RSS

Archivos Mensuales: mayo 2016

31 de Mayo – 01º de Junio de 1916 – Batalla de Jutlandia


Batalla de Jutlandia

Con 16 acorazados de tipo Dreadnought, en comparación con los 28 de la Royal Navy, la Flota de Alta Mar de la Kaiserliche Marine (Marina Imperial Alemana) tenía pocas posibilidades de triunfar en un combate “cabeza a cabeza”. Por lo tanto, los oficiales navales adoptaron una estrategia de divide y vencerás. Organizaron incursiones en el Mar del Norte y como así también sorpresivos bombardeos a la costa británica, con el objetivo de atraer a los pequeños escuadrones enemigos, que podrían ser destruidos por fuerzas de superficie o submarinos superiores.
En enero de 1916, el Almirante Hugo von Pohl, comandante de la Flota de Alta Mar, cayó enfermo siendo sustituido por el más enérgico Almirante Reinhard Scheer, quien creía que la flota había sido utilizada demasiado a la defensiva, por lo que al contar con mejores barcos y hombres que los británicos, se debía lanzar un ataque ejemplar.

Los Planes Alemanes

El 25 de abril 1916, el almirantazgo alemán tomó la decisión de detener los ataques indiscriminados por parte de los U-Boats a la marina mercante, debido a las protestas de países neutrales, principalmente los Estados Unidos. Se estableció que los ataques futuros sólo se llevarán a cabo de acuerdo con las normas acordadas a nivel internacional. Ante esto, el Almirante Scheer, decidió un cambio de estrategia por el cual las tripulaciones de los submarinos serían entrenadas para atacar buques militares.

Con esto se esperaba que, después de un ataque exitoso, escoltas británicas rápidas, como los destructores, estarían atados a las operaciones antisubmarinas. Si los alemanes pudieran atrapar a los británicos en los lugares previstos, se pensaba que había buenas perspectivas para corregir al menos parcialmente la relación de fuerzas entre las flotas. La esperanza del comandante naval era tender una emboscada a por lo menos una parte importante de la flota enemiga para así poderla destruir.

Un plan fue ideado para que los submarinos se mantuvieran a cierta distancia de la costa de las bases navales británicas, para luego mediante una rápida acción a traer a los barcos a una emboscada de otros submarinos en espera. Diez de estos -U-24, U-32, U-43, U-44, UC-47, U-51, U-52, U-63, U-66 y U-70-se les dio órdenes primero de patrullar en el centro del Mar del Norte, entre los días 17 y 22 de mayo, y luego debían tomar las posiciones de espera asignadas. De ellos el U-43 y el U-44, se apostaron en Pentland Firth por donde la llamada Grand Fleet (Gran Flota) cruzaría una vez que abandonase el estratégico puerto de Scapa Flow, el resto se posiciono entre Pentland Five y Fourth por donde navegarían las escuadras de cruceros con sede en el apostadero de Rosyth.

Cada U-Boat tenía un área asignada, dentro de la cual podría moverse si era necesario para evitar ser detectados. Durante la patrulla inicial del Mar del Norte fueron instruidos para navegar únicamente de norte a sur por lo que cualquier enemigo que acertó al encontrar uno podría creer que estaba saliendo o regresando de las operaciones en la costa oeste (que les obligaba a pasar por el norte de Gran Bretaña). Una vez en su posición final, tenían órdenes estrictas de evitar la detección prematura que podría perjudicar la operación. Se dispuso que una señal codificada se transmitiera para alertar a los submarinos exactamente cuando comenzaría la operación.

Además, UB-27 fue enviado el 20 de mayo con instrucciones para trabajar en la ruta naval de Firth of Forth en los alrededores de la Isla de May. Al U-46 se le ordenó patrullar la costa de Sunderland, que había sido elegida para un ataque de diversión, sin embargo debido a problemas de motor era incapaz de salir del puerto, por lo que el U-47 fue desviado a esta tarea. El 13 de mayo, el U-72 fue enviado a colocar minas en el estuario de Firth of Forth; el día 23, el U-74 marcho a colocar minas en el Moray Firth; y el día 24, el U-75 fue enviado de manera similar al oeste de las Islas Orcadas. El UB-21 y UB-22 fueron enviados a patrullar Humber, donde los informes (incorrectos) habían sugerido la presencia de buques de guerra británicos. El U-22, U-46 y U-67 fueron colocados al norte de Terschelling para proteger la posición contra las intervenciones de fuerzas ligeras británicas estacionadas en Harwich.

Por su parte los servicios de inteligencia de la Royal Navy habían tomado conciencia de la actividad submarina inusual, por lo que se desplazaron varias patrullas que obligaron a los submarinos a colocarse fuera de posición. El UB-27 pasó Bell Rock en la noche del 23 de mayo en su camino hacia su posición como estaba planeado, pero debió interrumpir la marcha por problemas en el motor. Después de las reparaciones siguió acercándose, siguiendo detrás a los buques mercantes, y llegó a Largo Bay el 25 de Mayo, sin embargo al enredarse con redes anti-submarinos, debió retornar.

El U-74 fue detectado por cuatro arrastreros armados el 27 de mayo y se hundió 25 millas (22 millas náuticas; 40 km) al sur-este de Peterhead. El U-75 puso sus minas en las Islas Orcadas, mientras que el U-72 se vio obligado a abandonar su misión, sin poner ninguna mina, cuando una fuga de aceite en popa significaba que estaba dejando un rastro visible en la superficie.

Otra arma pergeñada eran los Zeppelins, que se utilizarían para el reconocimiento aéreo y bombardeos ocasionales. La incursión prevista sobre Sunderland tenía la intención de divisar con antelación la flota británica que marcharía desde el norte, que de otro modo podría sorprender a los asaltantes.

Sin embargo hacia el 28 de mayo la presencia de los fuertes vientos del nordeste significaba que no sería posible enviar los Zepelines, por lo que el ataque tenía que ser pospuesto nuevamente. Los submarinos sólo podían permanecer en la estación hasta el 1 de junio antes que se agotaran sus suministros y tuvieran que volver, por lo que la decisión sobre la incursión debía ser tomada de manera inmediata.

Es por ello que se decidió utilizar un plan alternativo, abandonando el ataque contra Sunderland, enviando en su lugar una patrulla de cruceros a Skagerrak al Norte de Dinamarca, donde era probable que encontrarían buques mercantes que transportaban carga con dirección a Rusia y patrullas de navíos de guerra. Se consideró que esto podría hacerse sin apoyo aéreo, ya que la acción sería ahora mucho más cerca de Alemania, confiando en su lugar en el crucero y en las torpederas.

Las órdenes de este plan alternativo se emitieron el 28 de mayo, aunque todavía se esperaba mejoras climáticas de último podían permitir continuar con el plan original. La flota alemana montada en el río de Jade y en Wilhelmshaven se les instruyó para producir vapor y estar listas para la acción en la medianoche de ese mismo día.

Antes de las 14:00 hs. del 30 de mayo, el viento era demasiado fuerte por lo que se tomó la decisión final de utilizar el plan alternativo. La señal codificada “31 may G.G.2490” fue transmitida a los barcos de la flota para informarles que el ataque a Skagerrak comenzaría el 31 de mayo. La señal de pre-dispuesto para los submarinos de espera se transmitió durante todo el día desde la estación de radio de E-Dienst en Brujas, y desde el buque de reabastecimiento de submarinos Arcona anclado en Emden. Sólo dos de los submarinos en espera, el U-66 y U-32, recibieron la orden.

La respuesta Británica.

Por desgracia para el plan alemán, los británicos habían obtenido una copia del libro de códigos del crucero ligero SMS Magdeburg, que había sido abordado por la Armada Rusa después de que el barco encalló en sus aguas territoriales en 1914. Las radiocomunicaciones navales alemanas podrían, por tanto, a menudo ser descifradas rápidamente, y el Almirantazgo británico por lo general sabía acerca de las actividades alemanas.

La llamada Room 40 (oficina de inteligencia) del Almirantazgo había interceptado y descifrado una señal procedente de Alemania el 28 de mayo que proporcionaba una “amplia evidencia de que la flota alemana se movía en el Mar del Norte.” Fueron interceptadas otras señales, y aunque no se descifran, estaba claro que una operación importante era probable. A las 11:00 el 30 de mayo, el almirante Sir John Jellicoe, principal Jefe naval, fue advertido de que la flota alemana parecía preparada para navegar a la mañana siguiente. Antes de las 17:00 hs., el Almirantazgo había interceptado la señal de l Almirante Scheer, “31 may G.G.2490”, por lo que era claro que algo significativo era inminente.
Sin saber el objetivo de los alemanes, el Almirante Jellicoe y su equipo decidieron posicionar la flota para evitar cualquier intento por parte de los alemanes de entrar en el Atlántico Norte o el Mar Báltico a través del paso de Skagerrak, mediante la adopción de una posición cerca de la costa de Noruega, donde posiblemente podrían cortar cualquier incursión alemana en las rutas marítimas del Atlántico, o en el Báltico. Una posición más hacia el oeste era innecesaria, ya que esa zona del Mar del Norte podría estar vigilada por aire usando los dirigibles y aviones de exploración. En consecuencia desplazó a 16 acorazados de los escuadrones 1º y 4º, de la Grand Fleet y a tres cruceros del 3º escuadrón hacia el este de Scapa Flow hacia las 22:30 hs. del 30 de Mayo. De este modo se unirían a los ocho acorazados del 2º escuadrón del vicealmirante martybn Jerram que navegaban desde el puerto de Cromarty.

Por su parte, la vanguardia de la flota de cruceros alemanes bajo el mando del Almirante Franz Hipper no soltó amarras del Río Jade, hasta la 01:00 hs. del 31 de Mayo, en dirección al oeste de la Isla Heligoland a través de un canal limpio de minas con dirección norte a 16 nudos (30 km/h). La principal flota de acorazados de los escuadrones Iº y IIIº comenzaron a navegar hacia las 02:30 hs., uniéndose a las 04:00 hs. en Heligoland con una flotilla de seis pre-acorazados del IIº Escuadrón procedente de los apostadores del río Elba.

Por su parte, seis navíos ligeros de los escuadrones de cruceros 1º y 2º bajo el mando del Almirante Sir David Beatty, más cuatro acorazados del 5º escuadrón avanzaron desde sus posiciones en el estuario de Fifth of Forth. La intención de su superior el almirante Jellicoe era encontrarse a unas 90 millas (140 km.) de la desembocadura del estrecho de Skagerrak sobre la costa de Jutlandia y esperar a que los alemanes aparezcan o detectar sus intenciones. La posición planificada le daría la más amplia gama de respuestas a los probables movimientos del enemigo.

Orden de Batalla.

Los buques de guerra de la época estaban armados con baterías de cañones que disparaban proyectiles de diferentes pesos, teniendo altas ojivas explosivas. La suma total de peso de todos los proyectiles disparados por todas las armas de la nave se conoce como “peso de costado”. En Jutlandia, el total de peso de andanada de los barcos británicos era de 332,360 libras (150,760 kg), mientras que el total de la flota alemana era 134,216 libras (60,879 kg). Esto no tiene en cuenta la capacidad de algunos buques y su tripulaciones al fuego más o menos rápidamente que otros, lo que aumentaría o disminuiría la cantidad de fuego que uno de los combatientes era capaz de ejercer sobre su oponente durante cualquier periodo de tiempo.

La Royal Navy.

La Grand Fleet navegó sin tres de sus barcos de guerra: el Emperor of India que estaba siendo reparado en Invergordon, el Queen Elizabethen se encontraba en el dique seco de Rosyth y el Dreadnought enDevonport. El nuevo Royal Sovereign se quedó atrás, dado que sólo contaba con tres semanas de servicio, y su tripulación sin formación no estaba preparada para la batalla.

El “reconocimiento” fue proporcionado por la flota del Almirante Sir Beatty, compuesta por seis cruceros de batalla, cuatro acorazados de la Clase Queen Elizabeth, 14 cruceros ligeros y 27 destructores. Para el reconocimiento aéreo contaba con el hidroavión del HMS Engadine, por lo que se convertiría en el primer portaviones en entrar en combate en la historia.

La Kaiserliche Marine.

La Flota de Alta Mar alemana bajo el Almirante Scheer también se dividió en una fuerza principal y una de reconocimiento. La primera bajo su propio mando estaba compuesta por 16 acorazados y 6 acorazados pre-dreadnought dispuestos de una manera idéntica a los británicos. Además se encontraban 6 cruceros ligeros y 31 torpederos, (siendo estos últimos más o menos equivalentes a un destructor británico).
La fuerza de exploración comandada por el Almirante Hipper, consistía de 5 cruceros de batalla, 5 ligeros y 30 torpederos. No contaban con equivalente al Engadina y ninguna aeronave para operar con la flota, sin embargo tenía el apoyo de los zeppelins del Servicio Naval de patrulla del Mar del Norte.

Todos los acorazados y cruceros de batalla de ambos lados llevaron torpedos de varios tamaños, al igual que las embarcaciones más ligeras. Los acorazados británicos llevaron tres o cuatro tubos lanzatorpedos submarinos. Los cruceros de dos a cinco. Todos eran 18 o 21 pulgadas de diámetro. Los acorazados alemanes llevaban cinco o seis tubos de torpedos submarinos en tres tamaños de 18 a 21 pulgadas y los cruceros llevaban cuatro o cinco tubos.

La flota alemana se vio obstaculizado por la velocidad lenta y relativamente pobre armamento de los seis preacorazados del IIº escuadrón, lo que limita la velocidad máxima de la flota a 18 nudos (33 km / h 21 mph), en comparación con la velocidad máxima de la flota de la Royal Navy de 21 nudos (39 km / h; 24 mph). En el lado británico, los ocho cruceros acorazados eran deficientes tanto en la de velocidad como en la armadura de protección, ambas escuadras obsoletas eran especialmente vulnerables a los ataques de las naves enemigas más modernas.

La Batalla de los Cruceros.

La ruta de la flota de batalla británica avanzó a través del sector de patrulla asignada al U-32. Luego de recibir la orden de iniciar la operación, el submarino se movió a una posición a 80 millas (70 millas náuticas; 130 km) al este de la Isla May en la madrugada del 31 de mayo.
A las 03:40, avistó a los cruceros HMS Galatea y HMS Phaeton dejando Forth a una velocidad de 18 nudos (33 km / h; 21 mph). Disparo un torpedo hacia el crucero a un rango de 1.000 yardas (910 m), pero su periscopio quedo atascado sobre la superficie, regalando la posición del mismo, ya que maniobraba para disparar un segundo. Un crucero viró esquivar el torpedo, mientras que el segundo se volvió hacia el submarino, en un intento de embestir, sin embargo el U-32 logró alejarse lo suficente, por lo que a través del periscopio a las 04:10 vio a dos cruceros de batalla (del 2º Escuadrón de Batalla) navegar hacia el sur-este. Estaban demasiado lejos para atacar, pero el Kapitänleutnant Barón Edgar von Spiegel informó el avistamiento de dos acorazados y dos cruceros a sus superiores en Alemania.

El U-66 se suponía que se encontraba patrullando frente a Firth of Forth, pero se había visto obligado desplazarse a una posición al norte a 60 millas (52 millas náuticas; 97 km) de Peterhead, patrullando buques británicos. Allí entró en contacto con 2º Escuadrón de Combate que navegaba desde Moray Fifth. A las 05:00 hs., tuvo una inmersión de emergencia cuando el crucero Duke of Edinburgh apareció entre la niebla en su dirección. Fue seguido por otro crucero, el HMS Boadicea, y ocho barcos de guerra. El U-66 tiene la oportunidad de disparar dado que esta dentro del rango de distancia de 350 yardas (320 m), pero se vio obligado a descender a causa de un destructor que se acercaba. Pese a la oportunidad perdida a las 06:35, informó de ocho acorazados y cruceros navegaban hacia el norte.

Los cursos relatados por ambos submarinos eran incorrectos, porque ellos reflejaron una maniobra de un zigzag que era usado por barcos británicos evitar submarinos. Con una radio interceptan que más navíos abandonando Scapa Flow antes de la noche, por lo que crearon la impresión en el Alto Mando Alemán que la flota británica, se había dividido en secciones separadas que se movían de manera independiente, lo cual era lo ideal para su propio plan.

Los barcos del Al mirante Jellicoe procedieron a su cita en buen estado y sin ser descubiertos. Sin embargo, ahora estaba engañado por un informe de inteligencia del Ministerio de marina que mencionaba que la flota de batalla principal enemiga todavía se encontraba anclada en puerto. El Director de la División de Operaciones, contralmirante Thomas Jackson, había pedido a la división de inteligencia, Room 40, la ubicación actual del sistema de señal llamada DK, utilizado por el Almirante Scheer. Respondiendo que las trasmisiones actuales procedían de Wilhelmshaven. Se sabe que el personal de inteligencia alemán utilizó deliberadamente un distintivo de llamada diferente cuando se encontraban en el mar, pero nadie pidió esta información o se explica la razón de la consulta – para localizar la flota alemana.

Los cruceros alemanes avanzan hacia las 09:00 hs. a través del Canal de Amrum que previamente había sido limpiado de minas, luego procedieron en dirección noroeste, pasando a 35 millas (30 millas náuticas; 56 km) al oeste del faro de Horn’s Reef en dirección al pequeño Banco de Arena llamado Fisher en la desembocadura de Skagerrak. La Flota de Alta Mar avanzaba a unas 50 millas (43 millas náuticas a 80 Km) detrás.

Los cruceros de batalla estaban en línea por delante, con los cuatro cruceros del IIº Grupo de Exploración navegando por delante y hacia los lados en un arco 8 millas (7,0 millas náuticas; 13 km). La XIº flotilla de torpederos se formó cerca de soporte que rodea a los cruceros.
La Flota de Alta Mar adoptó una formación en línea similar, teniendo por delante y a sus lados varios torpederos, además d euna patrulla de cruceros que navega a una distancia de 5 – 8 millas. El viento finalmente se había moderado de modo que los Zepelines pudieran ser usados, y hacia las 11:30 hs. cinco habían sido enviados: el L14 a Skagerrak, el L23 240 millas (390 kilómetros) al este de Noss Headen el Estuario de Pentland, el L21 120 millas (190 kilómetros) de Peterhead, el L9 100 millas (160 kilómetros) de Sunderland, y el L16 80 millas (130 kilómetros) al este de Flamborough Head. La visibilidad, sin embargo, era todavía mala, con nubes por debajo de los 1,000 pies (300 metros).
Alrededor de las 14:00 hs., los barcos de la Escuadra de Reconocimiento del Almirante Beatty estaban siguiendo su curso hacia el este, aproximadamente a la misma latitud que la escuadra del Almirante Hipper, que se dirigía hacia el norte. Si los cursos hubiesen permanecido sin cambios, el Almirante Beatty hubiera pasado entre las dos flotas alemanas, 40 millas (64 km) al sur de los cruceros y 20 millas ( 32 km) al norte de la Flota de Alta Mar alrededor de las 16:30 , posiblemente atrapando sus naves al igual que el plan alemán preveía. Sus órdenes eran detener su patrulla de exploración cuando llegara a un punto de 260 millas (420 kilómetros) al este de Gran Bretaña y luego girar hacia el norte para satisfacer al sus superior el Almirante Jellicoe. Los barcos de Beatty fueron divididos en tres columnas, con las dos escuadras de cruceros en líneas paralelas de 3 millas (4,8 km) de distancia. La 5ª Escuadra estaba estacionada 5 millas (4,3 millas náuticas; 8,0 kilometros) al noroeste, en el lado más alejado de cualquier contacto con el enemigo esperado, mientras que una patrulla de destructores se extendió hacia el sur-este de los cruceros de batalla. Después de estas maniobras, la 5ª Escuadra era ahora la líder de los barcos británicos en la columna más occidental, la escuadra de Beatty se posicionaba en el centro y más atrás, con el 2º Escuadrón al Oeste.

A las 14:20 del 31 de mayo, a pesar de la bruma pesada y la niebla que dan mala visibilidad, exploradores de la fuerza de Beatty informaron naves enemigas al sureste; las unidades ligeras británicas, detienen para recabar información a un vapor danés, el N J Fjord que fue detenido entre las dos flotas, su oficial informó que se habían encontrado con dos destructores alemanes el B109 y el B110.

Los primeros disparos de la batalla fueron disparados a las 14:28 po el HMS Galatea y el Phaeton del 1er Escuadrón de Cruceros Ligeros contra los torpederos alemanes, que se retiraron hacia sus propios navíos. A las 14:36 hs., los alemanes anotaron el primer éxito de la batalla cuando el SMS Elbing, del contraalmirante Friedrich Boedicker golpeó al HMS Galatea.

Por su parte, Beatty comenzó a mover sus cruceros de batalla y las fuerzas de apoyo hacia el sudeste y luego al este para cortar a los barcos alemanes fuera de su base y ordenó al oficial del HMS Engadine poner en marcha un hidroavión para tratar de obtener más información sobre el tamaño y la ubicación de las fuerzas alemanas. Esta fue la primera vez en la historia que se utilizó un avión con base en portaaviones para tareas de reconocimiento en el combate naval.

Por desgracia para Beatty, sus cambios iniciales de curso a las 14:32 no fueron recibidos por la 5º Escuadra de Sir Hugh de Evan-Thomas (la distancia era demasiado grande como para leer sus banderas), debido a que el crucero de batalla HMS Tiger-el último barco en su columna- ya no se encontraba en una posición en la que podía retransmitir señales de foco en búsqueda de Evan-Thomas, ya que previamente había recibido la orden de hacerlo. Como resultado, los cuatro acorazados de la cual la clase Queen Elizabeth eran los más rápidos y fuertemente armados en el mundo en ese momento, se mantuvo en el curso anterior durante varios minutos, llegando a 10 millas (a 16 km) por detrás en lugar de las 5 planificadas.

Beatty también tuvo la oportunidad durante las horas previas de concentrar sus fuerzas sin embargo al dividirlas tuvo graves consecuencias, que le cuesta lo que habría sido una ventaja abrumadora en los buques y la potencia de fuego durante la primera media hora de la próxima batalla.

Con una visibilidad que favorece a los alemanes, los cruceros del Almirante Hipper a las 15:22, avistan a la escuadra de Beatty en un intervalo de aproximadamente 15 millas (; 24 km), mientras que las fuerzas británicas no identificaron al enemigo hasta las 15:30. A las 15:45, Hipper viró hacia el sureste para avanzar hacia la fuerza de Beatty, a una distancia de 46 millas (40 millas náuticas; 74 km) al sureste de la posición de la fuerza principal de la Flota de Alta Mar.

1ª Fase la Batalla: “Run to the South”.

A las 15:48, con las flotas a una distancia paralela de 15.000 yardas (14.000 m), con los británicos en posición sur-oeste de los alemanes (es decir, en el lado derecho), el Almirante Hipper ordenó abrir fuego, recibiendo de inmediato la respuesta de los barcos británicos. Así se inició la fase de apertura de la acción de batalla, conocido como el “Run to the South”. Durante los primeros minutos de la batalla, todos los barcos británicos, excepto Princess Royal dispararon muy por encima de sus rivales, debido a las condiciones de visibilidad adversas, antes de obtener el rango. Sólo el Lion y el Princess Royal se habían asentado en la formación, por lo que los otros cuatro barcos fueron obstaculizados en que apunta por su propio giro. Beatty fue a barlovento de Hipper, y por lo tanto el humo de los disparos de sus propios barcos tendido a oscurecer sus objetivos, a diferencia de los navíos alemanes.

Beatty había ordenado a sus barcos participar en una línea, por lo que una nave británica debía comprometerse con una enemiga y su buque insignia HMS Lion atacaría a insignia alemana el SMS Lützow. Sin embargo, debido a otro error en la señalización de bandera, y posiblemente debido a que el Queen Mary y el Tiger eran incapaces de ver la nave enemiga de color plomo debido al humo, por lo que el segundo buque SMS Derfflinger, quedaba libre para disparar sin ruptura. El SMS Moltke comenzó a ser atacado por dos de los cruceros de batalla británicos, sin embargo disparó con gran precisión, golpeando al Tiger 9 veces en los primeros 12 minutos. Con la ayuda de una visibilidad superior, cinco cruceros de batalla de Hipper lograron éxitos rápidos contra tres de los seis cruceros británicos. Siete minutos pasaron antes de que los británicos pudieran conseguir su primer éxito.

Las primeras bajas se sucedieron cuando un proyectil de 30,5 cm (12 pulgadas) disparado del SMS Lützow acertó en la torreta “Q” del HMS Lion matando a varios tripulantes, sin embargo el daño no fue mayor, dado que el oficial presente, herido ya de muerte ordenó cerrar las compuertas lo cual irremediablemente hubiese destruido gran parte del centro del navío. Por su parte el HMS Indefatigable, recibió en la popa tres proyectiles de 28 cm, del SMS Von der Tann, causando daño suficiente para dejarlo fuera de línea. Una fuerte explosión en su interior, hace que se hunda, salvándose solo 2 tripulantes de 1.019.

Hacia las 16:15 hs., la ventaja del Almirante Hipper, Comenzó a desaparecer cuando los acorazados de la 5ª Escuadra de Batalla comenzó disparar en popa, mientras que los cruceros de Beatty lo hacían por estribor. Pero sabía que su misión de cebo estaba a punto de finalizar, ya que su fuerza se estaba cerrando rápidamente hacia el cuerpo principal del Almirante Scheer. A las 16:08 hs., el acorazado principal de la 5ª Escuadra de Batalla, el HMS Barham, abrió fuego extremo, logrando hacer blanco en el SMS Von der Tann. Aún así, no fue antes de las 16:15 hs. que todos los acorazados eran capaces de entrar en acción.

A las 16:25, la acción de batalla se intensificó de nuevo cuando el HMS Queen Mary fue golpeado por lo que pudo haber sido una salva combinada del SMS Derfflinger y el SMS Seydlitz; que desintegró prácticamente al navío cuando ambos compartimientos delanteros explotaron, hundiéndose con 1.275 hombres salvándose solo 9.

Poco después de 16:26, una salva golpeó en o alrededor del HMS Princess Royal, por lo que quedo inmerso en el humo, esto generó pánico, dado que los vigías del insignia Lion informaron que el navío se había hundido, sin embargo con el correr de los minutos al disiparse la oscuridad, pudieron ver al navío a flote.

A las 16:30, los principales acorazados del Almirante Scheer avistaron la acción de batalla a la distancia; poco después, el HMS Southampton de la 2ª Escuadrilla de Cruceros Ligeros encabezada por el comodoro William Goodenough avistó el cuerpo principal de la Flota de Alta Mar alemana, y sorteando numerosas salvas de grueso calibre logro informar a sus superiores en detalle a la fuerza enemiga: 16 acorazados modernos junto a 6 más antiguos.

Esta fue la primera noticia que Beatty y Jellicoe tenían sobre que Scheer y su flota de combate estaban en el mar. Al mismo tiempo destructores británicos y alemanes se enfrentaban entre sí e intentaban torpedear los buques enemigos más grandes. Cada lado disparó muchos torpedos, pero ambas fuerzas de cruceros se apartaron, excepto el SMS Seydlitz, que fue golpeada a las 16:57 por un torpedo disparado por el destructor británico HMS Petard, aunque logró mantener su velocidad.

El destructor HMS Nestor, bajo el mando del capitán Barry Bingham, lideró los ataques. Logrando poner fuera de acción al torpedero V27, luego el HMS Petard torpedeó y hundió al V29. El S35 y el V26 rescataron a las tripulaciones de sus barcos gemelos hundidos. Sin embargo los destructores Nestor y Nomad fueron inmovilizados por varios torpedos y luego hundidos por los acorazados de la flota de Scheer.

2ª Fase de la Batalla. “Run to the North”.

Al avistar la vanguardia de la flota principal enemiga, a una distancia de 12 millas (19 km.) Beatty ordenó a sus navíos virar 180º hacia el norte con la intención de tenderles una emboscada con la flota de su superior el Almirante Jellicoe. Dando nombre a esta acción como “Run to the North”. Debido una vez más a que no pudo indicar sus intenciones de manera adecuada, los acorazados de la 5ª Escuadra de Batalla – que estaban demasiado lejos para leer sus banderas – vieron pasar los cruceros de batalla en un curso opuesto ya que ellos se dirigían directamente hacia el cuerpo principal de la alta mar Flota. A las 16:48, en el rango extremo, los acorazados de Scheer abrieron fuego.

Durante la hora siguiente, estos navíos actuaron como retaguardia de Beatty, mientras que a las 17:10 este había disminuido deliberadamente la velocidad de su propia escuadra fuera del rango de la fuerza de Hipper. Desde la visibilidad y poder de fuego ahora a favor de los alemanes, no había incentivo para arriesgar aún más las pérdidas cuando su propia artillería no podía ser eficaz.

Los únicos objetivos que los alemanes podía alcanzar, eran las naves de la 5º Escuadrón que recibieron fuego simultáneo de los cruceros de Hipper al este (el HMS Barham y el HMS Valiant eran los comprometidos) y los acorazados de Scheer al sureste (el HMS Warspite y el HMS Malaya eran los comprometidos). Tres fueron golpeados: Barham (cuatro disparos del SMS Derfflinger), Warspite (dos del SMS Seydlitz), y el Malaya (siete por varios acorazados), sólo Valiant estaba ileso.

Los cuatro acorazados fueron mucho más adecuados para recibir este tipo de golpes que los cruceros de batalla, y ninguno se perdió, aunque Malaya sufrió graves daños, un incendio de municiones, y gran número de víctimas de la tripulación. Al mismo tiempo, el fuego de 380 mm de los cuatro buques británicos fue preciso y eficaz. Como los dos escuadrones británicos dirigieron al norte a toda velocidad, con entusiasmo perseguido por toda la flota alemana, la 5ª Escuadra “anotó” 13 golpes en los cruceros de batalla enemigos (cuatro en el Lützow, tres en el Derfflinger, seis en el Seydlitz) y cinco en los acorazados (aunque sólo uno, el SMS Markgraf, ninguno hizo un daño serio).

Jellicoe ahora era consciente de que la plena participación de la flota se acercaba, pero no tenía suficiente información sobre la posición y el curso de los alemanes. Para ayudar a Beatty, al principio de la batalla, aproximadamente a las 16:05, había ordenado al comandante del 3º Escuadrón de Cruceros, Contraalmirante Horace Hood avanzar a toda velocidad por delante para encontrar y apoyar a la fuerza de reconocimiento, ahora estaba corriendo en dirección SSE con suficiente antelación de la fuerza del norte de Jellicoe. Por su parte la 1º Escuadrón de Cruceros del contraalmirante sir Robert Arbuthnot patrullaba la retaguardia de la fuerza principal de acorazados de manera constante a medida que avanzaba hacia el sur-este.

A las 17:33, el crucero HMS Black Prince, en el flanco extremo suroeste de la fuerza de Jellicoe, avisto al HMS Falmouth, que estaba a unas 5 millas (8,0 kilómetros) por delante de Beatty con la 3ª Escuadrilla de Cruceros Ligeros, estableciendo el primer enlace visual entre los cuerpos convergentes de la Grand Fleet. A las 17:38, el crucero de exploración HMS Chester, del Escuadrón de Hood, fue interceptado por los navíos de exploración alemanes del contraalmirante Boedicker. Dado su inferioridad numérica fue duramente atacado por cuatro cruceros ligeros antes de ser relevado por unidades pesadas de su escuadrón que viraban al oeste para tal fin. El buque insignia de Hood el HMS Invincible logró averiar al SMS Wiesbaden, por lo que fue un blanco fácil, sin embargo logró mantenerse a flote y disparar algunos torpedos a los acorazados que se acercaban. Mientras tanto los demás buques se retiraban para buscar refugios en las flotas de Hipper y Scheer, con la creencia errónea que Hood lideraba una importante fuerza desde el norte y este.

Ante esto los torpederos alemanes lanzaron varios proyectiles pero los cruceros lograron esquivarlos, siendo únicamente alcanzado e innmovilizado el destructor HMS Shark, que sin embargo continúo disparando.

El Encuentro de las Flotas.

1ª Fase: El Despliegue.

Luego de aquellas acciones, los navíos de Beatty volvieron a confrontar con los de Hipper, pero esta vez con una mayor ventaja visual. Con varios de sus naves dañadas, el comandante alemán viró en dirección a la flota de su superior en torno a las 18:00, al igual que el buque insignia de Beatty, el HMS Lion, finalmente fue avistado desde el buque HMS Iron Duke utilizado como insignia por Jellicoe.

Sin embargo esté aún no podía divisar a la flota enemiga, dado que no recibía respuesta de los navíos de Beatty, mientras que había recibido informes de avistamiento poco claros sobre la presencia de embarcaciones enemigas a estribor, o sea al sur de su posición.

Jellicoe estaba en una posición preocupante. Necesitaba saber la ubicación de la flota alemana para juzgar cuándo y cómo implementar sus barcos de guerra desde su formación de navegación (seis columnas de cuatro naves cada una) en una sola línea de batalla. El despliegue podría ser ya sea en la columna más occidental o en la más oriental, y tenía que ser llevado a cabo antes de que los alemanes llegaran; dado que si no podría significar perder cualquier posibilidad de un encuentro decisivo.

Si el despliegue era hacia el oeste formaría su flota más cerca de la de Scheer, ganando un tiempo valioso dado que estaba anocheciendo, pero los alemanes podrían llegar antes de la maniobra se completara, en cambio si era hacia el este, la flota enemiga quedaría más lejos, pero los barcos podrían ser capaz de atravesar la “T”, y la visibilidad favorecería fuertemente a la artillería británica, ya que las fuerzas de Scheer se recortarían contra el sol poniente hacia el oeste, mientras que la Great Fleet sería indistinto contra el cielo oscuro al norte y al este, y se oculta por el reflejo de la luz del sol inferior de intervenir neblina y el humo. Tardaría unos 20 minutos, cruciales, dado que ambas flotas avanzaban a toda máquina. Finalmente Jellicoe ordenó a las 18:15 hs. el despliegue hacia el este.

2ª Fase: Windy Corner.

Mientras tanto la flota de Hipper se había unido a la principal, por lo que ambas navegaban rumbo norte directamente hacia la británica, sin saber Scheer que los navíos de Jellicoe estaban en alta mar, por lo que se distrajo con los navíos del 3º Escuadrón del Contralmirante Hood desplegados a su norte y este. Cuatro cruceros de Beatty cruzan el despliegue de los acorazados para unirse a ese Escuadrón, casi colisionando con los buques HMS Defence (Nave insignia de la 1 Escuadra) y su compañero el HMS Warrior.

Cerca de allí, numerosos cruceros ligeros y destructores en el flanco sur-occidental de los acorazados que se despliegan, también estaban cruzando los cursos para llegar a sus estaciones apropiadas, por lo que varias veces hubo posibles colisiones, además comienzan a sufrir de los cañoneos de algunas embarcaciones enemigas. Pese a cierto desorden, la unión y el despliegue de la fuerza británica se completa sin grandes inconvenientes.

En ese momento el Contraalmirante Arbuthnot del 1º Escuadrón de Cruceros se siente atraído por el SMS Wiesbaden que se encuentra a la deriva, por lo que su insignia el Defence y el Warrior se aproximan para culminar la tarea, sin embargo a su derecha avanzaban a toda máquina los navíos de la flota enemiga, por lo que la nave insignia fue brutalmente atacada por los acorazados alemanes, hundiéndose con sus 903 oficiales, suboficiales y marineros.

Por su parte, el Warrior también se vio afectada, sin embargo se salvó gracias a un percance en el acorazado HMS Warspite que debido a problemas en el sistema de engranajes de la dirección, se vio obligado a virar hacia las 18:19 hs. en dirección norte, por lo que se convirtió en un objetivo de importancia para los acorazados alemanes que libraron de su suerte al pequeño crucero. Pese al duro ataque, los ingenieros del Warspite lograron repararlo por lo que continuó su marcha, aunque a una menor velocidad. Debido a sus daños se alejo de la acción.
Alrededor de LAS 18:19, Hipper se movió dentro del alcance del escuadrón de Hood, pero estaba también dentro del alcance de los barcos de Beatty. En un primer momento, la visibilidad favoreció a los británicos: el Indomable golpeo al Derfflinger tres veces y al Seydlitz una vez, mientras que el Lützow rápidamente recibió 10 golpes del Lion, el Inflexible e Invincible, incluyendo dos por debajo de la línea de flotación que finalmente condenó al insignia de Hipper.

Pero a las 18:30, el Invincible, repentinamente se convirtió en un objetivo claro para el Lützow y Derfflinger. Los dos barcos alemanes dispararon tres salvas, por lo que se hundió en 90 segundos, de un total de 1.032 tripulantes incluido el contralmirante Hood, solo 6 lograron sobrevivir. De los cruceros británicos restantes, sólo el Princess Royal recibió golpes de grueso calibre (dos 30,5 cm (12,0 pulgadas) por parte del acorazado Markgraf. El Lützow, inundando en su parte delantera y sin poder comunicarse por radio, estaba fuera de la acción y comenzó a intentar retirarse; Por lo tanto, Hipper dejó su insignia y se traslado al torpedero SMS G39, con la esperanza de subir a uno de los otros cruceros más tarde.

3ª Fase: “Crossing the T”.

“Crossing the T” es una histórica maniobra naval que consiste en que una línea de buques de guerra pasa por delante de una línea de naves enemigas, permitiendo que la línea de cruce llevar todas sus armas para soportar al recibir el fuego de sólo los cañones de proa de el enemigo.
Para las 18.30 horas, se unió a la acción principal por primera vez flota de combate, con Jellicoe logrando cruzar la “T de Scheer” con eficacia. Los oficiales de los acorazados alemanes, y el propio almirante, fueron tomados por sorpresa cuando salieron a la deriva nubes de niebla de humo que se encuentran de repente frente a la potencia de fuego masiva de toda la línea de batalla principal de la Grand Fleet, que no sabían que se encontraba en alta mar.
El Iron Duke, buque insignia, logro golpear siete veces al acorazado SMS König, sin embargo en este breve intercambio que duro un par de minutos, tan sólo 10 de los 24 acorazados de la Grand Fleet en realidad abrió fuego. Los alemanes se vieron obstaculizadas por la falta de visibilidad, además de estar en una posición táctica desfavorable, tal como Jellicoe había previsto. Al darse cuenta que se dirigía a una trampa mortal, Scheer ordenó a su flota virar y desenganchar a las 18:33. Bajo un manto de humo y niebla, las fuerzas alemanas lograron “desengancharse” gracias a un giro de 180º al unísono, que era una maniobra de emergencia bien practicada por la Flota de Alta Mar.
Consciente de los riesgos para sus naves planteado por torpedos, los navíos de Jellicoe no los persiguen directamente, sino que se dirigen al sur, para mantener la flota enemiga al oeste. Hacia las 18:40 hs., las embarcaciones en el reverso d ela línea británica comenzaron a esquivar los torpedos, sin embargo el Marlborough fue alcanzado, por lo que debió reducir su velocidad a 16 nudos (30 km/h.). Simultáneamente el destructor Shark que se encontraba averiado luchaba desesperadamente contra cuatro torpederos, entre ellos el también golpeado V48, sin embargo, finalmente a las 19.02 hs., fue hundido por el destructor S54.

4ª Fase: “Gefechtskehrtwendung”. (Batalla sobre Vuelta).

Poco después de las 19:00 hs., el 2º Escuadrón de Cruceros Ligeros del Comodoro Goodenough logro sortear el fuego de los acorazados alemanes y reunirse con la flota principal. Hacia las 19:15 hs., las fuerzas de Jellicoe habían vuelto a “cruzar en T” a las de Scheer. Esta vez su arco de fuego era más estrecho y mortal, causando graves daños a los buques de guerra alemanes, en particular al IIIº Escuadrón de contraalmirante Behncke (SMS König, Grosser Kurfürst, Markgraf, y Kaiser, junto con el SMS Helgoland del Iº Escuadrón), mientras que del lado británico, sólo el acorazado HMS Colossus fue golpeado.
A las 19:17 hs., para segunda vez en menos de una hora, Scheer viró su flota al oeste al unísono, pero esta vez el movimiento, llamado en alemán “Gefechtskehrtwendung” , fue ejecutado con mayor dificultad, ya que los escuadrones de la Flota de Alta Mar e comenzaron a perder la formación bajo el fuego concentrado.
Para disuadir a una persecución británica, Scheer ordenó un importante ataque con torpedos por parte de sus destructores y una carga potencialmente de sacrificio por parte de cuatro cruceros restantes del Iº Grupo de Exploración. Su subalterno, Hipper quien se encontraba aún a bordo del torpedero G39, no pudo estar al frente de la acción. Por lo tanto, SMS Derfflinger, al mando del capitán Hartog, lideró a los cruceros, ya muy dañados, directamente hacia el fuego enemigo a una distancia de hasta 4 millas (3,5 millas náuticas; 6,4 kilómetros).
En esta acción a excepción del SMS Moltke, los demás cruceros recibieron los disparos simultáneos de 18 acorazados por lo que sufrieron grandes daños, como el Derfflinger que tenía dos torretas inutilizadas. Si bien las tripulaciones sufrieron grandes bajas, lograron sobrevivir ya que se retiraron una vez que los navíos de Scheer lograban alejarse, además recibían la heroica ayuda de los destructores que gracias a su movilidad lograban soportar las andanadas de los acorazados británicos. En este breve pero intenso encuentro desde aproximadamente las 19:05 hasta aproximadamente las 19:30, los alemanes sufrieron un total de 37 golpes pesados, mientras que lograron infligir sólo dos.

Mientras que sus cruceros de batalla “acaparaban” el fuego de la flota británica, Scheer se escapó, gracias a las cortinas de humo. Mientras tanto, desde aproximadamente las 19:16 hasta aproximadamente 19:40, los buques de guerra británicos se dedicaron también a los torpederos, que ejecutaron varias oleadas de ataques para cubrir su retirada. Los barcos de Jellicoe se apartaron y lograron eludir 31 torpedos lanzados contra ellos – sin embargo, en varios casos, sólo a duras penas – y hundieron al destructor S35. Fuerzas de cruceros livianos también hundieron al V48, que previamente había sido desactivado por el HMS Shark. Esta acción, costará tiempo crítico a los británicos ya que solo queda una hora de luz, tal como Scheer quería, dado que tenía la intención de poner en resguardo a sus acorazados pesados.

Los últimos grandes intercambios entre naves de línea en esta batalla tuvo lugar justo después de la puesta del sol, entre aproximadamente las 20:19 y las 20:35, ya que los cruceros británicos supervivientes atrapados con sus homólogos alemanes, que fueron aliviados brevemente por el los navíos obsoletos del IIº Escuadrón del Contralmirante Mauve. El HMS Princess Royal recibió varios impactos, sin embargo otras naviós castigaron cinco veces al SMS Seydlitz y tres en otros barcos. A medida que el crepúsculo se desvaneció en la noche, el HMS king George V intercambio unos disparos finales con el SMS Westfalen, el encuentro entre acorazados británicos y alemanes finalmente había concluido.

La Noche y la retirada alemana.

A las 21:00, Jellicoe, consciente de las deficiencias de la Grand Fleet en combate nocturno, decidió tratar de evitar un mayor compromiso hasta el amanecer temprano. Orednó colocar una pantalla de cruceros y destructores de 5 millas (4,3 millas náuticas; 8,0 kilometros) detrás de su flota de batalla para patrullar la retaguardia mientras que él navegó hacia el sur para patrullar la ruta de escape que los alemanes utilizarían. En realidad, Scheer optó para cruzar la estela de Jellicoe y escapar vía Horns Reef.

Jellicoe y sus comandantes no entienden que los disparos furiosos y explosiones al norte (avistado y oído durante horas por todos los acorazados británicos) indicaban que los barcos pesados alemanes estaban rompiendo a través de la popa la pantalla de la flota británica. En cambio, se creía que los combates era el resultado de los ataques nocturnos de destructores alemanes. Los barcos británicos más poderosos observaban directamente que los acorazados alemanes cruzan por la popa de ellos en acción contra los navíos livianos, a distancias de 3 millas (2,6 millas náuticas; 4,8 km) o menos, por ejemplo los artilleros del HMS Malaya estaban listos para disparar, pero su capitán se los negó. Además tampoco informaron los avistamientos a Jellicoe, suponiendo que pudiera ver por sí mismo y que la revelación de la posición de la flota por señales de radio o disparos era imprudente.

Si bien la naturaleza de la fuga de Scheer, y la inacción de Jellicoe, indican la superioridad alemana en general en combate nocturno, los resultados no eran más claros que aquellos de la batalla en su conjunto. En el primero de muchos encuentros por sorpresa por los buques oscurecidas a quemarropa, el HMS Southampton, insignia del comodoro Goodenough, que había explorado, sufrió graves daños en la acción con un grupo de exploración enemigo compuesto por cruceros ligeros, pero logró torpedear al SMS Frauenlob, el cual se hundió a las 22:23 con todos sus tripulantes (320 oficiales y marineros).

Desde las 23:20 hacia las 02:15 hs del 01 de Junio, aproximadamente, varias flotillas de destructores británicos lanzaron ataques con torpedos a la flota alemana en una serie de combates violentos y caóticos en una gama extremadamente corta (a menudo menos de 0,5 millas (0,80 km)). Con el costo de cinco destructores hundidos y algunos otros dañados, se logró torpedear el crucero ligero SMS Rostock, que se hundió varias horas más tarde, y el acorazado SMS Pommern, que explotó y se hundió con toda su tripulación (839 oficiales y hombres) a las 03 :10 hs. durante la última ola de ataques antes del amanecer.

Tres de los destructores británicos chocaron en el caos, y el acorazado alemán SMS Nassau chocó con al destructor británico HMS Spitfire, llevándose la mayor parte de la superestructura del barco británico simplemente con una ráfaga delantera de sus armas grandes. Sin embargo sufrió un agujero de 11 pies (3,4 m) de su lado, por lo que debió reducir su velocidad máxima a 15 nudos (28 km / h; 17 mph), por su parte el navío británico logró mantenerse a flote.

Otro crucero alemán, el SMS Elbing, fue embestido accidentalmente por el acorazado SMS Posen y abandonado, hundiéndose con el correr de la mañana. De los destructores británicos el HMS Tipperary, el Ardent, el Fortune, el Sparrowhawk y el Turbulent, se perdieron en diversos combates nocturnos.

Justo después de la medianoche del 1 de junio de SMS Turingia y otros acorazados alemanes hundieron al HMS Black Prince del malogrado 1ª Escuadrón de Cruceros, que había cometido un error en la línea de batalla alemana. Desplegado como parte de una fuerza de pantalla varias millas delante de la fuerza principal de la Grand Fleet, había perdido contacto en la oscuridad y tomó una posición cerca de lo que pensaba que era la línea británica. Los alemanes pronto identificaron la nueva adición a su línea y abrieron fuego. Abrumado por los disparos a quemarropa, el Black Prince explotó,. (857 oficiales y hombres se perdieron). Perdidos en la oscuridad, los cruceros de batalla SMS Moltke y SMS Seydlitz habían tenido encuentros a quemarropa similares con la línea de batalla británica y si bien fueron reconocidos, tuvieron más suerte que el malogrado crucero ya que los capitanes de los barcos británicos, una vez más, se negaron a abrir fuego, reacios a revelar la posición de su flota.

A las 01:45, se hunde el crucero de batalla SMS Lützow – fatalmente dañado por el HMS Invencible durante la acción principal – fue torpedeado por el G38 destructor por órdenes del propio capitán Viktor von Harder después de que la tripulación superviviente de 1.150 fura transferida a los destructores que lo acompañaban. A. 02:15, el torpedero V4 de repente sufrió un impacto en su proa; el V2 y el V6 llegaron al lado y la tripulación fue transbordada, para que luego el V2 aseguro su hundimiento. Dado que no había enemigo cercano, se supuso que había sido golpeado por una mina o torpedeado por un submarino.

A las 02:15 h,, cinco barcos británicos de la Flotilla de Destructores 13º al mando del capitán James Uchtred Farie se reagruparon y se dirigieron al sur. A las 02:25, avistaron la parte trasera de la línea alemana. El capitán del HMS Marksman preguntó al del buque insignia HMS Champion si pensaba que eran barcos británicos o alemanes. Respondiendo que él pensaba que eran alemán, por lo que Farie se desvió hacia el este lejos de la línea alemana. Todos, menos el HMS Moresby en la retaguardia, lo siguieron, los vigías de esta nave avistaron a través de la penumbra lo que se pensaban que eran cuatro acorazados a 2 millas (1,7 nmi; 3,2 km) de distancia. Por lo que alzó una señal de bandera que indica que el enemigo estaba al oeste y luego al campo de tiro cerrado, dejando que fuera un conjunto de torpedos para alta consecutivo a las 02:37, luego de virar para reunirse con su flotilla. Los cuatro acorazados eran, de hecho, dos preacorazados, el SMS Schleswig-Holstein y el SMS Schlesien, y los cruceros de batalla Derfflinger y Von der Tann. Los vígias de este último avistaron un torpedo y por lo que navío se vio obligado a virar violentamente hacia estribor para evitar la colisión. Luego de esto el HMS Moresby se reunió con el HMS Champion convencido de que había anotado un éxito.

Finalmente, a las 05:20 hs., la flota de Scheer estaba segura en su camino a casa, el acorazado SMS Ostfriesland chocó contra una mina británica sobre su costado de estribor, matando a un hombre e hiriendo a diez, pero fue capaz de arribar a puerto. El SMS Seydlitz, críticamente dañado, estuvo a punto de hundirse, apenas sobrevivió el viaje de regreso: después de puesta a tierra y asumir aún más agua en la tarde del 1 de junio, tuvo que ser asistido en el puerto de popa.

Los alemanes fueron ayudados en su fuga por el fracaso del Almirantazgo Británico en Londres para pasar siete intercepciones de radio obtenidos por la inteligencia naval que indicaba la posición verdadera, curso y las intenciones de la Flota de Alta Mar durante la noche. Uno de los mensajes fue transmitido a Jellicoe a las 23:15 en que se informaba con precisión el rumbo y la velocidad de la flota alemana a partir de las 21:14 hs. Sin embargo, la señal errónea desde temprano en el día que reportó que la flota alemana todavía en el puerto, y una señal de inteligencia recibidos a las 22:45 hs. dando otra posición poco probable de la flota alemana, había reducido la confianza en los informes de inteligencia. Otros mensajes enviados, confirmaron la información recibida a las 23:15, o barcos británicos reportaron avistamientos con precisión y compromisos con destructores alemanes, cruceros y buques de guerra, entonces Jellicoe podría haber alterado su curso para interceptar Scheer en Horns Reef. Los mensajes interceptados no enviados habían sido debidamente presentada por el joven oficial a cargo de la guardia esa noche, que no tuvo en cuenta su significado. En el momento en que Jellicoe supo sobre el real paradero de Scheer a las 04:15, este se encontraba demasiado lejos como para atraparlo y estaba claro que la batalla ya no pudo reanudarse.

El resultado de la misma irremediablemente fue indeciso, ya que ambas flotas tuvieron la oportunidad de lograr ciertos éxitos que no fue debidamente aprovechada. El saldo fue para los británicos de 6.094 muertos, 674 heridos y 177 capturados, como así también la pérdida de 3 cruceros de batalla, 3 cruceros acorazados y 8 destructores, por su parte las bajas alemanas alcanzaron los 2.551 muertos y 507 heridos, en cuanto a las naves, se fueron a pique, 1 crucero de batalla, 1 acorazado, 4 cruceros ligeros y 5 torpederos. La batalla naval más importante desde el inicio de la Gran Guerra fue solo un empate.

14045562_1740246669526333_3447238861388129559_n

Plano del desarrollo de la Batalla de Jutlandia
14054253_1740246762859657_2083517992930734750_n
Representación artística del encuentro naval
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas:

30 de Mayo de 1916 – Tres hurras por Suiza !!!


Tres hurras por Suiza !!!

El 13 de mayo de 1916, representantes de la Cruz Roja Alemana firmaron en Londres, gracias a su inmunidad diplomática, con su contraparte británica, un tratado por el cual ambos beligerantes se comprometían a trasladar a los prisioneros con problemas físicos y/o psíquicos a hogares y aposentos en Suiza, sede del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), además de ser un territorio neutral.

Sin dudas, los arduos esfuerzos de una entidad creada para socorrer a las víctimas de la guerra creada a mediados del siglo pasado comenzaban a dar sus primeros frutos. Es justo mencionar que también tuvo una clara participación el Vaticano, dado que el Papa Benedicto XV, realizo importantes esfuerzos para lograr acercar posiciones entre los estados beligerantes, siendo apoyado en varias ocasiones por el Presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson.

En las primeras horas del 30 de Mayo de 1916, un tren procedente de Alemania arribaba a la estación de la aldea alpina de Chateau d’Oex, descendiendo 27 oficiales y 488 suboficiales y soldados británicos, junto a otros 200 militares de otras naciones. Eran los primeros prisioneros que arribaban en base al Tratado firmado un par de días antes. La población los recibió de una manera sumamente amistosa y cordial.

Al mediodía, en un gran banquete, y luego que una banda del Ejército Suizo interpretase “God Save The King” el embajador británico Sir Evelyn Graft Duff pronunció un discurso en el cual además de darles la bienvenida, agradeció de manera emotiva a Suiza por permitir el alojamiento no solo de los presentes sino del arribo de más compatriotas en un futuro cercano. Al finalizar pidió tres hurras por el país anfitrión.

 13934822_1736787789872221_5093845998370374584_n

Oficiales, suboficiales y soldados británicos prisioneros arribando a la estación ferroviaria de la aldea suiza de Chateau d’Oex.
13906674_1736788213205512_352163616045597610_n 
En primer plano el embajador Sir Evelyn Graft Duff expresando su discurso en el banquete de bienvenida.
 
Deja un comentario

Publicado por en 30 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

29 de Mayo de 1916 – Irlanda. Extensión de la Ley Marcial


Irlanda. Extensión de la Ley Marcial

El 18 de Mayo de 1916, el Primer Ministro británico Herberth Asquith quien se encontraba de visita conformó en el Castillo de Dublín, tradicional sede del Gobierno el Privy Council of Ireland (Consejo Privado de Irlanda), órgano consultivo, aunque esta vez la mayoría de sus miembros no era irlandeses.

Esta medida fue un intento por demostrar a la población que el orden y la ley habían sido nuevamente restaurados luego de haber aplastado al llamado “Alzamiento de Pascuas”, protagonizado por diversos grupos nacionalistas.

Pese a estas acciones, el General Sir John Maxwell, Comandante Militar en Jefe de Irlanda continuaba siendo la máxima autoridad, por lo que el 29 de Mayo de 1916, desde el Castillo de Dublín sede de su comando, emitió una proclama por la cual extendía la Ley Marcial que había sido dictaminada antes de su llegada, a las pocas horas del estallido del levantamiento.

Esa misma jornada mantuvo una reunión con diferentes periodistas en donde expresó sus diversos puntos de vista para justificar la medida, en primer lugar recordó que las autoridades civiles se encontraban suspendidas, además es estado general del país involucraba aún ciertos riesgos. Expresó que todas las armas debían ser entregadas y que las cortes marciales continuaban. Refutó con varios argumentos las acusaciones sobre los excesos en la represión, defendió la política que condujo a las detenciones y ejecuciones iniciales, prometiendo que estos métodos seguirían siendo usados con el objetivo de capturar a 9 o 10 fugitivos que, estaban profundamente implicados en la rebelión.
Además negó terminantemente que se produjeran excesos durante la represión afirmando:

‘I cannot go over it all again now, but I think it ought to be made clear that in the beginning the rebels and those who controlled them were responsible for many acts which, even if one were to admit a state of war, which of course one cannot do in dealing with civil commotion, were quite outside the rules of warfare.’

‘They were murders in cold blood, and any impartial judge and jury would have been bound to find it so.’

(“No puedo ir sobre todo de nuevo ahora, pero creo que debería quedar claro que en un principio los rebeldes y los que controlaban eran responsables de muchos actos que, incluso si se admitiera un estado de guerra, que de por supuesto uno no puede hacer en el tratamiento de conmoción civil, estaban fuera de las reglas de la guerra ‘.

‘Eran asesinatos a sangre fría, y cualquier juez imparcial y el jurado habrían estado obligados a encontrarlo así. ‘).

Además expresó que la situación era aún más compleja dado la colaboración que habían tenido los rebeldes con Alemania, lo cual había puesto en serio riesgo la soberanía del Imperio.

Sin dudas las autoridades británicas estaban convencidas aún que la situación en Irlanda era lo suficientemente peligrosa como para mantener en vigencia la Ley Marcial y las cortes militares dado que a su parecer aún no habían sido capturados todos los líderes rebeldes.

13935102_1736033596614307_4289773430941381949_n

Proclama que anuncia la extensión de la Ley Marcial en el territorio de Irlanda.
13912370_1736033739947626_7588540924304329580_n
El General Sir John Maxwell Comandante Militar y de hecho máxima autoridad en Irlanda, inspeccionado a un batallón de cadetes en el Castillo de Dublín.
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 mayo, 2016 en Sin categoría

 

Etiquetas: ,

28 de Mayo de 1916 – Un nuevo tipo de aeroplano


Un nuevo tipo de aeroplano

Pese a su reciente invención a principios del siglo XX, los aeroplanos comenzaron a jugar un papel clave en el conflicto bélico estallado en Julio de 1914, si bien en un principio desempeñaron un papel meramente de reconocimiento, con el correr del tiempo los combates aéreos eran cada vez más frecuentes.

En ambos bandos comenzaron a surgir los llamados ases, pilotos hábiles y valientes que lograban batir al enemigo en caballerescos combates, lejanos de las cruentas luchas que se desarrollaban en las trincheras, sobretodo en el Frente Occidental.

A la par que surgían estos verdaderos héroes, los ingenieros de todos las naciones se aprestaban a mejorar los aeroplanos para lograr la superioridad en combate. Una de las principales empresas aeronáuticas británicas, la Sopwith Aviation Company (Compañía de Aviación Sopwith) ya había entregado al Ejército y a la Royal Navy algunos modelos de cazas monoplaza que habían tenido un relativo éxito. Desde principios de 1916, el Ingeniero en Jefe Herbert Smith comenzó a trabajar en un diseño revolucionario.

El fuselaje y andamiaje eran el mismo del anterior modelo llamado Sopwith Pup, al que se le añadieron tres alas, con el objetivo de dotar al piloto de un mejor campo visual. Cada ala contaba con su propio alerón. Al utilizar un estabilizador de incidencia variable el aeroplano podía ser ajustado para volar a una cierta dirección para permitirle al piloto tener una mayor autonomía a la hora de disparar. Contaba con un motor Clerget 9Z motor rotativo de nueve cilindros con una potencia de 110 CV.

Finalmente el 28 de Mayo de 1916, se probó el primer prototipo nombrado simplemente como Triplane (Triplano), a cargo del piloto de pruebas de la Compañía Harry Hawker, quien a los tres minutos de despegue sorprendió a los ingenieros y curioso al realizar tres bucles seguidos (Maniobra en el cual el aeroplano gira sobre su eje 360º). Sin dudas el aeroplano era muy ágil, con controles eficaces y bien armonizados. Aunque su aspecto era algo inusual, ya que un testigo de la prueba afirmó “a drunken flight of steps when rolling.”

Sin dudas la creación de este nuevo modelo de aeroplanos generaría un impacto de suma importancia cuando fuese utilizado en el campo de batalla.

13882356_1735650676652599_7702435019495151420_n

El “prototipo” Triplane luego de realizar la primera prueba a cargo del piloto Harry Hawker.
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , ,

27 de Mayo de 1916. La muerte del General Joseph Gallieni


La muerte del General Joseph Gallieni

El 10 de marzo de 1916, cansado de sus roces con el Comandante en Jefe de los Ejércitos, General Joseph Joffre, sobretodo en base a las defensas de Verdún, el General Joseph Gallieni, presentaba su renuncia como Ministro de Guerra, al Jefe de Gobierno Aristide Briand, quien la hizo efectiva seis días después.

Esta era la última actuación pública y oficial de un oficial que había tenido una foja de servicios admirable, desde joven se había distinguido en diversas campañas alrededor del mundo, desde Tonkin en China, hasta Madagascar y el Norte de África. Sus habilidades tácticas y estratégicas le permitieron ascender rápidamente en la burocrática estructura militar francesa.

Luego del escándalo del “Caso Dreyfuss” se le ofreció el cargo de Jefe de Estado Mayor, sin embargo declinó la propuesta a favor del General Joffre, que sin embargo al poco tiempo tuvieron ciertos roces.

El estallido de la Guerra en Agosto de 1914, lo encontró en situación de retiro, sin embargo cuando París estaba siendo amenazada por el avance alemán, el Ministro de Guerra de entonces Adolphe Messimy lo designa Gobernador Militar de la capital, mientras que el Gobienro huye a Bourdeaux (Burdeos). De inmediato organiza las defensas, hace un llamamiento a la calma y convoca a reclutas.

Pese a la delicada situación, un informe de reconocimiento aéreo muestra que las columnas alemanas en vez de avanzar hacia la ciudad están virando hacia el sur con el objetivo de atacar la retaguardia francesa y británica. Ante esto el General Gallieni ve la posibilidad de golpear el ahora expuesto flanco derecho enemigo y elabora un plan que es aprobado por el General Joffre, lo que da inicia a la Batalla del Marne, que obliga a los alemanes a retirarse y salva así París. Sin embargo pese a ser el ideólogo recibe muy poco crédito por ello.

A finales de Octubre de 1915, ante la caída del gobierno de René Viviani y su reemplazo por Briand es convocado como Ministro de Guerra, sin embargo por diferentes rispideces, renuncia en Marzo de 1916, ya aquejado de un cáncer de próstata, que lo llevará a muerte, el 27 de Mayo, luego de someterse a dos cirugías en una clínica de Versalles. Ese mismo día el Gobierno decreta duelo nacional y la organización de un funeral de estado. Merecido homenaje póstumo para quien salvó a París de la ocupación enemiga.

 13880251_1735264286691238_6361885536353265290_n

Funeral del General Joseph Gallieni.
13886435_1735264350024565_8722888101642090564_n
  Publicación del periódico francés “La Croix” sobre la muerte del héroe militar.
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

26 de Mayo de 1916 – La ocupación del Fuerte Roupel


La ocupación del Fuerte Roupel

Desde el inicio del desembarco de tropas aliadas en el puerto de Salónica en territorio neutral griego, el mismísimo Káiser Wilhelm II, realizó innumerables esfuerzos para evitar que sus aliados búlgaros cruzaran la frontera, para así evitar que un nuevo país se sumase al bando aliado. Consciente de la delicada situación del Rey Constantino I, quien estaba casada con su hermana la Princesa Sophie, por mantener la neutralidad, se negaba a realizar cualquier acción que desencadenase un conflicto.

Es por ello, que por intermedio del embajador, Conde Wilhelm von Mirbach-Harff, le aseguraba a su cuñado que no tenía intención alguna de invadir el territorio griego, pese a la presencia enemiga en Salónica y sus alrededores.

Sin embargo a principio de Mayo de 1916, la situación comenzó a cambiar, ya que el día 09, en base a informes de inteligencia que demostraban movimientos de tropas aliadas, el Comandante en Jefe del Oberste Heeresleitung General Erich von Falkenhayn, envió un telegrama al Gobierno griego, en el cual expresaba que un avance de tropas germano-búlgaras era inminente. La respuesta estuvo a cargo del Ministro de Asuntos Militares Ioannis Giannakitsas, quien expresaba que los movimientos estratégicos de las fuerzas bajo el mando del General francés Maurice Sarrail eran insignificantes y de relativo valor estratégico, por lo que recomendaba un cambio de estrategia.

Sin embargo, el 23 de Mayo el General Von Falkenhayn, envió un nuevo telegrama en donde expresaba en que la integridad del territorio griego sería respetada, como así también los derechos de los ciudadanos, por lo que la invasión era inminente e inevitable.

Los mandos conjuntos de las Potencias Centrales estaban preocupados por el contante desplazamiento de tropas aliadas a Salónica y sus alrededores, por lo que consensuaron ocupar posiciones estratégicas dentro del territorio griego, aunque sus objetivos eran distintos, ya que para los oficiales alemanes y austro-húngaros consistiría en una operación militar defensiva limitada, mientras que los búlgaros tenían serias intenciones de anexionarse la mayor parte de la “Macedonia Griega”.

Finalmente el 26 de Mayo de 1916, pese a la protesta formal del débil Gobierno del Primer Ministro Stephanos Skouloudis, 25.000 soldados búlgaros guiados por una vanguardia de caballería alemana cruzaron la frontera. Su primer objetivo era el Fuerte Roupel, construido en una posición estratégica, a principios de 1914 en territorio macedonio no lejos de la carretera Serres-Promachonas que se dirige hacia la frontera greco-búlgara, en un desfiladero por el que fluye el Río Strymon.

La guarnición por órdenes directas del Gobierno se rindieron sin disparar un solo tiro, y los oficiales alemanes realizaron importantes esfuerzos para evitar que los búlgaros tomasen represalias.

Esta invasión sin dudas socavaba aún más la posición, no solo del débil Primer Ministro Skouloudis, sino del propio Rey Constantino I, y los demás partidarios de la neutralidad, mientras que ganaba apoyo la causa del aliadófilo ex gobernante Eleftherios Venizelos y crecía el descontento entre los oficiales del Ejército.

13891876_1735259493358384_122874307461696511_n

Mapa de la región donde se encontraba el Fuerte Roupel.
13932942_1735259703358363_340535609595796440_n
Oficial búlgaro inspeccionando un cañón emplazado en las fortificaciones.
13962767_1735259786691688_865402877839683712_n
Tropas griegas se repliegan luego de rendir la posición sin combatir.
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

25 de Mayo de 1916 – Aprobación de la extensión de la Military Service Act


Aprobación de la extensión de la Military Service Act

El 03 de mayo de 1916, a pocos días del aplastamiento de la rebelión por parte de los revolucionarios nacionalistas irlandeses, el Primer Ministro Herbeth Asquith luego de discutirlo durante semanas con los miembros de su gabinete presento ante la House of Commons (Cámara de los Comunes) un proyecto para extender el alcance de la Military Service Act sancionada en Enero, a los hombres casados de 18 a 41 años.

El cambio obedecía a la imperiosa necesidad de incrementar en el corto plazo el número de soldados para enviar a los diferentes frentes, siendo el principal el occidental en territorio belga y francés. Pese a que el Secretario de Guerra, el Mariscal de Campo Lord Horatio Kitchener consideraba que el mejor modo de reclutar soldados era a través del anterior sistema voluntario, la caída del número de voluntarios.

La propuesta había sido presentada en un principio por el Vizconde Lord Alfred Milner, un aristócrata que había participado de las guerras coloniales y era miembro de la House of Lords (Cámara de los Lores).

Desde su presentación, en el seno de la Cámara se desarrollo un duro debate entre los parlamentarios de diversos partidos, dado que algunos se oponían por su pacifismo, generalmente un sector del Labour Party (Partido Laborista) y algunos Whigs (Liberales) descontentos, mientras que otros más belicistas presionaban para que se extendiese la edad.

Finalmente, luego de una agotadora jornada, el 25 de Mayo de 1916, por una importante mayoría, la House of Commons aprobó el proyecto de ley enviado por el Gobierno. Ese mismo día el Rey George V, emitió un mensaje en que además de celebrar y felicitar que el número de reclutas desde el inicio de la guerra había superado los 5 millones, se congratulaba con la aprobación de la extensión de la Military Service Act, dado que demostraba el gran patriotismo de sus súbditos.

El Imperio Británico daba un paso más para equiparar su servicio de reclutamiento con el resto de las naciones, tanto las aliadas como las enemigas.

13895233_1734570150093985_6273452615834327904_n

Crónica del Daily Telegraph sobre la aprobación de la extensión de la Military Service Act y del mensaje emitido por el Rey George V.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

24 de Mayo de 1916 – Légion d’honneur para un estadounidense


Légion d’honneur para un estadounidense

Hacia principios del siglo XX, la guerra era percibida sobre todo por las clases altas e ilustradas como una actividad caballeresca digna de desarrollar, es por ello que no sorprende que varios vástagos de familias patricias o de los llamados “nuevos ricos” se presentaran como voluntarios, como así también aquellos que pertenecían a naciones neutrales, igual actitud tenían aquellos aventureros deseosos de vivir experiencias extremas.

Uno de tantos fue William Thaw II, miembro de una prominente familia estadounidense, cuarto hijo del banquero y filántropo Benjamin Thaw Sr, había nacido el 12 de Agosto de 1893. Su espíritu emprendedor lo llevo a aprender a volar mientras cursaba sus estudios en la prestigiosa Universidad de Yale. Su padre decidió comprarle un hidroavión Curtiss Hydro que lo traslado a Francia para participar de las carreras Schneider Trophy.

En Agosto de 1914, cuando estalló la guerra el joven Thaw entregó su avión a las autoridades francesas y decidió unirse a la Legión Extranjera.

Sin embargo al poco tiempo, dado sus dotes como piloto se unió a la Escadrille 6, para luego pasar a la Escadrille 42, volando un Caudron y siendo designado como cabo. Luego mientras estaba asignado a la Escadrille 65 comenzó a volar un moderno Nieuport. Finalmente el 21 de Marzo de 1916 fue transferido junto a varios connacionales suyos con el cargo de Teniente, a la Escadrille 124, más conocida como “Americane”.

A mediados del mes siguiente, pilotando su Nieuport logró su primera victoria al derribar a un aeroplano alemán, por lo que el 24 de Mayo de 1916, se convirtió en el primer estadounidense en recibir la preciada Légion d’honneur, una de las más preciadas condecoraciones entregadas por el Ejército de Francia.
Este gesto, sin dudas tenía un gran valor propagandístico para lograr que se sumaran voluntarios, aunque fuesen extranjeros.


13879413_1732179616999705_8206529178424541290_n

El Teniente Wiliam Thaw II luego de recibir la Légion d’honneur, junto con el cachorro de León “Whisky”, mascota de la Escadrille 124-Americane.
13669825_1732180233666310_7934139623835719135_n
El galardonado Teniente junto a su Nieuport.
 
Deja un comentario

Publicado por en 24 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

22-23 de Mayo de 1916 – Expedición al Sultanato de Darfur. Batalla de Beringia y ocupación de El Fasher


Expedición al Sultanato de Darfur. Batalla de Beringia y ocupación de El Fasher

El 09 de Abril de 1916, tropas pertenecientes a la expedición anglo-egipcia liderada por el General Sir Reginald Wingate, contra Alí Dinar líder del Sultanato de Darfur, iniciada el 16 de Marzo, tomaban luego de una breve escaramuza la estratégica aldea de Abiad. Hasta ese momento las acciones habían sido escasas, dado que el enemigo armado con armas obsoletas se retiraba hacia el interior.

Luego de esta acción, la columna prosiguió su marcha dejando una pequeña guarnición que fue atacada por beduinos entre los días 14 y 15 de Abril, sin que se registraran algún tipo de bajas. A finales del mes de las líneas de comunicación se aseguraron, con grandes destacamentos de tropas anglo-egipcia a en el flanco izquierdo en Abiad, Um Kedada, Burush, Lugud, Jebel el Hella y Um Shanga. Al mismo tiempo se estableció un sistema de puestos de observación a lo largo de la frontera desde el Gabr Dar a Shebb a cargo 260 nativos amistosos, que contaban con rifles Remington. Otros 200 pertenecientes a la tribu Kababish ocuparon Jebel Meidob, observando la carretera de Darfur a las tierras Senussi en el norte.

En Mayo, las fuerzas anglo-egipcias empezaron reforzar sus líneas de comunicación y adelantar suministros para que pudiesen continuar con el avance. Sin embargo, ante esto, una fuerza de 500 hombres atacó el 05 de Mayo una vez más la guarnición en Abiad y cuatro días más tarde los cables telegráficos al este de la ciudad fueron cortados. El 12 de mayo, un avión de reconocimiento del Royal Flyng Corp, sobrevoló El Fasher, la capital del sultanato, arrojando panfletos a la población. Los mismos denunciaban a Dinar prometiendo que una vez que fuese depuesto habría libertad religiosa y justicia para todos, además los líderes de las tribus permanecería en su posición, y no habría represión.

El 14 de mayo el Teniente Coronel Philip Vandeleur-Kelly, segundo al mando de la expedición, había completado sus preparativos para avanzar sobre El Fasher reuniendo una fuerza en Abiad que constaba de sesenta exploradores de infantería montados, cuatro compañías del Egyptian Camel Corps, con dos ametralladoras Maxim propias, ocho compañías de los regimientos 13th y 14th sudaneses y un batallón de árabes. Ellos fueron apoyados por ocho piezas de artillería, catorce ametralladoras Maxim y un hospital de campaña.

A causa del faltante de agua potable, el Teniente Coronel Kelly dividió a su fuerza en dos columnas, la “A” que su avance sería más lento y la “B”, mucho más móvil. El punto de encuentro distaba a unas 40 millas (64 km) al oeste de Abiad y 28 millas (45 km) de la localidad de Meliet, que contaba un suministro bien conocido de agua, además de una pequeña guarnición enemiga. Una vez que Meliet había caído los anglo-egipcios estarían bien posicionados para atacar El Fasher.

Justo después de las 04:00 hs de la mañana del 15 de Mayo de una pequeña unidad de exploradores de infantería montada, capturaron un puesto de observación enemigo a 2 millas (3,2 km) de Abiad, haciendo prisionero todos excepto dos de los soldados que lograron escapar a pie.

El lento movimiento de la columna “A” dejó Abiad el 15 de mayo, seguido por la columna “B” al día siguiente. Ambas llegaron a la cita el día 17. La misma mañana un avión de reconocimiento bombardeó una fuerza de alrededor de 500 efectivos enemigos en Meliat. Al día siguiente, las dos columnas llegaron al pueblo, que había sido evacuado dejando algunos de sus suministros atrás. El 19 de mayo, el mismo avión informó que no había ningún rastro de tropas en un radio de 15 millas (24 km). Sin embargo, la fuerza anglo-egipcio estaba agotada por la marcha y por lo que permaneció descansando en la posición recientemente conquistada.

A las 05:30 hs. de la mañana del 22 de mayo de 1916, el avance anglo-egipcio continuó, pero la naturaleza del país, que consistía principalmente en colinas de arena, con grandes extensiones de tierra oculta y arbustos dispersos, redujo la visibilidad a unos pocos cientos de yardas. Desde el principio, se observaron grandes grupos de camellos y caballería enemiga. Así que en lugar de enviar sus exploradores el Teniente Coronel Kelly formó una guardia de avance compuesta por la infantería montada, una compañía de camelleros y cuatro ametralladoras Maxim. A las 10:30 hs., se observaban que las tropas enemigas se encontraban en una posición fuerte arraigada en todo el pueblo de Beringia.

Su comandante, Ramadán Alí había construido una trinchera de 2.000 yardas (1.800 metros) en forma de media luna sobre un lecho seco de río, que estaba fuera del alcance de la columna anglo-egipcia. El plan era emboscarlos con este sistema de fortificaciones para así tratar de neutralizar el efecto de la artillería moderna con la que contaba el enemigo.

Sin embargo las baterías anglo-egipcias abrieron fuego obligando a los defensores a retirarse, en el flanco izquierdo un intento de la caballería de Darfur fue frenada gracias a los disparos de la artillería en una gama de 1.600 yardas. Por su parte la infantería del Teniente Kelly formo en cuadro y avanzo unas 800 yardas (730 metros) y comenzaron a cavar por su cuenta trincheras. Al mismo tiempo, se ordenó la vanguardia avanzar hacia una posición más adelante en el flanco derecho y al sur-oeste del cuadro formado por la infantería. Para contrarrestar la amenaza de la caballería a su izquierda, el Teniente Kelly envió una compañía del Camell Corps y una sección de ametralladoras Maxim para asegurar el terreno más alto.

Las fuerzas anglo-egipcias se establecieron 500 yardas (460 m) de Beringia. La posición principal del Ejército de Darfur estaba a 600 yardas (550 m) al sur del pueblo, que se extiende por 1.000 yardas (910 m) al este y al oeste en un semicírculo. Pese a que los exploradores no pudieron informar con certeza, el Teniente Kelly decidió lanzar un ataque de inmediato, al mismo tiempo, su subordinado, el Mayor Huber Huddleston al mando de una compañía del Camel Corps seguido de una batería de artillería y una sección de ametralladoras entró al pueblo. Sin embargo al avanzar hasta el límite sur, debieron retirarse por el intenso fuego enemigo, siendo perseguidos, por algunas tropas, que al llegar al alcance de la artillería anglo-egipcia fueron bombardeados en todos los flancos. AL ver esto, sus compañeros abandonaron las trincheras y atacaron el lado sur del cuadro formado por la infantería.

En ese sector, estaba ocupado por dos baterías de artillería, cuatro compañías de infantería y una sección de ametralladoras. Así mismo había un hueco de 150 yardas, 140 metros, que de inmediato fue cubierto por una sección de Maxim y una compañía de infantería. Además el teniente Coronel Kelly envió como refuerzo dos secciones de ametralladoras más y una compañía del Batallón Árabe. El ataque duro aproximadamente unos cuarenta minutos, finalmente fracaso, y el punto más cercano de aproximación fueron 10 yardas (9,10 metros), ante esto se ordenó un contraataque de la infantería, apoyado por la artillería y las ametralladoras. Esto produjo que el enemigo se quebrase y retirase desordenadamente, dejando sobre el campo de batalla a 231 muertos, 96 heridos graves, 1.000 leves, sobre una fuerza total de cerca de 3.600. Por su parte las bajas anglo-egipcias fueron de 5 muertos, 4 oficiales y 18 soldados heridos. A las 16:00 hs., el Teniente Coronel Kelly reanudó su llegando al anochecer a la puertas de El Fasher.

Pese a este éxito el Ejército de Darfur aún no había sido derrotado, ya que a las 03:00 hs. de la mañana del 23 de Mayo, 500 jinetes y 300 infantes atacaron sorpresivamente el campamento anglo-egipcio. Ante esto, el Teniente Coronel Kelly ordenó disparar cohetes de iluminación logrando soportar la estocada, siendo solamente herido un artillero. A las 06:00 hs. de la mañana cuando el avance iba a reemprenderse, una nueva columna enemiga avanzó sobre el flanco izquierdo, sin embargo un exitoso contraataque, el disparo de las baterías de artillería y ametralladoras y el bombardeo de un avión, los obligaron a replegarse.

Finalmente a las 10:00 hs., el Teniente Coronel Kelly y las tropas montadas entraron a El Fasher, encontrando solo un par de mujeres. El Sultán Ali Dinar se había retirado junto a 2.000 soldados al oír las noticias sobre la derrota en Beringia. Como botín, fueron encontradas 4 piezas de artillería, 4.000 rifles y 55.000 rondas de municiones.
Sin dudas, el orden y la modernidad de las armas anglo-egipcias comenzaban inclinar la balanza frente a un enemigo sin dudas muy valiente, pero desorganizado que contaba con armamento obsoleto.



13631568_1731466460404354_1808134657720629187_n

Plano de la Batalla de Beringia del 22 de Mayo de 1916.
13680861_1731468477070819_1366779799516795227_n
Representación del ataque de Tropas de Darfur durante la Batalla.
13781984_1731468490404151_2449274430426046000_n
Oficiales británicos recorriendo EL Fasher, capital del Sultanato de Darfur ocupada el 23 de Mayo de 1916.
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: , , ,

21 de Mayo de 1916 – Acciones aéreas en la Península del Sinaí


Acciones aéreas en la Península del Sinaí

El 23 de Abril de 1916, había tenido lugar la Batalla de Katia, en el norte de la Península del Sinaí al este del estratégico Canal de Suez, donde las tropas otomanas, bajo el mando del General Alemán, Barón Friedrich Kress von Kressestein había logrado sorprender y derrotar a una columna británica compuesta en su mayoría por tropas de caballería.

Esta fue la última acción, dado que las altas temperaturas del verano desértico hacían prácticamente imposible el desplazamiento de tropa y animales. Sin embargo, las operaciones aéreas continuaron, mientras que el Royal Flyng Corp (real Cuerpo Aéreo) contaba con varios aeroplanos, los otomanos que si bien disponían desde principios del Siglo XX de escuadrones aéreos y escuelas de entrenamiento, decidieron pedir ayuda a los mandos de la Luftstreitkräfte (Fuerza Aérea Alemana), quienes enviaron a varios pilotos e instructores, bajo el liderazgo del joven as, Hans Joachim Buddecke.

Desde mediados de Abril de 1916, una escuadra alemana opera desde el aeródromo de la ciudad-puerto de El-Arish, sobre el Mar Mediterráneo, y ha incrementado sus operaciones, sobre todo contra Port Said, por lo que el mando británico se ha visto obligado a responder mediante el despliegue de aeronaves. Además, el HMS Ben-my-Chree requisado por la Royal Navy a principios de la guerra, era utilizado para bombardear el Puerto de El-Arish, como ser utilizado como plataforma de apoyo y despegue de hidroaviones.

Finalmente a mediados de Mayo de 1916, una escuadrilla de 6 aeroplanos británicos guiados por las comunicaciones del HMS Ben-my-Chree lanzó varias bombas sobre el aeródromo y el campamento aunque no pudieron divisar ningún aeroplano enemigo, lograron poner en fuga a una columna de 1.000 soldados que se acercaban desde el este.

En respuesta, la noche del 21 de Mayo de 1916, pilotos alemanas sobrevolaron Port Said, lanzando varias bombas que además de producir daños materiales mataron a 2 personas e hirieron a otras 10. Sin dudas la guerra aérea producía terror en todos los frentes de batalla.




13619922_1731118297105837_8399662947281176338_n

Mapa del Delta del Nilo, en el extremo oriente Port Said.
13680805_1731118310439169_7690931190993497468_n
Foto de Port Said.
13669773_1731118330439167_5339234831754575837_n
Oficiales y pilotos otomanos y alemanes en el aeródromo de El-Arish.
13754303_1731118900439110_7531984039776559878_n
Crónica del periódico neozelandés Singelton Argus.
 
Deja un comentario

Publicado por en 21 mayo, 2016 en 1916

 

Etiquetas: ,

 
A %d blogueros les gusta esto: