RSS

Archivos Mensuales: marzo 2016

30 de Marzo de 1916 – El hundimiento del Barco Hospital Portugal


El hundimiento del Barco Hospital Portugal

El buque “Portugal” debía ser botado el 25 de Julio de 1886, sin embargo, problemas en el casco que produjeron la muerte de un obrero, por lo que finalmente pudo ser puesto en funcionamiento dos días después, sin dudas un mal presentimiento para las costumbres navales, en La Ciotat. Había sido construido para la Brésil et River Plate Ligne que pertenecía a la Messageries Maritimes Société, una de las principales compañías mercantes francesas. Su viaje inaugural hacia Sudamérica fue el 05 de Agosto de 1887.

En 1896, fue utilizado como crucero desde Francia hasta Grecia con motivo de los Primeros Juegos Olímpicos con sede en la ciudad histórica de Atenas. Desde su botadura hasta finales de 1899 cubrió la línea desde Francia hasta los puertos de Brasil, Uruguay y Argentina. Luego desde ese año hasta 1912, lo hizo hacia Alejandría en Egipto. Durante ese año, sufrió un incendio en el Puerto de Marsella. Finalmente reparado, comenzó a navegar hacia los puertos rusos del Mar Negro. A finales de Septiembre de 1914 a pocos meses del inicio de la guerra, el navío quedo bloqueado al cerrar el gobierno otomano los estrechos de los Dardanelos y del Bósforo. El 29 de Octubre de ese mismo año sufrió daños al sufrir las secuelas del sorpresivo bombardeo de los navíos otomanos dirigidos por oficiales alemanes en el Puerto de Odessa, sufriendo la pérdida de dos miembros de la tripulación.

A causa de esta situación, la compañía naviera, presionada por el Gobierno Francés, decide ponerlo a disposición de las autoridades rusas, que lo transforman en un buque hospital, conservando a la tripulación y pintándolo con los clásicos colores verde y blanco.
El 30 de marzo de 1916 (17 de Marzo según el antigua calendario usado en Rusia) el Portugal remolcaba una línea de pequeños barcos con fondo plano para transportar a los heridos de la orilla cercana al puerto de Batoum en el cabo Pathie.

El barco no llevaba heridos en el momento, pero tenía una plantilla de trabajadores de la Cruz Roja a bordo, así como su tripulación habitual. Si bien avistaron un periscopio que se acercaba, sus oficiales decidieron no realizar maniobras evasivas, dado que el navío estaba pintado como hospital y se encontraba protegido por las convenciones de paz y guerra de La Haya.

Sin embargo sorpresivamente, el Uboat alemán SM U-33 del experimentado Kapitänleutnant (Teniente Capitán) Konrad Gansser disparo un torpedo que falló, por lo que viró, lanzando una más a una profundidad de 30 pies que estalló en las cercanías de la sala de máquinas del navío que se partió en dos y se hundió en poco menos de dos minutos. De los 273 tripulantes y pasajeros, 115 fallecieron entre ellas la Princesa georgiana Aneta Andronnikova que se había presentado como enfermera voluntaria de la Cruz Roja, mientras que el resto fue rescatado.
Una vez más un U-Boat atacaba a un navío violando las leyes de combate, por lo que una vez Alemania sería acusada de barbarismo y falta de piedad.

13232879_1708138886070445_2955700204314594131_n

Pintura que muestra el hundimiento del Buque Hospital Portugal.
13239454_1708140369403630_6381887176704934453_n
Foto del SM U-33 del Kapitänleutnant (Teniente Capitán) Konrad Gansser.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

29 de Marzo de 1916 – Cambios en el Ministerio de Guerra del Imperio Ruso


Cambios en el Ministerio de Guerra del Imperio Ruso

El 26 de Junio de 1915, el General Alexei Andreyevich Polivanov reemplazaba como Ministro de Guerra ruso al desprestigiado General Vladimir Aleksandrovich Sukhomlinov uno de los principales impulsores de la opción bélica durante la llamada “Crisis de Julio” de 1914, luego del Atentado de Sarajevo.

Nacido el 16 de Marzo de 1855 en el seno de una aristocrática familia, se graduó de la Academia Militar de Ingeniería Nikolaevsky en San Petersburgo en 1880, luego de haber participado en la guerra contra los otomanos de 1877-1878. En los años siguientes continúo ascendiendo hasta que en 1899, fue asignado al Estado Mayor del Ejército, convirtiéndose en su Jefe en 1905, luego de la desastrosa derrota frente a los japoneses.

Al mismo tiempo, fue designado como asistente del Ministro de Guerra General Aleksandr Fedorovich Roediger recomendando rápidamente amplias reformas políticas y militares. Sin embargo, fue despedido en 1912 por el nuevo ministro, el General Sukhomlinov a causa de su cooperación con las facciones liberales de la Duma.

Pese a ello el General Polivanov fue asignado ese mismo año al Consejo de Estado, hasta Junio de 1915, que se hizo cargo del Ministerio de Guerra, de inmediato impulso una serie de reformas, sobre todo con respecto a los métodos de entrenamiento de los reclutas, como así también intentos de modernizar los sistemas de suministros y comunicaciones sumamente rezagados frente al de los alemanes.
En agosto de ese mismo año, debido a los constantes fracasos, el Zar Nicolás II, incentivado por militares aduladores e incompetentes decidió reemplazar a su tío el Gran Duque Nicolás, como Comandante en Jefe del Ejército, a lo que el Ministro General Polivanov trato de persuadirlo que no lo hiciese, por lo que su autoridad se vio resentida, perdiendo el apoyo de la Zarina Alexandra que había apoyado la decisión de su amado esposo.

Con el correr de los meses la situación al frente del ministerio se hacia cada vez más insostenible, sobretodo luego de la asunción como Primer Ministro de Boris Stürmer, un verdadero títere del monje Rasputín que ejercía una gran influencia sobre la Zarina. Finalmente el 29 de Marzo de 1916 agobiado por las presiones y luego de un entredicho con el representante en la Conferencia Aliada de París, General Yakov Zhilinskiy, ex-jefe del Estado Mayor, el General Polivanov fue reemplazado por el General de Infantería Dmitry Savelyevich Shuvayev, de esta manera el Imperio Ruso perdía a un competente militar, a causa de intrigas palaciegas.

 13241386_1707774922773508_5278746385509779371_n
General de Infantería Dmitry Savelyevich Shuvayev,nuevo Ministro de Guerra.
 
13255935_1707774966106837_3889074832683797215_n
General Alexei Andreyevich Polivanov.
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , , ,

27 de Marzo de 1916 – Inicio de la batalla de Sint-Elooi


Inicio de la batalla de Sint-Elooi

Luego de la sangrienta batalla por el saliente de Ypres en el territorio belga entre las fuerzas aliadas y los alemanes a finales de 1914, el frente se estabilizó, pese a que a lo largo de la primavera de 1915 se desarrollaron fuerte combates en los alrededores, principalmente en las posiciones de Hooge, Hill 60, Railway Wood, Sanctuary Wood, Sint-Elooi y The Bluff. Para fortalecer la zona, el mando británico decidió construir una serie de túneles por parte de ocho compañías de los Royal Engineers (Ingenieros Reales), compuestas en su mayoría por mineros de carbón.

Sin embargo fueron los ingenieros alemanes quienes a principios de Marzo de 1915 hicieron explotar minas debajo de la zona conocida como The Mound, al sur-este de Sint-Elooi, para mediados de ese mes, la 27ª División Británica lanzó un ataque que sin embargo fracaso sufriendo unas 500 bajas. Un mes más tarde, el 14 de abril de 1915, los alemanes activaron otra mina produciendo un cráter de más de 20 metros (66 pies) de diámetro. Como respuesta la 177th Tunnelling Company y 172nd Tunnelling Company comenzaron a construir túneles y depósitos de contra-minas para hacer frente a la amenaza enemiga en los alrededores de St Elooi durante la primavera de 1915.

Hacia finales de 1915, el mando británico decidió lanzar un ataque con el objetivo de tomar los cráteres producidos por las minas en los alrededores de Sint-Elooi. Finalmente como refuerzo al inicio de la primavera, fue traslada la recién arribada 2ª División Canadiense, que no tuvo el tiempo suficiente para preparase. El plan consistía en que el ataque sería llevado a cabo por tropas británicas veteranas, mientras que los canadienses avanzarían y consolidarían las posiciones tomadas.

El combate comenzó a las 4:15 de la mañana del 27 de marzo de 1916, con el fuego de las piezas de artillería pesada. Seis minas británicas explotaron una tras otra, debajo de las posiciones enemigas, sacudiendo la tierra “, como la repentina explosión de un volcán” y llenando el cielo de humo amarillo y residuos, haciendo colapsar a las trincheras alemanas. Por su intensidad la explosión se escuchó en Inglaterra. Estas crearon en la llamada “tierra de nadie” varios cráteres, lo cual hacían del terreno sumamente difícil de avanzar.

Pese a ello, al finalizar el bombardeo y las explosiones, los soldados de las experimentadas unidades británicas avanzaron rápidamente logrando capturar tres inmensos cráteres junto al resto de la tercera línea de defensa, matando o capturando a los aturdidos defensores alemanes, mientras que otros se retiraban. Para la tarde de esa misma jornada, los canadienses avanzaron y comenzaron a fortalecer las posiciones tomadas.

Sin dudas el uso de las minas explosivas fue determinante para el éxito del inicio de la operación dado que permitió capturar las posiciones enemigas sin mucho esfuerzo, aunque sin dudas, el mando alemán repuesto de la sorpresa no tardaría en organizar un contraataque.

13233064_1707065859511081_9024161271701807225_n

Mapa que muestra el avance británico-canadiense al inicio de la batalla de Sint-Elooi.
 
13241137_1707066319511035_4620683577738258908_n
Representación del ataque contra las trincheras alemanas.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas:

27-28 de Marzo de 1916 – Conferencia Aliada de París. Unidad Económica


Conferencia Aliada de París. Unidad Económica

El 27 de Marzo de 1916 los representantes civiles y militares de los diferentes gobiernos de la Entente Aliada dieron inicio a una Conferencia Económica en el Palacio Quay d’Orsay en la ciudad de París, con el objetivo de resolver los problemas comunes a través de un proceso de consulta.

Más allá de las felicitaciones mutuas por haber cumplido con el pedido que había realizado el Comandante en Jefe del Ejército francés, el General Joseph Joffre, sobre lanzar ofensivas cuando uno de los aliados estaba bajo ataque enemigo, ya que ante la ofensiva alemana en la ciudad de Verdún, el ejército ruso había atacado en los alrededores del Lago Naroch, mientras que el italiano había realizado lo mismo, (sin mucho éxito) en el Río Isonzo, contra los austro-húngaros. Lo más importante fue una resolución publicada al día siguiente que expresa la unidad aliada en la guerra económica, un aspecto nuevo que emerge del conflicto.

La misma expresa:

1. Los representantes de los Gobiernos aliados reunidos en París los días 27 y 28 de marzo de 1916, afirman a la comunidad los puntos de vista y la solidaridad entre los aliados. Confirman todas las medidas adoptadas para lograr la unidad de acción y la del frente. Con esto se refieren a la unidad de las acciones militares, como se aseguró en el acuerdo celebrado entre los Estados Mayores, la unidad de acción económica, organización de la que ha sido resuelto por la presente Conferencia; y la unidad diplomática de acción, que está garantizada por su determinación inquebrantable para ejercer la lucha por la victoria de su causa común.

2. Los gobiernos aliados deciden poner en práctica en el ámbito económico su solidaridad de puntos de vista e intereses. Que serán tratados en una Conferencia Económica, que tendrá lugar próximamente en París, donde se propondrá a éstos las medidas adaptadas para dar cuenta de esta solidaridad.

3. Con el fin de reforzar, coordinar y unificar la acción económica, que será ejercida con el fin de evitar que los suministros lleguen al enemigo, la conferencia decide establecer en París una comisión permanente sobre la que estarán representados todos los aliados.

4. La Conferencia decide:
(A) Continuar con la organización iniciada en Londres de una Oficina Central de Fletes.
(B) Para tomar una acción en común con la mayor brevedad posible con el fin de descubrir los métodos prácticos que han de emplearse para distribuir equitativamente entre las naciones aliadas las cargas resultantes del transporte marítimo y para poner fin a la suba de los fletes.

Una ley francesa adoptada en septiembre de 1914 reconoce tanto la nacionalidad y territorialidad como principios de bloqueo, lo que significa que los productos bajo esta premisa son tanto los que son para ser enviados por empresas alemanas, como los que son enviados a Alemania.

a ley británica ha reconocido hasta ahora sólo un principio territorial en su bloqueo, pero Lord Cecil acaba de instituir una política de listas negras contra las empresas que hacen negocios con Alemania. En efecto, funciona lo mismo que el método francés, que también tiene listas negras no oficiales. Dirigido por el tecnócrata Étienne Clémentel, la delegación francesa prefiere el amplio alcance de su sistema, mientras que el Ministerio de Asuntos Exteriores británico quiere manipular socios comerciales neutrales de forma individual; Al final, acuerdan un compromiso usando ambos enfoques.

Pese a que es un avance en la coordinación del bloqueo contra las naciones enemigas, generaría de inmediato la respuesta de las neutrales, principalmente los Estados Unidos, dado que sus empresarios se están beneficiando de poder comerciar con ambos bandos.

 

Foto en la que se ven a los representantes aliados presentes en la Conferencia.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

26 de Marzo de1916 – “Guerra Bianca”: Los combates por los picos alpinos


“Guerra Bianca”: Los combates por los picos alpinos

Desde finales de Mayo de 1915, cuando Italia entro en el conflicto en alianza con la Entente Cordiale el Alto Mando del llamado Regio Esercito (Ejército Real) bajo el mando del General Luigi Cadorna, enfoco su esfuerzo hacia el noreste sobre el Río Isonzo, con el objetivo estratégico de tomar el crucial puerto de Trieste, sin embargo, la resistencia de las fuerzas austro-húngaras han llevado al fracaso.

Por el contrario, el frente norte, en los llamados Alpes Cárnicos en la región del Trentino, del terreno, se mantiene estable, principalmente a causa de las duras condiciones climáticas y del terreno montañoso y vertical, constantemente bajo la nieve, por lo que se ha denominado la “Guerra Bianca” (Guerra Blanca). Prueba de ello es que aún, los altos mandos no han planificado ningún tipo de acción. Sin embargo tienen lugar acciones aisladas y locales.

En la madrugada del 26 de Marzo de 1916, un batallón de cazadores alpinos tiroleses, conocedores del terreno, gracias a la utilización de túneles por debajo de la nieve, se lanzan por la conquista de los picos Pal Grande, Freikofel, y Pal Piccolo, que eran parte de una línea defensiva italiana a una altura de más de 6.000 metros por encima del nivel del mar.

La 272º Compañía Alpina del Batallón Tagliamento es rodeada y sorprendida en la principal trinchera, conocida como ‘Trincerone”, si bien logran retirarse al abrigo de la oscuridad los diferentes picos van cayendo en manos enemigas, por lo que es una serie amenaza para las posiciones cuesta abajo en el poblado de Timau. Ante esta situación, el mando italiano luego de tomar conocimiento de la situación organiza para las primeras mañana una serie de contraataques, llevadas a cabo por el 16º Regimiento de los célebres “Bersaglieri” que sin embargo poco acostumbrados a la lucha de montaña sufren un gran número de pérdidas (220 muertos, entre ellos su propio comandante que valientemente ha marchado al frente de sus hombres).

Pese al éxito, el problema de las fuerzas austro-húngaras es mantener las posiciones, la logística de ambos ejércitos en la región dependen de los propios soldados o mulas de carga, dado que la topografía del terreno prohíbe las conexiones de caminos o vías férreas con el frente. Por lo que sus oficiales han decidió reforzar las recientes trincheras capturadas de ‘Trincerone”, llegando a utilizar los cadáveres congelados para la construcción de parapetos, algo que pese a lo macabro era habitual en ambos bandos.

Sin dudas, la lucha en el frente de los Alpes era uno de los más difíciles de todos. Las duras condiciones climáticas y geográficas hacían estragos sin distinción de uniformes ni banderas.

 13179386_1706782242872776_3412873663595867340_n

Mapa del frente alpino.
13240141_1706782319539435_416317550441315471_n
Unidades alpinas italianas a las faldas del pico Pal Grande.
13230113_1706782369539430_3642837184693169574_n
Cadáveres congelados utilizados como parapetos de trincheras en Pal Piccolo, algo común en este frente.
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 marzo, 2016 en 1916

 

25 de Marzo de 1916 – Raid de hidroaviones sobre Tondern


Raid de hidroaviones sobre Tondern

Desde el inicio de los ataques aéreos por parte de los zeppelins, el Royal Naval Air Service (Real Servicio Aéreo Naval) tiene como prioridad atacar sus bases en territorio alemán. Es por ello que sus ingenieros han creado una serie de hidroaviones y buques especiales.

En la mañana del 25 de marzo, tres Short Type 184s y dos Sopwith Baby han despegado desde el navío HMS Vindex que había sido modificado especialmente, y bombardean un refugio de zeppelins en las cercanías del poblado de Tondern en Schleswig-Holstein, en las cercanías de la frontera con el neutral Reino de Dinamarca. Pese a ser una fuerza pequeña y no lograr ningún daño importante, obliga a la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana) a desplegar sus propios aviones y movilizar a varios buques.

Sólo dos de los cinco hidroaviones británicos vuelven a su barco; los demás experimentan problemas mecánicos y se ven forzados a aterrizar sobre el agua, donde son capturados por patrullas alemanas. Sin embargo el Almirante Reginald Tyrwhitt ha enviado los barcos de su Harwich Force desde Essex para apoyar al HMS Vindex, y para los que se encuentran perdidos, envía a sus destructores para buscarlos. Por consiguiente, el HMS Laverock encuentra un par de barcos de patrullas alemanas, hundiéndolas con una salva de artillería. Sin embargo mientras recoge a los supervivientes, choca accidentalmente con el HMS Medusa, produciéndose un boquete en la sala de máquinas, por lo que el navío ha de ser hundido a causa de la perdida de energía.

La acción no ha terminado, dado que el crucero ligero HMS Cleopatra regresando al puerto de Harwich, se topa con el destructor alemán G 194, al que embiste hundiéndolo, sin embargo accidentalmente colisiona con el HMS Undaunted causando importantes daños, generando confusión, por lo que la fuerza de rescate decide volver a su base.

La acción si bien obtuvo un pequeño éxito, demostró el aporte de nuevas tecnologías para ser utilizadas con fines bélicos.

 13179101_1706367649580902_1517502160171712329_n

Foto de un hidroavión Sopwith Baby utilizado en el raid.
13254409_1706367699580897_5695278787074461202_n
El HMS Vindex modificado para que las aeronaves pudiesen despegar.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , , ,

24 de Marzo de 1916 – El incidente del SS Sussex


El incidente del SS Sussex

El SS Sussex era un buque-ferry de pasajeros construido en 1896 por William Denny and Brothersde Dumbarton para la London, Brighton and South Coast Railway (LBSCR) que cruzaba el Canal de la Mancha. Sus medidas eran de era 275 pies (83,82 m) de largo, con una viga de 34 pies (10,39 m). Tenía un tonelaje de registro bruto de 1.565 toneladas. Era propulsado por dos motores de vapor de triple expansión de cuatro cilindros, de 308 HP, complementado por una turbina de vapor. La velocidad alcanzaba los 20,5 nudos (38,0 km /h).[2] Siendo botado el 30 de Abril de 1896.

Su viaje inaugural es el día 31 de Julio de ese mismo año, uniendo los puertos de Newhaven con Dieppe. EN marzo de 1912, participo en el rescate SS del navío Oceana de la P&O Liner que había colisionado con el mercante alemán Pisagua, que finalmente se hundió con la pérdida de 9 vidas. En 1913, fue reemplazado por el ferry París, por lo que fue trasladado al puerto de Brigthon donde realizó viajes de excursión por un día de duración compitiendo con los vapores de la White Funnel Fleet uniendo Bristol con Campbell. Sin embargo resutlo ser sumamente desventajoso por lo que fue guardado.

Finalmente a principios de 1914, fue vendido a la Compagnie des Chemins de Fer de l’État Français, por lo que adopto la bandera francesa, aunque la dirección comercial y administrativa continúo bajo la LBSCR. Al comenzar la guerra, fue enviada a Folkestone, dado que el puerto de Newhaven era uno de los principales en ser utilizado para el transporte de tropas hacia el Frente Occidental.

El 24 de Marzo de 1916, mientras navegaba hacia Dieppe, el Sussex es alcanzado por un torpedo del U-Boat alemán SM U-29, del OberleutnantzurSee (Teniente Capitán de Mar) Herbert Pustkuche, la explosión rompe el arco por completo, algunos botes salvavidas fueron lanzados, pero al menos dos de ellos vuelcan y muchos pasajeros se ahogaron. De un total de 53 tripulantes y 325 pasajeros, alrededor de 50 mueren. Pese a ello, el navío se mantiene a flote, por lo que esa misma tarde, un remolcador lo trasladara hasta el cercano puerto de Boulogne.

Entre las víctimas fatales se encuentran futbolista irlandés y campeón de tenis Manliff Goodbody, un príncipe constitucionalista persa exiliado, Bahram Mirza Sardar Mass’oud; y el compositor español Enrique Granados, un nacionalista visionario y de gran cultura artística. También hay algunos estadounidenses a bordo, que si bien están heridos, ninguno ha fallecido.

El ataque sin dudas generará un entredicho diplomático, dado que el Gobierno del Káiser Wilhelm II, se había comprometido a no atacar sin previo aviso a buques civiles. La presencia de pasajeros de naciones extranjeras sin dudas generaran sendos reclamos de sus respectivos gobiernos, principalmente el del presidente estadounidense Woodrow Wilson, quien además de estar en campaña electoral, hay fuertes discusiones en el Congreso con respecto a la respuesta adecuada ante la amenaza de la guerra submarina llevada a cabo por el Imperio Alemán.

13173729_1705977546286579_7987111466189752378_n

Pasajeros con salvavidas a bordo del Sussex poco después de ser torpedeado pro el U-Boat alemán SM U-29.
13092161_1705977676286566_1705906902065839379_n
El navío averiado en su arco frontal en el Puerto de Boulogne.
12036471_1705977882953212_3376411255344775326_n
Foto del SM U-29, bajo el mando del OberleutnantzurSee (Teniente Capitán de Mar) Herbert Pustkuche.
13174011_1705977926286541_6594790199915262302_n
Publicación de un periódico francés sobre el incidente.
 
1 comentario

Publicado por en 24 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

23 de Marzo de 1916 – El hundimiento del SS Minneapolis


El hundimiento del SS Minneapolis

Desde el incio de la guerra los U-Boats son la principal respuesta de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana) a la superioridad de la Royal Navy. Gracias a los adelantos tecnológicos y sus hábiles comandantes han logrado hundir una gran cantidad de navíos mercantes y de guerra.

Uno de los más celebres es el SM U-35, liderado por el Kapitänleutnant (Teniente Capitán) Lothar von Arnauld de la Periere un hábil comandante de un lejano origen francés. Desde el verano de 1915 actuaba en el Mar Mediterráneo Central, logrando ingresar por el Estrecho de Gibraltar bajo dominio británico sin ser avistado.

Entre sus principales misiones estaba la de abastecer y dar apoyo a la tribu religiosa de los Senussi, que habían invadido el territorio del Protectorado británico de Egipto, logrando tomar por sorpresa y hundir a los buques mercantes Tara y Moorina, entregando los tripulantes a los rebeldes. Su base de abastecimiento es la de Kottor ocupada por los austro-húngaros luego de su exitosa campaña contra el pequeño Reino de Montenegro. Pese al peligro del estrecho de Otranto defendido por buques británicos, franceses e italianos.

El 23 de Marzo de 1916, navegaba a 195 millas al norte de la isla de Malta, el vapor SS Minneapolis, antiguo crucero de la Atlantic Transport Line & Company, célebre por haber embarcado al escritor norteamericano Mark Twain. Al inicio de la guerra el Almirantazgo británico lo había requisado por lo que se había convertido en un objetivo bélico. Navegaba desde el puerto francés de Marsella con destino a Alejandría, Egipto, transportando 60 toneladas de carne de caballo y pocos pasajeros. Sin capacidad de defensa es abordado por la tripulación del SM U-35, su comandante el Kapitänleutnant von Arnauld de la Periere, luego de examinar la documentación, permite que los 189 pasajeros y tripulantes aborden los botes salvavidas y hasta tiene el caballeresco gesto de indicarles la dirección de la costa más cercana, por lo que luego procede torpedear a la nave y decide marcharse.

Sin embargo, la misma queda a la deriva, no se hunde, y algunos miembros de la tripulación que se habían escondido, logran emitir una señal de socorro inhalámbrica lo cual lleva a que varios navíos de guerra comiencen la persecución del SM U-35, mientras que el destructor HMS Sheldrake, logran rescatar del mar a 166 tripulantes y 1 pasajero. Los registros oficiales muestran doce muertes por el complemento a Minneapolis, dejando diez personas desaparecidas.

Pese a la intensa búsqueda los navíos británicos no pueden en el transcurso de la jornada encontrar al U-Boat alemán que navega una vez con dirección al puerto austro-húngaro de Kottor en el Mar Adriático.

 13165933_1705690552981945_2019586202731730038_n

Dibujo sobre el abandono por parte de la tripulación y pasajeros del SS Minneapolis poco antes de ser torpedeado por el U-Boat alemán SM U-35.
13173815_1705691079648559_407659748926964144_n
Foto del SM U-35 emergiendo en el algún sector del Mar Mediterráneo.
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

22 de Marzo de 1916 – Atrocidades en los Balcanes


Atrocidades en los Balcanes

Los Balcanes, desde hacia siglos era conocido como el “Polvorín de Europa”, un amalgama de pueblos con diferencias raciales, idiomáticas, religiosas y culturales que desde mediados y finales del siglo XIX, si bien varios habían logrado conformar estados independientes luego de arduos años de lucha contra el Imperio Otomano, vivían “tironeados” por otros dos, el ruso, defensor de los pueblos eslavos y el austro-húngaro que ansiaba expandir sus límites hacia el sur.

Sin dudas era un caldo de cultivo para la tragedia, que no tardo en ocurrir el 28 de Junio de 1914, cuando el joven estudiante serbio-bosnio Gavrilo Princip asesino en Sarajevo, capital de la provincia austro-húngara de Bosnia-Herzegovina al heredero al trono de los Habsburgo, el archiduque Franz Ferdinand y su esposa, la Princesa Sofía Chotek, lo que llevaría al estallido de la guerra un mes después.

Esa misma jornada, furiosos ciudadanos croatas y bosnios de religión musulmana, azuzada por las autoridades imperiales lanzaron un verdadero “pogrom” contra los comercios y casas de ciudadanos serbios. Al mismo tiempo, los habitantes de Viena, Budapest y demás ciudades se lanzaban a la calle, y la frase “Serbien müsst sterben” (Serbia debe morir) comenzaba a expandirse como reguero de pólvora.
A lo largo de todo el mes de Julio de 1914, al compás de las arduas negociaciones diplomáticas entre los diferentes países y alianzas con la esperanza de evitar la catástrofe, el gobierno y el ejército austro-húngaro llevaban a cabo una política propagandística para mostrar la necesidad de vengarse de los serbios por el crimen que habían orquestado. En los célebres cafés de la bella Viena, las discusiones sobre arte, filosofía y música, daban paso a los sentimientos de venganza y odio.

Finalmente, el 28 de Julio de 1914, Austria-Hungría le declaró la guerra a Serbia, lo que generó un efecto en cadena que a las pocas semanas gran parte de las naciones europeas se habían sumado al conflicto. Luego de una serie de bombardeos preliminares a la fronteriza capital Belgrado, el ejército austro-húngaro comenzó el 12 de Agosto de 1914, la invasión del territorio serbio, sembrando el caos y la destrucción.
Desde un principio los soldados, principalmente húngaros, cometieron todo tipo de tropelías contra la población civil, hombres, mujeres y niños, fueron ahorcados, degollados o fusilados sin ningún tipo de misericordia, poblaciones enteras fueron arrasadas. La excusa, según el General Lothar von Horstein era que las patrullas de reconocimiento eran atacadas y masacradas por los pobladores rurales, lo cual era falso. Además los árboles frutales fueron cortados y los pozos de agua envenenadas en un esfuerzo para desalentar a los habitantes a volver .Sin dudas el objetivo era escarmentar a los civiles, no solo con motivos vengativos, sino también como advertencias a quienes resistieran.
Sin embargo, tanta crueldad resulto contraproducente, ya que el valiente ejército serbio, no solo resistió, sino que logró expulsar a los invasores, en dos oportunidades durante todo 1914, durante las célebres batallas del Cer, Drina y Kolubara.

Sin embargo, a principio de Octubre de 1915, luego de un largo periodo de estancamiento en el frente, fuerzas austro-húngaras, reforzada por alemanas comenzaron un nueva invasión por el norte, y para mediados de ese mismo mes, el Reino de Bulgaria se sumo al ataque desde el este, donde sus tropas también sembraron el pánico y el terror entre la población civil.

Pese a la valentía de sus soldados, el Gobierno serbio no tuvo más opción que iniciar una lenta retirada hacia el Mar Adriático a través del territorio aliado de Montenegro y el neutral de Albania. Los ataques contra los civiles eran una constante por parte de austro-húngaros y búlgaros, aunque no por parte de los alemanes, que sentían un gran respeto por la valentía de los serbios. Prueba de ello es la frase que expreso el Mariscal de Campo August von Mackensen.

«Hemos combatido contra un ejército del cual sólo habíamos escuchado cuentos de hadas».

La misma tuvo lugar cuando, pese al enojo austro-húngaro, erigió un monumento en Belgrado en honor a los soldados serbios caídos en la defensa de la ciudad.

Sin embargo su gesto de caballerosidad quedo opacado una vez que la campaña concluyó de manera exitosa. El territorio serbio fue dividido, en el sector búlgaro las autoridades militares y civiles cometieron sendas tropelías principalmente en las ciudades de Nis y Surdulica. Aunque no solo los serbios sufrían, sino también la minoría griega, como fue el caso de la reciente deportación de la ciudad de Xantil.

Por su parte, el recientemente designado Gobernador, el Teniente General Conde Johan von Salis-Seewis desarrolló una severa administración castigando la menor falta con duras sanciones, además milicias formadas por bosnios musulmanes y croatas asolaban las poblaciones rurales sin que las autoridades policiales interviniesen. Los civiles serbios debían soportar estos atropellos dado que si se resistían acabarían frente a un pelotón de fusilamiento.

Estas atrocidades no pasaban desapercibidas por las naciones de la Entente Cordiale, el 22 de Marzo de 1916, el periódico británico Daily Telegraph publicaba una crónica en la cual relataba que el gobierno italiano había presentado un informe gracias al testimonio de dos prisioneros de su ejército que habían huido desde el territorio austriaco a través de Serbia hasta llegar al neutral Reino de Rumania. En su camino habían sido testigo de salvajes represiones contra la población civil, según información que pudieron recolectar, las víctimas alcanzarían las 700.000. Además comentaban que las autoridades militares utilizaban gas para asfixiar a sus víctimas, como por ejemplo 3.000 mujeres en una iglesia de Belgrado. La crueldad era similar a la que cometían los búlgaros. Por su parte, el cronista expresa que los métodos eran peores que los utilizados por los otomanos contra los armenios.

Sin bien, el testimonio pudo haber sido magnificado, sin dudas la crueldad de austro-húngaros y búlgaros contra la población serbia y otras minorías era brutal.

13165942_1704306789786988_1559566874350064814_n

Crónica del periódico británico Daily Telegraph sobre las atrocidades cometidas por austro-húngaros y búlgaros en la Serbia ocupada.
13133182_1704306853120315_4663057796245453967_n 
Ejecución de civiles serbios por parte de soldados del Imperio Austro-Húngaro.
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

20-21 de Marzo de 1916 – Raid sobre Zeebrugge


Raid sobre Zeebrugge

En la mañana del 19 de Marzo de 1916, cuatro hidroaviones Friedrichshafen FF33s, un Hansa-Brandenburg NW y un Gotha Ursinus WD pertenecientes a la 1st Seeflugstation Feldflieger Abteilung (SFA 1) despegaron desde su base en Zeebrugge en la Bélgica ocupado y cruzando el Canal de la Mancha se dirigen contra la ciudad portuaria británica de Dover, con el objetivo de bombardear civiles.

La falla en el sistema de alerta de las defensas costeras permiten a los aeroplanos lanzar sus bombas sobre la zona portuaria de Admiralty y el muelle comercial de Wellington, el imponente castillo medieval, la carretera a Folkestone, y diversos lugares del centro de la ciudad, como hogares, escuelas, iglesias, orfanatos, aunque milagrosamente las bombas no alcanzan una importante industria. En total, 14 personas han muerto y 26 heridos, con daños y pérdidas estimadas en 3.809 £.

Una vez finalizada la acción, los aviadores retornan a su base, sin embargo varios aviones británicos, alertados por el bombardeo comienzan a perseguirlos, teniendo mayor éxito el Comandante R.J. Bone del Royal Naval Air Service (Servicio Real Aeronaval) que a bordo de un Nieuport 10 está detrás de dos hidroaviones. Durante su persecución, uno ya sea un FF 33 o el Hansa-Brandenburg – está fuertemente averiado por el fuego o experimenta una avería mecánica, por lo que se ve obligado a aterrizar treinta millas más allá del faro del puerto. Acreditado con una victoria aérea, al estar casi sin combustible, no puede perder el tiempo en bombardear al enemigo por lo que debe retornar; el segundo hidroavión aterriza sobre el mar junto a su compañero hasta que puedan ser remolcados de vuelta a Zeebrugge.

Pese al bajo número de víctimas fatales y a las escasas pérdidas materiales, la población indignada sobre todo por la muerte de algunos niños clamaba por venganza, ante esto el Almirantazgo decidió planear una operación de castigo. Finalmente en la noche del día siguiente, 55 aeronaves británicas, francesas y belgas comenzaron a despegar desde los alrededores de Dover, el objetivo eran las base aéreas alemanas en el territorio belga ocupado.

En las primeras horas del 21 de Marzo de 1916, los aviones e hidroaviones aliados transportando en total unas 200 libras de bombas atacaron los hangares en Zeebrugge y el aeródromo en la cercana población de Houltade. El raid fue exitoso ya que los daños causados fueron sumamente severos, solamente resulto herido un oficial de policía belga. Todas las aeronaves lograron regresar sin ningún tipo de daño en horas del mediodía.

A diferencia del enemigo, durante estas acciones no podían bombardear las poblaciones y los civiles, dado que eran compatriotas o aliados que vivían bajo la ocupación enemiga.

13133115_1702463079971359_6910487396153303251_n

Crónica del periódico británico Daily Telegraph sobre el ataque aéreo sobre las bases enemigas en Zeebrugge y Holtade en territorio de la Bélgica ocupada.
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 marzo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: