RSS

Archivos Mensuales: enero 2016

31 de Enero de 1916 – El “Gran Raid de Zeppelins”


El “Gran Raid de Zeppelins”

A pocos meses del inicio de la guerra, el territorio de la Gran Bretaña comenzó a ser atacado por solitarios o pequeñas flotillas de Zeppelins de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana) o del Ejército. El sigilo y la maniobrabilidad de estos dirigibles, los hacían sumamente efectivos, sin embargo su baja velocidad los hacía vulnerables a los ataques de aeroplanos, por lo que preferentemente realizaban ataques nocturnos.

En la tarde del 31 de Enero de 1916, una flotilla de 9 Zeppelins, la más grande hasta ese momento, comandada desde el L11 por el Fregattenkapitän Peter Strasser partió desde los hangares establecidos en Friedrichshaven y Lowenthal, sin embargo esta vez no bombardearían solamente las ciudades o puertos de la costa sur, sino que tenían como misión adentrarse en gran parte del territorio, siendo la ciudad-puerto de Liverpool el objetivo principal.

El L21 bajo el mando del Kapitänleutnant Max Dietrich fue el primer en cruzar el Mar del Norte sobrevolando a las 17:50 hs. la costa de Norfolk, y pese a poder observar la puesta del sol, la niebla comenzaba a surgir, por lo que comenzaba a dificultar la observación clara de los centros poblados. En las cercanías se desplazaba el L13 del célebre Kapitänleutnant Heinrich Mathy que ya había bombardeado Londres el año pasado. Hacia esa hora, en las alturas, la temperatura comenzaba a descender de manera abrupta.

A las pocas horas, el Kapitänleutnant Dietrich, dejando por detrás al L13, continuó avanzando a través de los topes nubosos y en base a cálculos de observación y velocidad, pudo determinar que las luces sobre las que volaban pertenecían a la ciudad de Manchester, sin embargo pese avistar varios objetivos, decidió resguardar las bombas para lanzarlas sobre Liverpool y preservar el factor sorpresa.

Hacia las 20:50 hs, desde el puesto de observación al no divisar luces, el Kapitänleutnant Dietrich determino que sobrevolaba sobre el Mar de Irlanda, ligeramente al norte de Liverpool, por lo que dio órdenes de virar hacia el sur, observando dos destellos separados por oscuridad, lo que determinó que se encontraba sobre Liverpool y el pequeño poblado de Birkenhead, separadas por el cauce del río Mersey, ante esto, decidió frenar la marcha e iniciar el acercamiento, para sobrevolar el objetivo desde el sur. La tripulación comenzó a preparar las bombas incendiarias y explosivas, mientras que los oficiales estaban seguros que nada impediría la conclusión de su misión.

Sin embargo, el cálculo del comandante alemán había sido sumamente erróneo dado que había confundido Manchester con la ciudad de Derby, en lugar del Mar de Irlanda, había sobrevolada sobre la región poco iluminada de North Shrophsire y el este del País de Galés, cuando él pensaba que había volado sobre Liverpool, Birkenhead y el Mersey, se había equivocado. En realidad el L21 se encontraba a 75 millas al sudeste, sobrevolando el pequeño poblado de Tipton y la ciudad de Wednesbury. Desconociendo esta situación, el Kapitänleutnant Dietrich ordenó el bombardeo produciendo graves daños sobre edificios, como por ejemplo el teatro y cobrándose las primeras víctimas civiles.
El pánico se apodero de los transeúntes que en medio del estupor salieron a las calles y al azar la vista pudieron divisar al zeppelín que continuaba lanzando bombas, por lo que muchos huyeron hacia el campo circundante en dirección a una colina donde podían divisar la ciudad bajo ataque.

Hacia las 23:00 hs. el bombardeo había concluido, los sobrevivientes comenzaron a socorrer a los heridos e intentar apagar los edificios en llamas.

Cerca de allí, tres millas hacia el sur, sobrevolaba el L19 del Kapitänleutnant Odo Löwe, quien estaba en constante comunicación con el comandante del L21 que ya emprendía el viaje de retorno, y al igual que él, creía que estaba sobre Liverpool, y al ver el fuego de los edificios, dio órdenes de iniciar el bombardeo sobre los mismo objetivos, por lo que causo un menor daño, y las bajas civiles fueron menores. Al finalizar la acción, viró hacia el este y comenzó a volar hacia la costa, aunque sus motores comenzaban a fallar.

Por su parte, el L20 del Kapitänleutnant Ludwig Stabbert llevó a cabo un bombardeo en el área alrededor del viaducto de Bennerley
entre las ciudades de Nottinghamshire and Derbyshire en el Valle de Erewash. Siete bombas de alto poder explosivo se dejaron caer en la zona, uno de los cuales cayó justo al norte del viaducto de la línea ferroviaria Midland en Bennerley Junction. Luego, el mismo zeppelín lanzó 15 bombas sobre la población de Stanton Ironworks.

Por su parte, el L12, sobrevoló y bombardeo cerca de las 20:00 hs., la ciudad de Loughborough y si bien la policía una hora antes había dado la alarma sobre posibles bombardeos, los pobladores no tomaron las debidas precauciones dado que jamás el enemigo se había adentrado tanto en el territorio británico.

Las demás aeronaves bombardearon diversas poblaciones, concluyendo la jornada con la destrucción de varias edificaciones y con la muerte de 183 civiles, para iniciar el retorno hacia las bases instaladas en el norte de Alemania. Por su parte, al recibir la información de los bombardeos varios aviadores despegaron desde diversas bases con la intención de interceptarlos, pero fracasaron debido a la oscuridad y a la presencia de niebla.

Sin dudas, el raid sorprendió a los ciudadanos no solo por la temeraria actitud de los comandantes alemanes, sino por la falta de reacción de las defensas antiaéreas.

12794620_1679381675612833_8426759568346426179_n

Nota del periódico Daily Telegraph sobre el Raid de Zeppelins.
12803103_1679381215612879_7701093537022336386_n
Zeppelin L 11, del Fregattenkapitän Peter Strasser, quien dirigio la operación.
12705618_1679382458946088_271268910946396335_n
Tripulación del Zeppelin
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , , ,

30 de Enero de 1916 – La prueba de una nueva arma


La prueba de una nueva arma

A medida que el Frente Occidental se estancaba, los funcionarios de todas las naciones comenzaban a buscar alternativas para tratar de sobrepasar las trincheras, en el Imperio Británico la iniciativa corrió por parte de la Royal Navy, en la figura del Primer Lord del Almirantzago Sir Winston Churchill quien ordenó a un grupo de ingenieros el diseño de algún tipo vehículo para solucionar la dificultad de avanzar por la llamada “tierra de nadie” formada entre ambas líneas de trincheras.

Luego de la presentación de varias propuestas, el 22 de Julio de 1915 el contrato fue otorgado a William Tretton Ashbee director de la William Foster & Company de Lincoln, para el desarrollo del diseño, fueron adquiridos tractores con orugas de la Bullock Creeping Grip Tractor Company con sede en los Estados Unidos.

Finalmente el 11 de Agosto se inicio la construcción, siendo finalmente puesto a prueba el 09 de Septiembre en el mismo patio de la fábrica, aunque presentaba problemas de suspensión en el sistema de orugas, por lo que el Director Tritton junto al ingeniero militar Teniente Walter Gordon Wilson idearon un nuevo sistema mucho más robusto y maniobrable, a la vez que se agregaba un eje trasero con dos ruedas para facilitar la maniobrabilidad siendo finalizado y probado el 22 de Septiembre, logrando un importante éxito, aunque la velocidad era sumamente reducida. El prototipo fue bautizado como “Little Willie”.

El vehículo contaba con un motor Daimler-Knight de 105 HP alimentado por dos tanques de gasolina, ubicado en la parte posterior, estaba equipado con una torreta fija en la cual se adoptaría una ametralladora Vickers 2. En la parte delantera dos hombres estaban sentados en un banco estrecho; desde donde uno controlaba, el volante, el embrague, la caja de cambios principal y la válvula reguladora; mientras que el otro el funcionamiento de los frenos. La longitud total era de 8,08 metros. Y su coraza, no era de acero sino placas de hierros de utilizados para la fabricación de calderas.

Pese a los avances, uno de los problemas principales de Little Willie, era que torreta puesta por encima del casco habría hecho que el centro de gravedad fuese demasiado alto en caso de subir el parapeto de una trinchera alemana que alcanzaban generalmente los 4 pies de altura. Ante estos problemas el Ingeniero Tritton y el Teniente Wilson comenzaron a trabajar en un nuevo diseño, que para solucionar el problema de la suspensión, las orugas fueron dispuestas en forma romboidal alrededor del casco y se puso el armamento en casamatas a los lados del vehículo.

La maqueta presentada, fue aprobada por el recientemente creado Landships Committee que tenía como misión supervisar la construcción de vehículos para ser utilizados en las trincheras del frente occidental. Por lo que hacia Diciembre de 1915, en la misma época que los franceses experimentaban con un vehículo similar en la región de Souian, se ponía en marcha la construcción del Mark I. Su estructura era romboidal con un bajo centro de gravedad y con largas orugas, capaces de cruzar los terrenos destruidos de la llamada “Tierra de Nadie”. Su armadura de protección era de 8 mm. El motor de funcionamiento era el mismo que el utilizado en “Litle Willie”. Para su funcionamiento, necesitaba de 8 tripulantes que debían soportar condiciones de altas temperaturas.

Fueron diseñados dos versiones, una llamada “Male” (Macho), que pesaba 28 tn y contaba con dos pequeños cañones QF de 6 libras y tres ametralladoras de Hotchkiss de 8 mm. Por su parte el modelo “Female” (Hembra) pesaba 27 tn, y estaba armado con 4 ametralladoras 0.303 Vickers y una Hotchkiss de 8 mm.

Finalmente el 30 de Enero de 1916, fue puesto a prueba en el patio de la fábrica, por primera vez el prototipo final del Mark I, sobre un terreno que simulaba un campo de batalla con parapetos, trincheras, pozos de bombardeos y alambrada de púas, logrando una grata impresión, no solo de sus diseñadores, sino también de los miembros del Landships Committe, que decidieron en los próximos días convocar al Ministro de Guerra Mariscal de Campo Lord Horatio Kitchener y al de Municiones David Lloyd George para ser participes de una nueva demostración.
La necesidad de hacer frente a las guerras de trincheras había llevado al diseño y construcción de un vehículo capaz de sortear las dificultades de un terreno desigual.

12806019_1679186032299064_5449405014166236173_n

Pruebas del prototipo de Tanque “Little Willie”.
12791127_1679186078965726_3434411492902048078_n 
Primeras maniobras del Mark I, supervisadas por el Ingeniero William Tretton Ashbee y el Teniente Walter Gordon Wilson.
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , , ,

29 de Enero de 1916 – Incidentes en Lausana


Incidentes en Lausana

Desde su creación en 1291, exceptuando el periodo de 1798-1803, en el que se convirtió en una república satélite de Francia, la Confederación Helvética, compuesta por cantones en su mayoría de habla germana, como así también francesa, italiana y el dialecto reto-románico, mantuvo su independencia y su postura de paz, no participando en ningún tipo de conflicto que se sucedieron a lo largo de los años en el continente europeo. Esta posición le permitió sobretodo desde mediados del siglo XIX, un importante despliegue turístico y principalmente financiero.

Durante la llamada “Crisis de Julio” de 1914, el Bundesrat (Consejo Federal), compuesto por siete ciudadanos que a la vez designaban a un Presidente, en este caso el germano-parlante Arthur Hoffman, y a un vicepresidente el italo-parlante Giuseppe Motta, seguía con suma atención el desenvolvimiento de los acontecimientos dado que su territorio montañoso se encontraba rodeado por una potencia integrante de la Entente Cordiale (La Tercera República Francesa) y por los tres miembros de las Potencias Centrales, los Imperios Alemán y Austro-Húngaro y el Reino de Italia, aunque esté último tenía cuentas pendientes con sus socios.

El 31 de Julio de 1914, por unanimidad el Bundesrat ordeno el llamado de las fuerzas armadas, y el 03 de Agosto, cuando la mayoría de las potencias europeas ya se habían declarado la guerra, decretó la movilización general y el llamado de las milicias. Ese mismo día en base a su particular sistema, el General Ulrich Wille, fue elegido en una votación para estar a cargo del Ejército, designando como su adjunto al General Friedrich Brügger.

El nuevo comandante había sido uno de los principales impulsores de la llamada “prusianización” del Ejército Suizo, cultor de una férrea disciplina, curso varios estudios en diferentes academias militares del Imperio Alemán, y en 1912, tuvo el honor de ser uno de los pocos extranjeros en dirigir a un cuerpo armado en las grandes maniobras militares organizadas por el Ejército del Káiser. Es por ello que en base a estos antecedentes, sin dudas su simpatía estaba con las Potencias Centrales, sin embargo fue un férreo defensor de la tradicional política de neutralidad.

Con el correr de os días, fueron movilizados 250.000 soldados junto a 77.000 caballos, a la vez que el entusiasta pionero de la aviación, Oskar Bider junto con otros pilotos se reunieron en Berna conformando la Fuerza Áerea siendo él designado como su primer comandante
Mientras que el OHL- Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán) nunca tuvo interés sobre el territorio suizo, el Grand Quartier Général (Alto Mando Francés) había desarrollado una serie de posibles planes para invadir el territorio suizo en una maniobra envolvente para avanzar contra la retaguardia alemana, sin embargo fueron desechados al estancarse el frente que se convirtió en una sucesión de trincheras desde el Canal de la Mancha hasta la frontera con Suiza.

El ingreso a la guerra por parte del Reino de Italia en el bando de la Entente Cordiale no hizo más que generar problemas de tirantez entre las diversas nacionalidades que conformaban a la población suiza.

En la mañana del 29 de Enero de 1916, una multitud de la ciudad francófona de Lausanne capital del cantón de Vaud, compuesta en su mayoría por jóvenes estudiantes y obreros, atacó el consulado alemán, que había desplegado una gran bandera en conmemoración al cumpleaños del Káiser Guillermo II, que fue arriada y pisoteada siendo izada en su lugar la enseña nacional, además el escudo de armas fue apedreado.

De inmediato la policía intervino en el disturbio, expulsando a los manifestantes y protegiendo el edificio, por su parte el Bundesrat se reunió de urgencia para discutir sobre la delicada situación acaecida, se decidió que el encargado del Departamento de Asuntos Exteriores, quien a la ves era el presidente, el Dr. Hoffmann enviase una nota de disculpas a su contraparte alemana, Gotlieb von Jagow, a través de su embajador Alfred de Claparede en la que hacia expresa mención en que el Gobierno de la Confederación Helvética desaprobaba de manera terminante los disturbios sucedidos, a la vez que prometió abrir una seria investigación para determinar a los responsables. AL mismo tiempo convocó al embajador alemán Barón Gisbert von Romberg para expresar las disculpas de manera personal.

Esa misma tarde, las autoridades del cantón de Vaud encabezadas por su presidente rotativo Alphonse Dubuis, y del municipio de Lausanne encabezada por su Mayor Paul Maillefer se reunieron en el Hotel Ville con el cónsul alemán para solidarizarse, demostrando de esta manera la intención de evitar cualquier tipo de tensión entre el gobierno suizo y el alemán.

12794402_1678566095694391_8834096113598549757_n

Crónica del periódico británico Daily Telegraph sobre el ataque al consulado alemán en Lausana, Suiza.
12806065_1678566205694380_4808924662476972294_n
  Dibujo de un diario francés sobre el hecho acontecido.
12805943_1678566239027710_3462950586755471907_n
Foto en que muestra a un ciudadano arriando la bandera del Imperio Alemán frente al consulado.
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

28 de Enero de 1916 – Entrevista a Ismail Enver Pasha


Entrevista a Ismail Enver Pasha

Ismail Enver, había nacido el 22 de Noviembre de 1881 en el seno de una aristocrática familia otomana en Estambul. A edad temprana comenzó a estudiar en diferentes academias militares, graduándose con honores en 1903. Tres años después fue ascendido como Mayor, para ser enviado a servir en el IIIº Ejército estacionado en la ciudad-puerto de Salónica, cercana a la frontera griega.

Fue allí donde se hizo miembro del Comité Unión y Progreso, sociedad secreta, más conocida como los “Jóvenes Turcos” que abogaba por el establecimiento de una Monarquía Constitucional y la implantación del llamado Pan-Turismo, es decir la unión de todos los pueblos turcos dentro y fuera de los límites del Imperio.

Finalmente en 1908, estalló la revuelta de los “Jóvenes Turcos” en Salónica, siendo Enver que ya había recibido el título de Bey, uno de sus principales líderes dentro de la oficialidad joven, que al triunfar, obligo al autoritario sultán Abdul Hamid II a reestablecer el régimen constitucional que él mismo había abolido en 1877. Al año siguiente durante el llamado Incidente del 31 de Marzo, un grupo de oficiales reaccionarios y ultra conservadores intentaron un golpe de estado, que sin embargo fue derrotado gracias en parte a la intervención de las fuerzas de Enver Bey. Elñ resultado fue el derrocamiento del sultán siendo reemplazado por su débil hermano Mehmed V, que no fue más que un títere de los “Jóvenes Turcos”.

Por su parte, Enver fue enviado a la embajada en Berlín como agregado militar, donde se capacito, admirando la eficiencia del ejército alemán, por lo que invitó a varios oficiales para que modernizaran sus propias fuerzas. En 1911 al estallar la guerra contra el Reino de Italia, abandono su cargo y se dirigió a Libia, donde logró con cierto éxito movilizar a unos 20.000 soldados. Sin embargo, al año siguiente al estallar la Primera Guerra Balcánica, su presencia junto a otros oficiales entre ellos el joven Mustafá Kemal fue llamado a Estambul, donde recibió el grado de Teniente Coronel.

Pese a sus éxitos personales, la derrota en Libia, lleva a la caída de la popularidad de la CUP, lo cual se ve obligada en 1912, entregar el gobierno a sus opositores de la Unión Liberal, que contaba con el respaldo de una logia militar conocida como los “Oficiales Salvadores”. Esto no hace más que incrementar el poder de decisión de la CUP en la figura de Enver.

Hacia Octubre de 1912, comenzó la Primera Guerra Balcánica, en el cual las fuerzas otomanas sufrieron constantes derrotas ante los ejércitos de la llamada Liga Balcánica (compuesta por los reinos de Serbia, Bulgaria, Grecia y Montenegro) por lo que el gobierno de la Unión Liberal se debilitó lo que llevó al Golpe de Estado de Enero de 1913, por el cual la CUP volvió al poder.

Si bien el cargo de Gran Visir (título equivalente al de Primer Ministro) era ocupado por Said Halim Pasha, el poder recaía en el triunvirato de los “Tres Pashas” conformado por Enver como Ministro de Guerra, Djemal a cargo de Marina y Talaat de Interior. Para esa epoca, se casó con una sobrina del mismo sultán, por lo que su poder se incrementaba. El estallido de la Segunda Guerra Balcánica en la cual Bulgaria se enfrento a sus antiguos aliados, le permitió a Enver marchar con un ejército y recuperar la ciudad de Edirnne (Adrianóplis) incrementando su popularidad y haciéndose merecedor del sobrenombre de Hürriyet Kahramanı (“El Héroe de la Libertad”).

Al estallar la guerra en Agosto de 1914, el gobierno otomano declaro la neutralidad, sin embargo de manera secreta, Enver negociaba con el Imperio Alemán una alianza, que finalmente se hizo factible con el incidente de los buques Goeben y Breslau que al huir de la persecución de la Royal Navy por el Mediterráneo se les permitió entrar en los Dardanellos, para acallar las protestas de las potencias de la Triple Entente, se informó que ambos navíos habían sido comprados.

No tardaron en ser utilizados ya que el 29 de Octubre, atacaron junto a otros navíos los puertos rusos del Mar Negro, principalmente Sebastopol y Odessa, por lo que el 02 de Noviembre el zar declaró la guerra, sumándose tres días después Francia y el Imperio Británico.
Era la oportunidad de Enver que se puso a la cabeza del IIIº Ejército en el intento de invasión de la región del Cáucaso, sin embargo fracaso de manera estrepitosa en la Batalla de Sarikamish. Sin querer asumir el error, él y sus colegas del triunvirato desencadenaron una dura represión contra los armenios, una importante minoría cristiana ortodoxa, proclive a la independencia. Las masacres y desplazamientos enteros de poblaciones se sucedieron a lo largo de todo el Imperio, recibiendo las críticas no solo de los países enemigos sino de los neutrales, como los Estados Unidos.

La victoriosa conclusión de la Campaña de Gallipoli que se había extendido desde marzo de 1915 hasta enero de 1916, no hicieron más que aumentar su prestigio y arrogancia, por lo que fue en esta situación en que le otorgó una entrevista al corresponsal español, Ibáñez de Ibero que si bien representaba al periódico francés L’Écho de Paris, su condición de neutral le permitía realizar su trabajo con normalidad.

El periodista realiza en su crónica una descripción del entrevistado al que denomina como el “Dictador de Turquía”, mencionando su tamaño medio, el uso de uniforme de color kaki y una gran capa, dándole un aire de “hombre afeminado” siempre acompañado de un par de ayudantes de campo. A lo largo de la nota se jacta se haber sido él, quien modernizó no solo al ejército sino a todo el estado, que le han permitido obtener el gran triunfo en la Península de Gallipoli, como rechazar el avance británico en la región de la Mesopotamia. Ante la cuestión de los armenios rechaza vehementemente la acusación de asesinatos, y menciona que están siendo reubicados por cuestiones bélicas y que si bien se produjeron muertes fueron a causa de la represión de levantamientos armados incentivados por agentes rusos.

Si bien la entrevista fue breve, sin dudas la impresión del periodista fue la de estar frente a un hombre sumamente ambicioso que acaparaba prácticamente la totalidad del poder en el vasto aunque decadente Imperio Otomano.

12803082_1678007029083631_3619233580599358577_n

Portada del periódico francés L’Écho de Paris en donde se aprecia la entrevista realizada al Ministro de Guerra y hombre fuerte del gobierno otomano, Ismail Enver Pasha.
12321575_1678007229083611_1668050463332849353_n
Crónica del Daily Telegraph comentando la entrevista.
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

EEUU dedicará monumento a veteranos de la I Guerra Mundial


web

  • El parque conmemorativo, que estará situado a apenas una manzana de la Casa Blanca, rehuye de la “distribución clásica” y será un espacio diáfano con dos puntos fuertes: un conjunto estructural y un muro con pinturas.

The-Weight-Of-Sacrifice-presspacket-aerial-530x424

Washington.- Estados Unidos saldará la deuda de la memoria con los veteranos de la Primera Guerra Mundial en el primer centenario del fin del conflicto con un monumento en Washington, que hoy tomó forma al anunciarse que una firma de Chicago se adjudicó el concurso para su diseño.

Bajo el título de “El peso del sacrificio”, el proyecto del joven arquitecto de Chicago Joseph Weishaar y del escultor neoyorquino Sabin Howard se impuso a 360 contendientes, reseñó Efe.

“Simple, contenido y elegante” es como el vicepresidente de la Comisión del Centenario de la Primera Guerra Mundial, Edwin Fountain, definió hoy el proyecto ganador cuando hizo público su nombre en el National Press Club de Washington.

El parque conmemorativo, que estará situado a apenas una manzana de la Casa Blanca, rehuye de la “distribución clásica” y será un espacio diáfano con dos puntos fuertes: un conjunto estructural y un muro con pinturas, explicó Fountain.

Los dos propósitos principales de la Comisión son “conmemorar el pasado” y “educar para el futuro”, ya que el memorial es tanto para los caídos como para las generaciones venideras, añadió.

Weishaar, de 25 años, sedujo a la Comisión con un diseño que “nos remonta atrás en el tiempo y que será reconocible en el futuro”, según el codirector de la Comisión.

“Siempre me había preocupado que un niño de excursión con el colegio en el monumento en recuerdo de la Segunda Guerra Mundial se dijera ‘supongo que antes de la segunda hubo una primera'”, ironizó Fountain.

La histórica carencia de otro conmemorativo de la primera Gran Guerra ha sido uno de los argumentos de la Comisión que ha encontrado en el centenario un pretexto que le sirviera de lanzadera a través de la complejidad burocrática.

El proyecto de levantar un memorial lleva en marcha desde 2013, cuando se estableció la Comisión para supervisar el proyecto del memorial y en 2014 se adjudicó el espacio de Pershing Park, a un bloque de la Casa Blanca, ya que, por ley, no se podía construir un memorial más en el Mall, la avenida de la capital donde se concentran los principales complejos monumentales.

“Los que lucharon en la I Guerra Mundial “tienen el mismo coraje que los de otras guerras más recientes”, como la de Corea o Vietnam, que sí tienen un monumento.

Además, en cuanto a “la magnitud de las cifras”, la Primera Guerra Mundial supera con creces en cuanto a número de víctimas a las contiendas que le siguieron, con 116.516 desaparecidos y 4,7 millones de muertos, de los cuáles 53.000 se concentraron en seis meses.

Según la previsión, el memorial debería inaugurarse el 11 de noviembre de 2018, cuando se cumplirán cien años del final de la Guerra, aunque Fountain admite que son unas fechas “muy ambiciosas”.

“Estamos colaborando con Francia para complementar lo que están haciendo ellos”, explicó a Efe el general Alfredo Valenzuela, de origen puertorriqueño, que luchó en el Ejército de EE.UU. durante más de tres décadas y que se retiró hace 12 años.

Los franceses, junto con los belgas, son “los líderes” en la conmemoración de la Gran Guerra, por lo que EE.UU. debe hacer ahora grandes “esfuerzos para llegar donde están ellos”, añadió Valenzuela, designado directamente por el presidente Barack Obama para asesorar en el proyecto del memorial.

La Comisión, a la que no le ha sido adjudicado ningún presupuesto público, ha recaudado 10 millones de dólares en seis meses y deberá al menos triplicar esos fondos para sufragar el proyecto.

Más de 360 diseños concurrieron al concurso público para ser los responsables de la construcción del memorial, y en el mes de julio un jurado independiente seleccionó a cinco finalistas.

Los preseleccionados tuvieron entonces la oportunidad de perfeccionar sus propuestas, para reducir su impacto ambiental, hacerse más sostenibles, adaptarse al espacio, reducir costes, fortalecer el componente histórico y perfilar el diseño.

Para ello, se abrió un período de consulta con expertos de la Comisión del Servicio Nacional de Parques y la Comisión de Bellas Artes de EE.UU., entre otros.

Sin embargo, el proyecto de Weishaar “no es el diseño final sino un concepto que será desarrollado” en los próximos meses conjuntamente con la comisión, advirtió Fountain.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 enero, 2016 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , , ,

27 de Enero de 1916 – Los laboristas y el Gobierno


Los laboristas y el Gobierno

A mediados de Mayo de 1915, cuando presionado por el escándalo de las municiones, el Primer Ministro whig (liberal) Herberth Asquith, decidió formar un nuevo gabinete invitando a formar parte, a miembros de la oposición tory (Conservador) y del Labour Party (Partido Laborista).

En este último, se profundizo la grieta que se había producido al estallar la guerra en Agosto de 1914, entre los pacifistas a ultranza y quienes apoyaban el esfuerzo de guerra, el líder de estos últimos, Arthur Henderson se convirtió en Ministro de Educación, siendo el primer laborista en ocupar funciones ejecutivas desde la fundación del partido.

Su situación no era cómoda, ya que a la censura de sus camaradas pacifistas, se sumaba el hecho que con el correr de 1915, varios sindicatos que tenían vinculaciones con el partido proclamaron huelgas, principalmente los mineros del Sur de Gáles, que pusieron en jaque en varias oportunidades el abastecimiento de carbón, necesario para el funcionamiento de los buques de la Royal Navy.

Las relaciones entre las diferentes líneas internas laboristas se hicieron más tensas con el tratamiento de la Military Service Act, que si bien fue aprobado por la mayor parte de los parlamentarios, las autoridades partidarias, el movimiento femenino y sobretodo los sectores sindicales la rechazaron en sucesivos mítines.

Para ese entonces, la situación del Ministro Henderson era sumamente delicada, sin embargo continúo en su cargo a pedido del Primer Ministro Asquith que necesitaba mostrar ante la opinión pública que estaba al frente de un Gobierno de Unidad Nacional.

Un hecho trascendental fue la Conferencia Anual realizada el 27 de Enero de 1916 en la ciudad de Bristol, en donde tuvo lugar arduas discusiones sobre brindar o no apoyo al gobierno, finalmente los representantes de la Dockers´ Union (Sindicato de Trabajadores Portuarios) quienes se oponían al militarismo pero eran partidarios de continuar en la coalición, presentaron una moción para ser votada.

Como en todas las conferencias, cada delegado representaba un determinado número de representantes, por lo que el resultado de la votación, para alivio del Primer Ministro Asquith, fue de 1.502.000 por el apoyo al gobierno de coalición contra 602.000 en contra, por lo que la diferencia fue de 900.000.

Pese a este resultado, muchos de los delegados que habían votado a favor, consideraban que el Partido debía realizar el mayor esfuerzo posible para lograr el fin de la contienda.

12472538_1677702602447407_7376421477074349694_n
Crónica del periódico londinense Daily Telegraph sobre el resultado de la votación a favor de apoyar el gobierno en el Congreso del Partido Laborista.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

26 de Enero de 1916 – El bloqueo y la House of Commons


El bloqueo y la House of Commons

Hacia inicios del siglo XX, tanto el Imperio Alemán como Gran Bretaña dependían en gran medida de las importaciones para alimentar a su población y el suministro de su industria de guerra, que generalmente provenían del continente americano, por lo que era enviadas a través del Océano Atlántico. Por lo que al inicio de la guerra en Agosto de 1914, ambas naciones intentaron bloquearse mutuamente las rutas marítimas.

Sin dudas la Royal Navy, tenía una importante ventaja, dado que gracias a su poderío podía desplazarse a todos los océanos, mientras que la flota de superficie de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana) solo podía concentrase en las costas nacionales, por lo que su mando debía optar el uso sin restricción de los U-Boats o los célebres barcos “corsarios”.

Hacia Noviembre de 1914, el Gobierno británico declara al Mar del Norte como zona de guerra, por lo que todo navío que intente navegar lo haría bajo su propio riesgo, el bloqueo era sumamente restrictivo ya que hasta los alimentos eran considerados como “contrabando de guerra”. . Hubo quejas sobre violaciones al derecho internacional sobretodo por parte de los Estados Unidos y de los países escandinavos, sin embargo los buques mercantes neutrales atracaban en los puertos británicos para ser inspeccionados y luego escoltados, a excepción de cualquier carga “ilegal” destinada a Alemania, a través de los campos de minas hacia sus destinos.

Por su parte, el Gobierno Alemán, protestaba enérgicamente dado que la postura asumida por los británicos tenía la intención de matar de hambre a la población. Además esta situación, perjudicaba a la economía de los EE.UU., por lo que el Secretario de Estado Robert Lasing presionado por intereses de empresas ansiosas por beneficiarse con el comercio de guerra, protestó de manera enérgica, y si bien logró algunas concesiones, la política de bloqueo continúo.

Por su parte, la diplomacia alemana intento explotar este antagonismo, sin embargo la campaña submarina y el hundimiento del RMS Lusitania aumentaron el rechazó de los ciudadanos estadounidenses.

El sistema de bloqueo estaba a cargo de la llamada Patrulla del Mar del Norte, que se encargaba de vigilar el perímetro que unía la costa de Escocia con la de los Países escandinavos para evitar la navegación de los buques alemanes hacia el Océano Atlántico, y de la Patrulla Dover, que controlaba el Canal de la Mancha.

La efectividad del bloqueo, fue que en el año de 1915, las importaciones de Alemania se redujeron un 55% mientras que las exportaciones un 53%. Sin dudas la población civil comenzaba a sufrir las penurias por la de materias primas, como por ejemplo carbón, alimentos, metales no ferrosos, indispensables para la producción de fertilizantes que afectaban el desarrollo de la agricultura.

A pesar del éxito, varias voces en la House of Commons (Cámara de los Comunes), principalmente de parlamentarios laboristas y whigs (liberales) pacifistas comenzaban a rechazar su implementación, dado que los más perjudicados eran los civiles alemanes indefensos, dado que los ejércitos del Káiser no habían sufrido ningún desabastecimiento en sus víveres y suministros bélicos. Por el contrario, los más conservadores protestaban porque creían que el sistema era endeble y no se aplicaba de una manera rigurosa para tratar de aniquilar a la economía del enemigo.

Para saldar la cuestión, el Ministro de Asuntos Exteriores, Sir Edward Grey se hizo presente el 26 de Enero de 1916 ante el pleno de la Cámara para defender la efectividad del bloqueo, en un discurso tildado de despectivo, critico las expresiones imprudentes de ambas posturas y expresó literalmente:

‘We are stopping the trade coming out, and we are also stopping the imports; more than that you cannot do. You cannot do more than stop all imports into the enemy country and all exports coming out.’

(‘ Paramos de comercio de salida, y también paramos las importaciones; más que esto usted no puede hacer. Usted no puede hacer más que parar todas las importaciones en el país enemigo y la salida de las exportaciones.).

Pese a la efectividad de la medida y al descomunal esfuerzo de la Royal Navy por implementarlo, el bloqueo era rechazado tanto por aquellos que lo consideraban demasiado riguroso e inhumano, como por los que creían que no era lo suficientemente efectivo.

12799357_1677271179157216_7976734705041620936_n

Mapa que muestra las áreas de bloqueo naval impuestas por el Imperio Británico al Alemán.
12801357_1677271362490531_1139700679104395945_n 
Crónica del periódico australiano “The Mercury Newspaper” sobre el discurso del Ministro de Asuntos Exteriores británico, Sir Edward Grey ante la House of Commons sobre la efectividad del bloqueo.
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

25 de Enero de 1916 – Final de la Campaña de Montenegro


Final de la Campaña de Montenegro

El 17 de Enero de 1916, el alto mando militar austro-húngaro, presionado por el anciano emperador Franz Josef y el mismo gobierno alemán, decide aceptar el pedido de tregua que realizaba de manera insistente el Rey montenegrino Nicolás I, quien había ya perdido ¾ partes de su territorio, incluida la capital, Celtinje. El encargado de firmar el documento es el General Radomir Vešović, mientras que la contraparte es el Barón de origen noble croata Stjepan Sarkotić.

Dos días después, Nicolás I, junto a su esposa y séquito, abandonan el territorio para establecerse en la ciudad albanesa de Shkodra, bajo la protección del Primer Ministro Essad Toptani Pasha, que ha decidido colaborar, pese a ser su nación neutral, con los aliados para evacuar a serbios y montenegrinos a través de su territorio.
El 20 de Enero, las negociaciones de paz se rompen por el distanciamiento mutuo de las dos posturas, por lo que los representantes austro-húngaros deciden cesar de manera unilateral el armisticio, por lo que sus fuerzas armadas siguen avanzando ante la escasa resistencia montenegrina.

Al día siguiente, varios cruceros de la armada austro-húngara se adentran en el Puerto de Shkodra para controlar su base naval, mientras que el Rey Nicolás I, se retira ante esta amenaza. Mientras tanto para el 22 de Enero, las fuerzas terrestres ocupan las poblaciones de Antivari, Dulcigno, Bar y Ulcinj sobre el Mar Adriático. Para ese mismo día, la Reina montenegrina Milena, desembarca en el Puerto de Brindisí en Italia, y se reúne en Roma con su hija Elena esposa del Rey Vittorio Emmanuele III.
Al día siguiente, con discreción, el Rey Nicolás I, llega a Roma, quedando en Montenegro, su hijo y sucesor, el Príncipe Mirko, lo cual no hace más que generar sospecha en los gobiernos de a Entente Cordiale sobre la posibilidad de una paz por separado con las Potencias Centrales.

Pese a nuevos intentos de entablar negociaciones, las fuerzas austro-húngaras continúan avanzando, las poblaciones de Nikšić y Skutari ya en territorio albanés. Esa misma jornada, en Podgorica, poco antes de la llegada de los invasores, tropas montenegrinas ejecutan al guerrillero nacionalista albanés Isa Boletini.
En la mañana del 24 de Enero, con el apoyo de los navíos surto en la costa, tropas austro-húngaras ocupan Shkodra sin realizar un solo tiro, desarmando por igual a los pocos soldados, marinos y policías montenegrinos y albaneses.

Finalmente el 25 de Enero de 1916, la comitiva encabezada por el Primer Ministro y Comandante en Jefe del Ejército, Serdar (Título equivalente al de General) Janko Vukotić se apersona junto a su comitiva en Celtije ante las autoridades militares austro-húngaras para reiniciar las negociaciones de paz.

Pese a los intentos de representantes montenegrinos de lograr algunas concesiones, los austro-húngaros se mostraron firmes, por lo que finalmente se vieron obligados a firmar la capitulación, realizándolo el Serdar Vukotić, y el General de Infantería Caballero Víctor von Webenau, desde ese momento Gobernador Militar del Territorio.
Finalmente luego de 20 días de intensa campaña, los valientes montenegrinos debieron ceder ante el poderío austro-húngaro y resignarse a perder su independencia que tanto les había costado obtener.


12744014_1676828062534861_4390496202024475407_n
Foto del documento de capitulación del Reino de Montenegro ante el Imperio Austro-Húngaro.
12141659_1676828245868176_9028244220746658607_n
Oficiales austro-húngaros y montenegrinos, participantes de la firma de la capitulación, entre ellos en el extremo derecho, el General de Infantería Caballero Víctor von Webenau, designado como Gobernador Militar del Territorio.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

24 de Enero de 1916 – Tratado de Amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán


Tratado de Amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán

A finales de Julio de 1915, una columna liderada por los oficiales alemanes, Oskar Ritter von Niedermayer y Werner Otto von Hentig, compuesta además por otomanos e indios anti-británicos partieron desde Bagdad en dirección al Emirato de Afganistán, con la intención de sumar a su líder, Habibullah Khan de unirse a las Potencias Centrales, bajo el pretexto de la Jihad (Guerra Santa).

Luego de recorrer grandes distancias por terrenos sumamente difíciles con un clima adverso, la columna llegó a Kabul la ciudad capital el 26 de Septiembre, donde si bien fueron hospedados en un lujoso Palacio, prácticamente estaban prisioneros. Además el Emir, un hábil líder que estaba en contacto con el Gobierno Británico en la vecina India, les otorgó una audiencia recién un mes después, donde además de darles un trato frío y hasta despectivo, se negó a sumarse a la contienda alegando que su territorio se encontraba literalmente “encerrado” al norte por territorio ruso, y al sur por la India Británica. A pesar del fiasco, lo miembros de la comitiva, aún tenían esperanzas ya que recibieron la promesa de ser recibidos nuevamente.

Sin embargo, las sucesivas reuniones y conferencias realizadas tanto en Kabul como en la residencia de Paghman tenían un similar desarrollo, ya que mientras el Emir describía la situación diaria, el Teniente von Hentig expresaba comentarios políticos e historicos. Generalmente las discusiones giraban en torno a la posición de Afganistán en las proposiciones de permitir que las tropas del poderes centrales el derecho de paso, rompiendo con Gran Bretaña, y la declaración de la independencia. Los miembros de la expedición centran sus esperanzas en que el vecino occidental Reino de Persia se sume a su bando para convencer al líder afgano.

SI bien recibía a las delegaciones juntas o separadas con la promesa de tener en cuenta sus propuestas, se negaba a comprometerse, exigiendo una prueba concreta de que las garantías turco-alemanes de ayuda militar y financiera eran viables. Para ello, el Teniente von Hentig, envió al embajador alemán en Teherán, Príncipe Heinrich von Reuss, un mensaje, que fue interceptado por la inteligencia rusa, en el cual conmino a realizar las gestiones necesarias para que tropas otomanas se dirigieran hacia Kabul. Por su parte, como muestra de buena voluntad el Teniente von Niedermayer comenzó a asesorar en cuestiones de modernización militar al Emir y a su hijo mayor Inayatullah Khan quien estaba a cargo del Ejército.

Mientras que las gestiones se empastaban. Los miembros de la expedición encontraron en la figura de Nasrullah Khan, hermano del emir y Primer Ministro, un interlocutor más amistoso, al igual que el príncipe menor Amanullah Khan. Varias reuniones secretas se desarrollaron en la residencia de este último. Sin embargo el Emir estaba al tanto, dado que los mensajes enviados por el Teniente von Hentig al Príncipe Heinrich von Reuss expresaban la posibilidad de incentivar revueltas internas para derrocarlo. Y como era una tradición que los anteriores gobernantes muriesen de razones “no naturales” por lo que ordenó que todas las reuniones fuesen con su presencia, intuía que al estar rodeado de familiares pro-alemanes y ambiciosos, su vida y la seguridad del emirato corrían riesgo.

A medida que las semanas pasaban, Habibullah se defendía de la presión para comprometerse con el esfuerzo de guerra, esperaba que el resultado fuese predecible, anunciando a la misión de su simpatía por las potencias centrales y afirmando su voluntad de dirigir un ejército a la India-siempre y cuando tropas otomanas y alemanas fuesen capaces de ofrecer apoyo.

Para ese momento, los miembros de la expedición podían deambular libremente por las calles de la ciudad, al mismo tiempo, von Niedermayer reclutó a dos docenas de prisioneros asutro-húngaros que habían huido de un campo de prisioneros ruso, para que ayudasen en la construcción de un hospital con el objetivo de ganarse la simpatía de los ciudadanos. Por su parte el enviado otomano, Kâzım Fikri Özalp Bey, confidente del Ministro de Guerra Ismail Enver Pasha, se relaciona con la comunidad turca local expresándoles los beneficios de la Jihad.

Por su parte, el emir toleró el tono cada vez más anti-británica que estaba adoptando su periódico, Siraj al Akhbar, cuyo editor, su suegro Tarzi Mahmud había aceptado al político independentista indio y miembro de la expedición de von Niedermayer, Abdul Barkatullah como periodista principal a finales de Noviembre de 1915. Además permitió la publicación de columnas pro-independentista de otro miembro de la comitiva el Rajá Mahendra Pratap, como así también propaganda a favor de las Potencias Centrales.

El 01 de Diciembre de 1915, los miembros indios, en su mayoría de fe musulmana, dela expedición proclaman un Gobierno Provisional, presidido por el Rajá Pratap, el periodista Barkatullah ocupa el cargo de Primer Ministro, Ubaidullah Sindhi como Ministro de los Asuntos Interiores, Maulavi Bashir como Ministro de Guerra, y Champakraman Pillai como Ministro de Asuntos Exteriores, que de inmediato proclama la independencia de la India.

Estos acontecimientos políticos y el progreso logrado durante el mes de Diciembre permitieron a la misión celebrar en Kabul el día de Navidad con el vino y el coñac olvidado por la misión del diplomático británico Sir Mortimer Durand cuarenta años antes, que Habibullah pone a su disposición.

Con el inicio del nuevo año, el Emir demuestra intenciones de discutir un posible tratado de amistad entre Afganistán y el Imperio Alemán, que finalmente fue firmado el 24 de Enero de 1916. El mismo consistía en una serie de diez artículos. Entre sus principales cláusulas estaban:

  • El reconocimiento de la independencia de Afganistán.
  • Una declaración de amistad por parte de Alemania
  • El establecimiento de relaciones diplomáticas.

El tratado garantizaba la ayuda alemana, en caso de agresión rusa y/o británica, si Afganistán se unía a la guerra, además su ejército sería modernizado con 100.000 fusiles, 300 piezas de artillería, y otros armamentos modernos. Los alemanes iban a ser responsable del mantenimiento de los asesores e ingenieros, y de mantener una ruta de suministro por tierra a través de Persia. Finalmente una ayuda financiera equivalente a £1,000,000 sería entregada al emir.

Los Tenientes von Hentig, quien estaría a cargo de la embajada y von Niedermayer firmaron este documento que creó -como se argumentó en un telegrama a la Oficina de Asuntos Exteriores esa misma jornada, una base inicial para la preparación de una invasión afgana de la India, que se iniciaría luego del envío de 20.000 soldados otomanos y/o alemanes para proteger la frontera con Rusia, por lo que además era necesario el traslado de inmediato de equipos de comunicación y armas. Además se expresaba que en el mes de Abril la campaña podía comenzar.

Sin embargo, pese al entusiasmo de los miembros de la expedición, sin dudas el Emir era un hábil político que no tomaba ningún tipo de compromiso que afectase sus intereses.

12043054_1676809382536729_3958635529200749332_n
Miembros de la expedición. De izquierda a derecha, Kâzım Fikri Özalp Bey, Werner von Hentig, Walter Röhr, Rajá Mahendra Pratap, Kurt Wagner, Oskar von Niedermayer, Günter Voigt and Maulavi Barkatullah.
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

23 de Enero de 1916 – Rebelión Senussi. Combate de Halazin


Rebelión Senussi. Combate de Halazin

El 25 de Diciembre de 1915, las fuerzas de la WWF-Western Frontier Force, encargadas de defender el protectorado británico de Egipto, habían logrado poner en fuga los alrededores del paraje de Wadi Majid a una importante columna de guerreros de la tribu-secta religiosa Senussi junto con asesores militares otomanos, encabezados por el oficial de origen árabe, Ja’far Pasha al-Askari.

Luego de tres días de descanso, su comandante, Geneal Sir Alexander Wallace decidió enviar una columna hacia a Bir Gerawla, unas 12 millas (de 19 kilómetros) al sudeste de Mersa-Matruh, su base de operaciones, en base a la información recolectada por una patrulla de reconocimiento. Sin embargo dos días después regresaron sin encontrar resistencia, dado que los hábiles jinetes beduinos habían huido hacia el desierto.

El 01 de Enero de 1916, la tripulación de un avión de reconocimiento avisto a un campamento de unas 80 tiendas en Gebel Howeimil, a unas 35 millas (de 56 kilómetros) al sudeste de Matruh, sin embargo lluvias torrenciales previnieron un ataque durante diez días.

Hacia el 13 de Enero, una vez más una importante columna se puso en marcha, alcanzando en horas de la tarde, la aldea de Baqqush, y al día siguiente al llegar al campamento lo encontraron desierto, sin embargo en los alrededores, pudieron capturar varios camellos y cabras, a la vez que incendiaban varias tiendas. Finalizada la tarea volvieron a Baqqush. Durante la incursión, el estratégico telégrafo que unía Matruh con el puesto de Dabaa fue reparado, y hacia el 15 de Enero la columna regreso a la base principal llegando al día siguiente con 13 prisioneros, y un botín de 140 camellos y 50 cabras.

El 19 de Enero, otro reconocimiento aéreo detectó un importante campamento en los alrededores de Halazin, 22 millas (35 kilómetros) al sur-oeste de Matruh, además habían avistado la tienda del líder Senussi, Ahmed Sharif, por lo que el General Sir Wallace planifico un avance de inmediato.

Hacia el día 22, las unidades de la WWF, llegaron a la ladea de Bir Shola, habiendo avanzado unas 12 millas (19 kilómetros) en dirección sudoeste, para luego dividirse en dos columnas y seguir avanzando. La compuesta por infantería, marcharía por el flanco derecho, mientras que la de caballería lo haría por la izquierda, a causa de las lluvias, las ambulancias, autos blindados y carros de abastecimiento se vieron obligados a retornar.

Luego de avanzar unas 7 millas (11 kilómetros), el campamento Senussi, fue avistado, por lo que luego de una hora, el ataque de ambas columnas comenzó principalmente contra el flanco derecho. Hacia las 10:00 hs., la infantería avanzó contra una posición defensiva a unas 1,5 millas (2,4 kilómetros) cuando se toparon con un espejismo.

Ante esa situación, los jinetes beduinos apoyados por cinco ametralladoras y tres pequeñas piezas de artillería lanzaron un rápido ataque contra ambos flancos, lo que llevó a los británicos a retroceder, sin embargo la llegada de refuerzos neocelandeses con ametralladoras lograron rechazar el avance enemigo, primero sobre el flanco derecho, aunque en el izquierdo recién a las 13:30 hs. fue frenado gracias a la llegada d emás refuerzos.

Cubiertos los flancos, las unidades sijs, originarios de la India, lograron avanzar por el centro, y al ser reforzados por unidades neocelandesas y sudafricanas, lograron alcanzar las trincheras enemigas hacia las 14:45 hs., que sus ocupantes se retiraron en dirección al desierto. Por su parte, la caballería no pudo perseguirlos debido a la falta de agua para sus monturas. Además el pantanoso terreno hacia imposible la utilización de vehículos blindados.

Hacia el final de la jornada, las bajas de la WWF, alcanzaron los 21 muertos y 291 heridos, mientras que las de los Senussi fueron de 200 y 500 respectivamente. Pese al triunfo, el enemigo aún mantenía su fuerza de combate intacta, por lo que la rebelión distaba mucho de haber concluido.

12744444_1676520392565628_5867576355228668247_n

Mapa del desarrollo del combate.
10325400_1676520859232248_2613536263919267571_n
Un guerrero Senussi capturado por soldados de la WWF – Western Frontier Force.
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 enero, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: