RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2015

Subasta del champán de la Primera Guerra Mundial


El Mundo

  • Precio de salida de 15.000 euros
14431746105585

Sólo quedan cuatro botellas de Krug Private Cuvée 1915

Sotheby’s Nueva York subasta hoy una exclusiva botella de Krug Private Cuvée 1915, un champán centenario que parte de un precio inicial de 15.000 euros. La puja también incluye un viaje a la Maison de Krug en Reims, Francia, en 2016 y la degustación del exclusivo espumoso, del que sólo quedan cuatro unidades en las bodegas de la casa.

Olivier Krug, sexta generación de la familia y director de la empresa que elabora espumosos desde 1843, será el anfitrión. Tras la visita por la Maison y los viñedos y una vez finalizada la cata el comprador se llevará la botella vacía con una réplica de la etiqueta original en una caja de madera de roble hecha a medida, junto con un álbum de fotos de la experiencia.

Krug Private Cuvée 1915 es el fruto del triunfo de los viticultores locales, que consiguieron una cosecha singular a pesar de las difíciles circunstancias que vivían durante la Primera Guerra Mundial. En ese momento, debido a las condiciones excepcionales, Jeanne Krug dirigía la empresa, ya que su esposo Joseph había sido capturado y encarcelado poco después de haber comenzado su servicio militar. En sus diarios Jeanne señaló: “Cada vez que recuerdo los vinos de 1914 y 1915, me encuentro con la admiración general por la valiente dedicación de los productores y comerciantes”.

Para participar en la subasta es necesario registrarse para ver el catálogo de la subasta.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 septiembre, 2015 en Noticias relacionadas

 

Etiquetas: , , , ,

30 de Septiembre de 1915 – La situación en los Balcanes y el Imperio Británico


La situación en los Balcanes y el Imperio Británico

El 22 de Septiembre de 1915, en base a los acuerdos firmados con las Potencias Centrales, el gobierno del Primer Ministro Vasil Radoslavov, en acuerdo con el Zar Ferdinand I, decretó la movilización total de las fuerzas armadas búlgaras, declarando el estado de “neutralidad armada”, con el objetivo de “preservar” la paz.

Sin dudas era un altanero eufemismo, dado que el ingreso a la guerra era solo cuestión de tiempo, por lo que en respuesta, el Primer Ministro griego, Eleftherios Venizelos hizo lo propio a la jornada siguiente, pese a ciertas reticencias del “neutralista” Rey Constantino I, además los embajadores de la Entente pidieron sus pasaportes y abandonaron la capital, Sofía.

Ese mismo día, los embajadores ruso Andrey Poklevskiy y francés Jean-Camille Blondel en Bucarest, se reunieron con el Primer Ministro Rumano, el liberal y pro-Entente Ion Brătianu para consultarle que postura adoptaría el país frente a la movilización de la vecina Bulgaria, mientras que en el Parlamento, los líderes centristas Take Ionescu y Nicolae Filipescu exigían que las tropas fueran alistadas de inmediato en caso de conflicto.

Ante la situación creada, el 24 de Septiembre, el Primer Ministro Radoslavov, se encarga de aclarar que la movilización decretada no esta dirigida contra Serbia, sin embargo, el Primer Ministro Nikola Pašic desconfía, mientras que el comandante en jefe del ejército, Voivoda Radomir Putnik comienza a desplegar fuerzas en la frontera común, debilitando así el dispositivo defensivo frente a los austro-húngaros en el norte. Esa misma jornada, y actuando a espaldas del Rey, Venizelos logra en una reunión secreta con diplomáticos y asesores militares, que los aliados envíen 150.000 soldados a la región de Salónica para prevenir cualquier ataque búlgaro y/u otomano.

El 25 de Septiembre de 1915, el Secretario de Asuntos Exteriores británico, Sir Edward Grey se reunió en Londres, con los embajadores de Grecia, Rumania y Serbia para informarse sobre el deterioro de la situación en la región de los Balcanes, durante las conversaciones, el representante serbio promete ceder al gobierno griego los territorios macedonios de Doiran y Gevgelija, si a cambio deja de pretender el de Strumica, como gesto para aunar esfuerzo frente al desafío búlgaro. Horas más tarde, Sir Grey junto con el Ministro de Guerra el Mariscal Lord Horatio Kitchener, se reúnen con el teniente coronel Zivko Pavlovic, segundo del Voivoda Putnik, a quien disuaden del plan de un ataque preventivo contra el territorio de Bulgaria, en contrapartida el militar serbio exige que se envíen de inmediato 100.000 hombres a Grecia en señal de apoyo.

El 26 de Septiembre, mientras que el ejército búlgaro continúa con la movilización decretada, el Primer Ministro Radoslavov explica que no hay intención de lanzar una campaña militar contra Grecia. Esa misma jornada, para apaciguar la situación, recibe un telegrama del Primer Ministro rumano Brătianu, quien pese a sus simpatías por la Entente Cordiale, le propone alcanzar un entendimiento para así evitar un conflicto.

A pesar de los gestos de buena voluntada, Atenas desconfía de su vecino, por lo que finalmente el 27 de Septiembre, el Primer Ministro Venizelos obtiene luego de arduas discusiones, el consentimiento del Rey Constantino I, para permitir el arribo de tropas aliadas, en el puerto de Salónica, con esta confirmación, es designado para hacerse cargo de la operación el General francés Maurice Sarrail.

Hacia el 29 de Septiembre, en un gesto simbólico, el gobierno griego le ofrece al búlgaro una “desmovilización” conjunta para rebajar la tensión en la región, sin embargo recibe una negativa como respuesta.

El 30 de Septiembre de 1915, en la House of Commons (Cámara de los Comunes) el Secretario Sir Grey hace una exposición ante los parlamentarios sobre la situación balcánica, ante la pregunta del miembro del Partido Tory (Conservador), Sir Philip Magnus sobre la postura del gobierno ante la movilización decretada por Bulgaria, respondió que era una actitud sumamente agresiva, sin embargo expresaba que a pesar que el pueblo británico no tenía demasiada simpatía por los búlgaros, las relaciones entre los países eran amistosas, por lo cual si está acción no perjudicaba los intereses nacionales o de sus aliados no debía ser motivo para perturbar el entendimiento, en cambio si la misma servía a los intereses del enemigo, alertaba que el Imperio protegería a sus aliados en la región sin ningún tipo de reserva, recibiendo aclamaciones por parte de los parlamentarios de todos los partidos.

Sin dudas el gobierno británico creía que el ingreso a la guerra del Reino de Bulgaria de parte de las Potencias Centrales era solo cuestión de tiempo.

12118830_1641922519358749_34316680077298602_n
Crónica del periódico londinense Daily Telegraph, sobre la exposición del Secretario de Asuntos Exteriores Sir Edward Grey ante la House of Commons (Cámara de los Comunes) sobre la movilización militar decretada por el Reino de Bulgaria.
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: ,

29 de Septiembre de 1915 – Cambios en el Gobierno Ruso


Cambios en el Gobierno Ruso

Con la derrota en la guerra contra Japón en 1905, y para hacer frente a las amenazas de revueltas, el Zar Nicolás II, partidario de la más férrea autocracia, se vio obligado a conformar la Duma, un cuerpo legislativo aunque con poca influencia a la hora de tomar decisiones, como así también otorgar más poderes a los Zemstvos, consejos de gobiernos locales creados por las reformas liberales emprendidas por su abuelo Alejandro II y que habían sido revertidas por su autoritario padre, Alejandro III.

Sin embargo el inicio de la guerra en Agosto de 1914, con el pretexto para el bien de la nación redujo aún más el poder de decisión del cuerpo legislativo, impuso la más severa censura a los medios de comunicación y no dudo en reprimir cualquier manifestación de protesta. Si bien la población, exaltada por el patriotismo, aceptó de mala gana estás medidas, a mediados de agosto de 1915, con cierto rechazo del débil Primer Ministro Ivan Goremykin, Nicolás II, ordenó la abolición de los Zemstvos, lo cual produjo un gran rechazó no solo en el interior del colosal imperio, sino también entre los representantes de la Duma, que tachaban a la medida como improcedente y sumamente autoritaria.
Ante esta situación, el Zar quien se encontraba en el frente dado que había asumido el mando de los ejércitos, revocó la medida, sin embargo el gabinete quedó sumamente debilitado y dividido entre varias facciones, además para agregar confusión, comenzaba a ganar peso la influencia del monje Rasputín sobre las decisiones de la Zarina Alejandra que estaba a cargo de la administración.

Ante esta situación, el 29 de Septiembre de 1915, renuncio el Ministro del Interior de tendencia liberal, Príncipe Nikolai Shcherbatov, descendiente de una aristocrática familia, quien anteriormente había fundado la Unión de Terratenientes y había alcanzado su puesto en Junio de ese mismo año, debido a su amistad con el Gran Duque Nicolás, tío del Zar y comandante en jefe del Ejército al inicio de la guerra. Su reemplazante fue el ultra-conservador, Alexei Khvostov quien ocupaba un escaño en la Duma y era famoso por defender la autocracia zarista y hacer gala de un antisemitismo feroz.

Este cambio en el más importante de los ministerios del Gabinete ruso, sin dudas implicaba que pese al retroceso en la cuestión de los Zemstvos, las políticas autoritarias y de represión a cualquier tipo de actividad, no solo no iban a cesar, sino que se incrementarían de manera notable.

 12079463_1641922116025456_6507527583625680612_n

Príncipe Nikolai Shcherbatov, antiguo Ministro del Interior de tendencia liberal.
11139454_1641922126025455_4110194670646145450_n
Alexei Khvostov, nuevo Ministro de ideología ultra-conservadora y antisemita.
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , , , ,

28-29 de Septiembre de 1915 – Campaña de Mesopotamia. Batalla de Es Sinn y captura de Kut Al Amarra


Campaña de Mesopotamia. Batalla de Es Sinn y captura de Kut Al Amarra

Hacia mediados de Abril de 1915, las fuerzas anglo-indias de la Expeditionary Force “D”. (Fuerza Expedicionaria D) habían logrado rechazar una embestida de tropas otomanas, en su mayoría caballería irregular árabe y kurda, en los alrededores de la aldea de Shaiba, a pocos kilómetros de la estratégica ciudad portuaria de Basora.

Luego de este éxito, se generó un debate sobre el futuro de la campaña, dado que desde un principio solo había sido concebida para proteger el oleoducto de Abadan, en el Golfo Pérsico, los mandos militares estaban convencidos que podrían seguir adelante, por lo que comenzaron a planificar nuevos avances. Por su parte, el Gobierno en Londres preocupado por el desarrollo de los demás frentes, pretendía que solo fuesen defendida Basra y el estratégico río Shatt Al Arab, por donde se transportaba el combustible necesario para los buques de la Royal Navy.

Sin embargo, el Virrey de la India Charles Hardinge, 1º Barón de Penshurst y sus colaboradores vieron la oportunidad para demostrar la preeminencia del Imperio en la región y para garantizar la integridad y seguridad de su territorio, por lo que alentaron a continuar avanzando hasta por lo menos el canal Chatt al Hai, que unía a los Tigris y Eúfrates, para luego en un futuro capturar Baghdad.

Por su parte, los oficiales en Basora, creían que era el momento ideal para avanzar, informes de inteligencia mostraban que las únicas tropas que bloqueaban la marcha río arriba, eran restos maltrechos de dos divisiones que habían sido derrotadas en los combates menores de Qurna y Nasiriyeh, además era poco probable que recibieran el apoyo de la población local, dado que los reclutas al ser en su mayoría de la región de Anatolia eran vistos como ocupantes, en cambio los jinetes irregulares árabes y kurdos eran indisciplinados y proclives a desertar o provocar levantamientos y disturbios.

A pesar que el gobierno británico era proclive a mantener la campaña al mínimo con el fin de proteger los recursos necesarios para los demás frentes, el control de la misma fue asumido paulatinamente por el gobierno virreinal de la India, que fue presionado por los militares para continuar avanzando. Si bien el Secretario de Estado para la India Sir Austen Chamberlain dio el visto bueno advirtió las acciones para lograr la victoria deberían ser alcanzadas con las fuerzas que ya estaban en el frente, dado que no habría refuerzos de otros sectores.

Con la aprobación de las autoridades, el comandante en jefe de la Indian Expeditionary Force “D”. (Fuerza Expedicionaria India “D”), Teniente Geneal Sir John Niuxon y su comandante principal de campaña, el Mayor General Charles Townshend quien estaba a cargo de la 6ª División (Poona), comenzaron a planificar el asalto a la estratégica ciudad de Kut. Con reciente refuerzos llegados para proteger Basora y sus alrededores, la IEF “D”, contaba con dos divisiones la mencionada 6ª y la 12ª, sumando en total seis brigadas de infantería y una de caballería.
Además como apoyo de la ofensiva, una flotilla bajo el mando del Vice Comodoro Edgar Cookson remontaría el Tigris, entre los navíos de río se encontraban el Shaitan, el Comet, y el Sumana, que contaban con tres cañones de 76,2 mm cada uno. Además había cuatro barcazas impulsadas a caballo y dos a motor equipadas con piezas de artillería de 4,7 pulgadas. Mientras que la ofensiva sería llevada a cabo por la 6ª División, la 12ª División Hindú sería repartida por el Teniente General Sir Nixon, para proteger puestos de avanzadas distantes de su base en Basra, como Ali Gharbi, y a Nasiryeh, la tarea era complicada debido a la falta de caminos y/o líneas ferroviarias, por lo que el control se desarrollo en embarcaciones fluviales que recorrían el Eufrates y el Tigris.

El 11 de Septiembre de 1915, el Mayor General Townshend había concentrado a sus fuerzas en los alrededores de la aldea de Ali Gharbi a lo largo del río Tigris, en total además de la 6ª División, contaba con la 6ª Brigada de Caballería Hindú, la 10ª Brigada de la Real Artillería, así como dos batallones la 30ª Brigada hindú de Infantería, perteneciente a la 12ª División. En total eran 11.000 hombres y 28 piezas de artillería.
Para frenar este avance, se encontraba el cuerpo armado otomano denominado “Área de Comando de Irak” compuesto por el remanente de las divisiones 35º y 38º, su comandante era el Miralay (Coronel) Nureddin Bey veterano de las guerras balcánicas, quien a la vez ostentaba el cargo de Gobernador de la Provincia de Baghdad. A pesar de las promesas, era conciente que no podía esperar refuerzos, dado que para esos momentos la situación era comprometida en el marco de la Campaña de Gallipoli contra los anglo-franceses, como en el Cáucaso frente a las fuerzas rusas.

A pesar que había recibido terminantes órdenes del Ministro de Guerra y hombre fuerte del Gobierno, Ismail Enver Pasha de reconquistar Basra, el Coronel Nureddin era conciente de sus limitadas fuerzas, que constaban solo de 10.000 reclutas, gran parte árabes poco fiables y 32 piezas de artillería, en su mayoría Krupp de fabricación alemana.

Para hacer frente a la embestida, decidió organizar su defensa en Es Sinn, sector donde el río Tigris tiene una pronunciada curvatura, a pocos kilómetros al sur de la ciudad de Kut. Al Amarra. Sobre el norte, en el flanco izquierdo atrincheró a los destacamentos de la 38º División en dos líneas de trincheras que se extendían hasta los pantanos de Suwada Marsch y Ataba Marsch considerados intransitables, pese a la temporada seca, por lo que era impracticable una maniobra envolvente a gran escala.

En el sur, o flanco derecho, se construyeron una serie de trincheras que unían el curso del río con un reducto fortificado, que si bien no estaba rodeado por obstáculos naturales, su elevada posición le permitía un excelente campo de tiro. Las reservas estaban ubicadas a solo 5 millas por detrás y podían ser transportadas de un sitio a otro gracias a un puente flotante.

El 27 de Septiembre de 1915, las fuerzas anglo-hindúes se acercaron finalmente a las posiciones defensivas otomanas. Desde hacia varios días, fuerzas de caballería habían explorado el área, como así también un avión de reconocimiento, por lo que en base a estos informes, se determinó que en el área entre los pantanos de Ataba y Suwaikiya, al norte de las líneas otomanas era factible de lanzar un ataque, sin embargo el Mayor General Townshend optó por un plan complicado para rodear al enemigo.

En la orilla derecha del río, desplegó como demostración de fuerza a los dos batallones de la Brigada 30ª, mientras que el resto de las fuerzas se desplazaron a la orilla izquierda, siendo divididas en tres sectores. Dos columnas debían marchar alrededor de los pantanos y atacar las posiciones otomanas por la retaguardia. La llamada Columna “A”, compuesta por los regimientos 2nd Dorsets (británicos), 117th Mahrattas (hindúes) y una compañía de zapadores, bajo el mando del General de Brigada Walter Delamain, se le dio la tarea de despejar las posiciones enemigas entre los pantanos Ataba y Suwada.

La Columna “B”, del General de Brigada Frederick Hoghton estaba formada por la 17th (Ahmednagar) Brigada conformada por los regimientos 20th Punjabis y 104th Wellesley’s Rifles, debía atacar la retaguardia de las trincheras enemigas. El tercer sector, compuesta por la 18 (Belgaum) Brigada del Brigadier General Charles Fry, lanzaría una serie de ataques contra el frente de las posiciones otomanas, para fijar a los defensores. Finalmente la 6ª Brigada de Caballería del General de Brigada Herberth Kennedy actuaría para cortar la dirección del enemigo en retirada. El éxito de este “grandioso” plan dependía que las fuerzas anglo-hindúes marcharán de manera dificultosa por la noche a través del desierto y rodeando pantanos.

El plan entero casi fracaso antes de empezar, cuando en el atardecer del 27 de Septiembre 3 desertores hindúes, se dirigieron a las posiciones otomanas con el plan detallado, sin embargo el Coronel Nureddin Bey, se negó a creer que los británicos tomarían semejante riesgo, dado que estaba convencido que el ataque sería en las cercanías a las orillas del río.

A las 02 de la mañana del 28 de Septiembre de 1915, en medio de la oscuridad las columnas A y B, emprendieron la marcha, para llegar a los lugares destinados para ser apoyadas por el fuego de la artillería, que comenzaría al amanecer. Sin embargo los problemas no tardaron en comenzar, cuando las fuerzas del General de Brigada Hoghton se adentro en el pantano Suwaikiya, por lo que tardo una hora en volver sobre sus pasos para reemprender la marcha. Por su parte, la columna del General Delamain alcanzó su objetivo a la hora determinada, pero debió esperar el arribo de su colega.

Hacia las 8:45, tres horas después de la hora pautada, la columna A, se lanzó al ataque en soledad contra las posiciones enemigas, sin saber sus oficiales que la otra columna ya estaba cerca. La acción demandaba que el alcance del ataque iba a ser mayor, por lo que el 117th Mahrattas, junto a la 22ª Compañía de Mineros y Zapadores de Bombay, contra el extremo norte de las trincheras enemigas, sufriendo altas bajas. Por su parte, los británicos del 2nd Dorsets golpearon el centro y sur, encontrando una encarnizada resistencia.

Al mismo tiempo, la columna del General Hogthon había tropezado con un fortín cerca del pantano que no había sido descubierto durante las tareas de reconocimiento, y que tomaron con mucho sacrificio. Finalmente cuando llegaron a la batalla, sus unidades se lanzaron a la bayoneta calada contra las trincheras y reductos otomanos.

Por su parte, el General Fry, al recibir noticias alentadoras en el norte de las decidió lanzar un ataque a gran escala entre el río Tigris y el pantano Suwada, sin embargo los defensores otomanos le opusieron una dura resistencia y pese al apoyo del fuego de los cañones de las barcazas en el río, el ataque falló, lo cual llevó a su comandante a pedir apoyo al General Delamain, quien pese a estar comprometido en el norte, respondió desviando a parte de sus fuerzas.

Ante esta maniobra, los refuerzos del Coronel Nureddin Bey, comenzaron a llegar desde sus posiciones río arriba, en total eran cuatro batallones de infantería y dos brigadas de caballería (en su mayoría árabes y kurdos) y artillería, para sostener la línea defensiva. Sin embargo unidades de las columnas A y B, ahora bajo unificado del General Delamain, las divisaron y abrieron fuego, logrando detener el avance enemigo, a lo siguió, una carga a la bayoneta que logró hacer retroceder a la columna enemiga, sin embargo este éxito evitó ayudar en lo inmediato a la Brigada del General Fry que continuaba estancada frente a las líneas enemigas.

Con el correr de la batalla, el Mayor General Townshend, prácticamente no tenía participación, dado que solo los dos batallones de la 30ª Brigada sobre el flanco derecho desarrollaban maniobras de distracción, mientras que las unidades de caballería aún buscaban el sitio apropiado para cargar, por lo que a su mando directo solo quedaban las cañoneras, por lo que creyó que era factible atacar las embarcaciones otomanas ancladas en la ciudad puerto de Kut., por lo que el Vice Comodoro Cookson aceptó las ordenes y comenzó a navegar río arriba, logrando sortear con éxito el fuego de la línea enemiga, sin embargo antes de alcanzar el objetivo, se encontraron con un bloqueo de barcos hundidos y cables de aceros, por lo que algunos tripulantes comenzaron a cortarlos para que el resto de las barcazas pasaran, y en una prueba de valentía, el mismo comandante ayudo en la tarea, sin embargo recibió un disparo y murió en el acto.

Hacia el final de la jornada, las fuerzas anglo-hindúes habían capturado la mayor parte de las redes de trincheras en el flanco norte sobre la margen izquierda del río Tigris, por su parte el Coronel Nurredin Bey, al ver que sus refuerzos estaban en retirada, consideraba que la defensa del resto de la posición por parte de la 38ª división sería inútil, por lo que en horas de la noche dio la orden de retirada, al igual que la 35º en el flanco derecho. Si bien las unidades de caballería habían alcanzados los objetivos asignados, no pudieron atacar al enemigo, sino que los persiguieron a cierta distancia.

Finalmente el 29 de Septiembre de 1915, las fuerzas del Mayor General Townshend entraron en Kut Al Amarra sin resistencia, dado que las fuerzas otomanas continuaron retrocediendo hasta el norte, en los alrededores de la población de Ctesiphon, donde el Coronel Nurredin Bey comenzó a preparar las defensas adecuadas para resistir un nuevo ataque.

El saldo de la victoria anglo-hindú fue de 94 muertos y 1139 heridos, mientras que las bajas otomanas fueron muy superiores, 5.300 muertos, heridos y prisioneros, como así también la pérdida de 13 piezas de artillería.

12140562_1641642586053409_2027375814493024793_n

Mapa de la Batalla de Es Sinn.
12107959_1641642652720069_1691425271147180493_n
Representación artística de la carga de los británicos del Regimiento 2nd Dorsets.
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , ,

27 de Septiembre de 1915 – La tragedia del Crucero Benedetto Brin. ¿Accidente o Sabotaje?


La tragedia del Crucero Benedetto Brin. ¿Accidente o Sabotaje?

El ingreso del Reino de Italia en la guerra en Mayo de 1915, cambio el panorama del frente naval en el Mar Mediterráneo, los buques franceses y británicos iban a contar con importantes bases navales y puertos de abastecimiento, siendo uno de estos, el Puerto de Brindisi al sudeste de la Península, en la región de “Puglia”.

Además la Regia Marina, contaba con una importante flota de cruceros anclados allí, siendo uno de los principales el moderno Benedetto Brin, en honor al Ministro de Guerra quien ordenó su construcción y falleció antes que fuese finalizado. Fue botado el 07 de Noviembre de 1901, a un valor de 51,35 millones de libras. Sus medidas eran de 138 metros de largo, por 23 de ancho, el tonelaje alcanzaba las 14 mil toneladas y contaba con 46 cañones de varios calibres, dos ametralladoras y cuatro tubos lanzatorpedos.

Su bautismo de fuego, fue durante la guerra italo-otomana de 1911, cuando participo activamente del bombardeo a las ciudades de Trípoli, Benghazi y Cirenaica en el norte de África, como así también una incursión contra la Isla de Rodas en el Mar Egeo. A partir de Mayo de 1915, participo de varias escaramuzas contra buques austro-húngaros sin sufrir daños graves.

A pesar de ser un crucero moderno y bien armado, contaba con una serie de defectos importantes, como el hecho que la “Santabárbara” (Nombre que se les da a los depósitos de municiones) se encontraba peligrosamente cerca de la sala de motores, o que era atravesada por tuberías de vapor. Y si bien las comisiones de control informaron al mando naval, prácticamente ninguna medida fue tomada.

Pese a todo, hacia mediados de Septiembre de 1915, el Benedetto Brin se encontraba anclado el llamado Puerto Medio, en las cercanías de la playa de Marimist, junto a varios buques italianos y franceses, a la espera de nuevas órdenes.

Poco después de las ocho horas de la calurosa mañana del 27 de Septiembre de 1915, una fuerte explosión estremeció al puerto y la ciudad circundante, el depósito de municiones del Benedetto Brin ha estallado, y en pocos minutos el buque se ve envuelto en llamas y se hunde inexorablemente, de los 943 tripulantes, 456 mueren, entre ellos el Capitán de Navío y comandante de la nave, Gino Fara Forni Pettenasco y el almirante Ernesto Rubin de Cervin, jefe de la Tercera División de la Segunda Escuadra Naval, junto a otros 21 oficiales reunidos en su mayoría en la sala de máquinas o en la popa de la cubierta, solo 8 sobrevivirán. De los fallecidos, 369 se reportaran como desaparecidos o irreconocibles. Varios heridos fueron rescatados por marineros italianos y franceses que se encontraban en las cercanías.

La tragedia pudo haber sido peor, dado que la dirección de la onda expansiva, los gases emitidos y las llamas fue hacia arriba en vez de expandirse lateralmente lo cual habría afectado a los navíos Giulio Cesare, DanteAlighieri, Leonardo De Vinci, Nino Bixio, Emanuele Filiberto, Saint Bon y Regina Margherita que se encontraban en los alrededores.

En horas de la tarde, mientras aún se recogían muertos y heridos, el mando naval comenzó a investigar las razones del suceso, la opción de submarinos enemigos, quedo descartada de inmediato, dado que las instalaciones portuarias se encontraban rodeadas en el mar por una malla metálica imposible de sortear. También se descartó por razones políticas un accidente a causa de defectos de fabricación, por lo que comenzó a tomar forma la idea de un sabotaje que en base a informes de testigos, podía ser obra de un falso sacerdote o de un marinero traidor, dado que corría el rumor que agentes de inteligencia austro-húngaros ofrecían suculentas sumas de dinero a todo aquel que ayudase hundir navíos italianos.

La versión del sabotaje servía, según desde la óptica del alto mando naval, para galvanizar el espíritu no solo de las tripulaciones, sino también de la población civil en medio de la tragedia.

12065677_1640614306156237_2698263544389371881_n

Crucero Benedetto Brin.
12088094_1640614309489570_7494495356674562682_n
Fotografía que muestra los restos del navío hundiéndose en el Puerto de Brindisi.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , ,

26 de Septiembre de 1915 – James Keir Hardie. La muerte de un pacifista


James Keir Hardie. La muerte de un pacifista

James Keir Hardie había nacido el 15 de Agosto de 1856, en Lanarkshire, Escocia en el seno de una familia sumamente pobre, su madre era sirviente en una granja y su padre fue un pobre carpintero de barcos. Cuando nació sus padres no estaban casados aún. Tras formalizarse el compromiso, la familia tuvo ocho hijos más. Acuciada por la necesidad, la familia de Hardie alternaba su residencia entre Glasgow, en busca de trabajo en las minas e industrias, y los campos de algodón de su lugar de origen.

Obligado a trabajar en las minas de carbón desde los siete años de edad, Hardie nunca pudo asistir a la escuela elemental, sin embargo gracias a su tesón por aprender y a su activismo político y social, fue elegido, en la década de 1870, como uno de los máximos representantes de los mineros escoceses. A partir del año 1881, dejó el duro trabajo de las minas para dedicarse a la conformación de un sindicato minero fuerte y representativo en el condado de Lamark, al mismo tiempo que se hizo cargo de la dirección del periódico Cumnock News entre los años 1882 y 1886.

Al año siguiente, Hardie fundó su propio periódico, The Miner (El minero), llamado desde 1889 Labour Leader, donde pudo expresar sin su ideario político, basado en un socialismo suavizado por concepciones cristianas y en la lucha por obtener beneficios posibles para la clase trabajadora en general.

En 1888, fue uno de los fundadores del Scottish Labour Party (Partido Laborista Escocés) y si bien fue derrotado ese mismo año en las elecciones para obtener un escaño en la House of Commons, continúo trabajando arduamente hasta que finalmente en las elecciones de 1893, resulto electo por el area industrial de Bradford en el condado de Yorkshire, transformándose así en el primer parlamentario de origen obrero. Este éxito lo llevó junto a varios dirigentes a fundar el Independent Labour Party (Partido Laborista Independiente) de alcance nacional e ideología socialista aunque sumamente moderada.

En el corto plazo, el partido núcleo a una importante base obrera, alcanzado para finales del Siglo XIX, los 12.000 miembros, en cuanto a Hardie, si bien en 1895, había perdido el escaño, lo recupero en febrero de 1900, en representación de la cuenca minera galesa de Merthyr-Tydfil, siendo designado portavoz del Grupo Parlamentario de 28 miembros, lo que demuestra el predicamento que tenía el partido entre la clase obrera.

En 1907, Hardie abandonó el liderazgo del grupo en la House of Commons, a favor de Arthur Henderson, por no estar lo suficientemente preparado para llevar a cabo una labor de oposición política razonable en los debates de la cámara, ya que él se desenvolvía mucho mejor en tareas organizativas internas del partido. Sin embargo su actividad no decayó, ya que a partir de 1908, comenzó a militar a favor del sufragio femenino entablando una estrecha relación con la líder del movimiento Sylvia Pankhurst, abogo por la autodeterminación de la India, granjeándose el rechazo de los sectores más conservadores, y el final de la política de segregación en la Unión Sudafricana.

Hardie, partidario del pacifismo, se opuso tenazmente al estallido de la Guerra en 1914, y trató junto a un grupo de socialistas de distintos países organizar una huelga general internacional para intentar detener el conflicto, sin embargo fracaso. Además intento que la llamada Segunda Internacional Socialista convenciera a los proletarios de las naciones para que se negaran a enrolarse en los ejércitos, sin embargo tampoco tuvo éxito.

A pesar de los contratiempos, continúo con su política pacifista, que no fue bien recibida, incluso en las filas de su propio partido, que decidió apoyar al gobierno en el esfuerzo bélico, esto sumo en una profunda tristeza a Hardie, que falleció víctima de un ataque cardíaco el 26 de Septiembre de 1915 en un hospital en la ciudad escocesa de Glasgow. Sin dudas se apagaba una de las pocas voces que llamaban a la paz, en medio de una vorágine bélica que consumía a gran parte del mundo.

12108159_1640591582825176_2080125657084668132_n
El líder pacifista del Independent Labour Party (Partido Laborista Independiente) James Keir Hardie en una manifestación de 1914, en contra del inicio de la guerra en Trafalgar Square, quien falleció el 26 de Septiembre de 1915.
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: ,

25 de Septiembre de 1915 – Inicio de la Segunda Batalla de Champagne


Inicio de la Segunda Batalla de Champagne

Hacia la primavera de 1915, el Frente Occidental se había estabilizado una vez más, el fracaso alemán en la llamada Segunda Batalla de Ypres, en la región franco-belga de Flandes, había sido ciertamente compensado con las cruentas e inútiles ofensivas aliadas que marcaron la Segunda Batalla de Artois, la de Aubert Ridge y Festubert.

Esta situación exasperaba los ánimos de los políticos franceses, que presionaban de manera constante a sus militares para lograr expulsar a los invasores alemanes del suelo nacional, a la vez que esto hacían lo mismo con los aliados británicos y de sus dominios.

Ante esto, el comandante en jefe del GQG -Grand Quartier Général (Gran Cuartel General Francés), el General Joseph Joffre, comenzó a diseñar una ofensiva con cuatro objetivos generales.

1- Limitar el fortalecimiento del Ejército Alemán en el este, para así ayudar a las fuerzas del Imperio Ruso que se habían retirado de Polonia.
2- Convencer a naciones neutrales, sobretodo en la región balcánica para que entren a la guerra en el bando aliado.
3- Reiniciar los combates móviles, dado que el estancamiento del frente estaba erosionando la moral y el espíritu de combate tanto de los soldados como de los suboficiales.
4- Fortalecer la credibilidad propia y del alto mando ante las autoridades políticas francesas.
La idea rectora del plan, es lanzar una potente ofensiva en una zona limitada de 25 km., en la región de Champagne, entre las poblaciones de Aubérive, en el sur del Valle Suippe y Ville-sur-Tourbe, para así sorprender a la retaguardia del enemigo, y obligarlos a retroceder, es por ello que para darle mayor velocidad, cada ejército cuenta con un cuerpo de caballería. Al mismo tiempo se coordinó una ofensiva franco-británica en la región de Artois, sector central del dispositivo alemán.

Las razones principales de la elección del lugar, es que se trataba de una importante llanura en la cual la presencia de poblados para ser utilizados como fortificaciones defensivas era mínima, y además el terreno carecía de importantes bosques, por lo que las olas de asalto podían contar con un campo visual amplio. Para ello sería necesario un importante bombardeo de artillería sobre las líneas enemigas, para luego lanzar ataques de infantería por los flancos de los puntos de resistencia. Finalmente una segunda oleada tomaría la siguiente línea defensiva del enemigo.

Para llevar a cabo la ofensiva el General Joffre, cuenta con el 4º Ejército del General Fernand Langley de Cary, compuesto por los cuerpos de infantería 4º del General Henri Putz, 32º del General de División Henri Berthelot, 7º del General de Infantería Georges de Bazelaire, 2º de Tropas Coloniales del General de División Ernest Blondlat y el 2º de Caballería del General Antonie de Mitry. Además también se encontraba el 2º Ejército del General Philippe Pétain, formado por el 14º Cuerpo del General de Infantería Joseph Baret, el 11º del General Maurice Baumgarten, el 30º del General de Ingenieros Michel Coutanceau, el 1º de Tropas Coloniales del General de Infantería Pierre Berdoulat y finalmente el 3º Cuerpo de Caballería.

Por su parte, el Jefe del OHL-Oberste Heeresleitung (Alto Mando Alemán), General Erich von Falkenhayn era conciente de la posibilidad de una ofensiva aliada, sin embargo su atención estaba en el Frente Oriental, por lo que contaba con pocas unidades para reforzar las líneas. En el sector de Champagne, se encontraba el IIIº Ejército del General de Caballería Karl von Einem, que contaba como activo al XIVº Cuerpo del Teniente General Kart von Hänisch, mientras que los cuerpos VIIIº del General de Infantería Julios Riemann y el XIIº de Sajones del Mayor General Lara d´Elsa actuaban como reserva, además contaba con el apoyo de tres divisiones del vecino Vº Ejército del Kronprinz Wilhelm. En total el dispositivo alemán constaba de 7 divisiones y media, y si bien en comparación eran inferiores a las unidades francesas, estaban bien atrincheradas en fortificaciones construidas estratégicamente que les permitía evitar los efectos del fuego de artillería.

La ofensiva había sido planificada por el General Joffre, para ser lanzada el 08 de Septiembre, sin embargo los comandantes de ambos ejércitos que iban a tomar parte, pidieron que fuera pospuesta para el 15, hasta que finalmente la fecha elegida fue el 25.

La preparación de la misma se basaba en tres puntos primordiales, el bombardeo, la concentración de las tropas, y el establecimiento de una logística adecuada. La primera parte se inicio en la madrugada del 22 de Septiembre de 1915, cuando 1.100 piezas de artillería abrieron fuego sobre las posiciones alemanas, en su mayoría cañones de campaña de 75 mm. Y morteros de trincheras, usados por primera vez en forma masiva, que tenían como objetivo destruir las alambradas para permitir el paso de la infantería.

El 24 de Septiembre, la artillería pesada entro en acción descargando su poder de fuego sobre las líneas de abastecimiento y nudos ferroviarias en la retaguardia del enemigo principalmente en los centros logísticos de las estaciones de Bazancourt y Challerange.

Esa misma jornada se inicio la concentración de tropas en las plazas de armas de las diferentes localidades a una prudente distancia del frente, el acarreo de los hombres y sobretodo de las municiones, es a través de líneas ferroviarias y carreteras, siendo algunas construidas a toda prisa para la ocasión.

Finalmente en la madrugada del 25 de Septiembre de 1915, la batalla inicia, cuando por el flanco izquierdo el 4º Ejército del General Langley de Cary avanza con los cuerpos 4º, 32º y 7º entre las poblaciones de Prosnes y Auberive. Si bien el efecto del bombardeo había sido devastador, las posiciones alemanas no se habían hundido, por lo que los dos primeros cuerpos se atascaron en la primera línea defensiva al sur de la colina de Védégrange, sin lograr ningún progreso significativo, en cambio el tercero logra avanzar en un frente de 4 km.

Los puntos de resistencia alemanes, hacen que el progreso francés sea muy desigual y descoordinado, por el oeste, la colina de la Granja de Wacques, se encuentra bien fortificada, por un complejo de trincheras cavadas durante el verano, escondidas en zonas boscosas del valle de Ain, mientras que por el este eran más débiles.

Por su parte, el 2º Cuerpo Colonial, avanza sobre tres ejes, al oeste alcanza el destruido Molino de Souain, en el centro, alcanzan la granja de Navarin, sin embargo no puede tomarla debido a las fortificaciones del enemigo, mientras que por el este, toman el camino que une las poblaciones de Tahure y Souain, sin embargo el avance se ve frenado por el punto fuerte establecido en Bois Sabor. Por detrás se encontraba el 2º Cuerpo de Caballería, listo para avanzar en caso que el frente alemán se viniese abajo.

En el sector del 2º Ejército del General Pétain, los cuerpos 11º y 14º, cruzaron en horas de la madrugada la primera línea de trincheras sin combatir, logrando alcanzar el camino Souian-Tahure, sin embargo se ven frenados por las posiciones defensivas en Bois Jaune y Butte du Mesnil, impidiendoles avanzar hacia el valle de Dormoise, en el flanco derecho, los curtidos soldados del 1º Cuerpo Colonial embisten con cierto éxito las posiciones enemigas en Main de Massiges, sin embargo no alcanzan la cresta, debido al fuego de la eficiente artillería de campaña alemana.

Globalmente el avance de las fuerzas francesas es desordenado y desigual, en algunos sectores, sobretodo donde predominan las tropas coloniales, la primera línea defensiva es tomada sin luchar, capturando un importante número de prisioneros y armas, en cambio en otros, resisten los puntos fuertes. En cambio la segunda línea defensiva se mantiene intacta. Del lado alemán, la ofensiva del enemigo genera arduas discusiones, el comandante en Jefe del IIIº Ejército General de Caballería von Einem se niega a retirarse como le pide su Jefe de Estado Mayor, el General de Infantería Friedrich Loßberg, quien es sustituido esa misma jornada por Mayor General Martin von Oldeshausen. Por el contrario, pide refuerzos al General von Falkenhayn. Ya que luego del desconcierto inicial, la embestida ha sido contenida en prácticamente todo el frente.

 12079164_1640272779523723_6460632468934900980_n
Mapa en el que se muestra el sector en el cual avanzarían las fuerzas francesas, en base al plan ideado por el Jefe del Estado Mayor, General Joseph Joffre.
12088576_1640277356189932_8916101211054680004_n
Batería francesa abriendo fuego en la región de Champagne antes del inicio de la ofensiva.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas:

25 de Septiembre de 1915 – Inicio de la Batalla de Loos


Inicio de la Batalla de Loos

La gran ofensiva del otoño de 1915, planificada por el General Joseph Cofre, jefe del GQG -Grand Quartier Général (Gran Cuartel General Francés) estaba basada en tres ofensivas, la principal sería llevada a cabo por dos ejércitos franceses en la región de Champagne, y dos complementarias, una en Artois, donde avanzarían en conjunto tropas francesas y británicas y otra más al norte en los alrededores de la estratégica ciudad de Loos y estaría a cargo enteramente por unidades de la BEF – British Expeditionary Force (Fuerza Expedicionaria Británica).

Sin embargo, la tarea de consensuar una plan en común entre aliados no había sido fácil, ya que por ejemplo el 27 de Julio de 1915 en la Conferencia de Frévent, el comandante en jefe de la BEF, Mariscal de Campo Sir John French había intentado en vano, convencer al General Ferdinand Foch, quien estaba a cargo del llamado Groupe d’armées du Nord (Grupo de Ejércitos del Norte) para lanzar un ataque con mayor perspectiva de éxito en la región de Flandes, dado que esté estaba convencido que debía ser lanzado en los alrededores de La Bassée y el Canal homónimo. Las discusiones siguieron en Agosto, más aún cuando el General Joffre, apoyo la postura de su connacional. Finalmente el 21 de ese mismo mes, el Ministro de Guerra británico, Mariscald e Campo Lord Horatio Kitchener conmino al Mariscal Sir French y al comandante en Jefe del 1º Ejército, el General Sir Douglas Haig de apoyar el plan ofensivo ideado por el Alto Mando francés.

Zanjada las diferencias, el 06 de Septiembre de 1915, en una conferencia de oficiales, el General Sir Haig informó sobre la utilización de gas de cloro, aprobado por el Ministerio de Guerra desde el 03 de Mayo, que facilitaría el avance de la infantería, además compañías de Royal Engineer, cavarían túneles por debajo de las líneas alemanas, para luego llenarlas con explosivos y hacerlos estallar a la hora indicada.
La acción sería llevada a cabo por seis divisiones del 1º Ejército distribuidas en el 1º Cuerpo del General de Caballería Sir Gubert Gough y el 4º Cuerpo del General de Infantería Sir Henry Rawlinson, al mismo tiempo, el Mariscal Sir French, había concentrado una fuerte reserva, compuesta por los Cuerpos de Caballería India del Teniente General Sir Michael Rimington y el 11º del Teniente General Sir Richard Haking, además de las Divisiones de Infantería de Guardias, y las 21º y 24ª, compuesta por los llamados voluntarios de Kitchener, que formaban el llamado New Army (Nuevo Ejército).

El General Sir Archibald Murray, Jefe Adjunto del Estado Mayor Imperial (DCIGS) aconsejó a los franceses que a medida que las nuevas tropas de entrenamiento arribasen, fuesen entrenadas y “adecuadas” en largas marchas de futuros avances en vez de la guerra de trinchera.
En frente, se encontraba el centro y flanco norte del VIº Ejército Alemán, compuesto por el VIIº Cuerpo del General Hermann von Francois, y parte del IVº del General de Infantería Friedrich Sixt von Armin, sumando en total unas cinco divisiones.

Desde un principio el Mariscal Sir French era escéptico sobre la posibilidad de lograr un importante avance, en cambio el General Sir Haig, y el General Foch querían que las reservas se situaran lo más cerca posible de la línea del frente, para ser utilizadas con rapidez cuando está fuese quebrada, y a pesar de las dudas el Jefe de la BEF, aceptó, aunque en sus cálculos creía que solo podrían ser utilizadas en la segunda jornada de la batalla.
A pesar del entusiasmo, la escasez de municiones era alta, por lo que el bombardeo preliminar, esencial para este tipo de combates sería insuficiente. Además antes del asalto de la infantería, fueron lanzadas alrededor de 140 toneladas de gas cloro, con éxito desigual, ya que en diversos puntos del frente el cambio en la dirección de viento hizo que la nube tóxica se esparciese en las propias líneas y debido a las deficientes máscaras, se produjeron varias bajas. Otro problema fue la deficiencia en el mando, dado que el Mariscal Sir French, se traslado a un puesto de mando de avanzada en la aldea de Lillers a menos de 20 millas (32 kilometros) detrás del frente de batalla, sin embargo parte de su Estado Mayor había quedado detrás, además no contaba con comunicación directa con el mando del 1º Ejército, lo cual entorpecía la comunicación de órdenes.

Finalmente a las 06:30 hs. de la mañana del 25 de Septiembre de 1915, el ataque de la infantería comenzó, el insuficiente bombardeo no había podido destruir de manera eficiente las líneas de alambradas, por lo que al marchar los soldados se encontraron con que las posiciones enemigas estaban prácticamente intactas, por lo que las bajas fueron sumamente altas. En algunos sectores, donde las defensas eran más débiles, los británicos pudieron avanzar, logrando capturar la ciudad de Loos-en-Gohelle debido principalmente a la gran superioridad numérica. A pesar de este éxito, no pudo ser explotado al máximo, debido a que las reservas recién fueron movilizadas en horas del mediodía, luego de una serie de confusas órdenes y contraórdenes entre el Mariscal Sir French y los Generales Sir Haig y Sir Haking.

Hacia el final de la jornada, el avance había tenido un éxito parcial, debido a varias razones siendo las principales el ineficaz bombardeo preliminar, el escaso efecto del ataque con gas cloro y el uso de las minas subterráneas y la falta de comunicación y coordinación entre los altos mandos.

12096420_1640367926180875_7755109077308722299_n

Mapa de la región de Loos y sus alrededores donde se muestra el avance británico en el primer día de combate.
 
12079200_1640368392847495_2035798531917415373_n
Infantes británicos avanzando en la madrugada del 25 de Septiembre hacia la ciudad de Loos-en-Gohelle, en el horizonte se divisa una nube de gas de cloro.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas:

25 de Septiembre de 1915 – Inicio de la Tercera Batalla de Artois


Inicio de la Tercera Batalla de Artois

En el marco de la ofensiva de otoño ideada por el comandante en Jefe del GQG -Grand Quartier Général (Gran Cuartel General Francés), el General Joseph Joffre, el avance principal sería llevado a cabo por los ejércitos franceses 2º y 4º, en la región de Champagne, a la ves más al norte, se desarrollaría un ataque conjunto franco-británico en el sector de Artois, que tenía como objetivo capturar las estaciones ferroviarias de Attigny y Douai para forzar la retirada alemana del saliente de Noyon.

El plan desde un principio fue rechazado por el comandante en Jefe de la BEF – British Expeditionary Force (Fuerza Expedicionaria Británica), el Mariscal de Campo Sir John French, y por el Jefe del 1º Ejército, el General Sir Douglas Haig, quienes consideraban que el terreno no era aún apto, además la escasez de artillería pesada, municiones y unidades de reserva era sumamente angustiante. Ante esta tirante situación, a mediados del mes de Septiembre, el Ministro de Guerra Mariscal de Campo Lord Horatio Kitchener visito el frente y obligó a sus subordinados a participar de la acción.

Para llevar a cabo el avance, el General Joffre contaba con el 10º Ejército del General Victor d’Urbal, perteneciente al Groupe d’armées du Nord, del General Ferdinand Foch, conformado por 10 divisiones, repartidas entre los cuerpos, 33º del General Marie Emil Fayole, 21º del General Paul Maistre, 3º del General Emile Hache y 12º del General Henri Descoings, y con 8 divisiones británicas del 1º Ejército del General Sir Haig.

El plan del General Joffre, estipulaba que las tropas francesas, estacionadas al norte de la ciudad de Arras avanzarían en área entre dos puntos estratégicos, las poblaciones de Souchez y Neuville St. Vaast, mientras que más al norte, se establecían las fuerzas británicas.
El 21º Cuerpo que enlazaba con las unidades del General Sir Haig, avanzaría por el norte de Souchez y al este de Carency, hacia el sur el 33º Cuerpo, avanzaría entre Souchez y Givenchy, por su parte el 3º avanzaría hacia Neuville St. Vaast en dirección a Vimy, por su parte el 12º en cuña, avanzaría en dirección a Thelus, mientras que en la reserva actuaría el 1º Cuerpo de Caballería, del General Louis Conneau. Finalmente en el flanco sur, el 17º Cuerpo del General Jean Dumas permanecería en posición defensiva al sur del Río Scarpe.

Por su parte, las divisiones británicas cubrirían el flanco izquierdo del ataque francés en los alrededores de la aldea de La Bassée, por lo que el 1º Cuerpo del General Hubert Gough avanzaría hacia la aldea de Hulluch.

El peso de la ofensiva golpearía de lleno al VIº Ejército Alemán, del Kronpinz Rupprecht von Bayern, que en ese sector estaba compuesto por 9 divisiones distribuidas en el VIº Cuerpo General de Infanteriea Kurt von Pritzelwitz y el IVº del General de Infantería Friedrich Sixt von Armin. Más al sur, el Iº Cuerpo de Reserva Bávaro del General Kart von Fasbender, esta posicionado al frente de la ciudad de Arras.

El 21 de Septiembre de 1915, las piezas de artillerías aliadas abrieron fuego contra las posiciones enemigas, y al mediodía del día 25, las fuerzas del General d’Urbal comenzaron avanzar en un frente de 11 kilometros entre las aldeas de Livien y Ecurie, contra las unidades alemanas del Viº Cuerpo y el ala sur del IVº Cuerpo. Más al sur, un ataque de distracción del XVII Cuerpo en dirección a la población de Roclincourt fracaso.

El avance francés, llevó a que en Souchez las fuerzas alemanas retrocedieses 1.800 metros en un frente de 6,5 km., sin embargo la 8ª División de Reserva logro estabilizar la situación. En otro sector el 12º Cuerpo, intento ampliar la brecha que se había generado en los alrededores de Thelus, debió retirarse ante un contraataque alemán.

Para el final de jornada, y pese a la gran superioridad numérica, las fuerzas francesas solamente habían podido avanzar menos de 2 kilómetros por un estrecho frente sobre la población de Souchez, a un importante coste en vidas.

12106967_1640307296186938_8712691798501385383_n

Mapa con el plan de batalla de las fuerzas aliadas en la región de Artois.
12088093_1640307546186913_7305671830172076377_n
A la izquierda el General Victor d’Urbal comandante del 10º Ejército, en el centro el General Joseph Joffre comandante en jefe del GQG -Grand Quartier Général (Gran Cuartel General Francés) y el General Ferdinand Foch comandante del Groupe d’armées du Nord (Grupo de Ejércitos del Norte).
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas:

24 de Septiembre de 1915 – El incidente del HMS Baralong


El incidente del HMS Baralong

Luego del hundimiento del RMS Lusitania en Mayo de 1915, el Alto Mando de la Royal Navy, perfeccionó el uso de los llamados Q-Ship (Buque de Servicio Especial), teniendo como misión actuar de señuelos para atraer a los U-Boots para atacarlos y destruirlos de sorpresa, generalmente sus tripulantes no eran disciplinados como los de los navíos de guerra, por lo que su comportamiento tanto en tierra como en mar, distaba mucho de ser ejemplar.

Uno de los más importantes era el HMS Baralong, bajo el mando del teniente de navío Godfrey Herbert, quien a principios de Junio de 1915, cuando se encontraba de permiso en la Base Naval de Queenstown en Irlanda, recibió la visita de dos funcionarios del área de inteligencia del servicio naval, donde le expresaron que debido al Asunto del Lusitania, extraoficialmente se le ordenaba a no tomar prisioneros de los U-Boots alemanes.

Durante todo el verano, el buque realizó tareas de patrullaje por el Mar de Irlanda sin toparse con el enemigo, hasta el 19 de Agosto, cuando el buque de pasajeros SS Arabic, fue hundido, perdiendo la vida 44 personas, entre ellas tres americanas, lo cual de inmediato generó un altercado diplomático. A unas 20 millas, se encontraba el Baralong, que al recibir el llamado de auxilio se dirigió a la zona, la tripulación estaba furiosa por el ataque y por la incapacidad de encontrar supervivientes.

Al mismo tiempo, a unas 70 millas naúticas (130 kilómetros) al sur de Queenstown, el U-27 del Kapitänleutnant Bernd Wegener, detuvo al mercante Nicosian, respetando los procedimientos a rajatabla de la Declaración de Londres de 1909. Un grupo de abordaje compuesto por 5 marineros y un oficial, descubrieron en las bodegas, municiones y 250 mulas destinadas al Ejército Británico en Francia. En cuanto a los tripulantes y pasajeros, se les permitió abordar los botes salvavidas mientras que el navío iba ser echado a pique con el cañón de superficie.
En ese instante, surgió el Barolang bajo bandera estadounidense y a una distancia de media milla comenzó a realizar señas para rescatar a los tripulantes del Nicosian, a lo cual el comandante del U-Boot alemán accedió, respondiendo la seña y ordenando cesar el fuego de la pieza de artillería. Ante esto, el comandante Herbert dio orden de arriar la bandera estadounidense e izar la de la Royal Navy, atacando de manera sorpresiva con sus tres caños a una distancia de 600 yardas, por lo que a los pocos minutos el U-27, comenzó a hundirse. De la tripulación, solo doce lograron salvarse, por lo que nadaron hasta el Nicosian para unirse con el grupo de abordaje que estaba a punto de abandonar la nave en un bote salvavidas, por su parte el comandante inglés creyendo que podrían sobetear a la nave, ordenó a sus hombres dispararles con fusiles, matándolos a todos.

Luego, un grupo de Royal Marines, bajo el mando del Teniente Collins, fue en busca del grupo de abordaje en el Nicosian, con la terminante orden de “no tomar prisioneros”, lo cual fue cumplido, cuando los descubrieron en la sala de máquinas.

Luego de esta acción, el comandante Herbert, fue sustituido por el Teniente Alfred Wilmot-Smith quien continúo en tareas de patrullaje por el Mar de Irlanda. El 24 de Septiembre de 1915, el U-41, se disponía a hundir al mercante británico SS Urbino, luego de permitirle a la tripulación subirse a los botes salvavidas, en ese momento se hizo presente el Barolang con bandera norteamericana, y al acercarse al U-Boot, abrió fuego de manera sorpresiva y lo hundió en pocos minutos, aunque a diferencia de la acción del 19 de Agosto esta vez se tomaron como prisioneros a los sobrevivientes, entre ellos al comandante alemán, el Oberleutnant zur See, Iwan Croptom.

Sin dudas ambos bandos habían dejado de lado la caballerosidad que había imperado desde el inicio de la guerra naval, cualquier táctica por más renegada con la moral fuese, era aceptada en aras de alcanzar la victoria.

12108984_1640089676208700_8934855950325855187_n

Dibujo sobre la acción del HMS Baralong del 24 de Septiembre de 1915.
12038353_1640090316208636_6978459114768370474_n
El Q-Ship (Buque de Servicio Especial) HMS Baralong.
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 septiembre, 2015 en 1915

 

Etiquetas: , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: