RSS

Archivo de la categoría: 1916

Manfred von Richthofen


web

Tarjeta postal de Manfred von Richthofen

Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen (Breslavia, Imperio alemán; 2 de mayo de 1892 – Vaux-sur-Somme, Francia; 21 de abril de 1918) fue un militar y aviador alemán; más conocido como el Barón Rojo (Der rote Baron), fue un piloto que consiguió derribar ochenta aeroplanos enemigos durante la Primera Guerra Mundial antes de ser abatido en la mañana del 21 de abril de 1918 cerca del río Somme, en el norte de Francia.

Héroe de los alemanes y respetado por sus enemigos durante la Primera Guerra Mundial, permitía escapar a sus víctimas malheridas. Su unidad fue responsable del derribo de 151 aviones británicos, contra 66 de las propias, durante el mes de abril de 1917. Por ello recibió la medalla Pour le Mérite.

Sus aviones, el caza biplano Albatros D.II y luego el triplano Fokker Dr.I, le permitían una amplia capacidad de maniobras y piruetas. Sin embargo, la mayoría de sus victorias en combates aéreos las consiguió en un avión tipo Albatros.

Biografía

Infancia y juventud

Nació el 2 de mayo de 1892 en la capital de Silesia, Breslavia (hoy Wroclaw, perteneciente a Polonia). De niño se trasladó con su familia a Schweidnitz (hoy Swidnica, Polonia). Era el mayor de tres hermanos. Miembro de la familia aristocrática terrateniente Richthofen, el padre de Manfred había llegado a ocupar un alto cargo en el regimiento de Ulanos Nº 12, una unidad perteneciente a la poderosa caballería prusiana. Manfred y su hermano pequeño Lothar quisieron seguir los pasos de su padre, alistándose jóvenes en el ejército imperial. Practicó caza y equitación y cuando completó su adiestramiento como cadete, se alistó en los Ulanos (caballería alemana), siendo nombrado tres años después teniente del primer regimiento.

Primera Guerra Mundial

Durante la Primera Guerra Mundial, von Richthofen pasó de la caballería (donde ganó la condecoración de la Cruz de Hierro) a la infantería, pero en esta modalidad no prosperó, ya que las condiciones que se vivían en las trincheras eran inhumanas y “muy aburridas”, según sus palabras. Finalmente encontró su lugar bajo el Sol alistándose en la aviación, donde demostró una gran capacidad con esta arma, completamente innovadora para lo que hasta entonces había sido la guerra (la producción de aviones se incrementó desde los 300, que tenían todos los contrincantes al principio de la contienda, hasta los 150.000 al finalizar).

El Albatros biplano II, con el que el Barón Rojo consiguió la mayor parte de sus victorias.

No logró destacar en la academia de aviadores, aunque luego demostró ser muy capaz en combate. En el principio sólo se dedicó a observar y fotografiar el frente oriental, pero lo que él quería eran aventuras.

En la Luftstreitkräfte, su encuentro con otro gran aviador, Oswald Boelcke, fue decisivo para su éxito. Boelcke lo seleccionó para el escuadrón de caza Jagdsstaffel o Jasta 2. Ya su primer combate fue una victoria. Sucedió sobre el cielo de Cambrai, Francia, el 17 de septiembre de 1916. Durante estos primeros meses se destacó por su agudeza visual y su innato don para afrontar el peligro. Sus compañeros decían que su personalidad se transformaba cuando cogía los mandos de su avión.

Durante los 20 meses siguientes, destacaría como el mejor as de la aviación alemana durante toda la Primera Guerra Mundial. Llegaría a superar el número de victorias de Boelcke: 40, un récord hasta entonces. En su victoria 11 consiguió derribar el biplano del as británico Lanoe Hawker. En enero de 1917 recibió la Cruz Pour le Mérite.

Fokker DR.I. Réplica del famoso triplano utilizado por Manfred von Richthofen.

Circo volador Jasta 11

En 1917 se le confirió el comando del Jasta 11, que luego fue conocido como el “Circo volador” por los vivaces colores que presentaban sus 14 aviones, los cuales, al igual que un circo, se trasladaban por ferrocarril al lugar adonde se los requería. Se ganó el apodo de Barón Rojo porque su avión estaba pintado de rojo para que sus rivales lo reconocieran; hábil maniobra psicológica, pues sus enemigos le temían mucho y admiraban su gran destreza guerrera. Llegó a dirigir 58 misiones con total éxito, en las cuales derribó a unos 80 aviones, algo que nadie llegó a superar en ningún bando durante el resto de la guerra. En abril sumó él solo 20 derribos. Sus hombres insinuaban que su líder tenía un comportamiento suicida. Pocos meses después recibió el encargo de dirigir la primera ala de caza de la historia aérea, la JG 1, integrada por los Jasta 4, 6, 10 y 11. Esta unidad llegó a derribar 644 aviones con sólo 56 bajas. Su hermano Lothar, alcanzó 40 victorias al final de la guerra en esta unidad, Kurt Wolff, 33 victorias y Karl Allmenroder 30 derribos. Todos lograron la Cruz Pour le Mérite.

Herido casi mortalmente

El 6 de julio de 1917 recibió una bala perdida en el cráneo, que le provocó una terrible herida lesionándole el cerebro; pero él continuó volando pese a estar claramente incapacitado para soportar alturas. Se comportaba como si fuera inmune a la muerte, no tomando precauciones e incluso violando las fundamentales reglas de vuelo que había escrito en su manual. Llevó vendada la cabeza durante mucho tiempo. Poco después recibió con alegría un Fokker Dr.I, un triplano que también pintó de rojo, y que tenía gran agilidad, aunque si se mantenía en rumbo fijo durante muchos minutos, se convertía en presa fácil.

Muerte

Restos del avión de Richthofen.

Según las fuentes oficiales, fue el capitán canadiense Roy Brown el que consiguió matar al piloto alemán, aunque nuevas investigaciones apuntan a que fue el soldado de infantería australiano William John “Snowy” Evans el que disparó desde tierra la bala del .303 que acabó con su vida. La bala entró por el lado derecho del pecho y le causó heridas en los pulmones, el hígado, el corazón, la arteria aorta y la vena cava antes de salir. Según la opinión de los forenses, apenas contó con un minuto antes de perder la consciencia y solo un par de ellos en morir. Poco se sabe sobre el soldado Evans, aparte de que murió en 1925, y probablemente falleció sin imaginar que él podía ser el causante de la muerte del piloto más famoso de la historia. Roy Brown dejó escrito un libro sobre sus combates y detalló todo sobre el último vuelo del Barón.

Fue enterrado con todos los honores militares por los mismos británicos, quienes le rindieron tributo. Su ataúd —cubierto de flores como ofrenda— fue llevado a hombros por seis miembros del escuadrón 209. En el momento del entierro, soldados australianos presentaron armas y lanzaron tres salvas en su honor. En su lápida, que se encuentra en el mismo lugar donde cayó, se puede leer su epitafio:

Aquí yace un valiente, un noble adversario y un verdadero hombre de honor.

Que descanse en paz.

Tras su muerte, el mando del Jasta 11 fue asumido por Wilhelm Reinhardt, el cual murió en un accidente aéreo en julio de 1918, sucediéndole Hermann Göring, quien era uno de los ases más destacados de la aviación de caza en esos momentos, habiendo obtenido 22 victorias en la guerra.

El Barón Rojo dejó un libro, escrito en 1917, durante su convalecencia por el disparo en la cabeza. Lo tituló El avión rojo de combate, donde afirmaba que combatía en la aviación buscando una consecuencia para su vida.

Manfred von Richthofen
Capitán
Años de servicio 1911 – 1918
Apodo Barón Rojo
Lealtad Flag of the German Empire Imperio Alemán
Condecoraciones
Participó en Primera Guerra Mundial

Nacimiento 2 de mayo de 1892
Breslau, Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Fallecimiento 21 de abril de 1918 (25 años)
Vaux-sur-Somme, Bandera de Francia Francia
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 septiembre, 2017 en 1916, Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

27 de Agosto de 1916 – La entrada en guerra de Rumanía


La entrada en guerra de Rumanía

En la noche del 27 de agosto de 1916, tres ejércitos rumanos (1.º, 2.º y Del Norte) se desplegaron de acuerdo al plan de campaña (llamado “Hipótesis Z”, que contenía también los objetivos políticos de la campaña), atacando Transilvania a través de los pasos de montaña de los Cárpatos. El 3.er Ejército debía cubrir el sur del país y proteger el avance en el norte, a donde se destinarían el 80 % de las fuerzas.

Los ataques lograron avances frente al débil 1.er Ejército austrohúngaro, que se retiró de las montañas. En un tiempo relativamente corto, las ciudades de Braşov, Făgăraş y Miercurea Ciuc fueron capturadas y las tropas rumanas alcanzaron las afueras de Sibiu. En todas partes, las tropas rumanas fueron calurosamente recibidas por la población rumana, que les proporcionó una ayuda considerable en términos de servicios, alojamientos, o de guía. Pero el Imperio austrohúngaro envió cuatro divisiones para reforzar sus líneas y, para mediados de septiembre, se detuvo la ofensiva rumana. Los rusos prestaron a Rumanía tres divisiones para las operaciones en el norte de Rumanía, pero escasos suministros.

1175px-campanarumanaagostoseptiembre1916-svg

La invasión rumana de Austria-Hungría, agosto de 1916
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 agosto, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

17 de Agosto de 1916 – Acuerdo con la Entente


Acuerdo con la Entente

El gobierno rumano firmó un tratado con los aliados el 17 de agosto de 1916 y declaró la guerra a las Potencias Centrales el 27 del mismo mes. El Ejército rumano era bastante grande, más de medio millón de hombres repartidos en veintitrés divisiones. Sin embargo, sus oficiales habían recibido escasa formación y estaban mal equipados, mientras que más de la mitad de las tropas apenas habían recibido instrucción. Además, el jefe del estado mayor alemán, general Erich von Falkenhayn, conjeturó que Rumanía acabaría combatiendo del lado de la Entente y ordenó que se preparasen planes para lidiar con ella. Gracias a la ocupación previa del Reino de Serbia en 1915, el fracaso de las operaciones de la Entente en Grecia y a los intereses territoriales por Dobrogea, los ejércitos búlgaros y otomanos también estaban dispuestos a marchar contra Rumanía.

El alto mando alemán, no obstante, estaba seriamente preocupado por la posibilidad de que Rumania entrara en la guerra del lado de sus enemigos, como reflejó el propio Hindenburg:

Es cierto que un estado tan relativamente pequeño como Rumania nunca antes había tenido un papel tan importante y, de hecho, tan decisivo en la historia mundial en un momento tan favorable. Jamás antes dos grandes potencias como Alemania y Austria se encontraron tan a merced de los recursos militares de un país que apenas cuenta una vigésima parte de la población de los dos grandes estados. A juzgar por la situación militar, era de esperar que Rumania no tenía más que avanzar donde quisiese para decidir la guerra mundial en favor de las potencias que habían estado lanzándose contra nosotros en vano durante años. Así, todo parecía depender de que Rumania estuviese dispuesta a hacer uso de su ventaja momentánea.

El nuevo frente transilvano contaba por parte de los Imperios Centrales únicamente con treinta y cuatro mil miembros de los cuerpos de guardafronteras, gendarmería y tropas de la reserva. En el sur, sin embargo, había grandes fuerzas búlgaras reforzadas por tropas alemanas, todas al mando del conquistador de Serbia, von Mackensen.

El ejército rumano, por su parte, dependía completamente de sus aliados occidentales para sus suministros de guerra y del deficiente y saturado sistema de transporte ruso para su abastecimiento. Contaba además con las prometidas ofensivas aliadas para impedir que los Imperios pudiesen concentrar sus ejércitos para aplastar Rumanía. Sus tropas, además, estaban mal entrenadas y equipadas y contaban con un cuerpo de oficiales deficiente. Las tácticas rumanas estaban, asimismo, anticuadas.

posicion-de-ejercitos-rumanos-4

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 agosto, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

5 de Julio de 1916


web

A comienzos de julio de 1916, durante otro intento de bombardeo de los puertos rusos, se encontró de nuevo con una fuerza rusa superior, que incluía al Imperatritsa Ekaterina Velikaya, pero debido a los errores de los comandantes rusos pudo escapar de nuevo. La aparente superioridad de los pesados acorazados rusos restringió las operaciones del Goeben en el Mar Negro.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 julio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

El cráter de la mina de Lochnagar en La Boiselle


web

El cráter de la mina de Lochnagar en La Boiselle
Imagen superior: dailymail

En la mañana del 1 de julio de 1916, el ejército británico hizo detonar una mina en la localidad de La Boisselle, justo al norte de Albert en Francia. Era el primer día de la Batalla del Somme, durante la Primera Guerra Mundial. Los Reales Ingenieros de Inglaterra habían cavado un túnel, a 15 metros de profundidad, que se extendía por unos 274 metros de las líneas británicas a la línea del frente alemán. Allí, bajo una posición alemana llamada “Schwaben Hohe”, pusieron una mina que consistía en más de 25 toneladas de amonal.

La mina fue detonada dos minutos antes de las 07.30 de la mañana – la hora del lanzamiento de la ofensiva británica contra las líneas alemanas. La explosión resultante sopló casi medio millón de toneladas de tierra en los campos de los alrededores, enviándolo a más de 4.000 metros en el aire. Se creó un enorme agujero de 90 metros de ancho y 30 metros de profundidad. Conocido como el cráter de Lochnagar, después de la trinchera desde donde se inició el túnel principal, sigue siendo el mayor cráter hecho en la guerra hasta nuestros días. El sonido de la explosión fue considerado como el ruido más fuerte hecha por el hombre en la historia hasta ese momento, con informes que sugieren que se escuchó en Londres.
A pesar del éxito de la explosión de la mina y el daño causado al punto de apoyo alemán, los defensores alemanes lograron entrar en posiciones bien situadas para disparar a los soldados británicos que avanzaban. En menos de media hora del comienzo del ataque de la infantería muchos cientos de ellos ya estaban muertos o heridos.
El cráter se encuentra ahora en la propiedad de un hombre Inglés, Richard Dunning, que lo compró en 1978 para evitar que el cráter sea tapado. En esos tiempos el cráter era visitado por unos pocos historiadores, los peregrinos que visitan la tumba de un familiar y un número muy pequeño de tours organizados del campo de batalla. El cráter no se mantuvo formalmente y, ocasionalmente, se encontraba que tenía basura vertida en la parte inferior y también era usado por las motos del tipo motocross.
La Asociación Amigos de Lochnagar, presidido por Richard Dunning, mantiene el cráter hoy y organiza una ceremonia conmemorativa cada 01 de julio, a las 7:30 am, para conmemorar el inicio de la batalla de la Somme.
Es posible caminar alrededor del borde del cráter, pero no se permite el acceso al cráter mismo. Hay una gran cruz hecho de madera que se encuentra al lado del cráter, y este es uno de una serie de monumentos de diversos tipos que existen alrededor del cráter.
Imagen: oldbritishnews
Imagen: dailymail
Trincheras británicas están marcados en azul, las líneas alemanas en rojo. Imagen: laboisselleproject
Imagen: wikimedia
Imagen: Joop van Meer
La detonación de la mina enterrada por los británicos que formó el cráter de Lochnagar en 1916. Imagen: dailymail
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 julio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , , , ,

23 de Junio de 1916 – La captura del SS Brussels


La captura del SS Brussels

El SS Brussels era un ferry de pasajeros, que comenzó a ser construido a principios de 1902, por la Gourlay Brothers en sus astilleros del Puerto de Dundee en Escocia. Sus medidas eran de 285 pies (86,87 m) de largo, con una viga de 34 pies (10,36 m) y una profundidad de 15 pies y 6 pulgadas (4,72 m). Sus dos máquinas de vapor de triple expansión dieron una velocidad de servicio de 16,5 nudos (30,6 km / h).
El ferry fue botado el 26 de marzo de 1902 y se completó en el mes de Mayo. Su número oficial era el 109884 y su puerto de registro fue Harwich. La empresa naviera Great Eastern Railway lo utilizaba para unir la ruta con el Puerto de Hook en Los Países Bajos. Desde el inicio de la guerra en Agosto de 1914, su capitán, Charles Fryatt fue dos veces reconocido por sendas acciones, la primera, el 03 de Marzo de 1915, cuando logró eludir a un U-Boat, recibiendo por ello un preciado reloj de oro por parte de la empresa.

La otra transcurrió el 28 de Marzo de ese mismo año, cuando pese a recibir la orden del capitán del U-33 Konrad Gansser de detenerse en los alrededores del faro de Maas, el intrépido capitán decidió embestirlo, por lo que obligo al U-Boat a sumergirse. Por esta acción el almirantazgo le entrego un reloj de oro al igual que a su Primer Oficial y al Jefe de Máquinas.

Sin embargo la suerte del valiente capitán concluyó el 23 de Junio de 1916, cuando fue rodeado y capturado por los buques torpederos G101 Y G102. De inmediato fue internado en Zeebrugge donde a comenzó a ser investigado en base a las inscripciones de sus relojes. En cuanto a su nave fue renombrada como SMS Bruggen y atracada en el mismo puerto.

14572228_1758901710994162_822622312212192483_n

Ferry de pasajeros británico SS Brussels, capturado por navíos de la Kaiserlice Marine (Marina Imperial Alemana).
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

21-22 de Junio de 1916 – Nuevo Gobierno Griego y la reacción aliada


Nuevo Gobierno Griego y la reacción aliada

El 09 de Noviembre de 1915, en medio de una grave crisis política a causa de la posición del país frente a la guerra, el Primer Ministro moderado Alexandros Zaimis renunció al perder el apoyo del Rey Constantino I, de tendencia neutralista y germanófila. En su reemplazo se designó al banquero y diplomático Stephanos Skoulidis quien no había tenido experiencia alguna en el manejo de los asuntos públicos.

Pese a contar con el apoyo de la familia real, gran parte de la oficialidad del Ejército y de los principales sectores económicos, y continuar en gran parte con la política exterior de su predecesor, desde un principio sufrió el rechazo de los partidarios del antiguo Primer Ministro, el liberal Elefheterios Venizelos partidario de la Entente Cordiale, quienes amenazaban con una revuelta.

A los dos días de asumir, disolvió el Parlamento y convocó a nuevas elecciones, las segundas del año, sin embargo, la mayor preocupación viraba en torno a la posición del país frente a la guerra, mientras que los aliados ocupaban el Puerto de Salónica y establecían a finales de Noviembre un bloqueo “no declarado”, tropas búlgaras se concentraban en la frontera, y solo la presión del Káiser Wilhelm II, las obligaba a mantenerse estáticas.

A principios de Diciembre de 1915, mientras que el Rey Constantino I y Venizelos “discutían” a través de los medios extranjeros, el Gobierno griego ordenó a sus tropas retirarse de los alrededores de Salónica para evitar cualquier roce con las tropas aliadas que con el correr del tiempo incrementaban su número.

Finalmente el 21 de Diciembre tuvieron lugar las elecciones, que si bien otorgó un apabullante triunfa a las fuerzas conservadoras, monárquicas y neutralistas, el boicot de los “venizelistas” le quitó legitimidad, por lo que la posición del Primer Ministro se vio aún más golpeada.

El último día del año, un flotilla de aviones alemanes bombardeó Salónica, y si bien prácticamente no hubo bajas y los daños materiales fueron ínfimos, el General Maurice Sarrail jefe de las fuerzas aliadas decidió arrestar a los diplomáticos de las Potencias Centrales y enviarlos al puerto de Toulón. A los pocos días, el gobierno griego protestó formalmente ante los gobiernos de la Entente, sin embargo no recibió ningún tipo de satisfacción. Menos aún cuando en Enero de 1916, fuerzas francesas ocuparon la Isla de Corfú enel Mar Jónico para evacuar a los asediados serbios y montenegrinos, y los británicos en Febrero hicieron lo mismo con Chios en el Mar Egeo, frente a las costas de la Anatolia otomana.

Pese a las presentaciones diplomáticas realizadas, las ocupaciones de territorio continuaron, ya que a mediados de Abril, los aliados ocuparon gran parte de la isla de Cefalonia. Este tipo de acciones no hacían más que debilitar al Gobierno, ya que los diplomáticos de las Potencias Centrales se quejaban por la continúa violación de un territorio neutral sin que hubiese una respuesta adecuada.

A finales de Mayo de 1916, finalmente 25.000 soldados búlgaros guiados por una vanguardia de caballería alemana, cruzaron la frontera y ocuparon sin resistencia el crucial Fuerte Roupel, la respuesta aliada no se hizo esperar ya que el 06 de Junio establecieron un “Bloqueo Pacífico” a todos los puertos griegos.

La situación del Primer Ministro Skoulidis se hizo insostenible, ya que se encontraba jaqueado tanto por los partidarios de Venizelos que amenazaban con una sublevación, como por los oficiales del Ejército, disgustados por la falta de firmeza ante las intervenciones extranjeras. Cansado y abandonado por todos, el anciano diplomático y banquero presentó la renuncia el 21 de Junio de 1916. Ante esta situación el rey Constantino decide convocar una vez más a Zaimis quien al día siguiente aceptó el cargo.

Pese a ser partidario de la neutralidad, su asunción tuvo un efecto inmediato, ya que en horas de la tarde, los aliados decidieron levantar el “Bloqueo pacífico”, como un gesto de buena voluntad. Pese a este prometedor inicio, sin dudas el futuro del reelecto Primer Ministro no será un lecho de rosas.

 14502885_1757019664515700_6804754710261751144_n
Publicación del periódico neocelandés Hastings Standard sobre los cambios del Gobierno Griego.
14523222_1757019707849029_2645270587384241448_n
 
Alexandros Zaimis designado una vez más como Primer Ministro de Grecia.
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

20 de Junio de 1916 – El Pacto Económico de París


El Pacto Económico de París

El 14 de Junio de 1916, representantes de Francia, Gran Bretaña, Rusia, Italia, Japón, al que luego se sumarían de Bélgica, Serbia y Portugal, se reunieron en la Conferencia Económica de París. Durante los sucesivos días, las discusiones se basaron principalmente entres cuestiones.
1)- La necesidad económica en tiempos de guerra.
2)- Obtener la derrota del enemigo por medios económicos.
3)- La necesidad de proteger el intercambio comercial aliado después de la guerra mediante la formación de una alianza comercial en tiempos de paz.

Finalmente el 20 de Junio de 1916, se firmo el llamado Pacto Económico de París, que establecía una serie de medidas inmediatas:

– Asimilación de las leyes y regulaciones económicas y comerciales.
– Prohibición de comerciar con las potencias enemigas.
– Allanar y secuestrar negocios enemigos en el territorio de cada firmante.
– Futuras restricciones al comercio del enemigo.

Transitorias a establecer finalizada la guerra:

– Rehabilitación de los territorios despojados.
– Negar trato de nación más favorecida a los Estados enemigos durante un período de tiempo fijo.
– Preservación de los recursos de las naciones aliadas como así también facilitar su intercambio.
– Prohibición de importar productos de naciones enemigas.
– Prohibición a empresas y personas de naciones enemigas a invertir o establecerse en los países aliados.

El pacto pretende aislar a las potencias centrales, o sea el Imperio Alemán, el Austro-húngaro, el Otomano y el Reino de Bulgaria, no solo en el período de guerra, sino que prevé adoptar sanciones una vez alcanzada la paz. Para cumplimentar con lo establecido en el Pacto se creo el llamado Comité Permanent International d’Action Économique (Comité Internacional Permanente de Acción Económica) con sede en la ciudad de París.

Pese a contar con el respaldo de las naciones aliadas, el mismo generaba una importante preocupación en las naciones neutrales, principalmente los Estados Unidos, ya que la administración del Presidente Woodrow Wilson veía que la continúa fragmentación del continente europeo aseguraba la continuidad del conflicto, además que varias cuestiones tratadas afectarían a sus intereses comerciales.
Sin dudas el Pacto elaborado generará en el futuro cercano importantes cuestionamientos.

14469648_1756339857917014_611520688924607287_n

Publicación del periódico británico Daily Telegraph sobre los resultados de la Conferencia Económica de París.
 
Deja un comentario

Publicado por en 20 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

19 de Junio de 1916 – Nuevo Gobierno Italiano


Nuevo Gobierno Italiano

El 21 de Marzo de 1914, el caótico sistema parlamentario italiano, llevo a la caída del Gobierno del Presidente de Consejo de Ministros (equivalente a Primer Minsitro) el conservador Giovanni Giolitti, sin embargo al conservar aún la mayoría, este mismo logró designar como sucesor al también conservador Antonio Salandra, quien a la vez se hizo cargo del estratégico Ministerio del Interior.

Sin embargo, rompió con su protector por diferencias con respecto a la posición del Reino de Italia frente a la guerra iniciada en Agosto de 1914, mientras que Giolitti era partidario de mantener la neutralidad, Salandra, junto a su Ministro de Relaciones Exteriores y viejo amigo el Barón Sidney Sonino con quien habían editado a principios del Siglo XX el periódico “Il Giornale d’Italia”, creían necesario un acercamiento con la Triple Entente.

Finalmente el 23 de Mayo de 1915, lograron su objetivo, al lograr convencer al Rey de declarar la guerra al Imperio Austro-Húngaro, pese a que gran parte de los parlamentarios se oponían, como así también, la imperiosa falta de fondos. Para resolver esta situación, se apelo a la toma de deuda, en principio con bonos logrando recaudar 20 mil millones de liras, y luego empréstitos con bancos británicos por alrededor de 611 millones de libras y estadounidenses por 1.648 millones de dólares.

Salandra apostaba a lograr gracias a este dinero rápidas victorias, sin embargo el “Regio Esercito” se vio empantanado en una serie de desastrosas ofensivas en el valle del Río Isonzo, que no hicieron más que hacerle perder credibilidad a su gobierno, sobre todo después de la Quinta desarrollada entre el 11 y 16 de Marzo de 1916.

Finalmente al desencadenarse la ofensiva austro-húngara en el Tirol a mediados de Mayo, llevó a que la situación del Gobierno de Salandra fuese insostenible, por lo que el 19 de Junio de 1916, presentase la renuncia ante el Parlamento, siendo reemplazado por Paolo Boselli, otro conservador que contaba con un amplio respaldo, quien decidió mantener al Barón Sonino en su cargo, por lo que la política exterior italiana no sufriría cambios importantes.

14502832_1755249234692743_4291232255441818388_n
Portada de la revista L’illustrazione italiana, en la que se muestra el nuevo Presidente del Consejo de Ministros del Reino de Italia, Paolo Boselli.
 
Deja un comentario

Publicado por en 19 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

18 de Junio de 1916 – La caída “Der Adler von Lille” (El Águila de Lille)


La caída “Der Adler von Lille” (El Águila de Lille)

Max Immelmann nació el 21 de septiembre de 1890, en la ciudad de Dresde, falleciendo a los pocos años su padre un importante industrial. En 1905, se inscribió en la Escuela de Cadetes de su ciudad natal. Luego se unió en 1911 a la Eisenbahnregiment Nr. 2 (Regimiento Ferroviario) como insignia, en la búsqueda de una comisión como oficial. Sin embargo en Marzo de 1912 abandonó el ejército para estudiar ingeniería mecánica. Al inicio de la guerra en Julio de 1914, reingreso al ejército como oficial de la reserva, siendo asignado al Eisenbahnregiment Nr. 1, pero pronto fue transferido al recientemente creado Luftstreitkräfte (Servicio Imperial Aéreo).

Hasta Noviembre de ese año, recibió la instrucción como piloto en el Campo Aéreo de Johannisthal en las cercanías de Berlín, para luego ser transferido al norte de Francia. Immelmann sirvió como piloto en Feldflieger Abteilung-FFA10 (Destacamento de Vuelo De Reconocimiento) desde Febrero a Abril de 1915, y luego en el FFA 62 a principios de mayo de 1915.

En varias ocasiones entro en combate con los LVG de dos plazas, modelo de aeroplano con el que se equiparon a sus unidades, pero nunca tuvo éxito. El 3 de junio de 1915, fue derribado por un piloto francés, pero logró aterrizar con seguridad detrás de las líneas alemanas. Fue condecorado con la Eisernes Kreuz II. Klasse (Cruz de Hierro 2ª Clase) por haber preservado su avión.

Dos modernos aeroplanos Fokker Eindeckers de resiente construcción fueron entregados a la unidad, un prototipo Fokker M.5K / MG numerada E.3/15 para el uso de Oswald Boelcke, que lo compartió con Immelmann hasta el mes de julio cuando este recibió el E.13/15. Con esta aeronave logró el 01 de Agosto de 1915 su primera victoria confirmada, 15 días después que el Teniente Kurt Wintgens lograse el primer derribo oficial de su nación.

Luego de su victoria expresó:

“Al igual que un halcón, me zambullí… y disparé mi ametralladora. Por un momento, yo creía que iba a volar directamente hacia él. Había realizado unos 60 disparos cuando mi arma se trabó. Eso era incómoda, para eliminar el atasco necesite de las dos manos, por lo que tuve que volar por completo sin ellas” …

Su contrincante, el Teniente británico William Reid se defendió valientemente, volando con su mano izquierda y disparando una pistola con la derecha. No obstante, las 450 balas disparadas lograron su efecto, ya que sufrió cuatro heridas en su brazo izquierdo, y el motor de su avión dejo de funcionar, causando un aterrizaje de emergencia. Immelmann desarmado aterrizó cerca, se acercó; le estrechó la mano, le expreso en perfecto inglés “Usted es mi prisionero.” y ayudo a retirarlo de los restos de la cabina otorgándole los primeros auxilios. Sin dudas una muestra de caballerosidad clásica entre los pilotos.

Gracias a esta acción, se convirtió en uno de los primeros pilotos de caza alemanes, construyendo rápidamente una impresionante serie de victorias. Durante Septiembre, logró tres seguidas, y en Octubre se convirtió en el único responsable de la defensa aérea de la ciudad de Lille. Por lo que recibió el sobrenombre Der Adler von Lille (El Águila de Lille). Al lograr dos victorias más, se convirtió en el primer as de su Nación.
Durante ese periodo compitió con ser el as principal con su antiguo compañero Boelcke, a quien secundo en su sexta victoria, por lo que recibió la Hausorden von Hohenzollern (Real Orden de la Casa de Hohenzollern). El 15 de Diciembre logró derribar a su séptimo avión, por lo que logró ser considerado como el líder indiscutido de la aviación alemana.

Al conseguir a principios de Enero de 1916 su octava victoria, obtuvo “Pour le Mérite”, la máxima condecoración otorgada en las fuerzas armadas. Extraoficialmente en los círculos de pilotos la medalla comenzó a designarse como “Blauer Max” (Azul Max) en su honor. La misma fue concedida por el Káiser Wilhelm II el 12 de Enero, junto a Boelcke.

A partir de ese momento, la competencia entre ambos pilotos fue tenaz y encarnizada, Boelcke volvió a “marcar” dos días más tarde. Immelmann perseguiría en la carrera de as durante los próximos cuatro meses, el 13 de marzo ambos alcanzaron las 11 cada uno, perdiendo la ventaja el día 19, recuperándola el Domingo de Pascua (23 de abril) de 14 a 13, perdiendo otra vez y esta vez para siempre el 1 de Mayo.
Fue durante este periodo, precisamente el 25 de Abril, cuando recibió una notable lección sobre la superioridad de los nuevos aeroplanos británicos. Como él mismo describió su ataque sobre dos Airco DH.2s, ” los dos trabajaron maravillosamente juntos … y logroran hacer 11 tiros en mi máquina. El depósito de gasolina, los puntales sobre el fuselaje, el tren de aterrizaje y el propulsor fueron golpeados… Esto no era un negocio agradable. ”

El 31 de mayo, Immelmann, Max von Mulzer, y otro piloto alemán atacaron una formación de siete aviones británicos. Él volaba un Fokker E.IV de dos armas, cuando abrió fuego, el engranaje de sincronización funcionó mal. Una corriente de balas cortó la punta de hélice. Esto sacudió el motor Oberursel del avión aflojándose de sus montajes antes de que él pudiera cortar la ignición y deslizarse a un aterrizaje forzoso, aunque logró salir ileso.

En la tarde del 18 de junio de 1916, Immelmann condujo un vuelo de cuatro Fokker E.III Eindeckers en busca de de ocho aviones F E.2b de reconocimiento de la 25 Squadron Royal Flying Corps (25ª Escuadrilla del real Cuerpo Aéreo) sobre la población de Sallaumines en el norte de Francia. La formación británica acababa de cruzar las líneas cerca de Arras, con la intención de fotografiar la infantería alemana y posiciones de artillería dentro del área, cuando la escuadrilla de Immelmann los interceptó. Después de un largo combate en retirada, dispersando a los participantes sobre un área de aproximadamente 30 millas cuadradas, el as logró derribar a uno avión enemigo, hiriendo tanto piloto como observador, siendo esta su 16ª victoria, aunque no sería confirmada.

A las 21:45 horas, de esa misma noche, volando en su Fokker E.III, 246/16 se encontró de nuevo con la escuadrilla, esta vez cerca del pueblo de Lens. Inmediatamente, logró derribar al FE.2b serie 4909, a causa de una explosión el piloto, Teniente J.R.B Savage, fue herido de muerte. Esta fue su 17ª victoria. La tripulación del segundo avión estaba compuesta por el alférez G. R. McCubbin, con el cabo J. H. Waller como artillero / observador, desde una posición de mayor altura se lanzó en picada disparando sobre la aeronave de Immelmann logrando afectar la hélice. La pérdida de una hoja podría haber sido la causa principal de la falla estructural. La vibración resultante de un motor a toda velocidad girando a la mitad de una hélice podría haber sacudido la frágil estructura destruyéndola en pedazos. A 2.000 metros, la cola de la aeronave se rompió, las alas se separaron o doblaron, por lo que el resto del fuselaje cayó, llevando al Oberleutnant (Teniente Mayor) de solo 25 años de edad, a su muerte.

Sin dudas era una terrible pérdida para la aviación alemana, pese a que contaba con un gran número de pilotos que demostraban una gran habilidad.

14479628_1754935534724113_4972011076720333605_n

 El Oberleutnant y primer as de la aviación alemana Max Immelmann posa junto a su Fokker E.III.
 
Deja un comentario

Publicado por en 18 junio, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: