RSS

Archivos Mensuales: diciembre 2014

31 de Diciembre de 1914 – La Prensa y la Tregua de Navidad


La Prensa y la Tregua de Navidad

Despues de una semana de ocurrida la llamada Tregua de Navidad, en la cual los soldados, sobre todo alemanes y británicos, en el frente de batalla dejaron por un momento las armas y confraternizaron de manera animada, cantando villancicos, intercambiando obsequios, y hasta jugando un partido de fútbol, la noticia comenzó a llegar a los medios de comunicación.

El día 31 de Diciembre de 1914, el periódico londinense Daily Telegraph publicaba una crónica titulada, Christmastide in The Trenches (Tiempo de Navidad en las Trincheras), en donde daba cuenta en que en varios sectores del frente, los soldados británicos habían intercambiado saludos con el enemigo, además de comentar del famoso partido de fútbol en la llamada “Tierra de Nadie”.

A pesar que fue un gesto de cordialidad y esperanza en medio de los horrores del campo de batalla, la noticia publicada por los diferentes medios con cierto resquemor, fue mal visto por la mayoría de los ciudadanos comunes, ya que sufrían de privaciones, no podían concebir que los soldados de su nación hubiesen convivido en paz con el enemigo, que era presentado por la propaganda como salvaje y cruel.

13919_1553277301556605_5939568698084248552_n

Publicación del periódico londinense Daily Telegraph sobre la confraternización entre los soldados en el frente de batalla.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

30 de Diciembre de 1914 – Batalla de Champagne – Dificultoso avance francés


Batalla de Champagne. Dificultoso avance francés

Hacia inicios de Diciembre de 1914, el Grand Quartier Général (Gran Cuartel General Francés), bajo el mando del General Joseph Joffre, había comenzado a planificar una serie de ofensivas en la región de Champagne y Artois, con el objetivo de romper el estancamiento y lograr expulsar al enemigo que ocupaba gran parte del norte del país.

Luego de una minuciosa preparación, el día 20 de Diciembre, luego de un feroz bombardeo, las fuerzas del 4° Ejército del General Fernand de Langle de Cary comenzaron avanzar por la región de la Champagne, cubierta totalmente de nieve, contra las bien atrincheradas fuerzas del III° Ejército del General de Caballería Karl von Einem, sin embargo al día siguiente, el 17° Cuerpo, se vio obligado a frenarse, dado el feroz fuego de la siempre efectiva artillería pesada alemana.

Para romper el estancamiento, durante los días siguientes el General Langle de Cary, centró el avance en dirección a la aldea de Perthes, utilizando tanto al 17° Cuerpo como al 1° Colonial, compuesto por aguerridos soldados africanos. Ante la impaciencia por el lento avance, el General Joffre, el día 27 de Diciembre, envió como refuerzo al 4° Cuerpo del General Víctor Boelle, que sin embargo tampoco logró grandes avances.

El día 30 de Diciembre de 1914, el General Langle de Cary, lanzó un nuevo ataque, para aliviar la presión que sufría el 2° Cuerpo del General Augustin Gérard en su flanco derecho dado el duro embate de las fuerzas alemanas, que lograron tomar tres líneas defensivas e infligir muchas bajas.

La situación comenzaba a complicarse para las fuerzas francesas, ya que el avance estaba muy por debajo de lo esperado por el Alto Mando, además existía la posibilidad que los alemanes lanzasen un contraataque que podría poner en dificultades a todo el frente de batalla.

 10898228_1552551711629164_3519386944296397451_n

Ilustración sobre el avance de los soldados franceses en los alrededores de la aldea de Perthes.
10426283_1552551728295829_1417914679173709654_n 
Puesto de Artillería Alemana en la región de Champagne.
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , ,

Batalla de Sarıkamış (29 de Diciembre de 1914 al 4 de Enero de 1915)


web

La Batalla de Sarikamis (a veces escrito Sarikamish, Sarıkamış en turco) fue la primera y mayor batalla de la Campaña del Cáucaso de la Primera Guerra Mundial, en la que las tropas del Imperio ruso cosecharon una apabullante victoria sobre las tropas del Imperio otomano. Debido al gran número de soldados otomanos que perdieron la vida (en su mayoría congelados durante la retirada, pues la batalla tuvo lugar en pleno invierno), los turcos se refieren a este suceso como Sarıkamış Faciası, el “Desastre de Sarıkamış”.

Caballería kurda del Ejército Otomano en el Cáucaso a comienzos de 1915, según una fotografía publicada por el New York Times.

Antecedentes

En el momento de producirse la batalla, las luchas entre los imperios turco y ruso se remontaban casi 300 años atrás. A partir del siglo XVIII los rusos habían expulsado lentamente a los turcos de Ucrania y Crimea y durante el siglo XIX habían proseguido su avance hacia el Cáucaso y los Balcanes, donde habían recabado el apoyo de otras potencias para instalar una serie de nuevas monarquías independientes que los zares pensaban poner bajo su tutela. La última de las guerras entre Constantinopla y Petrogrado había tenido lugar en 1878 y se había saldado, entre otras cosas, con la anexión rusa de la fortaleza de Kars y el puerto de Batum, al sureste del Mar Negro. Los rusos no ocultaban ya sus deseos de poseer algún día la ciudad de Constantinopla (objetivo que consideraban legítimo, pues se tenían por los únicos herederos de Bizancio) y conseguir una salida directa al Mar Mediterráneo.

Mientras tanto, el gobierno imperial otomano entró en una grave crisis que se agudizó entre 1912 y 1913 con la pérdida de las últimas posesiones africanas y balcánicas del Imperio. En ese momento se produjo un golpe de Estado que delegó el poder real en un triunvirato de pachás (İsmail Enver, Ahmed Djemal y Mehmed Talat), con el sultán Mehmed V reducido a una figura simbólica. Los tres pachás (entre los que tenía el liderazgo indiscutido İsmail Enver) trataron de establecer una alianza militar y política con el Imperio Alemán, la única potencia europea que en ese momento parecía tener la capacidad y voluntad necesarias para mantener a raya a los rusos y evitar que éstos se abalanzaran sobre lo que quedaba del Imperio Otomano en un futuro próximo.

Así, no es de extrañar que cuando se desencadenó la Primera Guerra Mundial en 1914, los turcos se posicionasen de inmediato junto a los alemanes y declarasen la guerra a los rusos, siempre con la recuperación de Kars y Batum como meta inmediata. El propio İsmail Enver decidió tomar el mando del ejército del Cáucaso y atacar la fortaleza de Kars en pleno invierno, a pesar de las objeciones de su consejero alemán, Otto Liman von Sanders.

Fuerzas enfrentadas

Primeras operaciones bélicas en el Cáucaso, 1914

Enver Pasha decidió movilizar hacia el noroeste de Anatolia al mayor contingente militar del Imperio, el Tercer Ejército Turco (que actualmente sigue en activo y es la mayor división de la moderna República de Turquía), compuesto en ese momento por 95.000 a 190.000 hombres. Sin embargo, la funesta decisión de atravesar los montes Allahüekber en pleno invierno y en medio de tormentas de nieve redujo su número a apenas 80.000 a 90.000 efectivos. El resto de los soldados (muchos de los cuales no eran turcos, sino kurdos y armenios) murieron de hipotermia por falta de ropas adecuadas para resistir el frío, algunos soldados armenios inclusive desertaron con el fin de eludir el destino de sus compañeros.

Por su parte, el Ejército Ruso del Cáucaso contaba en la zona con unos 100.000 soldados, aunque el número que se presentó a la batalla pudo ser bastante menor debido a que el estado mayor ruso, juzgando el frente del Cáucaso como secundario, habían transferido algunos contingentes al Frente Oriental con el fin de enfrentarse a los alemanes y austrohúngaros. Al mando de las tropas se encontraba el veterano General Nikolái Yudénich, que demostraría su profunda valía y experiencia no sólo en la Gran Guerra, sino también en la Guerra Civil Rusa.

La batalla

A mediados de diciembre, Enver entró en el Cáucaso a través de Armenia y dividió a sus tropas en múltiples contingentes de pequeño tamaño, cada uno de los cuales tomaría su propia ruta y se reuniría con el resto en Sarikamis. Esta estrategia fue duramente criticada por von Sanders, pero Enver lo ignoró por completo. Lo mismo hizo Yudenich con su inmediato superior, el gobernador ruso del Cáucaso Illarion Vorontsov-Dashkov, quien le había ordenado retroceder a Kars para reforzar las defensas de la plaza. En su lugar, el general ruso prefirió quedarse en Sarikamis y esperar la llegada de los turcos.

Las divisiones otomanas perdieron el contacto entre sí durante el viaje y llegaron en diferentes tandas a Sarikamis entre el 29 de diciembre de 1914 y el 3 de enero de 1915, lo que les restó efectividad. Un ataque inicial, llevado a cabo por las primeras divisiones que llegaron, logró tomar los barracones situados al oeste de la ciudad, pero las fuerzas turcas fueron forzadas a retroceder de inmediato. En los días siguientes las unidades más retrasadas se dedicaron a atacar a los rusos según iban llegando al lugar de la batalla, sin la menor coordinación entre sí o con quienes habían llegado previamente, lo que permitió a los rusos repelerlas una por una. Este desorden fue lo que inclinó la balanza decisivamente del lado ruso, pues, aunque los turcos consiguieron algunos de sus objetivos, éstos no pudieron mantener ninguno de ellos por encontrarse completamente agotados. El 4 de enero, finalmente, el ejército otomano levantó el informal asedio y retrocedió de forma completamente desordenada.

Resultados

El número de otomanos que perdieron la vida durante el traslado, batalla y retirada no es seguro, como tampoco lo es el número real de éstos que llegaron a participar en la misma debido al gran número de efectivos que se perdieron por el camino. Según fuentes turcas, las bajas fueron de 60.000 a 90.000, aunque otros llegan a elevarlas hasta muy por encima de 150.000. En su mayor parte los soldados murieron por congelación o atacados por la espalda por los rusos durante la retirada. El resultado fue una extraordinaria derrota para los turcos, que perdieron en esta empresa más hombres que en ninguna otra batalla de la Primera Guerra Mundial. Sarikamis fue más tarde descrita por un oficial alemán destinado en Turquía como “un desastre sin parangón en la historia militar por su rapidez y completitud”.

Por su parte, los rusos perdieron unos 35.000 hombres (según fuentes turcas) y el General Yudenich fue ascendido a Comandante del Ejército del Cáucaso. La brecha abierta en las líneas otomanas fue aprovechada durante el verano de 1915 para realizar una serie de incursiones en territorio otomano, que llegaron a alcanzar Erzincan y el lago Van.

Enver dejó el mando de las tropas en manos del General Hafiz Hakki y regresó a Estambul, donde asumió brevemente el mando de las tropas desplegadas en Tracia antes de entregarlo a Otto Liman von Sanders en vísperas de la Batalla de Galípoli. En mayo de 1915 comenzó a responsabilizar públicamente a los armenios de la derrota, acusándoles de cooperar con los rusos y atacar las líneas de suministro otomanas. Esta acusación sería la piedra angular del futuro Genocidio Armenio, continuando el proceso de matanzas y asesinatos colectivos iniciados en las masacres hamidianas.

Batalla de Sarikamis
Primera Guerra Mundial

Fecha 29 de diciembre de 1914 – 4 de enero de 1915
Lugar Sarikamis (actualmente en Turquía)
Coordenadas 40°20′17″N 42°34′23″E (mapa)
Resultado Victoria decisiva rusa
Beligerantes
Flag of Russia.svg Imperio ruso Flag of Turkey.svg Imperio otomano
Comandantes
Illarion Vorontsov-Dashkov
Nikolái Yudénich
İsmail Enver
Fuerzas en combate
~100.000 ~90.000 soldados
100.000 auxiliares
Bajas
35.000 ~77.000
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 diciembre, 2014 en 1914, 1915, Batallas

 

Etiquetas: , , , , , ,

28 de Diciembre de 1914 – Batalla de Sarikamish. Lento avance Otomano


Batalla de Sarikamish. Lento avance Otomano

La planificada ofensiva por el Ministro de Guerra Ismail Enver Pasha, con asesoramiento de instructores alemanes, contra el territorio ruso en el Cáucaso comenzó el día 22 de Diciembre de 1914, cuando los cuerpos IX° y X° del Coronel Hafiz Hakki Pasha avanzaron a pesar de las duras condiciones climáticas, por un terreno difícil en dirección a la aldea de Kalebogazi, al oeste del primer objetivo estratégico a capturar, la ciudad de Olty.

Al día siguiente luego de una dura lucha, los otomanos ocuparon la posición, tomando varias piezas de artillería, ametralladoras y unos 1.000 hombres, por su parte, el comandante ruso, General Iván Istomin, se retiró en dirección a la aldea de Ardahan, siendo perseguidos por dos divisiones, al mismo tiempo que avanzaba hacia ese mismo lugar el Destacamento asignado al Teniente Coronel alemán August Stange, quien había recibido el título de Bey.

Para el 24 de Diciembre, los cuerpos de Hafiz Hakki, habían sobrepasado la ciudad de Olty, luego de haber avanzado unos 75 km, sin embargo, para enojo de Enver Pasha, no estaban sobre la línea Sarikamish-Kars, como estaba previsto en su plan. Al día siguiente, las condiciones climáticas empeoraron de sobremanera, los soldados otomanos ante la inflexibilidad de sus oficiales marcharon durante casi 14 horas, bajo la nieve, lo cual el agotamiento y el hambre se hicieron insoportables.

En la mañana temprano del día 26 de Diciembre, el X° Cuerpo luego de haber avanzado casi 18 horas, fue atacado por fuerzas rusas durante casi dos horas hasta que se retiraron, y cuando los otomanos re-emprendieron la marcha se desato una fuerte nevada que causo innumerables bajas hasta que pudieron alcanzar el pequeño pueblo de Kosor de Penek, mientras que otras unidades luego de una exhausta marcha alcanzaban las aldeas de Arsenik y Patsik a una distancia de 40 a 30 km. del objetivo principal, la ciudad de Sarikamish. A pesar que las condiciones climáticas comenzaba a cobrarse la vida de centenares de soldados víctima de la Hipotermia, Enver Pasha ordeno esa misma noche continuar con el avance.

En las primeras horas del 27 de Diciembre, el X° Cuerpo volvió avanzar aunque se atasco durante casi todo el día en los alrededores del Paso de Barduz, ante la dura resistencia del Cuerpo de Voluntarios Armenios liderados por los llamados fedayees Hamazasp Srvandztyan y Arshak Gafavian, que luego de sufrir la pérdida de 600 hombres se retiraron, esto llevo a que,algunos oficiales rusos entraran en pánico, como por ejemplo, el coronel Mikhail Malyshevsky, quien se hizo presente en Sarikamish, ordenando la retirada, dejando solamente una pequeña guarnición para su defensa compuesta por dos escuadrones de caballería, sin embargo, el recientemente designado comandante de la región del Cáucaso, General Nikolai Yudenich, decidió resistir, por lo que canceló la orden de repliegue, ya que percibía que el avance otomano se hacía cada vez más lento.

Para el día 28 de Diciembre, en los papeles el plan elaborado por Enver Pasha y sus asesores alemanes parecía tener éxito, ya que el XI° Cuerpo contenía al enemigo en la región de Horasan cumpliendo a la perfección su papel de distracción, mientras que el IX° se encontraba ya a las puertas de Sarikamish, el X° amenazaba con quebrar el frente enemigo en la línea ferroviaria que unía esta ciudad con Kars y el Destacamento del Teniente Coronel Stange Bey avanzaba sobre Ardahan, sin embargo esta situación era totalmente relativa, ya que los soldados estaban totalmente agotados, hambrientos y sufrían los rigores del duro clima, y un nuevo avance era ya imposible, en cambio por su parte, las tropas rusas comenzaban a prepararse para realizar un movimiento envolvente sobre Kars, que fue interpretado por el mando otomano como una retirada.

A pesar de los contratiempos, Enver Pashá contra el parecer de sus principales asesores alemanes el General Fritz Bronsart von Schellendorf y el Teniente Coronel Otto von Feldmann, que pedían asumir posiciones defensivas, ordenó un último avance asegurando a sus subalternos que la victoria estaba cerca, sin embargo la realidad era totalmente distinta.

10422484_1551851831699152_1875576660723932354_n

Plano del avance de las fuerzas otomanas en dirección a Sarikamish.
10518984_1551852305032438_1370100959828497247_n
Soldados el 4° Batallón de Voluntarios Armenios que detuvieron a los otomanos por 24 hs. en el Paso de Barduz.
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , ,

27 de Diciembre de 1914 – Italia avanza sobre Albania


Italia avanza sobre Albania

Finalizada la Segunda Guerra Balcánica, las principales potencias europeas habían otorgado con la firma del Tratado de Londres, la independencia a la antigua provincia otomana de Albania, siendo designado como gobernante el Príncipe Wilhelm de Weid, quien llegó a la capital provisional de Durrës y como primera medida decidió designar a Turhan Pasha Përmeti como Primer Ministro, quien se rodeó de nobles procedentes del este del pequeño país.

Esto llevó a un levantamiento de tribus musulmanas en la región central, mientras que al sur, los griegos animaban la formación de un Gobierno Provisional en el Norte del Monte Eiprus, al mismo tiempo que el Gobierno Italiano fomentaba una rebelión con la implicación de varios ministros.

El estallido de la guerra en Agosto de 1914, complico de sobremanera la situación del Príncipe Wilhelm de Weid, debido a la presión de su virtual protector el Imperio Austro-Húngaro para el envío de tropas, sin embargo se negó alegando la política de neutralidad establecida por el Tratado de Londres. Finalmente el 07 de Septiembre ante una inestabilidad creciente debido a las constantes revueltas, decidió renunciar y aceptar un puesto en el Alto Mando del Ejército Imperial Alemán.

Esta situación fue aprovechada por el Gobierno del Primer Ministro griego Eleftherios Venizelos, quien decidió el día 27 de Octubre de 1914, ocupar definitivamente el sur del país, creando así la República Autónoma del Norte de Epiro, esta situación preocupo al Reino de Italia, que en respuesta ocupo el día 31, las estratégicas islas de Saseno y Sazan.
Para Noviembre de 1914, Essad Pasha Toptani, quien había quedado a cargo como Primer Ministro del Principado, debió exiliarse a Roma, dado que se había producido una nueva sublevación musulmana pro-otomana en el centro del país, luego que Estambul había entrado en guerra aliada con las Potencias Centrales.

La inestabilidad crónica preocupaba de sobremanera a Italia que contaba con importantes intereses en la región, y ante el temor de un posible avance griego o serbio, el 27 de Diciembre de 1914, tropas de marinería de la Regia Marina, ocuparon sin combatir el importante puerto de Valona y sus alrededores.

Esta sorpresiva acción, molesto de sobremanera al Imperio Austro-Húngaro, que anhelaba ocupar el anárquico país para tener un nuevo punto estratégico con el objetivo de poder atacar a los odiados serbios y sus aliados montenegrinos por su retaguardia. Era evidente que la relación entre los teóricos aliados de la Triple Alianza estaba en su punto más bajo. La desconfianza entre Viena y Roma aumentaba con el correr del tiempo.

10896973_1551501298400872_498182700923269675_n

Caricatura sobre la reacción austro-húngara ante la ocupación italiana de parte del Principado de Albania.
10891899_1551501431734192_9061269024741105338_n
La bandera tricolor del Reino de Italia, ondea en la ciudad-puerto albanés de Valona.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , ,

26 de Diciembre de 1914 – Goeben choca con dos minas a la entrada del Bósforo


web

El 26 de diciembre el Goeben chocó contra dos minas a la entrada del Bósforo y embarcó unas 2.000 toneladas de agua, quedando algunos meses fuera de servicio.

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , ,

25 de Diciembre de 1914 – Incursión sobre Cuxhaven


Incursión sobre Cuxhaven

El mando de la Royal Navy, susceptible aún por el bombardeo de la Kaiserliche Marine sobre los puertos y localidades de Scarabough, Whitby y Hartlepools, comenzó a planificar una incursión sobre territorio alemán, con el objetivo de elevar la moral de la población.

El objetivo elegido fue la ciudad-puerto de Cuxhaven, donde se encontraban la principal base de Zeppelins, que comenzaban ya a realizar incursiones sobre el territorio británico, la acción sería llevada a cabo por hidroaviones que serían transportados por buques, convirtiéndose en este modo en la primera acción bélica aeronaval.

En un amanecer gélido del día de Navidad, siete hidroaviones, bajo el mando del Comandante de Escuadrilla Cecil John L’Estrange Malone, con un total de tres bombas de 20 kg, cada una pudieron despegar de varios buques, en las cercanías de la Isla de Hellgoland a pocos kilómetros de la costa enemiga, y si bien la niebla y el fuego de artillería impidieron que el ataque fuese exitoso aunque varios sectores fueron alcanzados, produciendo ciertos destrozos, a laves que el temor no solo recaía sobre los civiles sino también sobre los marinos y soldados que presenciaron la acción.

De los sietes aeroplanos, solo uno tuvo desperfectos técnicos por lo que se vio obligado a aterrizar en las costas del neutral Reino de los Países Bajos, esto se debió a que los alemanes no pudieron responder con prontitud debido a las pésimas condiciones climáticas sobre el Mar del Norte.

A pesar de lo limitada de la acción, demostró que un ataque aeronaval era posible y podía producir un daño considerable, además el efecto psicológico sobre el mando de la Kaiserliche Marine fue contundente ya que de inmediato ordenó el desplazamiento de navíos y zeppelins a puertos más seguros. Una nueva manera de combatir se había hecho presente.

 1377596_1551148581769477_5667679972264939596_n

Representación artística sobre el ataque a Cuxhaven.
10891509_1551149431769392_5607207708812826901_n
Mapa de la región donde se desarrollo la incursión aeronaval.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , , , , , ,

El villancico de la I Guerra Mundial


web

El tema, titulado “1914 – El villancico de la Navidad”, compuesto por Chris Eaton y Judd Field, celebra el poder de la Navidad para traer paz en medio de la guerra y homenajea a aquellos que lucharon durante ese conflicto, informó la organización benéfica militar “RAF Benevolent Fund”.

Los fondos recaudados con la canción, que se puso en circulación anoche acompañada de un vídeo, irán a “RAF Benevolent Fund” y otras organizaciones benéficas de las Fuerzas Armadas cuya misión es asistir a los veteranos de guerra y formar a los soldados más jóvenes.

En la grabación, además de los militares de la Marina, del Ejército de Tierra y del cuerpo de Aviación, participaron la cantante británica Abby Scott, el joven corista de la catedral de Canterbury William Inscoe y el teniente de vuelo Matt Little.

El vídeo de la canción que conmemora el centenario del inicio de la contienda bélica, disponible en YouTube, está grabado en la tumba al soldado desconocido en la Abadía de Westminster en Londres y contiene imágenes reales de la I Guerra Mundial.

“Mi esperanza es que esta canción inspire a todo el mundo cuando la escuchen y recuerden con orgullo a los soldados, que en el pasado o en la actualidad están involucrados en conflictos armados”, señaló el compositor Chris Euston.

Euston también afirmó que, gracias al mensaje navideño, espera que la canción, que aspira a coronar las tablas de éxitos, sirva como mensaje de paz perpetua.

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 diciembre, 2014 en 1914, Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , ,

Hallan una carta del soldado que organizó la emotiva Tregua de Navidad de 1914


ABC.es

  • La misiva ha sido vendida por 25.000 euros y en ella se aprecia el miedo que sintió el militar que tuvo que reunirse con los alemanes

Con centenario de la Primera Guerra Mundial son muchos los que están aprovechando para desempolvar sus viejas herencias familiares relacionadas con la contienda e intentar ganar algún dinero vendiéndolas. Precisamente, el último de estos objetos ha sido una carta del soldado británico Willie Loasby -el artífice de la emotiva «Tregua de Navidad» de 1914- que acaba de ser subastada en Inglaterra por 25.000 euros.

La historia de este suceso es bien conocida. Todo ocurrió el día de Navidad en el frente de batalla. Según narran las crónicas, aquel día los soldados alemanes y británicos llegaron al acuerdo de detener por un día las hostilidades y disfrutar juntos de un buen partido de fútbol. Tampoco faltaron los buenos ratos entre los dos bandos, que fumaron cigarros y compartieron todo aquello que tenían (como muestra uno de los últimos anuncios realizados por un supermercado inglés).

Pues bien, 100 años después, un británico tiene ahora en su poder una carta de Willie Loasby, el soldado que se reunió con los alemanes arriesgando su propia vida para pactar esta mítica prueba. El escrito –que el militar escribió a lápiz y envió posteriormente a su madre- ha sido vendido por 20.000 libras (unos 25.000 euros).

En la carta, de ocho páginas, el soldado explica como un día antes de Navidad comenzó a comunicarse con los alemanes con el objetivo de llevar a cabo una tregua. Cuando acordaron unos términos muy superfluos, el militar –de 25 años- tuvo que vencer su miedo y atravesar sin armas los 36 metros que había entre su trinchera y la enemiga para llegar a un acuerdo. Todo ello, sabiendo que podía recibir un balazo en cualquier momento. Esos fueron los momentos en los que más pavor pasó.

Posteriormente, Loasby explica cómo conoció a un oficial alemán que le preguntó si había franceses con ellos y bromeó afirmando que «diez franceses no hacen un inglés». Después de reírse un rato de los galos, el germano le dio a modo de presente seis cigarrillos y una tableta de chocolate antes de sugerir que podían jugar un partido de fútbol. Él dijo que sí y, posteriormente, se formaron dos equipos. «Lo que se me hace más raro es que en cada bando, y en otras partes, había gente que todavía combatía», determina la misiva.

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 diciembre, 2014 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , ,

Tregua de Navidad (24 de Diciembre de 1914)


web

Se conoce como Tregua de Navidad a un breve alto el fuego no oficial que ocurrió entre el Imperio alemán y las tropas británicas estacionadas en el frente occidental de la Primera Guerra Mundial durante la Navidad de 1914. La tregua comenzó en la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre de 1914 cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, específicamente Stille Nacht (Noche de paz). Las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron entonces con villancicos en inglés.

Ambos lados continuaron el intercambio gritando saludos de Navidad los unos a los otros. Pronto ya había llamadas a visitas en la tierra de nadie, donde pequeños regalos fueron intercambiados: whisky, cigarrillos, etc.

La artillería en esa región permaneció silenciosa esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados. Se condujeron ceremonias de entierro con soldados de ambos lados del conflicto llorando las pérdidas juntas y ofreciéndose su respeto.

En un entierro en la tierra de nadie, soldados británicos y alemanes se reunieron para leer un fragmento del Salmo 23:

El Señor es mi pastor, nada me falta.

Sobre pastos verdes me hace reposar,

por aguas tranquilas me conduce.

El Señor me da nueva fuerza,

me consuela, me hace perseverar.

Me lleva por el buen camino,

por el amor de su nombre.

Aunque camine por un valle oscuro

no temeré mal alguno porque Él está conmigo.

La tregua se propagó hacia otras áreas, y hay muchas historias — algunas quizá apócrifas — de partidos de fútbol entre las fuerzas enemigas. Hay cartas que confirman que el resultado de uno de esos juegos fue 3 a 2 a favor de Alemania.

En muchos sectores la tregua solo duró esa noche, pero en algunas áreas duró hasta el año nuevo, e incluso hasta el mes de febrero.

La tregua ocurrió a pesar de la oposición de los niveles superiores de los ejércitos. Anteriormente un pedido hecho por el papa Benedicto XV de una tregua entre las partes en guerra había sido desoído.

Los comandantes británicos John French y Sir Horace Smith-Dorrien juraron que una tregua así nunca volvería a permitirse (sin embargo ambos habían dejado el mando antes de la Navidad de 1915). En los años subsiguientes se ordenaron bombardeos de artillería en la víspera de la festividad para asegurarse de que no hubiera más reblandecimientos en medio del combate. Asimismo las tropas eran rotadas por varios sectores del frente para evitar que se familiaricen demasiado con el enemigo. A pesar de esas medidas hubo encuentros amigables entre soldados, pero en una escala mucho menor que la de los encuentros del año anterior.

Durante la Pascua de 1916 ocurrió una tregua similar pero en el Frente Oriental.

Armisticio informal

Durante los dos años siguientes a la estabilización de las líneas del Frente Occidental, se produjeron otras situaciones de armisticio informal (i.e. armisticio no impuesto por el Alto Mando), en ambos bandos. Según los testimonios, los comandantes británicos recién llegados al frente se asombraban al ver tanto a los británicos como los alemanes exponiéndose sobre la línea de trinchera, dentro del alcance de las armas enemigas.

Con frecuencia, la artillería se disparaba sobre sitios concretos, en momentos determinados, para evitar bajas enemigas, en ambos bandos. En alguna ocasión, se intercambiaron disparos después de que un mortero mal situado golpease a las líneas británicas, tras lo cual un soldado alemán pidió disculpas a los británicos, parándose así el intercambio de disparos entre ambas trincheras.

Legado

En 1999, el grupo llamado Khaki Chums (oficialmente: The Association for Military Remembrance) visitó una región de Flandes y recreó la Tregua de Navidad. Vivían como habían vivido los soldados británicos de la I Guerra Mundial, sin comodidades modernas.

El 21 de noviembre de 2005, el último veterano de guerra aliado superviviente de la tregua, Alfred Anderson, murió en Newtyle, Escocia, a los 109 años.

En películas, canciones,videos y libros

La tregua se llevó a la pantalla en la película francesa de 2005 Joyeux Noel (Feliz Navidad). (La película fue nominada al Oscar en la categoría de Mejor Película en lengua extranjera en su 78ª edición.) sobre la historia del tenor alemán Walter Kirchhoff. La Tregua de Navidad fue también retratada en la película de Richard Attenborough Oh What a Lovely War.

Se han escrito libros sobre la Tregua de Navidad, incluyendo la obra de Stanley Weintraub Silent Night: The Story of the World War I Christmas Truce, en el que relata este suceso del que él mismo fue testigo.

La tregua fue también recordada en el vídeo de Paul McCartney, Pipes of Peace, de 1983.

En el episodio final de Blackadder Goes Forth, los protagonistas discuten sucesos del pasado que les llevaron a su situación actual, incluyendo la Tregua de Navidad. El Capitán Blackadder añadió cínicamente: “Ambos bandos avanzaron más lejos una visita a la trinchera enemiga durante la tregua de Navidad de lo que lo hicieron en los dos años y medio de guerra siguientes”.

En 1990, el grupo británico The Farm grabó una canción que habla de este suceso: All Together Now, la cual se ha convertido en un himno futbolístico.

En el libro La caída de los gigantes, de Ken Follett, publicado en 2010, se mencionan la Tregua de Navidad y las medidas tomadas por los oficiales para conseguir que sus soldados accedieran a volver a abrir fuego contra los del bando contrario.

En la película War Horse de Steven Spielberg,existe una escena en claro homenaje a esta tregua, el caballo protagonista,queda atrapado entre Trincheras, un soldado británico decide salir en su busca enarbolando una bandera blanca, se acerca poco a poco al caballo, en esto que otro soldado alemán decide también ir a buscarlo,produciéndose en ese momento un alto el fuego en ambos bandos ,y entre los dos soldados consiguen liberar al caballo y realizar un acto conjunto de humanidad no dejando morir al caballo entre alambres.

En el fútbol

El próximo 17 de diciembre de 2014 en Ypres, Bélgica, la UEFA conmemorará el centenario de la tregua de Navidades de 1914 en las trincheras de Flandes, en el cual tiene previsto levantar un monumento en el mismo sitio en el que se disputó el improvisado duelo futbolístico.

Michel Platini, presidente de la UEFA, invitó a los jefes de estado y de gobierno de Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Irlanda y Reino Unido argumentando que “La ceremonia de conmemoración debe rendir homenaje a los soldados que, hace un siglo, expresaron su humanidad en un partido de fútbol escribiendo un capítulo en la construcción de la unidad europea y que son un ejemplo a seguir por las jóvenes generaciones de hoy”.

Imagen

Soldados británicos y alemanes comparten cigarrillos durante la tregua

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 diciembre, 2014 en 1914

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: