshire Regiment lanzarían un ataque ficticio para así obligar al mando otomano a trasladar reservas.

En la mañana del 21 de Agosto de 1915, la artillería que debía iniciar el bombardeo fue trasladada para apoyar la ofensiva que tendría lugar en la Bahía de Suvla, por lo que el avance se retrasó unos 30 minutos, aunque se realizaría sobre las posiciones otomanas intactas, y con sus defensores en estado de alerta. El ataque se inició cuando los batallones neozelandeses emprendieron la marcha a las 03:30 hs. por un frente de 400 yardas (1.300 metros). Ante esto los otomanos se retiraron a la segunda línea de trincheras, por lo que en 15 minutos los atacantes tomaron las primeras posiciones enemigas, para seguir avanzando y finalmente alcanzar su objetivo hacia las 16:00 hs. Sin embargo en el flanco izquierdo los Gurkhas habían fallado al igual que en la derecha por parte de los australianos, logrando sólo los irlandeses del Connaught Rangers Regiment ocupar los pozos de aguas de Kabak.

El comandante de la de la New Zealand Mounted Rifles Brigade, el Brigadier General Andrew Hamilton Russell, ordenó a los australianos a su derecha e irlandeses a su izquierda a volver avanzar, estos últimos lograron quebrar la resistencia en la primera línea de trinchera al oeste de la colina, sin embargo fueron frenados por el fuego de ametralladora y de la artillería pesada, bien dirigida por oficiales alemanes. Los que lograron sobrevivir consolidaron sus posiciones en las trincheras capturadas y se vieron gratamente aliviados por el arribo de los Gurkhas, los que les permitió retirarse para fortalecer las defensas alrededor de los pozos de agua ocupados con anterioridad.

Las dificultades se acumulaban en el flanco derecho, dado que desde 100 Hill a 60 Hill las baterías de artillería otomanas cubrían el pequeño valle de Kaiajik Dere por donde debían cruzar los australianos e ingleses, por lo que el avance fue sumamente dificultoso. Quienes habían logrado sobrevivir la travesía comenzaron atrincherarse hacia las 17:00 hs.

Hacia las 19:00 hs., cuando comenzaba el ocaso, los irlandeses habían logrado unirse en el flanco izquierdo con los neozelandeses, sin embargo en el derecho había una peligrosa brecha con los australianos, por lo que existía la posibilidad de un contraataque por parte de los otomanos.

11880657_1628224504061884_6087841141944669653_n

Mapa con el plan de avance ideado para ocupar Hill 60
11880528_1628226217395046_1705621878115846686_n
Foto de los neozelandeses avanzando hacia la cima de Hill 60
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 agosto, 2015 en 1915, Batallas

 

Etiquetas: , , , , , , ,

04 de Julio de 1915 – Batalla de Lahej. Combates en el sur de la Península Arábiga


Batalla de Lahej. Combates en el sur de la Península Arábiga

En 1863, con la apertura del Canal de Suez, la principal vía navegable que unía la metrópoli con la India la principal colonia, los británicos crearon el Protectorado de Adén, en el sur de la Península Arábiga, conformado por diversos sultanatos, principados y estados tribales.
Desde Noviembre de 1914, cuando el Imperio Británico le declaro la guerra al Otomano en solidaridad con sus aliados rusos, la principal preocupación de Londres era la protección del canal, si bien contaba con importantes fuerzas hacia el norte en el Sultanato de Egipto, en Adén, contaba solo con destacamentos de policías. A pocos días de declarada la guerra, la 29º Brigada Hindú que era transportada por el canal, recibió órdenes de destruir las fortificaciones de Cheik Saïd, el punto más meridional del Imperio Otomano en la península arábiga y que podía resultar una amenaza para la navegación. Si bien la operación había sido un éxito, las tropas no se adentraron en territorio enemigo, sino que fueron reembarcadas siguiendo su curso, por lo que tropas otomanas aún ocupaban posiciones en la frontera norte del Protectorado.
Si bien el mando británico reforzó la guarnición, aunque solo con una brigada hindú, por lo que a principios de Julio de 1915, fuerzas otomanas procedentes de Yemen del Norte, cruzaron la frontera e iniciaron la marcha hacia la ciudad de Lahej, capital del pequeño sultanato de Abdali Lahej, que gracias a sus buenas relaciones con los británicos había tenido un importante incremento económico, dado que se había convertido en un centro comercial vital para el Protectorado Británico.

El sultán Ali II ibn Ahmad al-`Abdali ante la noticia envío el 02 de Julio de 1915, un mensaje de pedido de ayuda al General Denis Shaw, quien se encontraba al mando de la llamada Brigada Adén, compuesta en su mayoría por soldados hindúes, indicando que los otomanos marchaban desde la aldea de Mawiyah, quien decidió enviar una columna móvil, bajo el mando del Teniente Herbert Pearson. El reconocimiento realizado por una unidad montada en camellos. Su oficial descubrió que el enemigo ya se encontraba en los alrededores de Lahej.

Los oficiales de unidad de camelleros, junto con la vanguardia de la columna móvil decidieron atrincherarse dentro de la ciudad, junto con las exiguas aunque valientes fuerzas del sultanato, en frente había más de 1.000 soldados de infantería otomana junto con veinte piezas de artillería, más varios miles de jinetes irregulares de tribus árabes. Además los británicos sufrieron la deserción de sus propios camelleros, por lo que sus fuerzas se vieron muy disminuidas.

Después del mediodía del 04 de Julio de 1915, luego de un fuerte bombardeo, los otomanos lanzaron varios ataques y si bien fueron rechazados, las pérdidas aumentaban, sobretodo entre los nativos, entre ellos el propio sultán que cayó en un acto de heroísmo. Dado que la fuerza principal de la Columna Móvil de Adén no llegaba, el Teniente Pearson ordenó la retirada en horas de la noche debido al temor de un rápido ataque de los jinetes árabes. Si bien prácticamente no hubo bajas, la moral y el prestigio quedaron muy golpeados, dado que el enemigo tomó el control de la preciada posición.

11692570_1613232278894440_5273224974227690021_n

Mapa con la ubicación del protectorado de Adén y el Sultanato de Lahej y el movimiento de las tropas.
 
11705266_1613232625561072_556324367841565412_n
Fotografía del Sultán Ali II ibn Ahmad al-`Abdali al que los británicos dado su cooperación le habían dado el título de Sir, muerto en defensa de su ciudad y país.
 
Deja un comentario

Publicado por en 4 julio, 2015 en 1915, Batallas

 

01 de Julio de 1915 – Batalla de Otavi. Victoria sudafricana en África Sud-Occidental


Batalla de Otavi. Victoria sudafricana en África Sud-Occidental

Desde el 12 de Mayo de 1915, con la caída de Windhoek, capital de la Deutsch-Sudwestafrika (África Sud-Occidental Alemana) a manos de las fuerzas de la Unión Sudafricana bajo el mando del mismísimo Primer Ministro Louis Botha, el comandante de las Scutztruppen Víctor Franke, había iniciado una retirada estratégica utilizando vías ferroviarias en dirección a la región de Tsombe, con el objetivo de construir fortificaciones estables para tratar de resistir el mayor tiempo posible.

Dado que el avance sudafricano no les perdía pisada, el comandante Franke, ordeno a su subordinado, el Mayor Hermann Ritter para que estableciera un punto defensivo en los alrededores de la Otavifontein, en las faldas de la montaña Otavi.

El 18 de Junio, el General Botha reinicio la marcha y gracias a la intercepción de las comunicaciones supo de antemano que el enemigo se retiraría utilizando las vías férreas, aunque no más allá de la población de Namutoni. Es por ello que dividió a sus 13.000 hombres en cuatro columnas, las centrales bajo su mando personal avanzaban en paralelo al ferrocarril. Para el 01 de Julio de 1915, lograron alcanzar Otavi.
El mando alemán, creía de manera errónea que el avance sudafricano se retrasaría debido a la falta de agua y a las duras condiciones del terreno, por lo que para esa fecha aún no habían podido reforzar de manera conveniente las defensas. Para el ataque el General Botha contaba con 3.500 hombres de caballería, mientras que el Mayor Ritter solo con 1.000 infantes y diez ametralladoras, aunque al ocupar el terreno alto, le daba una cierta ventaja estratégica, aunque temía ser rodeado, por lo que se vio obligado a extender su frágil línea de defensa.

El ataque se inicio con las primeras horas de la mañana, cuando las fuerzas sudafricanas atacaron sobre las posiciones enemigas del flanco izquierdo, que lograron tomar luego de una breve lucha, ante esta situación, el Mayor Ritter ordenó retirarse a las colinas, sin embargo al no contar con fortificaciones ni artillería, ante el primer embate se retiraron aunque con cierto orden, en dirección a la aldea de Gaub. Para las 13:00 hs. todo había finalizado. Si bien la batalla fue menor, ya que los alemanes tuvieron 3 muertos, 8 heridos y 20 prisioneros, mientras que los sudafricanos lamentaban 11 bajas en total, la acción de Otavi, le permitió al General Botha adueñarse de una vía segura para avanzar sobre Tsombe, la última posición alemana en África Sud-Occidental.

11214064_1612102819007386_8136495340053538048_n

Mapa de la región de Otavi, donde se desarrollo la batalla.
10341512_1612104102340591_3109179258997643674_n
Soldados sudafricanos luego de la victoria.
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 julio, 2015 en 1915, Africa, Batallas

 

06 – 07 de Junio de 1915 – Segunda Batalla de Artois


Segunda Batalla de Artois

Desde mediados de mayo de 1915, las fuerzas francesas del 10º Ejército del General Victor d ´Urbal habían logrado avanzar y tomar una serie de importantes poblaciones, en el marco de la ofensiva contra el VIº Ejército del Ruperto de Baviera, en la región de Artois, planificada por el Grand Quartier General bajo el liderazgo del General Joseph Joffre, con la intención de expulsar del suelo nacional al invasor alemán.

Luego de una serie de contratiempos, el 21 de Mayo las tropas del 21º Cuerpo del General Paul Maistre lograron tomar la llamada Route Blanche (Ruta o Camino Blanco) en las cercanías a la recientemente ocupada aldea de Souchez. Dos días más tarde lograron ocupar la estratégica meseta de Lorette.

Estos éxitos animaron al General d ´Urbal, que con permiso de sus superiores el General Joffre y el General Ferdinand Foch a cargo del Groupe Provisoire du Nord (GPN), planifico en tiempo record una nueva ofensiva general que fue lanzada el 25 de Mayo, el mismo día que las fuerzas del 1º Ejército Británico del General Sir Douglas Haig que debía ser el sostén en el flanco norte, cesaba de combatir en Festubert, por parte de los cuerpos 21º, 9º del General Louis Curé y 33º del General Philiephe Pétain, sin embargo fracasaron al día siguiente debido a la feroz resistencia, a excepción del cuerpo del General Maistre que dado que para el 27 de Mayo, la 70º División pudo tomar el cementerio de la pequeña aldea de Ablain, para al día siguiente continuar presionando en dirección al llamado “Labyrinth” al norte de la importante ciudad de Arras.

Para el 29 de Mayo, luego de una dura lucha, todo el poblado de Ablain se encontraba en manos francesas, dos días después el avance continúo ocupando el Molino de Malon y la trinchera que lo comunicaba con la cercana refinería de azúcar que se encontraba aún ocupada por una guarnición alemana, que sorprendida, debió retirarse. En horas de la medianoche un furioso contraataque obligo a los franceses a volver a las trincheras. Con las primeras horas de la mañana, un importante bombardeo por parte de la artillería en las afueras de Ablain, permitió la organización de un nuevo ataque, que tuvo éxito para las primeras horas de la tarde, por lo que la línea entre la refinería y la aldea había sido consolidada.

Estos logros le permitieron al General d ´Urbal compensar los fracasos en los alrededores de la aldea de Andres, por lo que si bien continúo con esporádicos y limitados ataques, centro su atención al sur de la aldea de Neuville, por lo que con las primeras horas del 02 de Junio de 1915, comenzó un bombardeo preparatorio que su duración debía ser de tres jornadas. Para el 05 de Junio, mientras el fuego de la artillería continuaba, los alemanes en otro sector del frente lanzaron un contraataque limitado en dirección a la meseta de Lorette, sin embargo fue rechazado en horas de la tarde por la férrea defensa, sobretodo de las tropas coloniales marroquíes y argelinas.

En la madrugada del 06 de Junio, finalizado el fuego de preparación las divisiones francesas se lanzaron al ataque logrando capturar la carretera que atravesaba Neuville, aunque recibieron como respuesta el nutrido fuego de la guarnición alemana que utilizaba los escombros de las casa como posiciones fuertes, como así también la importante bodega que se encontraba en el centro. Además recibían el apoyo de la siempre eficiente artillería pesada desde una distancia considerable. Por lo que obligaron para el 07 de Junio de 1915, la retirada de los atacantes hasta el punto de partida.

Una vez más pese al ímpetu de sus hombres el mando francés debía conformarse con ganancias territoriales exiguas al coste de una gran pérdida en vidas humanas y materiales.

11390252_1603386586545676_4124923181651324917_n

Mapa que muestra el ataque lanzado por los franceses en dirección a Lorette.
11401080_1603387379878930_1474969512129138372_n 
Representación artística de los combates en Ablain
 
Deja un comentario

Publicado por en 6 junio, 2015 en 1915, Batallas

 

Etiquetas:

22-23 de Abril de 1915 – Segunda Batalla de Ypres


Inicio de la Segunda Batalla de Ypres. Combate de Gravenstafel.

The_Second_Battle_of_Ypres

La Segunda batalla de Ypres, por Richard Jack, 146 x 234 1/2 in., en el Canadian War Museum.

Con el final de las sucesivas batallas de Yser e Ypres en Noviembre de 1914, el sector norte de la larga línea del frente que se extendía desde el canal de la Mancha hasta la región de Flandes, se mantuvo estable, más allá de algunos combates esporádicos o duelos de artillería.

La acción desde inicios de 1915 se concentro en las regiones de Champagne, Artois, Alsacia, Lorena y los Montes Vosgos, donde sendas ofensivas planificadas por el Alto Mando Francés fracasaron ante las defensas de los ejércitos alemanes, por su parte los británicos lanzaron un ataque con escaso éxito en los alrededores de la ciudad de Neuve Chapell.

Estos éxitos defensivos llevó al Jefe del OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) General Erich von Falkenhayn a planificar una ofensiva en la llamada “Saliente de Ypres”, donde el frente rodeaba por el este a esta estratégica ciudad belga, el objetivo era romper las líneas aliadas que a su parecer y el de sus oficiales subalternos era débil y así poder ocupar la estratégica posición, para ello contaba con las experimentadas tropas del IVº Ejército del Duque Albrecht von Würtemberg, por su parte el dispositivo aliado se basaba en tropas belgas estaban apostadas al Norte sobre el Río Yser, mientras que en el norte del saliente propiamente dicho se establecieron las divisiones francesas 87º y 45º, a su derecha en el sector oriental se estacionaron una división canadiense y dos británicas, mientras que más al sur se encontraban los hindúes de la llamada División Lahore.

A las 05 hs. de la mañana del día 22 de Abril de 1915, el ejército alemán largo 168 toneladas de gas cloro en un frente de 4 millas (6,5 km.) en los alrededores de Gravenstafel contra las líneas francesas ocupadas por tropas coloniales argelinas y marroquíes, y si bien hacia tres meses que ya había sido utilizado contra los rusos en Bolimov, sin embargo debido a las bajas temperaturas su efecto había sido muy escaso. Para este ataque se utilizaron aproximadamente 5730 tubos de gas con u peso de 90 libras (41 kg.) que fueron abiertos de manera manual dado que el viento se encargaría de trasladar el contenido hacia las líneas enemigas, sin embargo varios soldados alemanes resultaron muertos o heridos a causa de la falta de experiencia.

La nube de gas avanzó hacia los tropas coloniales francesas que sufrieron en total unas 6.000 bajas, muchos de ellos muertos en solo diez minutos debido a la asfixia y al daño tisular de los pulmones, mientras que los más “afortunados” sufrieron cegueras, dado que el cloro en su forma gaseosa es más denso que el aire, se expandió rápidamente por las trincheras obligando a sus ocupantes a evacuarlas a toda prisa recibiendo un intenso fuego de la siempre eficiente artillería alemana. Esta situación llevó a que varias unidades huyeran en pánico, mientras que otras se mantuvieron cubriéndose con pañuelos y bufandas hasta que la nube se disipase.

Esta acción abrió una brecha de unas 6,5 millas (4 km.), sin embargo el Mando alemán se había visto sumamente sorprendido por el éxito del ataque, además el General Von Falkenhayn preocupado por la situación en el Frente Oriental había enviado a la mayoría de sus reservas, por lo que no contaba con suficientes hombres para aprovechar la situación, así y todo con las primeras luces de la mañana, el avance se inicio, aunque fue lento debido al temor de los efectos del cloro, además los soldados del 13º Batallón de la Fuerza Expedicionaria Canadiense sostuvieron su posición orinando en sus pañuelos para taparse la boca para así contrarrestar los efectos nocivos de la nube tóxica, siendo atacados prácticamente por tres flancos cuando a su izquierda los soldados de la División Argelina huyeron junto a sus oficiales franceses.

Esta situación preocupo al general Sir Horace Smith-Dorrien, el comandante británico del sector, por lo que ordenó al 10º Batallón canadiense a lanzar un contraataque desde el llamado Kitcheners’ Word (Bosque de Kitchener) con la intención de cerrar la brecha, sumándose luego el 16º Batallón de canadienses descendientes de escoceses, por lo que estaban ataviados con el clásico kilt. El mismo comenzó con cerca de 800 efectivos, después de las 11 hs. de la noche, sin un reconocimiento previo, las unidades tropezaron con varios obstáculos, a la vez que recibían disparos, sin embargo se lanzaron a la bayoneta logrando expulsar al enemigo de la vieja plantación de robles, al coste de casi el 75% de víctimas heridas o muertas.

Para el final de la dura jornada, el esfuerzo de los canadienses que entraban en combate por primera vez de forma admirable logró estabilizar de manera precaria la situación del frente. A pesar que la mayoría de las tropas coloniales francesas huyeron, sus aliados británicos nada les reprocharon debido a que fueron los primeros que soportaron un devastador ataque con una nueva arma letal. Prueba de ello es que el Comandante en Jefe de la BEF British Expedicionary Force, Mariscal Sir John French, quien no se caracterizaba justamente por ser condescendientes con sus aliados expreso ese mismo día en el parte de guerra.

“… if any troops in the world had been able to hold their trenches in the face of such a treacherous and altogether unexpected onslaught, the French Division would have stood firm. “.

( “… si cualquier tropa en el mundo hubiese sido capaz de sostener sus trincheras ante un ataque tan traidor y totalmente inesperado, la División francesa se habría mantenido firme”).

Otro de los testimonios de esa jornada sobre esta situación, fue la del oficial Anthony Hossack perteneciente al regimiento Queen Victoria’s Rifles quien describió ese mismo día en su diario personal, la situación caótica de las fuerzas coloniales francesas en retirada, expresando literalmente

“Plainly something terrible was happening. What was it? Officers, and Staff officers too, stood gazing at the scene, awestruck and dumbfounded; for in the northerly breeze there came a pungent nauseating smell that tickled the throat and made our eyes smart.
… the dusky warriors of French Africa; away went their rifles, equipment, even their tunics that they might run the faster. One man came stumbling through our lines. An officer of ours held him up with levelled revolver, “What’s the matter, you bloody lot of cowards?” says he. The Zouave was frothing at the mouth, his eyes started from their sockets, and he fell writhing at the officer’s feet.

( Es evidente que algo terrible estaba sucediendo. ¿Que era?. Funcionarios y oficiales del Estado Mayor, estaban contemplando la escena, asombrados y estupefactos, con la brisa del norte llegó un olor nauseabundo picante que hizo cosquillas en la garganta y nuestros ojos lagrimear… los guerreros oscuros del África francesa; lejos habían dejado sus fusiles, equipos, incluso sus túnicas que puedan correr más rápido. Un hombre vino tropezando hacia nuestras líneas. Un oficial nuestro lo sostuvo con el revólver apuntando, ” ¿Qué sucede, sangriento cobarde? le pregunto. Al Zouavo le salio espuma por la boca, sus ojos se salieron de sus órbitas y se cayó retorciéndose a los pies del oficial).

Sin dudas este testimonio expresa lo terrible que fue el ataque con gas realizado por los alemanes, sin dudas era el inicio de una macabra forma de “hacer” la guerra.

Segunda batalla de Ypres
Frente Occidental de la Primera Guerra Mundial

Fecha Del 22 de abril al 25 de mayo de 1915
Lugar Ypres (Bélgica)
Coordenadas 50°53′28″N 2°58′44″
Resultado No decisiva
Beligerantes
Flag_of_France.svgFrancia Flag_of_the_United_Kingdom.svg Reino Unido22px-Flag_of_Australia.svgAustraliaCanadian_Red_Ensign_1868-1921.svgCanada 22px-Dominion_of_Newfoundland_Red_Ensign.svgDominio de Terranova 25px-Flag_of_the_German_Empire.svg Imperio alemán
Comandantes
Flag_of_the_United_Kingdom.svg Horace Smith-Dorrien Albrecht de Württemberg
Fuerzas en combate
8 divisiones de Infantería 7 divisiones de Infantería
Bajas
70.000 35.700

11107736_1588757284675273_3371004547964222026_n

Mapa del Frente de Ypres, en donde se puede apreciar en línea verde la amplitud del ataque de gas cloro lanzado por los alemanes contra las posiciones de tropas coloniales francesas.
10600357_1588757664675235_8965943702588243495_n
Fotografía área en donde se muestra a los soldados alemanes lanzando gas cloro hacia las lineas enemiga.
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 abril, 2015 en 1915, Batallas, Frente Occidental

 

Etiquetas: ,

18 de Abril de 1915 – Batalla de Hartmannswillerkopf


Batalla de Hartmannswillerkopf

Hacia finales de marzo de 1915, las fuerzas francesas del llamado Cuerpo de los Vosgos, perteneciente al 3° Ejército del General Maurice Sarrail había comenzado avanzar sobre las alturas del estratégico Monte Hartmannswillerkopf en la región de Alsacia, sin embargo pese al esfuerzo sobretodo de los célebres Chaussers Alpins (Cazadores Alpinos), las fuerzas alemanas de la 29° Brigada de Infantería, consiguieron resistir en las fortificaciones inferiores llamadas Unter Rehfelsen.

Mientras se planificaba una nueva ofensiva en la región, el día 04 de Abril de 1915, el General Joseph Joffre Jefe del Estado Mayor, decidió reforzar al Cuerpo de los Vosgos, re-nombrándolo como 7° Ejército y designando al experimentado general Louis Ernest de Maud´huy como su comandante quien comenzó a estudiar los planes que ya se estaban desarrollando.

Dos días después, luego de un intenso bombardeo, columnas de infantería francesa volvieron atacar las posiciones alemanas de Unter Rehfelsen y en la cima, sin embargo fracaso, además esa misma tarde comenzaron a llegar refuerzos para los defensores, procedentes del frente de Flandes y Champagne, entre ellos los elitescos Batallones de Jägers (Cazadores) y Schützen (Tiradores) de la Guardia.

Luego de varias jornadas de intensos conflictos, el 12 de Abril los franceses lanzaron un nuevo ataque sobre el flanco sud-oriental, sin embargo fracaso ante la resistencia del enemigo. Esta situación permitió al mando alemán comenzar a planificar una nueva contraofensiva con el objetivo de recuperar las cimas de la posición denominada “Rocher (Roca) Panorama”, además para el día 16 de Abril recibieron como refuerzo al 87° Regimiento Landwehr.

En la madrugada del 18 de Abril de 1915, el mando alemán luego de ordenar el bombardeo por parte de la artillería por una hora, decidió lanzar un ataque de “tanteo” por parte del Regimiento de Infantería de la Reserva N° 75, que pese al impulso, su falta de preparación llevó al fracaso, por lo que aprendiendo de los errores, los oficiales comenzaron a planificar una futura ofensiva con mayor preparación.

Pese a los constantes ataques y contraataques, la lucha por el Monte Hartmannswillerkopf se estancaba pese a las duras pérdidas humanas y materiales sufridas por ambos bandos.

11164783_1587601858124149_7144663198001961872_n
Escena de combate entre franceses y alemanes con el objetivo de ganar posiciones en el Monte Hartmannswillerkopf.
 
Deja un comentario

Publicado por en 18 abril, 2015 en 1915, Batallas

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: