RSS

Archivos Mensuales: febrero 2016

29 de Febrero de 1916 – Combate en el Mar del Norte


Combate en el Mar del Norte

Al inicio de la guerra en Agosto de 1914, la mayoría de las armadas de las potencias beligerantes decidieron requisar y convertir a navíos mercantes en cruceros armados para que fueran parte del esfuerzo bélico, generalmente actuaban como protección en los convoy o bien de encubierto hundiendo a navíos desarmados del enemigo.

En Abril de 1915, el Almirantazgo británico, había requisado a los mercantes de Clase – A, llamados Alcántara, Avon, Andes y Arlanza, para transformarlos en cruceros armados, el primero fue equipado con seis 6 cañones de 150 mm, además de antiaéreos y cargas de profundidad. Siendo comisionado a la 10ª Escuadra de Cruceros de la Royal Navy, junto al Andes y al Arlanza, que fueron asignados a la llamada “Northern Patrol” (Patrulla Norte) del bloqueo a las costas alemanas.

El Escuadrón patrullaba cerca de 200.000 millas cuadradas (520.000 km2) del Mar del Norte, Mar de Noruega y el Océano Ártico para evitar que los buques alemanes se dirigieran al Atlántico Norte.

Por su parte, la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana) actúo de igual manera, siendo un ejemplo el SMS Greif del Fregattenkapitän (Capitán de Fragata) Rudolf Tietze, antiguamente denominado Guben, con un peso total de 5.043 Tn. Contaba con cuatro cañones “ocultos” de 150 mm, otro de 105 mm, en iguales condiciones y dos tubos torpederos. Su tripulación alcanzaba los 360 hombres entre oficiales, suboficiales y marineros. Su misión era ingresar al Atlántico para acechar el los navíos mercantes del enemigo, circunnavegando por el norte de la Isla de Islandia, para luego llegar hasta la colonia de Deustch-Ostafrika (África Oriental Alemana).

El 27 de Febrero de 1916, el SMS Greif soltó amarras del Puerto de Hamburg avanzó por el Río Elba y se interno en el Mar del Norte, al día siguiente al mediodía, la oficina de inteligencia del Almirantazgo informo al Almirante John Jellicoe comandante de la Home Fleet, que un navío alemán navegaba escoltado por un submarino (era el SM U-70) a unas 40 millas náuticas de la Latitud 59° 20′ Norte.

Para hacer frente a la amenaza, envío desde el Puerto de Rosyth a dos cruceros y cuatro destructores, para bloquear la nave si esta avanzaba hacia el oeste, en cambio si la dirección era norte, despacho a los cruceros ligeros HMS Comus, Calliope y Blanche, junto al destructor HMS Munster desde la base naval de Scapa Flow para bloquear hasta la costa noruega. Hacia la medianoche, los radiogoniómetros inalámbricos británicos detectaron un navío alemán a la altura del poblado de Egersund en la costa suroeste de Noruega, ante esto el mando naval envío a los destructores HMS Columbella y HMS Patia para que patrullasen al norte de las Islas Shetland.

El crucero auxiliar HMS Andes (Capitán G. B. W. Young) ya se encontraba allí, para relevar al HMS Alcantara (Capitán Thomas Erskine Wardle), que debía a navegar hacia Liverpool para abastecerse de carbón. El navío del Capitán Wardle se encontraba a unas 60 millas náuticas (69 millas) al este de las islas Shetland y estaba cerca del punto de encuentro a las 08:00, cuando llegó una señal que ordena permanecer, porque se esperaba un crucero auxiliar alemán disfrazado que tenía como objetivo cruzar la línea de bloqueo.

Hacia las 08:45 hs. del 29 de Febrero de 1916, el HMS Alcantara navegaba en dirección nor-noroeste hacia su línea de patrullaje, cuando su vigía avistó una columna de humo, por lo que el Capitán Wardle dio la orden de acercarse. Quince minutos más tarde descubrió que era el SMS Greif, por lo que envió un mensaje de alerta al HMS Andes: “Enemy in sight north-east 15 knots” (“Enemigo a la vista al noreste a 15 nudos”). Además Ordenó virar a su barco a todo velocidad en dirección norte, avistando un barco con bandera noruega, por lo que envió un nuevo mensaje al HMS Andes indicando que en realidad la identidad del navío avistado era dudosa. Finalmente a la 09:20 hs. los vigías del HMS Alcantara divisaron el nombre de “Rena” en la popa, lo cual parecía autentico.

El Capitán Wardle envió en un bote a miembros de su tripulación para que comprobaran fehacientemente la identidad del navío sospechoso que se encontraba a unas 1000 yardas, dado que el viaje del Rena había sido notificado al Almirantazgo. Al mismo tiempo recibió un mensaje del Capitán Young del HMS Andes en donde le notificaba que ese era el buque sospechoso. Cuando aún se encontraba leyendo el mensaje, un cañón surgió de la popa del buque mientras que a ambos lados, otras armas surgían. El SMS Greif abrió fuego alcanzando al bote de exploración y además daño el aparato de telemotor del HMS Alcantara, antes que este pudiese responder. Sin embargo los artilleros británicos rápidamente comenzaron a realizar su trabajo, mientras que el HMS Andes se unía al combate. Ante esto el mercante armado alemán comenzó a desaparecer en el humo.

Los artilleros alemanes cesaron el fuego y los botes llenos de sobrevivientes fueron avistados separándose del humo. El HMS Alcantara estaba dañado y también cesó el fuego, al parecer había sido torpedeado y por lo que el Capitán Wardle ordeno abandonar el barco, que se hundió a las 11:00 hs. con sus 69 tripulantes.

El HMS Comus junto al HMS Munster, alertados por las señales del HMS Andes, se acercaron una vez que el combate había finalizado, por lo que comenzó a realizar los trabajos de rescate de los sobrevivientes del HMS Alcantara. Los vigías del HMS Andes habían avistado erróneamente a un submarino entre ellos y los botes salvavidas por lo que no podían acercarse, sin embargo después de varias alarmas submarinas, junto al HMS Comus se acercó a la ruina del SMS Greif y lo hundió con fuego de artillería.

El saldo de los combates fue el hundimiento del navío alemán, con 187 muertos y 125 capturados, por su parte la Royal Navy, perdió un crucero de apoyo y la muerte de 72 hombres. Sin dudas había sido una victoria británica, aunque a un alto precio.

12963579_1694609370756730_1857337685205943510_n
Representación artística del combate naval librado principalmente entre el el crucero mercante británico HMS Alcantara y el alemán SMS Greif.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

27 de Febrero de 1916 – La Campaña de Albania. La caída de Durrës


La Campaña de Albania. La caída de Durrës

Albania había declarado su independencia del Imperio Otomano el 28 de noviembre de 1912 en el marco de las Guerras Balcánicas, siendo finalmente reconocida por las grandes potencias europeas en 1913 mediante el Protocolo de Londres. Sin embargo, la presencia de varios grupos étnicos y religiosos diferentes convirtió al pequeño estado en prácticamente ingobernable. Además debía sufrir el acoso de sus vecinos que reclamaban partes importantes de sus territorios.

Sin embargo, el Primer Ministro Británico, Herberth Asquith, se convirtió en un apasionado defensor de la causa albanesa en sendos discurso ante la House of Commons (Cámara de los Comunes), lo cual llevó a que las grandes potencias a tomar cartas en el asunto. Finalmente se decidió establecer el 21 de Febrero de 1914 un Principado, que estaría a cargo del Príncipe alemán Wilhelm von Wied, que tomo posesión de su cargo el 07 de Marzo en Durrës, la capital provisoria. Para su protección se creo un cuerpo de Gendarmería a cargo de oficiales holandeses.

Para formar el primer gobierno, el Príncipe designo a Turhan Pasha Përmeti, quien se rodeo por miembros de la nobleza, como Essad Pasha Toptani como Minsitro de Defensa, George Adamidi bey Frachery en Finanzas y Aziz Pasha Vrioni en Agricultura, antiguos funcionarios de la administración otomana.

Sin embargo, desde un principio la estabilidad de la país se vio amenazada por una revuelta de musulmanes, grupo religioso predominante en el centro del país contra los ministros y la presencia de fuerzas extranjeras, al mismo tiempo, el gobierno griego incentivo a sus connacionales en la región de Epiro para formar un Gobierno Provisional. Si bien el débil gobierno albanés otorgo una amplia autonomía, el ejército griego cruzo la frontera, aunque a las pocas semanas se retiraron, sin embargo los epirotas (étnicamente helenos) se levantaron en armas, sin embargo la presión de las potencias europeas, los llevaron a sentarse a negociar, firmando así el 17 de Mayo de 1914, con representantes albaneses el Protocolo de la Isla de Corfú, por el cual la región establecía una autonomía total bajo el reinado nominal del Príncipe Wilhelm, el 18 de Junio fue ratificado por las grandes potencias y el 23 por el gobierno albanés.

Sin embargo, los problemas para el Príncipe no habían terminaron, ya que el principal ministro Essad Pasha apoyado por Italia intento un golpe de estado que fracaso, y si bien fue apresado, juzgado y condenado a muerte, el gobierno de Roma intervino por su vida, logrando que se exiliara a su territorio. La situación empeoro con el estallido de la guerra en Agosto de 1914, dado que Austria-Hungría exigió el envió de tropas albanesas, a lo que Wilhelm se negó alegando la neutralidad exigida por el Protocolo de Londres, en respuesta Viena cancelo la ayuda financiera.

Ante esta dura situación, varios jefes tribales y autodenominados señores de la guerra, en su gran mayoría musulmanes, tomaron el control del centro y el norte de Albania. En el Sur predominantemente griega, los líderes locales denunciaron al Protocolo de Corfú y tomaron el control. Ante esto, el Príncipe Wilhelm abandonó el país el 3 de septiembre 1914.

En el mes de Octubre, mientras se desarrollaban combates esporádicos entre las milicias pro-helenicas del Gobierno Provisional del Norte de Epiro y tropas albanesas que respondían al retornado Essad Pasha Toptani, el Primer Minsitro griego Elefetherios Venizelos obtuvo el permiso de las potencias de la Entente Cordiale de reocupar el territorio, por lo que el 27 de Octubre unidades del 5º Cuerpo cruzaron la frontera ocupando todo el sur del territorio e instalando una administración militar, mientras que los epirotas disolvieron el Gobienro Provisional.
Sin embargo esto generó el descontento del Reino de Italia, que cuatro días después ocupo con un cuerpo de Infantes de Marina, la ciudad de Valona y la estratégica isla de Saseno, alegando recién en el mes de Diciembre que lo hacia en apoyo del Gobierno Albanés para proteger su neutralidad basada en el Protocolo de Londres.

En el invierno de 1915, las fuerzas austro-húngaras, alemanas y búlgaras que se incorporaban a las Potencias Centrales, lanzaron un devastador ataque en varios flancos contra el Reino de Serbia, que ante la situación no tuvo mayor opción que comenzar a retirarse hacia el sur y el oeste en los territorios vecinos de Albania y el aliado Reino de Montenegro. La travesía que no solamente fue realizada por tropas sino por innumerables civiles fue sumamente compleja, a las terribles condiciones climáticas y del terreno montañoso debieron hacer frente a los inesperados ataques de bandas tribales albanesas. Sin embargo, con el tiempo lograban llegar a las costas para ser embarcados en naves aliadas para ser enviados a la isla griega de Corfú ocupada sin permiso previo por tropas de marinería francesa.

Por su parte, Essad Pasha decidió apoyar a la causa aliada y ayudo en el traslado de los militares y civiles serbios, por su parte los valientes montenegrinos resistían la invasión austro-húngara, que sin embargo los llevó a capitular el 25 de Enero de 1916, aunque les otorgó a sus históricos aliados un tiempo sumamente importante para poder escapar.

Sin embargo, la campaña aún no había concluido, el IIIº Ejército Austro-Húngaro del Barón Hermann Kövess von Kövessháza continuaba avanzando hacia el sur, mientras que el Iº Ejército Búlgaro del General Kliment Boyadzhiev lo hacia en dirección este-oeste. El día 28 de Enero, los austro-húngaros ocuparon en territorio albanés las localidades de Alessio y San Giovanni di Medua. El 01 de Febrero, una columna serbia, logró rechazar el embate austro-húngaro cerca del río Ishmi al norte de Albania, lo cual permito continuar la retirada hacia las costas del Mar Adriático.

Pese a este revés, el 04 de Febrero, las vanguardias del IIIº Ejército entraban en la ciudad de Kroja, 25 millas al norte de Durrës (también conocida como Durazzo). Sin embargo pese a los esfuerzos, el 10 de Febrero, las últimas tropas serbias embarcaban hacia la isla de Corfú, en total habían sido evacuadas 155.000 hombres, más civiles. Esto no desanimó a las Potencias Centrales, ya que el 13 de Febrero, los búlgaros tomaron Elbasan. Tres días después un pequeño número de tropas montenegrinas lograban reunirse con sus aliados serbios gracias a navíos aliados.

En las siguientes jornadas, las fuerzas austro-húngaras y búlgaras continuaban adentrándose en territorio albanés, por lo que finalmente el 24 de Febrero, el Gobierno albanés evacuaba la ciudad-puerto de Durrës, la capital histórica, el mismo Essad Pasha abordaba un navío francés para dirigirse a la costa italiana. EN los días siguientes, civiles serbios, montenegrinos y albaneses huyeron hacia el sur con la intención de alcanzar el territorio bajo administración griega.

Finalmente, el 27 de Febrero de 1916, las vanguardias del IIIº Ejército Austro-Húngaro entraban marchando por las calles de Durrës sin ningún tipo de resistencia. Su comandante en jefe, el Barón Kövess von Kövessháza se hizo cargo del territorio como Gobernador Militar, mientras que el August Ritter (Caballero) von Krall, antiguo cónsul en la ciudad Skhodra (Scutari), elegida como sede de las autoridades, se haría cargo de la administración civil.

El pequeño territorio albanés se encontraba bajo el poder de potencias extranjeras, sin haber declarado la guerra a ninguno. Claro ejemplo que las cuestiones bélicas estaban por encima de las diplomáticas.

12963678_1693987410818926_6598841004577128980_n

Mapa de la invasión Austro-Húngara y Búlgara del territorio albanés en persecución de serbios y montenegrinos.
12998600_1693987460818921_9022267858921027592_n
Essad Pasha Toptani líder albanés pro-aliado. embarcando en un navío francés para abandonar Durrës (Durazzo) rumbo a Italia.
12974450_1693987597485574_8171103478165712564_n
  Tropas austro-húngaras en las calles de la recién ocupada Durrës.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

27-28 de Febrero de 1916 – El naufragio del SS Maloja


27-28 de Febrero de 1916 – El naufragio del SS Maloja

El transatlántico de pasajeros SS Maloja, había sido completado en su construcción el 07 de Septiembre de 1911 por el astillero Harland y Wolff Ltd en el puerto norirlandés de Belfast, para la Peninsular and Oriental Steam Navigation Company. Su capacidad además de la carga, alcanzaba los 670 pasajeros, más una tripulación de 301 entre oficiales británicos y tripulantes indios. La ruta de navegación normal unía los puertos de Tilbury en el condado de Essex en la costa este de Inglaterra, sobre el Mar del Norte y Bombay en la colonia de la India.

A diferencia de otros buques similares, el SS Maloja no fue utilizado desde el inicio de la guerra en Agosto de 1914, con fines militares, por lo que a pesar de navegar por aguas peligrosas continúo realizando su ruta sin sufrir ningún tipo de percance. Es por ello que a las 15.00 horas del sábado 26 febrero de 1916 zarpó de Tilbury rumbo a Bombay trasladando a 122 pasajeros (menos de un quinto de su capacidad) entre ellos personal militar y de gobierno, como así también civiles, incluidos mujeres y niños, además de una carga general.

En la mañana del domingo 27 de febrero el SS Maloja se acercó al estrecho de Dover a toda velocidad y superó a un minero canadiense, el Empress of Fort William. En tiempo de guerra cada barco debía ser examinado por uno de patrulla antes de ser autorizados para proceder. Sin embargo nada de esto paso.

En las cercanías el U-Boat alemán SM UC-6 había lanzado varias minas submarinas a lo largo del estrecho. Por su parte, hacia las 10:30 hs. el SS Maloja se encontraba aproximadamente a 2 millas náuticas (3,7 km,) de la ciudad-puerto de Dover, cuando a estribor colisionó con una mina, lo cual produjo una terrible explosión. Por su parte, el comandante del Empress of Fort William navegó rápidamente para iniciar las tareas de socorro, sin embargo cuando se encontraba a 1 milla (1,9 km) sufrio el impacto en estribor y ambas embarcaciones comenzaron a hundirse.

Como medida de precaución contra el ataque enemigo, el SS Maloja navegaba con sus botes salvavidas ya balanceados en sus pescantes para que pudieran bajarse con mayor rapidez. Su maestro, el capitán C. D. Irving, detuvo inmediatamente los motores y luego puso reversa para frenar el navío y bajar los botes con celeridad. Además comenzó a sonar el silbato como una señal de que se preparen para abandonar la nave.

El Capitán Irving ordenó frenar definitivamente los motores para que la evacuación se desarrollase sin inconvenientes, sin embargo al inundarse la sala de máquinas, los controles fallaron, por lo que el navío comenzó a desplazarse en reversa a una velocidad de 8 a 9 nudos (15-17 km). Además el navío comenzaba a inclinarse a estribor con un grado de 75. Los pasajeros comenzaron a abordar los botes de ese lado, sin embargo la velocidad de desplazamiento solo permitió bajar a tres o cuatro.

Al ver la situación, varias embarcaciones partieron del puerto de Dover para asistir a los náufragos, entre ellos los remolcadores Lady Brassey y Lady Crundall, pescadores, dragaminas y un destructor. Dado que el transatlántico continuaba marchando en reversa, complicaba el accionar de los buques de rescate para ayudar a los sobrevivientes. Además el mar tenía un oleaje muy fuerte, por lo que la mayoría de los pasajeros se arrojaron a las aguas e intentaron nadar hacia las balsas improvisadas que habían sido arrojadas. Finalmente el SS Maloja, se hundió 24 minutos luego de haber sido alcanzado por la mina, el Empress of Fort William 40 minutos más tarde.

La mayoría de las muertes fueron a causa de la hipotermia, tanto en el agua como luego de ser rescatados, la mayoría de los sobrevivientes debieron soportar hasta casi una hora estar en las heladas aguas. La mayoría fueron trasladados a los buques hospitales Dieppe y St David. Otros fueron desembarcados por los buques de rescate en Dover y enviados al Hotel Lord Harden, para que en la mañana del 28 de Febrero de 1916, mientras los medios ya se hacían eco del suceso, fueron transbordados a un tren especial, y enviados a la estación Victoria en Londres.

Cerca del mediodía, los navíos que habían participado del rescate comenzaron a traer los cadáveres, ante esto el comisario de la policía del condado de Kent, se encargó de la situación y designo al Salón de Mercado que se encontraba debajo del edificio del Museo de Dover como una morgue temporaria. Los cuerpos recuperados fueron 45, mientras que otros 100 no pudieron ser localizados.

La tragedia del SS Maloja y del Empress of Fort William cubiertas de manera amplia por los diferentes periódicos británicos, demostraba que nadie estaba a salvo de las acciones bélicas.

12990913_1694313817452952_3162544898567316601_n

Postal de la Peninsular and Oriental Steam Navigation Company sobre el SS Maloja.
12998760_1694314137452920_6122354387337815299_n
Crónica del periódico londinense Daily Telegraph sobre la tragedia.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

26 de Febrero de 1916 – Rebelión Senussi. La acción de Agagiya


Rebelión Senussi. La acción de Agagiya

El 23 de Enero de 1916, las fuerzas de la WWF-Western Frontier Force (Fuerzas Fronterizas Occidentales), que tenían la misión de proteger la frontera occidental del Protectorado Británico de Egipto, lograron atacar y destruir en el paraje desértico de Halazzin, el campamento de la tribu-secta religiosa de los Senussi, liderada por Ahmed Sharif que había invadido el territorio a finales del año pasado. Sin embargo habían fracasado en cercar a la mayor parte de los guerreros que lograron huir hacia el oeste.

Este éxito, llevo al comandante en jefe de la WWF, el Mayor General William Peyton a organizar una ofensiva general. El 04 de Febrero de 1916, fue reforzado por la 1st South African Brigade (1ª Brigada Sudafricana) bajo el mando del Brigadier General Sir Henry Lukin, además de un destacamento compuesto por ingenieros egipcios.

El plan consistía en avanzar desde la base principal en Mersa Matruh a lo largo de la costa del Mar Mediterráneo hasta Sidi Barrani, para volver a capturar Sollum que se encontraba sobre la frontera entre el Protectorado de Egipto y la colonia italiana de Libia. El movimiento comenzó con el envío de una columna de suministro a 130 kilómetros (80 millas) hasta la aldea de Unjeila (a mitad de camino a Sidi Barrani), compuesta con 800 camellos que transportan raciones para 28 día 1.400 hombres y 200 caballos que alcanzan su objetivo el 16 de Febrero.

El día 20 de Febrero, el Brigadier General Sir Lukin avanzó con el objetivo de alcanzar rápidamente SIdi Barrani, con los batallones 1º y 2º de la South African Brigade (Brigada Sudafricana), las unidades de caballería del Dorset Yeomanry Regiment, Royal Buckinghamshire y el 6th Royal Scots (Reales Escoceses) y la mayor parte de la Batería Notts del 1/1r Nottinghamshire RHA, además de una ambulancia de campaña.
Durante la marcha, el reconocimiento aéreo descubrió un campamento Senussi en Agagiya, a 24 kilómetros (15 millas) al sudeste de Sidi Barrani, que fue alcanzada el 22 de Febrero, donde informantes beduinos, comunicaron que se encontraban en el campamento, el asesor militar otomano de origen árabe, Mayor Ja’far Pasha al-Askari junto a Nuri Pasha, medio hermano de Ismail Enver Pasha, principal líder del gobierno otomano. Finalmente el 23 de febrero, un contingente de guardias se hizo cargo de la defensa de Unjeila y el resto marchó unos 19 kilómetros (12 millas) a Shammas y al día siguiente se trasladó 26 kilómetros (16 millas) al lecho del río Mehtila, a 13 kilómetros (8 millas) al noreste de Agagia. El Brigadier Sir Lukin había previsto hacer descansar a sus fuerzas el día 25 de febrero para luego hacer un avance nocturno, para atacar el campamento Senussi en la madrugada.

Como respuesta, el Mayor Ja’far, intento adelantarse al avance enemigo y a las 17:30 hs. del 25 de Febrero atacó el campamento británico con dos pequeños cañones de campaña y una ametralladora, sin embargo la artillería británica, logró silenciarlas, obligando a los Senussi a retirarse. Pese al éxito y por temor a nuevos ataques, el Brigadier General Sir Lukin, decidió abandonar el plan de avance nocturno.

A las 05:00 hs. de la mañana del 26 de Febrero de 1916, un destacamento de reconocimiento del Dorset Yeomanry Regiment descubrió que el enemigo aún permanecía en los alrededores de Agagiya, sin contar con puestos de avanzadas. En total calcularon que eran aproximadamente unos 1.500 hombres, apoyados por tres cañones y cinco ametralladoras. La posición defensiva tenía una superficie de aproximadamente 1,6 por 3,2 kilómetros (1 milla × 2 millas) y se afianzó entre las dunas de arena en una meseta baja, con alambre de púas en algunos puntos. Esto permitió determinar que un avance por el norte se realizaría por un terreno llano y sin ningún tipo de cobertura.
A las 09:30 hs. el Brigadier Sir Lukin recibio el informe por lo que de inmediato comenzó a organizar a sus fuerzas, encomendó al Teniente Coronel Hugh Souter que con sus hombres del Dorset Yeomanry Regiment avanzará para cortar la línea de retirada del enemigo, por el oeste y que desmontados ocuparan algunas colinas de arenas desde donde podía observar de manera clara el campamento. Para ello contarían con el apoyo de dos vehículos blindados, construidos por la célebre companía Rolls Royce.

En cuanto a la infantería el 3º Batallón Sudafricano marcharía al frente, siendo apoyado en su flanco por el 1º, hacia las 11:00 hs., había ya avanzado unos 9 km. (5,5 millas) siendo desplegados hacia las 11:20 hs. El avance se realizo en línea con los hombres en un intervalo de dos ritmos, con ametralladoras en los flancos y el fuego de cobertura de la batería Notts. Por su parte, los Senussi, respondieron con fuego de fusiles y cañones de campaña desde posiciones cubiertas fuera del alcance de la vista de los sudafricanos. Esto llevó a que el Mayor Ja’far lanzase un contraataque contra el flanco izquierdo, sin embargo el 1º Batallón con rápido movimiento logró rechazarlo, por lo que el Brigadier General Sir Lukin dio orden de un ataque general.

La infantería cargó y capturó las primeras líneas de trincheras, en los alrededores de las colinas de arenas, mientras que los Senussi se retiraron hacia las dunas donde lograron retener a los sudafricanos hasta las 13:15 hs. cuando de repente se marcharon sin ser percibidos. Sin embargo este movimiento era percibido por los hombres del Dorset Yeomanry Regiment que se posicionaron a unos 910 metros (1000 yardas) al oeste de la línea de retirada.

Los Senussi fueron avistados hacia las 14:00 hs. desplegados en una línea de más de 1.6 kilómetros (1 mi) sobre el desierto, con camellos y equipaje en el frente. La columna fue protegida por beduinos y unidades de Muhafizia (milicia entrenada por asesores otomanos) armados con ametralladoras en los flancos y retaguardias. El Teniente Coronel Souter ordenó a sus hombres desmontar los caballos para que descansasen y además poder estudiar el terreno.

Finalmente, tras el descanso, el Regimiento cargó en dos líneas de ataque, recibiendo a medida que se acercaban el fuego de fusiles y ametralladoras, que si bien en un principio era sumamente preciso, terminó por cesar a los pocos minutos, Cuando se encontraban a unos 46 metros (50 yardas) 150 jinetes desenvainaron y cargaron contra la retaguardia defendida por unos pocos beduinos que se dispersaron, el caballo del Teniente Coronel Souter fue alcanzado por una bala, lo cual precipito su caída, lo cual por un instante hizo vacilar el ataque, sin embargo la llegada de una sección de ametralladoras consiguió la victoria, y se organizo una persecución por el desierto.

Para el final de la tarde, el campamentos había sido quemado y las bajas Senussi alcanzaban las 500, además de 39 prisioneros entre ellos el Mayor Ja’far Pasha y dos oficiales otomanos. Por su parte WWF-Western Frontier Force, había sufrido 47 muertos y 137 heridos.
Esta victoria le permitía al Brigadier General Sir Lukin continuar avanzando por la costa hacia el oeste, por su parte, para Ahmed Sharif había sido un duro golpe, no solo por las pérdidas humanas y materiales, sino también por la de los instructores otomanos que habían ayudado a perfeccionar las tácticas de sus fuerzas.

12993564_1693654887518845_7703724789598699475_n

Plano del combate.
12932660_1693654884185512_322563397129950204_n
Representación artística de la célebre carga del Dorset Yeomanry Regiment contra los beduinos Senussi.
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

25 de Febrero de 1916. Batalla de Verdún. La caída de Fort de Douaumont


Batalla de Verdún. La caída de Fort de Douaumont

En la mañana del 21 de Febrero de 1916, las posiciones en los alrededores de la histórica ciudad de Verdún, símbolo inequívoco de la nacionalidad francesa, se estremeció con el fuego de más de 1200 piezas de artillería alemana del más variado calibre, que se pudo oír en los Montes Vosgos a unos 150 km. de distancia. Era el inicio de Unternehmen Gericht (Operación Juicio), con la cual el Jefe del OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán), General Erich von Falkenhayn pretendía desgastar al ejército galo, para forzarlo a sentarse en la mesa de negociaciones.

Durante más 15 horas, con una breve interrupción hacia el mediodía, 80.000 proyectiles cayeron sobre las posiciones francesas que habían sido descuidadas por el comandante supremo, el General Joseph Joffre, hacia las 16:00 hs., unidades de infantería, precedidas por destacamentos del Sturm-Bataillon Nr. 5, del Hauptmann (Capitán) Wilhelm Rohr armados con lanzallamas y granadas comenzaron avanzar lentamente para ocupar las primeras líneas de trincheras que apenas fueron defendías.

Al día siguiente, los bombardeos continuaron, aplastando con su lluvia de aceros las defensas enemigas, el valiente Teniente Coronel Emile Driant, que desde su escaño en la Asamblea Nacional denuncio la situación cayó junto a 1120 hombres bajo su mando, los batallones de “Chasseurs” 56º y 59º, quedaron reducidos a 110 supervivientes aturdidos. En pocas horas, los frondosos bosques de Haumont, Herbebois y Caures son triturados y nivelados, asemejando un suelo lunar, desnudo lleno de cráteres. Finalizada la acción, los cuerpos VIIº del Rhin del Teniente General del Teniente General Johann von Zwehl, el el XVIIIº del Principado de Hesse del General de Infantería Dedo von Schenk,y el IIIº de Brandenburg del también General de Infantería Ewald von Lochow comenzaron avanzar lentamente. El saldo del bombardeo era hasta el momento de 2 millones de proyectiles a la sazón de 1 cada 3 segundos a los largo de dos jornadas. Hacia el final de la jornada las fuerzas alemanas habían avanzado 5 km. y tomaron Bois de Caures en los alrededores de la aldea de Flabas y el pueblo de Haumont, por lo que las fuerzas francesas se vieron obligadas a retirarse en dirección a los poblados de Samogneux, Beaumont y Ornes, aunque en la localidad de Bois de l’Herbebois lograron sostenerse y rechazar el avance. Debido al pésimo estado de las comunicaciones, recién para esa tarde el GHQ – Grand Quartier General, (Alto Mando Francés), había tomado la real conciencia del ataque.

En la mañana del 23 de Febrero, un desorganizado contraataque francés contra Bois de Caures fue rechazado, mientras que los alemanes lograron avanzar sobre Bois de l’Herbebois, flanqueando a los defensores por Bois de Wavrille. Sin embargo, fracasaron en el sector de Bois de Fosses, mientras que los defensores, muchas veces sin oficiales al mando, lograban sostenerse en Samogneux.

Luego de la sorpresa inicial, el General Joffre, envió el día 24 de Febrero, con plenos poderes de decisión al sector, a su Jefe de Estado Mayor, el General Noël Eduard de Castelnau, para reemplazar operativamente al General Fernand Langle de Cary Jefe del llamado G.A.C. – Groupe d’armées du centre (Grupo de Ejércitos del Centro), y de este modo evitar la ruptura de las líneas y una retirada desordenada de las tropas.

Con su llegada, el desorden amaina, y logra establecer un nuevo frente, además 270 piezas de artillería intentan devolver el masivo bombardeo enemigo, mientras que además son enviadas como refuerzo dos nuevas divisiones de infantería. De manera teatral, el General Castelnau emite las órdenes, en la orilla derecha del Meuse, al lado de Fort De Douaumont al norte de la ciudad de Verdún. Estas acciones llevan a que en horas de la tarde, el avance alemán fuese frenado, el Cuerpo 30º del General Paul Chrétein logra reorganizarse, mientras que el 20º del General Maurice Balfourier, que se encontraba en la reserva logra llegar al frente. En la noche de una jornada sumamente agitada, el General Castelnau, se comunica con el General Joffre y le conmina que el hombre ideal para asumir la defensa del sector, es el General Philippe Petáin hasta ese momento a cargo del 2º Ejército con sede en Noailles.

El mando francés confiaba en las defensas, principalmente en Fort Douaumont, comenzado a construir en 1885, en los altos circundantes a un poblado homónimo, como parte del plan de defensa fronterizo establecido por el General Raymond Adolphe Séré de Rivières luego de la derrota y pérdida de las provincias de Alsacia y Lorena en el marco de la guerra de 1870-1871 frente a Prusia y sus aliados. El mismo consistía en la construcción de 38 fuertes en una radio de 40 km. de Verdún, siendo el de Douaumont el más grande.

Tenía una superficie total de 30.000 metros cuadrados y se encuentra a unos 400 metros de largo, con dos niveles subterráneos protegidos por una cubierta de hormigón reforzado con acero de descanso de 12 metros de espesor sobre una capa de arena. Estas mejoras se habían completado hacia 1903. La entrada a la fortaleza estaba en la parte trasera. Dos túneles principales corrían de este a oeste, uno encima del otro, con cuarteles habitaciones y pasillos que llevan a las partes periféricas de la fortaleza ramificadas fuera de los túneles principales.
Contaba con numerosos puestos armados, el principal, era una torreta retráctil y giratoria de un obús de 155 mm, otra similar con un cañón de 75 mm, mientras que otros cuatro de igual calibre cubrían los flancos, en las llamadas “Bourges Casemates”, unidas por trincheras y torretas equipadas con ametralladoras. En la entrada al foso que rodeaba la fortaleza y en sus esquinas se ubicaron casamatas giratorias equipadas con cañones antipersonales Hotchkiss. Las obras de mejora fueron finalizadas en 1913.

A pesar de sus cualidades, al inicio de la guerra a finales de Julio de 1914y luego de experiencia de la destrucción de las menos potentes fortalezas belgas por parte de los proyectiles de 420 mm. Que disparaban los obuses “Dickie Bertha” (Gran Bertha) construidos por la firma Krupp, el Alto Mando Francés, comenzó a descreer de la utilidad de las fortalezas, dado que además creía en las operaciones netamente ofensivas.

Es por ello, que el 05 de Agosto de 1915, el General Joffre, firma el decreto por el cual se reduce no solo la guarnición de Douaumont y sino de los demás fuertes que rodean Verdún. EN su caso particular fue despojado de todo su armamento a excepción de las dos armas que eran demasiado difícil de remover: el obús de 155 mm y un cañón de 75 mm. Por el contrario, los dos bunkers “Casemates de Bourges”, uno a cada lado de la fortaleza, fueron totalmente desarmados. La guarnición quedo reducida a reservistas en su mayoría de mediana edad, bajo el mando del gobernador militar de la ciudad y no del ejército de campaña. Sin dudas era un error ya que Douaumont era el más grande y el más alto en los dos anillos concéntricos de fuertes que protegían la ciudad de Verdún, y por lo tanto la piedra angular de las defensas.

La ofensiva alemana ya llevaba varios días convirtiéndose en una seria amenaza, sin embargo el fuerte contaba solo con 56 soldados y artilleros bajo el mando de un suboficial, el Adjunto Chenot, por lo que la guarnición carecía de oficiales. En horas de la mañana del 25 de Febrero de 1916, unidades de reconocimiento del 24º Brandenburg Regiment, comenzaron acercarse a la fortaleza desde el norte, mientras que la mayor parte de la pequeña guarnición, se habían retirado a las posiciones subterráneas para escapar del incesante bombardeo por parte de una batería de obuses “Dickie Bertha” que ya había dañado la torreta del cañón de 75 mm.

Esto llevó a que las cúpulas de observación estuviesen vacías, ya que solo un pequeño equipo de artillería estaba operando el obús de 155 mm. que disparaba hacia objetivos lejanos. Además los fosos que circundaban la fortaleza carecían de protección ya que las casamatas de ametralladoras estaban desocupadas.

Cerca de 10 ingenieros de combate, dirigido por el Unteroffizier (Sargento) Félix Kunze, lograron acercarse sin oposición. La visibilidad era mala debido al mal tiempo, y los artilleros franceses apostados en el cercano pueblo de Douaumont pensaban que los alemanes eran tropas coloniales francesas que regresaban de una patrulla. El Sargento Kunze y sus hombres alcanzaron el foso de la fortaleza y encontraron que las casamatas de defensa estaban vacías. Él mismo logró ingresar dentro de uno de ellos para abrir una puerta de acceso. Sin embargo, sus hombres se negaron a ir dentro de las fortificaciones ya que temían una emboscada. Armado sólo con un rifle de cerrojo, el Sargento entró solo. Deambulo por los túneles vacíos hasta que encontró al equipo de artillería que en su mayoría dormía, los capturó y encerró en sus propias barracas..

Otro grupo del regimiento, dirigido por el Leutnant-Reserve (Teniente de Reserva) Eugen Radtke, también estaba entrando en la fortaleza a través de sus defensas no ocupadas y al encontrarse con los hombres del Sargento Kunze los reorganizó para proteger las salidas de la fortaleza, logrando capturar a unos pocos soldados franceses sorprendidos con la situación. Más tarde, más columnas de tropas alemanas bajo el Hauptman (Capitán) Hans-Joachim Haupt y Oberleutnant (Teniente Superior) Cordt von Brandis llegaron. La captura de Fort de Douaumant no requirieo el un solo disparo, la única baja, fue la raspadura en la rodilla de un soldado alemán.

La piedra angular del sistema de fuertes que debía proteger Verdun contra una invasión alemana, se había dado por vencido sin luchar. El error al que habían incurrido el General Joffre y su Estado Mayor de desproteger las defensas le había costado muy caro. Sin embargo, esa misma jornada, trato de enmendarlo, designando oficialmente como encargado de proteger la posición al General Philippe Petain comandante en jefe del 2º Ejército, que sin embargo haciendo gala de su inequívoca sangre fría, y sin apresurarse para tomar su nuevo puesto expresó:

“Verdún résistera jusqu’à un demain”
(Verdún aguantará hasta mañana)

Y prefirió pasar la noche con su amante.

 12993394_1693008150916852_2953183122922647009_n
Fotografía aérea de Fort de Douaumont.
12512343_1693008297583504_942701155424657400_n
Postal de propaganda alemana sobre la toma de la fortaleza, aunque no hubo combates como se muestra.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 febrero, 2016 en 1916, Batallas, Frente Occidental

 

Etiquetas: , ,

25 de Febrero de 1916 – Periodico Écho de Paris


web

“A propósito de Verdún: Las pérdidas han sido mínimas.”

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

24 de Febrero de 1916 – La Duma y el Zar


La Duma y el Zar

El 06 de Agosto de 1905, el Primer Ministro ruso Sergei Witte, un moderado reformista, que había sido designado por el Zar Nicolás II, para gestionar las negociaciones de paz con el Imperio de Japón, emitió un manifiesto sobre la convocatoria a la Duma, cuerpo legislativo que en un principio solamente tendría un carácter consultivo.

Sin embargo, en el llamado Manifiesto de Octubre, el zar se comprometió a introducir otras libertades civiles, para proporcionar una amplia participación y dotar a la Duma con facultades legislativas y de control. Esta representaría a la cámara baja del parlamento, mientras que el Consejo de Estado de la Rusia Imperial la cámara alta. Empero, Nicolás II, estaba decidido a retener su poder autocrático, ya que el 23 de Abril de 1906 emitió una serie de leyes fundamentales que le otorgaron el título de autócrata supremo.

Si bien ninguna ley podía ser aprobada con el consentimiento de la Duma, esta tampoco podía hacerlo sin la del Consejo de Estado de la Rusia Imperial formado por aristócratas y terratenientes partidarios de la monarquía, mientras que el zar conservaba el poder de veto. Las leyes estipulaban que los ministros no podían ser nombrados por la Duma, y por lo tanto no eran responsables ante ella, negando así un gobierno responsable en el nivel ejecutivo. Por otra parte, el zar tenía el poder de disolver la Duma y anunciar nuevas elecciones cuando quisiera; el artículo 87 le permitió emitir leyes temporales (de emergencia) mediante decretos.

El 27 de Abril de ese mismo año, abrió sesiones, siendo los Kadets, o demócratas constitucionales de orientación liberal moderada, con 180 representantes la mayoría sobre un total de 500 gracias a su importante presencia urbana, seguidos por los Laboristas, de centroizquierda con alrededor de 100, mientras que varios núcleos de conservadores, incluyendo los “Octubristas” alcanzaban los 45, mientras que el resto eran independientes. Por su parte, la izquierda radical, representada por el Partido Social-Revolucionario había boicoteado las elecciones.

La Duma se desarrolló entre abril y junio de 1906, con poco éxito. El zar y su nuevo Primer Ministro el conservador y leal Ivan Goremykin estaban dispuestos a mantener a raya su poder de acción, y renuente a compartir el poder; por el contrario, los representantes quería la reforma permanente, incluida la electoral, y la más prominente, la agraria. Finalmente el 08 de Julio de ese mismo año, Nicolás II, la disuelve el mismo día en que asume como Primer Ministro Pyotr Stolypin. Ante la frustración, un grupo de Kadets, bajo el liderazgo de Paul Miliukov abandonaron Sna Petersburgo y se instalaron en Vyborg en el cercano territorio finlandés que pertenecía a Rusia, donde luego de deliberar, emitieron un llamamiento a la desobediencia civil, que no tuvo mayor repercusión en la sociedad, lo que permitió al gobierno la exclusión de sus firmantes en las próximas elecciones.

El 20 de Febrero de 1907, abrió sesiones nuevamente la Duma, en la que esta vez, los partidos de izquierda, como las dos escisiones del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia, o sea mencheviqies y bolcheviqies como los social-revolucionarios participaron de las elecciones logrando algunos escaños, por su parte los Kadets que pudieron sortear la proscripción perdieron terreno.

Sin embargo, la relación de trabajo entre el cuerpo y el duro Stolypin fue muy conflictiva, sobre todo en lo que hacía a la confiscación y reparto de tierras, finalmente el 01 de Junio, el Primer Ministro acusó a las dos fracciones socialdemócratas de organizar un levantamiento armado exigiendo además la exclusión de 55 representantes social-revolucionarios. Sin embargo el cuerpo rechazó la petición, por lo que la respuesta llegó el 03 de Junio, con la disolución mediante un ukase (decreto imperial).

Sin embargo el Zar no estaba dispuesto a abolirla por lo que mediante leyes fundamentales y con el asesoramiento de su Primer Ministro reformó la Ley Electoral, dando así más poder a los propietarios rurales y urbanos que lo apoyaban, en detrimento de las clases bajas.
Esta maniobra llevó a que la “Tercera Duma” estuviese dominada, por la pequeña nobleza, terratenientes y hombres de negocios, logrando el Partido Octubrista un tercio de los representantes, lo cual logró una mayor cooperación con el Gobierno Imperial, lo cual permitió la aprobación de aproximadamente 2.500 proyectos de ley. Conocida también como “La Duma de los señores y lacayos” apoyó una mejora de las capacidades militares de Rusia, los planes de Stolypin para la reforma agraria y medidas básicas de bienestar social, aunque también lo hizo con leyes más regresivas como una mayor “rusificación” de Finlandia.

En Septiembre de 1911, el Primer Ministro fue asesinado por un radical anarquista, siendo reemplazado por el Ministro de Finanzas, Conde Vladimir Kokovtsov, quien logró gracias al apoyo de los representantes equilibrar el presupuesto y orientar el gasto hacia fines productivos. Finalmente a inicios de 1912, luego de cinco años de funcionamiento, cesó en sus actividades, aunque fueron convocadas nuevas elecciones.
La elección de la “Cuarta Duma”, permitió en 1912, el ingreso de representantes de más partidos, sobresaliendo el social-revolucionario Alexander Kerensky, como así también la presencia de un bolchevique, Roman Malinovsky (aunque en realidad era un agente de inteligencia de la Okhrana, la policía secreta del zarismo). En Marzo de 1913, el Presidente del Cuerpo, el “octubrista” Alexander Guchkov, encargó una investigación contra el monje Gregori Rasputin, que ejercía gran influencia sobre la familia imperial, acusado de pertenecer a una secta que iba contra los preceptos del cristianismo ortodoxo.

En vísperas de la guerra, con Goremykin una vez más en el cargo de Primer Ministro, los cruces entre la Duma y el Gobierno Imperial continuaban, sin que lograse establecerse un claro ganador. El 01 de Julio de 1914, mientras que el mundo aún no salía de la sorpresa por el Atentado de Sarajevo, Nicolás II “sugirió” que el cuerpo legislativo redujera sus funciones y solamente tuviese un carácter consultivo. En el mes de Agosto, las autoridades legislativas decidieron ofrecer su propia disolución durante la duración de la guerra. Sin embargo sus antiguos miembros mostraban un descontento creciente, con la injerencia zarista en las cuestiones militares, por lo que exigieron en Agosto de 1915, su reincorporación, sin embargo Nicolás II se negó. Al mes septiembre, partió al frente para asumir personalmente el mando del ejército, dejando a su esposa Alexandra a cargo de los asuntos de gobierno.

Esto llevó a que los miembros de los partidos cooperantes con el Gobierno a formar, el Bloque Progresivo, dado que temían la influencia que ejercía el monje Rasputín sobre la Zarina. Sus miedos no eran infundados, ya que el 01 de Febrero un cansado Goremykin, fue reemplazado por Boris Stürmer, un funcionario de origen alemán báltico que pertenecía al círculo íntimo del influyente religioso. Sin embargo sorprendentemente, el 24 de Febrero de 1916, reabrió las sesiones de la Duma en el Palacio Táuride con la presencia del mismísimo Zar, aunque en su discurso inaugural expreso que por el momento era imposible llevar adelante reformas de carácter constitucional por lo que se ganó el silbido de los representantes más radicales.

En horas de la tarde, cuando un ofuscado Nicolás II, ya se había retirado, el Ministro de Asuntos Exteriores Sergei Sazonov, pronuncio un enérgico discurso en el cual arengaba a todos los presentes a apoyar el esfuerzo de guerra y confiar no solo en el Gobierno, sino en los aliados, para lograr la paz y la derrota definitiva de las Potencias Centrales.

Si bien la reapertura de la Duma había sido sugerida por los diplomáticos aliados, las intenciones del Zar de no ceder poder, no hacía más que enfervorizar a los más radicales, aunque debido al transcurso de la guerra aún representaban una posición minoritaria, aunque ahora, de manera restringida, tendrían un sitio donde expresarse de manera pública.

12928225_1692695747614759_4768356978694807988_n

Ceremonia de reapertura de la Duma, con la presencia del Zar Nicolás II.
12417894_1692696604281340_661237812941168376_n
Publicación del periódico londinense Daily Telegraph, sobre el discurso del Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Sazonov ante los reincorporados representantes.
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

Cien años de la batalla de Verdún – Imagenes 3


 El canciller alemán Helmut Kohl da la mano al ex presidente de Francia, Francois Mitterand (izquierda) en su visita al campo de batalla de Verdún en 1984. Esta imagen se ha convertido en el símbolo de la reconciliación franco-alemana. (re)

El canciller alemán Helmut Kohl da la mano al ex presidente de Francia, Francois Mitterand (izquierda) en su visita al campo de batalla de Verdún en 1984. Esta imagen se ha convertido en el símbolo de la reconciliación franco-alemana.
(re)

 Prisioneros franceses cerca de Verdún son trasladados a campos de internamiento. (corbis)

Prisioneros franceses cerca de Verdún son trasladados a campos de internamiento.
(corbis)

 Traslado de heridos franceses en Verdún. La batalla produjo cerca de medio millón de heridos. (corbis)

Traslado de heridos franceses en Verdún. La batalla produjo cerca de medio millón de heridos.
(corbis)

 Infantería alemana se dirige hacia la primera línea durante la batalla que se convirtió en un símbolo del sinsentido de la guerra. Berliner Verlag (corbis)

Infantería alemana se dirige hacia la primera línea durante la batalla que se convirtió en un símbolo del sinsentido de la guerra.
Berliner Verlag (corbis)

 Soldados alemanes capturados por los franceses. (corbis)

Soldados alemanes capturados por los franceses.
(corbis)

 Soldados franceses prisioneros de los alemanes. (corbis)

Soldados franceses prisioneros de los alemanes.
(corbis)

 Soldados franceses en una trinchera. (corbis)

Soldados franceses en una trinchera.
(corbis)

 Un soldado francés con una máscara de gas en el fuerte de Souville. La utilización de gases fue tan frecuente en Verdún que el suelo todavía está contaminado, 100 años después de la batalla, y alguno de los proyectiles que se encuentran todavía contienen armas químicas. (corbis)

Un soldado francés con una máscara de gas en el fuerte de Souville. La utilización de gases fue tan frecuente en Verdún que el suelo todavía está contaminado, 100 años después de la batalla, y alguno de los proyectiles que se encuentran todavía contienen armas químicas.
(corbis)

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 febrero, 2016 en Imagenes

 

Etiquetas: , , ,

Cien años de la batalla de Verdún – Imagenes 2


 Soldados franceses lanzan piedras desde sus posiciones contra las posiciones alemanas. Aunque Verdún comenzó con una ofensiva de artillería, los combates cuerpo a cuerpo fueron muy frecuentes. Hulton-Deutsch Collection (corbis)

Soldados franceses lanzan piedras desde sus posiciones contra las posiciones alemanas. Aunque Verdún comenzó con una ofensiva de artillería, los combates cuerpo a cuerpo fueron muy frecuentes.
Hulton-Deutsch Collection (corbis)

 El general Charles Mangin (derecha) prepara el contraataque en octubre de 1916 para reconquistar el fuerte de Douaumont. Tras 300 días de batalla y 300.000 muertos entre los dos bandos, las posiciones quedaron tal y como estaban antes de la ofensiva. (cordon press)

El general Charles Mangin (derecha) prepara el contraataque en octubre de 1916 para reconquistar el fuerte de Douaumont. Tras 300 días de batalla y 300.000 muertos entre los dos bandos, las posiciones quedaron tal y como estaban antes de la ofensiva.
(cordon press)

 Soldados del Ejército colonial francés cerca de Douaumont, durante la contraofensiva. (cordon press)

Soldados del Ejército colonial francés cerca de Douaumont, durante la contraofensiva.
(cordon press)

 Cadáveres de soldados alemanes durante la batalla de Verdún. (corbis)

Cadáveres de soldados alemanes durante la batalla de Verdún.
(corbis)

La ciudad de Verdún durante los bombardeos de 1916. (cordon press)

La ciudad de Verdún durante los bombardeos de 1916.
(cordon press)

 Soldados franceses en una trinchera en Verdún. En este batalla, la I Guerra Mundial alcanzó un horror que hasta ese momento los soldados no habían padecido. No había vivido nada similar en los dos años de conflicto. (cordon press)

Soldados franceses en una trinchera en Verdún. En este batalla, la I Guerra Mundial alcanzó un horror que hasta ese momento los soldados no habían padecido. No había vivido nada similar en los dos años de conflicto.
(cordon press)

 Enfermeros se dirigen al frente en Verdún. El grado de mortandad entre los enfermeros era enorme. (cordon press)

Enfermeros se dirigen al frente en Verdún. El grado de mortandad entre los enfermeros era enorme.
(cordon press)

 Imagen coloreada de los poilus –el nombre popular con el que se conocía a los soldados franceses, los peludos– en una trinchera en Verdún. (cordon press)

Imagen coloreada de los poilus –el nombre popular con el que se conocía a los soldados franceses, los peludos– en una trinchera en Verdún.
(cordon press)

 Un soldado alemán de comunicaciones en el fuerte de Vaux (Meuse) en 1916. (corbis)

Un soldado alemán de comunicaciones en el fuerte de Vaux (Meuse) en 1916.
(corbis)

 Soldados franceses de reserva esperan la orden de ir al frente. 7 de cada 10 soldados franceses pasaron en un momento u otro por Verdún, lo que explica que la memoria de esta batalla sea tan profunda en Francia. Como dijo un historiador, "todas las familias francesas tienen su Verdún". (cordon press)

Soldados franceses de reserva esperan la orden de ir al frente. 7 de cada 10 soldados franceses pasaron en un momento u otro por Verdún, lo que explica que la memoria de esta batalla sea tan profunda en Francia. Como dijo un historiador, “todas las familias francesas tienen su Verdún”.
(cordon press)

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 febrero, 2016 en Imagenes

 

Etiquetas: , , ,

23 de Febrero de 1916 – Nuevo Ministerio


Nuevo Ministerio

Al comienzo de la guerra en Agosto de 1914, el bloqueo llevado a cabo por la Royal Navy estaba dirigido principalmente a sofocar las exportaciones e importaciones alemanas. Sin embargo, una estrategia de guerra económica pronto surgió para insertar una cuña psicológica entre la clase empresaria e industrial y la aristocracia gobernante por cerrar el paso al comercio alemán con los países neutrales.

La responsabilidad política recaía en el Ministerio de Relaciones Exteriores, a cargo de Sir Edward de Grey, que a partir de la formación del Gabinete de de Coalición de Mayo de 1915, había sido designado como encargado al Subsecretario de Estado, Lord Robert Cecil vizconde de Chelwood, un tory (conservador) partidario acérrimo del librecambio. A diecinueve meses del inicio de las hostilidades, el mantenimiento y la regulación del bloqueo representaba la mitad de la carga del trabajo del ministerio.

El nuevo funcionario, se ha convertido en una pieza clave de este andamiaje, que coordinaba el trabajo de cinco departamentos, los departamentos de Exteriores, Defensa y Hacienda, además del Almirantazgo y la Board of Trade (Junta de Comercio), su labor finalmente fue recompensada cunado Sir Grey lo designo como su segundo en el Ministerio, dado que consideraba que las decisiones pertinentes a esta cuestión debían estar centralizadas bajo su órbita.

Una de sus principales actividades es identificar los bancos y empresas que operan con las Potencias Centrales, evitar así cualquier apoyo financiero que reciben del gobierno británico, e imponer el embargo económico contra los enemigos de Gran Bretaña. Esto le obliga a mantener una estrecha vigilancia sobre las transacciones de negocios, escudriñar los orígenes de materias primas compradas por los países neutrales, y ganar contratos con empresas de esos países para boicotear los productos del enemigo.

Sin embargo, su política, genera rispidez con la mayor potencia neutral, Los Estados Unidos, dado las constantes infracciones a sus derechos comerciales, sus navíos mercantes son objeto de estrictos controles por temor al contrabando, y las empresas que comercializan con Alemania y sus demás aliados son ingresadas en una lista negra.

Si bien la reciente visita del enviado del Presidente Woodrow Wilson, el “Coronel” Edwald House había limado ciertas asperezas, el 23 de Febrero de 1916, un día después de la firma de un memorándum de entendimiento tendiente a convocar a una Conferencia de Paz, el Primer Ministro Herberth Asquith designa a Lord Cecil como nuevo Ministro de Bloqueo, encargado de controlar el estrangulamiento económico de las Potencias Centrales, lo cual sería sin dudas mal visto por la Casa Blanca.

12928197_1692386267645707_2815005489955891358_n

Lord Robert Cecil vizconde de Chelwood, a cargo del nuevo Ministerio de Bloqueo
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 febrero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: