RSS

Archivo de la categoría: Ejército alemán

Lothar von Richthofen


web

Lothar von Richtofen.

Lothar-Siegfried Freiherr von Richthofen (Breslau, 27 de septiembre de 1894 – Hamburgo, 4 de julio de 1922) fue un piloto y as alemán de la Primera Guerra Mundial acreditado con 40 victorias durante la guerra. Era el hermano más joven del as de la aviación Manfred von Richthofen (el “Barón Rojo”) y primo del mariscal de campo de la Luftwaffe Wolfram von Richthofen.

Tras comenzar la guerra como oficial de la caballería, Lothar fue transferido al servicio aéreo alemán del ejército (Luftstreitkräfte) en 1915, consiguiendo ser destinado a la Jasta 11 que mandaba su hermano Manfred.

Lothar voló durante el período de la dominación alemana conocido como Abril Sangriento en 1917 y al comienzo de mayo había anotado ya 16 victorias. Cuando Manfred se iba de permiso, Lothar asumía el mando de la escuadrilla. Manfred consideraba a su hermano algo imprudente, describiéndolo como un “tirador” más que “cazador”.

En la tarde del 7 de mayo, el Jasta 11 de Lothar se encontró cerca de Douai con once aviones británicos de la escuadrilla Nº 56 de la “élite”, incluyendo al as inglés Albert Ball.

En una batalla encarnizada y debido a la falta de visibilidad, el avión se fue de su ruta. Lothar fue atacado por el as inglés Albert Ball. Durante el combate ambos aviones chocaron, cayendo el avión de Ball tras las líneas alemanas. Ball murió, pero Lothar sobrevivió y fue acreditado con la victoria aunque probablemente el avión inglés se haya desorientado y perdido el control.

Lothar empezó a volar inmediatamente, aumentando su cuenta a 23 derribos antes del 13 de mayo en que, mientras perseguía a un BE.2, el fuego antiaéreo lo hirió en la cadera y se estrelló. El 14 de mayo le concedieron la Pour le Mérite, pero sus lesiones lo dejaron fuera de combate durante cinco meses. Lo hirieron otra vez, gravemente, en marzo de 1918.

Lothar anotó su victoria final el 12 de agosto de 1918, volando un Fokker D.VII momentos antes de que lo hirieran una vez más. En vista de la cantidad de tiempo que pasó en el frente y en hospitales, era uno de los ases más eficientes, posiblemente aún más que su hermano Manfred.

Después de la guerra, voló como piloto comercial. El 4 de julio de 1922 murió en accidente del avión D1481 que cubría el trayecto de Berlín a Hamburgo, debido a un fallo del motor.

 
Deja un comentario

Publicado por en 7 mayo, 2017 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Max Immelmann


web Max Immelmann (Dresde, 21 de septiembre de 1880 – † derribado sobre Annay-sous-Lens, Francia, 18 de junio de 1916) fue un piloto alemán de la Primera Guerra Mundial, hijo del propietario de una fabrica, Franz Immelmann, y de Gertrude Sidonie. Con 25 años ingresó en el Cuerpo de Cadetes de Dresde, donde se preparó para una exitosa carrera militar, y después de abandonar la escuela se unió al Regimiento de ff.cc. Eisenbahnregiment Berlin en 1911. Entre 1913 y 1914 estudió ingeniería mecánica en Dresde. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, se alistó en la Luftstreitkräfte y fue enviado para entrenarse en noviembre de 1914, entrando en el Cuerpo Aeronáutico (Luftstreitkräfte, después llamada Luftwaffe). Inicialmente se estacionó en el norte de Francia como piloto de reconocimiento asignado al “Feldfliegerabteilung 10”. El 3 de junio de 1915 fue derribado por un piloto francés, pero logró aterrizar detrás de las líneas alemanas. Se le condecoró por esto con la Cruz de Hierro de Segunda Clase. Posteriormente, en 1915, se convirtió en piloto de combate, ganándose el sobrenombre de “El Águila de Lille” (Der Adler von Lille). Immelmann dio nombre a una maniobra acrobática, combinando medio rizo con medio tonel desde lo alto. En el ápice del plano vertical, el avión era invertido y giraba 180º a la posición vertical. No está del todo demostrado que Immelmann pudiese hacer tal maniobra debido a las limitaciones de su avión, un Fokker monoplano. Es más probable que realizase una escalada con un reverso abrupto en lo alto, algo parecido a lo que hoy se llama Chandelle.

Max Immelmann en un Fokker E.I

 Fue el primer piloto galardonado con Pour le Mérite, el mayor honor militar alemán, que le fue entregado por Guillermo II de Alemania en enero de 1916. La medalla se comenzó a llamar la Blue Max en su honor. Oswald Boelcke recibió la medalla en la misma ceremonia.

En abril de 1916, es teniente del Cuerpo Aeronáutico y recibe el nuevo Fokker Eindecker E.III, que pese a ser de última generación presentaba diversos problemas de sincronización y mecanismo. Immelman murió en combate sobre Sallaumines, al norte de Francia, el 18 de junio de 1916. Algunas fuentes, entre ellas el Servicio del Aire Alemán de la época, afirmaron que la pérdida fue debida a la artillería antiaérea amiga. Otros, incluyendo su hermano, creen que el mecanismo de interrupción (diseñado para sincronizar el disparo a través de las aspas del avión con el giro de las mismas) falló catastróficamente. De acuerdo con la versión oficial británica, sin embargo, fue derribado por el piloto de un F. E. 2b, G. R. McCubbin, junto con el observador J. H. Waller, del escuadrón 25 de la Royal Flying Corps. Se le acreditan 15 victorias. Y posterior influencia en la aviación alemana.

Max Immelmann

2002-21019.jpg

Max Immelmann

Oberleutnant
Años de servicio 1914-1916
Apodo Der Adler von Lille (El Aguila de Lille)
Lealtad Flag of the German Empire.svg II Imperio Alemán
Servicio/rama Cross-Pattee-Heraldry.svg Luftstreitkräfte
Unidad FA 62
Condecoraciones
  • Prusia: Pour le Mérite Cruz de Hierro de Primera Clase Cruz de Hierro de Segunda Clase Cruz de Caballero con Espads de la Real Orden de la Casa de Hohenzollern
  • Sajonia: Orden Militar de San Enrique, Cruz de Comandante Orden Militar de San Enrique, Cruz de Caballero Orden Alberto, Caballero de 2ª Clase con Espadas Medalla de plata Friedrich August
  • Baviera: Orden al Merito Militar 4ª Clase con Espadas
  • Anhalt: Cruz Friedrich
  • Hamburgo: Cruz Hanseática
  • Imperio Alemán: Insignia de Piloto Militar
Participó en I Guerra Mundial

Nacimiento 21 de diciembre de 1880 Dresde, Alemania
Fallecimiento 18 de junio de 1916 Annay-sous-Lens Francia
Ocupación Militar
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 junio, 2015 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , ,

Wilhelm Canaris


web

Wilhelm Franz Canaris (Aplerbeck, Dortmund; 1 de enero de 1887 – Campo de concentración de Flossenbürg, 9 de abril de 1945) fue un oficial de la Marina Imperial y la Kriegsmarine que participó en la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Llegó a ser almirante y jefe de inteligencia de la Marina Imperial y el ejército alemán durante el nacionalsocialismo en Alemania. Fue jefe de la Abwehr y uno de los cabecillas en varias conspiraciones contra Hitler, principalmente en la Operación Valquiria, del 20 de julio de 1944, por el que fue condenado a la horca.

Trayectoria militar en la Primera Guerra Mundial

En la Marina Imperial

Pese a que su familia era de tradición industrial, dentro de su educación Canaris tomó clases de español e inglés y a los 18 años y con la oposición de su padre ingresó en la Marina Imperial Alemana. Sirvió como teniente a bordo del crucero gemelo del SMS Emden, el SMS Dresden, desde su misma botadura. Gestionó el traslado de alemanes avecindados en el puerto de Veracruz en México, en plena guerra civil.

Canaris sirvió de intérprete en varias ocasiones ante las autoridades mexicanas, ya que era el único tripulante que dominaba el español a la perfección.

Isla de Pascua

El inicio de la Primera Guerra Mundial lo sorprende en pleno Atlántico. El Dresden se dirige a Tsingtao y espera órdenes del Almirantazgo. Se reúne con la flota del almirante Maximilian von Spee en la Isla de Pascua.

A bordo del Dresden sirve como teniente, oficial de informaciones y ayudante del comandante Fritz Lüdecke. Sus compañeros le apodan Kieka o ‘mirón’ por su don de observación y profundización de las cosas.

Batalla de Coronel

Después de la Batalla de Coronel en las costas chilenas el 1 de noviembre de 1914, donde la escuadra de Von Spee vence a una escuadra inglesa, la flota se dirige al puerto de Valparaíso. Allí Canaris sirve de intérprete a von Spee ante las autoridades chilenas. Luego la flota alemana se dirige a las Islas Malvinas, donde es derrotada el 8 de diciembre de 1914 en la Batalla de las islas Malvinas.

El Dresden es el único buque superviviente, el cual se refugia durante meses en los canales australes de la Patagonia chilena, especialmente en la ría de Quintupeu, viviendo la tripulación de los recursos naturales y eludiendo a sus perseguidores ingleses. Más tarde, cuando pretendía ser abastecido en la islas Más Adentro, hoy Robinson Crusoe, del Archipiélago Juan Fernández en el mar territorial de Chile, es sorprendido por fuerzas inglesas y hundido por la tripulación mientras estaba bajo fuego enemigo, fondeado en la Bahía Cumberland de esa isla.

Internamiento en Chile

La tripulación sobreviviente del Dresden, Canaris entre ellos, es internada en Chile, en la isla Quiriquina —frente al puerto de Talcahuano— y, pese a que formalmente eran prisioneros, el relajamiento de las medidas de seguridad impuestas por la Armada chilena permitió a varios de los oficiales alemanes viajar a Concepción en más de una oportunidad.

El «chileno» Reed Rosas

El 6 de agosto de 1915, provisto de un pasaporte chileno auténtico que fue conseguido por agentes de la embajada alemana en Buenos Aires, a nombre de Reed Rosas, un modesto vendedor anglochileno, Canaris emprendió un viaje de 500 kilómetros en tren hacia Osorno, llegando a esta ciudad el 6 de agosto y alojándose en la mansión Geyso. El desplazamiento lo hizo valiéndose de su excelente dominio del español.

Finalmente, Canaris se fuga de Chile desde Osorno junto con otros compañeros de armas. Von Geyso lo envía al fundo de la familia alemana Eggers, en Puyehue, a fin de preparar el cruce de la cordillera de los Andes, lo que hizo solo y a caballo.

Al otro lado, en una de las puntas del Lago Nahuel Huapi, era esperado por otro integrante de la familia Eggers, que lo cruzó en bote hasta San Carlos de Bariloche, ubicándolo por algunos días en la estancia de Luis von Bulow. Allí fue recibido por el cónsul alemán Karl Wiederhold, quien le proporcionó ayuda.

Canaris finalmente consigue embarcarse hacia Alemania en un carguero holandés que lo llevó a Rotterdam, desde donde retornó a Alemania, donde fue bien recibido y rápidamente ascendido a capitán.

Más tarde fue asignado como comandante de un submarino en el Mediterráneo, acreditándosele 18 hundimientos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 noviembre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , ,

Paul von Lettow-Vorbeck (Reichsheer)


web

Paul Emil von Lettow-Vorbeck (20 de marzo de 1870 – 9 de marzo de 1964), comandante de la campaña del África Oriental Alemana durante la Primera Guerra Mundial, único frente de batalla en las colonias donde Alemania no fue derrotada.

Primeros años

Nació en una familia de militares en Saarlouis y estudió en la escuela de artillería, donde llegaría a ser oficial. En 1900 participó en la expedición internacional al Imperio Chino que combatió la rebelión de los Bóxers. Posteriormente fue enviado al África del Sudoeste Alemana, donde combatió contra los rebeldes hotentotes y hereros entre 1904 y 1908. Durante esta campaña fue herido en el ojo izquierdo y tuvo que pasar un tiempo recuperándose en Sudáfrica, donde conoció y se hizo amigo del militar y político sudafricano Jan Smuts, contra quien se vería obligado a combatir más tarde durante la I Guerra Mundial.

Entre 1909 y 1913 fue comandante del II Batallón de la Infantería Marina del Káiser. También dirigió entonces las Schutztruppe destacadas en la colonia del Camerún.

I Guerra Mundial

En 1914, poco antes de estallar el conflicto, Lettow-Vorbeck fue enviado al África Oriental Alemana donde se le encargó la dirección de las escasas fuerzas alemanas en la zona, compuestas por unos 3000 soldados alemanes apoyados por 12 compañías de askaris (guerreros nativos). Al iniciarse la guerra en Europa, Lettow-Vorbeck desoyó las órdenes de mantenerse a la defensiva dadas por el gobierno de Berlín y el gobernador Heinrich von Schnee, consciente de que la única posibilidad de victoria consistía en un buen ataque contra las colonias de los aliados que rodeaban a las posesiones alemanas, antes de que estuviesen preparados para repelerlo. En noviembre, las tropas coloniales británicas iniciaron un ataque anfibio contra la ciudad de Tanga, a los pies del Kilimanjaro, que se convertiría en la mayor batalla de la I Guerra Mundial en suelo africano. Tras derrotar a los británicos, las tropas alemanas iniciaron una serie de ataques contra las líneas de ferrocarril que los ingleses habían construido en África oriental. El 18 de enero de 1915 volvió a derrotar a los británicos en la batalla de Jassin. Estas victorias iniciales le permitieron capturar nuevas armas y víveres al enemigo con los que suministrar mejor a su ejército, pero le costaron demasiados soldados de su ya de por sí escasas tropas.

Las bajas forzaron a los alemanes a cambiar de estrategia, sustituyendo los combates directos por la guerra de guerrillas contra los británicos en sus colonias de Kenia y Rodesia. Los ataques contra fortificaciones, líneas de ferrocarril y comunicaciones se multiplicaron, con la intención de forzar a los británicos a enviar más hombres y armas a África a costa de retirarlos de Europa y facilitar así la victoria alemana en el Frente Occidental. Tras la inutilización del SMS Königsberg en el río Rufiji, la tripulación del navío desmontó la artillería del buque y se unió a las filas de Lettow, reforzándola con armas pesadas.

En marzo de 1916, los británicos lanzaron una nueva ofensiva compuesta por 45 000 hombres dirigidos por Jan Smuts. Los alemanes, nuevamente, rehusaron el combate directo y se aprovecharon de su conocimiento del terreno para emboscar a las tropas británicas, infligiéndoles graves derrotas como la de Mahiwa en octubre de 1917, en la que los británicos perdieron 1600 hombres y los alemanes solo 100. Lettow-Vorbeck pudo recuperar entonces el terreno perdido en los meses anteriores y penetrar en la colonia portuguesa de Mozambique, cuya metrópoli había declarado la guerra recientemente a Alemania. Las guarniciones portuguesas del norte fueron fácilmente derrotadas y sus víveres pasaron a las manos de Lettow-Vorbeck. En agosto de 1918 volvió a entrar en el África Oriental Alemana, desde donde se dirigió rápidamente a Rhodesia para eludir una trampa tendida por los británicos en la colonia alemana. El 13 de noviembre volvía a derrotarlos nuevamente en la batalla de Kasama, dos días después de producirse la rendición sin condiciones de Alemania en Europa. Diez días después, cuando Lettow-Vorbeck recibió la confirmación de que la rendición alemana era un hecho y no un simple rumor, sus tropas entregaron las armas en Abercorn, actualmente en Zambia.

El General Lettow-Vorbeck en un desfile militar en Berlín (1919)

Posguerra

Tras el armisticio, Paul von Lettow-Vorbeck inició una campaña para repatriar los soldados y prisioneros de guerra alemanes diseminados por el globo y exigió que las tropas de origen africano fueran tratadas de la misma manera que las europeas. Por entonces conoció a Richard Meinertzhagen, el oficial de la Inteligencia Británica que había tratado de darle caza sin éxito durante la guerra.

En enero de 1919 retornó a Alemania, donde fue aclamado como un héroe y fue ascendido a general en el último edicto firmado por el Káiser antes de su abdicación. Por ser el responsable del único ejército alemán imbatible en el campo de batalla, ganador de múltiples batallas y capaz de invadir con éxito territorio británico, su cuerpo de Schutztruppe fue el único autorizado a realizar un desfile de la victoria bajo la Puerta de Brandeburgo entre todos los que participaron en la I Guerra Mundial. También le fue conferida la condecoración militar Pour le Mérite debido a sus logros militares.

Durante el gobierno de la República de Weimar, Lettow-Vorbeck se convirtió en un activista del Partido Nacional del Pueblo de Alemania (DNVP), de ideología conservadora. Luego de varias huelgas y arrestos, trabajó en el Reichstag entre 1929 y 1930. Los nazis trataron de explotar su popularidad para su propia causa, a lo que él se opuso fervientemente. Existe la leyenda, nunca confirmada, de que Hitler le ofreció ser embajador en Londres, a lo que Von Lettow le respondió mandándole literalmente al infierno. Sin embargo, no rehusó ser nombrado «General para asuntos especiales» en 1938, un título simplemente honorífico y por el que nunca fue llamado a filas. Formó parte de la Wehrmacht sin unirse nunca al Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores.

En 1959 visitó de nuevo África Oriental, donde recibió una calurosa bienvenida por parte de sus antiguos askaris. Jan Smuts y otros oficiales británicos y sudafricanos contra los que combatió en la Gran Guerra le concedieron una pequeña pensión que recibió hasta su muerte en Hamburgo en 1964, donde está sepultado. Tras su fallecimiento, el gobierno alemán decidió distribuir una suma de dinero entre los antiguos soldados de Lettow en Tanzania. Para poder verificar que eran de verdad veteranos del ejército alemán (la mayoría había perdido su documentación hacía muchos años) se les proporcionó un palo de madera y se les mandó realizar varios ejercicios de fusil, bajo órdenes impartidas en alemán, idioma utilizado en su instrucción por los oficiales. Los ya ancianos demostraron recordar muy bien su instrucción, a pesar de haber pasado más de 40 años desde entonces.Bundesarchiv Bild 183-2007-0621-500, Paul Emil von Lettow-Vorbeck.jpg

Uno de los oficiales más jóvenes de Paul von Lettow-Vorbeck en África, Theodore von Hippel, tomó la guerrilla de éste como modelo para crear las tácticas de combate de los Brandenburgers, los comando de la Abwehr (inteligencia alemana) que operaron durante la II Guerra Mundial.

Generalmajor
Años de servicio 1890 – 1920
Apodo León de África
Lealtad Imperio Alemán
Servicio/rama Reichsheer
Condecoraciones Pour le Mérite
Mandos
  • 2º Batallón de la Infantería Marina
  • Schutztruppe de Camerún
  • Schutztruppe del África Oriental Alemana
Participó en Rebelión de los Bóxers
I Guerra Mundial
Nacimiento 20 de marzo de 1870
Saarlouis Imperio Alemán
Fallecimiento 9 de marzo de 1964
Hamburgo RFA
Ocupación Político
 
Deja un comentario

Publicado por en 3 noviembre, 2014 en 1914, Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , ,

Maximilian von Spee


web

El conde Maximilian Johannes Maria Hubert von Spee, también conocido como Maximilian Graf von Spee (Graf significa conde) (Copenhague, 22 de junio de 1861-Islas Malvinas, 8 de diciembre de 1914) fue un almirante de la Kaiserliche Marine en la I Guerra Mundial. Al mando de la escuadra compuesta por SMS Scharnhorst, SMS Gneisenau, SMS Dresden, SMS Leipzig y SMS Nürnberg venció a una escuadra inglesa en la batalla de Coronel, junto a la costa chilena, pero resultó muerto y su escuadra destruida el 14 de noviembre de 1914 en la batalla de las Malvinas.

Carrera militar

Maximilian von Spee

Se enroló en la Marina Imperial alemana en 1878. Entre 1887 y 1888, asumió el mando de los puertos Camerún, por aquel entonces perteneciente a la África Occidental Alemana. Posteriormente desempeñó varios puestos importantes en la administración naval, en áreas encargadas del desarrollo de armamento, hasta 1908, cuando fue nombrado jefe del Estado Mayor de la flota del Mar del Norte. En 1910 fue ascendido a contralmirante.

En 1912 fue designado para comandar el Escuadrón de Cruceros del Asia Oriental, con base en la colonia de Tsingtao. Tras iniciarse la Primera Guerra Mundial, se caracterizó por presentar batalla utilizando técnicas propias de un corsario, atacando con gran éxito el tráfico mercante de las naciones aliadas. Pero su flota estaba amenazada, inicialmente por la marina australiana, a la que posteriormente se añadiría la Armada Imperial Japonesa tras su entrada en la guerra en la Batalla de Tsingtao. Sabedor de su precaria situación frente a marinas a las que respetaba y que eran muy superiores en número y poderío (como dato, decir que tan sólo el crucero Indefatigable, buque insignia de la marina australiana, igualaba a todas sus fuerzas), decidió trasladar sus acciones bélicas a las costas de Chile.

Durante una escala en la Isla de Pascua logró recuperar dos cruceros ligeros suplementarios y se dirigió a Valparaíso y posteriormente al sur, donde se desarrolló la Batalla de Coronel, en la que logró hundir los acorazados británicos HMS Good Hope y el HMS Monmouth , y en la que perderían la vida el contralmirante inglés Christopher Cradock y 1650 de sus hombres.

Esta victoria sellaría el destino de Spee, ya que los británicos querían vengarse de la afrenta sufrida y enviaron refuerzos a la zona. Von Spee vaciló ante la orden de regresar a Alemania con sus barcos. Finalmente, el 8 de diciembre de 1914, cuando ya se había puesto en camino y navegaba a través del Atlántico Sur con la intención de atacar Puerto Stanley en las islas Malvinas, se encontró repentinamente con el vicealmirante Frederick Sturdee que en esos momentos repostaba carbón para su flota al interior del puerto, compuesta por dos cruceros, un acorazado y cinco cruceros ligeros. Spee no supo apreciar la efímera ventaja táctica que tenía en ese momento frente a una flota inmovilizada pudiendo destruirla al ancla, Sturdee engañó a Spee haciéndole creer que se hacía a la mar al usar la artillería del vetusto HMS Canopus (único buque en condiciones de usarla) logrando hacer huir a la agrupación de Spee hacía el sur.

La Batalla de las Islas Malvinas resultó muy desigual, y sólo el crucero SMS Dresden pudo salvarse de la destrucción. Von Spee moriría al ser destruido el SMS Scharnhorst, su buque insignia, al igual que sus dos hijos, Heinrich y Otto, oficiales navales en el SMS Gneisenau y el SMS Nürnberg, respectivamente, junto a la mayoría de las tripulaciones. Desde esta derrota, la marina alemana limitó su presencia en ultramar a submarinos y a barcos mercantes camuflados.

Barcos bautizados en su honor

Varios navíos alemanes han honrado al almirante von Spee portando su nombre:

  • En 1917, un crucero de la clase Mackensen, cuya construcción no pudo completarse antes del armisticio.
  • En 1934, un acorazado de bolsillo de la clase Deutschland, que por una ironía del destino fue uno de los pocos buques de la Segunda Guerra Mundial destruido cerca del Atlántico Sur, donde von Spee había encontrado la muerte (1939).
  • Entre 1959 y 1967, un barco de entrenamiento de la Bundesmarine.
 
Deja un comentario

Publicado por en 1 noviembre, 2014 en 1914, Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , ,

Alfred von Tirpitz


web

Alfred von Tirpitz (19 de marzo de 1849 – 6 de marzo de 1930) fue un Almirante y Comandante de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial alemana) en 1892, Contraalmirante en 1895, y ministro alemán de Marina desde 1911. Nombrado Gran Almirante (deutscher Großadmiral) durante la Primera Guerra Mundial, de 1914 a 1916. Después de terminada su carrera militar, ingresó a la política y fue representante del Partido Popular Nacional Alemán, entre 1924 y 1928.

Biografía

Ingresó en 1865 en la Marina prusiana, donde desarrolló su carrera militar. Siempre mostró gran interés por la aplicación de la tecnología en el ámbito del armamento naval. Esta faceta llamó la atención de sus superiores, que le ofrecieron un cargo importante en los talleres donde se diseñaban y producían las nuevas armas. El objetivo de este proyecto era potenciar la fabricación propia. En la década de 1880, Tirpitz abandonó este puesto para proseguir ascendiendo en su carrera militar.

En 1890 fue nombrado jefe de Estado Mayor, y siete años después ministro de la Marina. En esta época mantuvo una estrecha colaboración con el káiser Guillermo II. Desde este cargo introdujo varias reformas para potenciar la Marina de guerra, además de incrementar el armamento, los buques, acorazados, cruceros, etc., siempre con la más alta tecnología. Hizo construir veintiocho submarinos para enfrentarse a los ingleses, cuya Armada era muy superior. En esta carrera armamentística se encontró con la oposición del resto de los militares, que criticaban los presupuestos que acaparaba.

Defendió la guerra naval. Fue el responsable del hundimiento del transatlántico RMS Lusitania de bandera británica. De los casi 2.000 pasajeros que viajaban, sólo se salvaron 700. El hecho de que 128 fueran estadounidenses, provocó que Estados Unidos entrara en el conflicto. En su defensa, Tirpitz alegó que el RMS Lusitania transportaba armas. Este hecho le costó su dimisión en 1916. Pero este acontecimiento le veremos más adelante.

Alfred von Tirpitz
Alfred von Tirpitz.jpg
El Gran Almirante Alfred von Tirpitz
Gran Almirante
Años de servicio 1869-1916
Lealtad Flag of Prussia 1892-1918.svg Prusia
Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Servicio/rama War Ensign of Prussia (1816).svg Marina prusiana
Bandera naval de Imperio alemán Kaiserliche Marine
Mandos Ministro de marina del Imperio alemán
Participó en • Guerra Franco-Prusiana
• Primera Guerra Mundial

Nacimiento 19 de marzo de 1849
Küstrin, Brandemburgo, Prusia
Fallecimiento 6 de marzo de 1930
Ebenhausen, cerca de Múnich
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 octubre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , ,

Ludwig von Reuter


web

Ludwig von Reuter (9 de febrero de 1869 – 18 de diciembre de 1943) fue un Almirante alemán durante la Primera Guerra Mundial, que comandaba la Flota de Alta Mar de la Armada Imperial Alemana cuando esta fue internada en Scapa Flow al final de la guerra. El 21 de junio de 1919 ordenó echar a pique la flota para evitar que los británicos o sus aliados se apoderaran de los buques.

Servicio

Von Reuter nació en Guben (Brandeburgo), en el seno de una familia de militares prusianos. Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, era capitán de navío, al mando del crucero de batalla SMS Derfflinger, el cual comandó durante la Batalla de Dogger Bank. En septiembre de 1915 ascendió a comodoro y se le dio el mando del IV Grupo de Exploración, con cinco cruceros ligeros bajo su mando, con los que participó en la batalla de Jutlandia. Ascendido a contraalmirante, fue puesto al mando del II Grupo de Reconocimiento, una flota de seis cruceros ligeros, al frente de la cual comandó la acción que dio lugar en noviembre de 1917 a la segunda batalla de Heligoland, donde enfrentado al ataque por sorpresa de una flotilla numéricamente superior de navíos británicos, dirigió exitosamente la retirada bajo el fuego enemigo hasta alcanzar la protección de los acorazados SMS Kaiser y SMS Kaiserin.

Tras el armisticio al final de la contienda, se ordenó al almirante von Reuter que mandara de la flota para ser internada en Scapa Flow hasta que se decidiera sobre su destino en el Tratado de Versalles. El almirante Franz von Hipper, comandante en jefe de la Flota de Alta Mar, había rehusado llevar sus buques al internamiento.

Antes de que la delegación alemana firmara el tratado de Versalles, von Reuter previó que sus buques serían repartidos entre los victoriosos aliados. Para evitarlo, ordenó que los 74 buques fueran echados a pique el 21 de junio de 1919, usando una inusual bandera de señales agregada previamente (una referencia a una canción estudiantil alemana en la que se pide más líquido). Sin que los británicos lo supieran, todos los buques se habían preparado para esta acción. En apenas cinco horas, 10 acorazados, 5 cruceros de batalla, 5 cruceros ligeros y 44 destructores se hundieron en Scapa Flow. El acorazado SMS Baden, los cuatro cruceros ligeros SMS Emden, SMS Nürnberg, SMS Frankfurt y SMS Bremen y 14 destructores fueron embarrancados por personal británico en aguas poco profundas cuando pudieron intervenir. Únicamente cuatro destructores permanecieron a flote. Nueve alemanes fueron asesinados por los británicos, incluido el capitán del SMS Markgraf en un intento de hacerles retornar a los buques que abandonaban en botes salvavidas.

Von Reuter fue vilipendiado en Gran Bretaña, y hecho prisionero de guerra junto con los otros 1773 oficiales y tripulantes que componían las tripulaciones reducidas de los buques. En Alemania, se alabó su acción y fue tratado como un héroe que había protegido el honor de la flota al evitar que esta fuera entregada al enemigo. Se retiró del servició activo y de la vida pública. En agosto de 1939 se le nombró chargierter admiral (es decir, se le promovió al rango de almirante a título honorífico, en reconocimiento a los servicios prestados a lo largo de su vida). Falleció en Potsdam en 1943.

Ludwig von Reuter
WP Ludwig von Reuter.jpg
Ludwig von Reuter
Contralmirante
Lealtad Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Servicio/rama Bandera naval de Imperio alemán Kaiserliche Marine
Unidad • SMS Derfflinger
Condecoraciones PRU Roter Adlerorden BAR.svg Orden del Águila Roja
Orden de la Corona (Prusia)
Orden de Hohenzollern
D-PRU EK 1914 1 Klasse BAR.svg Cruz de Hierro de I y de II clase
Cruz de Servicio (Prusia)
Orden al mérito Militar (Baviera)
Cruz Hanseática
Cruz de Federico Augusto
Royal.Albert.Order.Saxe.PNG Orden de Adalberto
Participó en Primera Guerra Mundial
• Batalla de Dogger Bank
• Batalla de Jutlandia
• Hundimiento de la flota alemana en Scapa Flow

Nacimiento 1869
Guben
Fallecimiento 1943
Potsdam
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 octubre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Reinhard Scheer


web

Reinhard Scheer (30 de septiembre de 1863 – 26 de noviembre de 1928) fue almirante de la Marina Imperial alemana, a la que se unió en 1879 como cadete. Progresó hasta llegar a ser comandante de numerosos cruceros y acorazados, y hombre fuerte en el Ejército Imperial. Al estallido de la Primera Guerra Mundial Scheer era comandante del II Escuadrón de Cruceros de Batalla de la Flota de Alta Mar alemana, y a continuación tomó el mando del III Escuadrón, compuesto por los más modernos y poderosos navíos de la Marina Imperial. En enero de 1916 fue ascendido a Almirante y tomó el control de toda la Flota de Alta Mar, a la que lideró en la Batalla de Jutlandia entre el 31 de mayo y el 1 de junio de 1916, una de las mayores confrontaciones navales de la historia.

Tras esta batalla Scheer unió su voz a los que pedían la guerra submarina sin restricciones contra los Aliados de la Triple Entente, algo que el Káiser Guillermo II de Alemania permitió finalmente. En agosto de 1918 Scheer fue nombrado Jefe del Estado Mayor Naval, siendo sustituido por el almirante Franz von Hipper como comandante de la Flota de Alta Mar. Juntos planearon una última batalla contra la Gran Flota británica, pero el amotinamiento de los marineros alemanes, cansados de un conflicto ya perdido, provocó su cancelación. Scheer se retiró al acabar la guerra, en 1918.

Hombre estricto y disciplinado, en la Marina Scheer era conocido popularmente como «El hombre de la máscara de hierro», debido a su apariencia severa. En 1919 escribió sus memorias sobre la guerra y en 1925 su autobiografía. Murió en Marktredwitz en 1928 y fue enterrado en el cementerio municipal de Weimar. La marina alemana durante la República de Weimar, la Reichsmarine, lo homenajeó con la botadura en 1933 del crucero pesado

Carrera en la Marina

Reinhard Scheer nació en Obernkirchen, Baja Sajonia, en una familia de clase media, procedencia que en un principio dificultó su carrera naval en una Marina dominada por las familias ricas. Ingresó en la marina como cadete el 22 de abril de 1879, con 15 años. Su primer destino en el mar fue la fragata SMS Niobe, donde comenzó a aprender navegación e ingeniería. De vuelta en Alemania ingresó en la Escuela Naval de Kiel para formarse como oficial. Recibió sólo una escasa calificación de «satisfactorio» en su primer año como cadete, pero en el segundo obtuvo la segunda mejor nota en el Examen de Cadete del Mar. Tras graduarse aquí, Scheer se embarcó en un programa de entrenamiento especial de seis meses para artillería, guerra torpedera y entrenamiento de infantería. Posteriormente fue asignado al buque para el entrenamiento de artillería SMS Renown. Asimismo, estuvo un corto espacio de tiempo en la fragata acorazada SMS Friedrich Carl, rematando su formación como cadete en una vuelta al mundo a bordo del crucero protegido SMS Hertha, circunnavegación que le llevó a los puertos de Melbourne, Yokohama, Kobe, Nagasaki y Shanghái.

Tras su comisión en la Marina Imperial, fue destinado al Escuadrón de África Oriental, con el que realizó una gira entre 1884-86. Fue asignado a la tripulación de la fragata SMS Bismarck y ascendido a teniente. También hizo interesantes amistades en África, como Henning von Holtzendorff, futuro Comandante de la Flota de Alta Mar. Durante esta asignación al escuadrón africano, Scheer pudo participar en el derrocamiento de un cacique pro británico en Camerún.

De vuelta en Alemania, Scheer continuó con su entrenamiento torpedero en el SMS Blücher, de enero a mayo de 1888, mes en que retornó a África como oficial torpedero a bordo de la corbeta SMS Sophie, destino que se prolongó hasta el verano de 1890. Entonces Scheer retornó a su patria para ser nombrado instructor del Comando de Investigación Torpedera en Kiel. Hasta este momento de su carrera, Scheer se había labrado una sólida reputación como especialista torpedero. Estando en Kiel pudo conocer a Alfred von Tirpitz, quien tomó nota de su experiencia. Cuando Von Tirpitz fue ascendido a la Secretaría de Estado de la Oficina Imperial Naval, en 1897, transfirió a Scheer a la Reichsmarineamt para trabajar en la sección de torpedos.

Tras ascender a capitán de corbeta, le fue asignado el comando del crucero ligero SMS Gazelle. En 1905 ya era capitán de navío y en 1907 tomó el comando del acorazado SMS Elsaß, donde permanecería dos años. Un informe de 1 de diciembre de 1909 recomendaba a Scheer para un ascenso, convirtiéndose así en Jefe de Personal del oficial comandante de la Flota de Alta Mar, almirante Henning von Holtzendorff, bajo cuyo mando Scheer ya había servido en el crucero SMS Prinzess Wilhelm. Tras seis meses aquí y con sólo 47 años, Scheer ya era oficial de bandera. Ocupó el cargo de Jefe de Personal hasta finales de 1911, cuando fue enviado de nuevo a la Reichsmarineamt de Von Tirpitz. Tras esto ocuparía el puesto de Jefe del Departamento General Naval, nombramiento con el que pudo volver a la mar como comandante de los seis barcos de guerra del II Escuadrón de Batalla de la Flota de Alta Mar, en enero de 1913.

Primera Guerra Mundial

El 9 de diciembre de 1913, Scheer fue ascendido a Almirante, aunque permaneció en el II Escuadrón de Batalla hasta enero de 1915, cuando ya se había iniciado la Primera Guerra Mundial. A partir de entonces tomó el mando del III Escuadrón de Batalla, formado por los más poderosos acorazados de la Marina Imperial: los dreadnoughts de clase König y Káiser. Al mando de esta poderosa fuerza Scheer dirigió diversos ataques contra las costas británicas para atraer segmentos de la numéricamente superior Marina Real Británica. Fue muy crítico con el almirante Friedrich von Ingenohl, a quien consideraba excesivamente prudente.

Tras los bombardeos de Scarborough, Hartlepool y Whitby, acción en la que Ingenohl se había retirado ante una escuadra británica muy inferior, Scheer comentó: «[Ingenohl] nos había robado la oportunidad de conocer algunas divisiones del enemigo de acuerdo al plan preestablecido, que ahora nos parece correcto.» Tras la pérdida del SMS Blücher en la Batalla del Banco Dogger, en enero de 1915, el Káiser destituyó a Von Ingenohl el 2 de febrero. Le sustituyó el almirante Hugo von Pohl, otro hombre sumamente precavido que en lo que restaba de 1915 sólo llevó a cabo cinco ineficaces acciones con la flota y siempre en el radio de 120 millas náuticas de la isla de Heligoland.

Mando de la Flota de Alta Mar

El 18 de enero de 1916 Reinhard Scheer se convirtió en Comandante de la Flota de Alta Mar en sustitución de Hugo von Pohl, que se había puesto enfermo. Una vez ascendido, Scheer escribió Principios rectores de la guerra marítima en el Mar del Norte, donde expuso sus planes estratégicos. Su idea central era que la Gran Flota británica debía ser presionada por el aumento de la actividad de los submarinos U-boot, las incursiones en dirigibles zeppelín y las salidas de la Flota de Alta Mar. La Gran Flota se vería así forzada a abandonar el bloqueo a distancia y tendría que atacar a la flota alemana. El Káiser aprobó el memorando el 23 de febrero de 1916. Ahora Scheer podría utilizar la flota de forma más agresiva.

Después de que Guillermo II prohibiera la guerra submarina sin restricciones el 24 de abril de 1916, Scheer ordenó el regreso a Alemania de todos los U-boot que operaban en el Atlántico y el fin de sus ataques al comercio. Su intención era enviarlos a apoyar a la flota atacando los buques británicos cuando dejaran sus grandes bases navales. Los submarinos podrían interceptar las fuerzas británicas en sus salidas al mar provocadas por los bombardeos del I Grupo de Reconocimiento del almirante Franz von Hipper. Scheer planeó la operación para el 17 de mayo, pero las reparaciones que estaba recibiendo el crucero de batalla SMS Seydlitz tras las acciones del mes anterior y los problemas de condensador en varios acorazados del III Escuadrón de Batalla, retrasaron su ejecución hasta el día 31.

La Batalla de Jutlandia

Reinhard Scheer (centro) con su Estado Mayor en 1916.

 La flota del almirante Scheer, compuesta por 16 dreadnoughts, 6 pre-dreadnoughts, 6 cruceros ligeros y 31 buques torpederos, dejó el estuario del río Jade la mañana del día 31. La flota navegó junto con los cinco cruceros de batalla, cruceros de soporte y buques torpederos de Franz von Hipper. La inteligencia británica y sus criptógrafos habían interceptado y descifrado los mensajes de radio alemanes que contaban sus planes, y así tenían lista su Gran Flota, compuesta por 28 acorazados y 9 cruceros de batalla. La noche anterior esta fuerza ya estaba preparada para salir al encuentro de los alemanes con el fin de detenerlos y aniquilarlos.

A las 16:00 se vieron las caras las dos flotas y comenzó el intercambio de fuego con los navíos de Hipper en el flanco sur, por donde debía aparecer la flota de Scheer. En estos primeros momentos del combate los barcos de Hipper consiguieron hundir los cruceros de batalla Indefatigable y Queen Mary, y al llegar la Flota de Alta Mar, el vicealmirante David Beatty viró al norte para atraer a los alemanes a la zona por la que llegaba rápidamente la Gran Flota, comandada por el almirante John Jellicoe. En este movimiento hacia el norte, la flota de Franz von Hipper continuó rodeando tanto los cruceros de batalla de Beatty como los navíos clase Queen Elizabeth del 5º Escuadrón de Batalla. A las 18:30 la Gran Flota llegó a escena y se desplegó en una posición que cruzaría la T de la formación de Scheer. Para sacar a su flota de esta peligrosa posición Scheer ordenó un giro de 16 puntos en dirección sur-oeste, y a las 18:55 ordenó un segundo giro de otros 16 puntos para lanzar un ataque contra la flota británica. Más tarde Scheer explicó su razonamiento:

Era demasiado pronto para asumir la orden de cruce nocturno. El enemigo podría habernos motivado para luchar antes de que oscureciera, podría habernos impedido ejercer nuestra iniciativa y podría habernos cortado el retorno a la bahía alemana. Sólo había una manera de evitarlo: infligir un segundo golpe contra el enemigo con otro avance a través de su formación sin reparar en el coste… También ofreció la posibilidad de un último intento de brindar ayuda a los duramente presionados Wiesbaden, o al menos rescatar su compañía de barcos.

Esta maniobra puso de nuevo a Scheer en una posición peligrosa; Jellicoe había movido al sur su flota y cruzado la T de su posición. Una tercera vuelta de 16 puntos fue cubierta con una carga de los mermados cruceros del almirante Hipper. Entonces Scheer ordenó a la flota adoptar la formación de cruce nocturno, completada a las 23:40. Se produjeron una serie de enfrentamientos feroces entre los acorazados de Scheer y los destructores de Jellicoe, pero los alemanes consiguieron abrirse camino a través de las líneas británicas y ganar Horns Reef. La Flota de Alta Mar llegó al río Jade entre las 13:00 y las 14:45 del 1 de junio; Scheer ordenó a los cruceros menos dañados del I Escuadrón tomar posiciones defensivas en la rada del Jade mientras que los acorazados clase Káiser eran llevados a tareas de reparación en Wilhelmshaven.

Tras Jutlandia

Tras el fin de la batalla Scheer escribió una evaluación de la participación para el Káiser. En ella el almirante insistía en la reanudación de la guerra submarina sin restricciones en el Atlántico, pues creía que era la única manera de derrotar al Reino Unido. Scheer pasó el resto de ese año discutiendo la cuestión con el Comando Naval hasta que, finalmente, prevaleció su opinión y la guerra submarina sin restricciones fue reanudada en febrero de 1917. A pesar de su convicción de que sólo los submarinos podrían derrotar a la flota inglesa, Scheer continuó atacando con la flota de superficie, y así, el 18 y 19 de agosto de 1916 la Flota de Alta Mar había vuelto a hacer un intento de atraer y derrotar el escuadrón de cruceros de batalla del almirante Beatty. La Marina Real Británica nuevamente interceptó y decodificó los radiomensajes alemanes y envió a la Gran Flota a su encuentro, pero en este caso Scheer lo supo a tiempo y pudo retirarse de vuelta a Alemania. A finales de 1917 Scheer comenzó a emplear los buques ligeros de su flota para atacar los convoyes británicos a Noruega y el Mar del Norte, lo que obligó a los británicos a disponer escoltas de buques de guerra. Esto le presentó a Scheer la oportunidad de aislar y destruir varios navíos de la Gran Flota. Con ese fin, el 23 de abril de 1918 envió a toda la Flota de Alta Mar a interceptar uno de esos convoyes, pero los cruceros de batalla del almirante Franz von Hipper cruzaron en varias ocasiones las rutas que éstos solían emplear sin encontrarse con ninguno. Más tarde se supo que la inteligencia alemana había calculado mal la fecha de salida de estos convoyes desde Gran Bretaña, por lo que a las 19:00 del mismo día la Flota Imperial no tuvo más remedio que poner rumbo sur hacia sus bases en el Mar del Norte.

Jefe del Estado Mayor Naval

En junio de 1918, Scheer fue informado de que el estado de salud Almirante Von Holtzendorff no le permitía permanecer en su puesto como jefe del personal naval mucho más tiempo, y el 28 de julio le hicieron saber que Von Holtzendorff había presentado su renuncia al Káiser. Dos semanas después, el 11 de agosto de 1918, Scheer fue ascendido a Jefe del Estado Mayor Naval, mientras que su subordinado Franz von Hipper le sucedió como comandante de la Flota de Alta Mar. Al día siguiente Scheer se reunió con el mariscal de campo Paul von Hindenburg y con el general Erich Ludendorff para discutir el deterioro de la situación en la guerra. Los tres coincidieron en que una campaña de los submarinos U-boot sería la única esperanza de una victoria alemana, ya que el ejército alemán había sido puesto a la defensiva. Scheer llamó entonces a un programa de choque para construir un número mucho mayor de submarinos, y estipuló que, al menos, debían fabricarse 16 submarinos adicionales al mes en el último cuarto de 1918, cifra que debería ampliarse a 30 adicionales por mes en el tercer cuarto de 1919. En total, el plan preveía entre 376 y 450 nuevos U-boot. Sin embargo, el historiador naval alemán Holger Herwig sugirió que el programa fue «un esfuerzo de propaganda masiva diseñada para tener efecto dentro y fuera de Alemania.»

En octubre, con la guerra prácticamente perdida, Scheer y Hipper planearon un último ataque de su flota contra la Gran Flota británica. La idea de Scheer era infligir el máximo daño posible a los ingleses, sin reparar en las pérdidas que sufriría la Flota de Alta Mar, y así colocar a Alemania en una posición más fuerte de cara a la negociación. El plan incluía dos ataques simultáneos por parte de cruceros ligeros y destructores, uno en Flandes y el otro contra la navegación en el estuario del río Támesis. Los cinco cruceros de batalla darían apoyo al ataque en el Támesis y los dreadnoughts se mantendrían fuera de Flandes. Tras estas dos acciones, la flota se concentraría frente a la costa holandesa para plantar batalla a la Gran Flota británica. Mientras la flota se concentraba en Wilhelmshaven surgió un serio problema: los marineros, cansados de una guerra larga y brutal que estaba perdida, comenzaron a desertar en masa. Por ejemplo, aprovechando la estancia en puerto del Von der Tann y el Derfflinger, 300 marineros de ambos buques saltaron por la borda y se fueron. El 24 de octubre de 1918 se dio la orden le soltar amarras del puerto de Wilhelmshaven, pero la noche del 29 los marineros de varios buques se amotinaron: tres barcos del III Escuadrón se negaron a levar anclas y en los acorazados SMS Thüringen y SMS Helgoland se produjeron actos de sabotaje. Vista la rebelión, la orden de partir fue anulada y la operación contra los británicos cancelada. Además, en un intento por sofocar el motín, los escuadrones de la Flota de Alta Mar fueron dispersados.

Posguerra

Funeral de Scheer en Weimar, noviembre de 1928. El féretro fue acompañado de una guardia de honor.

 Scheer escribió sus memorias de guerra en 1919. En octubre de 1920 un intruso allanó su casa y asesinó a su esposa Emilie y a su criada, además de dejar malherida su hija Else. El asaltante después se suicidó en el sótano de la vivienda. Tras este terrible golpe, Reinhard Scheer se retiró en soledad. Escribió una autobiografía, titulada De velero a submarinoVom Segelschiff zum U-Boot—, que fue publicada el 6 de noviembre de 1925.

En 1928 Scheer aceptó una invitación para reunirse en Inglaterra con su adversario en la Batalla de Jutlandia, John Jellicoe. Sin embargo, Scheer falleció en la localidad de Marktredwitz antes de poder iniciar el viaje, a la edad de 65 años. Fue enterrado en el cementerio municipal de Weimar. Su lápida reza: hier ruht admiral reinhard scheer —Aquí yace el almirante Reinhard Scheer—, junto con las fechas de su vida, su bandera en un aplique de metal y la única palabra skagerrak, la denominación alemana para la Batalla de Jutlandia. El crucero pesado Admiral Scheer fue botado en 1933 en su honor por la Reichsmarine de la República de Weimar y amadrinado por su hija Marianne.

Reinhard Scheer
Admiral Scheer.jpg
El Almirante Reinhard Scheer
Almirante
Años de servicio 1879-1918
Apodo El hombre de la máscara de hierro
Lealtad Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Servicio/rama Bandera naval de Imperio alemán Kaiserliche Marine
Condecoraciones Pour le Mérite con Hojas de Roble
Mandos Comandante en jefe de la Flota de Alta Mar alemana (1916-18)
Jefe del Estado Mayor Naval (1918)
Participó en Primera Guerra Mundial

  • Batalla de Jutlandia

Nacimiento 30 de septiembre de 1863
Obernkirchen, Baja Sajonia
Fallecimiento 26 de noviembre de 1928
Marktredwitz, Alemania
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 octubre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Erich von Falkenhayn


web

Erich von Falkenhayn (Graudenz, Prusia Occidental, 11 de septiembre de 1861—Potsdam, 8 de abril de 1922) fue un general alemán. Ocupó el cargo de Ministro de Guerra de Prusia y fue Jefe del Estado Mayor del ejército germano durante los dos años iniciales de la Primera Guerra Mundial.

Primeros años

Nacido en Burg Belchau, cerca de Graudenz en la provincia de Prusia, Erich Georg Anton Sebastian von Falkenhayn se convirtió en un soldado de carrera. Entre 1896 y 1903 sirvió en la China de la dinastía Qing, y vio acción durante el Levantamiento de los bóxers. Posteriormente, el ejército lo envió a Braunschweig, Metz y Magdeburgo, con rango cada vez mayor. En 1913 se convirtió en Ministro de Guerra de Prusia, cargo desde el que actuó como uno de los jugadores clave en la génesis de la Primera Guerra Mundial tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo. Como la mayoría de militares alemanes, no esperaba el desencadenamiento de una guerra mundial, pero muy pronto abrazó la idea y fue uno de los que aconsejaron al Kaiser Guillermo II declarar la guerra.

Primera Guerra Mundial

Erich von Falkenhayn en 1917.

Durante la Primera Guerra Mundial, Erich von Falkenhayn sucedió a Moltke como Jefe del Estado Mayor del Ejército alemán el 14 de septiembre de 1914, tras la primera batalla del Marne. Al contrario que Moltke, von Falkenhayn utilizaba tácticas mucho más elaboradas y cuidadas. Por esta época mantuvo discusiones con Paul von Hindenburg y Erich Ludendorff, pues ellos eran partidarios de enviar tropas al frente ruso, mientras que él creía que el objetivo principal era la frontera occidental. Los adversarios de la estrategia de Falkenhayn contaban con el apoyo del alto mando austrohúngaro. El verdadero objetivo de von Falkenhayn era el de conseguir entrar en una guerra de desgaste que agotara ambas economías, cosa que logró durante la batalla de Verdún. Lo mismo intentó en la Batalla del Somme, que finalizó con victoria de la Triple Entente. Más de medio millón de soldados alemanes murieron en el fango de Verdún.

Ataque de Rumanía y al mando del frente rumano

Von Falkenhayn en el frente rumano de Transilvania en el invierno de 1916.

El ataque de Rumanía el 27 de agosto de 1916 cogió a Falkenhayn desprevenido. Aunque había rumores desde hacía meses de la próxima entrada en la contienda de Rumanía del lado de la Triple Entente, Falkenhayn suponía que este se produciría en septiembre, tras la recogida de la cosecha. Su error al prever la fecha del ataque llevó al emperador Guillermo a dar momentáneamente la guerra por perdida. Pocos días después el káiser decidió sustituir a von Falkenhayn por Paul von Hindenburg, dando paso a los partidarios de una guerra total, dispuestos a utilizar la guerra submarina para derrotar primero a Gran Bretaña para luego concentrarse en Francia y Imperio ruso.

Von Falkenhayn fue enviado al frente transilvano, frenando rápidamente el avance rumano. Gracias a un ataque en pinza desde Bulgaria y Transilvania, consiguió derrotar a los ejércitos rumanos en Valaquia y conquistar la región, entrando en Bucarest a comienzos de diciembre de 1916.

En Oriente Próximo

Después de este éxito, von Falkenhayn fue destinado a Gaza a comandar tropas otomanas contra los ingleses a principios de 1917. Sin embargo, en octubre es derrotado por el general Allenby y pierde la ciudad santa de Jerusalén en diciembre. Después de estos fracasos, von Falkenhayn decide dimitir y lo sustituye Liman von Sanders.

Papel de Falkenhayn en la crisis de julio de 1914

El 5 y el 6 de julio, Falkenhayn y los otros militares del alto mando alemán, a saber, Moltke y Moriz von Lyncker apoyan al káiser Guillermo II y al canciller Bethmann-Hollweg para dar al embajador de Austria-Hungría y al enviado especial de Francisco José, Alexander Hoyos (portador de una carta personal del emperador Guillermo II), la tranquilidad de que Alemania sostendría sin reserva las acciones que el Imperio austrohúngaro sostuviese contra Serbia.

Bibliografía

Vermes, Gabor (1985). Istvan Tisza (en inglés). East European Monographs. p. 627. 

Erich von Falkenhayn

Erich von Falkenhayn

Erich von Falkenhayn en 1913

Ministro de Guerra de Prusia
7 de junio de 1913-21 de enero de 1915
Monarca Guillermo II de Alemania
Primer ministro Theobald von Bethmann-Hollweg
Predecesor Josias von Heeringen
Sucesor Adolf Wild von Hohenborn

Jefe del Estado Mayor alemán
14 de septiembre de 1914-19 de agosto de 1916
Monarca Guillermo II de Alemania
Primer ministro Theobald von Bethmann-Hollweg
Predecesor Helmuth Johannes Ludwig von Moltke
Sucesor Paul von Hindenburg

Datos personales
Nacimiento 11 de septiembre de 1861
Graudenz, Prusia Occidental, Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Fallecimiento 8 de abril de 1922 (60 años)
Palacio de Lindstedt, cerca de Potsdam
 
Deja un comentario

Publicado por en 6 septiembre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , , ,

Helmuth von Moltke (el jóven)


web

(La aclaración se debe a que, durante el siglo XIX, otro militar con el mismo nombre alcanzó altas cotas de fama como Mariscal de Campo durante la guerra Franco-Prusiana; el joven era sobrino del viejo).

No es muy fácil destacar en la vida cuando un pariente tuyo, del que has heredado el nombre, es uno de los más grandes héroes de tu país, aunque también puede ser una ventaja. Es prácticamente imposible dirimir si el más joven alcanzó su posición por sus propios méritos o mucho tuvo que ver la influencia de su tío, yo me inclino por esto último, pues mientras el primero demostró sus capacidades estratégicas y de liderazgo, el segundo se quedó corto. Helmuth von Moltke era el Jefe del Estado Mayor Alemán al comienzo de la Primera Guerra Mundial, y lo había sido desde 1906 en sustitución de Alfred von Schleiffen, el creador del plan de ataque que lleva su nombre. Ahora bien, von Moltke llevó a cabo modificaciones en el plan de su anterior jefe, y es muy posible que dichos cambios hayan sido la causa del eventual fracaso de Alemania en la Primera Guerra Mundial.

HvM

Helmuth von Moltke

El futuro general nació el 23 de mayo de 1848 en Biendorf, Prusia, y ya participó en la guerra Franco-Prusiana como miembro del 7º Regimiento de Granaderos, siendo condecorado por bravura. En 1880, dos años después de graduarse de la Academia Militar, entró a formar parte del Estado Mayor y, en 1882, se convirtió en asistente personal de su tío. Su carrera recibió un empuje crucial cuando, a la muerte de este en 1891, el joven Moltke pasó a ser ayuda de campo del Kaiser Guillermo, entrando no sólo a su servicio, sino en su círculo de confianza casi como amigo personal del emperador. Con ese apoyo, antes de finales de siglo, von Moltke alcanzó el rango de General de División y, en 1902, Teniente General. Sin embargo, a pesar de sus ascensos, el sobrinísimo no podía presumir de una gran experiencia, y por ello, su nombramiento en 1906 como sucesor de von Schlieffen fue más que controvertido. Obviamente, creían algunos, se trataba de un caso de ascenso por linaje, más que por méritos, pero también es verdad que su cercanía al Kaiser le ganó muchos puntos. El caso es que Helmuth von Moltke sería responsable de las fuerzas armadas alemanas durante los siguientes años.

Como había mencionado anteriormente, von Moltke hizo cambios al Plan Schlieffen. Estos se basaban en su creencia personal en la capacidad del soldado alemán de vencer al enemigo con el puro convencimiento de que eran mejores. Por ello, von Moltke decidió retirar efectivos del ala derecha del ataque que creía no serían tan necesarios, tanto para reforzar sus defensas en la zona de las fronteras, donde se esperaba la ofensiva francesa, como para protegerse de un inesperado ataque ruso. Más de 180.000 hombres fueron retirados de esta manera del ataque principal, incluso antes del comienzo de la guerra. Además, una vez iniciadas las hostilidades y, viendo que las tropas rusas se habían movilizado más rápido de lo esperado por el Plan Schlieffen, transfirió dos cuerpos de caballería al frente oriental, lo que debilitó aún más el brazo derecho que, según el diseño del plan, debería concentrar la mayoría de las fuerzas.

wilhelm-ii-2

Helmuth von Moltke

La salud del general no ayudó a su rendimiento durante aquel verano de 1914, y un incidente por otra parte esperanzador le causó un disgusto tal que algunos creyeron que su corazón no resistiría. El 1 de agosto, un malentendido del embajador alemán en Londres había hecho creer al Kaiser que Inglaterra y Francia se mantendrían locales si Alemania no las atacaba, dándole mano libre contra Rusia. Lo que en realidad el Ministro de Exteriores inglés había dicho era que tanto su país como Francia se mantendrían neutrales si Alemania también lo hacía con respecto a ambas naciones, pero añadiendo a Rusia, dejando en la estacada a su aliado Austria-Hungría para enfrentarse sola al Zar. En ese momento de euforia, Guillermo ordenó a von Moltke que cancelara las órdenes de avance en el frente occidental, donde las primeras tropas alemanas debían entrar ya en Luxemburgo en las próximas horas. Temiendo que los planes minuciosamente preparados durante años se derrumbaran por una decisión política de último momento, el ya nervioso general respondió al Kaiser que los planes no podían ser alterados, añadiendo que “el despliegue de millones de hombres no puede ser alterado”. Von Moltke se mantuvo en sus casillas, pero el Kaiser también y, saltándose la autoridad de su general, envió personalmente la orden de detener a sus hombres antes de cruzar la frontera. No lo consiguió, pues las comunicaciones en aquel entonces iban de cuartel a cuartel, y la avanzadilla ya había abandonado el suyo. En todo caso, en la madrugada del día 2 se descubrió el error y los planes de ataque continuaron como estaba planeado, pero el disgusto de von Moltke fue mayúsculo y su relación con el Kaiser se deterioró en el peor de los momentos.

Como fueron las cosas, las modificaciones al Plan Schlieffen efectuadas por von Moltke tuvieron un efecto considerable sobre la marcha de la guerra. Ni los hombres ni los recursos asignados finalmente al ala derecha fueron suficientes para derrotar a los franceses en seis semanas, y las consecuencias serían desastrosas para Alemania. No todos culpan al Jefe del Estado Mayor y sus modificaciones por la derrota final, pero la mayoría de historiadores están de acuerdo en que fueron un factor importante, si no decisivo. En rodo caso, tras confirmarse el fracaso de la ofensiva, frenada por los aliados en la Primera Batalla del Marne, von Moltke fue sustituido por el General Erich von Falkenhayn en octubre de 1914 y enviado a una posición burocrática en Berlín, donde su salud continuó empeorando hasta su muerte, el 18 de junio de 1916.

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 septiembre, 2014 en Ejército alemán, Personajes

 

Etiquetas: , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: